Entradas

MONKEY WEEK 2017 JUNIO

NACE MONKEY WEEKEND, LA VERSIÓN DEL MONKEY WEEK QUE SE CELEBRARÁ EN PUERTO DE SANTAMARÍA EN JUNIO

Desde el primer momento en que Monkey Week anunció su traslado en 2016 de El Puerto de Santa María a Sevilla por imperativos de crecimiento y necesidades logísticas, su Organización también anunció la idea de crear un evento bajo la misma cabecera del festival en la localidad gaditana. Tras la presentación oficial celebrada el pasado viernes en la sede de la Diputación de Cádiz junto a autoridades e instituciones colaboradoras, Monkey Weekend -como se ha bautizado el evento- es toda una realidad.

Así se anunció el pasado viernes 17 de marzo en un acto en el que se contó con la presencia de David de la Encina, Alcalde del Excmo. Ayto. de El Puerto de Santa María, la Delegada de Gobierno y Organización, Cultura y Patrimonio Histórico de la ciudad Eugenia Lara, y el Diputado Provincial responsable del Área de Desarrollo Económico y Servicios a la Ciudadanía, Jaime Armario. Los asistentes al acto disfrutaron también de la breve pero intensa actuación de Bronquio, proyecto musical del jovencísimo productor gaditano Santiago Gonzalo y que también participará en esta primera edición de Monkey Weekend.

Sin su carácter de feria profesional –pues sin duda era ésa su parte más limitada en El Puerto de Santa María- y en fechas diferentes –los días 16 y 17 de junio- este nuevo Monkey Weekend mantiene aun así varias de las señas de identidad que han hecho de su hermano mayor, Monkey Week, todo un referente a nivel nacional e internacional.

Por un lado, su sana intención por erigirse como festival urbano, en pleno centro de la ciudad que lo acoge, y convirtiendo en espacios escénicos no solo salas de conciertos y bares de la misma, sino también recintos menos habituales. En esta primera edición de Monkey Weekend contará con programación en salas y bares ya conocidos por los habituales a las siete ediciones de Monkey Week que tuvieron lugar en El Puerto de Santa María: repiten pues como anfitriones Martina, El Cielo de la Cayetana, La Cristalera, Sala Milwaukee, Guateque (antes conocido como El Niño Perdío) y Discoteca La Niña (anteriormente Sala Súper 8) . También vuelve uno de los rincones con más encanto, la terraza del Bar Santa María. Y cómo no: la Plaza Alfonso X El Sabio, ubicación una vez más del Escenario Principal, gratuito y de mayor aforo.

Pero también hay nuevas sorpresas: la primera de las noches de Monkey Weekend comenzará en el interior del Castillo de San Marcos, esa iglesia fortaleza edificada sobre los cimientos de una mezquita del siglo X y que, hasta ahora, era testigo mudo de los conciertos en la Plaza.

A esta localización sorprendente se unen otras dos. Primero, el Hospital de la Divina Providencia, más conocido por los locales como el Hospitalito, un edificio del siglo XVIII que hoy acoge el Museo Arqueológico Municipal y cuyo atractivo patio abrirá sus puertas a dos conciertos el sábado 17 de junio a mediodía. Segundo, un garage en plena calle peatonal, en una de las vías más concurridas del centro de la ciudad, la calle Jesús de los Milagros, rodeado de bares de moda como Bugalú.

A estos espacios con programación del festival conviene sumar, por supuestísimo, todos aquellos otros que, durante siete ediciones de Monkey Week, conquistaron a tantos y tantos visitantes. El Puerto de Santa María cuenta con reclamos y atractivos suficientes a nivel turístico, hostelero y gastronómico para hacer de este nuevo Monkey Weekend otra gratísima experiencia.

El otro aspecto que conecta a este Monkey Weekend con su hermano mayor no es otro que su apuesta decisiva por el talento emergente de la escena musical. Como ya se compromete cada octubre Monkey Week desde 2009, Monkey Weekend promete desde su primera edición ofrecer siempre en junio una instantánea quizás más fugaz pero no por ello menos necesaria de los nuevos valores de la música independiente. Con especial hincapié, cómo no, en los jóvenes artistas nacionales. Nuestro aquí, nuestro ahora. Así, en esta primera edición 39 nombres se suman a su programación, en una muestra tan ecléctica como desprejuiciada de lo que se cuece, se devora y se saborea en la música independiente de nuestro país.

A continuación, el cartel completo de Monkey Weekend:

All La Glory, Aullido Atómico, Bejo, Betunizer, Branquias Johnson, Bronquio, Caballito, Cabezafuego, Cuello, Early Beers, Faux, Fiera, Galleta Piluda, Industrias 94, Kaixo, King Cayman, La Big Rabia, Las Odio, Leicomers, Little Cobras, Lois, Lorena Álvarez, Los Jaguares de la Bahía, Núria Graham, Ohmycat, One Path, Pedro Ladroga, Perla DJ, Perlita, Quentin Gas & Los Zíngaros, Ramona, Ramos Dual, Rosalía & Refree, Segunda Persona, Smokers Die Young, Space Surimi, The Milkyway Express, The Weekend Turtles y Za!

Un cartel distinto para un festival diferente, Monkey Weekend, en pleno corazón de El Puerto de Santa María y en unas fechas de lo más estival, viernes 16 y sábado 17 de junio.

La Organización quiere agradecer profundamente la colaboración del Excmo. Ayuntamiento de El Puerto de Santa María, Diputación de Cádiz, Instituto Andaluz de la Juventud y AIE – Sociedad de Artistas Intérpretes o Ejecutantes de España, así como de Grupo Caballero, Contrabando, Jägermeister y su división musical Jägermusic, y Estrella Galicia.

Las entradas de Monkey Weekend se encuentran disponibles a partir de 18 euros (+ gastos de gestión)

 

james taylor quartet valencia beach festival 940

CRÓNICA DEL VALENCIA BEACH FESTIVAL 2016

No todos los festivales tienen que ser iguales, no todos tienen que ser macroeventos de los que podemos recitar su cartel con los ojos cerrados, solamente con pensar en los artistas de mayor éxito comercial, más de moda o que tienen el espectáculo más colorido. Eso es lo que ha demostrado este pasado fin de semana el Valencia Beach Festival, seleccionando únicamente a un buen ramillete de artistas para poner en primera línea algo que es realmente lo más importante y que en ocasiones olvidamos, la música. Desprovisto de parafernalia, aunque en el espectacular marco del edificio Veles e Vents, que parece que se ha recuperado para eventos menos elitistas que en su concepción, nacía un festival modesto –de tamaño pequeño-, que ha sabido conjugar nombres internacionales y nacionales sin la necesidad de un reclamos más atractivo que el conjunto de ellos en sí mismo.

Nueva Vulcano

El festival se dividía en tres reducidas jornadas que empezaba el viernes con la actuación de Nueva Vulcano, que pasaban a estrenar el escenario de la espectacular terraza tras la baja a última hora de Modelo de Respuesta Polar por enfermedad. Los catalanes son una de las bandas que más pasa por Valencia –al menos media docena de veces desde su retorno discográfico con “Novelería”- y aunque eso produce el fortalecimiento del cariño del espectador, y el que los presentes se sepan las letras de las canciones, también le resta el importante componente de la sorpresa o del anhelo. Aun así, es indudable que la banda tiene un directo inapelable y puede encadenar canciones nuevas y clásicas sin perder un ápice de intensidad, demostrando que su fuerte es realmente el directo. El público no fue demasiado abundante esta primera jornada, y eso hizo que el ambiente fuera algo frío, quizá hasta el final de la actuación de Buzzcocks –siguientes en tocar y de alguna manera cabezas de cartel del festival-, en el que la mítica banda de Pete Shelley y Steve Diggle encadenó los singles que los hicieron una de las bandas más queridas de la primera hornada del punk inglés, y rescató a la banda de Bolton desde el lejano mundo de la apatía.

