BERRI TXARRAK ALRUMBO FESTIVAL PORTADA

ENTREVISTA A BERRI TXARRAK

Tomen asiento y cojan aliento, que les pasaremos un breve tráiler para noten la envergadura del asunto. A largo plazo vemos que Berri Txarrak llevan 20 años de carrera, 8 discos ¡y un documental! Mientras que a corto término, pongamos en el último año, han publicado un álbum triple EP “Denbora da poligrafo bakarra” (Only In Dreams, 2014) de 20 canciones tratadas y grabadas por tres productores distintos, lo han presentado por la península colgando carteles de ‘sold out’, se han marcado una gira europea, han re-conquistado las américas (latinas + norteñas) y han vuelto a tiempo para acatar la temporada de festivales de verano nacionales. ¿Las paradas? Ehz Festibala, Resurrection, Alrumbo, Epipapu y el próximo el 8 de agosto, Shikillo Festival en Candeleda. Tomen la última bocanada de aire, que ya llegamos al final, en octubre acompañan a Rise Against y Refused en Bilbao y Madrid. A pesar de este nivel paranormal de actividad, Gorka, David y Galder siguen vivos, y parafraseándoles, seguro que piensan, ¿cuál será el siguiente monstruo o la próxima pantalla?

Nos lo cuenta Gorka, en la distancia, y podemos creernos afortunados viendo lo estrechísimo de su agenda. La falta de tiempo no le impide contestarnos con una atención y sinceridad sobre temas escabrosos (sabe cual será la fecha de caducidad de BTX), teorías brillantes como el falso mito de los idiomas en la música, y algunas sorpresas, como un pequeño guiño al rap. Pasen, vean y disfruten, que aunque parezca un texto largo, al final se les antojará cortísimo ¡seguro!

Sobre el pasado, presente y futuro de la banda

El año pasado cumplisteis 20 años de carrera, y bajo el lema “20 canciones, 20 años” os encerráis en el local para empezar a componer “Denbora da poligrafo bakarra” (Only In Dreams, 2014). Gorka, ¿es componer uno de tus proceso favoritos? Porque de girar también os habéis metido una buena panzada…

De todas las facetas del músico, la de creador es con la que más me identifico. Es lo que más me atrae, ya que siempre es un misterio como pueden surgir las canciones partiendo de una frase, de un riff, de una idea y que el resultado emocione, tanto a ti como a la gente que las escucha. Con los años el reto siempre va a más y en este aniversario nos propusimos hacer algo distinto.

Hablando de aniversarios, este año se cumple la década de “Jaio.Musika.Hil” (GOR Siskak, 2005) y lo celebraréis editándolo en vinilo. Sé que no os gusta mirar atrás, y menos teniendo tantas nuevas y buenas canciones, pero ¿os atreveréis con algún concierto especial recuperando el disco? ¿o mejor concentrarse en el futuro?

“Jaio.Musika.Hil” es un trabajo al que le tengo especial cariño y tarde o temprano quería editarlo en vinilo. El 10º aniversario no es más que una buena “excusa” para ello, un pequeño recuerdo a un álbum que fue punto de inflexión en nuestra carrera. Está muy de moda este tipo de conciertos tocando un disco entero, podría ser divertido pero no nos va la vida en ello, si algún día nos apetece lo haremos, pero de momento no hay ningún plan más allá de publicarlo a finales de año.

En una detallada entrevista para Feiticeira comentas sobre la música que “de algún modo esto se ha convertido en algo que no era mi objetivo cuando empecé, pero no puedo decir que no esté satisfecho de que se haya convertido en mi oficio.” ¿cuáles eran tus objetivos en un inicio y como han evolucionado?

Me refería a que siempre he vivido por y para la música sin plantearme u obsesionarme con vivir además de la música. En estos años he visto de todo, hay quien vive por y para sin poder dedicarse a ello, para otros es un simple hobby y también los hay que viven de pero no por y para la música. Espero no llegar a eso nunca. Mi objetivo nunca fue la profesionalización y el epíteto de músico siempre me daba mucho respeto. Sin embargo con los años se fue gestando en mí la idea de que la música era mi vida y de que tenía que afrontar ese hecho de que soy un hacedor de canciones y tratar de hacerlo lo mejor posible. Todo fue una evolución lógica.

