Entradas

PHOENIX 699

BILBAO BBK LIVE 2017: NUEVAS CONFIRMACIONES LIDERADAS POR PHOENIX Y TWO DOOR CINEMA CLUB

Bilbao BBK Live, que se celebrará los próximos 6, 7 y 8 de julio en la capital vizcaína, anuncia una nueva tanda de cuatro bandas que conformarán la que será su duodécima edición y que se suman al primer cabeza de cartel anunciado, Depeche Mode.

Entre estas nuevas confirmaciones destacan Phoenix y Two Door Cinema Club, bandas que serán cocabezas de cartel en una de las tres jornadas del festival. Además, Bilbao BBK Live anuncia también los primeros nombres de Basoa, su cuidado espacio reservado a la mejor música de baile.

En 2009, Phoenix se hizo con el Grammy al Mejor Álbum de Música Alternativa gracias a su magnífico Wolfgang Amadeus. Desde ese momento, la trayectoria de estos franceses ha llevado una linea ascendente imparable. Con un próximo lanzamiento que tanto público como crítica esperan con ansia y tras una actuación en el festival en 2014 que todos los asistentes todavía recuerdan, Phoenix llegarán con fuerza a Bilbao BBK Live.  Junto a ellos liderarán una de las tres jornadas del evento como cocabezas del cartel de esta nueva edición Two Door Cinema Club. Los norirlandeses regresan a Bilbao convertidos en los imprescindibles del pop indie que son ahora para presentarnos ‘Gameshow’, el que será su tercer disco y que, según la propia banda, es “el más disfrutable de su discografía hasta el momento.”

Die Antwoord es sin duda una de la bandas del momento. Los sudafricanos revolucionaron la escena musical en 2010 con su disco debut y siguen infatigables con su combinación única de rap, música de baile y raíces, con su personalísima estética y unos potentes directos que se convierten cada actuación en toda una experiencia. El próximo julio nos presentarán su último disco ‘Mount Ninji & Da Nice Time’.

Fleet Foxes rompen sus cinco años de silencio con un nuevo tour en el que la parada de Bilbao BBK Live es una de las primeras que han anunciado. No cabe duda de que el precioso folk indie de los de Seattle sonará como nunca rodeado del incomparable paisaje de Kobetamendi.

Primeros nombres para Basoa

Tras el éxito de la primera edición vuelve Basoa, el espacio reservado a la mejor música de baile, cinco nombres de primera linea de la electrónica inauguran su cartel.

Andrew Weatherall es el productor del ‘Screamadelica’ de Primal Scream y es para muchos la figura máxima del underground. El británico formó parte de The Sabres of Paradise y es un genio de la adaptación, dejándose llevar por el público y el contexto de cada una de sus sesiones para hacerlas irrepetibles.

Dan Snaith creó su  proyecto paralelo en solitario, Daphni. poco después de lanzar ‘Swim’ con Caribou. Durante la gira de la banda como teloneros de Radiohead, Dan Snaith se fue enamorando cada vez más de la pista de baile y como Daphni llegará a Basoa.

DJ Tennis es Manfredi Romano, crecido entre Nueva Jersey, Sicilia y Parma y uno de los nombres más importantes del techno del mundo. Fundó el sello techno-pop ‘Life and Death’ en 2010 y lo ha convertido en imprescindible del género.

Por separado, Alessandro Parlatore y Marcello Giordani son dos habituales de la escena disco y electrónica de Italia. Juntos como Marvin & Guy se han convertido en uno de los proyectos más interesantes de la electrónica mundial actual.

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2016

premios fest portada

LOS PREMIOS FEST ANUNCIAN LOS FINALISTAS DE SU TERCERA EDICIÓN

La organización de los III Premios Fest ha anunciado hoy los tres festivales mejor valorados por público y jurado profesional en cada categoría. Con tres nominaciones figuran el FIB (Festival Internacional de Benicàssim)Resurrection Fest de Viveiro (Lugo), el Rototom Sunsplash de Benicàssim y el Sonorama Ribera de Aranda de Duero (Burgos).A continuación destacan el Bilbao BBK Live, el BIME Live de Bilbao, el Cruïlla Barcelona, el Mad Cool Festival de Madrid y el Vida Festival de Vilanova i la Geltrú (Barcelona), con dos nominaciones cada uno.
En una están nominados A Summer Story de Arganda del Rey (Madrid), DCODE Festival de Madrid, Demandafolk de Tolbaños de Arriba (Burgos), Estrella de Levante SOS 4.8 de Murcia, Festival Ebrovisión de Miranda de Ebro (Burgos),Festival Jardins Pedralbes de Barcelona, Low Festival de Benidorm, el Mercat de música viva de Vic (Barcelona), Monkey Week de Puerto de Santamaría (Cádiz), Mundaka Festival de Vizkaya, Noches del Botánico de Madrid, Nowa Reggae Festival de Vilanova i la Geltrú (Barcelona), PortAmérica de Porto do Molle (Vigo) y el She’s the Fest de Valencia.
El mejor medio de comunicación saldrá de la terna compuesta por Radio 3, Mondosonoro y Ruta 66.
Izal, León Benavente y Niño de Elche se disputarán el premio al mejor directo nacional, mientras que en el internacional competirán Alabama Shakes, Muse y Neil Young.
La Ceremonia de los III Premios Fest, tendrá lugar el 26 de octubre en el Teatro Campos de Bilbao, presentada por Ángel Carmona de Radio 3, uno de los locutores estrella de Radio 3 y un referente dentro de la música de la que se nutren tanto festivales como oyentes, premio ondas 2015 al mejor presentador de radio musical.

La banda sonora de la ceremonia correrá a cargo Rosalía & Raül Reefre, un proyecto que sobrevive en la cuerda floja del flamenco, colinda la tradición con la experimentación, y reúne el valor de los inconscientes para realizar algunas fechorías fuera de los límites de los puristas. Es flamenco y lo contrario también. Es experimentación pero también al revés. Es folclore ruidista sin electricidad y barullo emocional con los pies en el suelo. Soleá Morente, artista de naturaleza diferente a cualquier precedente anterior que combina la herencia de la cultura flamenca de la familia Morente con influencias de pop rock o incluso de rock alternativo, y Sandra Bernardo, capaz de fusionar la delicadeza de la chanson francesa, el vitalismo tropical y una voz íntima y libre que camina por el bolero, la cumbia, el swing, el reggae y el son más folclóricos. 

Lista completa de los tres festivales más votados por categoría:

Mejor Festival de gran formato ofrecido por SGAE

FIB (Festival Internacional de Benicàssim), Resurrection Fest, Sonorama Ribera

Mejor Festival de mediano formato 

BIME, Ebrovisión, Vida Festival

Mejor Festival de pequeño formato ofrecido por Bythefest.com

Festival Jardins Pedralbes, Noches del Botánico, Nowa Reggae Festival

Festival revelación ofrecido por Beefeater

A Summer Story, Mad Cool Festival, Mundaka Festival

Mejor zona de restauración ofrecido por Beberapid

Mad Cool Festival, PortAmérica, Vida Festival

Mejor zona de acampada

FIB (Festival Internacional de Benicàssim), Resurrection Fest, Rototom Sunsplash

Mejores actividades paralelas al festival

Bilbao BBK Live, Rototom Sunsplash, Sonorama Ribera

Mejor campaña de comunicación

Bilbao BBK Live, Monkey Week, Resurrection Fest

Festival más sostenible

Demandafolk, Estrella de Levante SOS 4.8, Rototom Sunsplash

Festival más tecnológico ofrecido por PayPal

BIME, Cruïlla, FIB (Festival Internacional de Benicàssim)

Premio a la diversidad e igualdad de género en los Festivales ofrecido por MIM, Mujeres en la industria de la música.

Dcode, Mercat de música viva de Vic, She’s The Fest

Mejor activación de Marca

Denominación de Origen Ribera del Duero (Sonorama), Estrella Damm (Cruïlla), MTV (Low Festival)

Mejor directo nacional ofrecido por AIE

Izal, León Benavente, Niño de Elche

Mejor directo internacional

Alabama shakes, Muse, Neil Young

Mejor medio de comunicación

Mondosonoro, Radio 3, Ruta 66

Los premios honoríficos, mejor promot@r de festivales en España ofrecido por Ticketmaster y LATAM se anunciarán en la ceremonia.

Premios Fest es el único reconocimiento en España dedicado a los Festivales de Música. Marca de calidad del sector y encuentro anual de los promotores de festivales. Un proyecto con capacidad para medir el pulso a la Industria, gracias a la recogida anual de datos y su análisis. Además de formar e informar, participando en el Congreso de Festivales que celebra en BIME.

Para más información: www.premiosfest.com

ASÍ TE CONTAMOS EL FIB 2016

ASÍ TE CONTAMOS EL SOS 4.8 2016

ASÍ TE CONTAMOS EL SONORAMA 2016

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2016

ASÍ TE CONTAMOS EL LOW FESTIVAL 2016

ASÍ TE CONTAMOS EL MAD COOL FESTIVAL 2016

CRÓNICA DEL EBROVISIÓN 2016

ASÍ TE TE CONTAMOS EL VIDA FESTIVAL 2016

ASÍ TE CONTAMOS EL MUNDAKA FESTIVAL 2016

ASÍ TE CONTAMOS EL PORTAMÉRICA 2016

CRÓNICA DEL DCODE 2016

CRÓNICA DEL SHE’S THE FEST 2016

bbklive2016_tame_impala_01_oscarltejeda (2) 940

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2016

JUEVES

Un festival comienza con los preparativos para acudir a él, con la ilusión o angustia con el que puedas vivir el momento. Nuestro Bilbao BBK Live comenzó ayer en una parada de bus bulliciosa donde la mayoría de los viajeros vestían de blanco y rojo y partían rumbo a Pamplona -7 de julio San Fermín ayer-, la única ciudad del mundo que en estas fechas puede rivalizar con la capital de la urbe, aka Bilbao.