Buzzcocks

Los intermedios entre conciertos en esta primera jornada fueron amenizados por 2 Many Critics Djs, la pareja que para la ocasión formaron los periodistas Eduardo Guillot y Rafa Cervera, compañeros y colaboradores de esta página. La jornada de viernes se cerró con la actuación de JC Brooks & The Uptown Sound, que volvía a la ciudad después de su visita a la seis años antes para presentar su segundo trabajo y de su presencia en el Turborock, en el que presentaron su debut. La banda de Baltimore sigue esgrimiendo los mismos argumentos que la hacían tan atractiva en su momento; un frontman de personalidad arrolladora que te doblega con su voz soul y funky y un sonido mucho más abierto, con dosis de indie rock que les alejan del simple revival. Ciertamente en su tercer disco se ha potenciado este sonido menos retro, pero en directo continúan teniendo la garra de antaño.

El segundo día comenzaba algo más pronto y con una mayor afluencia de público con Red Buffalo. Estos valencianos recrean un rock and roll muy al estilo de las bandas americanas del género en los 70, más escorados a Allman Brothers que a Credence Clearwater Revival, pero alejados de modernidades como el nuevo alt country, mucho más dulcificado. Tienen un sonido muy compacto y gran destreza, pero militan en un estilo que desgraciadamente está fuera del circuito de moda. Quizá si logran encadenar un par de singles fácilmente reconocibles y que se les programe en algún festival grande, puedan encontrar un hueco que les parece ahora vetado. Fue divertido ver las caras de sorpresa de algunos de los presentes al ver sobre el escenario a Crudo Pimento. La contundencia de su blues, pero también de sus ritmos étnicos, la rasgada voz de Raúl Frutos y la cacharrería que utilizan como instrumentos, hacen de esta pareja de murcianos una de las bandas más excitantes del panorama actual. Es difícil que con una propuesta tan poco convencional y tan poco edulcorada lleguen de repente al gran público, pero lo que sí parece cierto es que van ganando adeptos poco a poco y actuación tras actuación.

Red Buffalo

Tampoco convencionales, pero también considerados como unos de los mejores directos nacionales, son Betunizer. Valencia tiene un tejido underground que ha crecido ajeno a modas indies y el calor del éxito comercial y Betunizer y las bandas que surgen de su entorno son buena muestra de ello. Son hirientes, cáusticos y frenéticos, tienen un directo atronador y son músicos valientes para embarcarse en giras interminables por medio mundo o en proyectos paralelos o colaboraciones alejados de su zona de confort. Su último trabajo “Enciende tu lomo” puede que sea su mejor trabajo, aunque venimos diciendo lo mismo desde hace tiempo.

Las conexiones valencianas Surfin Bichos, y todos los proyectos salidos de la banda albaceteña, son evidentes, por lo que se considera a Chucho un artista de casa. El retorno de la banda de Fernando Alfaro se establece esta vez en el marco de un nuevo trabajo, algo que se agradece porque su nuevo disco es notable y porque esta circunstancia siempre es más coherente. La colección de hits totalmente reconocibles es tremenda, pero las nuevas canciones tienen la energía necesaria para no quedarse atrás. El mismo juego retorcido, el mismo ímpetu punk, pero una frescura renovada es lo que nos traen estos grandes tipos, y con ello, posiblemente convirtieron su actuación en lo más destacado del festival, aunque Guadalupe Plata les siguieron de cerca. Los jienenses bordan sus directos, son viscerales, oscuros y magnéticos. Arrastran el blues por el barro hasta enterrarlo en el pantano, y no necesitan más que sus trucos clásicos para hipnotizarnos. Posiblemente no seamos conscientes del mérito de esta banda, que desde la periferia de la comercialidad indie han conseguido un gran respeto solamente gracias a su trabajo y su buen hacer. Sin duda se lo merecen. Esta segunda jornada, con mayor número de bandas y mayor afluencia de público, amenizada en sus descansos por Hits With Tits Djs, tuvo una alta intensidad de principio a fin y ese fue el comentario generalizado de todos los presentes.

A pesar de ser un festival modesto, el Valencia Beach Festival, contó con una tercera jornada en horario diurno en el que se pudo ver al cantautor norteamericano Marc Jonson, recuperado y reivindicado por Ramírez –que se encontraba, entre otros músicos valencianos, en su banda de acompañamiento-. Aunque lo podemos encajar en el indie pop, su música pasa por el folk e incluso por ligeros trazos de psicodelia, y aunque se podría calificar de sonido atemporal, se hace evidente el peso de composiciones que fueron creadas a principio de los 70.

James Taylor Quartet / Foto: Valencia Beach Festival

Mucho más animada fue la actuación Alex Cooper y su banda, que esta temporada está repasando todo su cancionero aprovechando su trigésimo aniversario como músico. Canciones tanto de Los Flechazos, como de su nueva etapa como Cooper, que hicieron bailar a padres y niños, a nostálgicos modernistas y a curiosos, porque para ello tiene material de sobra. Tras una nueva intervención de Splen Di Ni Dj y el descanso para la comida, James Taylor Quartet, fueron los encargados de cerrar la heterogénea jornada y el festival. Elegancia, clásicos del funky jazz como “Blow Up” o “Green Onions”, más un bagaje y seriedad adquirida en más de treinta años de experiencia, pusieron el broche a un festival que se desmarca de propuestas más comerciales pero también quizá valía más efímera. Un proyecto que pretende cuidar los oídos y que ojalá encuentre la respuesta suficiente para instaurarse en el calendario de eventos en Valencia. El primer paso está dado y poner en valor cultural un edificio como el Veles e Vents, de arquitectura magnífica pero símbolo de épocas pasadas de opulencia, además es una muy buena noticia.

buzzcocks sound isidro photo Ian Rook 940

NACE VALENCIA BEACH FESTIVAL CON LA PRESENCIA DE BUZZCOCKS, NUEVA VULCANO Y CHUCHO, ENTRE OTROS

Nace la “Semana de la Música” en Valencia y para celebrarlo nace a su alrededor Valencia Beach Festival, un encuentro nuevo festival para la ciudad de Valencia que se celebrará el 24, 25 y 26 de Junio al aire libre en la Marina Real del puerto de la ciudad.

La promotora valenciana Mundosenti2, impulsora del Valencia Beach Festival, se alía con Tranquilo Música, que este año celebra su 20 aniversario, para conseguir una propuesta única que sea relevante para la cultura creciente en Valencia. Una experiencia que gozará de uno de los enclaves más especiales de la ciudad y al lado del mar.

Para abrir el cartel, los que algunos han definido como “los inventores del pop de motosierra”, Buzzcocks, ​banda mucho más que mítica y que en 2015 cumplió 40 años en los escenarios sin perder un ápice de su potencia y contundencia en el directo.

James Taylor Quartet, ​una de las bandas más interesantes y respetadas de Reino Unido, será una de estas muestras de diversidad, su música puede pasearse por el rock, el soul, el jazz, el funk o incluso el rap.

Álex Cooper ​también se unirá a la fiesta, celebrando sus 30 años de carrera, para ello ha reunido a toda la banda y nos deleitará con los hits de Los Flechazos y de Cooper para que cantemos y bailemos con él sus “30 años viviendo en la era pop”.