En la misma conversación hablas con total sinceridad sobre los momentos duros que habéis pasado con la banda, antes de consolidaros con este nuevo formato de trio. Dijiste que a veces también te planteaste dejarlo, ¿cuáles fueron esas ocasiones? ¿y cuál ha sido la pieza clave que te da energía para seguir?

La tentación de dejarlo me llega casi con cada fin de gira de disco. BTX te da grandes momentos pero a cambio te exige una dedicación plena y ya son muchos años con esa responsabilidad a cuestas. Mi intención siempre ha sido dejarlo en un buen momento, eso lo tengo bastante claro. La clave está en saber si esta banda ha dicho su última palabra o no. Quiero decir que crear una banda es relativamente sencillo, mientras que despedirse con elegancia y en el momento oportuno no lo es tanto. Quién sabe, hasta ahora me he resistido a la tentación de plegar: la llamada de la creatividad por así decirlo se presenta y a la que haces dos canciones te emocionas y te involucras en la siguiente aventura, la siguiente pantalla, el siguiente monstruo.

Y volviendo al tema de la música como oficio, el otro día hablaba con José Guerrero de Cuello, Jupiter Lion y Betunizer, sobre que en España no sé toma en serio la música como profesión. ¿Crees que es así? ¿Cómo has conseguido convertirla en tu oficio?

Lo decimos en una canción: “no me pidas consejos: la pasión es el mínimo exigible”. Por una parte está la constancia y el duro trabajo, eso está en tus manos, pero no todo el mundo obtiene la recompensa a cambio, ahí entran en juego otros factores incontrolables como el don de la oportunidad, la suerte, el momento, la gente que te rodea, el talento… Esa es la paradoja del músico: tu “jefe”, por así decirlo, eres tú mismo, pero es el supervisor (el público) quien hace posible que te dediques a esto, puesto que institucionalmente e incluso socialmente la cosa no está preparada para ser músico de rock. Para bien o para mal, sigue siendo una excepción y nos toca andar siempre a salto de mata.

Muchos artistas nacionales se quejan de que en el extranjero no hay tanta difusión para la música en español. Vuestro caso es aún más complicado y a pesar de ello defendéis muy bien que “cantar en una lengua minorizada no supone que siempre debamos ser minoritarios”, ¿cómo conseguisteis allanar el camino? ¿alguna queja, consejo o clave? 

Siempre hemos luchado contra cualquier tipo de prejuicio. En el Estado, a nivel institucional, de los medios, de la educación… el trato que se le ha dado, históricamente, a cualquier lengua que no fuera el español ha sido generalmente de desdén, cuando no de menosprecio. Hay muchas estrategias para ese ninguneo, siendo una de las más comunes la de intentar meter todo lo que se cree en dicha lengua en el cajón del folklore (entendiendo el folklore no como un bagaje cultural activo sino como un conjunto de símbolos pertenecientes a un tiempo pasado “superado” ya por la cultura dominante, más moderna y por ende la única “útil”). Esa posición de subordinación ha calado tan hondo que nos parece extraño que un grupo vasco cante en euskera, no te digo nada ya si encima llega a girar por todo el mundo. Es paradójico por ejemplo el giro que ha dado la escena indie española, que salvo honrosas excepciones ha tardado varias décadas en darse cuenta de que cantar en tu lengua materna es algo natural y no algo de lo que debas avergonzarte. A nosotros nos ha costado sangre sudor y lágrimas salir al mundo, pero tampoco cantar en un idioma con más hablantes te garantiza nada: ¿Cuántas bandas españolas (que canten en castellano o inglés) se conocen en el mundo si obviamos los países hispanohablantes? Hay mucho falso mito en torno a las lenguas en la música.

Dices que hoy, las letras de tus canciones tienen un 51% de importancia para ti, y a pesar de que en vuestra web nos lo ponéis fácil traduciéndolas al catalan, al castellano y al inglés ¿te preocupa que la gente no llegue a entenderlas y se quede con las melodías? ¿cómo solventar esta dificultad? (que a mi parecer, también es un acto de valentía)

Cada cual disfruta de la música al nivel que cree oportuno, hay quien le basta con un directo, hay quien se enamora de un tema en concreto y le vale, hay quien compra toda la discografía en nuestra web y se tatúa nuestro nombre. No puedes forzar cómo quieres que la gente viva tu banda. Lo único que puedo decir es que quien pase de las letras en Berri Txarrak creo que lo está disfrutando a medias.

