TheWho azkena rock RhythmAndPhotos 940

ASÍ TE CONTAMOS EL AZKENA ROCK 2016

VIERNES

El rock & roll caló ayer en Vitoria, vaya que sí, gracias al insistente aguacero que no cesó hasta que Lucinda Williams lo ordenó. Desangelado en lo meteorológico -¡con mínimas por debajo de los 10 grados!-, el Azkena Rock no consiguió ayer, en la jornada inaugural de su decimoquinta edición, entrar en calor. Las previsiones apuntas a que el tiempo mejorará hoy sábado, y es que se espera con entusiasmo a The Who.

No fue un chaparrón ni el típico sirimiri sino una lluvia constante la que deslució la reunión anual a la que, tal y como acostumbra, se mostró fiel el público del festival alavés, con o sin chubasquero.  El Azkena Rock ha seducido año tras año a un público quizá cada vez más achacoso, pero que no se amedrenta ni calado hasta el tuétano -12.000 ayer, según la organización-. Los bonos para la próxima edición, de la que no se conoce quién actuará, están ya a la venta.

Nada más llegar al recinto, nos encontramos con la primera sorpresa del día. Julian Maeso, quien no pudo actuar al mediodía en la Plaza de la Virgen Blanca tal y como estaba previsto, ocupa el tercer escenario, situado justo de espaldas a la entrada del recinto. Su actuación se solapa con la de Daniel Romano. El canadiense ocupa el escenario principal en cuarteto y presenta con solvencia y seguridad su reciente “Ancient Shapes”, country reposado y facturado con suma elegancia. Con un sonido igual de exquisito, Maeso, más enérgico y con una pizca de soul y otro poco de funk, se bate el cobre tanto a los teclados como a la guitarra, consiguiendo ganarse rápidamente al público. El ex-The Sunday Drivers es de Toledo, sí, pero su chupa de flecos al estilo de Buffalo Bill delata sus referencias.

Julian Maeso / Foto: MuscSnapper

Para entonces eran historia el metal de los vizcainos The Flying Scarecrow, quienes se ganaron el derecho a abrir el Azkena Rock en el prestigioso concurso Villa de Bilbao, así como Jared James Nichols -gustó, según nos dijeron- y The London Souls, quienes solapaban actuación con una propuesta sonora similar, de blues y hard rock, en un formato muy en boga los segundos, guitarra y batería.

El Azkena Rock repite la fórmula de sus últimas ediciones, con tres escenarios en el recinto -girar 180 grados es suficiente para pasar de uno a otro- y dos de ellos solapando actuación. La novedad, este año, es la retirada de la enorme carpa que envolvía y protegía a la segunda escena -¡qué oportuno!-. Refugio contra las inclemencias meteorológicas, la carpa resultaba también un hándicap para el sonido, además de convertirse a veces en auténtico invernadero. Afortunadamente, la retirada de la carpa ha supuesto que se distribuyan por el recinto algunas más ligeras pero igual de altas, aunque un tanto alejadas de los escenarios -en ellas se resguardan los más prudentes-. Los escenarios siguen tomando el nombre de destacados artistas que han fallecido en 2016. En esta ocasión, el escenario principal está dedicado a Lemmy Kilmister (Motorhead), mientras que el segundo lleva el nombre de David Bowie y el tercero el de Scott Weiland, frontman de Stone Temple Pilots y Velvet Revolver; ahí es nada.

Cuando Vintage Trouble asalta el escenario, Mendizabala luce ya su habitual aspecto, pues hasta entonces la peña se toma con más calma de la habitual su entrada al recinto. Tan elegantes como siempre, como si estuvieran preparados para una partida de póquer en el saloon, salta a escena el cuarteto californiano, con el entusiasta Ty Taylor al frente. El vocalista, cool, tira de repertorio para utilizar todos los trucos de las grandes estrellas del rock; a saber: Speech buenrollista, coreografías varias -haciendo la ola ahora y agachados después-, salto al público desde el escenario… Incluso llega a pedir al público que cante “In the name of love”, como si se tratara de Bono. Lo tienen todo para manejarse con solvencia en estas situaciones, sin embargo, a ratos nos parecen carentes de ritmo, sin la contundencia de anteriores visitas.

