cabecera sadies

ENTREVISTA: THE SADIES

The Sadies llevan dos décadas desarrollando una manera de entender el rock americano que no se circunscribe a un único estilo. Country alternativo, folk, psicodelia, garage, surf, pop o rock and roll son ingredientes que la banda de Toronto (Canadá), liderada por los hermanos Dallas y Travis Good, utiliza cada vez que encara el proceso de composición de nuevo material. Adictos al trabajo y conocidos por sus colaboraciones con muchos otros artistas (Andre Williams, Neko Case, Heavy Trash), vuelven a España para realizar una nueva gira, que hará escala en el festival Monkey Week. Una excelente ocasión para charlar con su batería, Mike Belitsky.

 

Llevais veinte años en activo. ¿Ha sido fácil mantener la banda unida tanto tiempo?

Es una buena pregunta. Creo que todo es cuestión de encontrar a la gente adecuada y el nivel de compromiso necesario. Todos estamos muy involucrados en la banda. Hay momentos buenos y malos, pero al final se trata de seguir publicando discos y construyendo una carrera. En nuestro caso, todo el mundo tiene el mismo objetivo en mente. No hay nadie que tenga una idea diferente sobre lo que significa el éxito. Todos estamos en el mismo barco y, de algún modo, sabemos que estamos creando un legado. Hemos crecido respetando bandas que han funcionado así y queremos ser como ellas, así que conocemos el camino. Es una suerte que sigamos juntos después de crear una banda que ha durado tanto tiempo.

 

Además, en la vuestra hay dos hermanos, Dallas y Travis Good, con lo que eso implica de desgaste en las relaciones.

Desde luego. Quizá sepas que su padre estaba en The Good Brothers, un grupo que se mantuvo en activo alrededor de cuarenta años, y donde también tocaba un tío suyo, así que crecieron entendiendo que se puede trabajar con la familia y llevarse bien. Llevan años mamándolo con su padre y sus tíos, por lo que para ellos es algo natural, no un concepto inusual.

 

Habeis tocado y grabado con músicos como Andre Williams, Neko Case, John Doe o Jon Langford. De hecho, a veces se habla de vosotros más como banda de acompañamiento, como si se diera más importancia a ese rol que a vuestra propia carrera. ¿Teneis esa sensación? ¿Os importa?

Es otra buena pregunta. No, en realidad no me preocupa. Me molestaría si eso se convirtiera en la principal razón de existir para The Sadies, pero no lo es. Es, simplemente, otra cosa que hacemos. Y cuando la hacemos, nos metemos al cien por cien, pero todos sabemos que tiene un propósito determinado y que también tiene un final, y cuando termine, los Sadies seguirán en marcha. Esa es la fuerza motriz detrás de nuestra existencia como banda, y nunca ha sido puesta en duda. The Sadies es lo primero. Nos encanta que otros músicos compartan su mundo con nosotros, porque siempre se aprenden cosas trabajando con otra gente, y es muy importante crecer y aprender.

 

Hablando de compartir, tengo entendido que sois miembros honorarios de los Mekons. ¿Es así?

Bueno, fuimos de gira con ellos cuando celebraron su 25 aniversario e hicimos de teloneros adoptando otra identidad y tocando canciones suyas (risas). Así que nos ganamos el estatus de miembros honorarios. Fue muy divertido. Además, hemos colaborado con Jon Langford y conocemos a Sally (Timms), Sarah (Corina), Tom (Greenhalgh) y Lu (Edmonds) desde hace mucho tiempo. Siempre que viajamos a Inglaterra vamos a verles, existe una excelente relación y les respetamos muchísimo, así que es un honor ser miembro honorario de su banda.

 

Clase y elegancia (Foto: Vanessa Heins)

 

En las entrevistas, los músicos siempre soleis decir que vuestro último disco es el mejor. Como hace ya más de un año que apareció “Internal Sounds” (2013) y esta conversación está motivada por vuestra nueva gira española y no por la salida del álbum, me gustaría saber si hay alguno del que os sentís especialmente orgullosos.

Me gusta mucho “Tremendous Efforts” (2001). Creo que para nosotros fue un importante salto adelante en cuanto a nuestro crecimiento como banda y el modo en que aprovechamos el tiempo en el estudio, que fue un poco más largo que en los álbumes anteriores… Diría que es un disco bisagra, coincidió con una etapa muy creativa y captura muy bien aquel momento, porque fue cuando empezamos a encontrar nuestro camino como banda. Me gustan los que han ido saliendo después, pero hasta que hicimos “Tremendous Efforts”, no estábamos seguros al cien por cien de quienes éramos y a dónde íbamos. Éramos como un adolescente que empieza a comprender cosas nuevas. Después, siento que cada disco ha sido una experiencia de crecimiento, cada vez hemos dado un paso adelante, y quizá por eso muchas bandas dicen siempre que el último es el que más les gusta, porque sigues aprendiendo de tus aciertos y de tus errores, y tratas de que cada disco contenga cada vez menos errores y más aciertos, aunque todos ellos tienen su cantidad compartida de ambos.

 

En vuestros discos hay de todo: psicodelia, garaje, surf, bluegrass, country… ¿Os resulta sencillo manejar tantos estilos?