Antes de partir, recibimos una llamada de casa, con nuevas muy negativas. Parece inminente la pérdida del único superviviente de la generación de más edad de nuestra familia, un ser cercano que nos conecta con aquello que una vez fuimos y no conocimos. Llamada de ámbito privado, no es esta una cuestión para airear en la crónica de un evento musical del calibre del Bilbao BBK Live, pero indudablemente, la noticia condicionará en adelante nuestro estado anímico y, por lo tanto, la percepción de todo lo que podamos escuchar en Kobetamendi los días venideros.

Por lo demás, Bilbao nos acoge calurosa, un tanto ajena al trajín que su pequeña cima acogerá las próximas tres jornadas. Salimos del Botxo en dirección a Kobetamendi, y como no estamos como para aguantar ni colas ni a nadie, tiramos hasta arriba a pie; ¡toma bilbainada!

Una vez dentro del recinto, y aún sin aliento, nos encontramos con los londinenses Years & Years. Atrás han quedado, entre otros, Begiz Begi, banda vasco-francesa que abre el festival en euskera; los también locales Rural Zombies, banda guipuzcoana que ha contado con un par de groopies sextagenarios en la primera fila y The Flying Monkeys, banda portuguesa que, nos cuentan, ha molado.

Years & Years / Foto: OScar L. Tejeda

Con camiseta corazón-polla rosa -ya me perdonarán- y cinta a juego en el pelo, el risueño Olly Alexander, vocalista de Years & Years, hace brazear a su público “como una ola”; nosotros aprovechamos para darnos una vuelta por el recinto mientras suena “Desire”. La novedad de esta edición se encuentra en la firme apuesta por un espacio estrenado en la pasada edición del festival, Basoa -bosque en euskera-, pista de baile situada en el extremo más alejado de Kobetamendi, rodeada de  arbolado. Espacio acertado que, sin duda, cobrará éxito según avance la madrugada.

Basoa presenta ya, a media tarde, un buen ambiente; el sonido es poderoso y la gente responde al embite. A estas horas, la presencia británica es mayoritaria en el recinto festivo -con sus banderas y borracheras, se hacen notar inflando condones; y se diluyen según avanza la noche-; son más los festivaleros que están de camino que los que se agolpan ya en Kobetamendi. Parece que este año se lleva la pintura fosforescente, tanto para ella como para él.

Chvrches / Foto: Javier Rosa

Chvrches solapa su actuación con Hidrogenesse, también con DMA´S. Abren con “Never Ending Circles”, con un sonido más limpio y menos oscuros que en el BIME de 2015. Son la antesala de M83 y de New Order, trío que encadena actuación y casa bien en cuanto a sonoridad. Poco más podemos decir de ellos, pues no volvimos de lo que en principio iba ser una escapada a Hidrogenesse. A éstos los pillamos con “No hay nada más triste que lo tuyo”, mientras el recinto de Kobetamendi, ahora sí, comienza a llenarse. A tope con el vocoder, Genis Segarra -muy serio enfundo en un buzo blanquinegro difícil de describir- y Carlos Ballesteros -¿desafina algo? ¡y qué importa!- dieron uno de los conciertos más frescos y divertidos de la tarde, siendo también el más imperfecto. El público, preparadísimo, bailo y coreó todas las canciones; en la primera fila, uno de ellos vestía “Un disfraz de tigre” (!!).

Hidrogenesse / Foto: Javier Rosa

Tanto de French Films, como de DMA´S o de Hinds, no pudimos escuchar más que un puñado de canciones. Nos gustaron estas últimas, aunque les vendría bien un poco más de nervio. Son las bandas guitarreras de un día en el que sobraban -las guitarras son cosa del siglo XX, que dirían Hidrogenesse-, sometidas esta vez sí, por sintetizadores.

En el extremo opuesto a Basoa -una pasarela facilita el acceso al bosque de los Djs y evitara, quizá, que el lateral de la carpa se colapse-, el autobús sobre el que actuaban en la entrada ha desaparecido, y el cuarto escenario gana cuerpo, bordeado con unas pequeñas gradas. Es el segundo escenario el que, a nuestro entender y a pesar de su amplitud, resulta un tanto insuficiente para el público que en él se agolpa. Nos lo pareció ayer con New Order.

Hinds / Foto: Javier Rosa

Antes que la veterana banda de Manchester actuó M83, repartiendo protagonismo entre sus componentes y tratando de contagiar entusiasmo. Fueron todo luz, pero su directo nos resultó un tanto monocorde. ¿Pueden miles y miles de personas acudir a un concierto a escuchar un solo tema? Así lo parecía, puesto que los que teníamos alrededor no callaron ni prestaron atención hasta que, hacia el final, sonó el superhit “Midnight City”. Los franceses, por cierto, comenzaron su  bolo con casi 20 minutos de retraso, coincidiendo con el descanso de la semifinal entre Francia y Alemania. ¿Casualidad?

Algo más oscuros e infinitamente más intensos, sin interrupciones ni fuegos de artificio, New Order estuvo a la altura de su historia -sin Hook y de negro riguroso- , con un directo impecable, cantado por Bernard Sumner a cara de perro y poca voz, en el que no faltaron clásicos como “Bizarre Love Triangle” o “Blue Monday” y que clausuraron recordando su etapa Joy Division en “Love Will Tear Us Apart “. ¡Tremendos!

New Order / Foto: Javier Rosa

Mientras los abuelos británicos recordaban al añorado Ian Curtis, miles de espectadores tomaban posiciones ante el escenario principal; también nosotros. Arcade Fire repetía visita a Bilbao tras actuar en la explanada del Museo Guggenheim el 13 de julio de 2011 -¡cómo pasa el tiempo! Evento que recuerdo con gran desilusión, quizá por el poco respeto que mostró parte del público, cotorreando todo el rato. “Esta vez no”, nos dijimos anoche, mientras defendíamos nuestra posición.

Los canadienses no defraudaron esta vez, en una actuación en la que tocaron todos sus himnos con Win Butler como frontman y guía, quien nació el mismo año en el que se fundó New Order, 1980.

Con un despliegue escénico apabullante, interpretaron una veintena de temas en hora y media. Cuerdas, metales y percusión, llegaron a estar en escena una decena de multi  instrumentistas -cada uno con traje de distinto color-, y media banda se sentó en el teclado colocado detrás de Win Butler, lo que da cuenta de su maestría.

Abrieron fuerte con “Ready to Start”, “The Suburb” y “Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)”, tres temas de “The Suburbs”, de 2010; para tocar después temas más recientes, con otros tres de “Reflektor”, de 2013; todo por bloques.

Arcade Fire / Foto: Oscar L Tejeda

Butler saltó al ruedo con el tema que da título a su último lanzamiento, comenzó el sirimiri y se desplegaron en el escenario grandes espejos cuadrados que iban cambiando su orientación, los cuales nos permitieron gozar de una vista cenital del escenario.

En la parte central sonó el bloque de “Neon Bible”, de 2007 (otros tres temas), y el ambiente se atemperó, aunque “Keep the Car Running”, a la mandolina y con su característico aire folk, nos pareció uno de los momentos más hermosos de la noche. Tras la caribeña “Haïti”, que cantó y bailó Régine Chassagne, el bloque de su magistral debut “Funeral”, de 2004, como colofón épico: “Neighborhood”, “Rebellion (Lies)” y “Wake Up”, con su celebrado cambio de ritmo y todo el mundo cantando el estribillo extasiado.

Caras de felicidad entre los asistentes, y de mucho cansancio también. Pasadas las dos de la madrugada, el sirimiri es ya constante en un Kobetamendi cada vez más brumoso. Hot Chip presenta temas nuevos y Alexis Taylor, ataviado con un singular gorro de paja que va que ni pintado con la estética que envuelve al recinto, trata de prolongar el estado anímico de los que se congregan en el segundo escenario. Poco a poco, el Bilbao BBK Live desplazará su espacio vital hacia el noctámbulo Basoa.

Hot Chip / Foto: Javier Rosa

En la primera jornada del Bilbao BBK Live de 2016, con 36.000 asistentes, tan solo unos viejos zorros como New Order han sido capaces de seguir la estela de Arcade Fire. Ambas bandas han logrado que por momentos nos olvidáramos del mundo; ha merecido la pena.

VIERNES

Con el corazón en stand by acudimos ayer a la segunda jornada del Bilbao BBK Live, en la que se iba a consumar una de las actuaciones más esperadas de esta su undécima edición, la de Pixies (y Belako).

El habitual nerviosismo que nos desborda en tales citas ha desaparecido hoy, una inexplicable placidez nos invade. Con el cielo plomizo, nos desperezamos para acudir a Kobetamendi antes de que el recinto abra siquiera sus puertas –hasta arriba en la línea 58 de Bilbobus-,  y antes de adentrarnos al festival, visitamos la cervecera adyacente. No somos nosotros, sino la mayoría de los festivaleros los que se lo toman con parsimonia. De los ruidosos guiris del día anterior, no queda casi rastro alguno.

