Entradas

kele okereke

BILBAO BBK LIVE PRESENTA A KELE OKEREKE EN UN CONCIERTO EN ACÚSTICO EN MAYO EN MADRID

Vocalista, guitarrista y compositor de Bloc Party, Kele Okereke se embarca en esta ocasión en una gira acústica en solitario. Y Bilbao BBK Live tiene el gusto de presentar a Kele Okereke en un concierto previo al festival que tendrá lugar el viernes 12 de mayo en la sala Moby Dick de Madrid, una ocasión única de disfrutar de este artista en la intimidad de una sala.

Descuento con bono del Bilbao BBK Live
Las entradas estarán a la venta a partir de mañana, martes 4 de abril, y tendrán un precio de 18€ más gastos. Quienes posean un bono de Bilbao BBK Live 2017 pueden adquirir las entradas por 10€ en Ticketea.com, presentando en el acceso al concierto la entrada de Kele Okereke y el bono del festival.

Bilbao BBK Live presenta:
KELE OKEREKE Solo Acoustic

Madrid, sala Moby Dick
Viernes, 12 de mayo
21:00h: Apertura de puertas

Precio:
El precio de la entrada es de 18€ + gastos, pero si has comprado tu bono para el Bilbao BBK Live, puedes adquirirla por tan solo 10€ + gastos. En este caso, deberás presentar en el acceso al concierto la entrada de Kele Okereke junto con tu bono de Bilbao BBK Live o deberás abonar in situ los 8€ de diferencia.

Venta: Ticketea.com

joe goddard bilbao bbk live 699

JOE GODDARD PRESENTARÁ SU NUEVO DISCO MAÑANA EN MADRID EN UNA FIESTA PREVIA AL BILBAO BBK LIVE

Joe Goddard, miembro de Hot Chip y mitad de The 2 Bears, estará mañana en Madrid en una fiesta muy especial en la que presentará su nuevo disco, ‘Electric Lines’, que sale a la venta el 21 de abril. La fiesta, en formato DJ set, se celebrará a la 1:30 am en The Club Café Berlín de la mano de Bilbao BBK Live y Domino Records y la entrada será con invitación hasta completar aforo. Las invitaciones pueden solicitarse en este enlace. Joe Goddard, además, actuará el viernes 7 de julio en el festival bilbaino.

JOE GODDARD
Fiesta presentación ‘Electric Lines’

Madrid, The Club Café Berlín
Martes, 28 de marzo
Hora: 1:30 am
Invitaciones hasta agotar aforo.
Solicitud de invitaciones en este enlace.

bilbao bbk live 2017 portada

BILBAO BBK LIVE 2017: CARTEL POR DÍAS Y NUEVAS CONFIRMACIONES

Bilbao BBK Live presenta la distribución de sus artistas por días y continúa imparable añadiendo nombres a un cartel al que poco le falta para cerrarse. El festival, que tendrá lugar los próximos 6, 7 y 8 de julio en Kobetamendi (Bilbao) suma diecisiete nuevas bandas y cinco DJs que se unen los ya confirmados Depeche Mode, The Killers, Brian Wilson, Two Door Cinema Club, Phoenix y a muchos otros nombres imprescindibles.

Depeche Mode liderarán la jornada del jueves 6 de julio, acompañados de Justice y The 1975, entre otros. The Killers, con Phoenix, Fleet Foxes o Royal Blood, encabezan los nombres del viernes. La jornada del sábado será el turno de Die Antwoord, Two Door Cinema Club, Brian Wilson y muchos más.

Nuevas incorporaciones
Spoon son conocidos por directos catárticos y llenos de fuerza, las influencias de la banda van desde la psicodelia más sesentera hasta el noise pop de Pixies. La banda lanzará nuevo disco a finales de marzo y con él llegan a Kobetamendi. Los también rockeros Cage the Elephant son pura energía sobre el escenario. Sus álbumes han llegado a lo más alto de las listas británicas gracias a sus energéticos directos y su ecléctico sonido, tan influido por el rock clásico, el funk y el blues como por el punk y el rock alternativo.

Xoel López es uno de los artistas más representativos de nuestro país. Siempre entre el pop-rock más alternativo y el folk clásico, él se define como un artista libre. A Bilbao BBK Live viene con lo mejor de su discografía, que incluye muchos temas grabados bajo su anterior etapa como Deluxe. Los islandeses Gus Gus son una de las bandas más longevas y relevantes de la electrónica con una carrera de más de 20 años. Desde el techno al trip-hop, pasando por el house, el progressive y el pop, sacando lo mejor de cada uno y creando un estilo único y 100% reconocible.

