Amaral 2 940

ENTREVISTA A AMARAL

Su actuación en el SOS 4.8 dio el pistoletazo oficial de salida a la nueva gira de Amaral, que había tenido su prólogo en el pueblo cordobés de Pozoblanco, donde realizaron un ensayo general con público y prensa selecta para poner a prueba su nuevo show. Juan Aguirre (gran chapa de los Byrds en la solapa) y Eva Amaral hablan mucho. Les gusta explicarse con detalle, dejar clara su posición sobre todas las cuestiones que se abordan en la conversación, más allá de que logren convencer o no a su interlocutor. Y teniendo en cuenta que hacía más de dos años que no asomaban por Bythefest, había muchos temas acumulados sobre la mesa. En actitud relajada, ante unos cafés y con ‘Nocturnal’, su último disco, todavía reciente, compartimos una larga charla que tuvo lugar después de su concierto en el festival murciano y que reproducimos en su integridad.

Me gustaría empezar remontándonos a abril de 2014. En vuestra web anunciasteis que ibais a publicar el siguiente álbum en septiembre de aquel año, pero ‘Nocturnal’ salió más de un año después. ¿Por qué?

EVA: Teníamos ideas para las canciones y el sonido más o menos planteado. Grabamos ‘Ratonera’ y la intención era hacer una serie de festivales durante el verano. Nos parecía una buena manera de estrenar temas del LP y rodarlos en directo. Siempre se dice que los primeros discos de un grupo son buenos porque las canciones han estado paseando por los escenarios y nos apetecía que fuera así. Pero claro, esto, que en la teoría suena ideal, luego te quita un montón de tiempo, hay que preparar esas canciones. Es algo que habíamos hecho antes en ‘Hacia lo salvaje’, pero tocando en salas pequeñas como el Heliogàbal (Barcelona), y eso es muy fácil de preparar, pero con una banda hay que hacer ensayos. Probábamos las canciones ante el público y, a la vuelta de cada festival, se nos ocurrían cosas que cambiar, había que ensayar otra vez… Lo que parecía que iba a ser fácil, se fue complicando. Desde un punto de vista positivo, nos permitió invertir un poco más de tiempo en el sonido. Estuvo bien, pero hizo que todo se retrasara.

JUAN: Y luego hicimos nuestra primera gira por Alemania, los dos solos. Fue una sorpresa, porque en un año fuimos dos veces. Primero, con un par de guitarras y algo de tecnología, tocando en Hamburgo, Berlín y Frankfurt. Nos llamó la atención el recibimiento, porque nunca habíamos estado allí. Entonces nos propusieron hacer otra gira, y ya volvimos con la banda a las mismas ciudades, a las que se añadió Ámsterdam y Suiza. Si a eso unes que llevábamos dos años de gira con ‘Hacia lo salvaje’, una de las más largas que hemos hecho, sale la causa de la demora. Es una manera de funcionar un tanto desordenada, que tuvo como consecuencia que se retrasara el disco más de un año.

En la web también se decía que ‘Ratonera’ era el tema de avance del álbum, pero al final no está incluida en ‘Nocturnal’.

JUAN: Cuando se barajó incluir ‘Ratonera’ o no, trabajábamos con el hecho de que el disco saliera en formato vinilo, que ya era doble, y nos dijeron que si superábamos cierto minutaje sonaría peor, así que ‘Ratonera’ cedió el puesto a la última canción que escribimos, ‘Nadie nos recordará’.

EVA: ‘Ratonera’ ya estaba grabada, la gente ya la había escuchado, está en streaming, en YouTube, en Itunes, y nos apetecía más mostrar una canción nueva.

Es curioso, porque en los conciertos que habéis hecho hasta ahora, el ensayo general en Pozoblanco y el directo del festival SOS 4.8, tampoco la habéis tocado. Da la sensación de que la polémica que generó os ha empujado a desecharla.

EVA: No. Ahora no está en el set list, pero puede entrar en cualquier momento, tampoco es algo cerrado y va a ir evolucionando a medida que avance la gira. Seguramente la incluiremos en algún momento, pero en los festivales que hicimos en verano de 2014, antes de entrar a grabar, sí que la tocábamos. No es que hayamos querido tirar la piedra y esconder la mano.

No me refería tanto a eso como a la intención de enterrar la polémica.