Todo lo anterior a John Berkhout suena lejano mientras apuramos nuestra cerveza. El quinteto guipuzcoano presenta “Bloo Mind”, donde los sintetizadores ganan presencia. Sin embargo, el viernes es más de guitarras, aunque sean acústicas, como las de José González. Aún es pronto y la calma es máxima cuando el sueco de origen argentino ofrece un set casi íntimo, del que destacamos “Deadweight On Velveteen”, con las citadas guitarras acústicas, percusiones y exquisitas melodías vocales.

José González / Foto: Oscar L Tejeda

Con mayor asistencia del público y el habitual sirimiri, la cosa se anima con Ocean Colour Scene. El elegante cuarteto de Birmingham comienza fuerte, con una versión del “Day Tripper” y su hit “The Riverbot Song”, pero en vez de decaer su directo, sólido y solvente, fue in crescendo, con Simon Fowler a la acústica y preocupado de leer el atril y Steve Cradock aportando clase tanto a la guitarra como al piano. Con ellos comenzó a tomar cuerpo nuestra jornada, que eclosionaría después con Belako.

Antes, también escuchamos a C. Tangana (¿y Rosalía?) cantando el que, según Jenesaispop, puede ser el hit underground del verano, el rap “Antes de morirme”. No es nuestro rollo, sí el de cientos de adolescentes que registran en sus móviles el momento.

Mientras Love of Lesbian pisa el escenario principal, Belako sacude el recinto más estrecho, desbordado como después lo estaría con WAS, ambas bandas vizcaínas. Si El Mundo Today titulaba recientemente “Nace el Sin Love of Lesbian Fest, el primer festival sin Love of Lesbian”, otro tanto se podría decir de la banda de Mungia -repetían actuación en el Bilbo BBK Live, tras reventar la carpa en 2014-.

Entonces, hace dos años, el cuarteto de Mungia presentaba su debut “Eurie” -lluvia- con el que pillaron la buena ola, de la que aún no se han bajado. Esta vez presentaban su reválida, “Hamen” -aquí, en euskera-, y lo hicieron de forma brillante, porque son modernos mirando hacia atrás, porque sus temas transmiten y ellos, enérgicos en las tablas, desbordan entusiasmo. El público se entregó a ellos, tanto en como en los temas más luminosos, “Sea of  Confusion”, como en los más sucios “Track sei”. Antes del colofón, sonó una hipnotizante versión de Nina Simone, “Sinnerman”; después, desde Josu Ximun se atrevió a lanzarse al vacío -no es post punk, sino punk-. Tranquilos, fue recogido al vuelo. Por cierto, la línea inicial del bajo en “Haunted House” no remite lejanamente a Kim Deal y a Pixies?

Belako / Foto: Javier Rosa

Absortos con Belako nos perdemos la actuación de Love of Lesbian -¡qué pasa, todo no se puede!-, quienes se han dado un baño de masas con el público cantando todas sus canciones.

Entre la dicotomía de tener  que elegir entre Grimes y WAS, al contrario de con Belako y Love of Lesbian, nos decantamos a priori por el escenario grande, aunque a la postre terminamos atrapados en el sonido de la txalaparta -legendario instrumento musical vasco; percusión compuesta por madera contra madera- con el que abren Deu y Willy. Poderoso ritmo de baile que imprimen los de Getxo. Mientras esta banda imprime un poderoso ritmo de baile a su actuación vitalista, que termina con la apoteósica “On the Floor” -”no nos vamos ¡hasta que nos echen!”, grita Deu-; problemas técnicos obligan a la canadiense Grimes -cuatro chicas en escena, dos en la danza y dos a la voz- a parar una actuación que está gustando. Cuando la retoman, con bandera arco iris cual capa, volvemos de nuestra excursión a We Are Standard.

Antes de tomar una buena posición para el bolo de Pixies, conocemos en la cola del baño a un guiri, asombrado de que los baños sean unisex -no lo son en realidad, pero una chica apremiada nos pide paso-. “Nice festival” -nos dice en inglés-. Bien organizado, con buenas bandas y gente agradable; el mejor en el que he estado”. Viene desde  Noruega con su mujer, “por primera vez a Bilbao y exclusivamente al festival -dice ella-, y enumera: Arcade Fire, New Order, Pixies…”.

El resto de los escenarios interrumpen su actividad cuando Pixies están próximos a hacer acto de  presencia en el escenario principal. Frente a él se congregan, según la organización, alrededor de 33.500 expectantes festivaleros. ¿Dónde estaban a finales de los 80 y principios de los 90, con los de Boston en activo? Banda de culto, a Pixies le vino bien su ausencia de los escenarios, sus fans se multiplicaron.

Al orondo Black Francis, quien recitó y berreó lo suyo, le costó tomarle el pulso a la noche, pero cuando lo consiguió, no lo soltó hasta acelerarlo al máximo. En parte, gracias a la inestimable colaboración de la  batería de David Lovering, quien hizo que la locomotora no interrumpiera su ritmo. El también miembro original de la banda Joey Santiago, a la guitarra, y la argentina Paz Lenchantin, sustituta de Kim Deal al bajo, completaba  el cuarteto. Una banda que no necesitó de virguerías visuales -sí de mucha luz, principalmente blanca- para demostrar que sus temas, que han envejecido muy bien, son inmortales.

¿Cuántos temas se pueden tocar en hora y media? Al ritmo de Pixies… ¡más de treinta!, incluidas algunas de  los álbumes  más recientes, dos tanto de “Indie Cindy (2014) como de “Head Carrier (2016)”. De los clásicos, pasaron de puntillas por “Bossanova” para dar protagonismo a “Doolitle”; sonó medio disco.

Pixies / Foto: Oscar L Tejeda

La apertura corre a cuenta de “Bone Machine”, “Head On” -versión de The Jesus and Mary Chains- y “Wave of Mutilation”. En un tema la voz de Francis se va por cuestiones técnicas y él no se da cuenta. En otro la banda entra a destiempo y deben de comenzar de nuevo. Pero el cuarteto se engrasa según avanza la noche.

La clausura, intensa -interpretan “Velvety” que rara vez tocan en directo-, corre a cuenta de “Caribou” y “Debaser”. Además de los estribillos, el público canta incluso los riffs de guitarra. Un poco antes, el momento estelar de la noche, cuando Francis ha empuñado la guitarra acústica para encadenar “Where Is My Mind?”, “Here Comes Your Man” y una trepidante “Vamos”. Hemos rejuvenecido, al menos, una década.

Para nosotros, hubo un tiempo en el que Pixies, con quienes compartimos muchas horas (y escuchas) de felicidad, fue uno más de la cuadrilla. Hasta que, tras el Primavera Sound de 2004, fuimos poco a poco perdiendo contacto. Tras muchos años ausente, ayer volvió como el amigo que regresa tras una larga temporada fuera y, desubicado al principio, tras el tercer vino parece que nunca se fue.

Tras Pixies, la de Underworld es la última actuación `grande´ de una noche con cuerpo de jota. Hace tiempo que no cae sirimiri, la gente tiene  ganas de  baile. Suena “I Exhale”, y suena bien.

SÁBADO 

“Hemos rejuvenecido, al menos, una década”, decíamos en la crónica de ayer. No lo suficiente como para participar de la onda de Tame Impala. Si anteriormente grandes dinosaurios copaban las cabezas de cartel, en esta edición del Bilbao BBK Live, que a priori nos parecía una de las más atractivas, ha contado con la participación, entre las tres bandas estelares, con dos formadas en este siglo XXI, Arcade Fire y Tame Impala. Una tercera, Foals, robó ayer el protagonismo a los australianos.

El sábado amaneció radiante en Bilbao, por fin, con un sol espléndido. También en lo musical la jornada se presentaba como la más ecléctica de la actual edición, incluso con hueco para Soleá Morente. Para cuando nosotros llegamos a Kobetamendi, la actuación de la hija del maestro granaíno es historia, así como la de los locales Dekot en el escenario principal. Allí se halla Courtney Barnett, mientras nosotros decidimos, como primera tarea, zamparnos un bocata. Pronto nos arrepentimos de no haber esperado un poco, puesto que aunque no podamos ver a la australiana -suena muy lejana-, si vemos a su público. Vaya, por el movimiento parece que se está montando una buena.

Courtney Barnett / Foto: Oscar L Tejeda

Al contrario, el directo de Father John Misty nos resulta un tanto anodino. De él solo podemos destacar el trompazo que se pegó tras caer del escenario al foso, percance del que se levantó como si no hubiese pasado nada. El ex Fleet Foxes, en lo que a su actuación de ayer hace referencia, tiene mucha pose estética y poco peso musical. Lo abandonamos a su suerte pues su actuación se solapa con la de Bad Breeding y Juventud Juché. De los primeros dicen que son la nueva sensación punk británica, y a nosotros nos recuerdan a las bandas jarcoretas centroeuropeas que en los 90 paseaban por nuestros gaztetxes -casas ocupadas-. Los segundos, ¡ofrecían su tercer concierto en 24 horas! -uno de ellos también en Bilbao, en sesion vermouth-. Afortunadamente, el trío madrileño es joven y aguantó el tipo. Presentaban “Movimientos” en una carpa repleta que pusieron a saltar y que sonaba como cuando de adolescente te encerrabas en el baño con el radiocasette -¿existen aún?-.

