cabecera dreambeach

CRÓNICA DREAMBEACH VILLARICOS

La alquimia describe la facultad de transformar una sustancia o materia en otra distinta con ciertos tintes de misticismo y espiritualidad. El Dreambeach lo hace perfectamente. Primero, mezcla con sabiduría el público que desea. Un target comprendido entre 18 y 25 años, con muchas ganas de pasarlo bien y con recursos económicos moderados. Los agrupa en una zona de camping ligeramente organizada y los extiende por toda la costa de Vera. Ochenta mil personas, ahí es nada. En segundo lugar, proporciona dosis musicales para casi todos los gustos, dentro del marco de la música electrónica. Estudia cariñosamente los componentes principales y se trae a algunos de los mejores cabezas de cartel del panorama nacional e internacional. Y en tercer lugar, los mezcla dentro de la probeta que es el propio recinto y el entorno natural. La mezcla es, cuanto menos, digna de experimentar una vez por los amantes de la música.

 

Ambientazo: Ochenta mil asistentes

 

El festival dio inicio el jueves por la tarde/noche en la zona de camping donde se llevó a cabo la final del concurso Andalucía Suena. De esta manera, “Wellcome Villaricos” homenajea a la gente joven que se desplaza hasta el festival los días previos y hace del camping su medio de relación y supervivencia.

 

Dub Elements

 

El viernes día 8 se abrían las puertas del festival. El recinto clasificaba las distintas tendencias de la música electrónica en cuatro espacios. El Stage Brugal como escenario principal, la acertada Open Air San Miguel y las carpas Bull Stage y Dreams Tent. La noche en el Stage Brugal pasó de forma fugaz, desde las sesiones trabajadas de Dub Elements hasta la actuación de un Snoop Dogg que no dejó indiferente al público. En el plano positivo, porque cantó todo el repertorio mágico de sus míticos hits, y en el negativo, por no arriesgar con una actuación más acorde con su nuevo estilo y disco. Borgore y Zomboy demostraron después, con trabajadas sesiones en directo, por qué el dubstep es un estilo musical en alza. El Open Air también homenajeó el género con los acertados La Musique D’Ordinateur, Les Castizos, etc.

 

Snoop Dogg

 

Mientras, la carpa Bull Stage mantenía el ritmo constante del tecno y el minimal, con Cristian Varela y Fátima Hajji, entre otros, haciendo las delicias de sus seguidores.La noche terminó con Carl Cox, en una carpa que se le quedó pequeña, quizás por el peso de su nombre y lo que representa. Un gran gentío esperó en los alrededores un “musicón” que no llegaría.

 

Carl Cox

 

Llegó al Sábado 9. Aun habiendo dormido y descansado poco, las ganas y los nervios todavía estaban a flor de piel. La carpa Bull Stage fue la primera en dar comienzo y en subir el nivel. Desde el mítico Jeff Mills hasta el afamado Oscar Mulero, todos los artistas consiguieron realizar una sesión completa e intensa, ofreciendo al público lo que necesitaba: música como aire para los pulmones.

 

Jeff Mills

 

En la carpa Dreams fue Richie Hawtin quien dio el do de pecho, hacer vibrar desde la primera hasta la última persona. La nota negativa del festival sucedió durante la actuación de Gonçalo: Una bochornosa pelea. Aún estamos buscando a los de seguridad.

 

El show de Richie Hawtin

 

En el escenario Open Air la gente vibró con los nacionales Gomad!&Monster, Modestep en una versión de Dj Set (personalmente pienso que el Dreambeach merecía la versión en acústico) y el pedazo de actuación de I Am Legion (Foreign Beggars + Noisia). Esta gente sí que ha sabido dar con la fórmula para combinar rap y música electrónica.

 

Armin van Buuren

 

En el escenario principal pudimos ver la única actuación en España de W&W, Brian Cross, los crecientes Knife Party y el único DJ que lleva años capitaneando la lista de los mejores del mundo, el señor Armin van Buuren, quien tuvo el honor de cerrar el festival con su famoso tema “This is what it feels like”, acompañado de una lluvia de confetis y fuegos artificiales.

 

Apoteosis a base de confetti

 

Dreambeach 2014 ha superado en un veinticinco por ciento el número de asistentes de su edición anterior y para que un festival consiga aglutinar a tanta gente, tan dispar y de orígenes dispersos por toda la geografía española, algo tiene que estar haciendo bien. El equipo de sonido y de iluminación estuvieron más que a la altura de las circunstancias. Los precios de las barras eran casi “populares”, mientras que la oferta de alimentación puede mejorar para ediciones posteriores. La noria del pasado año fue sustituida por dos atracciones para los que necesitan aumento extra de adrenalina y los baños, como en casi todos los festivales, terminaron siendo un barrizal. El acceso fue escalonado ambos días, mientras que la salida, en especial el sábado, se puede considerar caótica. Los autobuses, colapsados, y la caminata hasta el parking, son elementos que se deben mejorar para que no se convierta en una procesión del jueves santo.

 

La gente lo dio todo

 

La organización debe agradecer a todos los municipios costeros la paciencia que tienen con los “dreamers”, que durante tres días asolan allá por donde pasan, del mismo modo que, en una relación simbiótica, estos “dreamers” dan de comer a muchos negocios durante estos días (si calculamos una media de cincuenta euros por día en comida y alojamiento, multiplicado por tres días y por los ochenta mil asistentes, el resultado es un sólido argumento para que la iniciativa continúe).

 

¡Hasta el año que viene!

 

Dreambeach es un festival novel. Para mejorar, deberá mirarse en sus hermanos mayores, ya que la organización y las medidas de seguridad y limpieza siguen siendo deficientes. De esta forma, la alquimia subirá de escalón y pasará a entenderse como ciencia química, y por lo tanto, el producto será mejor y más controlado.

Texto: Ekuomo Ndlo

Fotos: Dreambeach Villaricos

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...
2 comentarios
  1. earl says:

    os habeis colado 80.000!! las cifras oficiales son 37.000, en el camping 18.000 creo recordar. Y esos calculos de 80.000 x 50e…

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

uno + cuatro =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>