phoenix

BILBAO BBK LIVE: MANUAL DE USO

Con todo el papel vendido se presenta la novena edición del Bilbao BBK Live, que regresa al recinto de Kobetamendi, en las laderas del Monte Kobetas, entre el 10 y el 12 de julio. Plenamente asentado en la geografía festivalera española, vuelve a presentar un cartel heterogéneo y lleno de nombres internacionales de interés, que en algunos casos hacen doblete en el 101 Sun Festival de Málaga. Como siempre, en byTHEFEST hemos establecido una hoja de ruta por días, una guía orientativa para no perderse ninguno de los conciertos destacados. ¿Coincide con la tuya?

 

JUEVES 10

Los escoceses Franz Ferdinand son los cabezas de cartel de la primera jornada. Se estrenaron a lo grande hace diez años, con un disco homónimo que les catapultó al éxito gracias a hits como “Take Me Out”, pero no venían de la nada. Todos sus componentes se habían fogueado previamente en bandas como Yummy Fur o Embryo, de ahí que Franz Ferdinand sorprendieran por la solidez de su propuesta, que destacó en un momento en que la escena rock anglosajona recuperaba la herencia del post-punk, sus guitarras angulosas y sus ritmos bailables. La personalidad del vocalista Alex Kapranos hizo el resto. Tanto “You Could Have It So Much Better” (2005) como “Tonight: Franz Ferdinand” (2009) mantuvieron el listón, aunque no faltó quien les acusó de repetirse, pero las dudas quedaron disipadas el año pasado, cuando “Right Thoughts, Right Words, Right Action” demostró que les queda cuerda para rato.

 

 

El de los franceses Phoenix (en la foto superior) es otro de las grandes nombres del festival. Les costó un poco arrancar, porque sus tres primeros discos tuvieron un impacto creciente, aunque no masivo, pero a partir del tercero, el celebrado “Wolfgang Amadeus Phoenix” (2009), se desató la locura. No solo se convirtieron en un fenómeno de masas, sino que crearon tendencia internacional (no hay más escuchar a los valencianos Polock). “Bankrupt!”, editado hace un año, les ha permitido mantener su privilegiada posición, y en espacios abiertos son una apuesta segura.

 

 

Aún está reciente la conversación que mantuvimos con los madrileños Vetusta Morla a propósito de la publicación de “La deriva”, un esperado tercer álbum que se anunció urgente en el sonido y comprometido en los textos, marcados por la crisis actual, pero que en esencia se mantiene fiel a su trabajos precedentes. El disco llegó tras el “Concierto benéfico por el Conservatorio Narciso Yepes de Lorca”, que grabaron con la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia (para recaudar fondos destinados a la reconstrucción del centro), y de “Los ríos de Alice”, un álbum instrumental concebido como banda sonora para un videojuego. Tras una primera parte de gira en que la banda ha actuado en salas, afrontan un segundo tramo de festivales que, no hace falta ser adivino, les reportará un éxito igual o mayor que el cosechado hasta ahora.

 

 

Los británicos Crystal Fighters se han convertido en uno de los grupos indie con más presencia y proyección en España. En parte se debe a los elementos del folclore vasco que han introducido en su estilo, un combinado de rock, psicodelia y baile que arrasa por donde quiera que pase. El año pasado publicaron “Cave Rave”, su segundo álbum, que presentaron en diversos conciertos y festivales en nuestro país. Y 2014 no van a ser menos, porque además de actuar en el BBK Live lo harán en el 101 Sun Festival y el Arenal Sound. Según palabras del propio grupo, “en España hay una auténtica cultura de la diversión y del disfrute, y eso hace que la gente viva intensamente cosas como la música, lo cual también se refleja en los festivales. Es increíble comprobar cómo la gente se va animando a medida que transcurre la noche y las inhibiciones se van perdiendo”. Ellos, claro, ponen su granito de arena con canciones irresistibles como “You and I”.

 

 

El baile llegará de la mano de Hercules & Love Affair, que este año celebran una década de existencia con la publicación de “The Feast of the Broken Heart”, su tercer álbum. Llamaron la atención inicialmente tanto por la implicación en la banda de Antony Hegarty (Antony & The Johnsons) como por su fichaje con el prestigioso sello DFA, regentado por James Murphy (LCD Soundsystem), pero con el paso del tiempo su contagioso dance-punk ha demostrado tener entidad propia más allá de los nombres de relumbrón con que pueda estar asociado. Preparad las caderas.