Father John Misty / Foto: Liberto Peiró

Tras Tame Impala, y antes de Foals -dejamos ambas bandas para después-  se solapaban otras tres propuestas, las de Editors, Jagwar Ma y León Benavente. El indie pop épico del grupo liderado por Tom Smith es a priori el que goza de más cartel. Presentan “In Dream”, quinta referencia en una década de existencia, en la que han pisado Kobatamendi tres veces ya -las anteriores, en 2009 y 2013-. En esta última, Smith se presenta algo más canalla que en su anterior visita, y no se quita la capucha hasta hacer sonar “Smokers Outside the Hospital Doors”. La verdad, resultan efímeros y no aportan nada nuevo desde su anterior visita, por lo que los abandonamos a su suerte.

La propuesta electrónica del trío Jagwar Ma, sin batería pero con sintetizadores -segunda banda australiana de la jornada-, entra como un tiro en la carpa y nos convence más, pero picando de aquí para allá, son León Benavente quienes consiguen nuestra atención. Con Abraham Boba al frente -desgañitándose al micro o frente al teclado-, dijeron que Bilbao es una de sus ciudades preferidas. Si vuelven a cantan “Estado provisional” y “Gloria” como si fuera a ser la última vez que lo hacen, el amor será reciproco. Su intensa e brillante actuación tuvo también un prólogo en el centro de la ciudad, en sesión vermuth.

Tame Impala figuraban como cabeza de cartel, aunque su actuación se programó siendo aún de día, dejando la medianoche para Foals. Son muchos los que seguirán su actuación, como las de media tarde, sentados en las praderas del recinto. Se ve alguna que otra falda escocesa hoy, también plumas de indio. En un paseo por el recinto nos encontramos con una barbería donde peinan bigotes, hemos conocido a unas catalanas que repiten en Bilbao porque les gusta la dimensión del recinto y a unas australianas felices de poder disfrutar de tres bandas aussies en la jornada de ayer; Tame Impala es la tercera. Saludamos también a un amigo que está trabajando en un food truck. Acostumbrado a currarse fiestas  patronales a horas intempestivas, está flipando con los festivaleros: “¡Sin broncas, hasta hacen cola para pedir!”.

Tame Impala / Foto: Oscar L Tejeda

Admitámoslo, la brecha generacional entre Tame Impala y nosotros es tan grande que, incluso reconociendo que el suyo es un buen directo, nos impide gozar plenamente de su soft rock de pinzeladas psicodélicas; o aquí hay algo que se nos escapa. Los repetitivos y ya muy vistos visuales, las interrupciones entre temas y alguna que otra larga intro tampoco ayudan.

Tras una intro sonó “Let it Happen”, e inmediatamente el publicó más joven comenzó a brincar. El quinteto dirigido por Kevin Parker -empuña una molona Rickenbaker 335 verde del año 67-, muy arropado y un tanto estático, se relaja después en “Eventually”; las idas y venidas serán ya constantes. En “Elephant”, que remite a  bandas como Led Zeppelin -Robert Plant ¡actúa hoy domingo en Bilbao!- nos invitan a volvernos locos, y hacia el final, suena el hit “The Less I Know The Better”. El sonido es bueno, aunque peña de Zaragoza se nos quejara después de que faltaba volumen. No nos lo ha parecido.

Está bien, Tame Impala nos ha demostrado, sin entusiasmarnos, que es una gran banda. Pero de que se hayan puesto de moda los pantalones cortos con calcetines blancos hasta la rodilla, como hemos visto estos días a los más “fashion” de Kobetamendi… ¡por ahí no pasamos!

Foals presenta algunas características parecidas en escena. Sexteto arropado -con el batería tocando descalzo-, protagonismo de teclados y tintes épicos. Pero su intensidad aumenta a medida que avanza el set, hasta finalizar totalmente desbocados.

Foals /Foto: OScar L Tejeda

En horario estelar, han abierto con “Snake Oil”, “Olympic” y “My number” y el protagonismo estelar de un Yannis Philippakis que acabaría saltando al foso y fundiéndose con el público  -con “Providence”  primero, y al final de su actuación, después-. Especialmente delicada ha sonado “Spanish Sahara”, de lo mejor de la noche.

Si el jueves nos dañamos las rodillas por defender nuestra posición con Arcade Fire, el espacio disponible nos permitió bailar tanto el viernes con Pixies como ayer con Foals. Quizá los temas de Tame Impala sean más complejos y elaborados, pero el disfrute tiene su importancia y Foals ha sabido cómo atrapar al público. Con la celebrada “Mountain At My Gates” decenas de chavalas bailan a hombros de sus parejas; todos cantan -¡aquí todo el mundo sabe inglés, oigan!-. Tras “Late Night” dicen adiós. Los bises, en plan desbarre jarcoreta, son apoteósicos -con un pogo brutal en las primeras filas-, comenzando por “Inhaler”. Se lo han currado muy bien.

El trepidante final del bolazo de Foals coincide con el principio de Triángulo de Amor Bizarro, con cuya intensidad va que ni pintada. El sonido, bueno, el recinto, a rebosar; como con León Benavente -lamentamos no haber podido asistir allí a la actuación de McEnroe, cuyo horario coincidía con el de Tame Impala-. “¡Guillotina!” grita el genial cuarteto gallego en “Robo tu tiempo”, tema que nos recuerda que debo marchar a escribir la crónica que tú leerás mañana -tu hoy-. Las tres baterías de Soulmax, en septeto de riguroso blanco, sacuden la madrugada.

La organización, en una apuesta por la cultura de Djs, ha habilitado una entrada nocturna para Basoa, boscosa pista de baile. Allí esperan 2ManyDjs. Más de 35.000 festivaleros han asistido a la clausura del Bilbao BBK Live 2016, con unas cifra global de más de 100.000 asistentes, siempre según la organización.

 

 

bbklive2016_foals_01_oscarltejeda (3) 940

BILBAO BBK LIVE 2016: CRÓNICA SÁBADO

“Hemos rejuvenecido, al menos, una década”, decíamos en la crónica de ayer. No lo suficiente como para participar de la onda de Tame Impala. Si anteriormente grandes dinosaurios copaban las cabezas de cartel, en esta edición del Bilbao BBK Live, que a priori nos parecía una de las más atractivas, ha contado con la participación, entre las tres bandas estelares, con dos formadas en este siglo XXI, Arcade Fire y Tame Impala. Una tercera, Foals, robó ayer el protagonismo a los australianos.

El sábado amaneció radiante en Bilbao, por fin, con un sol espléndido. También en lo musical la jornada se presentaba como la más ecléctica de la actual edición, incluso con hueco para Soleá Morente. Para cuando nosotros llegamos a Kobetamendi, la actuación de la hija del maestro granaíno es historia, así como la de los locales Dekot en el escenario principal. Allí se halla Courtney Barnett, mientras nosotros decidimos, como primera tarea, zamparnos un bocata. Pronto nos arrepentimos de no haber esperado un poco, puesto que aunque no podamos ver a la australiana -suena muy lejana-, si vemos a su público. Vaya, por el movimiento parece que se está montando una buena.

Courtney Barnett / Foto: Oscar L Tejeda

Al contrario, el directo de Father John Misty nos resulta un tanto anodino. De él solo podemos destacar el trompazo que se pegó tras caer del escenario al foso, percance del que se levantó como si no hubiese pasado nada. El ex Fleet Foxes, en lo que a su actuación de ayer hace referencia, tiene mucha pose estética y poco peso musical. Lo abandonamos a su suerte pues su actuación se solapa con la de Bad Breeding y Juventud Juché. De los primeros dicen que son la nueva sensación punk británica, y a nosotros nos recuerdan a las bandas jarcoretas centroeuropeas que en los 90 paseaban por nuestros gaztetxes -casas ocupadas-. Los segundos, ¡ofrecían su tercer concierto en 24 horas! -uno de ellos también en Bilbao, en sesion vermouth-. Afortunadamente, el trío madrileño es joven y aguantó el tipo. Presentaban “Movimientos” en una carpa repleta que pusieron a saltar y que sonaba como cuando de adolescente te encerrabas en el baño con el radiocasette -¿existen aún?-.

Father John Misty / Foto: Liberto Peiró

Tras Tame Impala, y antes de Foals -dejamos ambas bandas para después-  se solapaban otras tres propuestas, las de EditorsJagwar Ma y León Benavente. El indie pop épico del grupo liderado por Tom Smith es a priori el que goza de más cartel. Presentan “In Dream”, quinta referencia en una década de existencia, en la que han pisado Kobatamendi tres veces ya -las anteriores, en 2009 y 2013-. En esta última, Smith se presenta algo más canalla que en su anterior visita, y no se quita la capucha hasta hacer sonar “Smokers Outside the Hospital Doors”. La verdad, resultan efímeros y no aportan nada nuevo desde su anterior visita, por lo que los abandonamos a su suerte.

La propuesta electrónica del trío Jagwar Ma, sin batería pero con sintetizadores -segunda banda australiana de la jornada-, entra como un tiro en la carpa y nos convence más, pero picando de aquí para allá, son León Benavente quienes consiguen nuestra atención. Con Abraham Boba al frente -desgañitándose al micro o frente al teclado-, dijeron que Bilbao es una de sus ciudades preferidas. Si vuelven a cantan “Estado provisional” y “Gloria” como si fuera a ser la última vez que lo hacen, el amor será reciproco. Su intensa e brillante actuación tuvo también un prólogo en el centro de la ciudad, en sesión vermuth.

