Rototom Sunsplash 2013

Un festival de récord: El Rototom Sunsplash bate sus marcas

El balance final de esta edición del festival de reggae satisface a organización y Ayuntamiento de Benicàssim

No teníamos las cifras pero ya imaginábamos que el Rototom de este año había sido algo realmente grande. Ahora que disponemos de ellas podemos decirlo ya con certeza absoluta: éxito rotundo. Se podía percibir en el ambiente que a nivel musical y humano estaba siendo, como siempre, algo fantástico, 240.000 almas pasaron por allí en 8 días. Una media diaria de 30.000 asistentes y picos como los 35.000 que acudieron al concierto de Damian Marley. En rueda de prensa, Filippo Giunta -director del Rototom-, ha mostrado la “enorme satisfacción” y “agradecimiento” de la organización por esta Love Edition, que era también el vigésimo aniversario del festival.

Otra buena noticia, sin duda la mejor que nos podían dar, es que el Rototom asegura su continuidad con un mensaje de unidad que se resume en el lema de la próxima edición que se celebrará del 16 al 23 de agosto en Benicàssim: We Are One. Por si fuera poco, el municipio castellonense tendrá una plaza dedicada a Bob Marley, con una estatua del músico jamaicano que se escogerá entre las propuestas artísticas participantes en el concurso que se planteará.

Los números del festival impresionan: más de 300 actuaciones en sus 9 áreas musicales; 20 encuentros en el Foro Social, 32 eventos en la Reggae University, 185 actividades entre conferencias, talleres y espectáculos en las áreas culturales (African Village, Vivir la Energía, Rototom Circus, Magicomundo, Harmony Beach), 430 periodistas acreditados para 200 medios de comunicación de 30 países; además de las 175.000 personas de 186 países que han visto la retransmisión en directo de los conciertos del Main Stage por video-streaming en rototom.tv y las 35.000 que lo han hecho por radiorototom.com.

Como se puede ver, el futuro del Rototom Sunsplash parece próspero, y nos alegramos profundamente de ello. Que siga así mucho tiempo, exprimiremos el recuerdo de esta edición hasta que llegue la siguiente. One love!

Damian Marley

Are you reggae? De Misty in Roots a Damian Marley

Crónica del sábado 24 en el Rototom Sunsplash

El día ha llegado, el Rototom Sunsplash toca a su fin y queda todavía aquel al que todos esperan. Damian Marley sabe que genera una gran expectación, y disfruta alimentándola, de ahí sus inesperados paseos por el recinto seguido de un séquito bastante numeroso. Los fans lo aclaman, sangre de la sangre del mismísimo Bob, de cuerpo presente, ante tus propias narices. La responsabilidad es muy alta.

El escenario principal abre hoy con Misty in Roots. El grupo de Reino Unido es una leyenda, casi treinta y cinco años de actividad dando de lado a las grandes compañías, apostando por la reivindicación y por la buena música, por el misticismo rasta y las raíces africanas del reggae. Estamos hablando de un grupo que era grande en los setenta, y que pese a la edad, salta al escenario y da un sólido recital de cómo se hacen bien las cosas. Movimiento, estilo, buenas vibraciones; sin pausa, enganchando una canción con otra sin romper en ningún momento el clima que envuelve a todo el mundo. Empieza bien la jornada, nueve de la noche y primer hit para recordar, poder decir que has visto en directo a Misty in Roots es poder decir mucho.

Un interludio de comida tibetana después arranca Gondwana. Los chilenos han escogido para la ocasión un repertorio en el que se echa en falta algo de su espíritu combativo; no obstante, la actuación no defraudó, hicieron un repaso a algunos de sus temas más conocidos, como Sentimiento Original, Ignorancia, Antonia o Verde, Amarillo y Rojo, para gozo de los presentes. Reggae latinoamericano para dar más color al festival.

Ahora sí ha terminado la espera. Llega la intervención del cabeza de festival, precedido por un opening del que se encargan Black Am I, Wayne Marshall y Chris Ellis, hijo del gran Alton Ellis -si no lo conoces te sonará aquello de ‘I’m still in love,with you girl…’-. Buena entrada de estos tres artistas que provienen de Ghetto Youths International, la escudería artística creada por los hijos de Bob Marley.

