Contempopránea Novedades Carminha portada

ASÍ TE CONTAMOS EL CONTEMPOPRÁNEA 2015

VIERNES

ContemPOPránea siempre vuelve. El festival que se ha convertido en uno de los estandartes de la escena indie con mayúsculas, regresa a Badajoz después de la estupenda aceptación que tuvo el año pasado en su primera edición del doblete, y cumple en total veinte años de vida. Son muchos años para haberlo soltado en tan pocas líneas en esta introducción, dos décadas. Muchos años desde aquellas primeras ediciones que apuntaban maneras en un pueblecito de Extremadura, Alburquerque, perdido, pero al que hoy muchísima gente sabe localizar en el mapa. Un pueblo al que año tras año han acudido hordas de fanáticos de la música independiente y de los festivales al aire libre. Una cita ineludible, un festival que ha experimentado una maduración y un crecimiento lógico que quizá, haya sido lo que ha empujado a la organización a buscar un gemelo a la altura.Y Badajoz lo está.

Sin pensar lo más mínimo en usar la manida frase del “marcoincomparable”, La Alcazaba Árabe es un sitio espectacular para un festival como pocos se han visto, lejos de secarrales del extrarradio y demás multi-espacios laberínticos a los que estamos últimamente acostumbrados. Y es bien cierto que el festival, y toda su locura de vigas y columnas de altavoces en escenarios y mesas de sonido, se han integrado de manera escrupulosamente respetuosa en el entorno. Como novedad con respecto al año anterior, el segundo escenario, donde se alternan DJs amenizando el cambio de set en el escenario principal, además de bandas emergentes (muchas de ellas extremeñas). Se encuentra más apartado pero, en esencia, la disposición es similar y facilita el acceso sin problemas ni carreras de un escenario a otro como viene siendo habitual. Y allá van los conciertos.

ContemPOPránea 2015 presenta… Hace un calor infernal que retrasa considerablemente los horarios establecidos. Aun así, son casi las siete y cuarto de la tarde cuando podemos escuchar la sintonía que precede a los conciertos, compuesta expresamente para la ocasión por Band Apart, y la voz en off del organizador, Agustín Fuentes, anunciando el primer artista en subir al escenario principal. La jovencísima Chloé Bird da el pistoletazo de salida al festival, demostrando una madurez y unas tablas en el escenario que impresionan. Su pop melodioso y dulcemente rabioso, ha aglutinado a los primeros asistentes que quieren aprovechar cada minuto de festival. Markos Bayón (a.k.a. El AutoGnomo) aporta un toque extra de dulzura y defiende la guitarra eléctrica con tino. El sonido de Chloé ha conocido ya tierras británicas en el Womad pasado, con éxito considerable y prometedor, y aquí convence a unos pocos atrevidos a soportar la intemperie. Presenta el single “The rythm of the light”, enmarcado en su último trabajo “October Moon”. Aunque breve, y caluroso, es un buen comienzo de jornada.

Temprano también el primer “grande” del viernes. Xoel López. Hacía cuatro años que no veía su nombre impreso en un cartel del ContemPOPránea, ésta su primera vez en Badajoz, pero prácticamente juega en casa. Arranca con canciones de su disco “Atlántico” enfundado en su guitarra española. Cambia de tercio hacia lo eléctrico con “El amor no es lo que piensas”, guiñándole un ojo a su anterior banda, la que le catapultó al éxito, Deluxe, para continuar presentando su último trabajo “Paramales”. Xoél sabe hacer mover al personal. Ritmos locos, por momentos latinazos y esencia de big band con su septeto en stageFuera, aparte de todo el espectáculo que estábamos presenciando, era estupendo ver a Miguel de Maga como habitual solista de la banda del gallego. Faltan hits, pero cumple con un “Que No” como colofón final.

Continuando con el plantel de artistas extremeños, Gecko Turner que también está de estreno con su último disco “That place by the thing with the cool name”. El veterano cantautor (ex Perroflauta Animal Crackers) y su fusión de sonido americano, groove funky o reggae hace mover efusivamente a los que han recibido ya una buena sesión de bailoteo con el exDeluxe y tienen ganas de más.