Tame Impala figuraban como cabeza de cartel, aunque su actuación se programó siendo aún de día, dejando la medianoche para Foals. Son muchos los que seguirán su actuación, como las de media tarde, sentados en las praderas del recinto. Se ve alguna que otra falda escocesa hoy, también plumas de indio. En un paseo por el recinto nos encontramos con una barbería donde peinan bigotes, hemos conocido a unas catalanas que repiten en Bilbao porque les gusta la dimensión del recinto y a unas australianas felices de poder disfrutar de tres bandas aussies en la jornada de ayer; Tame Impala es la tercera. Saludamos también a un amigo que está trabajando en un food truck. Acostumbrado a currarse fiestas  patronales a horas intempestivas, está flipando con los festivaleros: “¡Sin broncas, hasta hacen cola para pedir!”.

Tame Impala / Foto: Oscar L Tejeda

Admitámoslo, la brecha generacional entre Tame Impala y nosotros es tan grande que, incluso reconociendo que el suyo es un buen directo, nos impide gozar plenamente de su soft rock de pinzeladas psicodélicas; o aquí hay algo que se nos escapa. Los repetitivos y ya muy vistos visuales, las interrupciones entre temas y alguna que otra larga intro tampoco ayudan.

Tras una intro sonó “Let it Happen”, e inmediatamente el publicó más joven comenzó a brincar. El quinteto dirigido por Kevin Parker -empuña una molona Rickenbaker 335 verde del año 67-, muy arropado y un tanto estático, se relaja después en “Eventually”; las idas y venidas serán ya constantes. En “Elephant”, que remite a  bandas como Led Zeppelin -Robert Plant ¡actúa hoy domingo en Bilbao!- nos invitan a volvernos locos, y hacia el final, suena el hit “The Less I Know The Better”. El sonido es bueno, aunque peña de Zaragoza se nos quejara después de que faltaba volumen. No nos lo ha parecido.

Está bien, Tame Impala nos ha demostrado, sin entusiasmarnos, que es una gran banda. Pero de que se hayan puesto de moda los pantalones cortos con calcetines blancos hasta la rodilla, como hemos visto estos días a los más “fashion” de Kobetamendi… ¡por ahí no pasamos!

Foals presenta algunas características parecidas en escena. Sexteto arropado -con el batería tocando descalzo-, protagonismo de teclados y tintes épicos. Pero su intensidad aumenta a medida que avanza el set, hasta finalizar totalmente desbocados.

Foals /Foto: OScar L Tejeda

En horario estelar, han abierto con “Snake Oil”, “Olympic” y “My number” y el protagonismo estelar de un Yannis Philippakis que acabaría saltando al foso y fundiéndose con el público  -con “Providence”  primero, y al final de su actuación, después-. Especialmente delicada ha sonado “Spanish Sahara”, de lo mejor de la noche.

Si el jueves nos dañamos las rodillas por defender nuestra posición con Arcade Fire, el espacio disponible nos permitió bailar tanto el viernes con Pixies como ayer con Foals. Quizá los temas de Tame Impala sean más complejos y elaborados, pero el disfrute tiene su importancia y Foals ha sabido cómo atrapar al público. Con la celebrada “Mountain At My Gates” decenas de chavalas bailan a hombros de sus parejas; todos cantan -¡aquí todo el mundo sabe inglés, oigan!-. Tras “Late Night” dicen adiós. Los bises, en plan desbarre jarcoreta, son apoteósicos -con un pogo brutal en las primeras filas-, comenzando por “Inhaler”. Se lo han currado muy bien.

El trepidante final del bolazo de Foals coincide con el principio de Triángulo de Amor Bizarro, con cuya intensidad va que ni pintada. El sonido, bueno, el recinto, a rebosar; como con León Benavente -lamentamos no haber podido asistir allí a la actuación de McEnroe, cuyo horario coincidía con el de Tame Impala-. “¡Guillotina!” grita el genial cuarteto gallego en “Robo tu tiempo”, tema que nos recuerda que debo marchar a escribir la crónica que tú leerás mañana -tu hoy-. Las tres baterías de Soulmax, en septeto de riguroso blanco, sacuden la madrugada.

La organización, en una apuesta por la cultura de Djs, ha habilitado una entrada nocturna para Basoa, boscosa pista de baile. Allí esperan 2ManyDjs. Más de 35.000 festivaleros han asistido a la clausura del Bilbao BBK Live 2016, con unas cifra global de más de 100.000 asistentes, siempre según la organización.

 

bbklive2016_pixies_04_oscarltejeda 940

BILBAO BBK LIVE 2016: CRÓNICA VIERNES

Con el corazón en stand by acudimos ayer a la segunda jornada del Bilbao BBK Live, en la que se iba a consumar una de las actuaciones más esperadas de esta su undécima edición, la de Pixies (y Belako).

El habitual nerviosismo que nos desborda en tales citas ha desaparecido hoy, una inexplicable placidez nos invade. Con el cielo plomizo, nos desperezamos para acudir a Kobetamendi antes de que el recinto abra siquiera sus puertas –hasta arriba en la línea 58 de Bilbobus-,  y antes de adentrarnos al festival, visitamos la cervecera adyacente. No somos nosotros, sino la mayoría de los festivaleros los que se lo toman con parsimonia. De los ruidosos guiris del día anterior, no queda casi rastro alguno.

Todo lo anterior a John Berkhout suena lejano mientras apuramos nuestra cerveza. El quinteto guipuzcoano presenta “Bloo Mind”, donde los sintetizadores ganan presencia. Sin embargo, el viernes es más de guitarras, aunque sean acústicas, como las de José González. Aún es pronto y la calma es máxima cuando el sueco de origen argentino ofrece un set casi íntimo, del que destacamos “Deadweight On Velveteen”, con las citadas guitarras acústicas, percusiones y exquisitas melodías vocales.

José González / Foto: Oscar L Tejeda

Con mayor asistencia del público y el habitual sirimiri, la cosa se anima con Ocean Colour Scene. El elegante cuarteto de Birmingham comienza fuerte, con una versión del “Day Tripper” y su hit “The Riverbot Song”, pero en vez de decaer su directo, sólido y solvente, fue in crescendo, con Simon Fowler a la acústica y preocupado de leer el atril y Steve Cradock aportando clase tanto a la guitarra como al piano. Con ellos comenzó a tomar cuerpo nuestra jornada, que eclosionaría después con Belako.

Antes, también escuchamos a C. Tangana (¿y Rosalía?) cantando el que, según Jenesaispop, puede ser el hit underground del verano, el rap “Antes de morirme”. No es nuestro rollo, sí el de cientos de adolescentes que registran en sus móviles el momento.

Mientras Love of Lesbian pisa el escenario principal, Belako sacude el recinto más estrecho, desbordado como después lo estaría con WAS, ambas bandas vizcaínas. Si El Mundo Today titulaba recientemente “Nace el Sin Love of Lesbian Fest, el primer festival sin Love of Lesbian”, otro tanto se podría decir de la banda de Mungia -repetían actuación en el Bilbo BBK Live, tras reventar la carpa en 2014-.

Entonces, hace dos años, el cuarteto de Mungia presentaba su debut “Eurie” -lluvia- con el que pillaron la buena ola, de la que aún no se han bajado. Esta vez presentaban su reválida, “Hamen” -aquí, en euskera-, y lo hicieron de forma brillante, porque son modernos mirando hacia atrás, porque sus temas transmiten y ellos, enérgicos en las tablas, desbordan entusiasmo. El público se entregó a ellos, tanto en como en los temas más luminosos, “Sea of  Confusion”, como en los más sucios “Track sei”. Antes del colofón, sonó una hipnotizante versión de Nina Simone, “Sinnerman”; después, desde Josu Ximun se atrevió a lanzarse al vacío -no es post punk, sino punk-. Tranquilos, fue recogido al vuelo. Por cierto, la línea inicial del bajo en “Haunted House” no remite lejanamente a Kim Deal y a Pixies?

Belako / Foto: Javier Rosa

Absortos con Belako nos perdemos la actuación de Love of Lesbian -¡qué pasa, todo no se puede!-, quienes se han dado un baño de masas con el público cantando todas sus canciones.

Entre la dicotomía de tener  que elegir entre Grimes y WAS, al contrario de con Belako y Love of Lesbian, nos decantamos a priori por el escenario grande, aunque a la postre terminamos atrapados en el sonido de la txalaparta -legendario instrumento musical vasco; percusión compuesta por madera contra madera- con el que abren Deu y Willy. Poderoso ritmo de baile que imprimen los de Getxo. Mientras esta banda imprime un poderoso ritmo de baile a su actuación vitalista, que termina con la apoteósica “On the Floor” -”no nos vamos ¡hasta que nos echen!”, grita Deu-; problemas técnicos obligan a la canadiense Grimes -cuatro chicas en escena, dos en la danza y dos a la voz- a parar una actuación que está gustando. Cuando la retoman, con bandera arco iris cual capa, volvemos de nuestra excursión a We Are Standard.