JUAN: Por parte de la prensa musical se habló, sobre todo, de la música. Los demás medios se centraron más en el contenido, pero ya estamos acostumbrados a que pase eso. Cuando sacamos un disco, en los medios generalistas no se habla del sonido de las guitarras o de las texturas en que canta Eva. Lo suele preguntar la gente más especializada.

La controversia provocada por la canción os llevó a dar explicaciones en Efe Eme, un medio afín.

EVA: La canción ya explicaba todo lo que tenía que explicar. No hacía falta. Quedaba clarísimo.

JUAN: De lo que hablamos en Efe Eme fue de la gestación del vídeo.

Bueno, y de muchas otras cosas, en un momento en que, por ejemplo, negasteis una entrevista a Bythefest, que había publicado un texto crítico a raíz de la canción.

JUAN: Yo hablé contigo personalmente para quejarme, pero no por tu visión positiva o negativa sobre el grupo, sino por las referencias a Sexy Sadie y Álvaro Urquijo en tono peyorativo.

Hablamos por teléfono durante más de una hora y surgieron muchas otras cuestiones. De hecho, se os ofreció una entrevista para dar vuestro punto de vista y declinaste la invitación.

JUAN: Tenemos muchos amigos en la profesión, nunca hemos eludido ningún tema con un periodista y respetamos especialmente a la prensa musical, porque somos lectores y hemos aprendido mucho de ella. A todos os conocíamos por la firma, de leeros cuando Amaral todavía no existía.

Cuando salió el disco dijisteis en una entrevista que podía ser complicado llevarlo al directo. Ahora que habéis empezado la gira, ¿seguís pensando lo mismo?

EVA: La banda ya suena como un cañón. De hecho, las canciones nuevas incluso han cobrado algo especial en directo, aparte de que apetece más tocar las que acabas de hacer porque reflejan más tu momento. No sé exactamente a qué se debe. Supongo que hemos estado trabajando muchísimo los arreglos, sin intentar meter muchas capas de sonido, sino que cada canción tuviera su entidad, y la verdad es que me parece que suena muy bien el directo. Se nos han pasado esos miedos. Pero es que somos así, tenemos esa inseguridad que te hace estar encima de todo de manera vehemente.

¿Se plantean las cosas de manera diferente sabiendo que los sitios donde vas a tocar son como mínimo, del tamaño de una plaza de toros?

JUAN: No. Somos muy obsesivos con el sonido y nos preocupa el hecho de que la primera fila nos escuche igual que la última, pero eso siempre lo hemos hecho. Hay veces que hemos ido a un teatro o una sala pequeña y nos hemos tirado dos horas haciendo la prueba hasta que nos gusta cómo suena. El otro día, en el SOS, hicimos una prueba muy rápida y sonaba estupendamente.

Rápida, pero lo suficientemente larga como para molestar a Kiko Veneno, ¿no?

EVA: Eso es un desastre de organización. Una vez, en un festival, vimos a PJ Harvey tocando en solitario, al piano, en una carpa donde se estaba metiendo todo el sonido del escenario contiguo. En este caso, cortamos la prueba porque nos advirtieron de lo que estaba pasando, pero ya era tarde y Kiko se había bajado del escenario.

Amaral / Foto: Javier Rosa

¿Echáis de menos las salas pequeñas, donde os habéis formado como aficionados a la música?

EVA: Cuando las echamos de menos, tocamos en ellas.

JUAN: No conozco a ninguna banda que haya nacido en un auditorio grande. Para nosotros forma parte de una evolución inesperada, de un crecimiento que nunca pudimos planear. En el concierto del SOS había muchísima gente y me lo pasé increíblemente bien. Fue muy emocionante, uno de los mejores conciertos en los que hemos participado en nuestra vida, incluso por la disposición en el escenario, con la batería muy adelantada y una especie de semicírculo en torno a Eva, que era la punta del iceberg de la energía. Yo estaba viendo a la audiencia, a los músicos y a ella, y estaba flipando, el sonido era casi perfecto. Disfrutamos mucho.

EVA: Y te aseguro que Juan nunca está contento del todo. Nada más bajamos del escenario, ya estamos viendo qué podemos mejorar.