Otros veteranos que se estrenan en ContemPOPránea son Dover. La banda de las hermanas Llanos pasea su último trabajo después de flirteos con la música disco, dejando atrás la etapa grunge, de la cual para muchos no deberían haber salido nunca. Pero “Complications” suena a guitarras, bajo y batería, y lo defienden en directo con nota, intercalando hit tras hit como si no hubiera un mañana. Suenan a ellos mismos con la misma frescura que hace años. Bien pronto meten tanto temas del “Devil came to me” como el “DJ” de su tercer disco, “Late at night”, que hace que la gente se vuelva completamente loca. La dinámica del concierto es esa. “Pasadlo bien”, pide Amparo. Finiquitan con otro himno, “Loli Jackson”, pero hay bises imprescindibles, “King George” y su carta de presentación,“Devil came to me”. Están a la altura, sabían a lo que venían y no se la juegan con extravagancias. Un diez de parte de un noventero.

Automáticamente, a la salida del escenario de los madrileños, se empieza a preparar el set para los cabezas de cartel de esta noche. Mientras tanto, Mohevian en el escenario 2 aglutinan a un grupo aparente y fiel de los de Llerena. Tienen un disco muy bien hecho, “Catálogo de Universos Domésticos”, que desgranan entero en su show.

Los más esperados del día o incluso del festival, los británicos Pet Shop Boys, el lujo que este año nos brinda el ContemPOPránea. Dignos representantes de lo que estos veinte años de festival, hacen su aparición estelar con un montaje algo más reducido que en su gira, por motivos estructurales, obviamente, pero aun así espectacular. Rompen el hielo con “One more chance”, un ochenteo que no hace más que conseguir vítores del personal. El contacto con la gente es automático, en este terreno se mueven como si se supieran el camino de memoria. Verlos en directo y en primera fila es una auténtica gozada. Desgranan su carrera éxito tras éxito; “Closer to heaven”, “Love etc.”, “Opportunities” y de fondo el griterío del público. Neil Francis lo celebra: “Badajoss good singing”. “West end girls” (o la mejor canción de rap de los últimos tiempos). No pueden faltar “You are always on my my mind” y “Go West”, coreado por el respetable como si se tratara de una misa gospel. Saltimbanquis, coristas bailarines “cara de ajo”, efectos de luz que acompañan el final de un espectáculo impagable, que está hasta la bandera de un público entregado al máximo. Enormes, otro nivel que, sin duda, pone el listón bien alto para ediciones venideras.

Al pacense, también veterano de las tablas y sobradamente conocido por estas tierras, Julian Elsie, le toca la papeleta de continuar con el nivel que han dejado Pet Shop Boys. No defrauda, sin embargo. Algo intimista, ruidoso y temperamental por momentos, atmosférico y, todo hay que decirlo, inadecuado para estas horas, aunque todo festivalero que se precie agradece cierto relax. Inmensamente destacable la versión de “Failures” de Joy Division.

Llega el turno de los homenajeados en la XX edición del ContemPOPránea de Alburquerque, La Habitación Roja. Su novena aparición en este festival, su primera en Badajoz, coincide con la salida del primer recopilatorio de la banda. Veinte años de carrera parejos a los del festi, sin duda han crecido con él. Promete, sin duda, una selección de éxitos de la banda. Abren con “Mi habitación”, toda una declaración, valga la rima, de intenciones, y continúan con los mejores temas del grupo hasta el final. Lleno absoluto para el último concierto del día.

Turno de cierre de jornada a cargo de los últimos djs de la noche. Destacable la variedad y calidad de los pinchas. Desde veteranos de los platos como Man Pop, clásicos de otras ediciones como Tokio Dj, El Gallo Verde Djs o Jota Pop, que demuestra que el “hotismo” se aprende a golpe de caderas

Texto: Alberto Luque

SÁBADO

Si ya el viernes se dejaban ver ojeras en muchos de los asistentes, debido a la inevitable resaca de la fiesta de bienvenida del jueves por la noche en la mítica Sala Mercantil, lo de hoy bien parece sacado de una película de zombies. El calor, más intenso que el de ayer, no ayuda. Pero aún queda mucho festival, el público lo sabe y se notan las ganas.

