Niño de Elche Foto Liberto Peiro (5) portada

CRÓNICA MONKEY WEEK 2015: DOMINGO

La última jornada del Monkey Week mantuvo el nivel de todo el festival, que cierra su edición de 2015 con un balance netamente positivo. Durante todo el día se sucedieron los conciertos en los diferentes escenarios, y los escasos episodios de lluvia no deslucieron la celebración de las actuaciones. Entre todas ellas, tres destacaron por los nombres propios que las protagonizaron. No pudieron ser más diferentes en cuanto a sonido e intenciones, pero todas serán recordadas entre los momentos álgidos del festival este año.

Niño de Elche / Foto: Liberto Peiró

La fama de Niño de Elche está creciendo como la espuma, y con razón. Su directo despertó tal expectación que llenó por completo el teatro Muñoz Seca, y el cantaor Francisco Contreras no defraudó. Sí, créanlo: Ha nacido una estrella que va camino de convertirse en fenómeno de masas, y lo merece con creces. No actuó con su banda al completo, sino en formato trío, acompañado por el excelente guitarrista flamenco Raúl Cantizano y por Darío del Moral, de Pony Bravo (teclados, secuenciadores). Presentaban “Voces del extremo”, el disco que ha catapultado una carrera hasta ahora circunscrita a los márgenes del flamenco, pero que ha dejado de ser un secreto a voces, porque Contreras es un gigante, un artista total, un personaje más allá de un único género, que aglutina poesía y performance, vanguardia, humor y política. En una hora de concierto, fue capaz de invocar a Neu!, Enrique Morente, Laurie Anderson, Nile Rodgers, John Cooper Clark, Faust, Scott Walker, Chiquito de la Calzada o Brian Eno, entre otros, tomando de cada uno de ellos lo que necesita para elaborar un discurso de rigor inapelable, que va del ambient teñido de lírica literaria al kraut jondo. Sí, Niño de Elche es de esos músicos incatalogables que obliga al periodista a inventar nuevas etiquetas (que él, como corresponde, rechazará), porque su reino no es de este mundo. Tanto su propuesta sonora como su firme postura ideológica se sitúan a distancia sideral de todo lo que se ha podido ver en el festival. Así de rotundo. Una España que parece abocada a padecer una nueva embestida de la cultura de marca blanca necesita artistas con un compromiso ético como el suyo.

Captains / Foto: Liberto Peiró

Fue el nombre que más se recordará del Monkey Week 2015, pero no el único. En una pequeña sala de la ciudad, ante muchos menos espectadores y lejos de los focos de atención mediática, Fee Reega lanzó un grito desesperado que debería haber roto todos los cristales de la ciudad. La alemana afincada en Asturias llegaba a Cádiz con Captains, un nuevo proyecto donde le acompaña David Baldo. Escucharla cantar textos como “Soy tu barco, navégame”, verla lanzarse al suelo en trance o asistir a su capacidad para crear un clima de desafiante sexualidad es una experiencia que no se ve todos los días sobre un escenario. El recurso fácil es citar a la Courtney Love de “Pretty on the Inside”, pero no conviene quedarse en la superficie. Reega posee personalidad propia, y el escaso público supo apreciarlo, pidiendo con insistencia un bis que no se produjo porque los horarios del Monkey Week son muy ajustados. Pero su impactante puesta en escena (y un sonido crudo, directo, sin filtros) es de las que permanecen en la memoria.

Mikel Erentxun, Joaquín Pascual y Paco Loco / Foto: Liberto Peiró

El tercer nombre propio del día fue también el más inesperado. Porque pocos podían imaginar que Mikel Erentxun se colara en el top de conciertos del domingo. No lo hubiera logrado, desde luego, presentándose con la guitarra en ristre para interpretar su repertorio del modo tradicional. Pero su puesta en escena no pudo ser más sorprendente. Acompañado de Paco Loco (secuenciador, caja de ritmos) y Joaquín Pascual (teclados), se transformó en Alan Vega para ofrecer una relectura de algunas de sus canciones en clave de ruidismo sintético. Casi sin haber realizado ensayos previos, y en apenas media hora, el trío fue capaz de resucitar el espíritu de Suicide y cambiar la imagen del solista vasco. El público se frotaba los ojos escuchando temas de Duncan Dhu, como “Cien gaviotas” o “Esos ojos negros”, sonando como auténticos atentados sónicos, a volumen brutal, mientras Erentxun (detrás de los otros dos, casi parapetado) se retorcía y se metía en un papel totalmente nuevo para él. Si todo fue una gran broma, bravo por un músico que ha sido capaz de dar una imagen diferente de sí mismo. Y por sus acompañantes, que también se la jugaban en un experimento que se saldó con un rotundo triunfo. Conciertos como este son los que hacen especial al Monkey Week, un festival en el que puede pasar de todo.

Revolta Permanent / Foto: Liberto Peiró

Por ejemplo, que un joven cuarteto de Barakaldo que toma su nombre de un documental sobre Lluís Llach ponga patas arriba una concurrida plaza de Alfonso X a base de rap de combate cantado en euskera. Revolta Permanent es una apisonadora rítmica que bebe de Public Enemy, Prodigy o Nine Inch Nails y cocina un potente hip hop con base electrónica que va directo al estómago, servido por un Dj y productor que lanza munición de peso desde la mesa y el laptop, un guitarrista con ADN metálico y un par de MC’s con tanto desparpajo como actitud. Se les podrá achacar cierto efectismo, pero se puede justificar cuando se consiguen resultados tan apabullantes.

