foals javier rosa low 2015 portada

ASÍ TE CONTAMOS EL LOW FESTIVAL 2015

 VIERNES

Empieza la edición 2015 de Low Festival. Este es uno de esos festivales a los que llegas y ya te sientes en casa. Se ha convertido en uno de los imprescindibles de cada verano, pero nunca con tanto calor y tanta humedad en el ambiente como este año. Eso era precisamente lo más comentado ayer entre todos los que se cruzaban de escenario en escenario.

Qué difícil es abrir un escenario mientras el sol sigue pegando con toda su fuerza, pero qué fácil lo hicieron Full, que enseguida congregaron a unas 600 personas en las primeras filas, que iban aumentando a medida que el sol iba cayendo y los minutos pasando.

A pesar de ciertos problemas que había tenido Bubby (guitarrista de la banda) con el pedal de su guitarra, salían airosos de la situación y se metían en el bolsillo a todos esos valientes al sol, con temas como “Atraco” o un “Quienes somos realmente”, especialmente coreado. También dieron algo de protagonismo a lo que vendrá, interpretando dos temas que se incluirán en su nuevo álbum: “Jaula de atracciones” y “Aullando”, dejando muy buen sabor de boca a sus seguidores y con ganas de saber más detalles de ese nuevo trabajo, ya que han pasado dos años del lanzamiento de “Mi primer atraco”, su único álbum.

El Escenario Ron Matusalem a primera hora / Foto: Liberto Peiró

Mientras tanto en el escenario Budweiser, Blue Joy asumían el papel de inaugurar el que es el escenario principal del festival, como ganadores del concierto de artistas emergentes para tocar en el Low Festival. Nosotros nos decantamos por ir al escenario Wiko y disfrutar con la formación poco común (batería, guitarra y voz) de Siberian Wolves. No les costó en absoluto captar la atención de quienes se asomaban por curiosidad o quienes pasaban de camino a la Vip Pool. A pesar del peligro que presenta un batería-cantante (por el micro de la voz, se puede colar todo lo que no es voz), hicieron un concierto muy correcto que dejó encantados a los presentes.

Puntual a su cita, Zahara salía al escenario inaugurado por Full y comenzaba con “La Gracia”. Canciones de sus tres álbumes la siguieron, incluso una versión de “You’re The One” (Grease) que incluye en “Bestiario” el disco de rarezas de su álbum “Santa”(G.O.Z.Z, 2015).

No todos tienen aún en la cabeza a una Zahara guitarrera, pero ella y su banda de lujo (Rams de The Right Ons, Martí Perarnau y Miguel de Lucas de Mucho y Víctor Cabezuelo de Mucho y Rufus T. Firefly), ofrecieron un concierto perfecto para saltar, bailar y en el que el público terminó de entregarse a ella cuando bajó del escenario en medio de “Tú me llevas” y bailó entre ellos generando un notable revuelo allá por donde iba pasando.

Zahara / Foto: Javier Rosa

Los Enemigos se les veía felices en su concierto, con 30 años de carrera a sus espaldas, les sigue haciendo ilusión hacer una foto al público desde el escenario al terminar el concierto…

Josele Santiago y el resto de la banda saben perfectamente lo que quiere su público y se lo dan sin pestañear, consiguiendo además ganar algunos adeptos más en cada festival que pisan (este año aún les queda por delante el Festival Gigante de Guadalajara).

Los Enemigos / Foto: Liberto Peiró

Era el momento más punk de la primera jornada de Low FestivalBiznaga en el escenario Wiko. Eran uno de los grupos recomendados en este escenario y no dieron tregua a un público ansioso de un poco de caña. Cumplieron con las expectativas sin lugar a dudas.

Biznaga / Foto: Javier Rosa

The Growlers, quizá una de las bandas a descubrir en este Low Festival para muchos, demostró ser una de las sorpresas de la jornada con su mezcla de garage, música surf, psicodelia y reggae. Quizá demasiados estilos musicales, que no todos podrían llevar a escena a la vez, tan bien como hicieron ellos ayer en el Escenario Ron Matusalem.