Se retrasa el inicio casi dos horas, pero los responsables de abrir la segunda jornada son el grupo extremeño-sueco (si les interesa, dicen de Barcelona, pero dejémonos de postureo, que aquí huele a tierra de barros) Los Ganglios. Un grupo inclasificable, por mucho que busques definiciones en el diccionario, con su tecnopunk cumbianchero, o como ellos se han encargado de simplificar en música porc. Te gustarán o no, pero desde luego que están ahí, petándolo y dejando a la gente con la boca abierta, por los motivos que sean. Presentan “Lubricante”, un trabajo que la gente no puede tirarles a la cara. A estas alturas, hasta ellos tienen clásicos, y no faltan “”LOL”, “Cumbia de Jaques Cousteau y Féliz Rodriguez de la fuente”, “Badajoz 2222”. Aun sabiendo que no están en su elemento y mucho menos en su hora, han cumplido. De lo más extraño que el público se va a encontrar, pero también de lo más solicitado, muestra de ello, el aforo aceptablemente lleno. Entre el público, desde luego, se oye de todo. LOL.

A partir de ahora yo debería dejar de escribir y meterme de lleno en el mogollón que se está preparando con Novedades Carminha, pero soy un profesional y voy a dejarlo. Me resulta imposible no corear cada tema. “Quiero verte bailar”, “Capricho de Santiago” “Jódete y baila” “Te vas con cualquiera”… Presidiendo el escenario un fondo azul PP con Monago y dos palmeras. Toda una sentencia, El PPunk mola. El power trio se defiende con solvencia a pesar de la estampida moderada por la final de la champions. Mucho culé popero es lo que hay. “Demoler” de Los Saicos  redescubierta por Wau y Los Arrrghs (no nos llevemos a engaño, si no es por ellos no la conoce ni el Tato) finiquita un espectáculo lleno de insultos, despropósitos y miradas de desafío al público.

El cartel de este año es más ecléctico que de costumbre, encontramos unos cuantos grupos que se salen un poco del saco de lo que venimos entendiendo por indie. Los Aslandtidos destacan por su apuesta algo pachamama para el contexto y la identidad del festival. No en vano, atraen a una porción de los asistentes y el reto se ha dejado llevar. Fusión, mestizaje, y demás estribillos manuchaistas se te vienen a la cabeza escuchándolos. Pero sigamos.

Dorian suben al escenario principal y se va notando qué es lo que busca el público, les van los grupos contempopráneos per se (son otros clásicos del festi, no lo olvidemos), aunque bien podría parecer que en las primeras filas empiezan a aglutinarse fans del grupo que le precede, pero son los primeros cabezas de cartel grosso modo. Al menos así parece si echamos un vistazo: lleno absoluto. Con disco recopilatorio bajo el brazo, diez años de carrera que repasan impecablemente. No aburren aunque sus temas se parezcan mucho entre si. Colofón con “A cualquier otra parte” y a destacar su on stage con trio de cuerdas que redondea la fórmula new wave de la banda.

Este año se ha llevado a cabo un intercambio interesante. El grupo Alburquerqueño Supertennis, en calidad de embajadores del festival, tocarán en el análogo Sonorama de la Ribera del Duero, que harán lo propio exportando al ContemPOPránea a Correos, grupo que debutó y triunfó en la pasada edición del festival burgalés. Una idea sin precedentes entre talentos emergentes en festivales consagrados. Se traslada el público al escenario2, han entrado en la dinámica de alternar entre tiempos. Es dura la labor la de los donostiarras que pierden bastante público con las estampidas a primera fila al escenario principal con lo que viene ahora.

Los cabezas de cartel son sin duda Vetusta Morla. Esta es la clase de grupos que te levanta un festival, te soluciona un día entero, pues congrega a habituales y nuevos por igual, haciéndose con la primera posición en el TOP de aforo sin lugar a dudas. Está hasta la bandera, vaya. Pucho aparece entre gritos de histeria/fanatismo controlado y comienzan el set con “La Deriva”. El “castrati pop” causa furor. No falta ni un favorito. “Conpenhague”, “Salvese quien pueda” o “Un día en el mundo” la más aplaudidas. División de opiniones en las últimas filas. Este grupo gusta por los motivos equivocados o no.

El bajón se nota, disminuye la afluencia de asistentes que se retiran a los puestos de mercadillos, zonas chill o directamente se van a casa después de ver lo que querían ver. Ahora comienza la última hornada de djs de una manera más intensa y temprana que ayer, aunque no retiene demasiado al público. Se convierte el cierre en un after con Vitalic, que se pone demasiado destroyer y el resto está contaminado por las horas y el alcohol.

Terminó por el momento este festival que muchos llevaban esperando un año, muchos repetirán sensaciones en Alburquerque dentro de poco más de un mes. Volveremos a ContePopránea.

Texto: Alberto Luque

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

3 × 4 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>