JUAN: Los diez primeros minutos después de un concierto son exclusivos para la banda, para las cinco personas que hemos estado en el escenario. Nos decimos las cosas. Pero el concierto del SOS fue maravilloso, estamos muy agradecidos por el recibimiento, y creo que los demás van a seguir en la misma línea. El aforo es lo de menos, siempre que haya unas condiciones técnicas que permitan que la energía fluya en ambos sentidos.

Los festivales suelen recortar el tiempo. ¿Tenéis algún tipo de acuerdo con ellos para hacer un set más extenso?

JUAN: En el SOS tocamos setenta u ochenta minutos, y fuimos escrupulosos por respeto al resto de bandas.

EVA: En los festivales tienes que ceñirte al horario. Estamos haciendo casi dos horas y media de concierto, lo que significa eliminar más de diez canciones. A veces las hemos tenido que quitar sobre la marcha. Es un poco frustrante, pero hay que respetar a los que vienen después.

¿Un título como el del anterior disco, ‘Hacia lo salvaje’, estaba avanzando la electricidad que se podría encontrar en ‘Nocturnal’?

JUAN: Hoy no sabemos lo que vamos a hacer dentro de dos meses, más allá de las fechas de la gira. No somos un grupo que mire demasiado ni a lo que hemos hecho ni a lo que haremos. Tenemos canciones, pero no sabemos cómo las vamos a vestir. No nos importa sonar más o menos eléctricos, nos interesa que las canciones nos digan algo, que sean verdaderas. Luego las podemos tocar con una guitarra de nylon o con los Marshalls a tope. Pero la canción es la misma. Tenemos una idea de la electricidad que no pasa por los estereotipos rockistas, pero lo más importante son las melodías y las letras, que la canción responda a un sentimiento real.

Amaral / Foto: Javier Soto Azpitarte

¿Los coros épicos del disco no entrarían dentro de los estereotipos rockistas? Hay incluso quien ha citado a Arcade Fire. ¿Han sido una referencia?

EVA: Somos maños, tenemos el desierto de los Monegros al lado.

JUAN: Las onomatopeyas en el rock no las ha inventado Arcade Fire.

Obvio. Ni esos coros. Igual habría que remontarse a Little Richard. Me refiero a la ampulosidad del sonido.

EVA: Yo creo que la evolución en el sonido de este disco ha venido de la base rítmica. La gran diferencia con el anterior radica en que las canciones están compuestas pensando en la rítmica más que en otras ocasiones, sobre todo las líneas de bajo. Recuerdo a Juan en el estudio tocando el bajo, y como es guitarrista, han surgido cosas curiosas. Chris Taylor, que ha coproducido el disco, ha sido el bajista de la banda mucho tiempo y nos ha ayudado a conseguir ese sonido más rítmico. No diré bailable, porque no lo es, pero sí queríamos que fuese más físico. Y por ahí viene la electricidad, no por las guitarras saturadas.

Habéis citado a Chris Taylor. También os ha producido Cameron Jenkins. ¿Los anglosajones tienen mejor oído?

JUAN: Es producto de la casualidad. Hemos coincidido en diferentes momentos de nuestra vida con ellos. Y en el mundo hay más no españoles que españoles, pero en el equipo del disco éramos mayoría hispanoparlante. Siempre hemos llegado al estudio con las canciones muy cerradas, así que ha sido una casualidad que fueran británicos.

EVA: Chris ha terminado produciendo el disco porque llevábamos mucho tiempo juntos y creíamos que podía aportar mucho, porque es un tipo muy peculiar. Es un gran músico, pero además su mente funciona de una manera diferente que la nuestra. Me encantan sus líneas de bajo, porque a nosotros nunca se nos hubieran ocurrido.

¿Eso quiere decir que, aunque lleguéis con las canciones cerradas, hay un margen para las aportaciones ajenas o lo que pueda surgir en el estudio?

JUAN: Solemos llegar con la canción cerrada en temas como el tempo y la estructura. Pero a veces teníamos hasta varios caminos a elegir. Cuando la canción progresa, se me suele ocurrir más de una posibilidad, y necesito ponerlas en común. En ese sentido, no tengo alma de líder ni de artista en solitario, me gusta trabajar en equipo. Que haya alguien, sean Eva, Chris o un amigo de otra banda, que aporte su opinión sobre la canción. Es un trabajo en equipo, como una pequeña película, aunque nosotros dos seamos quienes sentamos las bases de la idea.