The Growlers / Foto: Liberto Peiró

El lugar que el año pasado ocupaba un pequeño escenario de Gibson en plena zona vip, esta vez contaba con uno que llevaba el nombre de Ruta 66 y ayer lo estrenaban Perro en un pequeño formato, antes de actuar en el escenario Wiko, donde conseguían que muchos de los asistentes calificaran su concierto como el mejor de la velada. Lo que está claro que es los de Murcia saben cómo ganarse al público con su naturalidad, buen humor y además, ofreciéndoles un concierto de esos que no apetece que termine.

Perro / Foto: Javier Rosa

Turno para el plato fuerte del primer día de festival en Benidorm: Kasabian se comían el escenario Budweiser. La actitud ya destacable de Tom Meighan (cantante) se sumaba a la de Sergio Pizzorno (guitarrista y compositor de la banda) que por momentos asumía todo el protagonismo como líder de la banda con sus extravagantes bailes e interpretando también alguno de los temas.

Uno de los momentos en los que casi se cae el recinto fue con “Eez-Eh”, incluido en su último álbum “48:13”, publicado en junio de 2014 y que supone el quinto de su carrera. Con un sonido difícilmente mejorable, que en ocasiones podía recordar a grupos como Rage Against the Machine, y un público más que satisfecho, Kasabian despedían su concierto con “L.S.F (Lost Souls Forever)”, de su primer y homónimo álbum.

Kasabian / Foto: Javier Rosa

Corizonas tenía algo pendiente con Low Festival. El año pasado les cortaron el sonido por orden de Massive Attack y esta vez nada ni nadie les impidió quitarse esa espinita que tenían clavada. Los componentes de Arizona Baby y Los Coronas, dejaban el listón muy alto. Cuando cerraban con “I’m alive” parecía que nadie quería que se bajaran del escenario. El público quería más de ese buen rollo del que Corizonas impregna todo allá por donde van.

Otros que repetían en el cartel eran Izal, que además, también repetían escenario: el principal. Teníamos dudas de si sonaría “Copacabana”, tema que estrenaron hace escasos días como adelanto de su nuevo álbum que se editará en septiembre bajo el mismo nombre. La duda se solventó pronto: fue el tema que abrió el concierto, para sorpresa de todos los presentes, que ya eran capaces de corear la canción casi al dedillo. Como ya están acostumbrados tras sus últimos conciertos, los chicos de Izal se dieron un buen baño de masas, la gente se rindió a sus pies con temas como “Asuntos delicados” o “La mujer de verde”, a pesar de que el de 2015 pretendía ser su verano de descanso.

Izal / Foto: Javier Rosa

El que siempre suele ser uno de los grupos más jóvenes del festival al que vaya, The Strypes, aparecían en el escenario Ron Matusalem  casi a las 2:30 para ofrecer una hora de Rhythm and Blues británico de los 60. Eso es básicamente lo que hacen, así de claro y así de simple. O al menos sería así de simple si obviamos que los componentes de esta banda no llegan a los 20 años y tocan como les gustaría a algunos músicos que ya no cumplen los 40. The Strypes no inventan mucho, pero lo que hacen, lo hacen tan bien y muestran un talento tan grande, que no hay absolutamente nada que decir. Están donde tienen que estar y, si todo sigue así, no parecen tener límite con su carrera. De momento ya cuentan con un paso más en ella: nuevo disco que se publicará en unos días bajo el nombre de “Little Victories” y del que ayer nos dejaban un tema en directo “Scumbag City”.

Para The Go! Team ya no quedaba mucha gente en el escenario Budweiser, donde Izal había hecho gala de su conexión con el público hacía apenas unos minutos. Los de Brighton contaban también con una formación poco usual (como ocurría con Siberian Wolves). Estos contaban con dos baterías, aparte de la guitarra, el bajo y teclado. Se trataba de una mezcla un poco heterogénea en el escenario: funk, rock, unos atisbos de hip hop y por momentos parecía que estábamos en el descanso de un partido de basket mientras nos entretenían con coreografías y cantos que propios de animadoras. Un concierto diferente, que no todos llegamos a entender.

