King Khan 2 (inigo Amescua)

ASÍ TE CONTAMOS EL FUZZVILLE!!! 2015

VIERNES

Benidorm es una ciudad de extremos y contrastes. Reino del turismo low cost del Inserso y los británicos y alemanes menos exigentes, cuna de festivales tan opuestos como el Low Festival y el Funtastic Dracula Canival, casa de Maria Jesús y su acordeón o de la acróbata vaginal Sticky Vicky y desde este año también cuna y sede del Fuzzville!!! “la fiesta definitiva para los amantes de los sonidos salvajes, del punk-rock y de los sellos underground nacionales e internacionales” (sic)

El cuarteto instrumental madrileño Phonocaptors, en el Escenario Junk Party, y y los texanos The Hex Dispensers, en el Escenario Fuzzville!!!, fueron los encargados de iniciar las hostilidades en KM Disco, discoteca que acoge el festival. La banda nacional en el escenario pequeño, con un surf psicodélico de banda sonora de serie B, y los de Alex Cuervo a base de punk rock claramente influenciado por Misfits, por la oscura temática de sus canciones, y Los Ramones, por la estructura de los temas y la entonación de su cantante. Todavía no había demasiada gente en el recinto, pero casi todos los que llegaron pronto para poder para ver a estas dos bandas evitaron el fuerte chaparrón que descargó sobre los menos madrugadores.

The Hex Dispensers

KM Disco es una típica discoteca con recovecos, barras y escalones y una gran nave central, donde además de un escenario en el que más de mil personas podían ver cómodamente un concierto, cabe holgadamente el Fuzzmarket con los stands de la más de docena de sellos underground colaboradores del festival, auténticos protagonistas de la fiesta.

Islas Marshal tomaron el relevo de Phonocaptors y a base de funk punk garage rock captaron la atención en un interior de la sala, donde estaba ubicado su escenario, que a pesar de lo promocionado, tampoco era ni demasiado pequeño ni demasiado “junk”, algo que por supuesto es de agradecer. El recuerdo de este dúo a los Blues Explosion es inevitable, porque aunque la voz sonaba a rayos, la velocísima batería nos recordaba a un vitaminado Russel Simins y la guitarra se esforzaba por ocupar el camino intermedio entre Jon Spencer y Judah Bauer.

La primera banda de Burger Records -sello americano de moda invitado este año – del presente Fuzzville!!! fueron los canadienses Dead Ghosts. Su actuación fue un muestrario de todas las características presentes en esta nueva ola de garage indie que, en buena parte gracias al sello de la hamburguesa, se ha convertido en el género de moda a nivel mundial: garage lo-fi, algunas melodías de rock clásico o pop sixties, temas desenfados pero precisos y algo más cercanos a la concepción del estilo de Ty Segall que de The Black Lips. Lo que intentan The Parrots, pero bien hecho. Este probablemente fue uno de los mejores y más frescos conciertos de la velada.

En el relevo musical –en principio, y salvo algunos pequeños desajustes, los escenarios alternaron su funcionamiento- Biznaga se apropiaron del interior de la sala. Son una de las jóvenes bandas underground nacionales de mayor tirón, y descerrajaron su media hora de directo –la duración de los conciertos del Escenario Junk Party era de treinta minutos y de sesenta los del Escenario Fuzzville!!!- como si les quemaran las entrañas, pues la visceralidad es la base de su propuesta. El público empezaba a volar literalmente por los aires y alguna pierna impactó incluso con los focos.

Biznaga

Otra de las bandas señaladas de la jornada eran los californianos Allah-las, con un punto de vista del garage mucho más lisérgicos que Dead Ghosts. Aunque indudablemente tienen un puñado de grandes canciones, resultaron algo densos en medio de un cartel mucho más energético que ellos. Sus melodías, influenciadas tanto por The Byrds, como por grupos de la british invasion como The Zombies o The Animal, pero pasados de reverb, adolecieron de ritmo lento y desgraciadamente no parecieron calar demasiado. Eso sí, son perfectos para escuchar al atardecer en la playa a finales de verano mientras te bebes una Pepsi.