El recinto del Rototom Sunsplash debe ser un páramo vacío y como recién abandonado, porque hay una cantidad inmensa de gente congregada frente al Main Stage. Sin duda este es el lleno absoluto de la Love Edition. Un auténtico ‘exodus’ ha culminado aquí, cuando aparece Damian y comienza Make It Bun Dem los asistentes se revolucionan. Ser el hijo de un omnipresente ídolo del reggae mundial no debe ser sencillo, o al menos no debería, es demasiada carga. Hay incluso un gran mural con una de las imágenes más conocidas de Bob Marley tras ‘Junior Gong’, que no deja de homenajear a su progenitor en varias ocasiones con temas como Could You Be Loved que por supuesto, hacen entrar en éxtasis al público. Sin embargo, el sonido no es tan bueno como cabría esperar y en ocasiones se pierde intensidad. También habría sido deseable algo más de fluidez. Welcome to Jamrock y Road to Zion se hacen de rogar hasta casi el final del concierto, en el que ondean decenas de banderas, y con estos dos temas de sobra conocidos, se acerca la despedida.

Cuando Damian se retira del escenario, las opiniones son muy diversas, desde quienes han disfrutado enormemente a quienes se sienten algo decepcionados. La realidad es que es difícil diferenciar si el éxito rotundo de este concierto -al menos en cuanto a asistencia- se debe a la calidad del mismo o a todo lo que rodea a su protagonista. Por el Rototom han pasado grandes figuras con actuaciones mucho más completas y una gran trayectoria a sus espaldas que no han arrastrado a una masa de este calibre. En cualquier caso, ha sido un buen cierre para el escenario principal del festival, que ya cuenta en su haber con otro momento histórico para la posteridad.

Nneka Rototom 2013

El gran show de Nneka

Crónica del viernes 23 en el Rototom Sunsplash

Nneka no es puro reggae pero sí ha sido un concierto imprescindible en esta Love Edition del Rototom. La artista nigeriana, muy influenciada por el hip hop pero también por otros sonidos, como los procedentes de Jamaica, ofreció un fantástico espectáculo con el que cautivó al público; la atmósfera sonora que crea su voz y su puesta en escena hace que valga la pena haber pagado la entrada simplemente por tener la oportunidad de verla en directo. Congregó a una gran cantidad de personas que corearon todo el repertorio, en el que no falta nunca el compromiso con la situación del continente africano -temas como Africans representan esta forma de entender la música-. La única pega fue que tal vez el concierto se quedase algo corto, pero únicamente por las ganas que teníamos todos de poder escuchar un par de canciones más en la que ha sido una de las mejores actuaciones del festival.

Leroy Sibbles y John Holt siguieron a Nneka en el Main Stage, en un viaje a las raíces de mano de dos grandes clásicos. Sibbles, que fue miembro de los Heptones -uno de los grandes grupos vocales del rocksteady-, dejó claro que sigue en forma, y John Holt, que no por nada es uno de los grandes e históricos del reggae. Homenaje con One Love a Bob Marley incluido, Holt llevó a cabo una actuación cargada de himnos en el que no faltó un Police in Helicopter que levantó e hizo correr hacia el escenario a aquellos que descansaban disfrutando de la noche en las cercanías. El reggae que apela a los orígenes demostró que sigue siendo ‘el latido de la Humanidad’, como apuntó el músico jamaicano al despedirse.

Mención especial también para Las Hijas de la Cumbia y para Mediterranean Roots, ambas formaciones en la carpa del Juanita Club, que hicieron bailar a todo el mundo y mostraron que no sólo de nombres consagrados viven los festivales, y que estos siguen siendo un punto de encuentro idóneo para dejarse empapar por nuevas voces y talentos. One love!

PD: No te pierdas en nuestro perfil de Facebook las fotos del paseo de una hora y media que se dieron por sorpresa Damian Marley y su séquito por el recinto del festival.