La combinación de sintetizadores flotantes, house, dubstep y rock de los 80 han convertido a Jessy Lanza en una de las sensaciones internacionales del último año con su álbum ‘Oh no’. Su debut de 2013 de Circa Waves les hizo ganarse el titulo de “Mejor Álbum de 2013″ para la BBC 1.  A Bilbao llegan con su nuevo disco ‘Different Creatures’, que saldrá a la venta en marzo.

The Lemon Twigs son dos prodigiosos hermanos de Long Island que cuentan entre sus influencias con los Beatles, The Zombies, y Brian Wilson, con quien coincidirán en el festival. Su pop lo-fi inspirado en el barroquismo más 60 les ha hecho ganarse a pulso un hueco en el panorama indie actual. The Orwells son, según ellos mismos “la banda garage-punk más hooligan de Chicago.” Ninguno de sus miembros pasa de los 25 años y ya han recorrido medio mundo. Llegan a Kobetamendi con su último disco, ‘Terrible Human Beings’, recién lanzado.

Carla Morrison es la artista indie más exitosa de México y de ella, la publicación Pitchfork dice que “sólo la forma en la que canta la palabra más simple puede detener tu corazón”.  Tras un periodo retirada del ojo público, volvió a la carga en 2015 con el maravilloso ‘Amor Supremo’.  Kokoshca llevan tiempo levantando piropos en medios especializados con su pop de ínfulas garageras. Su nuevo LP ‘No queda nada’ (2016) se mueve “entre la luz y la penumbra, la jovialidad y las miserias. 110% Kokoshca.” Desde Zaragoza llegan Los Bengala, son solo dos, pero hacen mucho ruido. Batería y guitarra para su “garage-rock felino”

ENTREVISTA A LOS BENGALA

ENTREVISTA A CARLA MORRISON

The Amazons llegan al festival con sus atronadores riffs de guitarra y un rock contundente y lleno de emotividad. Los bilbaínos Vulk son una de las grandes apuestas de Jägermusic de este año, una banda con influencias de Joy Division a Bowie que no dejará indiferente. Naranja y su power-pop fresco y brillante, con melodías pegadizas y contundente base instrumental también estarán en Bilbao BBK Live.  Biznaga conjuga con inteligencia la inmediatez del punk y el instinto melódico del indie-rock más 80s. Presentarán su recién estrena “Sentido del Espectáculo”.

A la fiesta se suman cinco DJs de lujo para las altas horas de la noche: Marc Dorian DJ set, Dani Less DJ b2b Dark DJ, David Van Bylen DJ y JotaPop Dj.

Entradas de día a la venta a partir del lunes
Las entradas de día estarán a la venta desde las 11 de la mañana del lunes 20 de marzo a un precio de oferta de lanzamiento de 45€ + gastos (5€ más si se adquiere el acceso a camping). El 3 de abril, el precio ascenderá a 50€ + gastos (5€ más con camping) hasta el 17 de abril, cuando las entradas alcanzarán su precio definitivo hasta taquilla, a 55€ + gastos (y 10€ más con camping).

Lunes 20 de marzo – A las 11h, primeras entradas de día a la venta: 45€ + gastos (más oferta de lanzamiento con camping a 5€)
Lunes 3 de abril – A las 11h, nuevo precio de la entrada de día a 50€ + gastos (se mantiene la oferta del camping a 5€)
Lunes 17 de abril – A las 11h, precio definitivo a 55€ + gastos (+ camping a 10€) hasta taquilla

BILBAO BBK LIVE
6, 7 Y 8 de julio (Kobetamendi, Bilbao)

Jueves 6
DEPECHE MODE/ JUSTICE/ THE 1975/ AUSTRA/ CAGE THE ELEPHANT/ SPOON/ XOEL LÓPEZ/ CABBAGE/ CIRCA WAVES/ GUS GUS/ IDLES/ NIÑA COYOTE ETA CHICO TORNADO/ VULK/ ZAZKEL/ DAVID VAN BYLEN DJ