Delorean mientras tanto deleitaban a sus fieles con un potente directo, como ya nos tienen acostumbrados, aunque nos resulte difícil entender que no hagan nada para acompañar una música que pide a gritos efectos visuales, pantallas, un diseño de luces diferente. En definitiva, algo que termine de sumergir en un mundo paralelo al público y que los enganche del todo.

La primera jornada de Low Festival se cerraba con el buen gusto de Ley DJ en el escenario Ron Matusalem. Hoy seguiremos en Benidorm y podremos ver a The Libertines, L.A.The Drums o Grupo de Expertos Solynieve, entre muchos otros.

 SÁBADO

Las 19:00h y había menos gente que el día anterior a la misma hora. Los que ya estaban en el recinto mientras Eladio y Los Seres Queridos abrían la segunda jornada de Low Festival, se cobijaban a la sombra de la mesa de control y de todo lo que les pudiera servir como improvisada sombrilla. Lo bueno era que se notaba una ligera brisa de aire en el ambiente. Algo es algo.

Eladio y los Seres Queridos / Foto: Liberto Peiró

En el escenario todos estaban preparados para las circunstancias. Daba igual qué tocaran: teclado, bajo, guitarra o batería, todos iban con gafas de sol. A Eladio Santos le acompañaba además, su inseparable sombrero en el enérgico directo de la banda gallega, que animaba a los más valientes a concienciarse de que había mucho festival por delante.

Mientras tanto, varias personas con camisetas de Los Planetas se dirigían al escenario principal y eso solo significaba una cosa: Grupo de Expertos Solynieve iba a empezar. Que Jota esté en el escenario, ya deja a más de uno obnubilado. Ahí está el “rey” de todo esto que a veces llaman indie.

Grupo de Expertos Solynieve / Foto: Liberto Peiró

Todo sonaba relativamente bien, a ellos se les veía tranquilos y disfrutando. Llegó el momento de uno de los temas incluido en “Lucro cesante”, su nuevo EP, pero cuando empezaba a sonar, la duda de si se trataba de “Colinas bermejas” o de “I want Candy” de The Strangeloves, estaba en el ambiente.

Uno de los momentos que más gustaron fue “Una muerte lenta y dolorosa”. No nos gustaría estar en la piel de a quien vaya dedicada, pero nos encantan las canciones que tienen tanta rabia contenida. Tras un concierto que dejaba satisfechos a un respetuoso público, se despedían diciendo: “Un placer tocar en Benidorm, la ciudad que impulsó la carrera artística de Julio Iglesias”.

Jota no tuvo mucho tiempo para descansar tras el concierto, ya que casi a la vez que el público, ponía rumbo al escenario Ron Matusalem donde ya empezaban El mató a un policía motorizado. Los argentinos hacían las delicias de sus seguidores con temas como “Nuevos discos” o “El magnetismo”, pero el momento más especial fue sin duda cuando “Yoni B” sonaba en el escenario y a Santiago Motorizado le acompañaba el propio Jota de Los Planetas.

El Mató a un Policía Motorizado / Foto: Javier Rosa

Tras ellos, era el turno de Peace en el escenario Budweiser. Con ellos, llegaba una buena dosis de pop e indie-rock sin mucho más misterio, pero con una voz de las que enganchan a la primera, la de Harry Koisser, que no se quitó su chupa de cuero en todo el concierto. Sonaron temas como “Lovesick”, “Gen Strange” o “World Pleasure”, con el que terminaron su presentación de “Happy People” (Sony Music, 2015), su segundo álbum de estudio, editado este mismo año.

Peace / Foto: Javier Rosa

Entre concierto y concierto, en Low Festival no cesa la música ni un segundo. Siempre hay varios escenarios ofreciendo alternativas totalmente diferentes, como es el Jägermusic donde anoche estuvieron, entre otros Difenders o Músculo! .

