perro portada

ENTREVISTA A PERRO

Los murcianos Perro han sido una de las sorpresas más agradables y refrescantes de los dos últimos años. “Tiene bakalao, tiene melodía” (Miel de Moscas, 2013) fue un descarado debut lleno de adictivos, divertidos y bailables artefactos que les llevó a aparecer en carteles de festivales como el Primavera Sound, SOS 4.8, Low Festival, Sonorama Ribera o DCode. Tras el verano se encerraron a grabar en el estudio de Hans Kruger y ahora están a punto de publicar su segundo disco, “Estudias, navajas”, que saldrá a la venta el 3 de noviembre. Hablamos con los cuatro componentes de la banda a su paso por Valencia, con motivo de su participación en el Deleste Festival y el resultado fue una charla llena de risas y de bromas. Los cuatro músicos hablaban el uno a continuación de otro como uno solo y casi robándose las palabras, por lo que hemos obviado citar al autor de cada una de las frases.

Vuestro primer disco “Tiene Bacalao, tiene melodía”, aun siendo un disco bastante atípico dentro de la corriente más comercial del indie, os ha convertido en un grupo de moda; habéis estado casi dos años girando y tocando en un montón de festivales. ¿Os esperabais esto?

Si nadie lo entiende, imagínate nosotros. Para empezar es que no somos indies.

Qué va, qué va, no nos esperábamos ni la mitad ni un cuarto. Porque cuando eres de las afueras de Murcia lo último que piensas es que vas a hacer un disco y vas a tocar en el Primavera Sound. Entonces, cuando te lo encuentras y pasa, es muy bonito. Todo ha sido una sorpresa.

¿El nuevo disco lo habéis compuesto cuando habéis bajado el ritmo de tocar o lo habéis ido concibiendo durante la gira?

Eso de la furgo, con la guitarra y eso, en Perro no existe. Durante ensayos en mitad de la gira alguna canción ha salido, pero cuando paramos salió el resto del disco. Mitad y mitad.

En vuestro debut había canciones con sonidos o referencias diferentes; había algún sonido tropical, cosas más bailables, era un disco bastante abierto. En “Estudias, trabajas” se nota más centrado en un sonido más kraut, más denso, con guitarras más potentes. Un estilo más uniforme. ¿Habéis encontrado el estilo que os define?

Vamos por épocas y simplemente nos ha dado más por ahí. Al final lo que intentamos reflejar es lo que hacemos en este momento y ya está. En “Bakalao” también hay más variedad porque abarca más tiempo de composición, abarca más épocas de cosas que nos iban gustando. En este está todo más concentrado, es lo que nos refleja ahora y lo que nos ha dado por hacer ahora.

Sin cuestionar si es mejor o peor que el anterior disco, es evidente que puede que en el mercado de festivales en el que os habéis movido puede que este disco tenga un sonido un poco más arriesgado que el anterior, que quizá era más desenfadado y que entraba muy fácil.

Tampoco lo hemos pensado mucho, bueno nada. En el primero tampoco lo pensamos. Si ellos (Guille y Adrián, la sección melódica) ven que nosotros (Aaron y Fran, la sección rítmica) movemos la cabeza, y nosotros vemos que ellos mueven la cadera, es que la canción funciona.

Habéis grabado con Hans Kruger. ¿Qué importancia tiene en este sonido? ¿Lo teníais claro antes de ir a grabar o ha sido Hans el que os ha guiado hacia él?

Hans ha dado el último punto. En lo poco claro que tenemos las cosas, le llevamos el material y lo veía como nosotros dándole cuatro pinceladas que nos parecieron bien. No hubo ningún giro drástico a la hora de grabarlo. Hans nos pilló enseguida que lo importante en nuestro grupo es la actitud. En algunas canciones nos aconsejó no coger la toma perfecta, si no la que tenía más feeling y eso nos gustó.

En este segundo disco habéis explotado sonidos y elementos que en el primer disco aparecían pero quizá les faltaba un poco de definición o compensación, como el tema de las dos baterías.