Basoa: DIXON/ THE BLACK MADONNA/ MIKE SERVITO/ HONEY SOUNDSYSTEM/ BALDO

Viernes 7
THE KILLERS/ PHOENIX/ FLEET FOXES/ ROYAL BLOOD/ EXPLOSIONS IN THE SKY/ ANÍMIC/ CARLA MORRISON/ COQUE MALLA/ JESSY LANZA/ JOE GODDARD Live/ THE ORWELLS/ LOS PUNSETES/ SUNDARA KARMA/ THE AMAZONS/ DANILESS B2B DARK DJ

Basoa: DAPHNI/ DJ TENNIS/ MARVIN & GUY/ NICOLA CRUZ/ BAWRUT

Sábado 8
DIE ANTWOORD/ TWO DOOR CINEMA CLUB/ BRIAN WILSON/ ATERCIOPELADOS/ LOS BENGALA/ BIZNAGA/ DELLAFUENTE & MAKA/ KOKOSHCA/ THE LEMON TWIGS/ NARANJA/ JOTAPOP/ MARC DORIAN DJ SET

Basoa: MOTOR CITY DRUM ENSEMBLE/ ANDREW WEATHERALL/ JOB JOBSE/ LENA WILLIKENS/ JAVI GREEN
Precio:
Bono de 3 días: 115 euros + gastos Acceso a camping: 10 euros + gastos
Entrada de día: oferta especial de lanzamiento 45€ + gastos. Acceso a camping 5€ + gastos

Puntos de venta: www.bilbaobbklive.com

*Descuento especial Kutxabank: Descuento Kutxabank de 18 euros en el bono aplicable a un máximo de 1 bono por tarjeta Kutxabank hasta fin de promoción.

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2016

ENTREVISTA A CARLA MORRISON

basoa 2017 peq

BASOA CIERRA POR SEGUNDO AÑO CONSECUTIVO UN CARTEL DE LUJO PARA LA PRÓXIMA EDICIÓN DE BILBAO BBK LIVE

Basoa, espacio que el Bilbao BBK Live reserva para la electrónica más cuidada de la mano de los mejores Djs mundiales, ya tiene todos los nombres para esta próxima edición de 2017. El éxito del pasado año, primera edición en la que se inauguraba este espacio del festival, marcaba un listón muy alto, sin embargo, el cartel cerrado para este año lo ha superado con creces. Nombres internacionales como Baldo, Honey Soundsystem, Javi Green, Mike Servito y Nicola Cruz se suman al plantel ya anunciado, garantizando así tres días inolvidables de música de baile en uno de los enclaves más especiales del Bilbao BBK Live.

A la vanguardia de la música electrónica nacional, Baldo es amante confeso del sonido de cajas de ritmos Roland. Siempre underground y ajeno a modas, en sus sets fluyen el house, el deep, lo ácido y el tech-club, Chicago y Detroit.

Honey Soundsystem han cambiado la forma de entender la música de baile en San Francisco convirtiéndose en referencia total de la ciudad. Productores, Djs y diseñadores, a estos cuatro les une su amor por los sonidos más atemporales.

Bilbaíno residente en Ibiza, Javi Green se sumergió en la música electrónica a los 14 años. Pachá, Space y Ushuaia, entre muchos clubes imprescindibles más han contado con este joven Dj y productor que combina los sonidos ambientales con los más minimal y orgánicos.

Música de baile, techno o house, no hay estilo que se le resista a Mike Servito. Con unas habilidades para los mixes que rozan la locura, Servito es el amo de la improvisación. Su capacidad de dejarse llevar no la tiene nadie más y es que este Dj sabe cómo empieza su sesión, pero no cómo va a terminar, dando pie a sets perfectos e inolvidables.

Desde Quito llega Nicola Cruz. Este artista busca incluir fuentes de muy distinta naturaleza, abarcando en ella su pasión por los paisajes de su tierra, con sus culturas, rituales y ritmos. Con profundas raíces andinas, Cruz irradia una comprensión íntima de la naturaleza y lo que consigue en sus sets va más allá de hacer música.

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2016

Fin de oferta y descuento Kutxabank. 
La oferta de bono a 110 euros más gastos finalizará el próximo 9 de febrero.
Kutxabank ofrece un descuento de 18 euros sobre el precio vigente en el momento de compra a sus clientes para los primeros 1.000 bonos adquiridos con la tarjeta de la entidad y a un máximo de un bono por tarjeta.