Acaban de recibir el premio de la música independiente al mejor disco nacional de Rock y tendremos la suerte de disfrutarlos en nuestra ciudad, Guadalupe Plata, s​e han consolidado como una de las bandas con más personalidad del territorio español y no tenemos duda que volverán a demostrarlo en el escenario del Valencia Beach Festival

Con nuevo trabajo debajo del brazo nos visitará Chucho, n​os dejaremos sorprender con “los años luz” y rebatiremos eso de que las segundas partes nunca fueron buenas, después de 13 años de su disolución, vuelven Fernando Alfaro, Juan Carlos Rodríguez y Javier Fernandez Milla, para demostrarnos que nunca debieron irse.

Marc Jonson, ​sumará talento y será uno de los encargados de añadirle un toque de intimismo al festival, este cantautor de culto norteamericano nos conquistará con su música, como ya lo hizo con Víctor Ramírez, que será uno de sus acompañantes en esta nueva experiencia.

Con “Nombres y Apellidos”, su último EP, Nueva Vulcano a​ñadirán su toque al VBF. Estos barceloneses nos contagiarán toda esa energía a la que nos tienen acostumbradas y que no deja un pie quieto ni encima ni debajo del escenario.

Los valencianos Modelo de Respuesta Polar, t​ambién vienen con nuevo trabajo recién salido del horno “Dos Amigos”, que consiguieron grabar gracias a un exitoso crowdfunding. Este trabajo da un salto de calidad en su carrera, enseñándonos melodías mucho más compactas y sonidos diferentes que estamos ansiosos por poder oir en directo.

El Soul no podía faltar en el Valencia Beach Festival y desde Chicago JC Brooks and The Uptown Sound ​serán los encargados de dárnoslo, música excitante y cargada de influencias que nos permitirán descubrir las diferentes claves de su Soul que está conquistando a medio mundo.

La experimentación y los ritmos gamberros los dejamos en manos de Betunizer, ​una de las bandas valencianas más internacional en el rock alternativo, con un sonido propio y que no deja indiferente a nadie, son capaces de ir desde el lado más oscuro al más divertido sin que notes como te están embaucando.

The Guardian los cita como uno de los nuevos nombres del “spanish rock and roll” y no podemos estar más de acuerdo, Crudo Pimento ​nos mostrarán su fusión de todo tipo de ritmos y los sonidos únicos de sus originales instrumentos, dejándonos disfrutar de su particular oda a la improvisación.

Para cerrar el cartel, Red Buffalo, el sonido americano, esta banda valenciana sigue creciendo y demostrándonos su talento y su fuerza en el escenario, estamos seguros que sus melodías y su potencia conseguirán agitar a todos los asistentes.

Sin duda creemos que va a ser un fin de semana memorable, un cartel y una producción hecha por y para amantes de la música en vivo que esperamos podáis disfrutar con nosotros, en una ciudad que parece que cada vez está un poquito más viva y que está llenando de cultura el Mediterráneo.

Portada: Buzzcocks / Foto: Ian Rook

anfirock fiesta de presentacion

CONCIERTO DE PRESENTACIÓN DEL ANFIROCK ISLA CRISTINA CON BETUNIZER Y NAJA NAJA

Anfi Rock Isla Cristina ofrecerá su primera fiesta de presentación en la sevillana Sala X (C/ José Díaz 7). La cita será el viernes 4 de marzo y contaremos con las actuaciones de dos bandas que auguran un auténtico incendio sobre el escenario:

En primer lugar estarán los valencianos Betunizer, un trío de art-rock lacerante y visceral que ya cuenta con un background basado en un puñado de discos inclasificables y un directo de los que dejan huella. Contundentes y marciales, alocadamente originales, su cruce de punk a lo Fugazi, hardcore cerebral a la manera de Shellac y guiños africanos no admite concesiones. Un verdadero espectáculo rítmico que esta vez llega con un nuevo disco bajo el brazo, el espectacular Enciende tu lomo.

https://betunizer.bandcamp.com/

Les acompañarán los sevillanos Naja Naja, proyecto paralelo del vocalista de Blooming Látigo y Pylar más el guitarra de Malheur. Con un disco en ciernes que verá la luz de la mano de Knockturne Records, su propuesta es una suerte de dance pop oscuro de tintes ochenteros que se nutre de iconoclastas de la talla de P.I.L., Bauhaus, los Killing Joke de Fire Dances y el Bowie de la época berlinesa. Una puesta de largo que no debería tomarse a la ligera, porque el dúo va a dar que hablar lo suyo.

El precio de las entradas es de 6 € en venta anticipada (http://salax.lastticket.es/comprar-entrada/?evento=161) y 8 € en puerta.

Se ofrecerá una tapa de mojama de Isla Cristina gratis con la primera cerveza. También se hará un sorteo entre los asistentes de un abono doble más habitación de hotel para dos días (desayuno buffet incluido) en el Barceló Isla Cristina. Con suerte, podrás adelantar las vacaciones este año por tu cara bonita.

La apertura de puertas será a las 21:30 h con comienzo de las actuaciones a las 22:00 h (se ruega puntualidad).

Os recordamos que Anfi Rock Isla Cristina 2016 tendrá lugar los días 17, 18 y 19 de junio (el último día se trata de una fiesta de clausura que acabará a las 20 h).

Las bandas que nos acompañarán este año, todos grupos incipientes de dentro y fuera de nuestras fronteras, son las siguientes:

Astrolabio, Beautiful Señoritas, Belako, Cómo Vivir en el Campo, El Lobo en Tu Puerta, Furia Trinidad, iDestroy, Kid Simius, La Suite Bizarre, Los Labios, Mad Martin Trio, My Yellowstone, Peces Barba, Perro, Siberian Wolves, The Bongo Club, The Milkyway Express y Yossarian.

Os esperamos el próximo 4 de marzo en la Sala X.

www.anfirock.com

ENTREVISTA A PERRO

ENTREVISTA A SIBERIAN WOLVES

ENTREVISTA A CÓMO VIVIR EN EL CAMPO

Toda la información del AnfiRock Sound Fest en: http://bythefest.com/festivales/anfirock/

festival cara-b portada

EL FESTIVAL CARA-B ANUNCIA SU CARTEL COMPLETO

Tras el enorme éxito de su primera edición, el Festival Cara-B regresa los días 19 y 20 de febrero por todo lo alto con un cartel de lujo, compuesto por 13 de las propuestas más interesantes del panorama musical catalán y español del momento: Guadalupe Plata, Los Punsetes, YungBeef (PXXR GVNG), Extraperlo, The Parrots, Betunizer, Le Parody, El Coleta, Beach Beach, beGun dj set, Sen Senra, The Saurs y Baywaves.

En su empeño por abordar la cultura musical independiente de hoy desde sus diferentes ángulos artísticos,

se conforma como un proyecto integral, con vocación de ser reflejo del estado actual de la escena catalana y española, congregando y mezclando en su espacio a creadores y géneros musicales (rock, pop, garage, electrónica, rap…), y las tendencias y disciplinas artísticas que intervienen en la creación de la cultura musical aquí y ahora.

De este modo, a través de los directos de una extensa y exquisita selección de las propuestas musicales que sonpresente y futuro de la escena independiente, un certamen retrospectiva de los mejores videoclips producidos en 2015 y una exposiciónde carteles que muestra el imaginario visual de lamúsica underground, Cara-B 2016 visibiliza, celebra y difunde el talento que se esconde de espaldas al circuito más convencional.

