CRÓNICA BILBAO BBK LIVE 2015: SÁBADO

El sábado amanece encapotado en Bilbao, un gris que le sienta de maravilla a la ciudad y que muestra su climatología habitual, no vayan a pensar los visitantes al festival que aquí existe el verano. No es un gris plomizo que oscurece el día, sino un gris claro que apenas descargará al inicio de Muse, el nombre más destacado de los que han participado en la décima edición del Bilbao BBK Live. Junto al sol, también se ha retirado el viento, por lo que la noche de ayer sábado es la menos fría de las tres jornadas vividas.

Antes de “subir al monte”, aprovechamos la última oportunidad para asistir a los pequeños conciertos matutinos que se trasladan al centro de la ciudad -¿la extensión del festival por Bilbao es el próximo reto?-, para los curiosos que se preguntan cómo es que un evento musical pueda seducir a tantísima gente. Pensando ya en el vermouth, casi se me olvida presentar a la banda: son Nudozurdo quienes tocan frente al Teatro Arriaga -Los Punsetes lo hacen en los jardines Albia-. Aprovechando su visita a Bilbao el trío madrileño dedica un tema al falso monje Shaolín.

Miles de portadores de pulseritas rojas transitan entre las siete calles y, muy especialmente, descansa en las terrazas de la villa, como en las de la Plaza Nueva. Hasta el Guggenheim, emblema de titanio del nuevo Bilbao, menos canalla y más hospitalario, se ha sumado a la fiesta ofreciendo descuento en la entrada para los visitantes de Kobetamendi. Macrofestival musical y Basquiat en el mismo pack, ahí es nada para todo hipster que se precie.

Para evitar malentendidos, diremos que la música, esta vez sí, importa -la atracción de Muse se hace presente desde hora temprana-. Aunque seguimos pensando que sería difícil explicar un evento de esta envergadura enfocándola desde el plano méramente sonoro. “¡A qué se viene a un festival si no para hacer amigos!”, exclama una burgalesa que nos invita al mediodía a compartir mesa con su cuadrilla.

En Kobetamendi, la jornada se abre con los locales Señores, con la ya castigada audiencia a otra cosa. Muchos son los que ni siquiera prestarán atención a Vintage Trouble ni a The Cat Empire. Los primeros proceden de L. A. de California, facturan soul-rock y destacan en “Run Like the River”,  contando con el huracanado Ty Taylor como carismático frontman -nos sedujeron ya en la playa de la Zurriola, en el anterior Jazzaldía de San Sebastián-. Los segundos vienen desde las antípodas salpicados de ska; dos propuestas más que divertidas.

Vintage Trouble. Foto: Rhythm And Photos

El rítmo decae con Kodaline. Los melódicos irlandeses y la delicada voz de Steve Garrigan  requieren mayor atención pero resultan demasiado melosos y su recuerdo será efímero en nosotros; ni siquiera “All I Want” nos alcanza. Junto a ellos encuadramos a Bear´s Den, banda que coge su testigo en la carpa, también en acústico, y que suena algo más animosa aunque compita con la rave un tanto ruda, difícil de comprender y fácil de bailar, del dúo The Ting Tings; en trío con formación y disposición atípica en directo. Un macrofestival tiene mucho de menú degustación -o de buffet libre- y nos enmarañamos de un lado a otro tratando de abarcar todo e incapaces de apreciar (el fondo de) nada o casi. Del bus de la entrada, decir tan solo que el shoegaze de Neuman sonó muy bien.

The Ting Tings. Foto: MusicSnapper

Pero antes de picotear entre las tres bandas recientemente citadas, y con el firme propósito de prestar más atención que en jornadas anteriores a la carpa, nos encontramos allí a Sheppard, subrayados entre los imperdibles por la previa de BTF. “Geronimo”, hit guardado para el cierre, define y resume la vitalidad de la banda, tan colorida en las cabezas de sus músicos femeninos como en lo musical.

Sheppard. Foto: Rhythm And Photos

Si Emma y Amy Sheppard destacan al frente de los australianos, Nanna Bryndís dirige a los islandeses Of Monsters and Men vestida con una túnica negra. La noche anterior habían actuado en el Cruïlla de Barcelona, en cuya crónica relata Aïda Camprubí: “ofreciéndonos un concierto único (rezamos por su salud, para que no se repita)”; sin poder saber que sí, que repetirán jugada en Bilbao, ¿señal de que les funciona? Nos explicamos, Of Monsters and Men anunciaron un set más corto por enfermedad de su bajista.

Comenzaron contenidos con “Thousand Eye” y prosiguieron in crescendo con “King and Lionheart” y “Crystals”. Sin amilanarse ante tan nutrida audiencia -precedían a Muse en el escenario principal-, pronto tendrían al respetable coreando una a una las canciones, con gente subida a hombros de gente. Fue el suyo un bolo compacto, acústico -más pop que folk, pues en su reciente “Beneath The Skin” no hay una raíz a la que agarrarse- y que casaría muy bien con el de Mumford & Sons, cuya apoteósis llegó con “Little Talks”. Dejaron al público con ganas de más, lo cual (casi) siempre es bueno.

La brevedad del directo de Of Monsters and Men alargó la espera para la aparición de Muse (en más de una hora); hecho al que hay que sumar que fueron muchos los que decidieron defender su posición ante el stage uno -alguno llevaba allí quieto parado ¡desde las seis!-. ¿Sacaría provecho Muse de tanta expectación?

Mientras, solo unos pocos avezados supieron resguardecerse en la carpa, donde apabulló el dúo británico Zoot Woman. Su electrónica de voz en falsete resultó ser un predecesor ideal para Muse.