BILBAO BBK LIVE
6, 7 y 8 de julio (Kobetamendi, Bilbao)

BASOA

ANDREW WEATHERALL
BALDO
BAWRUT
THE BLACK MADONNA
DAPHNI
DIXON
DJ TENNIS
HONEY SOUNDSYSTEM
JAVI GREEN
JOB JOBSE
LENA WILLIKENS
MARVIN & GUY
MIKE SERVITO
MOTOR CITY DRUM ENSEMBLE
NICOLA CRUZ

DEPECHE MODE
THE KILLERS
DIE ANTWOORD
JUSTICE
PHOENIX
TWO DOOR CINEMA CLUB
BRIAN WILSON presents Pet Sounds
FLEET FOXES
ROYAL BLOOD
THE 1975
ATERCIOPELADOS
CABBAGE
COQUE MALLA
DELLAFUENTE & MAKA
EXPLOSIONS IN THE SKY
IDLES
JOE GODDARD Live
NIÑA COYOTE ETA CHICO TORNADO
LOS PUNSETES
SUNDARA KARMA
ZAZKEL

Precio: bono de 3 días, 110 euros + gastos. ¡¡Oferta hasta el 9 de febrero!!
Acceso a camping: 10 euros + gastos.
Puntos de venta: www.bilbaobbklive.com

*DESCUENTO ESPECIAL KUTXABANK: Descuento Kutxabank de 18 euros en el bono aplicable a los 1.000 primeros bonos y a un máximo de 1 bono por tarjeta Kutxabank. Exclusivamente en cajeros multiservicio Kutxabank o aquí. El descuento de 18 euros es aplicable al precio en vigor en el momento de compra.

royal blood foto erik weiss 699

ROYAL BLOOD Y BRIAN WILSON ENCABEZAN LAS NUEVAS CONFIRMACIONES DEL BILBAO BBK LIVE 2017

Portada Royal Bloof /Foto: Erik Weiss

Bilbao BBK Live continúa engrosando el cartel de su próxima edición, que tendrá lugar los días 6, 7 y 8 de julio en Kobetamendi. Las nuevas incorporaciones se suman así a los ya anunciados Depeche Mode, The Killers, Die Antwoord, Phoenix o Two Door Cinema Club, entre otros.

Banda británica revelación en 2015 y alabados por los mismísimos Dave Grohl o Jimmy Page, Royal Blood son, sin lugar a duda, la banda del momento. Antes de publicar su disco debút todo el mundo hablaba ya de ellos. En tan sólo dos años se convirtieron en un fenómeno mediático que agotaba entradas dentro y fuera de sus fronteras. No es para menos, este dúo inglés compone un rock enérgico adictivo, con toques de blues y garaje de los que no se puede escapar y todo ello sin contar con una sola guitarra. Los de Brighton sorprenden sobre el escenario porque es difícil de creer que tan sólo dos personas puedan sonar tan potentes o mejor incluso que una banda al completo.

Fundador de los californianos The Beach Boys, embajadores mundiales de la música y la cultura del surf, Brian Wilson interpretará en el Bilbao BBK Live el que él mismo vislumbró como “el disco de rock & roll más importante de la historia“, ‘Pet Sounds‘. Con su publicación, The Beach Boys cambiaban las chicas en bikini y las olas por el rock psicodélico. Un disco demasiado adelantado para la época, que inicialmente no convenció, y que terminó siendo considerado como una obra maestra del rock. Paul McCartney confesó que ‘Pet Sounds’ le había servido de inspiración a la hora de componer ‘Sgt Peppers’. Según McCartney, John Lennon y él lo escucharon tantas veces que les resultó imposible resistirse a su influencia.

Explosions In The Sky son una banda instrumental post-rock norteamericana. Sus actuaciones, llenas de emotividad y matices hacen del directo de esta banda un imprescindible. Presentarán ‘The Wilderness’ (2016), álbum del que ellos mismo dicen que “cuenta con el lirismo de los primeros años de Peter Gabriel, el romanticismo de The Cure y la melancolía de Fleetwood Mac.”

Con nuevo disco que verá la luz en 2017, Joe Goddard regresa a Bilbao BBK Live para que nuestro cuerpo se dispare. Miembro de Hot Chip, The 2 Bears, compositor, productor, DJ, remixer y co-fundador del sello Greco-Roman, su sed por la experimentación y un instinto brutal para hacer disfrutar a cualquiera en la pista de baile nos llevan a asegurar que el británico pondrá en pie a Kobetamendi en cuanto se suba al escenario.