Cara-B CLIPS. Últimos días para presentar videoclips

Cara-B CLIPS es un festival de videoclips, un festival dentro de otro festival que tiene la misión de premiar y estimular la creación audiovisual que se gesta y medra en torno a la música independiente, además de visibilizar las tendencias y los talentos actuales a través de una retrospectiva panorámica de los mejores videoclips musicales producidos durante el año 2015.

El certamen es una apuesta de apoyo y fomento de este género audiovisual, tan olvidado por los grandes festivales de cine, y cuenta con un premio del público y otro a propuesta de un jurado, dotados con 250 euros y 1.000 euros respectivamente. El jurado de Cara-B CLIPS 2016 estácompuesto por Kike Maíllo (director y guionista), Raúl Cuevas (director), Xavi Sánchez Pons (periodista musical) y Ana Pfaff y Ariadna Ribas (realizadoras y montadoras en Dostopos).

La convocatoria para la recepción de vídeos está abierta hasta el próximo 22 de enero; y será a partir del 25 de enero y hasta el 15 de febrero cuando el público podrá votar por sus favoritos y otorgar el premio del público del Cara-B CLIPS 2016. Posteriormente, el jurado realizará una selección y concederá el premio del jurado Cara-B CLIPS 2016.

Con la selección del jurado se compondrá una bobina que se proyectará en el espacio físico del festival Cara-B 2016, los días 19 y 20 de febrero en la fábrica Fabra i Coats de Barcelona; y también viajará a México, donde se pasará dentro del programa del festival NRMAL 2016, entre los días 9 y 13 de marzo.

Colaboración entre Jägermusic y Cara-B

En su afán por apoyar y difundir el talento emergente, el festival Cara-B se alía en esta edición con Jägermusic, el programa musical de Jägermeister, incluyendo en su line up a varios artistas apoyados por la marca e incluidos en su plantel, como son The Parrots, Sen Senra, The Saurs y Baywaves.

Jägermusic es el programa musical de Jägermeister, que tiene como objetivo apoyar a artistas musicales que llevan impresos unos atributos con los que la marca alemana se siente cómoda: frescura, talento y personalidad.

MICROSONIDOS PORTADA

YA TENEMOS CARTEL DEL MICROSONIDOS 2016

La próxima edición del Festival Microsonidos, que tendrá lugar del 15 de enero al 16 de abril en Murcia, ya tiene cartel. Sesenta artistas nacionales e internacionales pasarán por la Sala 12&Medio, donde se realizarán los conciertos en formato eléctrico y la Yesería, que programará algunos acústicos, además del Centro Párraga, en el que se celebrará el concierto de clausura, son los recintos que recogen este festival.

En Microsonidos 2016 estarán Fernando Alfaro, The Rubinoos, Perro, Joaquín Pascual, Airbag, Guadalupe Plata, Havalina, Crudo Pimento, The Purple Elephants, Mucho, Betunizer, Jacobo Serra, Tachenko, Octubre, The School, Los Últimos Bañistas, La Familia del Árbol, Ricardo Vicente, Salto, Amatria, Trepat, Virginia Maestro, Alberto Belando, Biscuit, Cuello, Los Bengala, Clara Plath, The Runarounds, Perlita, Lofelive, Monteterror, Papaya, El Octavo Pasajero, Stay, Gentemayor, Galleta Piluda, La Maniobra de Q, Vacaciones, Remo Persutti, Loudly, Los Pepsicolos, Mad Mad & Tse Tse Tungs, The White Heat, Aliment, The Meatpies, Karenn, Inkeys, New Jungle, Alex Juarez, Proyecto Solaz, Fernandead, Los Alambres, Derrick, Bien Por Will, Drive, Alv McMartin y Lucky Dückes.

 

ENTREVISTA A PERRO

ENTREVISTA A CRUDO PIMENTO

ENTREVISTA A GENTEMAYOR

ENTREVISTA A VIRGINA MAESTRO

LAS CONFESIONES DE RICARDO VICENTE

bcore 25 aniversario

BCORE COMIENZA LAS CELEBRACIONES DE SU 25º ANIVERSARIO

BCore es uno de los sellos independientes más importantes de nuestro país, no solamente por su veteranía, si no también por su absoluta vigencia y su gran catalogo de bandas.

Esta semana celebran su 25º aniversario y estos son los conciertos especiales que se vana  celebrar a tal efecto:

Miércoles 24 de Junio:  Anímic y amigos (Heliogàbal)
Jueves 25 de Junio:  Xmilk24 IdeasNo More Lies y Bullitt (Sidecar)
Viernes 26 de Junio:  The New RaemonJoan ColomoThe Unfinished Sympathy y Nueva Vulcano (Apolo)
Sábado 27 de Junio:  StandstillTokyo Sex Destruction y Betunizer (City Hall)

FELICIDADES #BCORE25

Supersubmarina Festival de les Arts - Luis Crown portada

ASÍ TE CONTAMOS EL FESTIVAL DE LES ARTS

VIERNES

Ayer fue la primera jornada de la primera edición del Festival de les Arts, un festival que nace con el propósito de ser el festival al aire libre referente en la ciudad de Valencia y que se instala en un enclave excepcional como es la Ciutat de Les Arts. Este majestuoso complejo ya recibió eventos musicales como el MTV Winter, por donde pasaron en sus cuatro ediciones bandas como Actic MonkeysFranz Ferdinand o The Cure, que se celebraba de manera gratuita antes de la llegada de la primavera –gratuita era la asistencia ese día, aunque fue pagado a razón de un millón por año de las arcas municipales, la hucha de todos-. Un lugar que también ha sido protagonista de algunos anuncios y eventos promocionales, además de una reciente película de Hollywood –Tomorrowland-, pero que difícilmente podrá desmarcarse de ser un símbolo de una época de despilfarro bochornosa en nuestra historia reciente.

En cualquier caso, y como lo que hemos venido es a hablar de música, a las tres de la tarde ya estábamos bajo el sol para ver a la jovencísima (es un adjetivo recurrente, pero es que tienen diecinueve años) Nuria Graham, cuyo debut “Bird Eyes” ha supuesto un poco de aire fresco entre el maremágnum de clones folkies. La catalana aporta personalidad eléctrica y atmósferas tensas a un género replicado hasta el aburrimiento. El único problema fue el inverosímil horario (¿Estamos en Glastonbury, tocan 500 bandas y no me he enterado?) por lo que solamente la disfrutamos una veintena de valientes.

Seguidamente, pero a una hora igual de intempestiva (no lo voy a repetir más aunque, hasta por lo menos tres o cuatro conciertos después, lo fue) actuaron Mishima. Los catalanes tuvieron una actitud encomiable, a pesar de que en algún momento, al ver la frente de David Carabén, estuve tentado de llamar al hospital para reservar cama en la unidad de quemados. Desplegaron todo su arsenal de pop melancólico y épico, haciendo bailar y cantar al par de cientos de incondicionales que les acompañaron. Bueno, valientes los que estuvieron al sol, listos los que vieron el concierto bajo el puente que el señor Calatrava nos construyó a tal efecto por unos millones de euros de nada (es el mejor uso que se le ha dado a esta construcción porque, en mi opinión, para cruzar un rio seco se puede usar algo más económico).

La Bien Querida tampoco le sentó bien el horario. Además de que al pop sintético, melancólico y oscuro de su nuevo disco le hubiera venido mejor el abrigo de la noche, era algo desagradable escuchar cómo se colaban en su set las pruebas de sonido de los otros dos escenarios (el festival contó con tres escenarios, que salvo en un par de ocasiones no estuvieron en marcha al mismo tiempo. Casi doce horas para poco más de una docena de grupos). Posiblemente su actuación fue la más deslucida de la jornada. Al menos venía con nuevo disco, lo que se traduce en “nuevas cosas que enseñar”, algo que en teoría debería de ser normal, pero parece carecer de importancia en esto de los festivales.