Antes de tomar una buena posición para el bolo de Pixies, conocemos en la cola del baño a un guiri, asombrado de que los baños sean unisex -no lo son en realidad, pero una chica apremiada nos pide paso-. “Nice festival” -nos dice en inglés-. Bien organizado, con buenas bandas y gente agradable; el mejor en el que he estado”. Viene desde  Noruega con su mujer, “por primera vez a Bilbao y exclusivamente al festival -dice ella-, y enumera: Arcade FireNew OrderPixies…”.

El resto de los escenarios interrumpen su actividad cuando Pixies están próximos a hacer acto de  presencia en el escenario principal. Frente a él se congregan, según la organización, alrededor de 33.500 expectantes festivaleros. ¿Dónde estaban a finales de los 80 y principios de los 90, con los de Boston en activo? Banda de culto, a Pixies le vino bien su ausencia de los escenarios, sus fans se multiplicaron.

Al orondo Black Francis, quien recitó y berreó lo suyo, le costó tomarle el pulso a la noche, pero cuando lo consiguió, no lo soltó hasta acelerarlo al máximo. En parte, gracias a la inestimable colaboración de la  batería de David Lovering, quien hizo que la locomotora no interrumpiera su ritmo. El también miembro original de la banda Joey Santiago, a la guitarra, y la argentina Paz Lenchantin, sustituta de Kim Deal al bajo, completaba  el cuarteto. Una banda que no necesitó de virguerías visuales -sí de mucha luz, principalmente blanca- para demostrar que sus temas, que han envejecido muy bien, son inmortales.

¿Cuántos temas se pueden tocar en hora y media? Al ritmo de Pixies… ¡más de treinta!, incluidas algunas de  los álbumes  más recientes, dos tanto de “Indie Cindy (2014) como de “Head Carrier (2016)”. De los clásicos, pasaron de puntillas por “Bossanova” para dar protagonismo a “Doolitle”; sonó medio disco.

Pixies / Foto: Oscar L Tejeda

La apertura corre a cuenta de “Bone Machine”, “Head On” -versión de The Jesus and Mary Chains- y “Wave of Mutilation”. En un tema la voz de Francis se va por cuestiones técnicas y él no se da cuenta. En otro la banda entra a destiempo y deben de comenzar de nuevo. Pero el cuarteto se engrasa según avanza la noche.

La clausura, intensa -interpretan “Velvety” que rara vez tocan en directo-, corre a cuenta de “Caribou” y “Debaser”. Además de los estribillos, el público canta incluso los riffs de guitarra. Un poco antes, el momento estelar de la noche, cuando Francis ha empuñado la guitarra acústica para encadenar “Where Is My Mind?”, “Here Comes Your Man” y una trepidante “Vamos”. Hemos rejuvenecido, al menos, una década.

Para nosotros, hubo un tiempo en el que Pixies, con quienes compartimos muchas horas (y escuchas) de felicidad, fue uno más de la cuadrilla. Hasta que, tras el Primavera Sound de 2004, fuimos poco a poco perdiendo contacto. Tras muchos años ausente, ayer volvió como el amigo que regresa tras una larga temporada fuera y, desubicado al principio, tras el tercer vino parece que nunca se fue.

Tras Pixies, la de Underworld es la última actuación `grande´ de una noche con cuerpo de jota. Hace tiempo que no cae sirimiri, la gente tiene  ganas de  baile. Suena “I Exhale”, y suena bien.

BILBAO BBK LIVE 2016: CRÓNICA JUEVES

bbklive2016_arcade fire_liberto peiro (1) 940

BILBAO BBK LIVE 2016: CRÓNICA JUEVES

Un festival comienza con los preparativos para acudir a él, con la ilusión o angustia con el que puedas vivir el momento. Nuestro Bilbao BBK Live comenzó ayer en una parada de bus bulliciosa donde la mayoría de los viajeros vestían de blanco y rojo y partían rumbo a Pamplona -7 de julio San Fermín ayer-, la única ciudad del mundo que en estas fechas puede rivalizar con la capital de la urbe, aka Bilbao.

Antes de partir, recibimos una llamada de casa, con nuevas muy negativas. Parece inminente la pérdida del único superviviente de la generación de más edad de nuestra familia, un ser cercano que nos conecta con aquello que una vez fuimos y no conocimos. Llamada de ámbito privado, no es esta una cuestión para airear en la crónica de un evento musical del calibre del Bilbao BBK Live, pero indudablemente, la noticia condicionará en adelante nuestro estado anímico y, por lo tanto, la percepción de todo lo que podamos escuchar en Kobetamendi los días venideros.

Por lo demás, Bilbao nos acoge calurosa, un tanto ajena al trajín que su pequeña cima acogerá las próximas tres jornadas. Salimos del Botxo en dirección a Kobetamendi, y como no estamos como para aguantar ni colas ni a nadie, tiramos hasta arriba a pie; ¡toma bilbainada!

Una vez dentro del recinto, y aún sin aliento, nos encontramos con los londinenses Years & Years. Atrás han quedado, entre otros, Begiz Begi, banda vasco-francesa que abre el festival en euskera; los también locales Rural Zombies, banda guipuzcoana que ha contado con un par de groopies sextagenarios en la primera fila y The Flying Monkeys, banda portuguesa que, nos cuentan, ha molado.

Years & Years / Foto: OScar L. Tejeda

Con camiseta corazón-polla rosa -ya me perdonarán- y cinta a juego en el pelo, el risueño Olly Alexander, vocalista de Years & Years, hace brazear a su público “como una ola”; nosotros aprovechamos para darnos una vuelta por el recinto mientras suena “Desire”. La novedad de esta edición se encuentra en la firme apuesta por un espacio estrenado en la pasada edición del festival, Basoa -bosque en euskera-, pista de baile situada en el extremo más alejado de Kobetamendi, rodeada de  arbolado. Espacio acertado que, sin duda, cobrará éxito según avance la madrugada.

Basoa presenta ya, a media tarde, un buen ambiente; el sonido es poderoso y la gente responde al embite. A estas horas, la presencia británica es mayoritaria en el recinto festivo -con sus banderas y borracheras, se hacen notar inflando condones; y se diluyen según avanza la noche-; son más los festivaleros que están de camino que los que se agolpan ya en Kobetamendi. Parece que este año se lleva la pintura fosforescente, tanto para ella como para él.

Chvrches / Foto: Javier Rosa

Chvrches solapa su actuación con Hidrogenesse, también con DMA´S. Abren con “Never Ending Circles”, con un sonido más limpio y menos oscuros que en el BIME de 2015. Son la antesala de M83 y de New Order, trío que encadena actuación y casa bien en cuanto a sonoridad. Poco más podemos decir de ellos, pues no volvimos de lo que en principio iba ser una escapada a Hidrogenesse. A éstos los pillamos con “No hay nada más triste que lo tuyo”, mientras el recinto de Kobetamendi, ahora sí, comienza a llenarse. A tope con el vocoder, Genis Segarra -muy serio enfundo en un buzo blanquinegro difícil de describir- y Carlos Ballesteros -¿desafina algo? ¡y qué importa!- dieron uno de los conciertos más frescos y divertidos de la tarde, siendo también el más imperfecto. El público, preparadísimo, bailo y coreó todas las canciones; en la primera fila, uno de ellos vestía “Un disfraz de tigre” (!!).

Hidrogenesse / Foto: Javier Rosa

Tanto de French Films, como de DMA´S o de Hinds, no pudimos escuchar más que un puñado de canciones. Nos gustaron estas últimas, aunque les vendría bien un poco más de nervio. Son las bandas guitarreras de un día en el que sobraban -las guitarras son cosa del siglo XX, que dirían Hidrogenesse-, sometidas esta vez sí, por sintetizadores.

En el extremo opuesto a Basoa -una pasarela facilita el acceso al bosque de los Djs y evitara, quizá, que el lateral de la carpa se colapse-, el autobús sobre el que actuaban en la entrada ha desaparecido, y el cuarto escenario gana cuerpo, bordeado con unas pequeñas gradas. Es el segundo escenario el que, a nuestro entender y a pesar de su amplitud, resulta un tanto insuficiente para el público que en él se agolpa. Nos lo pareció ayer con New Order.

Hinds / Foto: Javier Rosa

Antes que la veterana banda de Manchester actuó M83, repartiendo protagonismo entre sus componentes y tratando de contagiar entusiasmo. Fueron todo luz, pero su directo nos resultó un tanto monocorde. ¿Pueden miles y miles de personas acudir a un concierto a escuchar un solo tema? Así lo parecía, puesto que los que teníamos alrededor no callaron ni prestaron atención hasta que, hacia el final, sonó el superhit “Midnight City”. Los franceses, por cierto, comenzaron su  bolo con casi 20 minutos de retraso, coincidiendo con el descanso de la semifinal entre Francia y Alemania. ¿Casualidad?

Algo más oscuros e infinitamente más intensos, sin interrupciones ni fuegos de artificio, New Order estuvo a la altura de su historia -sin Hook y de negro riguroso- , con un directo impecable, cantado por Bernard Sumner a cara de perro y poca voz, en el que no faltaron clásicos como “Bizarre Love Triangle” o “Blue Monday” y que clausuraron recordando su etapa Joy Division en “Love Will Tear Us Apart “. ¡Tremendos!

New Order / Foto: Javier Rosa

Mientras los abuelos británicos recordaban al añorado Ian Curtis, miles de espectadores tomaban posiciones ante el escenario principal; también nosotros. Arcade Fire repetía visita a Bilbao tras actuar en la explanada del Museo Guggenheim el 13 de julio de 2011 -¡cómo pasa el tiempo! Evento que recuerdo con gran desilusión, quizá por el poco respeto que mostró parte del público, cotorreando todo el rato. “Esta vez no”, nos dijimos anoche, mientras defendíamos nuestra posición.