Habéis estado en marzo tocando en Chile, Argentina y Uruguay. ¿Salen allí vuestros discos? ¿En qué medida os interesa el mercado latino?

JUAN: Es que tampoco lo vemos como un mercado, sinceramente.

Pero lo es.

JUAN: Nunca hemos pensado en términos de mercado. Ni en América, ni en Europa, ni en España. No lo vemos de ese modo. Para nosotros es natural tocar la guitarra y viajar, que es la segunda cosa que queríamos hacer cuando nos conocimos. Cuando nos fuimos por primera vez de gira a Alemania, no sabíamos lo que nos íbamos a encontrar allí, y no fuimos a ver qué nos íbamos a encontrar en ese mercado, simplemente había mucha música que nos gustaba que llegaba de Alemania, sobre todo de onda electrónica, y fuimos a ver qué había por allí. La primera vez en Argentina fue un poco igual. No había ningún disco editado en el país, y veníamos de tocar en Chile, donde sí había salido el CD. Paramos en Buenos Aires y nos invitaron a tocar en un festival. Recuerdo que era justo después de Luis Alberto Spinetta y antes de Divididos. En el cambio de escenario, justo enfrente del principal, actuamos nosotros. Viajábamos con una acústica de doce cuerdas y como el aforo era grande, un amigo de allí nos dejó un ampli Vox, la Telecaster y unos pedales. Tocamos con todo a tope y el recibimiento fue increíble. Recuerdo que Eva dijo: “Hola, somos Amaral y hemos cruzado el océano para tocar para vosotros”. Empezamos con ‘Moriría por vos’ y fue atómico. Solo había una guitarra saturada con un tremolo. Desde entonces hemos vuelto cada dos años aproximadamente y hemos crecido allí. Ahora tenemos acuerdos con pequeñas compañías del país, cada disco es un proyecto.

EVA: Editar los discos es una excusa para ir a tocar.

No dudo de lo que decís, pero parece muy romántico eso de no pensar en términos de mercado. Evidentemente, no compones pensando en el rendimiento económico de una canción, pero si tienes un sello y cierras acuerdos con otros, estás en un mercado; si tocas en un festival donde se firma un contrato, hay que hablar de cifras; viajar cuesta dinero… Quieras o no, está dentro de un mercado, ¿no?

JUAN: Maticemos. Una cosa es que cuando salimos a tocar lo hagamos como el primer día, porque si no, no vamos al sitio o nos quedamos en casa, y siempre intentamos hacer el mejor concierto. Una cosa es eso, que nos tomamos muy en serio, y otra es que la primera vez que nos invitaron a tocar en el Quilmes Festival lo viésemos en términos de mercado. Si hubiésemos visto la música en términos de mercado, probablemente hubiéramos hecho otros discos, y no habría funcionado, porque en la música la mayoría de las cosas que se planifican no salen bien. Entiendo que la gente desconfíe, como tú, que me parece que desconfías, de esta idea romántica que tenemos de la música, pero es la que nos ha traído hasta aquí, y no hay motivos para cambiarla, porque es la que nos hace felices. Lo siento, pero es como pensamos.

Me parece muy bien. Pero no es desconfianza.

JUAN: Yo creo que sí. Y es legítima.

Por supuesto que, si fuera desconfianza, sería legítima. Pero no se trata tanto de eso como del hecho de que formas parte de un negocio.

JUAN: No. Perdona, pero no.

EVA: No es que desconfíes, sino que piensas que tenemos una venda en los ojos (risas).

A lo mejor es eso.

JUAN: Durante mucho tiempo, hemos tomado decisiones que no se sostienen empresarialmente. Nuestra carrera se ha construido a base de decir que no a muchas cosas. Tanto es así, que siempre hemos considerado que estábamos en la periferia de la industria del disco. Tampoco queremos hacer exhibición de eso, pero si te hiciésemos una lista de cosas a las que hemos dicho que no, se vería más claramente. Pero es cierto que nos hemos dejado llevar por el instinto y por nuestros orígenes. Somos de dos barrios de Zaragoza muy concretos, con un carácter muy marcado, y veíamos la escena musical de una determinada manera, y ese espíritu y esa filosofía es lo que nos ha traído a hablar contigo hoy. Entiendo que cuando el proyecto se ha hecho tan grande, porque se ha hecho muy grande, genere desconfianza, pero eso no quita que nosotros no vayamos a repetir una y mil veces lo que te estamos contando. ¿Qué no se toma en cuenta? Me parece muy bien. Pero nosotros no hablamos en términos de mercado ni de negocio, porque no lo es. Porque el día que lo sea, probablemente nos dedicaremos a otra cosa. Esto es así. Y no te quiero poner ejemplos porque no quiero hablar de compañías a las que hemos dicho que no, de sponsors y de campañas publicitarias que hemos rechazado y de gente a la que hemos negado el uso de nuestras canciones a cambio de mucho dinero, porque no me parece ético nombrarles. Y además respetamos a los compañeros que decidan que sí, porque no pensamos que seamos ni mejores músicos ni que tengamos una superioridad moral por ser así. Simplemente, los dos estamos de acuerdo en eso.