En 1990 Aterciopelados irrumpieron en la escena musical latinoamericana con una propuesta musical única, llena de modernidad y tradición. Casi 30 años después siguen sonando tan a “brebaje chamánico, psicodelia folclórica e iluminación punk” como al principio. Tras un impasse de ocho años, estos embajadores del rock colombiano lanzaron ‘Reluciente, Rechinante y Aterciopelado’ en 2016.

Consolidados ya como uno de los grandes del panorama nacional, Los Punsetes aterrizarán en Kobetamendi con su quinto disco ‘¡Viva!’, que saldrá a la venta el próximo mes de marzo y que la propia banda define como “110% marca de la casa: el grupo sonando como nunca, varias frases con la acidez habitual para enmarcar y unos cuantos momentos memorables para revivir en directo.

IDLES va camino a convertirse en la banda de la que todo el mundo hablará en 2017. Este quinteto es responsable de la resurrección de la escena indie de Bristol con su mezcla de punk-glam y post-punk. A estos cinco les sobra actitud para marcarse directos dignos de recordar en los que desbordan energía, fiereza y rabia. Lanzaron su primer EP  ‘Welcome’ en 2012 y su disco debut saldrá el próximo 10 de marzo.

Los ganadores de la última edición de Banden Lehia, Zazkel, se suman también al cartel del festival donde presentarán su interesante propuesta de ritmos basados en el pop vasco de los 80, el afrobeat y la música disco estadounidense.

Fin de oferta 
El próximo 9 de febrero finalizará la oferta de bono a 110 euros más gastos. Estos pueden adquirirse en la web del festival.

BILBAO BBK LIVE
6, 7 Y 8 de julio (Kobetamendi, Bilbao)

DEPECHE MODE
THE KILLERS
DIE ANTWOORD
JUSTICE
PHOENIX
TWO DOOR CINEMA CLUB
BRIAN WILSON presents Pet Sounds
FLEET FOXES
ROYAL BLOOD
THE 1975
ATERCIOPELADOS
CABBAGE
COQUE MALLA
DELLAFUENTE & MAKA
EXPLOSIONS IN THE SKY
IDLES
JOE GODDARD Live
NIÑA COYOTE ETA CHICO TORNADO
LOS PUNSETES
SUNDARA KARMA
ZAZKEL

BASOA

ANDREW WEATHERALL
BAWRUT
THE BLACK MADONNA
DAPHNI
DIXON
DJ TENNIS
JOB JOBSE
LENA WILLIKENS
MARVIN & GUY
MOTOR CITY DRUM ENSEMBLE

Precio: bono de 3 días, 110 euros + gastos. ¡¡Oferta hasta el 9 de febrero!!
Acceso a camping: 10 euros + gastos.
Puntos de venta: www.bilbaobbklive.com

*DESCUENTO ESPECIAL KUTXABANK: Descuento Kutxabank de 18 euros en el bono aplicable a los 1.000 primeros bonos y a un máximo de 1 bono por tarjeta Kutxabank. Exclusivamente en cajeros multiservicio Kutxabank o aquí. El descuento de 18 euros es aplicable al precio en vigor en el momento de compra.

The Killers FIB 2013

THE KILLERS, NUEVOS CABEZAS DE CARTEL DEL BILBAO BBK LIVE 2017 EN FECHA EXCLUSIVA

Bilbao BBK Live tiene el placer de anunciar a uno de los cabezas de cartel más deseados por el festival:  los americanos The Killers, la banda liderada por Brandon Flowers y una de las más aclamadas del momento, estarán en Kobetamendi (6-8 julio), siendo éste el único festival de la Península Ibérica en el que la banda actuará en 2017.

The Killers se forman en Las Vegas en 2001 después de que Brandon Flowers, frontman de la banda, saliese fascinado de un concierto de Oasis en un casino de la ciudad, y publicase un anuncio en un periódico local buscando guitarrista, bajo y batería.
En 2004 lanzaban ‘Hot Fuss‘, su primer LP, donde figuran dos de los temas más míticos del grupo, ‘Somebody Told Me’ y ‘Mr. Brightside’. Nadie discute la capacidad de The Killers a la hora de gestar grandes éxitos: ‘Spaceman’, ‘Human’, ‘Bones’, son sólo algunos de los destacados de esta banda que hasta el momento ha vendido más de 22 millones de discos en todo el mundo. Siete nominaciones a los Grammy, dos Brit Awards o cuatro NMEs son otros de los logros del grupo.