Los canadienses no defraudaron esta vez, en una actuación en la que tocaron todos sus himnos con Win Butler como frontman y guía, quien nació el mismo año en el que se fundó New Order, 1980.

Con un despliegue escénico apabullante, interpretaron una veintena de temas en hora y media. Cuerdas, metales y percusión, llegaron a estar en escena una decena de multi  instrumentistas -cada uno con traje de distinto color-, y media banda se sentó en el teclado colocado detrás de Win Butler, lo que da cuenta de su maestría.

Abrieron fuerte con “Ready to Start”, “The Suburb” y “Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)”, tres temas de “The Suburbs”, de 2010; para tocar después temas más recientes, con otros tres de “Reflektor”, de 2013; todo por bloques.

Arcade Fire / Foto: Oscar L Tejeda

Butler saltó al ruedo con el tema que da título a su último lanzamiento, comenzó el sirimiri y se desplegaron en el escenario grandes espejos cuadrados que iban cambiando su orientación, los cuales nos permitieron gozar de una vista cenital del escenario.

En la parte central sonó el bloque de “Neon Bible”, de 2007 (otros tres temas), y el ambiente se atemperó, aunque “Keep the Car Running”, a la mandolina y con su característico aire folk, nos pareció uno de los momentos más hermosos de la noche. Tras la caribeña “Haïti”, que cantó y bailó Régine Chassagne, el bloque de su magistral debut “Funeral”, de 2004, como colofón épico: “Neighborhood”, “Rebellion (Lies)” y “Wake Up”, con su celebrado cambio de ritmo y todo el mundo cantando el estribillo extasiado.

Caras de felicidad entre los asistentes, y de mucho cansancio también. Pasadas las dos de la madrugada, el sirimiri es ya constante en un Kobetamendi cada vez más brumoso. Hot Chip presenta temas nuevos y Alexis Taylor, ataviado con un singular gorro de paja que va que ni pintado con la estética que envuelve al recinto, trata de prolongar el estado anímico de los que se congregan en el segundo escenario. Poco a poco, el Bilbao BBK Live desplazará su espacio vital hacia el noctámbulo Basoa.

Hot Chip / Foto: Javier Rosa

En la primera jornada del Bilbao BBK Live de 2016, con 36.000 asistentes, tan solo unos viejos zorros como New Order han sido capaces de seguir la estela de Arcade Fire. Ambas bandas han logrado que por momentos nos olvidáramos del mundo; ha merecido la pena.

CONCIERTO BLOSSOMS_HEINEKEN PRESENTACION BBK_03

ARRANCA EL BILBAO BBK LIVE EN MADRID CON HEINEKEN Y EL CONCIERTO DE BLOSSOMS

Heineken dio ayer el pistoletazo de salida del Bilbao BBK Live trayendo todo el ambiente del festival a Madrid con un exclusivo concierto de la banda británica Blossoms en el Teatro Galileo, que se convirtió así en el primero de los escenarios del festival.

El público invitado, que reunió a muchas de las caras conocidas del pop e indie español, como Amatria, Autumn Comets, Cycle, Full, Joe La Reina, John Grvy, L-Kan, LOS WALLAS, McEnroe, Meneo, Maria Reyes, Silvia Superestar, Trajano! o White Bats, se sintió como en el propio monte Kobetamendi donde los próximos 7 a 9 de julio tendrá lugar el festival, estando rodeados de césped, pinos, tiendas de campaña y hasta de un guiño al clima del norte. Todo ello unido a lo mejor de la gastronomía vasca, de la mano del chef Patxi Zumárraga y sus pinchos preparados para la ocasión.

Tras la sesión de Madow DJ dio comienzo el concierto de Blossoms, una de las bandas británicas más prometedoras del año y cuartos en la prestigiosa lista “BBC Sounds of 2016”, siendo éste su debut en España antes del concierto que darán en Bilbao BBK Live. Con varios EPs a sus espaldas, Blossoms lanzarán este agosto su primer y esperado álbum debut homónimo, que incluye su éxito “Charlemagne”, y este verano tocarán también en el festival de Reading, tras pasar la semana pasada por Glastonbury.

Blossoms

Con este concierto, Heineken ofrecía una nueva forma de vivir la música en directo y compartir nuevas experiencias, uniendo en Madrid a la banda británica con más proyección de este año con lo mejor de la tradición y ambiente bilbaínos.

El arranque del festival en la capital es un ejemplo más de los cuatro años de colaboración de Heineken con Bilbao BBK Live y se suma al escenario Heineken donde este julio tocarán New Order, Hot Chip, Father John Misty o Grimes y al circuito de conciertos Bereziak que ha tenido lugar a lo largo de los fines de semana de junio en distintas salas de Vizcaya, con actuaciones de Freedonia, Julián Maeso, Anaut, Mucho y Vinila von Bismark llenando de música la ciudad.

Todo ello forma parte de la campaña Live Your Music con la que Heineken  invita al público a disfrutar al máximo la experiencia alrededor de la música en vivo, descubriendo nuevas propuestas y talentos, conociendo gente nueva y abriendo nuestro mundo.

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2015

leon benavente 2 gustaff 699

LEÓN BENAVENTE YA TIENEN VÍDEO PARA “GLORIA”

León Benavente estrenan el videoclip de su segundo single “Gloria”, tema extraído de su nuevo disco “2″. “Gloria”, es la canción más dura del disco en todos los sentidos. “Es difícil escribir sobre un personaje antipático y miserable, más cuando está hablando en primera persona. Muchas veces es difícil disociar el personaje de la canción de las personas que le dan voz. Pero ese es un riesgo que correremos” explica Abraham Boba. Joseba Irazoki colabora en el tema: “Vino un día a visitarnos a Garate mientras grabábamos el disco. Todos los ruidos extraños y el riff del estribillo son suyos. Los grabó en la primera toma”.
El videoclip fue rodado íntegramente en el Centro Cultural Las Armas de Zaragoza y contó con la participación como público de los seguidores de la banda.  León Benavente repiten con Sara Condado como realizadora, que ya trabajó con el grupo en el videoclip del tema “Tipo D”.
Después del éxito cosechado en su concierto en la Joy Eslava de Madrid, donde colgaron el cartel de ENTRADAS AGOTADAS, su paso por El Lunario del Auditorio Nacional de México y el Festival SOS 4.8  de Murcia, León Benavente continúan con su gira que les llevará este viernes 27 de mayo hasta Sevilla, donde actuarán en el Teatro Central. El próximo 3 de junio actuarán en la Sala Clandestino de Albacete y el 4 de junio harán lo propio en el Teatre Musical de Valencia.  León Benavente tiene por delante una larga gira por todo el país que incluye paradas en los festivales Contempopranea, Culturfest, BBK Live, Ojeando Festival, Fardelej Festival, Portamerica, Low Festival, Festival Tendencias, Santander Music, Sonorama Ribera, V de Valarés y South Pop Festival.

ENTREVISTA A LEÓN BENAVENTE

Foto: Gustaff Choos

LEÓN BENAVENTE – GIRA PRESENTACIÓN ’2′27 mayo | SEVILLA | Teatro Central  ENTRADAS
3 junio | ALBACETE | Sala Clandestino  ENTRADAS
4 junio | VALENCIA | Teatre Musical  ENTRADAS
11 junio | BADAJOZ  | Contempopranea  ENTRADAS
24 junio | TARAZONA (ZARAGOZA) | Culturfest  ENTRADAS
26 junio | LEÓN | Fiestas de León ( con SIDONIE)
1 julio | OJÉN  (MÁLAGA) | Ojeando Festival  ENTRADAS
2 julio | ARNEDO (LA RIOJA) | Fárdelej Festival  ENTRADAS
9 julio | BILBAO  | BBK Live  ENTRADAS
16 julio | PORTO DO MOLLE (VIGO) | Portamerica l  ENTRADAS
22 – 23 – 24 julio | MEDIDA DEL CAMPO (VALLADOLID) | Festival Fasse
29 y 30 julio | BENIDORM (ALICANTE) | Low Festival  ENTRADAS
4 agosto | SALOBREÑA (GRANADA) | Festival Tendencias ENTRADAS
5 – 6 agosto | SANTANDER | Santander Music 2016  ENTRADAS
11 – 12 – 13 agosto | ARANDA DE DUERO (BURGOS) | Sonorama Ribera
12 – 13 – 14 agosto | PONTECESO A CORUÑA | V de Valarés  ENTRADAS
9 septiembre | ISLA CRISTINA (HUELVA) | South Pop Festival  ENTRADAS
ocean colour scene azkena rock

OCEAN COLOUR SCENE, EN FECHA EXCLUSIVA, LIDERA LAS NUEVAS INCORPORACIONES A BILBAO BBK LIVE

Una de las bandas con más solera del britpop, Ocean Colour Scene, llega a Kobetamendi con un show exclusivo en festivales de verano en el Estado. Los británicos interpretarán ‘Moseley Shoals’ (1996), su segundo disco y el que les dio la fama internacional con la que cuentan ahora. Con este LP, que tocarán de principio a fin en el festival, vendieron más de un millón de copias y alcanzaron el número 2 de la lista de los discos más vendidos en Reino Unido. Además, DMA’s, Hinds, Bad Breeding, Hana y McEnroe se suman al cartel del Bilbao BBK Live, que se celebrará los días 7, 8 y 9 de julio.

