Luna SOS 4.8 699x262

ENTREVISTA A LUNA

Como tantos otros, Luna están de vuelta. Justo cuando se cumplen diez años de su despedida, Dean Wareham, Britta Phillips, Lee Wall y Sean Eden regresan a los escenarios para alborozo de una legión de fans españoles que, en vista de la cantidad de fechas de la gira y la rapidez con que se están vendiendo las entradas, les echaban mucho de menos. Dean Wareham, líder de la formación, atiende el teléfono desde Nueva York antes de subirse al avión. (Luna participará en el Gijón Sound Festival y SOS 4.8 dentro de su gira española)

¿Cómo nació la idea esta gira de regreso?

Creo que, en el fondo, estábamos pensando en ello, porque hace justo diez años que lo dejamos. Se cumple el aniversario de nuestro último show, y cuando los números coinciden, sueles reflexionar sobre estas cosas. Un día recibí un mail de Jaime Hernández (Houston Party Records) preguntándome si era cierto el rumor de que Luna volvían. No lo era, pero me dijo que si nos apetecía aceptar una propuesta del Gijón Sound Festival podría organizar algunos conciertos más. Nos pareció que podía estar bien. La otra razón es que hay un sello en Brooklyn que va a sacar una caja con los primeros cinco discos de Luna en vinilo. Así que parecía que podía ser un momento adecuado para hacerlo. La verdad es que se me han pasado muy rápido estos diez años. ¿Ya? Parece que fue ayer. Y nos caemos bien. De hecho, probablemente mejor que cuando estábamos en la banda, porque entonces compartíamos cada minuto. Quizá es más fácil mantener la amistad cuando no estás en un grupo. Aunque, a veces, hay enfados que duran para siempre. La idea es tocar por un tiempo limitado, no quiero que esto me ocupe toda la vida otra vez. Pero puede ser divertido hacer unos conciertos de vez en cuando. Esta gira española es probablemente la más intensa que hemos realizado. Catorce conciertos en dieciséis días. Ni siquiera lo haremos en Estados Unidos. Aquí solo tocaremos en grandes ciudades, como Washington, Chicago o Nueva York.

¿Entonces hay planes de seguir? Porque en vuestra web también se anuncia un show en Los Ángeles previo a la gira española.

Haremos algunas actuaciones más en septiembre y octubre en Estados Unidos. Es un buen momento. La del club de Los Ángeles la añadimos porque queríamos calentar antes de viajar a Gijón. La sorpresa fue que las entradas se agotaron en diecisiete minutos, lo cual resulta curioso, porque nunca nos había pasado nada igual cuando la banda estaba en activo. En el momento en que nos separamos no había Facebook, o al menos yo no tenía. El mundo ha cambiado. Ahora pones algo en Facebook o lo tuiteas y todo el mundo se entera rápidamente, pero en 2004 o 2005 las cosas no sucedían tan deprisa. Y Jaime me comenta que los shows en España se están vendiendo bien también.

En Madrid incluso se ha añadido una segunda fecha. ¿Os tienta este tipo de cosas para plantearos sacar un disco nuevo?

No lo creo. Quiero decir: Definitivamente, no. Siento que ya hay suficientes discos de Luna en el mundo. Y no creo que funcione nunca cuando una banda se reúne después de un tiempo y vuelve a componer. Grabar discos con Luna se fue haciendo cada vez más difícil, así que prefiero evitar esa tensión. Quizá probemos con algunas versiones o algo así. Pero no hay planes de sacar un disco nuevo.

Entre la separación y el regreso publicaste “Postales negras”, donde contabas la historia del grupo. ¿De qué modo afecta lo que escribiste en el libro a la reunión?

Sé que Lee lo ha leído, pero Sean nunca me ha dicho nada al respecto. Soy consciente de que contiene cosas que no son de su agrado, pero es duro leer algo escrito sobre ti mismo sin ofenderse por algo. Puede que se haya sentido molesto, aunque la mayoría de lo que cuento en el libro está también en el documental “Tell me do you miss me” (Matthew Buzzell, 2006), que trata sobre la ruptura. No sé. Quizá cuando lo escribí todavía estaba evaluando las razones por las que Luna se separó. Cuando sobreviene una situación así, haces listas mentales con las razones por las que debes abandonar, y qué es lo que te molesta de la gente, y quizá estaba en ese periodo por entonces. Pero unos años después empiezas a ver las cosas de un modo un poco diferente. Todo lo que vamos a hacer es ofrecer unos cuantos conciertos para pasarlo bien… ¡y cobrar! (risas). No hay nada por lo que discutir. Había más presión entonces, cuando estábamos llegando a los cuarenta y nos planteábamos si íbamos a dedicar el resto de nuestra existencia a la música y si podríamos ganarnos la vida con ello. Esa era una gran presión en aquel momento, y por suerte ya no existe, ahora cada uno tiene su propia vida.

En 2010 ya hiciste una gira tocando las canciones de Galaxie 500, y ahora recuperas las de Luna. ¿Te interesa chequear el estado de salud de tu repertorio cada cierto tiempo?