Richie Spice Rototom

Richie Spice y Busy Signal traen Jamaica a Benicàssim

Crónica del jueves 22 en el Rototom Sunsplash

Es la segunda vez que pisamos este recinto en lo que va de verano, conocemos el camino a la perfección, no tiene secretos. Sin embargo, el ambiente es bien distinto. Mismo espacio, misma ubicación, pero poco más en común. Al atravesar el umbral del Rototom Sunsplash uno siente que acaba de aterrizar en otra dimensión, todo parece un oasis de calma, armonía y buena convivencia. Alguien se te cruza y te sonríe y por un momento piensas, ‘¿le conozco?’, y entonces caes en que no estás muy acostumbrado a que un desconocido o una desconocida te dedique un gesto afectuoso por la calle, ni tú ni casi nadie de tu entorno. Este es un buen lugar para comenzar a romper esas tendencias o costumbres; tiene el Rototom también algo de paraíso, sobre todo si disfrutas de los sonidos jamaicanos y todo lo que esta música conlleva.

El festival ha preparado todo tipo de microespacios dentro del cosmos que es el evento: desde el Magicomundo para los más pequeños, al African Village, pasando por las carpas de locales como el Juanita Club, la pista de dancehall o el Main Stage. Hay niños circulando en bici por todas partes, aromas de comida especiada -ya sea thai o créole- que te atacan desde cualquier esquina, artesanía de gran calidad y variedad, y mucha libertad y ganas de esquivar cualquier problema a ritmo de reggae. Es difícil andar sin bailar.

Richie Spice es uno de los artistas más esperados de esta jornada. Cuando sube al escenario se desata la euforia y se puede ver en las caras de la gente que están verdaderamente emocionados. El público procede de todas partes del planeta, lo dicen las banderas que ondean sobre las cabezas pobladas de rastas, que también se agitan según el cantante jamaicano va recorriendo puntos clave de su repertorio: Youths so cold, Marijuana o The Plane Land. Tras él, Sud Sound System y Africa Unite, dos de los pesos pesados en la historia del festival, que se encargan de recordar que en las roots del Rototom hay mucha sangre italiana. En el caso de los primeros, el sonido está marcado por el dancehall jamaicano, mientras que los segundos beben mayoritariamente del dub y los grupos roots ingleses. Ambos ofrecieron un espectáculo que seguro trajo recuerdos a los más veteranos del festival, y que por supuesto hizo pasarlo bien a todos. Busy Signal fue probablemente el plato fuerte de la noche, congregando a una gran masa de gente a la que demostró que su registro es bastante amplio, pasando de canciones romanticonas estilo One More Night, a rompecaderas como Watch Out For This.

A destacar también la sesión que nos regaló Miguel Caamaño, director del programa Alma de León de Radio 3, que funcionó como un terrible imán para la gente que pasaba cerca de la carpa del Juanita Club, era imposible entrar en su campo de atracción y no sucumbir y terminar dándolo todo dentro. Mucho love y good vibes, y todavía queda Nneka, John Holt, Misty in Roots o Damian Marley en su única cita europea. 

Fyahbwoy

La escena reggae española, muy presente en el Rototom

Junto a la música, se presentarán proyectos como ‘Reggae contra la intolerancia’

Si el sábado Morodo ofreció un gran concierto, hoy será el turno de Fyahbwoy y de Iberica All Stars para demostrar que el reggae nacional está en buen estado de forma, y lo harán además en el Main Stage. IAS va a ofrecer un concierto inédito y especialmente ideado para el Rototom Sunsplash 2013, donde se reunirá en el mismo escenario a lo más destacado de la escena reggae española actual y futura. Con el soporte de Black Ghandi, podremos ver y escuchar a artistas consagrados como Hermano L (La Puta Opepé), el londinense afincado en Barcelona Benjammin’ o Roberto Sánchez (Lone Ark, que también estará en la Dub Station); pasando por nuevas promesas como Tosko, Ander Green Valley, Irie Souljah (Mystic Souldiers) o Sr. Wilson; o por propuestas más mestizas como las de Kumar, Indie Styla o Khaoula.

