Columpio cabecera

CRÓNICA CONTEMPOPRANEA: SÁBADO

Cuando Agustín Fuentes, director de Contempopranea Badajoz, anunciaba el festival, decía que pretendía que el público se sintiera mimado. Damos fe de que lo ha conseguido: Sin problemas en los accesos; con un recinto, la Alcazaba, que parece sacado de un cuento de las mil y una noches; un escenario principal imponente, sobrado de watios de sonido y luz; además de un espacio amable, con posibilidad de sentarte o de recostarte en una ladera de césped con vistas a la ciudad. Pocas quejas debe haber tenido durante el fin de semana. Un festival amable en todos los sentidos para el público y una ciudad, Badajoz, encantada con la visita, y los euros, de un perfil de festivalero que busca algo más que una ristra de nombres y la perspectiva de una melopea musical.

En Contempopranea, quien no se divierte es porque no quiere

La segunda jornada de esta primera edición de Contempopranea en Badajoz era a priori la más golosa: Nunca había tenido el festival extremeño una pléyade de luminarias del indie pop de este calibre. Entre las ocho de la tarde y las dos de la mañana se iban a suceder en el escenario del festival Veronica Falls, El Columpio Asesino, The Pains of Being Pure At Heart y, sobre todo, la única presencia en un festival europeo de Mercury Rev.

Veronica Falls

A Veronica Falls les bastaron cuarenta minutos para repasar la colección de perlas de pop sembradas en sus dos discos hasta el momento. Apenas eran las ocho y poco de la tarde, pero ya se veía frente al escenario a una nutrida representación de amantes del indie pop académico esperando el que para ellos era una de los platos principales de la noche. Comenzaron con la más Beat Happening de sus composiciones, “Beachy Head”, de su disco debut, un rayo de surf rock que enganchó al público desde el primer guitarrazo. Al momento llegaría “Waiting For Something To Happen”, tema que da nombre a su segundo disco, con una Roxanne Clifford adorabilísima, que forma un dream team poppie perfecto con los coros y guitarra de James Hoare. Alguno casi le pide matrimonio a la londinense en “Buried Alive”. Cerraron su concierto con las que son seguramente sus dos mejores canciones “Found Love in a Graveyard” y “Come On Over”. Lo que hacen, lo hacen perfecto. No se les puede pedir más.

Cristina Martínez (El Columpio Asesino), desatada

Después llegarían El Columpio Asesino, uno de los pocos grupos españoles que garantiza un directo tan sólido como disfrutable, además de una cantidad considerable de tickets vendidos. Tienen disco nuevo y arrancaron precisamente con “Babel”, la canción que lo abre. Y siguieron con “A la espalda del mar” y “Ballenas muertas en San Sebastián”, también de este último álbum. Es fórmula recurrente de los grupos cuando han alcanzado cierta madurez y tienen un repertorio considerable de grandes éxitos la de dividir el concierto en dos mitades, una primera dedicada al último trabajo y ya una segunda repasando su historial en riguroso orden de popularidad. Más o menos eso hicieron los pamplonicas. Ocurre que si el último disco desmerece, el concierto acaba dividiéndose en dos mitades, la parte que disfrutan los músicos, hastiados de tocar los mismos temas, y la parte que disfruta el público. No fue el caso. Su nuevo disco está a la altura de sus mejores momentos y desde el primer hasta el último tema la cosa fue un no parar. Cristina cada vez tiene un protagonismo mayor en el grupo, lo mismo toca el teclado, que apalea el pad de efectos electrónicos, que canta, que susurra, que da guitarrazos… es aparecer sobre el escenario y llevarse la primera ovación (y piropos varios). Es un vendaval ella y lo es el grupo. No menos llamativo es ver en primer plano a Álvaro Arizaleta, cantando y sacudiéndole a la batería, o al segundo percusionista, Íñigo Sable, que también se reserva para él uno de los momentos de la noche cuando agarra la trompeta para rematar el concierto en esa catarsis colectiva en que se convierte “Vamos”. Un remate apocalíptico para una faena que ya habían bordado con “Perlas”, “Diamantes” o el himno de la banda, “Toro”. Tensión, violencia desatada, sensualidad, ritmo marcial, el escenario parecía un volcán escupiendo lava, un magma arrasador que contó con una amplificación y una acústica perfecta. El mejor concierto de la noche.