Difenders DJs / Foto: Javier Rosa

En el escenario Ron Matusalem empezaba algo que tenía tanta pinta de delicado como de potente. Una voz y una guitarra sin muchos más artificios, llenaban de magia por unos segundos el ambiente. Enseguida se unía el resto de la banda. Empezaba el concierto de L.A. Su voz sonaba especialmente bien anoche. En varios temas le acompañaba “una sorpresa” en el escenario, una sorpresa en forma de guitarrista de lujo: Russian Red. El público entregado, especialmente unas primeras filas que cantaban prácticamente todas las canciones, especialmente cuando llegaban algunas como “Hands” con la que aquello se convertía en prácticamente un karaoke.

De camino a ver a The Libertines, algo nos llamó la atención en el escenario Wiko. Era The Legendary Tigerman, un hombre que es una banda en sí. Batería, guitarra, voz y todo lo necesario para hacer un directo potente sin perder un segundo su actitud única. Sin duda, lo de Paulo Furtado fue una grata sorpresa.

The Legendary Tigerman / Foto: Javier Rosa

The Libertines ya estaban haciendo gala de la complicidad de Pete Doherty y Carl Barat mientras el público se volvía loco con alguno de los temas más esperados como ocurría con “Can’t stand me now”, donde Pete Doherty además se animaba con la armónica. Este concierto no pudo ser escuchado a través de Radio 3, como los demás, ya que no dieron permiso, así que quedará únicamente en la memoria de quienes estuvimos ahí.

2015 es un gran año para The Libertines: se les ve en plena forma en directo y están a punto de publicar nuevo álbum. El 4 de septiembre se editará “Anthems for doomed youth”, Ayer ya sonaba su adelanto “Gunga Din” y cumple con los requisitos de sus seguidores para convertirlo en uno de los temas imprescindibles de la banda.

The Libertines / Foto: LIberto Peiró

Anoche daba la sensación de que el de Dorian era uno de los conciertos más esperados. Canciones para recordar como “Corta el aire” perteneciente a su segundo álbum y también canciones de ahora, como “Arrecife”, incluida en este último álbum como canción inédita y que por cierto, estrenaba videoclip esta misma semana.

Dorian ya cuentan con muchas canciones imprescindibles en su carrera: “Los amigos que perdí”, “Soda Stereo” o “Verte amanecer” ayer triunfaban entre el público, y además, sonaban especialmente bien incluyendo en su banda el violín, chelo y viola. Pero es prácticamente imposible que el momento cumbre de los conciertos de Dorian cambie, “A cualquier otra parte” es un himno para todos.

En su concierto se acordaron de Jose de Low Festival por haber estado apoyándoles desde el principio, cuando las cosas eran más complicadas para ellos.

Dorian / Foto: Liberto Peiró

“We’re The Drums from New York City!”. Así empezaban The Drums en el escenario principal, ofreciendo un concierto en el que destacaba ante todo, la actitud de Jonathan Pierce, su vocalista. Había una sensación en el ambiente de que faltaba echar más leña al fuego, faltaba algo, de lo que algunos solo nos olvidamos cuando sonó lo que todos esperábamos: “Mama, I wanna go surfing”.

The Drums / Foto: Liberto Peiró

En el otro escenario nos esperaban Los Punsetes con su habitual performance en la que Ariadna (la cantante) permanece absolutamente inmóvil. Una pena que esta vez no pudiera ser así. Ciertos problemas técnicos obligaron a Los Punsetes a parar un par de veces el concierto y, aunque Ariadna se resistía a moverse, al final tenía que hacerlo y terminó pidiendo disculpas por los parones. No faltaron temas como “Museo de historia natural”, “155” o “Tus amigos”.

En el escenario Wiko, de nuevo nos sorprendía una banda más: The Saurs. Punk, pop y garaje fusionados en una banda que cuenta con el título de ganadores del concierto Villa de Bilbao. Ayer recordaban que muy pronto tendrán su primer álbum disponible.

Uno de los últimos platos fuertes de la noche era Yelle en el escenario principal, una voz y una actitud que te incitaba a bailar y adorarla a partes iguales. En el escenario le acompañaban dos baterías que daban un equilibrio visual muy potente que, a su vez, contrastaba con la dulzura de la francesa cuando pedía al público que le siguiera el juego a la hora de dar palmas. El magnetismo de Yelle era un hecho, ni la incipiente lluvia hizo que el público se moviera de donde estaba.

