Movement

CRÓNICA PRIMAVERA CLUB: DOMINGO

Punto final a una nueva edición del Primavera Club, tras un año de descanso, y hora de hacer valoraciones. Musicalmente podemos hablar sin tapujos de un año brillante. Sin cabezas de cartel claros ni grupos con una trayectoria dilatada, el festival ha apostado claramente por los talentos emergentes, y cabe aplaudirlo porque era su filosofía en sus orígenes y porque es todo un riesgo programar a este tipo de bandas y vender abonos al irrisorio precio de 25 euros.

 

El público barcelonés respondió

 

En cuanto a la producción y otros aspectos extramusicales, hay que elogiar el hecho de que todo haya funcionado como un reloj suizo. Sí, han cancelado cuatro grupos, pero eso no ha sido, ni mucho menos, culpa de la organización. El hecho de que la programación se dividiese en diversas salas fue bueno para que éstas estuviesen descongestionadas, es decir, se podía ver los conciertos sin grandes agobios salvo en Alvvays y JUNGLE, pero tampoco hasta el punto de decir que estuviese el ambiente desangelado. Eso sí, con una programación tan atractiva y con tanto talento por descubrir, se hubiese agradecido poder ver más bandas al día. Tres o cuatro es demasiado poco para un festival. Quizá si se hubiesen centrado en los dos espacios de Apolo el resultado hubiese sido más satisfactorio.

 

CARLA

 

La jornada del domingo empezó con CARLA, una de las nuevas perlas de la cantera de Vic, convertida en la segunda ciudad catalana en términos musicales. Curiosamente, la formación está liderada por Carla Serrat, la hermana de Joana Serrat, y aunque las comparaciones son injustas, lo cierto es que auguramos una trayectoria aún más brillante que la de Joana, que ya es decir. En formato dúo (también familiar: el batería era su hermano Toni), ofrecieron pequeños bombones de pop electrónico para amantes de la música más sensible y sofisticada. El doble sencillo “Let’s Burn A Forest” fue suficiente como para despertar el interés a primera hora en el Teatre Principal y ver qué tenía que ofrecer. Y fue mucho. Tocó más canciones, entre ellas una versión de “Ring Of Fire” (Johnny Cash) que sonó de maravilla. Con un sonido menos electrónico que de costumbre, la catalana demostró tener un talento que parece llevar en la sangre, y entregó temas como “In The Forest”, por el que perfectamente pelearían Beach House.

 

Movement

 

Lo que vino luego fueron palabras mayores. Movement es un trío de Sidney que en los últimos meses ha ido sorprendiendo al personal con una serie de sencillos recopilados en un EP homónimo editado en Modular. Se mueven entre el soul, el R&B y la electrónica que tanto gusta ahora y que les ha valido comparaciones con gente como James Blake, Prince o The xx. ¿El hype de la temporada? Puede ser. Pero sobre el escenario del Teatre Principal demostraron que no son flor de un día. Su actuación sólo duró media hora y constó de seis canciones, pero fueron suficientes como para meterse al público en el bolsillo (había bastante gente y se escuchó un sonoro “¡Quiero follarte!”). No extraña, pues de eso van sus temas, de amar y romper el corazón. Sensuales como pocos y comandados por la poderosa voz de Lewis Wade, que rebosa un extraño carisma, el grupo justificó de sobras la compra del abono. Normal que después se agolpase la gente en el stand de merchandising para hacerse fotos con ellos.

 

Alvvays

 

Después de esta catarsis musical, lo de Alvvays, sin duda, supo a poco. Éramos muchos en la Sala Apolo, pues no en vano los canadienses son una de las sensaciones de la temporada, gracias a un álbum de debut de pop dulce con aromas al C86. Pero el reverb que utilizaron en la voz de una justita Molly Rankin deslució un poco el aspecto melódico de sus canciones. Con todo, su cancionero es sólido, y a pesar de algunos medios tiempos que cortaron un poco el rollo, por lo general se respiró un ambiente eufórico. A ratos recordaron a los mejores Best Coast, es decir, los del principio. Desafortunadamente, nos tuvimos que ir a mitad de actuación para asegurar un sitio en JUNGLE. Pero cuentan nuestros espías que “Party Police” sonó cristalina.

 

JUNGLE

 

La velada acabó de la mejor manera posible, con los británicos JUNGLE. El dúo no se llevó el Mercury Prize la semana pasada pese a partir como favorito, pero en el Teatre Principal demostraron que se ha cometido una injusticia con ellos y que han pasado de hype a realidad palpable. Se hicieron un poco de rogar, con un retraso de unos diez minutos, pero ya en el mismo momento en el que salieron a escena empatizaron con el público gracias a su refrescante mezcla de soul y funk. Eran un total de siete músicos, entre los que se incluían los dos vocalistas principales, dos percusionistas y dos coristas. Imagínense la que armaron con semejante despliegue. Quedó claro rápidamente que la sala se les quedaba pequeña y que eran carne de escenario principal de festival a las 3 de la madrugada. Soltaron rápidamente buena parte de sus pelotazos, ¿pero qué canción no es un hit en su redondo álbum de debut? Eso sí, el final con “Busy Earnin’” y “Time” fue gloria bendita. Acabaron y, claro, todos con un sonrisa de oreja a oreja para casa, pero con ganas de más fiesta porque no eran ni las once.

Terminaba así un Primavera Club de alto nivel musical, con formaciones debutantes en muchos casos, pero con tablas. De hecho, algunos parecía que llevasen media vida en la carretera. Como grandes éxitos, destacar los de East India Youth, Woman’s Hour, Movement y JUNGLE, todos ellos con un futuro muy esperanzador.

 

Fotos: Carles Rodríguez

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

11 − siete =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>