Vintage Trouble / Foto: MuscSnapper

Llegaba así una de las citas estelares de la jornada, con la irrupción en escena de la gran Lucinda Williams, mientras el roquero más acelerado se escapaba al bolo del trío bilbaino Los Brazos -irrumpieron arrolladores-; o a la capilla donde un Elvis de pega oficiaba ceremonias nupciales, estilo Las Vegas.

Volumen discreto para la enlutada Lucinda Williams, quien tocada con un sombrero country y chupa negra, ofreció un concierto pausado e íntimo, más propio de recintos más reducidos, comenzando con voz trémula y acabando lo suficientemente relajada como para bailar ritmos reggae; recitando, enumerando y reivindicando, entre medio, su necesidad de amor. Sonaron pronto “Protection” y “Drunken Angel” así como “Dust”, en cuya presentación, en un correcto castellano, recordó a su padre, poeta y autor de la letra -de niña vivió por un tiempo con él en Chile-. Tampoco faltó, hacia el final, “Joy” y, como colofón, una versión de “Rockin in The Free World” -¿es la canción de Neil Young la más versionada de la historia del Azkena?-, que aunque sonó un tanto descafeinada, nunca deja de emocionar. Resultó entrañable, también, ver a Lucinda tan agradecida a su público, y cómo reverenciaba a sus músicos, entre los que estaba, a la guitarra, Stuart Mathis. Ni caso a los amantes de la distorsión, señora Williams, vuelva usted cuando quiera.

Lucinda Williams / Foto: MuiscSnapper

Blackberry Smoke era la opción más acertada tras la dama de Luisiana, pero no se sabe cómo, Jean Beauvoir resultó el elegido. Menudo aspecto el del ex-Plasmatics, oigan, con su cresta mohícano platino y sus polainas con… ¡la bandera confederada! La suya resultó una romería rockanrolera muy divertida, interpretando clásicos imperecederos de KISS, Ramones -trabajó con ambas bandas- o Led Zeppelin, de quienes interpreto “Rock & Roll”. El despiste nos impide prestar atención a unos Blackberry Smoke que suenan exquisitos; los pillamos despidiéndose tras atreverse, esto va de versiones, con… ¿“Three Little Birds”? de Bob Marley.

Jean Beauvoir / Foto: MusicSnapper

The Hellacopters se presentan como cabeza de cartel, tras sustituir a ultimísima hora a Primal Scream, cuyo frontman Bobby Gillespie está lastimado. Con el cambio, y para nuestro disgusto, el festival pierde color, pero compacta su propuesta sonora. Los suecos reunificaron su formación original para una aparición puntual en su país, y añaden la actuación del Azkena a la celebración. Se cumplen veinte años del lanzamiento de “Supershitty To The Max”, álbum que tocarán íntegro.

La banda ya visitó el Azkena Rock en 2003, pero desde entonces el gorro militar de Nick Royale y los tatuajes de Dregen han pisado Vitoria en más de una ocasión, ya sea con Backyard Babies, Imperial State Electric o cualquiera de sus diversas ramificaciones. El ex batería de Entombed y el siempre inquieto guitarrista se reparten protagonismo y le ponen ganas, interpretan su álbum de debut con el sonido pulido de “Rock & Roll is Dead” pero… de verdad “Supershitty To The Max” es una obra capital en la historia del rock&roll, como para dedicarle la actuación estelar del Azkena? Alguien recuerda alguna de sus canciones, ha envejecido bien. Hellacopters fueron grandes cuando eran pequeños y en su día disfrutamos mucho de los suecos, pero ayer su homenaje al orondo Kike Turmix (y a las juergas que se correrían juntos por Malasaña) -el frotman de The Pleasure Fuckers los introdujo en España editándolos en Safety Pins Records- nos pareció lo mejor de un show que finalizó con el hit “(Gotta Get Some Action) NOW!”. Por su parte, The Sex Organs actuaron en el tercer escenario, aunque ni siquiera nos enteramos de ello.