Los australianos DMA’S acaban de publicar `Hills End’, su primer LP y uno de los trabajos más esperados en Australia, después de la expectación que provocó su primer EP, homónimo. Comparados con Oasis y teniendo como principal referencial el Brit-Pop de los 90, el trío de Sidney ha pasado de componer y tocar en su casa a hacer ‘sold-out` en su país y girar por todo el mundo. Desde su aparición en la escena DIY Madrileña, Hinds han pulido un sonido crudo y gamberro que lleva su marca única y personal. Con sólo un par de singles se ganaron el apoyo de medios internacionales como NME, Guardian, Rolling Stone y muchos más. Tras la reciente publicación de su esperado álbum de debut, ‘Leave me alone’, se establecen como una de las bandas emergentes más prometedoras.

Naturales de Getxo y considerados una de las bandas indies referencia del panorama nacional, McEnroe vuelven a Kobetamendi con ‘Rugen las flores’ (2015), su último disco. Provenientes de Stevenage, con una de las mayores tasas de desempleo juvenil de Reino Unido, Bad Breeding, son conocidos por su rock ruidoso y furioso. Como otras bandas hicieron a lo largo de la historia, este cuarteto británico de punk ha sabido plasmar en su música lo que supone vivir en una ciudad en la que no pasa nada. Hana es la obsesión musical de Lorde, Lana del Rey y Grimes. Tanto es así, que ha compartido tour y escenario con las dos últimas. Melancólica y delicada, llega a Bilbao BBK Live a presentar su EP homónimo, lanzado el pasado mes de marzo.

Un año más, Heineken® colabora con el Bilbao BBK Live, reafirmando así su compromiso con la música en directo.

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2015

basoa bilbao bbk live

BILBAO BBK LIVE ESTRENA BASOA, UN NUEVO ESPACIO DEDICADO A LA MÚSICA DE BAILE

La próxima edición de Bilbao BBK Live contará con un nuevo concepto: Basoa; un lugar mágico y misterioso donde naturaleza y música de baile se fundirán en una atmósfera única, un festival dentro del festival que busca enriquecer la experiencia del público.

En Basoa (‘El bosque’, en euskera), 16 artistas y DJs estatales e internacionales referencia en su estilo y encabezados por Four Tet, Âme, Erol Alkan y Floating Points, entre otros, pondrán la ambientación sonora a un entorno muy especial en un claro del bosque. En la envolvente atmósfera de este espacio, en el que se pondrá una atención especial al sonido, se podrá escuchar desde disco, soul o música brasileña hasta techno, house y electrónica en general.

El acceso a este nuevo espacio, en activo desde la apertura de puertas y hasta el cierre de las mismas, está incluido en la entrada general a Bilbao BBK Live y pretende mejorar y hacer crecer la experiencia en el festival. Puedes acceder a toda la programación de Basoa en el dossier completo y escuchar a los artistas en esta lista de Spotify.

Un año más, Heineken® colabora con el Bilbao BBK Live, reafirmando así su compromiso con la música en directo.

Bilbao BBK Live

7, 8 y 9 de julio de 2016

Kobetamendi, Bilbao

BASOA:

Jueves 7

FOUR TET · FLOATING POINTS · JOE GODDARD (HOT CHIP) · HORSE MEAT DISCO (SEVERINO & JIM STANTON) · ABU SOU

Viernes 8

EROL ALKAN · TIM SWEENEY · FORT ROMEAU · JEREMY GREENSPAN & BORYS · UNDO

Sábado 9

ÂME · RED AXES · AGENTS OF TIME live · PIONAL · CPI (MARC PIÑOL & HUGO CAPABLANCA) · JMII

Precio

Bono de 3 días: 120€ + 6€ gastos

Bono de 3 días+ Camping: 130€ + 6€ gastos

Entrada de día: 58€ + gastos

Entrada de día + Camping: 68€ + gastos

Venta

www.bilbaobbklive.com y en la Red Kutxabank (web y cajeros multiservicio), Red Ticketmaster, 902 15 00 25, FNAC, Carrefour, oficinas HalcónViajes, www.ticketea.com , www.entradas.com ,Taquilla Mediaset y www.atrapalo.com

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2015

hola a todo el mundo

HOLA A TODO EL MUNDO PRESENTAN SU NUEVO SINGLE: “FUTURE GRAVES”

“Future Graves”, es el segundo single extraído del próximo álbum de Hola a Todo el Mundo, “Away”. Esta vez, la música, la literatura, el diseño, la moda y lo visual se centran en la búsqueda de una personalidad propia y para colmo, funciona y consiguen dar a luz un disco brillante, luminoso, directo.

Hola a Todo el Mundo siempre han tenido una relación directa en su estética con el mundo de las letras. Su nombre inspirado en Walt Whitman o sus referencias a William Blake y otros autores se han convertido en pequeños escondites donde depositar canciones de Pop emocionalmente intenso, que en este nuevo disco se relacionan con el mundo de Emily Dickinson. Es en el herbario de la autora donde el grupo ha buscado la inspiración estética para “Away”, un disco producido por Luke Smith (Foals, Is Tropical, Crystal Fighters, etc.) que lejos de resultar un ejercicio pomposo de pop lánguido, se ha convertido en las últimas semanas en un disco de Pop intenso y digerible, lleno de recuerdos de los primerísimos new romantics. Aquí también se perciben vivencias de la era pop de Madrid -La Movida- en la que una sensibilidad propia regeneraba el discurso internacional de la new wave para llevarlo más allá de una línea creativa de un solo camino.

Nada mejor que contar con La casita de Wendy (nuestros diseñadores madrileños no paran de vender sus colecciones en Barneys New York o en Surface to air en Paris) para “dibujar” la parte visual del grupo. Todo desde Madrid para el mundo.

DISEÑO DE VESTUARIO HATEM

“Hemos diseñado el vestuario para el nuevo disco de Hola a todo el Mundo basándonos sobre todo en las canciones del disco, queríamos reflejar el mundo del grupo y realizar unas prendas que contaran esa lucha por entender los sentimientos de la que nos habla su música, el rechazo,  la posesión, la pasión, la nostalgia… Nos basamos en estas emociones y en los poemas de Emily Dickinson que nos parece que reflejan en muchos casos de una forma muy bella todas estas contradicciones y sentimientos tan íntimos de búsqueda  e incomprensión del amor. Nos apetecía crearles una imagen especial  que uniera los dos universos HATEM y “La Casita De Wendy”,  y a la vez queríamos que tuvieran una imagen única, unos trajes un poco mágicos que puedan estar a la altura de su mágica música.”

PRIMERAS FECHAS:

8 abril  @  MUSIC FACTORY, SALAMANCA

15 abril  @  POP & DANCE, Joy Eslava, MADRID

07-09 julio  @  Bilbao BBK Live, BILBAO

triangulo de amor bizarro nuevo disco 940

OCHO NUEVAS INCORPORACIONES PARA EL BILBAO BBK LIVE 2016

Un total de ocho bandas se suman al cartel de Bilbao BBK Live (7, 8 y 9 de julio) con Belako, Nudozurdo, Triángulo de Amor Bizarro e Hidrogennese a la cabeza. Dicen en Radio 3 que Belako es “musicón, directazo, actitud. Es electrónica, es punk-rock y es new wave. Es maravilla”. El cuarteto vizcaíno vuelve a Kobetamendi para presentar ‘Hamen’, el disco que acaba de estrenar. Los madrileños Nudozurdo firman uno de los mejores directos del momento. De su interesante propuesta destaca su combinación de rock, post-punk, y la peculiar voz de su frontman, Leo Mateos.

Por su parte y con cuatro discos impecables en el mercado, Triángulo de Amor Bizarro han dejado más que claro que son toda una referencia de la música independiente estatal. Llegarán a Bilbao con su recién publicado ‘Salve discordia’. Hidrogenesse ganó el premio al Mejor Disco de Electrónica en 2012. Con 20 años de trayectoria a sus espaldas, el dúo barcelonés se caracteriza por una fusión de lo eléctrico y lo pop, con letras muchas veces irónicas.

Rural Zombies, naturales de Zestoa, presentarán su primer trabajo, ‘Bat’ (2015), con el que demuestran que la electrónica no tiene por qué estar reñida con el guitarreo. Green Class recuerdan a B.R.M.C, Kasabian y Oasis. Yellow Big Machine nos trasladan al Bilbao más industrial a través de su característica distorsión, interminables riffs y melodías imposibles. Por último, se suman al cartel los ganadores del certamen Banden Lehia, la banda de Baiona Begiz Begi.

Un año más, Heineken® colabora con el Bilbao BBK Live, reafirmando así su compromiso con la música en directo como ejemplo de los acontecimientos que marcan tendencia.

Bilbao BBK Live

7, 8 y 9 de julio de 2016 Kobetamendi, Bilbao

El Bilbao BBK Live 2016 ya contaba con la presencia de Tame ImpalaArcade FireFoalsHot ChipNew OrderJosé GonzálezM83, Pixies, Chvrches, Father John MistyCourntey Barnett, Grimes, InHeaven, Wolf Alice, Jagwar Ma, Years & Years, Love of Lesbian, Hola a Todo el Mundo y WAS.

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2015