Fin de oferta, pack Bilbao BBK Live y Bizkaiko Kultur Txartela
Las entradas para el festival están a la venta a 96 euros más gastos hasta el día 19 de diciembre, momento en el que finalizará esta oferta.
Los interesados en asistir al festival también podrán comprar sus entradas estas navidades en la Pop Up store Enjoy Fests que se abrirá próximamente en Bilbao. Aquí estará a la venta de forma exclusiva el Pack Bilbao BBK Live que contará con artículos muy especiales entre los que destacan una sudadera diseñada por Ricardo Cavolo, un bono especial edición de coleccionista y unas gafas de sol exclusivas, entre muchos otros. Informaremos detalladamente sobre esta Pop Up Store en próximas comunicaciones.

Además, por cuarto año consecutivo, el público vizcaíno podrá utilizar la Bizkaiko Kultur Txartela Tipo B para adquirir bonos de Bilbao BBK Live. La Bizkaiko Kultur Txartela está disponible en los cajeros multiservicio de BBK en Bizkaia desde el pasado 12 de diciembre al 28 de enero de 2017, o hasta agotar existencias. El período de uso se extiende hasta el 31 de enero de 2017. Su precio es de 28€, con un valor de compra de 40€.El uso de la Bizkaiko Kultur Txartela es acumulable, pero su valor es indivisible. Se podrá utilizar para comprar los bonos en la Pop Up Store Enjoy Fests.

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2016

PHOENIX 699

BILBAO BBK LIVE 2017: NUEVAS CONFIRMACIONES LIDERADAS POR PHOENIX Y TWO DOOR CINEMA CLUB

Bilbao BBK Live, que se celebrará los próximos 6, 7 y 8 de julio en la capital vizcaína, anuncia una nueva tanda de cuatro bandas que conformarán la que será su duodécima edición y que se suman al primer cabeza de cartel anunciado, Depeche Mode.

Entre estas nuevas confirmaciones destacan Phoenix y Two Door Cinema Club, bandas que serán cocabezas de cartel en una de las tres jornadas del festival. Además, Bilbao BBK Live anuncia también los primeros nombres de Basoa, su cuidado espacio reservado a la mejor música de baile.

En 2009, Phoenix se hizo con el Grammy al Mejor Álbum de Música Alternativa gracias a su magnífico Wolfgang Amadeus. Desde ese momento, la trayectoria de estos franceses ha llevado una linea ascendente imparable. Con un próximo lanzamiento que tanto público como crítica esperan con ansia y tras una actuación en el festival en 2014 que todos los asistentes todavía recuerdan, Phoenix llegarán con fuerza a Bilbao BBK Live.  Junto a ellos liderarán una de las tres jornadas del evento como cocabezas del cartel de esta nueva edición Two Door Cinema Club. Los norirlandeses regresan a Bilbao convertidos en los imprescindibles del pop indie que son ahora para presentarnos ‘Gameshow’, el que será su tercer disco y que, según la propia banda, es “el más disfrutable de su discografía hasta el momento.”

Die Antwoord es sin duda una de la bandas del momento. Los sudafricanos revolucionaron la escena musical en 2010 con su disco debut y siguen infatigables con su combinación única de rap, música de baile y raíces, con su personalísima estética y unos potentes directos que se convierten cada actuación en toda una experiencia. El próximo julio nos presentarán su último disco ‘Mount Ninji & Da Nice Time’.

Fleet Foxes rompen sus cinco años de silencio con un nuevo tour en el que la parada de Bilbao BBK Live es una de las primeras que han anunciado. No cabe duda de que el precioso folk indie de los de Seattle sonará como nunca rodeado del incomparable paisaje de Kobetamendi.

Primeros nombres para Basoa

Tras el éxito de la primera edición vuelve Basoa, el espacio reservado a la mejor música de baile, cinco nombres de primera linea de la electrónica inauguran su cartel.

Andrew Weatherall es el productor del ‘Screamadelica’ de Primal Scream y es para muchos la figura máxima del underground. El británico formó parte de The Sabres of Paradise y es un genio de la adaptación, dejándose llevar por el público y el contexto de cada una de sus sesiones para hacerlas irrepetibles.

