arenal sund sabado crystal 940

ARENAL SOUND 2016: CRÓNICA VIERNES

Texto: Carla Sifer

Viernes de despertarse bien, demasiado para lo que me merezco. Pero claro, cuando uno quiere todo, todo y todo, debe pagar el precio o descansar más. Cojo mi bólido blanco para dirigirme de nuevo al recinto del Arenal Sound. El calor es casi insoportable, pero yo soy una bebedora compulsiva de Red Bull, creo que como mínimo deberían patrocinarme.

Empezar una larga jornada de festival con Perro, es empezar la casa por el tejado. La verdad es que no me importaría iniciar o finalizar cualquier día de conciertos con ello, pero sí que es verdad, que después de sus bolos termino agotada y satisfecha, como después de un polvo magistral. Me comentaba un chaval que había a mi lado, que era muy temprano y hacía mucho calor, a mí me importaba bien poco, iba a acabar sudando igual.

La primera vez que escuché “Tiene melodía, tiene bacalao”, no terminé de encontrar mi conexión con la banda, lo admito. Atrás queda ese tiempo, ahora me los pongo en bucle en cualquier momento del día. Cada vez que suena “OLRAIT”, como en este Arenal Sound, hay algo que me llevara a empujar y bailar como si quisiera simular la centrifugadora de una lavadora industrial. “Rencor Sabadell”, “Ediciones Reptiliano”, cercanos como siempre, arrolladores, pues como siempre también. No sabemos si había algún tipo de problema de sonido, no porque lo notáramos, si no por algunos cortes entre canciones demasiado largos. Lo que me sabe mal, es que en festivales como el Arenal quizás no se aprecie la calidad de esta “pequeña banda murciana” (por favor, véase la ironía).Público valiente, “madrugador” y entregado. Cerrar con “Marlotina”, un acierto.

Perro

Yo soy catalana, muy mucho catalán y claro, Manel me flipa pepinillos. Parece que el Arenal Sound se hermana en ocasiones con las bandas de lengua catalana, y eso, es de admirar. La locura y pasión que para mí rodean a la banda, no se reflejó del todo en el público del festival, claro que puede que fuera demasiado pedirles. Abriendo con “Les cosines” cerrando con “Sabotaje”, sin olvidarse de “Teresa Rampell” por supuesto. Inquietos, eficaces y bonitos, Manel son muy bonitos. Menos mal que ya iba cayendo el sol y la temperatura se hacía al menos, llevable.

Destino Escenario Ron Negrita, era el turno de Luis Alberto y su banda. La magia de los océanos llegó de la mano de L.A. La banda mallorquina sigue sumando puntos en cada uno de los conciertos que apunto e mi lista. Aunque aferrándose a los temas de siempre, pueden permitirse regalarnos su último disco, que a mi parecer ha sido un punto en el que la banda ha conseguido superarse. “Stop the clocks”, “Hands” o “Living bu the ocean” formaron parte de su set.  Quizás un poco lineal, pero con una calidad musical delicada y sincera.

¿Cuál fue la primera vez que escuché a los Kaiser? Los británicos entraron en mi vida en una sala ilicitana que se llamaba KGB a la que todo buen indie de la comarca del Vinalopó debía pasarse de vez en cuando. Kaiser Chiefs son los reyes del espectáculo, saben lo que funciona y van a lo seguro, no podemos culparles por ello. A veces sabe mal que la gente “pase” un poco de ellos cuando no tocan “Everyday I Love You Less and Less” o “Ruby Ruby”, aunque claro, estos temas son los que les han subvencionado los discos. Para no romper las buenos costumbres, estuvimos ante un Rick Wilson showman, con la chaqueta “rosa de zara” y una banda que pareció crecerse a medida que el concierto avanzaba.

Kaiser Chiefs

De vuelta al Escenario Ron Negrita con Varry Brava siempre aseguran unos bailes, y tengo que deciros que muchos de los que dicen que no irían a su concierto, anoche acabaron moviéndose al ritmo de “Fiesta”, “Fantasmas” o “No gires”. Si lo negáis sois unos cobardes, lo canalla os gusta, admitirlo. Debajo del confetti, nadie podrá juzgaros.

Tenía planeado descansar, o hacer cualquier otra cosa durante el concierto de Fangoria. Peor uno nuevos amigos de este Arenal insistieron en acercar al foso, y más tarde mezclarnos con el resto de público.  Si por un lago el playblack era bastante obvio, y los bailes eran algo pobres y mecánicos, Fangoria se metió al público con bastante facilidad en un escenario con dos esferas y una pirámide invertida gigante. “A quién le importa”, “Ni tú, ni nadie” y versiones de “Bailando” de Astrud (que a su vez, ya es una versión) “Yo quiero bailar” de Sonia y Selena (si, lo prometo).

Crystal Castles llenaron de luces y sonido un Escenario Hawkers que se les quedó grande, cierto. Escogiendo los temas de siempre, casando torpemente con creaciones al menos. Tras un parón de unos diez minutos, finalmente pudieron terminar, sin pena ni gloria, en mi opinión. Con “Crimewave” “Not in love”, consiguieron llevarme de nuevo a 2009, cuando eran los reyes de una electrónica sucia en el mejor sentido de la palabra.

Después de un Low en que Miami Horror nos supieron a poco, este Arenal Sound siguió en la línea de lo básico. No hubo grandes sorpresas y no quise quedarme mucho más tiempo a comprobar que los tenía algo sobrevalorados. No soy muy de los artistas como Borgore. Me parece que lejos de sus temas “hits” todos pinchan lo mismo. Y oye, que pasármelo, me lo paso teta, pero no me parece que estos tipos de shows aporten mucho, pero oye, que el público del Arenal Sound estaba literalmente loco con él.

Miami Horror / Foto: Foto Nerea Coll photography

No pensaba ir a playa, pero acabé allí, En el Escenario Beach Club. Viendo el final del set de Eme Dj, cómoda, disfrutando, más electrónica que indie, pero en este caso, bastante acertada.

Lo de después no sé si tacharlo o calcarlo de espectáculo. Chimo Bayo era el siguiente en pasar por el Beach Club del Arenal Sound y bueno, ¿lo habéis visto alguna vez en directo? Metido en un traje que en su momento pudo parecer del futuro, se entregó de lleno durante el tiempo que duró su sesión. Carteles con “I LOVE CHIMO” o “RUTA DEL BACALAO” podían verse entre el público. No quiero ser seca, pero parece que el público realmente va a ver “que hace este hombre”. Antes de terminar, comentó que iba a enseñar algo nuevo, para octubre o noviembre… drum and bass con esos “UH AH” por los que Bayo es tan conocido. Un show poco serio que entretuvo a los que allí estábamos, pero bueno, nadie ha dicho que la música tenga que ser sería, que hemos venido a un festival, no a misa.

Y con esto me fui a descansar,  botella de litro y medio bien fría en mano, y una auténtica  odisea para buscar un taxi que me llevase a caer en cualquier cama.

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,00 de 5)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

diecinueve + 19 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>