 

 

VIERNES 11

The Prodigy vivieron sus momentos de mayor esplendor a finales del siglo pasado, cuando su explosiva combinación de tempestuosa rítmica electrónica con actitud punk puso patas arribas las pistas de baile y los festivales. Los tiempos (y las modas) han cambiado mucho desde entonces (¿alguien se acuerda de los Chemical Brothers o de Propellerheads?), pero no es arriesgado aventurar que el recinto del Kobetamendi vibrará con hits como “Poison”, “Breathe”, “Smack my bitch up”, “Firestarter” o “Voodoo People”. Suyo será el protagonismo en el fin de fiesta de la segunda jornada.

 

 

Antes, habrán pasado por el festival personajes como Jack Johnson, que practica un folk rock suave y de ascendencia acústica, conectado con la cultura surf. En 2013 publicó “From Here To Now To You”, su sexto álbum, en el que volvió a colaborar su buen amigo Ben Harper y que se situó directamente en el número 1 de las listas de ventas americanas, quizá porque su propuesta sonora cada vez se está impregnando un poco más de esencias pop. Todavía pasto de selectas minorías en España, puede convertirse en una de las más gratas sorpresas del día.

 

 

“Supermodel” es el título del segundo álbum de Foster The People, editado este mismo año y motivo de su presencia en el BBK Live. La banda de Los Ángeles logró que todo el mundo se fijara en ellos con “Torches” (2011), un debut aupado al éxito gracias al apoyo incondicional de MTV. En su nueva entrega, el trío ha desterrado parcialmente el sonido sintetizado de su estreno para apostar por una cualidad más orgánica, acorde con el tono conceptual del álbum, que fue compuesto entre la India y Marruecos, lejos del entorno hollywoodiense en el que la banda suele moverse habitualmente. No es raro que se hayan filtrado algunos guiños africanos o brasileños en sus canciones, que no obstante siguen respondiendo a unos cánones accesibles y para todos los públicos.

 

 

Coincidiendo con su fichaje por un gran sello, Conor Oberst ha recuperado el modo de trabajo de sus inicios. De hecho, “Upside Down Mountain”, su reciente nuevo disco, es el primero que graba únicamente a su nombre desde su debut homónimo, en 2008. Se ha pasado varios meses elaborando un repertorio íntimo y personal, grabado con profusión de arreglos (participan más de veinte músicos), pero sin que los árboles impidan ver el bosque: La abundancia de detalles no resta transparencia a unas canciones en las que resuenan ecos folk, pop o country, en esa tradición sonora americana que Oberst cultiva desde que se dio a conocer. Quizá no está al nivel de sus grabaciones con Bright Eyes y peca de cierto conservadurismo, pero sería injusto ponerle pegas. Música adulta, acomodada, pero también con clase, talento y sensibilidad.

 

 

No es casual que a Frank Turner le hayan con Billy Bragg. Les une su espíritu combativo, un timbre vocal similar y, claro, la actitud punk. Nacido en Baréin y educado en Inglaterra, su discreto debut independiente (“Sleep is for the week”, 2007) le sirvió para llamar la atención de Epitaph, que editó “Love ire & song” (2008), pero fue su cuarto disco, el accesible “England keep my bones” (2011), el que cambió su destino, al vender más de cien mil copias. Polydor le hizo una suculenta oferta, así que Turner abandonó Epitaph para editar “Tape deck heart” (2013) con la multinacional. Un trabajo que supone un paso más hacia su transformación en estrella (muy cerca de la puesta en escena de Springsteen), y que presentará en el festival acompañado de su fiel banda: The Sleeping Souls.

