ANNACALVI

ENTREVISTA: ANNA CALVI

Canciones de ambientación cinematográfica, una voz que puede remitir a PJ Harvey, Siouxsie o Patti Smith, sólidos estudios clásicos y una imagen que le ha valido para codearse con firmas de moda como Gucci o Chanel. Es Anna Calvi, una joven londinense que, con su debut homónimo, llamó la atención de Brian Eno o Nick Cave (que la escogió personalmente como telonera para una gira de Grinderman). En 2013, “One Breath”, su segundo álbum, confirmó su talento, que este año desplegará en directo en los festivales Territorios Sevilla, Mona Fest (Granada), Solar Fest (Mallorca) y DCode (Madrid).

Empezaste en un trío llamado Cheap Hotel. ¿Cuándo tomaste la decisión de trabajar como solista?
Bueno, Cheap Hotel fue solo uno de los proyectos en los que estuve involucrada al principio. También había tocado y cantado por mi cuenta siempre, así que era algo natural, pero era demasiado tímida para dar el paso definitivo. Un día tomé una determinación y así fue como, después de dos años de trabajo, surgió la posibilidad de grabar mi primer disco.

Curiosamente, en directo también empezaste actuando en formato trío. ¿Es el más cómodo para ti?
Era diferente de Cheap Hotel, en todos los sentidos. Ahora las canciones son mías, estoy más implicada emocionalmente en lo que tocamos. También es mucho más divertido, y los músicos son más versátiles. Pero es cierto que el trío fue el formato perfecto para mí en aquel momento, aunque ahora hemos ampliado la formación.

Has estudiado música. ¿Te parece un requisito para dedicarse al pop?
Eso depende de cada uno, aunque resulta muy interesante. Yo estudié música muy diversa, y eso me ha beneficiado a la hora de acceder a muchos géneros que de otro modo no hubiera conocido, como la música clásica contemporánea. Por otra parte, me ha sido de gran utilidad a la hora de escribir los arreglos de cuerda, que son todos míos, porque toco el violín desde los ocho años. Fue una experiencia muy formativa.

De hecho, ¿consideras que se puede calificar como pop lo que haces?
Nunca he pensado en ello. Hago lo que me gusta. Y, en cierto sentido, sí creo que se podría calificar como tal.

Brian Eno ha sido uno de tus mayores apoyos. ¿Cómo le conociste?
Por un amigo común, durante un concierto, en Londres. Le mandé algunas maquetas y le gustaron mucho. Tanto, que empezó a hacerme publicidad siempre que tuvo ocasión.

Eno es un gran productor. ¿No le planteaste que trabajara en tu disco?
Tuvimos algunas conversaciones sobre el tema, pero llegamos a la conclusión de que no tenía sentido. Me dijo que le interesa producir a un artista cuando su implicación en el proyecto era decisiva en el resultado final, pero que yo tenía las cosas tan claras que no le necesitaba.

Para tu debut escogiste a Rob Ellis. ¿Por qué?
Teníamos una sensibilidad similar respecto a las canciones, y me pareció que sería la persona adecuada, como John Congleton me lo ha parecido para “One Breathe”. Suelo entrar en el estudio con una idea muy sólida. Y fui afortunada, porque no trató de cambiarla. Trabajamos bien juntos, fue una colaboración mutua de la que obtuvimos una gran recompensa. Él ya había escuchado mis maquetas y sabía el tipo de sonido que buscaba.

¿En qué consiste ese sonido?
Cuando empecé a grabar y componer, quería hacer piezas lo más honestas posible. No me interesaba lo que pudiera gustar a los demás o lo que estuviera de moda. Tampoco pensaba en mis influencias, todo el mundo tiene las suyas y es natural que aparezcan expuestas en tu trabajo. Solo quería escribir música que a mi me gustaría escuchar y que sintiera honesta y apasionada.

¿Esperabas que se te asociara con PJ Harvey por haber trabajado con Ellis?
La verdad es que no pensé en ello. Ha sido después cuando me he dado cuenta de que la gente la cita a menudo porque Rob también ha colaborado con ella.

¿Te molestan ese tipo de comparaciones?
Es algo con lo que hay que vivir. Creo que tenemos estilos diferentes, pero es lógico que su nombre salga a relucir.

Admites influencias de Nina Simone, Edith Piaf y Scott Walker, pero en canciones como “Suzanne and I”, por ejemplo, tu voz recuerda a la de Siouxsie. ¿Te interesa?
No te lo vas a creer, pero no la había escuchado nunca. Después de grabar el primer disco, y de que algunas personas me la nombraran, oí una canción suya en la radio y entendí por qué me hablaban de ella.

¿A qué otras cantantes sigues?
Maria Callas tuvo un gran efecto en mi. Me encanta cómo se compromete con cada nota que canta. Hay mucha pasión en su modo de interpretar. La primera vez que la escuché cantar el Otelo de Verdi cambió mi modo de enfocar el uso de la voz. Me di cuenta de lo que significa comprometerse emocionalmente como vocalista.

Tu primer single fue una versión de “Jezebel”, un tema de los cincuenta, y también has cantado canciones de Elvis Presley, TV on the Radio o David Bowie. ¿Crees que la interpretación es igual de importante que la creación?
La interpretación puede ser tremendamente creativa, y me parece un hecho artístico en sí misma, aunque no al nivel de la composición. Lo que tengo claro es que crear algo artístico no debería ser fácil, sino fruto de una lucha. Es parte de algo que significa mucho para quien lo hace.

¿Qué recuerdos guardas de la gira que compartiste con Grinderman?
Fue genial. Nick Cave es uno de mis héroes musicales, así que tocar cada noche con él por toda Europa resultó un sueño.

¿Te ha sorprendido la recepción de tu trabajo?
Mucho. No me la esperaba. Suponía que mi debut sería un disco pequeño, que no llamaría demasiado la atención y que interesaría a un grupo reducido de gente, pero la respuesta fue estupenda, y ha supuesto una importante responsabilidad de cara al segundo disco.

¿Qué puede esperar el público de tu directo?
Nuestros conciertos son muy intensos, lo damos todo. Tratamos de transmitir a la gente lo que sentimos con las canciones. Después de haber estado en España en 2011 en el Día de la Música y el Festival de Benicàssim, tuve la posibilidad de tocar en salas, lo cual fue todo un aliciente. Y ahora vuelvo para hacer má festivales.

Una última curiosidad: Has comentado que te interesa la puesta en escena del flamenco. ¿Qué es lo que te atrae del género?
Creo que toda la pasión, el drama y el romance de la música flamenca tiene su expresión estética en los trajes de los bailaores. Lo encuentro inspirador. De hecho, en algunas ocasiones me he vestido como un bailaor cuando actúo en directo.

Eduardo Guillot

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

15 − 12 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>