No es complicado. Quizá sea así porque llevamos veinte años de carrera. En el pasado podía ser un poco más difícil, pero me gusta que no se nos pueda reconocer como una banda country o bluegrass, porque durante mucho tiempo fue así como se nos etiquetaba, y creo que siempre hemos tenido elementos de los otros géneros que mencionas en nuestra música: incluso cuando hacíamos discos country, ya incluían elementos de garage. Y el surf suena muy cercano al garage.

 

En directo siempre vais con traje, muy bien vestidos, utilizando una estética que recuerda las bandas del pasado. ¿Os considerais parte de una larga tradición musical?

Absolutamente, sí, así es. No es algo que hagamos con intención irónica, sino que demuestra nuestro respeto por músicos que se subieron al escenario mucho antes que nosotros, y también por el público, el escenario, la sala… Estamos trabajando, y eso conlleva un código ético.

 

Acabais de terminar una gira y volveis a salir de viaje rumbo a España. ¿Cuánto tiempo al año pasais en la carretera?

Depende del año. No tanto como solíamos hace tiempo, pero cuando no estamos de gira trabajamos en otros proyectos: Quizá un nuevo disco, alguna banda sonora… Solemos estar bastante ocupados incluso cuando no estamos tocando. Hemos tenido un verano bastante ocupado, acabamos de hacer un pequeño tour por Canadá, vamos a España y a la vuelta giramos otra vez por Canadá. Volviendo a tu primera pregunta, una de las principales razones para mantener una banda unida es mantenerse ocupado. No hace falta que seas una gran banda de estadio para tener éxito, el hecho de que la gente quiera verte tocar y viajes de ciudad en ciudad es ciertamente un logro. Entendemos que esto es un trabajo, un trabajo estupendo, que nos encanta y por el que sentimos un gran respeto. A veces hemos estado de gira cuatro meses al año; otra veces, seis. Depende.

 

En el Monkey Week también actúa Holy Fuck, otra banda de Toronto. ¿Manteneis contacto entre vosotros?

Desde luego, son amigos nuestros. Podemos ser dos tipos de bandas absolutamente diferentes, pero somos de la misma ciudad y hemos tocado en los mismos clubs, aunque no necesariamente a la vez. Conozco mucho a su batería, hacemos deporte juntos y tenemos un hijo de la misma edad, así que nos tratamos a nivel musical y social.

 

 

“Internal Sounds” apareció en 2013. ¿Para cuando el nuevo disco?

No hemos empezado a grabar, pero ya estamos componiendo y preparando la grabación, el modo en que lo desarrollaremos y qué forma le daremos.

 

Habeis grabado con Steve Albini o Gary Louris, pero “Internal Sounds” fue el primer disco de The Sadies que produjo Dallas Good. ¿Seguirá haciéndolo en el futuro?

No creo que ninguno de nosotros lo sepa con seguridad. Desde luego, es algo que volverá a suceder, porque la experiencia fue buena y todo el mundo quedó satisfecho con el resultado. No puedo aventurar lo que ocurrirá en el futuro, porque no está calculado, pero volverá a pasar.

 

Con Gary Louris grabasteis en España. ¿Qué relación manteneis con el país?

Nos encanta. En mi caso particular, me gusta tanto España que voy a ir una semana antes de la gira para viajar por el país con mi familia, con objeto de que puedan experimentar todas las cosas que les he ido contando estos años, cada vez que volvía a casa. Cuando era joven, a los dieciocho años, visité el país por primera vez, hace mucho tiempo, pero entonces ya me enamoré. La gente es muy agradable, la geografía es fantástica, la historia fascinante, la comida estupenda… Cuando hice aquella primera visita estuve en muchos clubs punk, y las bandas inglesas visitaban el país con frecuencia… Cuando hicimos nuestra primera gira con The Sadies fue muy emocionante. La gente ama el rock and roll en España, así que es un sitio estupendo para nosotros.

 

Aquí tocais en clubs. ¿Soleis hacerlo también en festivales?

Este verano hemos tocado en muchos festivales en Canadá, y en algunos más pequeños en Estados Unidos. Nos gusta, porque muchas veces hay gente que no nos ha visto nunca antes y tocamos para una audiencia nueva. En los clubs, normalmente, el público sabe quién eres o va con amigos que les han convencido de que vale pena vernos. En los grandes festivales tienes la ventaja de tocar para público que no te conoce y, con suerte, ganar nuevos fans. Los festivales suelen ser divertidos, porque coincides con muchos otros músicos. No tengo quejas.

 

Vuestras canciones han sonado en películas y series como “True Blood” o “Veronica Mars”. ¿Son las sincronizaciones una buena forma de financiación alternativa actualmente?

Ayudan, desde luego. La industria musical pasa por un estado de vacío financiero, y la televisión, el cine y la publicidad nos han permitido hacernos un hueco, aunque la coyuntura actual ha hecho que se abaraten los precios. Antes era como: “OK, nadie vende discos, pero están la tele, el cine y la publi”, mientras que ahora es: “Vale, te damos una gran oportunidad de dar a conocer tu música gracias a la publi y el cine, así que no me exijas mucho dinero”. Es un poco engañoso, porque cada vez es más difícil ganar dinero licenciando canciones, pero siempre lo habrá en la música en directo, y nosotros somos una banda de directo.

 

Cegados por el sol (Foto: Rick White)

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

15 − 6 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>