Dan Snaith creó su  proyecto paralelo en solitario, Daphni. poco después de lanzar ‘Swim’ con Caribou. Durante la gira de la banda como teloneros de Radiohead, Dan Snaith se fue enamorando cada vez más de la pista de baile y como Daphni llegará a Basoa.

DJ Tennis es Manfredi Romano, crecido entre Nueva Jersey, Sicilia y Parma y uno de los nombres más importantes del techno del mundo. Fundó el sello techno-pop ‘Life and Death’ en 2010 y lo ha convertido en imprescindible del género.

Por separado, Alessandro Parlatore y Marcello Giordani son dos habituales de la escena disco y electrónica de Italia. Juntos como Marvin & Guy se han convertido en uno de los proyectos más interesantes de la electrónica mundial actual.

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2016

premios fest portada

LOS PREMIOS FEST ANUNCIAN LOS FINALISTAS DE SU TERCERA EDICIÓN

La organización de los III Premios Fest ha anunciado hoy los tres festivales mejor valorados por público y jurado profesional en cada categoría. Con tres nominaciones figuran el FIB (Festival Internacional de Benicàssim)Resurrection Fest de Viveiro (Lugo), el Rototom Sunsplash de Benicàssim y el Sonorama Ribera de Aranda de Duero (Burgos).A continuación destacan el Bilbao BBK Live, el BIME Live de Bilbao, el Cruïlla Barcelona, el Mad Cool Festival de Madrid y el Vida Festival de Vilanova i la Geltrú (Barcelona), con dos nominaciones cada uno.
En una están nominados A Summer Story de Arganda del Rey (Madrid), DCODE Festival de Madrid, Demandafolk de Tolbaños de Arriba (Burgos), Estrella de Levante SOS 4.8 de Murcia, Festival Ebrovisión de Miranda de Ebro (Burgos),Festival Jardins Pedralbes de Barcelona, Low Festival de Benidorm, el Mercat de música viva de Vic (Barcelona), Monkey Week de Puerto de Santamaría (Cádiz), Mundaka Festival de Vizkaya, Noches del Botánico de Madrid, Nowa Reggae Festival de Vilanova i la Geltrú (Barcelona), PortAmérica de Porto do Molle (Vigo) y el She’s the Fest de Valencia.
El mejor medio de comunicación saldrá de la terna compuesta por Radio 3, Mondosonoro y Ruta 66.
Izal, León Benavente y Niño de Elche se disputarán el premio al mejor directo nacional, mientras que en el internacional competirán Alabama Shakes, Muse y Neil Young.
La Ceremonia de los III Premios Fest, tendrá lugar el 26 de octubre en el Teatro Campos de Bilbao, presentada por Ángel Carmona de Radio 3, uno de los locutores estrella de Radio 3 y un referente dentro de la música de la que se nutren tanto festivales como oyentes, premio ondas 2015 al mejor presentador de radio musical.

La banda sonora de la ceremonia correrá a cargo Rosalía & Raül Reefre, un proyecto que sobrevive en la cuerda floja del flamenco, colinda la tradición con la experimentación, y reúne el valor de los inconscientes para realizar algunas fechorías fuera de los límites de los puristas. Es flamenco y lo contrario también. Es experimentación pero también al revés. Es folclore ruidista sin electricidad y barullo emocional con los pies en el suelo. Soleá Morente, artista de naturaleza diferente a cualquier precedente anterior que combina la herencia de la cultura flamenca de la familia Morente con influencias de pop rock o incluso de rock alternativo, y Sandra Bernardo, capaz de fusionar la delicadeza de la chanson francesa, el vitalismo tropical y una voz íntima y libre que camina por el bolero, la cumbia, el swing, el reggae y el son más folclóricos. 

Lista completa de los tres festivales más votados por categoría:

Mejor Festival de gran formato ofrecido por SGAE

FIB (Festival Internacional de Benicàssim), Resurrection Fest, Sonorama Ribera

Mejor Festival de mediano formato 

BIME, Ebrovisión, Vida Festival

Mejor Festival de pequeño formato ofrecido por Bythefest.com

Festival Jardins Pedralbes, Noches del Botánico, Nowa Reggae Festival

Festival revelación ofrecido por Beefeater

A Summer Story, Mad Cool Festival, Mundaka Festival

Mejor zona de restauración ofrecido por Beberapid

Mad Cool Festival, PortAmérica, Vida Festival

Mejor zona de acampada

FIB (Festival Internacional de Benicàssim), Resurrection Fest, Rototom Sunsplash

Mejores actividades paralelas al festival

Bilbao BBK Live, Rototom Sunsplash, Sonorama Ribera

Mejor campaña de comunicación

Bilbao BBK Live, Monkey Week, Resurrection Fest

Festival más sostenible

Demandafolk, Estrella de Levante SOS 4.8, Rototom Sunsplash

Festival más tecnológico ofrecido por PayPal

BIME, Cruïlla, FIB (Festival Internacional de Benicàssim)