Yelle / Foto: Javier Rosa

Aunque no era muy abundante, la lluvia seguía, pero tampoco impidió que la energía a la que Grises nos tienen habituados, perdiera fuelle. Siguen presentando “Animal” (su último álbum) y el nombre les viene perfectamente, ya que son unos auténticos animales del directo.

Elyella DJ’s cerraban esta jornada de sábado, dejando para hoy domingo conciertos tan dispares como Nacho VegasJero RomeroMournSupersubmarina o Foals, entre muchos otros.

DOMINGO

Los domingos de festival, podrían considerarse de todo excepto lo que son: domingos.

El tercer día de Low Festival empezaba también con amenaza de lluvia, que no llegó a hacer efecto y con una banda que garantizaba calidad desde la hora de apertura de puertas: Mi Capitán. Cuentan ya con el respeto de crítica y público a pesar de tener un único álbum en el mercado. Y es que Mi Capitán, el supergrupo formado por miembros también de StandstillLove of Lesbian o Egon Soda, no han tenido aún ocasión de fallar en ningún concierto en los que les hemos visto.

“Somos Mi Capitán, una banda de rock de Barcelona”, decía Gonzal (cantante de la banda) antes de que empezara a tocar “Algo inesperado”, primer tema que sonaba en la tercera jornada de Low Festival 2015. A este le siguieron otros como “Asalto a la costa blanca”, en el que habría que hacer especial mención a los coros (hay algún momento en el que cantan prácticamente todos los miembros de la banda) y también la canción que ellos definen como “la niña que los ha traído hasta aquí”, que no es otra que “Es suave la voz”. Entre los últimos temas, no falta una versión de “Alta Suciedad” de Andrés Calamaro, por si quedaba alguna duda de que lo suyo es el rock.

Primera hora de domingo / Foto: Javier Rosa

Para seguir por todo lo alto desde bien temprano, el escenario Budweiser se rendía a los pies de la elegancia de Nacho Vegas. Con camisa blanca y su habitual saber estar, deleitaba al personal con temas de “Resituación” (2014), pero también con otros más antiguos, como “Me he perdido”, “Perdimos el control” o “Gang-Bang” en el que el teclista, Abraham Boba (cantante también de León Benavente), dejaba el teclado a un lado, para tocar el acordeón.

Jero Romero empezaba su concierto en el escenario Ron Matusalem como viene siendo habitual en ellos: todo lo cerca posible entre ellos, pero sin llegar a invadir el espacio vital del otro. Empezaban con “Narciso”, tema incluido en “La Grieta” (su segundo y último álbum hasta la fecha), pero también dejaban lugar a temas de su primer álbum como “Cabeza de león” o “Devolverte”, que es uno de los puntos fuertes del concierto, cuando la banda se marca un capricho instrumental que deja al público sin palabras. No es difícil ver gente entre el público dejándose llevar incluso con los ojos cerrados. Lo de Jero Romero en directo es calidad de la buena. En la recta final del concierto suenan temas “Hombre mayor”, “Desinhibida” o “El As”, para despedir el show.

Después de ver las fechas de su gira internacional, de que Pitchfork haya nombrado alguno de sus temas como “Best New Track” y que su nombre haya salido hasta en el New York Times y todo esto, sin que ninguno de los miembros de la banda supere los 19 años, lo mínimo que se puede tener por ver a Mourn en directo es curiosidad.

Tocaban en el escenario Wiko y demostraron la razón de todo lo citado arriba. Son una banda con un talento excepcional y una actitud que ya les gustaría tener a algunos grupos con más nombre o más experiencia. Vértigo da pensar hasta dónde pueden llegar.

En el escenario principal era el turno de Supersubmarina, que hacían acto de presencia en su cuarto Low Festival, detalle que recordaban en un momento del concierto, dando las gracias al festival por apoyarlos cuando en 2010 apenas los conocía nadie.