The Hellacopters / Foto: RythmAndPhotos

Reconozcamos que Glenn Danzig no es santo de nuestra devoción desde que lo conocimos en el fallido Bilbao Acción Rock, BAR, en la prehistoria de los festivales. Acudimos pues a su espectáculo sacudiéndonos de nuestros prejuicios, con la pretensión de tratar de comprender qué hace que sea cabeza de cartel; y comprobamos que, al pobre, no le falta voz sino fuelle, pues jadea entre canción y canción. Su actuación coincidía con la de Luke Winslow-King -¿qué demonios hacía allí a esa hora?-; una propuesta cálida y revisionista que recupera el blues del delta -¡atención! repite hoy en la matinal de la plaza de la Virgen Blanca-. Repasó temas de su último lanzamiento, “Everlasting Arms”, y se despidió cantando al amor y preguntándose “Who do you love?”; mientras que Danzig, distante, cerró su actuación, con más pena que gloria, con “Long Way Back From Hell”. El otrora lider de Misfits no da miedo ya, y a sus 60 años está un tanto fondón. Si con Hellacopters las guitarras apagaban el sonido del teclado, la voz de Danzig se dispara por encima de los instrumentos de su banda.

Reventados ya, como la pantalla de nuestro móvil -el rock&roll tiene estas cosas-, asistimos a la singular y desconcertante propuesta que presenta Henry Rollins, “Gutterdammerung”. Un espectáculo cinematográfico en blanco y negro donde el rock es perdición y salvación, con música -ópera aria y metal- y performance en directo pero tras la pantalla; en el que el mismísimo ex Black Flag oficia de maestro de ceremonias y sacerdote -en elfilm, Iggy Pop es un ángel negro, Mark Lanegan el enterrador, Josh Homme el hombre del bazooka…-. En definitiva, una bizarrada que atrapa aunque ya no sean horas, y en la que también aparece Lemmy, por fin en el Azkena aunque fuera en el celuloide, a quien honra Rollins en los agradecimientos. Al parecer, Motorhead es, junto a Neil Young -actúa hoy en Madrid-, el artista más solicitado históricamente en el foro del festival.

SÁBADO

Hace quince años quizá nunca hubiéramos imaginado poder ver en vivo a una banda capital de la historia del rock como The Who, ni tampoco a The New York DollsRay Davies o The Stooges. Para nuestro gozo, todos ellos han pisado el Azkena Rock. En lo que respecta a la histórica jornada de ayer, además de los británicos destacaron las soberbias actuaciones de Radio Birdman y 091.

Escribíamos ayer que Julian Maeso no pudo tocar en la matinal del viernes en la Virgen Blanca, mientras abríamos la crónica con una foto del espectacular aspecto de la plaza durante su actuación. El pase diurno del centro neurálgico de la ciudad contó ayer con la participación de Luke Winslow-King, mientras nosotros estábamos a otra cosa, mariposa.

Aclarado este punto, cabe señalar que aparte de lo musical, la jornada encabezada por The Who arrancaba con la Motor Show, de estreno en el Azkena Rock, con una ruta molona en moto alrededores de Vitoria, visita al valle salado de Salinas de Añana incluida. Ayer todos fuimos muy mod, sí, pero intuimos que fueron más Harleys que Vespas las que participaron del viaje -o BMWs, o Moto Guzzis…-. ¿Y de lo climatológico qué? Olvidado ya el aquarock de la víspera, el sábado aguantó plomizo pero (casi) sin descarga.