Baywaves / Foto: Liberto Peiró

Entre las muchas otras propuestas del cartel, también tuvimos tiempo de constatar que los murcianos The Purple Elephants son una muy solvente banda de blues, capaz incluso de salir airosa aunque le toque lidiar con un escenario poco agradecido (el del Monkey Market) y un horario algo intempestivo (el de la siesta). O de echar un vistazo a Baywaves, que practican una simpática psicodelia pop cercana a The Dukes of Stratosphear y cuentan con el mismo bajista que Lois, siempre preocupado porque su melena luzca en la mejores condiciones. Y de atisbar brevemente el pop de raigambre mod con toque sofisticado y aliño soul del trío madrileño Betamotion, que tuvieron un inicio en falso cuando trataban de guiñar el ojo a “All the Young Dudes” (Mott The Hoople), pero después estabilizaron el barco y siguieron echando mano de préstamos ocasionales (como el de “Eleanor Rigby”, de los Beatles).

Jayu / Foto: Liberto Peiró

Más madera: La jovencísima cantautora chilena Jayu, que participaba en el festival dentro del circuito de conciertos Artistas en Ruta, se presentó en trío, con una caja de ritmos que surtió de bases a su pop de sonoridad acústica y aire refrescante, aunque todavía algo bisoño. Los barceloneses Jolly Jumper echaron mano de todo el repertorio de tics del rock americano, acogiéndose al legado de Black Crowes, ZZ Top o Lynyrd Skynyrd para acabar sonando como los primeros MClan. Se les vieron demasiado las costuras. Como a The Loud Residents, que sin embargo saben obtener mejor rédito de su devoción por Neil Young y Sonic Youth. La clave está en su competente guitarra solista, que desata la furia de su instrumento con tanta eficacia como imaginación, destacando claramente entre sus compañeros.

The Loud Residents / Foto: Liberto Peiró

La programación nocturna de la sala Mucho Teatro (que, pese a su atractiva arquitectura, nunca sonó en condiciones) la abrió Julio de la Rosa, que inició su show a capella y luego se colgó la guitarra eléctrica para ofrecer el concierto que lleva rodando desde hace bastante tiempo por los escenarios de todo el país, que domina a la perfección y se basa tanto en las capas de sonido que crea con los pedales de loops como en una interpretación en la que suele echar el resto a nivel emocional. Helena Goch se le unió en momentos puntuales para aportar el siempre agradecido contraste que aporta la voz femenina.

Julio de la Rosa / Foto: Liberto Peiró

Después, Chencho Rodríguez celebró su fichaje con Warner (que reeditará el disco que grabó para el sello sevillano Fun Club) con un concierto de power pop impoluto. Que el guitarrista llevara una camiseta de Big Star era todo un síntoma, y el cantante, con recursos más que suficientes (la experiencia es un grado) y canciones de una corrección fuera de duda, se pudo dar un homenaje más que merecido, en una sala muy caldeada, tanto por la respuesta del público como por la ausencia de aire acondicionado, como consecuencia de una avería.

Beautiful Señoritas / Foto: Liberto Peiró

Una escapada aprovechando un receso entre bandas aún nos permitió asistir al despliegue que ofreció el trío sevillano Beautiful Señoritas, al que comparan, y no faltan motivos, con la Blues Explosion de Jon Spencer. Raw rock and roll en sus diversas variantes (garage, punk) servido con convicción indiscutible, aunque también muy derivativo. La versión de “Chicken Run” (Link Wray) sirve para concretar aún más por dónde iban los tiros, del mismo modo que, ya de vuelta a la sala Mucho Teatro, las pleitesías a The Byrds ayudan a entender las intenciones del Grupo de Expertos Solynieve, que ofrecieron un concierto en su exquisita línea habitual. Otro de sus estimulantes alegatos meridionales, que se topó con un público tan numeroso como parlanchín, aunque no tuvo problemas para imponerse por clase, temple e inspiración.

Grupo de Expertos Solynieve / Foto: Liberto Peiró

Y no hubo tiempo para más. El notorio incremento de público, la variedad del cartel y el excelente ambiente que se ha respirado por las calles del Puerto de Santa María durante tres días hablan por sí solos del éxito de una iniciativa que crece cada año. Profesionales, artistas y público comparten una experiencia que todos los implicados han valorado muy positivamente, aunque desde algunos sectores se apuntaba la opción de dar un enfoque diferente al Monkey Market, con objeto de que resulte más provechoso para las empresas participantes (festivales, tiendas, sellos). En todo caso, son cuestiones que hablan de un proyecto vivo, en desarrollo permanente, que ya es una de las citas ineludibles de la temporada para tomar el pulso a la escena musical española (e internacional, puesto que la presencia de bandas foráneas sigue aumentando). Larga vida al Monkey Week.

 

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 3,00 de 5)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

catorce − uno =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>