EVA: Lo que no nos hace felices o no nos parece coherente con nuestra forma de vida, no lo hacemos. Si pensáramos en términos de mercado o de negocio, en vez de negociar con un sello pequeño en México, lo haríamos con una multinacional. O estaríamos con un sello grande.

Quizá no me estoy explicando bien. Porque negociar con un sello pequeño no deja de ser negociar, ¿no?

EVA: Pero lo hacemos con gente que sabemos que va a tratar las cosas con cariño, que sabe lo que estamos haciendo, que saca una edición bonita, que va a llegar al público de la mejor manera posible.

JUAN: Lo artístico es primordial.

Admirable, sin duda. Lo que ocurre es que, en torno a todo eso, hay una parte de negocio que es inevitable. ¿En una carrera larga como la vuestra, de veinte años, hay algún ‘no’ del que os hayáis arrepentido?

JUAN: No.

EVA: Tampoco somos de mirar mucho al pasado.

JUAN: Nuestra manera de funcionar es tan poco planificada, que hay muchos compañeros tuyos de profesión que tampoco lo entienden o lo creen, pero nuestro sello se fundó en 2007. Nuestra compañía, que era Virgin, desapareció absorbida por otra, que a su vez fue absorbida por otra. Nos planteamos de qué manera podíamos mantener nuestro modus operandi, que siempre ha sido entregar el disco terminado. En 2008 el sello no tenía nombre, y le dimos un disco doble a EMI, la compañía que había absorbido a Virgin, que se llamaba ‘Gato negro, dragón rojo’, pero nadie se enteró de que Amaral era un grupo autoeditado. Luego, compusimos ‘Antártida’ y a Eva se le ocurrió llamar así al sello. Ese fue todo el proceso fundacional. A partir de ahí, empezó a tener visibilidad y se especuló sobre si habíamos cambiado, cuando habían pasado tres años desde que fundamos el sello. Se empezó a cuestionar si éramos más o menos independientes, una palabra que nosotros nunca usamos. No dejan de hacernos gracia todas las conjeturas extramusicales que han surgido. Me gustaría que la gente hablara más de ‘El universo sobre mí’, que me parece una gran canción. Pero en lugar de eso, se dedican a especular sobre nuestros planes de dominio del mundo.

EVA: La gente tiende a pensar constantemente, y yo la primera mucha veces, en teorías de la conspiración. Es absurdo. Las cosas son mucho más naturales e improvisadas de lo que parecen.

Pero grabar un disco y licenciarlo a EMI no es autoeditar.

EVA: La propiedad de ese disco es de Antártida, que básicamente somos Juan y yo, y sí, estaba licenciado. Pero el siguiente ya no.

JUAN: Fue un asunto simplemente contractual.

EVA: Y el master es nuestro, no pertenece a EMI.

Aclarado. Concluyamos avanzando lo que se va a encontrar el público en vuestras próximas apariciones en directo.

EVA: En los primeros conciertos vamos a intentar ceñirnos a un repertorio, para no marear al equipo, pero poco a poco se irán incluyendo cosas diferentes, porque también hay gente que viene a vernos a varios conciertos.

JUAN: Y dentro de un mismo set list, ‘Hacia lo salvaje’ no la tocamos dos noches igual. Ni dura lo mismo, ni la curva de energía es igual…

EVA: Hay momentos instrumentales o de clímax en que la señal para pasar a la siguiente parte la doy yo, y en ese momento de improvisación suceden cosas sobre la marcha que hacen que las canciones cambien.

Foto de portada: Javier Soto Azpitarte

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

tres × 5 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>