Con el público aun disperso por la ciudad y el recinto semivacío, nunca es fácil abrir la jornada de un gran festival. Cumplir el expediente es una forma de hacerlo, ir a machete la otra, elegida tanto por los locales Sumision City Blues, quienes realizaron además un alegato a favor de los refugiados; como por Cobra, banda paralela del bajista de Berri Txarrak, con sonido stoner. The Milkyway Express solapaban su actuación con la serpiente venenosa, y nos perdemos también tanto a Raveneye como a Vintage Caravan, al decantarnos por dejar el recinto en pos de un café. Había que tomárselo con calma.

Cobra / Foto: Rock MusicSnapper

El respiro nos vino bien, pues Radio Birdman iba a exigirnos atención plena. Fue el suyo uno de los mejores bolos de la jornada y, por ende, del festival. Nada que ver aquella otra visita, al Azkena del 2004, en la que se mostraron huraños. Volumen alto y buen sonido para que los pioneros del punk australiano -banda formada en 1974-, intensa e incisiva, sacara brillo a su leyenda y surfeara la ola buena con temas como “Aloha Steve & Danno” o “Murder City Nights”; los de siempre, vaya. Alguien llego a lanzarle una bota de vino a Rob Younger -al que dicen incluso le vieron sonreír-, y esté la atrapó en el aire para devolverla el cielo. El final de su luminosa actuación, la única en la que incluso salió el sol, se solapó con el inicio del de The Scientists. Los de Perth también cumplieron -Australia nunca falla-, en un directo de menos a más que no alcanzó la dimensión de sus predecesores. La banda capitaneada por Kim Salmon, ataviado con un jersey imposible -de tigre-, se atrevió con una versión sucia de “You Only Live Twice”, ¡de Nancy Sinatra! Ciertamente la principal atracción de la jornada de ayer eran The Who, pero más de un puñado de aficionados acudieron a la cita solo por poder escuchar a dos de las bandas seminales del rock australiano.

Radio Birdman / Foto: MusicSnapper

En el tránsito entre Australia y Europa nos dejamos media actuación de Imelda May. Con estética renovada -nos recuerda a Juliette Lewis en el aspecto, no en la voz-, la irlandesa parece haber estandarizado su sonido, ahora menos rockabilly, perdiendo esencia para… ¿ganar en audiencia? Ni siquiera pepinazos como “Johnny Got a Boom Boom” nos hacen despegar como antaño. Nada que ver con 091, puro derroche. Espectacular directo el de los granainos en su “Maniobra de Resurrección”, ¡casi veinte años después de que lo dejaran!

Los músicos, elegantísimos de riguroso negro; el público, encendido; y el show, de los más contundentes del certamen. Abrieron con “El baile de la desesperación” para reivindicar después que “Este es nuestro tiempo” y, sobrados de actitud (de estrellas del rock), se vistieron los “Zapatos de piel de caimán”.

Imelda May / Foto: RhythmAndPhotos

Entre los que no presencian la lección de 091 -allá ellos-, son más los que se agolpan a pie del escenario principal en espera de The Who, que los que atienden a unos oscuros Fields of The Nephilim.

Cuando volvemos de la escapada, 091 nos habla del siglo XX y sin pausa ni respiro, con un sonido brillante, cierran magisterio con “Otros como yo”, la celebradísima “La torre de la Vela” y la vacilona “La vida qué mala es”, que todo el mundo canta, “¡qué mala es!”. Los más fieles, los que les conocían ya, marcharon encandilados. Los que aún no sabían de sus existencia, atrapados. Inmejorables teloneros para The Who.

091 / Foto: RhythmAndPhotos

La cita estelar de la noche estaba próxima ya, por lo que parte del público siguió la actuación de 091 en las colas de los puestos de comida. Ahora llaman Food Trucks a los salchichautos de toda la vida.

The Who, como Radio Birdman, facturaba ya punk antes de que nadie lo llamara así -¿es “My Generation” la primera?-. En Mendizabala demostraron que, aunque algo achacosos, los chicos están bien. Pete Townshend y Roger Daltrey necesitan hoy la compañía de seis músicos para tocar las canciones que antes interpretaban una banda de cuatro. Pero no son años sino canciones lo que le sobra a la leyenda. El ejercicio de los eternos adolescentes resulta sincero y los temas, ¡qué temas!, suenan de maravilla. Son dieciocho en noventa minutos, excelentemente interpretados. Y es que los abuelos, viejos zorros, huyen de lo imposible y se limitan a llegar hasta aquello a lo que pueden llegar. Para el resto, la banda.

