maronda ebrovision vibraciones 2015 portada

ENTREVISTA A MARONDA

Decir que Maronda es el secreto mejor guardado del indie nacional quizá sea algo exagerado, incluso desmedido, pero lo que está claro es que después de tres magníficos discos y viendo el mimetismo y la falta de imaginación de las propuestas existentes, no ocupan el lugar que merecen. El pop total –algo así como el todocampismo de la naranja mecánica de Rinus Michel y Johan Cruyff adaptado a la música – , la acumulación de los mejores y más variados referentes clásicos y una lírica personal y exquisita, son las principales características de las canciones de la banda formada por Pablo Maronda y Marc Greenwood (La Habitación Roja) y completada por Paco Beneyto (Midnight Shots) y Alfonso Luna (Tachenko). Antes de su participación en el Ebrovisión 2015 hablamos con Pablo de su nuevo disco “Vibraciones”, de su forma de componer las canciones, del futuro inmediato de la banda y de algunas otras cosas muy interesantes.

En “Vibraciones”, como en los dos discos anteriores, se ve claramente una superposición y suma de referencias, pero en este nuevo trabajo hay algunas cosas nuevas. Los tres primeros temas del disco son más ruidosos y sucios, alejados del pop clásico al que más se os asocia y luego, en la segunda parte, hay algunas canciones de corte más moderno con predominio de las melodías de sintetizadores. ¿A qué es debida esta inquietud? ¿Es un juego o estáis buscando diferentes caminos?

Las canciones las grabamos de forma independiente, sin pensar en el orden, luego buscamos agruparlas pensando en quien vaya a escuchar el disco al completo. No es el típico disco de doce medios tiempos seguidos donde no hay alteraciones. El rollo de Maronda es intentar jugar como hacen los grupos británicos sin ningún complejo, que suman influencias desde la época de los Small Faces hasta día de hoy, pasando por la nueva ola, The Smiths y cosas así. Nuestra idea es partir de los 60, tanto en grupos españoles como extranjeros, y llegar a la época actual atravesando todo tipo de referentes que nos gustan. Realmente no me lo planteo a la hora de componer, cuando vamos grabando, la canción va pidiendo ruido o va pidiendo según qué arreglos.

La canción que parte el disco en dos es “Pastoral de Tierras Baldías”, una canción folk cruda, desprovista totalmente de artificio. ¿En qué o quién te has inspirado para ella?

En aquella época me fui de gira de acústicos por Galicia y cuando regresé vi “A propósito de Lewyn Davis” de los hermanos Coen, que habla de lo que es ser un músico folk moviéndote solo. Fue un poco una asociación de ideas, me pareció bastante interesante la manera en que su banda sonora trata algunos clásicos, y quería hacer un tipo de canción que pudiera funcionar solo con guitarra acústica y voz. Volver a ese rollo del que yo también había oído a un montón de grupos; aparte de Dylan, que es el básico, George Jackson o mucho artista folky del sello Elektra o del sello Island. Quería que fuera una canción muy simple, pero luego la compliqué un poco más, incluso pasando al sonido de bandas sonoras folk edulcoradas como la de “Midnight Cowboy” o “Black Ship Boy” de Tim Hardin, que puede ser la mayor referencia para construir “Pastoral de Tierra Baldías”.

Con ocasión de la presentación del disco el pasado junio en La Rambleta de Valencia, me comentaste que el próximo año, además de un disco de Maronda con un estilo más o menos como cabría esperarse, también te gustaría publicar un disco de folk ¿Es “Pastoral” una muestra de ese folk del que hemos hablado?

Lo quiero grabar poco a poco. “Pastoral de Tierras Baldías” era realmente para ese proyecto, pero no me la pude guardar. Tengo muchas canciones del estilo y sí que es posible que saquemos un disco folk, lo que no sabemos es cuando.

La otra canción que parte el track list es “El Oráculo”, un adictivo blues psicodélico bastante tenebroso. Ya habías experimentado con las letras psicodélicas en “El Pájaro Cuco y la Muerte”, ¿Pero de donde surge ese riff de guitarra que la acompaña y es difícil sacarse de la cabeza?

El riff lo saqué hace años escuchando unas grabaciones del Congreso Americano de blues y jazz antiguos, que editaron en CD, y que eran recopilaciones temáticas de canciones de principio de siglo, con blues de catástrofes, con connotaciones sexuales, etc.  El tema se quedó ahí, pero luego, como siempre me pasa, fui escuchando más cosas que se fueron uniendo; por ejemplo me impactó mucho “You Know You’re Right”, el tema inédito de Nirvana para su recopilatorio, que me influyó a la hora de llegar al estribillo con lo de “mi hermana mayor está muerta en la cocina”; aunque también se me ocurrieron cosas escuchando “Baron Saturday” de The Pretty Things o “Aphrodite’s Child” o The Four Horsemen, hay un poco de todo. No es que copie, hay canciones que me inspiran desarrollos. Incluso la idea para la batería me surgió de una canción macarrónica que sale en los títulos de crédito de “Hércules”, que está a medio camino de The White Stripes y Kanye West.