La presentación del proyecto ‘Reggae contra la intolerancia’ es otro de los platos fuertes del día. Con el lema ‘Abre los ojos’, incluye la producción y difusión de una canción y un videoclip con las voces más destacadas de la escena reggae española. De esta manera, 10.000 DVDs serán distribuidos gratuitamente a 1.500 colegios del país como herramienta de la lucha contra el racismo, la intolerancia, el odio, la xenofobia y la homofobia. Se trata de una iniciativa impulsada conjuntamente por Movimiento Contra la Intolerancia (MCI), el Rototom Sunsplash y el Instituto de la Juventud de España (Injuve), en la que han participado músicos como Morodo, Genis Trani, Supa Bassie, Rubén López, Hermano L, o Bruno García.

Que el Rototom es uno de los festivales más importantes del país es algo de lo que no cabe duda. Durante el sábado 17 y el domingo 18 el festival ha registrado un total de 50.000 asistentes al recinto, superando los 45.000 de los dos primeros días en 2012, por lo que la organización espera alcanzar los 30.000 asistentes diarios de media en las próximas jornadas y 240.000 visitas en total a la finalización. La apuesta de este festival por el reggae español es algo a agradecer también: un consejo #bythefest, si tienes la oportunidad, no dejes de ver a bandas nacionales como Red, Gold & Green -con la voz de Payoh SoulRebel-, no te arrepentirás.

Rototom 2013

El Rototom Sunsplash, también un festival para las familias

La organización se ha encargado de plantear actividades para los más pequeños

Habitualmente no contemplamos un festival de música como un lugar idóneo para pasar unas vacaciones familiares; parece difícil conciliar la paz y seguridad de los niños con el ambiente de determinados eventos, a rebosar de juventud desbocada y fiesta. Sin embargo el Rototom, con vocación de ser un festival que pueda representar unas vacaciones por sí mismo, tiene la solución para que los hijos o menores no queden fuera. Por una parte, se ha conseguido generar una clima de tolerancia, respeto y armonía que propicia que los más pequeños puedan sentirse cómodos, por otra, se han planificado una serie de espacios y actividades que les servirán para ser partícipes de la esencia del Rototom desde bien pronto: en el Magicomundo podrán asistir a talleres, divertirse con juegos tradicionales, acercarse a la cultura africana, escuchar cuentos infantiles y muchas más experiencias, que serán supervisadas por un equipo de educadores. Además, la entrada para los menores de doce años es gratuita. Ya sabes, si tienes hijos o hermanos pequeños y quieres acercarte al Rototom, ¡no hay nada que te lo impida!

DCODE 2013

Que no se rían de ti, ¡tu pelo o bigote hipster pueden hacerte VIP en el DCODE!

El DCODE apuesta por tu originalidad capilar

¿Harto de que nadie entienda tus patillas, pelazo o bigote surrealista? Se acabaron las vacas flacas, el DCODE ha decidido premiar el esfuerzo que supone un look capilar extravagante con dos pases VIP dobles. ¿Cómo te los puedes llevar? Simplemente tienes que tener tu entrada -tanto tú como tu acompañante- y publicar en Twitter o en Instagram una foto de tu look con el hashtag #DCODEporlosPelos. Los dos looks más originales o divertidos serán ascendidos a la categoría de Very Important Person. Así que ya sabes, tienes hasta el 26 de agosto para innovar; si la gente no te entiende o te rechaza por tu bigote a lo Salvador Dalí, no les hagas caso, cuando estés escuchando a Vampire Weekend o Franz Ferdinand no te acordarás de ellos.

Pandilla Voladora Rototom Sunsplash

¿Sabes quiénes son La Pandilla Voladora?