Allah-las

La medianoche llegó con los madrileños Terrier, mucho menos lánguidos que los californianos. Si hubiera que buscar algo característico de esta banda, quizá sería su falta de complejos. Terrier son el garage más pop y menos garage, con toques a Velvet Underground o The Modern Lovers, pero también al indie pop de los 90, eclécticos como “Benidorm” –la sede de este festival y el EP que tienen con este nombre- y tienen el lo-fi como filosofía, por lo que su directo fue agradable bálsamo aunque de nulo poso.

Uno de los mayores reclamos de esta primera edición del Fuzzville!!! era poder ver en directo a The Pandoras, disueltas en 1990 cuando su cantante Paula Pierce falleció debido a un desgraciado aneurisma, que han vuelto a reunirse con la inquieta Kim Shattuck al frente –fue la bajista de la segunda mitad de vida de la banda-. Repasaron los primeros discos de la banda, los más influenciados por el garage rock, con una energía formidable y una actitud arrolladora. Su estado de forma fue una de las sorpresas de la noche e incluso nos regalaron un tema nuevo –compuesto en los 80 por Pierce- que formará parte de un próximo EP de la banda, editado con motivo de esta gira. Solamente los asistentes al Fuzzville!!! hemos podido disfrutarlas en España – apenas mil personas- y puede que ninguno más pueda volver a hacerlo.

The Pandoras

Los Useless Eaters del joven agitador Seth Sutton fueron la última actuación en el escenario pequeño. Un concierto incendiario, donde los pogos y el stage diving fueron parte del repertorio, de una formación claramente influenciada por Jay Retard o bandas como The Oh Sees - no en vano John Dwyer les ha enrolado en su sello Castle Face Records-. Y tras ellos, en la sala grande, Doctor Explosion tuvieron como misión poner el punto y final a los conciertos de este viernes. Nos sabemos de memoria todos los recursos y tics de Jorge Explosion y los suyos, pero no por ello dejan de ser divertidos y tener una bomba de directo. Adrenalínicos desde el primer acorde –dedicaron jocosamente “Bad Girl” a sus amigos Allah-las puntualizando que su tempo era un “poquito” más rápido- repartieron bofetadas de garage beat a diestro y siniestro. Más celebrados con sus clásicos y alocados hits en castellano como “Eres Feo Chaval”, “Rompí la Televisión”, o sus versiones de “Drácula Ye-Ye”, “Blue Monday” o “Ca Plan Pour Moi” rebautizada como “Surf Talibán”, que con su repertorio en inglés, fueron un concierto final más que adecuado y divertido para esta primera noche en la sala Disco KM. Todavía quedaban las interesantes Fuzzville’s Junk Sessions a cargo de Angel BordiniLucas RumbleChilbi y El Siervo Thelemático a los platos, pero preferimos retirarnos para encarar con un poco de salud la jornada del sábado.

Doctor Explosion

SÁBADO

Unir los conceptos hamburguesa, cerveza y rock&roll son un reclamo más que suficiente como para desafiar al cansancio de la larga jornada del viernes, por lo que no dudamos en acercarnos a la Sala Rockstar al mediodía para la segunda Burger Beach Party, en la que disfrutamos del directo del abrasivo blues rock de Los Flamin Guays y los explosivos Nave Nodriza, mientras saciábamos nuestro voraz apetito. Tras ello, mientras pinchaba el sonriente capo de Burger Records Sean Bohrman, y una vez llenado el estómago y refrescado el gaznate, volvimos al hotel para descansar antes de acudir a KM Disco para la prometedora última jornada del Fuzzville!!! #1.