Sobre el disco “Denbora da poligrafo bakarra” (2014)

¡Un álbum que son tres EPs con tres productores distintos! David Gonzalez, bajista de BTX, comentaba que el productor agradece cuando una canción llega con una buena base, para poder vestirla, ¿han cambiado mucho las canciones de cómo las pensasteis en el local de ensayo al resultado de la grabación?

Siempre existe un salto entre lo que uno espera de la canción desde el momento de su creación a cuando termina la grabación. Por lo general en este disco los productores han hecho que ese salto sea para bien: los temas no han cambiado demasiado desde su germen en el local, pero sí han crecido y han ganado en matices que han hecho mejores unas canciones en las que teníamos plena confianza.

¿Cuál de las tres piezas os ha sorprendido más y por qué? Por ejemplo, comentáis en la misma entrevista que la producción de Ricky ha sido la que, sorprendentemente, a entusiasmado a vuestros fans más rockeros.

Quizá el disco de Ricky es el que más ha ganado en arreglos, instrumentación… aunque también era el que más margen tenía, ya que era un tipo de canciones totalmente novedoso para nosotros, acostumbrados a sonidos más duros. Cada uno en su estilo, creo que han hecho un gran trabajo: la belleza oscura que destila el EP de Ross o los pildorazos directos que forman el 3º a cargo de Bill Stevenson y Jason Livermore… La verdad que ha sido un lujo poder trabajar con gente de este nivel.

Volvistéis a contar con Ross porque conectasteis muy bien durante la grabación de ‘Haria’ (Kaiowas Records, 2011)  ¿Cómo elegisteis a los otros dos productores? ¿cuáles fueron los criterios?

Bill Stevenson siempre estuvo en nuestra mente, era cuestión de tiempo que coincidiéramos y esta parecía la ocasión y colección de temas idóneas. Tanto Tim McIlrath (Rise Against) como Nuno Pereira (A Wilhelm Scream) nos insistían que alguna vez deberíamos probar a grabar algo en The Blasting Room y debo decir que estaban en lo cierto. En cuanto a Ricky, nos atraía mucho el musicazo que veíamos en él y el hecho de que viniera de una escuela totalmente distinta a la nuestra hacía presagiar un choque de trenes muy interesante, como al final ha terminado siendo.

Después de Steve Albini, Ross Robinson, Ricky Falkner, Bill Stevenson, Ed Rose,… ¿qué habéis aprendido?

Uno tiene la sensación de que lo más valioso que se lleva tras grabar con estos pesos pesados de la producción es más aquello que no está en los álbumes, esas experiencias y todo lo que aprendes, y que implícitamente termina siendo lo más importante en esos discos, siempre que haya una buena canción, claro está.

Sobre las letras, que he leído con ganas y atención, veo que en “Helduleku Guztiak” utilizas nombres propios, mencionando el caso de terrorismo financiero de Amaia Egaña, vinculada al PSE, que se suicidó en 2012 cuando la iban a desahuciar o el niño Mountasser Bakr que vive con ganas de morir tras un atentado en Gaza que mató a parte de su familia. Pero hay otras letras con dobles sentidos más abstractos, como “Hitzen Oinarri Ahula” o “Xake-mate kultural bat”, ¿os preocupa que no se entienda el mensaje o sois del parecer de quién lo tenga que entender ya lo entenderá?

Aprendí eso del rap, el citar de repente algunos nombres concretos le da fuerza a la letra, son como piedras enormes que lanzaras a un estanque en reposo. Soy bastante meticuloso con las letras y defiendo que la canción la termina el oyente y sus circunstancias, lo cual no quiere decir que sean letras ambiguas. El mensaje a veces es muy claro, sin embargo la realidad es complicada y eso termina saliendo a la superficie. Simplemente tengo tantas preguntas como cualquiera de mis oyentes.

Sobre las giras, conciertos y amigos

Volvisteis de la gira europea, os embarcasteis en la americana y ahora toca la ruta de los festivales nacionales, ¡menudo tute! Hay la parte buena que ve el público, y la parte un poco más dura que es echar de menos a la familia, comidas indigestas, dormir en sitios anómalos o encontrar el lugar oportuno para ir al baño. Equilibremos la balanza, para vosotros ¿qué es lo que lleváis mejor y lo que lleváis peor?

