cabecera Femi Kuti

ENTREVISTA: FEMI KUTI

Conexión telefónica con Nigeria. ¿Motivo? Charlar con Femi Kuti, hijo del legendario Fela Kuti, heredero de su legado afrobeat y embajador musical del continente negro, que actua en el Rototom el viernes, 22 de agosto. El afrobeat es un género surgido a finales de los años sesenta, confluencia sonora entre el jazz, el soul y la música de baile, voluntariamente desmarcada de la tradición popular yoruba, aunque con influencias jùjú y fuji. Su figura central es Fela Anikulapo Kuti (1938-1997). La popularidad del soul en Lagos (en especial de Geraldo Pino, un imitador de James Brown procedente de Sierra Leona) introdujo a Kuti en el género, pero a partir de un viaje a EE UU en 1969, durante el que estableció contacto con activistas negros, cambió su orientación política y comenzó a desarrollar las bases del afrobeat, secundado por el grupo Africa ‘70.

Las contribuciones de Tony Allen (batería), Maurice Ekpo (bajo) y Peter Animasaun (guitarra) fueron decisivas en la evolución de su sonido, así como la ampliación de la banda con congas, elementos percusivos, sekere y sección de metal. Durante más de dos décadas, el afrobeat se mantuvo dentro de los mismos cánones musicales, aderezado con un creciente acento político. La irrupción de Seun y Femi Kuti, hijos del maestro, hizo que el género comenzara a diversificarse y a explorar nuevos rumbos.

 

Femi Kuti & The Positive Force (Foto: Bernd Ott)

 

¿Supone una responsabilidad añadida llevar el apellido Kuti cuando se sale al escenario?

Es algo que no me planteo. Mi objetivo principal es hacer buena música, que pueda servir de inspiración a la gente. Tampoco lo considero un privilegio, porque es algo que me viene de nacimiento. Estoy orgulloso de mi padre y de su lucha por la justicia y contra la corrupción. Es algo que aprendí desde pequeño.

 

Comenzaste de la mano de tu padre. ¿Te resultó difícil encontrar tu propia identidad como músico?

Cuando empecé, tendría unos dieciséis años, y sí, fue duro, porque mi padre es una gran estrella en Nigeria, todo el mundo le conoce. Me costó diez años, desde 1986 hasta 1996, conseguir que la gente en mi país apreciara lo que hago sin necesidad de recurrir a mi padre. Así que, ciertamente, resultó complicado

 

Vienes a tocar al Rototom, un festival especializado en reggae. ¿Crees que es un género afín al afrobeat?

Sí, encuentro muchas similitudes. No olvides que el reggae es de origen africano, y por tanto conserva muchos ritmos del continente. La diferencia, en mi opinión, radica en que el afrobeat es más complejo, especialmente en lo que respecta a los ritmos. El reggae tiene un ritmo bastante estandard, no hay muchas diferencias entre las canciones del género, mientras que el afrobeat es más cerca del jazz, tiene mayor complicación rítmica.

 

Y en ambos casos se trata de rebel music, ¿no?

Sí, bueno, pero tienes que recordar que no todo el reggae es música rebelde. Muchas canciones no tienen nada que ver con la revolución o los movimientos negros. Jimmy Cliff ha usado su música muy a menudo para luchar contra la injusticia. En su caso, o en el de gente como Peter Tosh y Bob Marley, sí lo es.

 

¿De qué modo ha evolucionado el afrobeat desde los años setenta hasta hoy?

Ha cambiado muchísimo. Desde la época de mi padre han pasado muchas cosas, y eso es muy importante para la música, que en ningún caso debe permanecer anquilosada. Mi padre ya evolucionó en diferentes direcciones a lo largo de su trayectoria, y yo mismo, en cada disco que grabo, intento buscar nuevos caminos, hacer cosas distintas, no repetirme y ganar en energía rítmica. Siempre mirando hacia adelante.

 

 

A lo largo de la historia del pop, no son pocas las bandas americanas o europeas que han reconocido la influencia de la música africana. ¿Qué opinas al respecto?

No es algo que me sorprenda, porque es cierto que históricamente ha ocurrido siempre. Hay muchas bandas americanas y europeas inspiradas por los ritmos africanos, especialmente por mi padre. Y no solo en el terreno del pop: En su autobiografía, Miles Davis admite que Fela Kuti fue una fuente de inspiración constante. James Brown también admitió que el afrobeat fue una revelación para él. Y qué decir del hip hop, que utiliza muchos patrones rítmicos africanos. Ya te digo, no es una sorpresa.