De nuevo en el escenario maligno (el del sol en la cara) León Benavente empezaron algo espesos un concierto que en el último año y medio han llevado a prácticamente todos los festivales y salas del país. No fue hasta la tercera o cuarta canción, cuando una vez superadas (o asumidas) las hostiles circunstancias la banda empezó a meterse de lleno en el concierto. Los gritos de Abraham Boba arengaron a un cuarteto que, como una metrelleta, fusiló los temas de su único álbum y el Ep que lo complementa. Ritmos, cadencias y arengas ganaron en intensidad y mostraron lo de siempre, tablas. Tienen uno de los mejores directos nacionales (raro es el que alguien no disfrute con el final épico, aunque recurrente, de “Ser Brigada”), pero necesitan, y merecen, descansar y ponerse a hacer un nuevo disco. Al menos sumaron una nueva canción en el repertorio, la versión de “Bandera Blanca” del inmenso Franco Battiato.

Los primeros conciertos en solaparse (una situación solamente repetida más tarde con Supersubmarina Bigott), fueron los de Betunizer, que entraron el día de antes en el cartel por un problema de salud de una de las componentes de Hinds, y Dorian. Dos grupos totalmente opuestos, los valencianos afilados y desafiantes y los catalanes, que están en su gira de décimo aniversario aunque parece que sigan repitiendo eternamente sus dos primeros discos, accesibles y previsibles. Los segundos fueron el primer concierto multitudinario y los primeros solamente gozaron de la presencia de unos cientos.

Como en el caso de León Benavente con su disco de debut, Triángulo de Amor Bizarro han exprimido “Victoria Mística” lo indecible y más, algo que sería un fastidio si su música y su directo, como en el caso de los anteriormente nombrados, no fuera de lo mejorcito del indie nacional. Sobre el escenario son una apisonadora. Fusionan el ruido y las melodías adrenalínicas de manera soberbia y sus actuaciones son una concatenación de hits que pocos consiguen tener en tan solo cuatro discos. Sin lugar a dudas lo mejor de la jornada.

Tras los gallegos, en el escenario grande comenzaba la primera actuación internacional de la jornada, Everything Everything. La banda de Manchester es, dentro de las bandas indies de nueva hornada, un soplo de buen gusto. Su concierto se sustentó en un buen puñado de temas adictivos que giran en torno a las percusiones y la voz en falsete de Jonathan Higgs. También tiene buena parte de culpa la encomiable actitud del cuarteto disfrazado de coro de góspel futurista. Pero a pesar de ser una banda indie-accesible-internacional que actuaba en el escenario principal, donde posiblemente quepan hasta 20.000 almas, fueron después Second, en un escenario secundario, los que congregaron a una multitud de fervientes espectadores. Los murcianos finalizaron la gira “La montaña rusa” en La Riviera el 25 de abril por todo lo alto, pero claro, los festis son otra cosa, no son gira. Mi opinión es distinta, como cuando Faemino le preguntaba, en uno de los sketches clásicos de “El Orgullo del Tercer Mundo”, a Javier Cansado: “Doctor, ¿el cordero es carne?”, y este le contestaba: “Claro hijo mío, el cordero también es carne”. Nadie quiere perderse la oportunidad de tocar en un festival y para eso vale cualquier fórmula, aunque la gira haya terminado o el disco esté más sobado que “Pavo Real” de El Puma. Dicen que al Cid no le ataron a un caballo después de muerto para ganar una batalla, lo hicieron para actuar en un festival.

El plato fuerte de la jornada, al menos para el target del público asistente, eran Supersubmarina, la banda omnipresente en los carteles de todos los festivales, hasta que Vetusta Morla han dicho: “Aquí estoy yo”. Estas bandas arrasan, posiblemente porque han encontrado la centralidad, eso que buscan todos los partidos políticos pero ninguno consigue, o el pantalón que pega con todo, o el pellizco que no molesta, llámenlo como quieran, pero lo han conseguido, es evidente. Compren un pollo, quítenle las plumas, trocéenlo hasta que no parezca un pollo, lávenlo hasta que no sepa a pollo y rebócenlo con harina poco sabrosa. Con eso conseguirán un pollo que todos los niños se comerán sin hacerle demasiados ascos. No sé si se han dado cuenta, pero no estaba hablando realmente de pollo. Pero como ya dijo Jose El Chino en el SOS 4.8: “a muchos no les gustamos y seguiremos sin gustarles, pero ante la duda lo mejor es bailar”. Llenazo, coros y danzas. Triunfo para los de Baeza.

Tras Supersubmarina les tocaba lidiar con la gente “ya sobradamente satisfecha con su concierto del día” a unos The Wave Pictures que sacan discos a una velocidad, quizá, excesiva y que nos visitan, posiblemente, también en exceso. Son interesantes, inquietos, no se limitan a los estándares más comerciales, pero si concentraran su esfuerzo serían una bandaza. Tienen cosas de los Modern Lovers, de Talking Heads, del pop de Nick Lowe, no le tienen miedo a los ritmos étnicos y mil cosas más pero…

El fin de fiesta corrió a cargo de The Sounds, unos suecos que hace unos años lanzaron unos cuantos hits de pista de baile jugando con un mucho de new wave y un poco de post punk. Esa es su fórmula, lo malo es que esa fórmula no es la de la penicilina y que tuvo su gracia hasta “Dying to say this to you” de 2006. Al menos nos quedaba disfrutar en directo de los felinos movimientos de Maja Iversson, pero ayer ni eso, quizá un francotirador apostado en lo más alto de la cúpula del Ágora la amenzaba por el pinganillo con volarle la cabeza si bailaba o sonreía.

SÁBADO

La segunda jornada del Festival de les Arts comenzó con la misma broma pesada del día anterior, un concierto a las tres de la tarde. Los primeros en inmolarse a ritmo de rock sinfónico fueron los valencianos Lyann, que actuaron ante más camareros que público. Algo más de apoyo tuvo Joan Miquel Oliver, que estoicamente dio un recital de gusto exquisito y factura impecable, solamente deslucido por la molesta intromisión de las pruebas de sonido ajenas (tuvo incluso que parar su set por el ruido). El mallorquín exAntonia Font crea, a partir de localismos, un universo de riqueza incuestionable y credibilidad increbrantable, lo contrario que Carlos Sadness, que actuó un ratito más tarde en el mismo escenario. Porque aunque este chico de pelo de concurso cumple al dedillo con el decálogo de “diez pasos para sonar fresquito y estar de moda” es igual de creíble que el abrazo que Bob Sugar (el manager rival de Jerry Maguire) le da a su estrella de football, o sea nada.

Entre estas dos actuaciones y con más calor que una vaca en brazos (todos asumimos que una vaca pesa, pero estoy seguro de que ese abrazo animal también nos proporcionaría un calor infernal) pudimos ver a Delacruz (la banda, no el feo exbaloncestista), nuevo proyecto de Miguel Rivera y César Cruz de Maga, que, entre un par de canciones nuevas, una versión de “Close to me” de The Cure y los grandes éxitos de Maga, construyeron un set list resultón.