Son una de las bandas más gamberras del panorama nacional, y estarán en el Rototom Sunsplash

Del deporte también se sale, ellos pueden ayudarte. A juzgar por lo visto en el videoclip de la canción homónima, saben de lo que hablan. Tomasito tiene tantas trazas de púgil como Albert Pla de modelo de campaña contra la drogadicción; El Canijo de Los Delinqüentes, El Lichis de La Cabra Mecánica y Jairo de Muchachito Bombo Infierno tampoco pasarían por residentes en un centro de alto rendimiento. Pero de lo que sí tienen pinta es de banda parrandera, de rumberos garrapateros, de fiesta ambulante. Lo mejor de cada familia se ha juntado para hacer lo que mejor saben hacer también por separado: música para celebrar la alegría de vivir, el verano, la playa y el Sol.

El proyecto nació de las cenizas del G-5, grupo en el que coincidieron varios integrantes además de Kiko Veneno, y está completado por grandes músicos, como el virtuoso guitarrista internacional Diego Cortés, el baterista Ricardo Moreno (de Los Ronaldos) y el productor y teclista Juan de Dios Martín (Amaral, Xoel López).

Un concierto de La Pandilla Voladora es un show para no parar de bailar, y para ello incluyen en su repertorio algunos de los éxitos que les han hecho triunfar en sus respectivas carreras originales: “La lista de la compra” de La Cabra Mecánica; “Ojalá no te hubiera conocido nunca” de Muchachito Bombo Infierno; “El lado más bestia de la vida” de Albert Pla; “Camino del hoyo” o “Azalvajao” de Tomasito; “La primavera trompetera” de Los Delinqüentes, la versión del “Kiss Off” de Violent Femmes, “Todo me da igual”, en una colaboración anterior de estos dos últimos o “En un Mercedes Blanco” de Kiko Veneno.

Esta psicodélica formación de superhéroes decadentes de barrio actuará el domingo 18 de agosto a las 20.45 en el Main Stage del Rototom Sunsplash, así que ya sabes, si eres vigoréxico y quieres superar tu problema, no te los pierdas.

Arenal Sound 2013 Balance

Arenal Sound 2013: Balance final

La organización elogia el comportamiento de los asistentes y de los vecinos de Burriana

El Arenal Sound ha llegado a su fin y toca hacer balance: en rueda de prensa se elogia la organización de esta edición respecto a las anteriores; mejores accesos, mayor limpieza, menos colapsos a la hora de aparcar, buen comportamiento por parte de los 60.000 asistentes -nada más y nada menos-, y se agradece la hospitalidad de los vecinos de Burriana, de los que desde luego cabe decir que han sabido llevar la invasión que han presenciado durante una semana en su localidad.

Los dos últimos días han seguido la tónica de los anteriores a nivel musical: el sábado amaneció lluvioso para desgracia de quienes habíamos dejado nuestro calzado a la intemperie pero se arregló con las actuaciones de Jero Romero, Antònia Font e Iván Ferreiro -el nombre nacional más esperado de la jornada- y Standstill, si bien la hora del primero probablemente no fue la más apetecible. Tras ellos, turno de los nombres internacionales: Klaxons, Satellite Stories -caldeando el ambiente- y The Drums, que fueron sin duda uno de los hitos del día. A continuación, uno de los mejores momentos que más nos gustan del festival: madrugada completa con Reptile Youth, The Bloody Beetroots -casi nada-, BeGun y Chase & Status. Si no lo diste todo no tienes corazón.

El domingo tenía ese halo de festival que acaba, pero todavía quedaba dinamita: Dorian, The Maccabees y The Fratellis -que han llenado el escenario principal-, y luego Austin TV, Kakkmaddafakka -una apuesta segura de diversión y buena onda-, Eme DJ y The Zombie Kids -otros con los que no puedes aburrirte-. Por otra parte, Bongo Botrako, Canteca de Macao o La Raíz también han sabido hacer saltar y bailar a los sounders del Beach Club.

A la mañana siguiente, con la sensación de haber cumplido, toca recogida imposible de tienda de campaña -de esas que liberas y se montan solas para ingenuo deleite- que ha acabado atada de mala manera con una cuerda, mochila al hombro, mesas de camping bajo el brazo, y al coche para volver al lugar del que procedas. El Arenal Sound ha mejorado respecto a años anteriores, nos ha hecho pasarlo bien, y sólo queda esperar que el verano próximo continúe en la misma línea y podamos volver a Burriana a disfrutar del Sol, de la playa, y por supuesto, de la buena música.