Me gusta esa manera de verlo. He estado escuchando todo el repertorio de Luna y hay canciones que me gustan y otras que no tanto. Y creo que hay una diferencia entre ambas giras. En el caso de Galaxie 500, fue un tour con Britta y el batería Jason Lawrence, en formato de trío, así que yo me ocupaba de la voz y de la guitarra, mientras que el directo de Luna me resulta más fácil, porque tengo a Sean Eden, cuya manera de tocar la guitarra yo no puedo reproducir.

La formación de la gira es la de 1999 a 2005, pero imagino que tocáis canciones de toda la historia de la banda, ¿no?

Sí, eso es lo que haremos, como siempre. Es una pena que nuestro primer batería, Stanley Demeski, no haya querido hacer algunos shows con nosotros, pero era imposible. Está en Nueva Zelanda tocando con una banda sixty, así que tampoco tenía sentido.

Vais a tocar mayoritariamente en salas, pero también en algunos festivales. ¿Son los festivales la causa de muchas de estas giras de regreso?

Tienes toda la razón. Los festivales lo hacen posible a nivel financiero, porque si eres una banda como, no sé, Pere Ubu, puedes pasarte la vida tocando en pequeñas salas por Europa, pero los festivales tienen buenos cachés y permiten hacer giras cortas y divertidas. Nos encantaría ir a Australia, por ejemplo, pero solo es posible si hay una oferta de un festival, que podamos completar con varios shows en salas. ¿Conoces los que haremos en España?

Sí, son de perfil medio.

Eso mola. Con el tour de Galaxie 500 en el Primavera Sound lo pasamos muy bien. Y es mejor si tocamos de noche. Con luz del día no me gusta demasiado.

Aunque comentas que después haréis algunas fechas por Estados Unidos, la gira se reduce, básicamente, a España. No es el primer caso. ¿Por qué crees que es tan común venir a Europa para tocar solo en nuestro país?

Geográficamente, España está al final del continente. Tenemos ofertas de gente que nos llama de Italia o Suiza, pero solo aceptamos si nos permiten volar pasando por Barcelona y nos pagan… No queremos conducir desde Barcelona hasta Italia para tocar un show en un pequeño club. Dos semanas y media es una buena gira, tampoco deseamos prolongarlo durante mes y medio. Aunque luego volveremos y tocaremos en un festival en Londres, así que veremos qué pasa. Quizá también es que España es más receptiva a cierto tipo de rock and roll. Cuando Luna estábamos juntos, creo que fue siempre uno de los países más divertidos de la gira, aunque tocábamos en muchos. Supongo que hay bandas que son populares en Japón y solo van allí. Mercury Rev son muy grandes en Inglaterra, pero no en otros lugares. Y My Morning Jacket lo son en Estados Unidos, pero en Europa son casi una banda de culto.

¿Esperabais tanta expectación?

No esperaba que el concierto de Los Ángeles se vendiera tan rápido. De hecho, ni siquiera estaba seguro de que fuera a venir gente a vernos. Es interesante.

Bueno, en Valencia siempre llenabais.

Eso es cierto. Pero solíamos tocar en sábado noche, y los clubs siempre están llenos en esos casos. Pero es verdad, siempre nos fue bien allí. Diez años después nunca sabes lo que puede pasar. Recuerdo cuando Gang of Four volvieron por primera vez y tuvieron que cancelar su gira estadounidense porque a nadie le interesaba verlos, pero unos tres años después empezaron a aparecer bandas que los citaban como influencia, los tiempos cambiaron y pudieron regresar con garantías.

¿Crees que Luna tiene ese perfil de banda de culto?

Habría que empezar por definir qué significa ser una banda de culto (risas). Imagino que se puede resumir en que nunca hayas tenido un hit en la radio, que no eres tan grande para eso. Supongo que sí. Siempre hemos girado por los Estados Unidos y nos ha ido bastante bien, tenemos nuestra base de fans, pero no somos tan grandes como Maroon 5, desde luego.

Con la perspectiva del tiempo, ¿cómo ves ahora la carrera de Luna?

Fueron doce años. Creo que cada banda tiene momentos altos y bajos, eso afecta a la calidad de los discos. Mi favorito de los noventa es “Penthouse”, que es nuestro tercer LP. Luego quizá nos perdimos un poco, pero el último, “Rendezvous”, también me parece bueno. Son dos álbumes en los que no tanteamos tanto la experimentación como en otros. El último, de hecho, está muy cerca de nuestro sonido en directo. Fue un disco muy relajado de hacer. Cada vez intentábamos mejorar, pero no siempre se consigue, eso es lo que pasa en el estudio. Más allá de eso, no sabría decirte cuál es el legado de Luna, es algo que deben explicar otras personas. Trabajamos durante los noventa, los años del grunge, y no fue necesariamente fácil para nosotros, pero lo hicimos.

Fotos: Stefano Giovannini

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Once + 17 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>