Anoche Supersubmarina estaban especialmente enérgicos “¡No descansamos, Low! ¡Ya descansará uno cuando se muera!” gritaba Jose Chino antes de sumergirse en “Niebla”, una de las canciones que recuperaban de “Electroviral” (2010). Un concierto lleno de hits con un sonido impecable, que demuestran que Supersubmarina tienen canciones suficientes para mantener arriba al público durante todo el concierto. Todas ellas acompañadas de un diseño de luces que hace aún más grande el show. El concierto terminaba con una auténtica traca final en la que se encontraban temas como “Kevin McAllister”, “En mis venas” o “Cientocero”.

Supersubmarina / Foto: Javier Rosa

Mientras tanto, La Bien Querida ya había empezado en el escenario Ron Matusalem. Con una cuidada puesta en escena, Ana Fernández-Villaverde, interpretaba junto a su banda temas antiguos como “Corpus Christi” de “Romancero” (2009) u otros incluidos es su último trabajo, como por ejemplo, “Disimulando” de “Premeditación, nocturnidad y alevosía” (2015). Antes de terminar, y como curiosidad, no quiso dejar pasar la ocasión de agradecer a Low Festival el horario que le había puesto: “Muchas gracias al Low por ponernos a esta hora tan buena” y acto seguido comenzaba a sonar “Poderes extraños”, también incluido en su último trabajo.

Una de las bandas más esperadas del día y de todo el festival eran Foals, que cumplían con creces las expectativas del público presente con un sonido prácticamente perfecto y una técnica en la voz más que destacable de Yannis Philippakis, su front-man. A pesar de una ejecución envidiable, Foals conseguía mantener al público sólo con sus dos temas más esperados “My number” de su álbum “Holy Fire” (2013) y “Spanish Sahara” de “Total Life Forever” (2010), con la que ponían la piel de gallina a más de uno. El resto del concierto no pasaba de ser un show con un sonido ante el que no hay nada que objetar.

Foals / Foto: Javier Rosa

Delafé y Las Flores Azules estaban en el otro escenario disfrutando (y por tanto, haciendo disfrutar al público) con temas como “La Primavera” o “Intento”, mientras en algún momento animaban al público a grito de “¡Esos indies!” (¿?). Destacaban los bailes de Óscar D’Aniello, a quien era imposible seguir los pies a pesar de los intentos de la cámara que grababa recursos del directo para las pantallas. Uno de los momentos álgidos de su concierto, llegaba con “Espíritu Santo”, canción coreada por la gran mayoría de los asistentes.

The Raveonettes era uno de los últimos grupos en tocar ya en el escenario principal y comenzaban con “Endless Sleeper”, tema con el que también abren su último álbum “Pe’ahí” (2014). Muchos de los temas de la banda contaban con una base similar, que hacía que el concierto no tuviera grandes altibajos y se mantuviera en la misma línea, cosa que puede llegar a resultar un poco aburrido en algunos momentos, a pesar de que su sonido, al igual que el de Foals, era excelente.

The Raveonettes / Foto: Javier Rosa

Varry Brava por su parte ya tenían todo preparado en el escenario Matusalem, incluida una escenografía llena de plantas rodeando una V situada en el centro del escenario. Los murcianos salían más formales de lo que nos tienen habituados (al menos hablando de su look), pero con la misma fuerza y energía de siempre. Un concierto suyo siempre tiene asegurado que la gente va a disfrutar y bailar con temas de “Demasié” como “Calor” o “No gires” y también con su último trabajo “Arriva”. Varry Brava en directo es sinónimo de fiesta.

Reptile Youth tenían el difícil papel de mantener al público con fuerzas a las 4 de la mañana, pero lo hicieron y ¡vaya si lo hicieron! Estamos convencidos de que después de este, habrá muchos más festivales por delante para los de Copenhague, que se animaban incluso a lanzarse al público casi al final del concierto. Un directo más que recomendable.

Buffetlibre cerraba la edición 2015 de Low Festival, que un año más ha merecido la pena y ha dejado un listón bien alto para el 2016. Ya estamos deseando volver a Benidorm.

Portada – Foals / Foto: Javier Rosa

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 × 1 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>