El festival gastó muy pronto la bala de Izal, uno de los reclamos del día junto a Lori Meyers, pero con la certeza de que la diana estaba asegurada. Al igual que Supersubmarina el día anterior, el triunfo de público fue incontestable. Este grupo ha asumido en muy poco tiempo las hechuras de banda de grandes recintos e incomprensiblemente sus canciones sientan cátedra (seguro que si perdieran una sandalia alguien la veneraría, como en La Vida de Brian), pero al ver las caras de satisfacción de la gente al salir de su concierto solo queda que felicitarles. Mientras tanto, en uno de los escenarios pequeños, actuaban Nueva Vulcano. Los catalanes están de vuelta con un disco estupendo y la energía renovada, no repitieron el éxito de público de la semana anterior en el Primavera Sound, pero es que claro, este festival es más de Izal y Supersubmarina que de Mikal Cronin y The Replacements. Vibrantes, simpáticos y divertidos, acabaron su actuación con una adecuadísima “Ley de Costas” (“Gracias por el edificio, nos hacía mucha falta…”)

Después del aire fresco de Nueva Vulcano, fue un poco extraño ver a  Delorean con un concierto bastante “como que de costumbre”. Bueno, extraño para mí, en general la gente no creo que se pare a hacer estas comparaciones; el público de Delorean no venía a ver a Nueva Vulcano, el de Carlos Sadness no venía a ver a Toundra y el de Izal y Supersubmarina veían a verlo a ellos y punto. A la hora del futbol (se televisó la final de la Champions en una pantalla en la zona de esparcimiento), se solaparon la malagueña Anni B. Sweet, que presentó su energético nuevo disco, y los rocosos Band of Skulls. La primera luminosa y los segundos oscuros (creo que hasta dieron vacaciones al técnico de luces), cumplieron con su extraño papel secundario (un also starring bastante secundario si además de a los grupos de moda le sumamos el partido de futbol más importante del año).

Si alguien se merece un año de continuo homenaje, es La Habitación Roja, que pueden gustar más o menos, pero llevan 20 años siendo fieles a sus citas discográficas, haciendo buenos discos y ofreciendo actuaciones de fiabilidad indiscutible. Van sobrados de hits y de actitud y eso en un concierto de festival se agradece mucho.

Este es un caso opuesto al de Lori Meyers. Mientras que los valencianos están de celebración puntual, pero su renovación discográfica es constante, los granadinos están exprimiendo la cascara de la naranja. No tengo nada en contra de que una banda rentabilice un amplio repertorio de singles sí los eventos y el público lo reclaman, pero ¿para cuándo algo nuevo Lori Meyers? Es muy divertido tomarse unas cervezas y echarse unos bailes con estas canciones, incluso creo que “Alta Fidelidad” o “Luces de Neón” están instaladas en el olimpo del indie pop nacional, pero una banda no tan veterana debería variar su repertorio más a menudo, y no solo con una canción sobre el telescopio Hubble.

Mientras, en uno de los escenarios pequeños, Mourn se lo pasaban en grande. Como comentaba mi compañero Jordi Garrigós en su crónica del pasado Primavera Sound, estas chiquillas hacen lo mismo que estábamos cansados de escuchar en los 90, pero lo hacen bien y de forma creible. Que canciones como “Marshall”, “Otitis”, “Your brain is made of candy” o “Squirrel” estén en el mismo disco ya es mucho para los tiempos que corren. Bravo.

Con la sonrisa en la cara puesta al contemplar la inocencia rockera de las jovencísimas catalanas y el estómago lleno por la cena gourmet (variedad musical había poca, pero de variedad gastronómica el festival iba sobrado) desee ser un Fremen y tener un destiltraje (prometo que es mi última referencia literaria o cinéfila), porque las colas de los pocos baños eran exasperantes. Era el momento idóneo antes de encarar la recta final del festival con Is Tropical, que este año actúan varios de nuestros festivales y que son tan premeditadamente dasaliñados estética como musicalmente. Tan poco desafiantes como un cuchillo de plástico. Algo más adictivos fueron The Wombats, eneava banda inglesa para público joven con canciones de consumo masivo, rápido y prescindible. Aunque si pusiéramos a ambas bandas en la misma rueda de reconocimiento acertaríamos señalando como culpables a cualquiera de las dos. Mientras tanto Toundra atronaban con su rock mayúsculo para solamente unos cuantos raritos.

Bueno, pues Valencia ya tiene un gran festival urbano, parecido al resto pero lo tiene. Hubo mucha gente en SupersubmarinaIzal y Lori Meyers, pero muchos de los asistentes a esos conciertos no se acercaron a los otros dos escenarios, o lo hicieron como el que ojea sin querer “Breve historia del tiempo” de Stephen Hawking (menos mal, no hubieran cabido ni la cuarta parte). Siendo sincero y positivo, esperamos que se pulan algunos aspectos organizativos pero que la cita se consolide. Es mucho más sano ir a un festival que estar por ahí delinquiendo.

Foto de portada: Luis Crown /Festival de les Arts

Supersubmarina Festival de les Arts - Luis Crown portada

FESTIVAL DE LES ARTS 2015: CRÓNICA VIERNES

Ayer fue la primera jornada de la primera edición del Festival de les Arts, un festival que nace con el propósito de ser el festival al aire libre referente en la ciudad de Valencia y que se instala en un enclave excepcional como es la Ciutat de Les Arts. Este majestuoso complejo ya recibió eventos musicales como el MTV Winter, por donde pasaron en sus cuatro ediciones bandas como Actic Monkeys, Franz Ferdinand o The Cure, que se celebraba de manera gratuita antes de la llegada de la primavera –gratuita era la asistencia ese día, aunque fue pagado a razón de un millón por año de las arcas municipales, la hucha de todos-. Un lugar que también ha sido protagonista de algunos anuncios y eventos promocionales, además de una reciente película de Hollywood –Tomorrowland-, pero que difícilmente podrá desmarcarse de ser un símbolo de una época de despilfarro bochornosa en nuestra historia reciente.

En cualquier caso, y como lo que hemos venido es a hablar de música, a las tres de la tarde ya estábamos bajo el sol para ver a la jovencísima (es un adjetivo recurrente, pero es que tienen diecinueve años) Nuria Graham, cuyo debut “Bird Eyes” ha supuesto un poco de aire fresco entre el maremágnum de clones folkies. La catalana aporta personalidad eléctrica y atmósferas tensas a un género replicado hasta el aburrimiento. El único problema fue el inverosímil horario (¿Estamos en Glastonbury, tocan 500 bandas y no me he enterado?) por lo que solamente la disfrutamos una veintena de valientes.

Seguidamente, pero a una hora igual de intempestiva (no lo voy a repetir más aunque, hasta por lo menos tres o cuatro conciertos después, lo fue) actuaron Mishima. Los catalanes tuvieron una actitud encomiable, a pesar de que en algún momento, al ver la frente de David Carabén, estuve tentado de llamar al hospital para reservar cama en la unidad de quemados. Desplegaron todo su arsenal de pop melancólico y épico, haciendo bailar y cantar al par de cientos de incondicionales que les acompañaron. Bueno, valientes los que estuvieron al sol, listos los que vieron el concierto bajo el puente que el señor Calatrava nos construyó a tal efecto por unos millones de euros de nada (es el mejor uso que se le ha dado a esta construcción porque, en mi opinión, para cruzar un rio seco se puede usar algo más económico).