Arenal Sound 2013

Space Elephants y The Kooks ganan la partida

Los DJ’s ataviados con cabezas de elefante se encargaron de montar una gran fiesta

Comienza un nuevo día en el camping Malvarrosa del Arenal Sound. Hay quien despierta, hay quien llega ahora. Son las once de la mañana y no sería mala idea desayunar. Es viernes 2 de agosto, hace calor -para variar-, pero la jornada promete. Lo primero, desplazarse hasta un bar en el paseo de la playa, un patio protegido por árboles con una interesante oferta en cafés y tostadas. Tras resucitar como una especie de Lázaro posmoderno, el siguiente paso es encontrar la manera de cargar móviles, ordenador y cámara. Es fácil, parece que casi todos los burrianenses han visto la oportunidad de hacer negocio con la obsolescencia programada de las baterías y su escasa duración, y no se les puede culpar por ello. En cada esquina hay un bajo reconvertido en hamburguesería-cafetería-cervecería-tienda-central eléctrica. Lo que necesites. Hay que estar preparado porque aquí hay legiones de sounders y la competencia es atroz. Pero hay muy buen ambiente, se respira alegría, alegría y hormonas adolescentes. Porque otro rasgo a destacar, al margen de la masiva afluencia de público que caracteriza a este festival, es la media de edad de sus asistentes: a partir de los veinticinco corres el riesgo de parecer un brontosaurio.

El cartel de hoy incluye a Chucho, Bigott, Manel, Is Tropical, The Kooks, Moonflower, Sidecar, Havalina, The Royal Concept o Space Elephants, entre muchos otros. Hay para todos los gustos. Ya ha caído el Sol, la diversión vespertina en el camping ha sido un cántabro armado con una pistola de agua con depósito en la espalda tipo caza-fantasmas que se ha dedicado a disparar durante horas a aquellos que iban o venían de las duchas. Un tipo realmente gracioso que nos ha amenizado la espera hasta los conciertos. Al llegar al recinto, una cola inmensa, tan densa como el paseo, abarrotado de gente pasándolo bien en paralelo a la música. En los accesos al festival se produce un pequeño incidente, fallo de la organización: la salida -desprotegida salvo por cuatro seguridades cubriendo un espacio muy amplio- estaba al lado de la entrada, esa por la que intentaban pasar cientos de personas. Evidentemente alguien decidió no esperar más, otros le siguieron, y así se produjo un efecto llamada que acabó con una marea humana que desbordó a los seguridades que llegaron incluso a sacar sus porras. Dentro Is Tropical había hecho de las suyas con su sugerente Dancing Anymore y el resto del repertorio, con intervención en su tema estrella de una chica de las primeras filas a la que han subido al escenario; cuarenta y cinco minutos después, tras la actuación de The Royal Concept llega el turno de The Kooks, uno de los grupos más esperados en esta edición. ‘Naive’, ‘Junk of the Heart’ o ‘Young Folks’, han hecho bailar a una multitud de fans del grupo de Brighton, que ha sido de lo más destacable de la noche.

Tras The Kooks, The Suicide of Western Culture y Totally Enormous Extinct Dinosaurs, han sido el precalentamiento electrónico, para el gran show de Space Elephants, sin duda de lo mejor y más intenso de la madrugada. Cabezas de elefantes, feeling con el público en todo momento y una sesión espectacular. Bingo. Una hora de acción inolvidable que ha ofrecido un público ya incandescente a Dirtyphonics. Por si fuera poco, los elefantes espaciales repetirían a las 7:40 en el escenario Coca-Cola, tras Elyella DJs.

De vuelta en el recinto de acampada, bocadillo de magro o hamburguesa en mano y satisfechos por la velada, el último hit antes de dormir: un grupo de adolescentes recorriendo las tiendas impidiendo el merecido sueño de los exhaustos al grito de: ¡El molestador, el molestador! Como dijo el Fary -que en paz descanse-, ’déjalos Pablo a los chavalotes que ellos caminen como ellos camelen’. Pues eso, larga vida a los festivales.