Las tonterías se terminan cuando uno recuerda que está viajando por el mundo tocando sus canciones y encima eso le da de comer. Se me ocurren miles de oficios más duros. Lo más duro de girar en el extranjero es la sensación que tienes a veces de que no estás en el lugar adecuado, de que esa no es tu escena… son cosas que intentas pulir y mejorar en las siguientes giras.

“No sé si alguna vez habéis tenido la desagradable sensación de que te inviten a un sarao y después te tengas que buscar la vida para todo” comentáis en vuestro diario de gira para Mondo Sonoro, con respecto vuestra acogida en el festival South By SouthWest, que muchos aquí ponen por las nubes. Me gustaría darle difusión a lo que os pasó, para que otras bandas lo tengan en cuenta en futuras ediciones.

El trato condescendiente es algo que no soporto, y a veces ocurre que bajo la excusa de que te han invitado a uno de los escaparates más importantes del rock a nivel mundial, parece que ya tienes que tragar con cualquier cosa. Te lo dirá cualquier banda que haya girado por el mundo: paradójicamente EEUU es uno de los países más jodidos para girar a nivel logístico. De hecho, a muchas bandas americanas que se tienen que batir el cobre les sale mejor viajar a Europa que recorrerse su propio país.

Habéis tocado en Francia, Japón, México, Estados Unidos, Canadá, Alemania,…¿cuál es vuestro lugar favorito del extranjero?¡ Contadme que tiene o porque lo recomendaríais!

No me podría quedar con un país en concreto. Cuanto más tocas por el mundo más te das cuenta de ese “planeta rock” que subyace en todas partes. Ves que la pasión por la música al nivel underground que nos movemos se vive de forma parecida en Japón que en México o Alemania y hace que te identifiques en seguida. Me quedo más con eso que con el topicazo de cada país.

Además habéis tocado, entre otros, con Rise Against, Deftones, Sick Of It All, Comeback Kid, etc. ¿de quién guardáis mejores recuerdos?

Sick Of It All o Rise Against son claros ejemplos de gente sencilla que no se agilipolla por el hecho de haberse convertido en grupos referentes en su estilo, son sencillamente unas personas cojonudas que en ningún momento te mira por encima del hombro. En general, hemos tenido suerte con las bandas con las que hemos compartido escenario.

Además, con abriréis para los conciertos de Rise Against del próximo octubre en la península, supongo que se debe, a parte de que sois músicos excelentes, a vuestra buena amistad con Tim McIlrath. ¿cómo empezó todo? ¿qué os une estrechamente a ellos?

Sí, van a ser dos conciertos muy especiales. A mí desde el primer disco de Rise me pareció que había una voz especial ahí. Le dimos la brasa -literalmente- hasta que pudimos entregarle nuestro disco “Eskuak / Ukabilak” (2001). Contra todo pronóstico, recibimos un mail de Tim diciendo que le había encantado y que quería participar en el siguiente. Así ocurrió y desde entonces seguimos en contacto, además de haber girado juntos por Europa o Sudamérica. Refused acaban de ser añadidos al line up, por lo que creo que será unos conciertos históricos.

Berri Txarrak estuvieron la semana pasada en Alrumbo Festival, ASÍ TE LO CONTAMOS.

 

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...
2 comentarios
  1. Tiago says:

    Muy buena entrevista, aunque no es a Berri Txarrak, sino sólo a Gorka Urbizu. Eso sí, me he reído mucho por dentro cada vez que el entrevistador decía cosas como «nacional» o «extranjero» refiriéndose a España constantemente, como si nunca hubiera oído/leído las letras de BTX. Por favor, un poco más de preparación, que sólo con imaginar lo que estaría pensando Gorka ya me descojonaba por dentro. Aún así, ¡buen trabajo!

    Responder
    • Redacción ByTHEFEST says:

      Hola Tiago.
      Normalmente cuando se habla con un músico, y más cuando este es el cantante y letrista, se hace referencia al grupo como el entrevistado. No es algo que hayamos inventado nosotros.

      En cuanto al tema de la preparación de la entrevista, respetamos mucho tu apreciación personal, pero no creo que sea el caso.

      Muchas muchas gracias por leernos y un saludo.
      En cualquier caso, no dudes en comentar cualquier cosa que creas, tanto positiva como negativa, de cualquier artículo o entrevista que publiquemos. Para nosotros es muy importante.

      Un abrazo

      Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cuatro × 2 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>