A La Bien Querida tampoco le sentó bien el horario. Además de que al pop sintético, melancólico y oscuro de su nuevo disco le hubiera venido mejor el abrigo de la noche, era algo desagradable escuchar cómo se colaban en su set las pruebas de sonido de los otros dos escenarios (el festival contó con tres escenarios, que salvo en un par de ocasiones no estuvieron en marcha al mismo tiempo. Casi doce horas para poco más de una docena de grupos). Posiblemente su actuación fue la más deslucida de la jornada. Al menos venía con nuevo disco, lo que se traduce en “nuevas cosas que enseñar”, algo que en teoría debería de ser normal, pero parece carecer de importancia en esto de los festivales.

De nuevo en el escenario maligno (el del sol en la cara) León Benavente empezaron algo espesos un concierto que en el último año y medio han llevado a prácticamente todos los festivales y salas del país. No fue hasta la tercera o cuarta canción, cuando una vez superadas (o asumidas) las hostiles circunstancias la banda empezó a meterse de lleno en el concierto. Los gritos de Abraham Boba arengaron a un cuarteto que, como una metrelleta, fusiló los temas de su único álbum y el Ep que lo complementa. Ritmos, cadencias y arengas ganaron en intensidad y mostraron lo de siempre, tablas. Tienen uno de los mejores directos nacionales (raro es el que alguien no disfrute con el final épico, aunque recurrente, de “Ser Brigada”), pero necesitan, y merecen, descansar y ponerse a hacer un nuevo disco. Al menos sumaron una nueva canción en el repertorio, la versión de “Bandera Blanca” del inmenso Franco Battiato.

Los primeros conciertos en solaparse (una situación solamente repetida más tarde con Supersubmarina y Bigott), fueron los de Betunizer, que entraron el día de antes en el cartel por un problema de salud de una de las componentes de Hinds, y Dorian. Dos grupos totalmente opuestos, los valencianos afilados y desafiantes y los catalanes, que están en su gira de décimo aniversario aunque parece que sigan repitiendo eternamente sus dos primeros discos, accesibles y previsibles. Los segundos fueron el primer concierto multitudinario y los primeros solamente gozaron de la presencia de unos cientos.

Como en el caso de León Benavente con su disco de debut, Triángulo de Amor Bizarro han exprimido “Victoria Mística” lo indecible y más, algo que sería un fastidio si su música y su directo, como en el caso de los anteriormente nombrados, no fuera de lo mejorcito del indie nacional. Sobre el escenario son una apisonadora. Fusionan el ruido y las melodías adrenalínicas de manera soberbia y sus actuaciones son una concatenación de hits que pocos consiguen tener en tan solo cuatro discos. Sin lugar a dudas lo mejor de la jornada.

Tras los gallegos, en el escenario grande comenzaba la primera actuación internacional de la jornada, Everything Everything. La banda de Manchester es, dentro de las bandas indies de nueva hornada, un soplo de buen gusto. Su concierto se sustentó en un buen puñado de temas adictivos que giran en torno a las percusiones y la voz en falsete de Jonathan Higgs. También tiene buena parte de culpa la encomiable actitud del cuarteto disfrazado de coro de góspel futurista. Pero a pesar de ser una banda indie-accesible-internacional que actuaba en el escenario principal, donde posiblemente quepan hasta 20.000 almas, fueron después Second, en un escenario secundario, los que congregaron a una multitud de fervientes espectadores. Los murcianos finalizaron la gira “La montaña rusa” en La Riviera el 25 de abril por todo lo alto, pero claro, los festis son otra cosa, no son gira. Mi opinión es distinta, como cuando Faemino le preguntaba, en uno de los sketches clásicos de “El Orgullo del Tercer Mundo”, a Javier Cansado: “Doctor, ¿el cordero es carne?”, y este le contestaba: “Claro hijo mío, el cordero también es carne”. Nadie quiere perderse la oportunidad de tocar en un festival y para eso vale cualquier fórmula, aunque la gira haya terminado o el disco esté más sobado que “Pavo Real” de El Puma. Dicen que al Cid no le ataron a un caballo después de muerto para ganar una batalla, lo hicieron para actuar en un festival.

El plato fuerte de la jornada, al menos para el target del público asistente, eran Supersubmarina, la banda omnipresente en los carteles de todos los festivales, hasta que Vetusta Morla han dicho: “Aquí estoy yo”. Estas bandas arrasan, posiblemente porque han encontrado la centralidad, eso que buscan todos los partidos políticos pero ninguno consigue, o el pantalón que pega con todo, o el pellizco que no molesta, llámenlo como quieran, pero lo han conseguido, es evidente. Compren un pollo, quítenle las plumas, trocéenlo hasta que no parezca un pollo, lávenlo hasta que no sepa a pollo y rebócenlo con harina poco sabrosa. Con eso conseguirán un pollo que todos los niños se comerán sin hacerle demasiados ascos. No sé si se han dado cuenta, pero no estaba hablando realmente de pollo. Pero como ya dijo Jose El Chino en el SOS 4.8: “a muchos no les gustamos y seguiremos sin gustarles, pero ante la duda lo mejor es bailar”. Llenazo, coros y danzas. Triunfo para los de Baeza.

Tras Supersubmarina les tocaba lidiar con la gente “ya sobradamente satisfecha con su concierto del día” a unos The Wave Pictures que sacan discos a una velocidad, quizá, excesiva y que nos visitan, posiblemente, también en exceso. Son interesantes, inquietos, no se limitan a los estándares más comerciales, pero si concentraran su esfuerzo serían una bandaza. Tienen cosas de los Modern Lovers, de Talking Heads, del pop de Nick Lowe, no le tienen miedo a los ritmos étnicos y mil cosas más pero…

El fin de fiesta corrió a cargo de The Sounds, unos suecos que hace unos años lanzaron unos cuantos hits de pista de baile jugando con un mucho de new wave y un poco de post punk. Esa es su fórmula, lo malo es que esa fórmula no es la de la penicilina y que tuvo su gracia hasta “Dying to say this to you” de 2006. Al menos nos quedaba disfrutar en directo de los felinos movimientos de Maja Iversson, pero ayer ni eso, quizá un francotirador apostado en lo más alto de la cúpula del Ágora la amenzaba por el pinganillo con volarle la cabeza si bailaba o sonreía.

Foto de portada: Luis Crown /Festival de les Arts

Betunizer The Lemon Day

FESTIVAL DE LES ARTS: SALEN HINDS, ENTRAN BETUNIZER

Hinds se caen del cartel del Festival de les Arts por problemas de salud y les sustituye la banda valenciana Betunizer.

Aquí os dejamos un mensaje de Carlotta, esperamos poder contar con ellas el próximo año!

“Hola chicos aquí Carlotta de Hinds. Tengo que comunicaros que no vamos a poder tocar este viernes en el Festival de les Arts…
Llevamos todo el mes girando sin parar y ha sido llegar a casa y me he puesto bastante enferma. Llevo dos días con fiebres muy altas, las amígdalas llenas por completo de placas/pus y hoy he perdido la voz del todo. Lo siento muchísimo de verdad, mil perdones para el festival y para todos aquellos que querían vernos, estamos ya pensando en la manera de compensarlo. Un beso bien fuerte, nos vemos pronto.”

Si quieres conocer mejor de lo que te puedes encontrar en el festival, puedes leer nuestro manual de uso. (FESTIVAL DE LES ARTS2015: MANUAL DE USO)

Toda la información del Festival de les Arts  y las entradas a mejor precio en: http://bythefest.com/festivales/festival-de-les-arts/

Ash

CRÓNICA MBC FEST: DOMINGO

Friburgo es una ciudad del sur de Alemania. El año pasado fue elegida la décima más limpia del mundo. Su política con los deshechos debería ser ejemplarizante para el resto del planeta. Llegan a reciclar el vidrio atendiendo a su color (blanco, verde o marrón), con contenedores específicos para cada uno de ellos. Friburgo está a casi 1.400 kilómetros del Puerto de Sagunto. Si algún vecino de la localidad germana hubiera asistido al MBC Fest no tardaría en darse cuenta de que la distancia es mayor si nos atenemos a valores relacionados con la conciencia ecológica. En el festival, no había opción para reciclar la basura. Cuando los responsables del certamen hagan balance para determinar la sostenibilidad o no del mismo, deberían no centrarse exclusivamente en cuestiones económicas.