We Are Standard Arenal Sound 2013

Bálsamo Belzebass: La solución a todos sus problemas (Crónica del Arenal Sound -1 de agosto-)

Steve Aoki se queda muy lejos de cumplir las expectativas

Las duchas del camping más alejado del recinto del Arenal Sound escupen un agua inexplicablemente siberiana. Bajo los chorros, una fantástica estampa unisex de gritos de sorpresa, maldiciones de todo tipo, arengas motivacionales para entrar en el gélido baño purificador. No obstante, se agradece, el Sol castiga con dureza la explanada, y la tierra que se levanta genera una nube que no termina de asentarse en ningún momento. De vuelta a la tienda, toalla al cuello, se escuchan aquí y allá aullidos con el saludo-consigna de este año. Alguien pronuncia la palabra mágica con los ojos entrecerrados y el ceño fruncido, y otro grupo, generalmente masculino, responde medio quilómetro más allá. Como un extraño hermanamiento entre desconocidos que persiguen un interés común: darlo todo en Burriana hasta el día cuatro, disfrutar de un festival en la playa antes de que acabe el verano y vuelva a ser todo más real y menos explosivo.

Editors y We Are Standard -un buen desengrasante para cambiar de tercio- han terminado,  va a dar comienzo la sesión electrónica del evento, con el fulgurante nombre de Steve Aoki como plato fuerte. La aglomeración es considerable, el escenario Desperados está lleno hasta los topes y la gente se prepara para el que creen, va a ser el punto álgido de la noche. Muchas camisetas en las manos como banderas, mucha expectación. De pronto aparece el DJ de Miami y todo se convierte en una gran fiesta. Sus golpes de efecto y cambios de ritmo levantan al público, hasta que uno percibe que no hay más. Medio show de Aoki es una repetición del mismo recurso, una vez tras otra. Para colmo, apenas se oye, algo flagrante dado el tipo de espectáculo. Sin embargo, las legiones de seguidores que abarrotan el recinto parecen no estar demasiado molestos con esta circunstancia. De vez en cuando una ambulancia surca el hormiguero humano; hay quien aprovecha y se agarra al vehículo llegando incluso a abrir las puertas, otros lo jalean y golpean a su paso. No cabe un alma. Al final, Aoki decide dejar la mesa para descorchar unas botellas de champán mientras suena la música. Puede permitírselo.

Alphabeat toma el relevo en el escenario Legendario, los daneses hacen un pop agradable, alegre, con aires de musical e incluso de Abba por momentos. Perfecto para bailar con una sonrisa en la cara hasta que suba de nuevo la intensidad. Y la intensidad la trae Belzebass. Los italianos empiezan fuerte, anunciando lo que está por venir. Son las cinco de la mañana en el escenario Desperados y parece que la noche acaba de empezar. Volumen perfecto, interacción constante con el público -con grandes intervenciones como aquella de, ‘¿os gusta la música á-rcor? o esa otra, aquella de ‘tengo la verga como un machete’-, un repertorio que resucitaría a un cadáver. Espectacular. Unos de los grandes triunfadores de la noche sin duda, nadie quiere que eso acabe. Y lo saben, por eso parece que llega el fin-pero-no, y así tres o cuatro veces, hasta que se retiran dejando una sensación de ‘así se hace’ entre los asistentes. La única pega: su pequeña confusión geográfica, los pobres estaban convencidos de estar en Valencia.

Está amaneciendo y el festival llega a ese punto en el que el público se divide entre los que todavía tienen ganas de arder, y los que prefieren una combustión a fuego lento en la tienda de campaña. Nos sumamos a los segundos y nos retiramos a tiempo. Podremos dormir unas cuantas horas aún antes de llegar al umbral de calor en el que descansar se convierte en tarea imposible. ‘¡Bukkake!’ exclama alguien con el Sol despuntando en el cielo sobre nuestras cabezas. ‘¡Bukkake!’ responde un grupo en la distancia. Nuestro ‘buenos días’ particular.