MumfordSons RhythmAndPhotos bbk live portada

CRÓNICA BILBAO BBK LIVE 2015: JUEVES

El Bilbao BBK Live festival nació en 2006 en Kobetamendi, aun sin el patrocinio de la que hoy es Kutxabank (conformada, entre otras entidades, por el Bilbao Bizkaia Kutxa, BBK). Lo hizo con Ben Harper, que vuelve al festival para actuar hoy viernes, y Gun´s N´Roses -más concretamente, Axl Rose-. En apenas un año, amparado ya por principal caja de ahorros vasca, el evento creció hasta poner su marca en los 40.000 asistentes que reunió Metallica- fue la única edición con cuatro fechas en dos fines de semana, con Iron Maiden, Red Hot Chili Peppers y Fito-.

En su tercera edición, bandas tan emblemáticas como The Police y R.E.M. actuaron en el festival, y durante 2008-2009, Kobetamendi acogió además, en apenas un par de semanas, Kobetasonik, festival de sonidos metaleros -con Judast Priest, Kiss, Marilyn Manson y Motley Crüe, entre otras bestias pardas-.

Añadiendo escenarios y modificando el recinto festivo año a año -expandiéndose hasta el bosque adyacente, donde los dj´s pincharán hasta el amanecer-, el festival bilbaíno supo después atraer al público extranjero, en su mayoría británico, incluyendo en la oferta de viaje un pase en rojo y blanco por Pamplona; escenario del “Running of the Bulls”.

En el pasado 2014, gracias sobre todo al tirón de The Black Keys, el festival bilbaíno alcanzó su cénit; “sold out” en la antesala de su décima edición. Una edición, esta, que no necesita ya luminarias tan rutilantes para que miles de urbanitas se echen al monte. El Bilbao BBK Live es ya un evento de relevancia al que, independientemente de quién actúe, hay que acudir. La música no es más que la excusa.

Así pareció serlo hasta que una vez anochecido aparecieron en escena Mumford & Sons, los únicos que fueron capaces de aglutinar a la audiencia delante del escenario principal, el Bilbao Stage. Pero dejemos su actuación para el final y rebobinemos.

El festival lo abrieron los locales Larregi, única banda de esta edición que canta en euskera -”demasiado”, significa su nombre-, y que se ganó el derecho a darse a conocer en el Bilbao BBK Live venciendo en la Banden Lehia -competición de bandas-.

Larregi. Foto: Tom Hagen

En una fabulosa jornada veraniega, los autobuses transportaban a miles de festivaleros desde el Botxo hasta la cima de Kobetamendi mientras actuaba Of Montreal -son de Athens (Georgia), ¡la misma ciudad que la que son R.E.M.!-, banda saltarina en la que destacó el atuendo de Kevin Barnes -maquillado y enjoyado-, quien acabó cantando al amor en shorts, con el torso desnudo. Presentaban su reciente “Aureate Gloom”, y lamentamos que no suscitaran demasiada atención.

La jornada comenzó a tomar color con Black Rebel Motorcicle Club. Comenzaron intensos con “Beat the Devil´s Tatto”; una actuación semiacústica que se fue diluyendo con medios tempos como “Returning”. La palidez del trío, que dejó un buen sabor de boca cerrando con “Spread Your Love”, hacía suponer que no están acostumbrados a horarios tan diurnos.

Black Rebel Motorcycle Club. Foto: MusicSnapper

Para cuando Future Islands se adueñó del escenario principal, el festival no había dejado de moverse de un lado a otro, casi más pendiente del merchandising (de regalo) o de entretenimientos varios -djs en carpas de megafonía, karaoke en stands de snacks…-. Synthpop, dicen que factura el trío de Ohio -cuarteto en directo-, que casi calcó la actuación que ofreció en Glastonbury a finales de junio -cerraron con “Seasons (Waiting on You)”, “Tin Man” y “Spirit”-; aunque lo verdaderamente determinante, en Future Islands, es el carisma de su frontman Samuel T. Herring. Ahora canta fino y después grueso -gutural-, ahora se machaca el pecho siguiendo el ritmo y después escribe en el aire cual poeta romántico. “¡Bailemos, bailemos!”, gritaba en castellano; el pobre acabó desfondado y deshidratado.

Future Islands. Foto: Rhythm And Photos

El ocaso acompañó a Counting Crows y comenzó a refrescar en Kobetamendi. Si hasta entonces se repitió el mismo patrón con todas las bandas, la de guardarse los singles para la traca final, la liderada por Adam Duritz y su peculiar peinado -¡ayer con camiseta de New York Dolls!-, próxima a cumplir 25 años, rompió la baraja con su  tercer tema, el hit “Mr. Jones” -seguido de “John Applesed´s Lament”, “Colorblind”…-. Se presentaron en septeto con David Bryson fino a la guitarra, buscando nuevos matices sonoros a ratos con acordeón y banjo. “Fly Away!”, cantaron, como colofón, en “Holiday in Spain” -tras su retirada sonó la omnipresente “California Dreamin´” de The Papas & The Mamas-.