Heavy Heart no venían de Friburgo, sino de Londres. Suyo fue el trago de tener que abrir la última jornada empezando a desgranar su indie de manual ante, literalmente, cero personas. La cosa no es que mejorara después, pero al menos se oía algún aplauso animoso. Geogràfies cogieron el relevo. No es un proyecto con músicos noveles (en el currículum de sus integrantes aparecen 121dB, Spheniscidae o Mare) y eso se nota. No esconden su poso noventero, pero tampoco articulan su propuesta como un ejercicio nostálgico puro y duro. Frente al sol de justicia que caía a esa hora, antepusieron el valor de las emociones. Y alguna agradecida brisa salía de sus guitarras.

Senior i el Cor Brutal

El músculo fue el protagonista de los siguientes momentos del festival. Sin anabolizantes ni otro tipo de sustancias artificiales. Senior i el Cor Brutal desplegaron sus melodías de raigambre norteamericana sin fisura alguna. Precisos, compactos y brillantes. Su conexión imaginaria entre Valencia y California llenó de carburante al público sin necesidad de tener que sacar tickets para ello. Betunizer acabaron por arrancar las legañas que alguno aún pudiera estar alojando. Su frenética descarga punk que juega a intercambiar la “p” por la “f”, apoyada en unas letras repetidas como si de un mantra sonoro se tratara, repartió visceralidad y groove a partes iguales.

Betunizer

La química tiene muy mala fama en los festivales. Se asocia a bocas desencajadas, personas bailando como espantapájaros escocidos y a las sesiones con que amanece el día. Pero hay otra que, cuando sucede encima de un escenario, no tiene rival. La formación que lució Tórtel es un buen ejemplo. Las ecuaciones están para cumplirse. Y canciones redondas + músicos talentosos sólo podían dar un resultado. Su pop expansivo resquebraja cualquier intento por etiquetarlo. Jorge Pérez parece ansioso por seguir avanzando y juega, en directo, con sus composiciones sin miedo a que se alejen de su concepción inicial. Tórtel suman sin descartar nada, porque saben que los hallazgos pueden venir tanto del pop anglosajón como de las raíces sudamericanas. La luz en tus entrañas podría ser un buen resumen.

Tórtel

Yuck debieron caerse en una marmita parecida a la de Obelix, pero en lugar de fuerza sobrehumana se tragaron todo el indie rock de los noventa. Para bien y para mal. Las enseñanzas de My Bloody Valentine, Dinosaur Jr o Teenage Fanclub revolotearon por el escenario grande del MBC Fest durante todo su set. Puro revivalismo, sí, pero simpático.

Yuck

Pocas cosas han puesto más de acuerdo a los científicos y a los militantes de la ciencia ficción que aquella sentencia que dice que “los extremos se tocan”. Sr. Chinarro y Ash (en la foto de portada) aportaron su granito de sopor para que se siga cumpliendo. Antonio Luque lo hizo por defecto. El directo nunca ha sido lo suyo, pero casi consiguió que añoráramos aquellos tiempos en que el desastre formaba parte del espectáculo. Ayer intentó compensar con presentaciones jocosas un repertorio que sonaba tan fiel a los discos, que daban ganas de apretar la tecla “fast forward” del imaginario reproductor. Por su parte, los norirlandeses pecaron de exceso. Nada se puede hacer contra el paso del tiempo, pero convertir su chispeante y contagioso punk-pop-rock en una suerte de post-AOR debería estar penado en la nueva Ley Mordaza. Los destellos luminosos intermitentes que aparecieron en algunos instantes de su concierto, recuerdos de juventud para muchos de los presentes, acababan sepultados por una innecesaria muestra de fuerza sonora. Mark Hamilton en un infinito casting para la tercera parte de “Wayne’s World” tampoco ayudaba mucho. Tal vez el problema era seguir esperando que vivieran en su “1977” (1996), cuando la portada de “Meltdown” (2004) ya avisaba que habían vendido su alma adolescente.

Ash

La figura del tapado es una de las más codiciadas en un festival. Joana Serrat se llevó el galardón. Y eso que lo tenía todo en contra: pésimo horario para su propuesta, último día, menos gente y un frío que calaba en los huesos con mucha hambre. Su concierto fue el que mejor armonía guardó con el entorno en el que se celebró el festival. Cautivadoras melodías en una suerte de folk capaz de aunar a M Ward con Buffalo Springfield, sin perder cierto aroma del interior mediterráneo.

Joana Serrat

Parecía que el MBC nos tenía reservado lo mejor para el final. La Roux no dio tregua. Sin necesidad de postizos o exageradas ceremonias, salió, cantó y bailó como si se fuera a ganar la eternidad con ello. Con la elegancia casi andrógina de un Bowie llegado del pasado, Elly Jackson (y los magníficos músicos que la secundan) pusieron a bailar a todo el mundo. La adherencia y frescura de su funk negroide despertó hasta a las nubes que decidieron unirse al show con una tímida lluvia. Si en el recinto del festival había algún habitante de Friburgo seguro que no pudo detener sus pies, por mucha sangre germánica que llevara dentro. Aunque aún quedaban más nombres en el cartel fue la mejor forma de poner punto y final.

La Roux

Fotos: Óscar L. Tejeda

Manual de uso del MBC Festhttp://bythefest.com/mbc-fest-manual-de-uso/

Todas las entrevistas de los artistas del MBC Festhttp://bythefest.com/las-entrevistas-del-mbc-fest/

Toda la información del MBC Fest en: http://bythefest.com/festivales/mbc-fest-valencia/

Hinds Deers MBC Fest

LAS ENTREVISTAS DEL MBC FEST

En los últimos meses, diez de los artistas que van a participar en la próxima edición del MBC Fest - festival del que byTHEFEST es medio oficial-, que se celebra en Puerto de Sagunto del 3 al 5 de marzo, han pasado por nuestra revista para ser entrevistados (Coleccionistas, Ellos, Perro, Hinds (en la foto), Novedades Carminha, Ley DJ, Betunizer, DJ Coco, Siberian WolvesLa Roux y Ash).

Aquí te dejamos los enlaces a estas entrevistas, por orden cronológico de participación en el festival, para que puedas conocerles un poco más y saber lo que nos respondieron en su momento.

También puedes leer el Manual de Uso que hemos realizado para el MBC Fest.

Viernes 3 de abril

EMERGENCIA EN byTHEFEST – COLECCIONISTAS

ENTREVISTA A ELLOS

ENTREVISTA A SIBERIAN WOLVES

ENTREVISTA A PERRO

Sábado 4 de abril

ENTREVISTA A HINDS

ENTREVISTA A NOVEDADES CARMINHA

CUESTIONARIO DJ: LEY DJ

Domingo 5 de abril

ENTREVISTA A BETUNIZER

CUESTIONARIO DJ: DJ COCO

ENTREVISTA A LA ROUX

ENTREVISTA A ASH

(byTHEFEST es medio oficial del MBC Fest)

Toda la información del MBC Fest en: http://bythefest.com/festivales/mbc-fest-valencia/