La Moto de Fernan, cuyos dos componentes ya habían actuado en las jornadas anteriores en otras bandas – el batería Christian “El Grasas” en Islas Marshall y el cantante y guitarrista Peter Sonámbulo en Camión – fueron los encargados de poner en marcha los conciertos en el Escenario Junk Party a base de rock&roll primitivo y acelerado. Su versión de “Johnny B. Goode” parecía interpretada por un Chuck Berry con cresta pasado de anfetaminas, lo que nos puso a tono nada más pasar por la puerta. Los franceses The Magnetix son una banda veterana ya conocida por estos lares – participaron en el Funtastic Dracula Canival de 2014-. Su trayectoria se remonta a finales de los 90, pero su líder, Looch Vibrato, ya había participado anteriormente en multitud de bandas de garage y de surf. Ellos definen su música como “rock monster”, pero nosotros comprobamos que lo que  realmente practican es una suerte de garage rock con mucho fuzz y el complemento de un moog que le da bastante aire a serie Z. Provienen de una generación del garage revival muy diferente de la buenrollista y descafeinada actual, son mucho más oscuros y tensos, algo de agradecer, aunque con el paso de las canciones también es cierto que resultan algo monótonos. Durante su concierto, todavía con poca afluencia de público, fue divertido ver a King Khan disfrutando en las primeras filas puño en alto y luciendo un gorro de castor en la cabeza.

Ambiente en el Escenario Fuzzville!!!

Tras los galos volvimos al escenario pequeño para ver a His Majesty the King. El dúo madrileño, que forman Clara (guitarra y voz) y Nacho (batería), más que a garage o a punk, como la mayoría de bandas del cartel, suenan a puro indie rock 90’s, del que combinaba la garra con la melodía, tipo Veruca Salt o Elastica. Buena dosis de actitud y electricidad de una banda que, aunque no hacen nada demasiado original, cubre un hueco y una fórmula que se ha explotado poco en nuestro indie.

Cuando se habla de los belgas The Kids es difícil no utilizar el término “pioneros”, pues es indudable que empezar en el año 76 a producir buen punk en la Europa continental es un hito más que destacable. Facturaron algunos de los mejores discos de su momento, y desde su retorno en el 96 –tuvieron un parón de 11 años – viven en una gira constante. De la formación original solo se encuentran su líder Ludo Mariman y el bajista Danny De Haes, pero están tan engrasados como la cadena de la bicicleta de Purito Rodríguez. Pura concatenación de lo mejor de su discografía, temas convertidos en clásicos, también porque hace décadas que no componen nada nuevo. Navajazos punk rock en un Escenario Fuzzville!!! que despedía un sonido estupendo, mucho mejor que el día anterior.

The Kids

Los jóvenes alicantinos Futuro Terror no solo han publicado algunas de las unas de las más estimulantes canciones de punk garajero de la última temporada, si no que en directo son vibrantes y adictivos sin necesidad de combinar demasiados elementos, no más de dos o tres como los huevos rotos, y con un discurso hilvanado a través de la retrociencia ficción.

Con la actuación de Jeff the Brotherhood podemos certificar que el giro hacia el stoner rock de su último disco “Wasted on the Dream” es ya todo un hecho. La banda de Jake y Jamin Orrall, transformada en cuarteto y ya con seis cuerdas en la guitarra, ahora se acercan más a Black Sabbath que a Weezer, una de las influencias claras de discos anteriores. Los riffs mucho más densos, las progresiones infinitas y las letras psicodélicas, llevan a la banda de Nashville – que ellos en una broma interna sitúan en Suiza – a trasladar sus referencias a la década de los setenta –incluso hacen una versión de “Working Man” de Rush -. Este cambio de estilo les diferencia del sonido de las otras bandas del cartel, lo cual no quita en absoluto que ofrecieran una gran actuación de factura impecable.