En el debate en contra o a favor de Muse como principal baza de un cartel, el del décimo aniversario, que a priori nos parecio un tanto flojo, nos alineamos claramente con Cervera, aun estando plenamente de acuerdo con lo escrito por Rodríguez Jimeno -los dos Rafas enfrentaban pareceres en BTF-; son “grandilocuentes” y suenan “ampulosos”. Lo hacemos a favor, porque saben a qué juegan y son prácticos, capaces de ofrecer al espectador lo que desea. Al fin y al cabo, el Bilbao BBK Live está para que el asistente vuelva a casa entusiasmado, como así parece fue con Muse, aunque no del todo en nuestro caso.

Comenzaron fuerte con “Psycho” y “Supermassive Black Hole”, sonando a masa delante y mejor detrás, y pasando no tan de puntillas por “Drones” -de su más reciente lanzamiento, además de “Psycho” y “Mercy”, sonaron “Reapers” y “Dead Inside”; cuatro (son doce) de diecisiete temas interpretados-. Después de darse un respiro en canciones como “Resistance”, que permitieron a Matt Bellamy sentarse al piano, ofrecieron todo sus hits al final, “Time Is Running Out” y “Mercy”, tras la cual lanzaron confetti y balones gigantes con “Reapers”, antes del colofón con “Uprising” y “Knights of Cydonia”; también en falsete, para deleite de viejos y nuevos fans. En un directo rodado, en el que solo sobró algún estéril rasgeo de mástil como interrupción entre canción y canción, sonó además algún riff de AC/DC en “Hysteria”.

Hoy (ayer para tí, lector), las praderas de Kobetamendi no son verdes ya, la aridez de la tierra se nota en el ambiente, la sensación no es tan agradable como la de pisar hierba. Si el jueves nos pareció estar en la jornada más plácida y relajada del Bilbao BBK Live estos últimos años, Muse nos trae al presente, este sí es el festival abarrotado de los últimos años, el de The Black Keys o el de Kings of Leon. ¡Con Muse, quién nos lo íba a decir!

Mientras la banda británica aún da sus últimos coletazos (o mejor, guitarrazos), nos adentramos en el bosque, donde nos espera Trajano!, presentando “Antropología”, con la voz engolada del personalísimo vocalista Lois Brea. Ante una audiencia inicial de apenas veinte personas, “somos Muse”, se presenta divertido. La mayoría del público que sigue con ganas de fiesta, que lo hay, opta por sumarse al trance de SBTRKT -pronunciese subtract-, enmascarado que esconde el dubstep de Aaron Jerome, presentado en trío. Solo unos pocos privilegiados pueden mecerse en la tarima de la carpa, donde unos arrolladores Delorean revitalizan el espíritu por medio  del baile. El cuarteto de Zarautz mudado a Barcelona ha presentado recientemente “Crystal” en Pichfork; suenan apabullantes en Kobetamendi.

El picoteo no da para mucho más -esperemos que Elyella Dj´s nos perdonen por marcharnos sin avisar-, pues el cansancio hace mella. Mientras son miles ya los que emprenden la bajada hacia el bus, la página web del festival activa la cuenta atrás con un segundero que anuncia: “¡ya queda menos!”. Afortunadamente, hoy nadie nos ha ofrecido pillar M o participar en una jam de madrugada; hubiéramos dicho sí a por lo menos una de las propuestas.

El festival, que ha colgado el sold out por segundo año consecutivo, ha reunido a más de 140.000  espectadores, pues a los 40.000 diarios que han acudido a Kobetamendi, la organizadora Last Tour suma la asistencia del ciclo Bereziak, 21.000, entre los que se incluyen los conciertos matutinos señalados al comienzo de la crónica.

Foto de portada: Tom Hagen (Muse no dejaron hacer fotos durante su concierto, pero sus fans sí se dejaron)

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 3,50 de 5)
Loading...Loading...
4 comentarios
  1. Oscar says:

    Hola, enhorabuena por el trabajo, aunque habéis errado en la explicación de las canciones de Muse; del nuevo álbum sonaron Psycho, Dead Inside, Mercy y Reapers, sí, pero también The Handler (es pasable descartar las dos intros que en el cd cuentan como canciones, pero entonces ya no son cinco de doce, sino cinco de diez). Un saludo de uno de los que estuvo ahí plantado desde las 17!

    Responder
    • Redacción ByTHEFEST says:

      Hola amigos, gracias por leernos!
      Es muy fácil que en una crónica global de un día de festival se escape alguna canción. Entendemos que lo importante es la sensación global, no repasar el set list. Igualmente muchísimas gracias por el apunte :)

      Responder
  2. pakomuse says:

    No sé q quereis decir con q Muse cantó 4 de 12 temas d su último disco (x cierto creo q fueron 5, cantaron the handler) creo q hay grupos q sacan disco y todavia cantan menos cortes d su último trabajo, desde el 2013 q no tocaban en España y tocando en un festival lo normal es tirar d repertorio, encima cantaron canciones q no suelen tocar: micro cuts, citizen erased y alguno más, no lo sé, no he tenido la suerte d ir al festival. Añado un cabeza de cartel como Muse, es todo un lujo no, un lujazo, un grupo capaz de llenar un estadio de futbol es algo muy bueno, los del BBK han ido sobre seguros, con Muse sabian q no iban a tener problemas para vender los abonos, si además ponen el jueves a Mumford and sons, ya tenian asegurada la venta total de los abonos

    Responder
  3. Fran says:

    Tambien tocaron The Handler del nuevo disco, ya son 5, que para un concierto de fest que tienen que ser breves lo veo correctissimo.

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cuatro × 3 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>