 

Sin embargo, muchos de esos músicos que inspiran a americanos o europeos siguen siendo unos grandes desconocidos.

Es una situación complicada. No quiero entrar en una cuestión en la que podríamos hablar de racismo. Prefiero celebrar que la gente utilice ritmos afro.

 

En 2013 publicaste “No place for my dream”. ¿Cuál es tu sueño y por qué no hay sitio para él?

Mi sueño es la paz, el fin de las injusticias y que todo el mundo sea feliz. Pero desde el principio del mundo hasta hoy siempre ha habido guerras e injusticias, corrupción y muchos problemas.

 

¿Qué puede hacer la música por cambiar esa situación?

Imagínate un mundo sin música. Estoy seguro de que habría aún más violencia. La música es comunicación, hace que la gente se inspire, puede alegrarte el ánimo cuando te sientes mal y confortarte. Es una fuerza vital para el desarrollo del mundo, sin necesidad de que las canciones sean revolucionarias.

 

 

Lideras The Positive Force, una banda muy amplia. ¿Es fácil mantenerla unida y en forma?

Somos un montón de gente en el escenario, me gusta que las bandas sean numerosas. Cuanta más gente, más inspiración para el público. A veces tengo que ser un jefe duro, depende de las circunstancias. Si veo que la banda se relaja, debo recordarles de qué va esto. Tienes que entender que soy el líder del grupo, y que la gente que se sube al escenario puede atravesar por problemas o momentos difíciles en su vida, que a veces afectan a su interpretación. Es entonces cuando me toca señalarles que deben olvidarse de sus tribulaciones personales en el escenario y transmitir a la gente energía positiva. Puedo entender su situación, así que trato de reconfortarlos en el plano personal, pero les presiono a nivel profesional. Los músicos no pueden llevarse los problemas consigo al escenario. La gente ha ido a divertirse, porque ya tiene sus propios problemas, y tu trabajo es hacerla feliz.

 

¿Puedo preguntar por tu relación con tu hermano Seun Kuti? Ambos sois embajadores de la música de vuestro padre.

¿Mi hermano? Somos amigos. No tengo mucho que decir. Entiendo que la gente quiera oír otras cosas, pero somos amigos.

 

¿Compartís opiniones musicales? ¿Qué tipo de relación manteneis?

Obviamente, ambos tocamos el mismo tipo de música, pero te recuerdo que yo soy bastante más mayor que él, así que vemos las cosas de manera diferente. No obstante, los lazos familiares son muy sólidos, pero no interferimos en la carrera del otro, lo cual es muy importante. Él tiene libertad para hacer lo que quiere, y yo también. Si coincidimos en Nigeria solemos vernos, e incluso hacer alguna jam session juntos, del mismo modo que si tocamos en el mismo festival podemos compartir escenario en algún momento concreto. No hay problemas entre nosotros.

 

Coristas y bailarinas, no esposas

 

Tengo otra pregunta personal. En una foto promocional apareces rodeado de mujeres…

Son mis coristas y bailarinas, sí. No mis esposas (risas).

 

Veo que ves por dónde iba la pregunta.

Sí (risas). Una de las mujeres que aparece en la foto es mi novia. No estamos casados, pero vivimos juntos.

 

La cuestión, efectivamente, estaba relacionada con la poligamia, que es legal en Nigeria. De hecho, es un tema que ya causó tensiones entre tu padre y los medios occidentales. Nos cuesta entender esa relación entre hombres y mujeres en tu país.

Por supuesto, porque nuestras culturas son muy diferentes. A veces, nosotros tampoco entendemos vuestro modo de vida, y eso es lo hermoso de este mundo, que podemos apreciarnos igualmente teniendo costumbres muy distintas. Esto es África, y tenemos nuestra cultura. Nosotros no intentamos cambiar o cuestionar la vuestra, aunque no entendamos por qué los americanos se casan y se divorcian, y luego se vuelven a casar y se divorcian otra vez… Muchas veces se pasan la vida así. Es difícil de comprender.

 

¿Qué podemos esperar de tu show en el Rototom?

Va a ser un concierto muy energético, poderoso y lleno de color. Estoy seguro de que va a ser una gran noche y la gente va a disfrutar.

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

20 − Diez =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>