Kip Berman, líder de The Pains of Being Pure at Heart

Difícil lo tenían para superarlo los neoyorquinos The Pains Of Being Pure At Heart, habituales de los escenarios españoles, esta vez presentando disco nuevo y formación casi inédita. Solo se mantenía de sus últimas visitas su líder Kip Berman, por el camino se ha quedado la atractiva Peggy Wang, aunque su sustituta (Jess Weiss) no desmereció. Estos son otros que lo que hacen no lo pueden hacer mejor. Es grupo de single fácil, con pintas de niños bien: Sus miembros parecen haber estudiado en la universidad cómo parir hits sin aparente dolor. Del nuevo, temas como “Eurydice” (por momentos, muy Arcade Fire), y de los anteriores, “Young Adult Frictions”,  “This Love Is Fucking Right” o ese grito de we will never die del tema “The Pains Of Being Pure At Heart” con el que terminaron su concierto. Notable alto.

Jonathan Donahue, marinero en tierra

Y llegó el momento que todos estaban esperando, y apareció Jonathan Donahue con una gorra de marinero y bebiendo a morro de una botella de vino que mostraba como un trofeo que acabara de pescar. Él y Grasshopper son los únicos Mercury Rev genuinos sobre el escenario. Necesitó el grupo de unos cuantos temas para encontrar un sonido más o menos digno, y no fue hasta que empezaron con las canciones de “Deserter’s Song” que el público empezó a entrar en el concierto; “The Funny Bird” fue la primera en caer. El histriónico Donahue se empeñaba en simular ser el director de una orquesta imaginaria, (por momentos parecía una caricatura de Luis del Olmo dando señales a su técnico), y la voz iba y venía con la misma facilidad que dificultad tenía el muchacho para mantenerse en pie. Suerte que tenía el micro para agarrarse. No fue mayor el despropósito porque Mercury Rev poseen monumentos como “Opus 40”, “Secret For A Song”, “Holes”, “Goddes On A Highway” o “The Dark Is Rising”, que casi consigue que echáramos a volar. De todas formas, la distancia entre lo que podrían hacer y lo que resultó es demasiado grande.

El mesías de Mercury Rev

Para terminar la noche, después llegarían Love Of Lesbian, que congregaron a más público del que ningún grupo había logrado durante las dos jornadas y lo embelesaron con su música chiste. Una puesta en escena interesante, apoyada por cuatro monitores que van mostrando imágenes para ilustrar las canciones, es lo único que se puede salvar del concierto de los catalanes. Su repertorio parece un muestrario de ocurrencias de adolescentes en el parque: “Te hiero mucho”, “Pizzigatos”, “El ectoplasta”, “El hambre invisible”, “Manifiesto delirista”, “Miau” o “Si tú me dices Ben, yo digo Affleck”. Sonaron todas. Además del clásico “Club de fans de John Boy”, y para rematar el delirio y el concierto, la música de un anuncio de cerveza. Señores barrigudos y peludos corriendo como posesos en calzoncillos, caricaturas de Axl Rose, en fin… Como me comentaba un compañero, “parece que Love Of Lesbian han pasado de reírse de ellos mismos a reírse de la gente”. Pero oigan, las cosas como son, la gente, adolescentes féminas en gran número, encantada.

Nita, de Fuel Fandango

Sentimientos encontrados con la rave abaniquera que montaron a continuación Fuel Fandango. No acabo de ver claro lo de la mezcla esta de electrónica y flamenquito en espaninglish que hacen, aunque a la que se descuida uno se le van los pies con la música y la presencia de Nita, que lucía corpiño y mantón de manila. Daban ganas de arroparla un poco, teniendo en cuento el fresco que corría ya a esas horas por el cerro de la Alcazaba. Al final, The Zombie Kids pusieron el broche bailable a un Contemporanea Badajoz que ha cumplido de sobra con sus objetivos para esta primera edición.

Texto: Santiago Cotes

Fotos: Rafa Marchena

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

9 + quince =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>