Eso es cosa de Hans. Nosotros lo grabamos igual, y dijo: “voy a poner una batería aquí y otra batería aquí, y se va a entender perfectamente que hay dos baterías”. Antes estaba enfocado a hacer de las dos baterías una más grande y ahora sí que están las dos separadas. También en el proceso de composición estamos más acostumbrados a tener dos baterías que en el primer disco, que casi vino un poco de sopetón.

Se nota la diferencia de ir a grabar un primer disco sin experiencia a la hora de grabar el segundo ¿Llevabais las cosas preparadas de otra manera? ¿Teníais más claro lo que necesitabais hacer?

Con nuestros pequeños proyectos anteriores ya habíamos grabado cosas en estudios, y aunque todos son iguales, la verdad es que la forma de trabajar de cada uno es diferente. Hans tiene una forma de trabajo muy especial, es un tío que si se tiene que tirar un día entero para poner doce micros, hacer trescientas mil pruebas y afinar quince veces lo hace, pero al siguiente día a las nueve de la mañana el primer golpe que le das a la batería suena de puta madre y eso lo hace con todo. En este estudio es donde nos hemos sentido más cómodos, donde nos hemos sentido más implicados en el proceso.

Dentro del entramado sónico del disco, la voz parece ser un instrumento más. Las letras son cortas y en muchas canciones los mensajes son bastantes repetitivos. ¿Buscáis más expresaros con el sonido que con lo que decís?

El metamensaje (risas). Es más que nada no caer en el mensaje vacío de mierda, poner una idea por canción, no poner ochocientos millones de frases sin sentido. Como no va a tener sentido, pon cuatro o cinco solo y ya está.

“OLRAIT”, el single de adelanto del disco, es de vuestras canciones más cortas. Dura minuto y medio cuando la media del disco está por los tres minutos y medio o cuatro. ¿Por qué habéis elegido esta canción como muestra de lo que hay en el disco?

Porque yo estudié que el juego motor hay que cortarlo cuando está en la cúspide, no cuando ya está bajando de emoción (risas). Corta, con esto ya puedes acabar la entrevista (risas).

Es que si escoges otra que es más popera tampoco es la muestra, porque está “OLRAIT”. Es complicado.

Seguro que en casa sois unos intelectuales, pero vuestras letras se nutren de experiencias con vuestros amigos, referencias personales televisivas como V, Enrique y Ana, el humor, etc. ¿Es un juego?

Hay de todo, la mayoría de cosas son coñas nuestras y de nuestros colegas, pero otras son muy generales. A los reptilianos los conoce todo el mundo ¿no? Nosotros estamos unidos al universo y eso nos brinda…. ¡Apunta eso! (risas)

Aunque en el disco sí que podría haber un par de canciones protesta. “Azul mayoría absoluta” o “La factura de la luz”.

Son ideas, eso es a lo máximo que llegamos. Son cosas que al final se reflejan porque les pasan a todo el mundo.

Habéis tocado en muchos festivales, pero no habéis olvidado las salas muy pequeñas ¿Cómo vivís esos ambientes?

Son geniales. Por ejemplo en Lupita en Barcelona, un sitio pequeño que había cuarenta o cincuenta personas pero uno encima de otro, que moló muchísimo. O en Benicarló que la gente me cogió (Aaron, uno de los baterías) en volandas y estaba tocando en el techo con las baquetas cuando vi el ventilador cerca de mi cara. El tema sala pequeña mola mucho porque enseguida hay bulla italiana de la buena.

Después de lo bien que os ha ido hasta ahora, ¿qué esperáis de este segundo disco?

Lo mejor es no tener expectativas y que venga lo que tenga que venir y ya está. Si sale la cosa bien es de puta madre, es como que te regalen un coche sin que te lo esperes… o una casa. Ahora se ve más lo de la casa, ¡o un cachorro!

Hay una frase de una canción que define mucho la actitud de Perro en general y del disco en particular y es que “la eternidad cuesta mucho y no me interesa”. Ves, metamensaje (risas).

Ya se puede reservar “Estudias, navajas” (Miel de Moscas, 2015) en modo preventa aquí.

ASÍ TE CONTAMOS EL DELESTE FESTIVAL 2015 

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

20 + Ocho =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>