Abren con la romántica “I Can’t Explain” y “Substitute”, calcando casi el bolo de Madrid -intercambian “My Generation” y “I Can See For Miles”, sonando esta última antes en Vitoria-. Detrás, donde estamos atrapados nosotros, nos falta volumen. Pero bailamos.

El público es, en general, muy muy veterano -reconozcámoslo, este es un festival viejuno-, aunque Daltrey se congratule de ver jóvenes frente al escenario. Faltan veinteañeros en el Azkena, pero son muchos los que en la actuación estelar de ayer mantenían a sus niños y niñas sobre los hombros.

En “I’m One” Townshend da una exhibición de talento a la voz y a la guitarra, y el show ni siquiera decae en su parte central, que la pareja aprovecha para realizar alguna que otra pirueta. Remolino tras remolino, de guitarra Townshend y de micrófono y panderetas Daltrey. La traca final comienza con “Pinball Wizard” y finaliza con “Won’t Get Fooled Again”. La evolución estilística que va de “My Generation” a “Baba O’Riley” es abismal. Da miedo intentar imaginar a esta banda cuarenta años atrás, con Keith Moon a las baquetas. Enormes Daltrey y Towshend, manteniendo vivo un legado imprescindible y casi inabarcable.

El de Vitoria es, según dicen, el último bolo de quince semanas de gira, que retomarán en septiembre; por lo que Pete y Roger se muestran satisfechos -esto se merecía romper una guitarra, ¡Pete!-. Llevan, según nos cuentan, dos días en la capital alavesa -con alguna visita a lugares de interés y a mesas de buen mantel-, donde viajaron nada más finalizar el concierto del Mad Cool.

he Who / Foto: MusicSnapper

A pesar de coincidir con el recién estrenado festival madrileño, fuerte competencia al programar a Neil Young además de a The Who -el Sónar va de otro palo-, el tirón de la leyenda británica atrae a 18.000 espectadores a Mendizabala; 30.000 de asistencia general en el Azkena Rock de 2016.

Abandonar Mendizabala tras la despedida de The Who hubiera sido, seguramente, la más feliz de las opciones. Pero el festival proseguía con Refused y Marky Ramone, compitiendo ambos por atraer la atención de la congregación. Suena más sólido el regreso de los suecos, pero nos decantamos por el sempiterno Ramone, por su cercanía con el camión de los bocatas. En su show, “Blitzkrieg 40 Years of Punk”, sigue aferrado al legado de Ramones, sí, pero no consigue atraparnos. Nos cuentan que el vocalista de Sumision City Blues, Pela -también frontman de la banda tributo Gramones-, ha estado haciendo las Américas junto al batería neoyorquino, pero ni siquiera podemos distinguir con claridad si es Ken Stringfellow (The Posies) quien canta. Vuelve a llover, más ya no importa.

Marky Ramone / Foto: RhythmAndPhotos

Como colofón a una magnífica jornada, los macarras The Supersuckers, puro ADN Azkena, cierran la decimoquinta edición del Azkena con chulería. Siguen presentándose como la mejor banda de rock & roll del mundo. Los comanda Eddie Spaghetti, ahora a la guitarra acústica. Suena “Roadworm and Weary”, del exquisito disco country “Must’ve Been High”, cuando nos despedimos de ellos. El ronco vocalista la presenta como la favorita de su padre -¡buen gusto!

Cruzamos el recinto por última vez hacia la salida. La venta de libros -biografías de músicos- y vinilos prosigue. La carpa de los Djs se calienta. Lejanos ya, los de Tucson exclaman “I Want the Drugs”.

AZKENA ROCK 2016: CRÓNICA VIERNES

ENTREVISTA A 091

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

16 − 14 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>