Counting Crows. Foto: Rhythm And Photos

Aunque dedicado a sonidos actuales, los cabezas de cartel del Bilbao BBK Live rara vez llevan menos de una década de trayectoria, como en el caso de Mumford & Sons, capaces de atraer a más adolescentes, e incluso niños, que nunca a Kobetamendi -Muse ha cumplido 20 y The Jesus & Mary Chain se formó en 1984-. Formada a finales de la primera década del siglo XXI, en 2007, la banda londinense presentó su trabajo menos folkie y más eléctrico, “Wilder Mind”  -abrieron con “Snake Eyes”-, pero es con su vertiente más acústica con la que logró encandilar a la asistencia, como pronto se comprobó con “I Will Wait”, seguida de “Below my Feet” y, más adelante, de “Lovers of the Light”; de su eclosión mundial,  (Babel, 2012).

Aunque el cuarteto no nos parezca especialmente transcendente, hemos de reconocer que sus melodías son hermosas y que, experimentada ya en este tipo de formatos, domina la escena con comodidad, controlando los tempos del concierto a su antojo, con nervio. Marcus Mumford se mostró cercano y comunicativo; además de tocar la guitarra -sobre todo acústica- y esporádicamente la batería, bajó a cantar entre el público. En definitiva, funcionaron bien con “Believe” y “Tompkins Square Park”, pero vibrar, lograron hacer vibrar la pradera de Kobetamendi con “Little Lion Man”, de su álbum debut “Sigh No More”.

Mumford & Sons. Foto: MusicSnapper

Tras la banda principal de la jornada, Capital Cities ocupó el segundo escenario. El dúo de L.A., -californianos como Counting Crows y BRMC, estos últimos de Frisco- apeló al baile proponiendo coreografías, mientras pulseritas de colores iluminaban las muñecas de los asistentes. Como cuarteto en directo, con una formación atípica y una trompeta disparada, tocaron “Nothig Compares to You” de Sidnead O´Connor y con “Holiday”, de Madonna, interpelaron al público en castellano reclamando que se desnudase, al tiempo que agitaban al aire sus camisetas: “¡Quítense la ropa!”.

A pesar del entusiasmo de Capital Cities, hacía frío ya en la noche del Bilbao BBK Live. De las principales, la actuación de Disclosure era la última del día. Los británicos hermanos Lawrence tocaron, sobre bases programadas, percusiones y teclados de lado, uno de espaldas al otro. Su propuesta electrónica no es eminentemente visual; incita más al movimiento. El lanzamiento de su nuevo trabajo, “Caracal”, está previsto para finales de septiembre y, ante el inminente evento, interpretaron algún tema nuevo… hasta que ¡el volumen se apagó! mientras ellos siguieron tocando -sí, sí, como sucedió hace algún año con Garbage-.

Disclosure. Foto: MusicSnapper

Ajenos a los problemas de sonido de Disclosure, Nueva Vulcano cantaba “Hemos hecho cosas”. Sí, tocar encima de un bus a la entrada de un macrofestival, entre otras. Con “Novelería” reciente, convencieron al público, más numeroso a medida que avanzaba la actuación.

Del resto de escenarios -nos perdimos a Exxasens y a Bleachers, calificados por BTF como imperdibles-, únicamente nos adentramos en la carpa para saludar a unos viejos amigos, Triggerfingers, veterano trío belga que conocimos en el Azkena Rock de Vitoria-Gasteiz. ¿El directo más contundente del día.

Para cuando Nueva Vulcano finalizó Disclosure estaba de vuelta en el escenario, esta vez con los Lawrence, Howard y Guy, a la batería y al bajo. Así los dejamos cuando abandonamos Kobetamendi. En dirección contraria, la fiesta se adentraba ya en el bosque.

A última hora la organización informaba de que, además de los bonos y las entradas del sábado, durante el día de ayer se agotaron también las entradas del jueves, por lo que apenas quedan unas entradas para hoy viernes en taquilla. El festival comenzó así con una asistencia de 40.000 espectadores.

Portada Mumford & Sons. Foto: MusicSnapper

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,00 de 5)
Loading...Loading...
4 comentarios
  1. Mkv says:

    “independientemente de quién actúe, hay que acudir” para nada de acuerdo.
    Como si fuese barata además la entrada y las consumiciones dentro…

    Responder
    • Redacción ByTHEFEST says:

      Hola amigo Mkv, estoy seguro de que nuestro reportero utilizó esa frase en tono sarcástico. En la introducción de la crónica de ayer hace algo parecido, quizá todavía más evidente.

      Muchas gracias por leernos :)

      Responder
    • Redacción ByTHEFEST says:

      Nuestro reportero no consideró poner en su ruta de conciertos a Dover, no se pueden ver todos.

      Gracias por leernos :)

      Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

14 + catorce =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>