En vuestras redes sociales ya se ha podido ver que estáis grabando canciones nuevas para el próximo disco ¿Tenéis pendiente algún tipo de sonido o estilo con el que queráis jugar o experimentar en próximos trabajos?

Siempre voy picando de aquí y de allá. Hay temáticas que siempre me han interesado, como la amistad o lo esotérico, siempre voy jugando con ese rollo y cada vez sale una cosa.

¿Crees que es clave que vosotros mismos seáis los que controláis las grabaciones y produzcáis los discos? ¿Es imprescindible para poder experimentar y enriquecer las canciones hasta que sean lo que vosotros queréis?

Yo creo que sí, de momento de esta manera estamos sacando los discos muy a gusto. Si ficháramos con una discográfica y tuviéramos la oportunidad de elegir productor quizá sería interesante, pero de momento no me lo planteo. Agradecería algún tipo de voz imparcial para sacar una tercera vía entre Marc y yo, pero no sé qué tipo de productor, porque la idea de producción que tenemos Marc y yo a veces es bastante diferente.

En los tres discos hay alguna letra con connotaciones sociales o políticas. En “Vibraciones” ocurre en “Ya no va a quedar nadie en Madrid”, en la que hacéis un claro guiño al movimiento “Rodea el Congreso”. ¿Es un intento de reflejar lo que ocurre en vuestro tiempo o es necesario cierto activismo por parte de los que tienen algo de voz?

Creo que el activismo es necesario en cualquier profesión, no solo en un músico. También en el médico que decide atender a alguien que no tiene posibilidades, algo que he visto con alguna trabajadora social. Está en ser más humano con las personas. Nosotros tenemos un cierto acceso al colectivo y por eso nuestras acciones son un poco más colectivas. “Ya no va a quedar nadie en Madrid” no es una canción con vocación panfletaria, intento contar una situación que me sucede cuando llego allí y me doy cuenta de que la gente se ha largado, y que la ciudad, que antes era más imaginativa, se está convirtiendo en una especie de solar con policías.

En “El Fin del Mundo en Mapas”, Marc y tú buscasteis músicos que básicamente os acompañaban en directo, en “La Orfebrería según los Místicos” intentasteis funcionar en un formato de dúo con bases pregrabadas y proyecciones –salvo en festivales-, pero ahora parece que habéis vuelto al formato banda con Alfonso y Paco. ¿Cómo queda configurada la banda y que planes hay al respecto para el futuro?

Vamos a seguir así en principio, aunque Igual para grabar empezamos a combinar los dos métodos: el de los dos primeros discos, que era grabarlo Marc y yo en casa y complementarlo con la batería; y grabar todo en directo partiendo de la batería de Alfonso, que es como hemos grabado el tercer disco. En directo van a estar ellos hasta que se cansen o nos manden a la mierda. La idea es funcionar los cuatro.

Tenéis tres estupendos discos editados: el primero lo sacasteis con una discográfica, que según habéis comentado en alguna ocasión no supo moveros; el segundo lo autoeditásteis y a base de trabajo lograsteis tocar en festivales como el FIB, Low Festival y Sonorama; ahora, con un exquisito tercer trabajo, os volvéis a quedar lejos de la repercusión que en principio se presupone, aunque vais a tocar en el Ebrovisión. ¿Ese trabajo de promoción ha podido con vosotros? ¿No tenéis la capacidad necesaria para poder moveros solos?

Yo creo que ha funcionado más o menos como al principio del segundo, como su primera edición, poco a poco. El segundo se conoció más el segundo año cuando se reeditó que cuando salió, y aquí tres cuartas partes de lo mismo. Tampoco estamos buscando identificarnos con el sonido que actualmente se hace en los festivales con el noventa por cien de las bandas, tenemos un rollo propio y eso te cuesta también un peaje. Ese peaje te hace no estar tan de moda y ser un grupo tirando a menor.

¿Crees que con padrinos o al menos empresas que estén bien relacionadas sería diferente el presente de Maronda aunque siguierais haciendo lo mismo?

Ya sabes cómo funciona este negocio y como se montan los festivales, etc. Evidentemente cuanto más te mueves mejor, incluso hay productos que sin tener demasiada historia detrás, con unos buenos contactos en radios y festivales acaban subiendo a una velocidad increíble, siendo muy radiados en Radio 3 y dándoles mucho bombo en ya no digo grandes festivales, si no pequeños festivales o ciclos que se montan por diferentes ciudades. Al final todo suma y tener a alguien detrás que te puede posicionar hace que la gente se aficione.

¿Vais a repetir fórmulas de trabajo similares para el próximo disco? Este último disco habéis hecho un crowdfunding, lo habéis movido vosotros, aunque me consta que tuvisteis contactos con algunas discográficas. ¿Cuál es la idea previa?

Grabar y hacer un trabajo completo. Terminamos el disco como el que termina un jarrón: moldeas el barro, lo cueces y luego lo pintas. Tenemos hasta la portada, el título, prácticamente las canciones que van a entrar. Nosotros tendremos un producto acabado y si alguien lo quiere editar, bien, y si no, lo haremos nosotros. Salvo que venga Sony con pasta y nos diga que la portada es fea, que entonces ya lo veríamos.

EBROVISIÓN 2015: MANUAL DE USO

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

17 + 5 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>