En una jornada con abundancia de dúos, toco el turno a Chiquita y Chatarra. Dos chicas, una al bajo y otra que canta desde la batería, que tienen una atractiva actitud visceral ausente totalmente de pose, pero no ver que les falta una guitarra es como no ver que a la Gran Esfinge de Giza le falta la nariz. A las pocas canciones lo solucionaron.

King Khan y su socio salieron a arrollar desde el primer segundo y sin duda lo consiguieron, The King Khan & the BBQ Show fueron sin lugar a dudas los vencedores del primer Fuzzville!!!. Como es habitual, los dos músicos saltaron al escenario con sus habituales pelucas rubias, pero en esta ocasión King Khan cambió el tradicional disfraz que deja ver los pezones –que si usó su compañero- por un camisón de tres euros de señora del Inserso. Pero si su aspecto es un auténtico chiste, su actuación no fue en absoluto una broma. Abrumadores y extremadamente acelerados empalmaron temas hasta que lograron atrapar a todos los espectadores, único momento en el cual se permitieron bajar las revoluciones en un par de canciones. Garage sixties y punk doo-wop interpretado por dos bestias pardas, uno que canta y toca la guitarra y otro que además de hacer lo mismo está sentado marcando el ritmo con el bombo. Con el paso del tiempo, seguramente este será el concierto con el que se recuerde esta edición, “el año que tocó King Khan”.

The King Khan & The BBQ Show

Pasamos al Escenario Junk Party para ver a unos Juventud Juché, cuya estimulante fórmula está basada en la energía, la rabia y el enrevesamiento de bandas como Wire, Gang of Four o incluso Surfin Bichos. Post punk, pero con bastante de esto último.

El concierto final estaba reservado para Guadalupe Plata, que aunque sean habitualmente programados en todo tipo de festivales indies, sin necesidad de perder un ápice de su identidad demuestran, disco tras disco y concierto tras concierto, que son fieles al exquisito blues pantanoso, sucio y  correoso. Es una suerte que una propuesta con tanto y tan buen fondo llegue a públicos poco acostumbrados a estilos escasamente higienizados y procesados. La banda de Úbeda tiene un directo imponente, su compenetración y complicidad son totales, y consiguen infectar incluso a los neófitos en el blues a base de ritmo y riffs como cuchillas.

Guadalupe Plata

Los conciertos ya habían acabado, pero la mayoría de los presentes se concentró en el Escenario Junk Party para quemar las naves con los DJs  de las Fuzzville’s Junk Sessions. Nosotros, tras bailar la ecléctica sesión de rock de Bola Mono y comprobar que Diego RJ, además de conducir el mejor programa de la radio pública nacional, tiene un conocimiento y un gusto exquisito para el rock vintage, nos fuimos al hotel empapados de sudor. Muchos valientes se quedaron hasta el amanecer con Turista Bang Bang y Fuzzlosers –hasta Jorge Ilegal que había tocado unas horas antes en el Iberia Festival se unió a la fiesta- , pero nosotros habíamos tenido más que suficiente.

La primera edición del Fuzzville!!! nos deja un gran sabor de boca. Hemos asistido a una excelente colección de actuaciones que no son fáciles ver en festivales de nuestro país; tanto de veteranos como The Pandoras o The Kids; de grupos internacionales relativamente nuevos como Dead GhostsJeff The Brotherhood o The King Khan & The BBQ Show; de la excelente cantera del underground nacional como Biznaga o Futuro Terror; además de unos felizmente ubicuos Guadalupe Plata.

Esperamos que pronto tengamos noticias de Fuzzville!!! #2, y que el número que acompaña a la almohadilla continúe creciendo año tras año. Es una propuesta modesta, pero sumamente estimulante para los que ya están cansados del mimetismo de los festivales indies y de la asepsia de los sonidos de las bandas que programan.

Fotos: Iñigo Amescua

FUZZVILLE!!! 2015: MANUAL DE USO

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

14 + 7 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>