Interpol Primavera Sound 940x352

ENTREVISTA A INTERPOL: MADUREZ, SEXO Y PARANOIA

El pasado mes de septiembre aparecía “El pintor”, el disco que marcaba una nueva era para un viejo grupo. Con él, Interpol afrontaban su primer álbum desde que el bajista Carlos Dengler les abandonara. Después de una temporada dedicados a sus propios proyectos musicales, Sam Fogarino, Daniel Kessler y Paul Banks reactivaban Interpol y volvían a los escenarios. Coincidiendo con su comparecencia en el Primavera Sound, Banks contestó por correo electrónico las preguntas de Bythefest.

“El pintor” es un acrónimo de la palabra Interpol. ¿Un título así refleja el proceso de reordenación que ha vivido el grupo tras la marcha de Carlos Dengler?

Lo cierto es que es una bonita manera de contemplarlo, sí. Tras los cambios no tuvimos más remedio que sacudirnos y a continuación ver cómo nos asentábamos como grupo mientras le dábamos forma a este álbum.

En algunos aspectos, “El pintor” es como un regreso al sonido original del grupo. ¿Es algo que os planteasteis de antemano?

No, en absoluto, no fue algo que estuviésemos buscando ni tampoco un objetivo. Más bien creo que lo que ha sucedido en esta ocasión es que compusimos canciones más directas. Nuestros álbumes anteriores, “Our love to admire” (2007) e “Interpol” (2010) fueron más esotéricos y estaban llenos de retos. Pero para este disco no hubo una decisión tomada conscientemente de cara a hacer algo diferente. Todo se reduce a algo tan sencillo como que te guste lo que están haciendo tus compañeros de grupo. ¿Nos gusta a todos los componentes de Interpol lo que están haciendo nuestros compañeros? Estupendo, pues entonces ya tenemos ahí una canción.

Unos meses antes de que apareciera “El pintor” se publicó una reedición de vuestro debut, “Turn on the bright lights” (2002). Trabajar en ella, ¿tuvo algún tipo de influencia en el nuevo álbum?

Trabajar en esa reedición no me afectó, en absoluto. No pasé tiempo escuchando la música cuando reeditamos el disco. No me gusta escuchar nuestras actuaciones. No me gusta nada. Así que me preocupé de revisar las fotografías y los otros contenidos del disco, pero me mantuve alejado de la música que estábamos haciendo en aquel momento.

Los proyectos paralelos que Sam, Daniel y tú habéis puesto en marcha mientras Interpol estaba inactivo, ¿han ayudado a que os resulte más fácil volver a hacer música juntos?

Solo puedo hablar por mí, y en este caso, la respuesta es que sí. Regresar a Interpol después de haber grabado un álbum en solitario fue refrescante de cara a la banda, y a la vez me refrescó a mí como artista. Fue como volver a un viejo amigo con el que deseas reencontrarte. Tenemos muy buena química como músicos y eso es algo que contemplo con un enorme respeto. Cuando hago música al margen de Interpol siempre recuerdo lo afortunado que soy de poder formar parte de un grupo así. Y los discos en solitario también me permiten crecer como artista, y eso a su vez enriquece mi contribución a la hora de escribir canciones para Interpol.

¿Necesitas tener algo que expresar a la hora de plantearte un nuevo disco? ¿Has temido alguna vez que llegue un punto en el que no quedara nada más que decir?

Sí, por supuesto; creo que componer música implica el tener algún mensaje que lanzar. O también haber encontrado una nueva manera de decir algo que ya es viejo. No compongo canciones y después me planteo si tengo algo que decir. Si estoy componiendo es porque tengo algo que decir.
¿Dirías que hay un estado de ánimo que defina a “El pintor”?

Mmmm. No es fácil contestar a eso… Lo que contiene el disco son sensaciones y conceptos, todos mezclados. La madurez, el miedo, la gracia, la evasión, la guerra, la persecución, la paranoia, el sexo… En realidad se trata de las mismas viejas cosas de siempre, la mismas.

Interpol se hicieron populares en 2001, cuando Nueva York comenzó a estar de nuevo de moda como centro musical, después del grunge, el Britpop y la electrónica. ¿Fue aquella una época importante para vosotros?

Aquellos fueron días fantásticos. En aquel momento había una escena muy interesante que estaba sucediendo en los bares y los clubs. Era como si la gente tuviese algo que probar, pero eso es algo que sigue pasando hoy en día. La escena de la ciudad de Nueva York está viva y bien ahora mismo. Lo que pasó hace 15 años es que coincidimos una serie de grupos emergentes que llamaban la atención del resto del mundo, y nosotros tuvimos la fortuna de ser una de esas bandas. La ciudad era un poco más sucia entonces, aunque no tanto como lo fue en la década de los años ochenta. No fue más que un momento especial el cual, gracias a The Strokes, Yeah Yeah Yeahs, Blonde Redhead, Radio 4, Flux Information Sciences, TV On The Radio, The Walkmen y muchos otros nombres, se convirtió en un momento particularmente bueno.

PRIMAVERA SOUND 2015: MANUAL DE USO (Parte 1 de 2)

PRIMAVERA SOUND 2015: MANUAL DE USO (Parte 2 de 2)

Toda la información del Primavera Sound y las entradas a mejor precio en: http://bythefest.com/festivales/primavera-sound/

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

10 + 5 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>