 

 

SÁBADO 12

En “Turn Blue”, el álbum que trae a los Black Keys hasta Bilbao, no hay ninguna secuela de “Lonely boy”, la canción que les catapultó al éxito global. Parece una precaución de Patrick Carney y Dan Auerbach ante una situación que quizá les venía grande, aunque mantienen la entente de producción con Danger Mouse (a su lado desde 2008), que igual invoca a Pink Floyd (“Weight of love”) que pinta con barniz de sofisticación neosuol “Year in review” o “In time”. Hay canciones bailables, como “Fever” o “Gotta get away” (de inconfundible sabor stoniano), pero de lo que casi no queda ni rastro es del crudo y pegajoso blues de sus inicios (“Turn blue” es su octavo disco), pese a que la pulsión rítmica de “It’s up to you now” remita a Bo Diddley. No es un reproche. El dúo de Akron lleva años haciendo evolucionar su sonido con coherencia y cautela, incorporando en cada disco nuevos elementos que no traicionan su filosofía sonora pero evitan que se fosilice. Y ”Turn blue” es un nuevo paso en esa dirección.

 

 

La historia de MGMT es como una montaña rusa. La banda comandada por Andrew VanWyngarden y Benjamin Goldwasser llegó a lo más alto con su debut, “Oracular Spectacular” (2008), después de pensar que nadie se interesaría nunca por ellos y encontrarse al borde de la disolución. El éxito les pilló por sorpresa y no supieron refrendarlo desde el escenario, ofreciendo conciertos muy pobres que parecían condenarlos al olvido, pero perseveraron y consolidaron su sonido con “Congratulations” (2010), reivindicando su papel en la escena neopsicodélica y ajustando mejor su directo. En 2013 publicaron “MGMT”, cuyo título parece indicar un nuevo comienzo. Un disco que les muestra más maduros y asentados, como si hubieran digerido tantos vaivenes y se dispusieran a encarar el futuro con renovadas energías. Habrá que comprobarlo en Kobetamendi.

 

 

The Lumineers se han convertido en una de las grandes promesas de la nueva escena folk-rock (esa en la que destacan Mumford & Sons y Of Monsters And Men). Su pegadiza “Ho Hey” (incluida en el trailer de la película “El lado bueno de las cosas”, hecho más importante de lo que parece) les llevó hasta el número 1 en la lista de iTunes, y su disco debut, homónimo y publicado en 2012, fue número 2 en EE UU y entró en el Top 10 en Gran Bretaña, confirmando una tendencia que parece imparable. Abogan por la ortodoxia, como si los devaneos psicodélicos del weird folk nunca hubieran existido y el indie folk hubiera aceptado su condición de delicatessen para minorias, incapaz de lograr mayores cotas de popularidad, y es indiscutible que esa cualidad que hace su música accesible a todos los públicos es una de sus grandes virtudes.

 

 

Tras publicar dos estupendos discos (“Everything All The Time” y “Cease to Begin”), Band of Horses cambiaron de formación, ficharon por un gran sello y comenzaron a mostrar síntomas de desgaste en “Infinite Arms” (2010), que se confirmaron en el flojo “Mirage rock” (2012). Este año han presentado “Acoustic at The Ryman”, un directo acústico grabado en un templo del country que confunde intimismo con sensiblería y resucita los olvidados unpluggeds para recordar lo innecesarios que fueron. Habrá que estar atentos a su concierto, en el que no faltarán grandes canciones de su primera época, para confirmar si hay que darles por perdidos o todavía tienen cosas interesantes que decir.

 

 

Los Enemigos son unos clásicos del rock español, y su regreso ha sido uno de los más celebrados en nuestro país en los últimos años. Además, Josele Santiago, Fino Oyonarte, Chema “Animal” Pérez y Manolo Benítez han entrado en el estudio para grabar disco nuevo. El álbum, que se titulará, casi con total seguridad, “Vida inteligente”, verá la luz pasado el verano, pero antes estrenarán algunas de sus canciones en el Bilbao BBK Live, depués de la intervención a que fue sometido el cantante del grupo, para extirparle un pólipo de las cuerdas vocales. Josele, totalmente recuperado, llega dispuesto a repasar lo mejor de su notable repertorio.

 

 

Cerramos con Skaters, una banda formada por tres americanos y el británico Joshua Hubbard (Dirty Pretty Things), radicada en Nueva York y abocada con su primer disco, el efervescente “Manhattan”, a recordar el estreno de The Strokes (“Deadbolt”, “One of us”), aunque ellos citan como referentes a The Clash (“Band breaker”, “Nice hat”) Mission of Burma o Pixies. Huelen a hype (imagen, apoyo multinacional), pero se han ganado el voto de confianza y el directo será la prueba del algodón necesaria para comprobar si el futuro es suyo, como parece sugerir su debut.

 

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

siete + catorce =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>