Premio a la diversidad e igualdad de género en los Festivales ofrecido por MIM, Mujeres en la industria de la música.

Dcode, Mercat de música viva de Vic, She’s The Fest

Mejor activación de Marca

Denominación de Origen Ribera del Duero (Sonorama), Estrella Damm (Cruïlla), MTV (Low Festival)

Mejor directo nacional ofrecido por AIE

Izal, León Benavente, Niño de Elche

Mejor directo internacional

Alabama shakes, Muse, Neil Young

Mejor medio de comunicación

Mondosonoro, Radio 3, Ruta 66

Los premios honoríficos, mejor promot@r de festivales en España ofrecido por Ticketmaster y LATAM se anunciarán en la ceremonia.

Premios Fest es el único reconocimiento en España dedicado a los Festivales de Música. Marca de calidad del sector y encuentro anual de los promotores de festivales. Un proyecto con capacidad para medir el pulso a la Industria, gracias a la recogida anual de datos y su análisis. Además de formar e informar, participando en el Congreso de Festivales que celebra en BIME.

Para más información: www.premiosfest.com

ASÍ TE CONTAMOS EL FIB 2016

ASÍ TE CONTAMOS EL SOS 4.8 2016

ASÍ TE CONTAMOS EL SONORAMA 2016

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2016

ASÍ TE CONTAMOS EL LOW FESTIVAL 2016

ASÍ TE CONTAMOS EL MAD COOL FESTIVAL 2016

CRÓNICA DEL EBROVISIÓN 2016

ASÍ TE TE CONTAMOS EL VIDA FESTIVAL 2016

ASÍ TE CONTAMOS EL MUNDAKA FESTIVAL 2016

ASÍ TE CONTAMOS EL PORTAMÉRICA 2016

CRÓNICA DEL DCODE 2016

CRÓNICA DEL SHE’S THE FEST 2016

bbklive2016_tame_impala_01_oscarltejeda (2) 940

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2016

JUEVES

Un festival comienza con los preparativos para acudir a él, con la ilusión o angustia con el que puedas vivir el momento. Nuestro Bilbao BBK Live comenzó ayer en una parada de bus bulliciosa donde la mayoría de los viajeros vestían de blanco y rojo y partían rumbo a Pamplona -7 de julio San Fermín ayer-, la única ciudad del mundo que en estas fechas puede rivalizar con la capital de la urbe, aka Bilbao.

Antes de partir, recibimos una llamada de casa, con nuevas muy negativas. Parece inminente la pérdida del único superviviente de la generación de más edad de nuestra familia, un ser cercano que nos conecta con aquello que una vez fuimos y no conocimos. Llamada de ámbito privado, no es esta una cuestión para airear en la crónica de un evento musical del calibre del Bilbao BBK Live, pero indudablemente, la noticia condicionará en adelante nuestro estado anímico y, por lo tanto, la percepción de todo lo que podamos escuchar en Kobetamendi los días venideros.

Por lo demás, Bilbao nos acoge calurosa, un tanto ajena al trajín que su pequeña cima acogerá las próximas tres jornadas. Salimos del Botxo en dirección a Kobetamendi, y como no estamos como para aguantar ni colas ni a nadie, tiramos hasta arriba a pie; ¡toma bilbainada!

Una vez dentro del recinto, y aún sin aliento, nos encontramos con los londinenses Years & Years. Atrás han quedado, entre otros, Begiz Begi, banda vasco-francesa que abre el festival en euskera; los también locales Rural Zombies, banda guipuzcoana que ha contado con un par de groopies sextagenarios en la primera fila y The Flying Monkeys, banda portuguesa que, nos cuentan, ha molado.

Years & Years / Foto: OScar L. Tejeda

Con camiseta corazón-polla rosa -ya me perdonarán- y cinta a juego en el pelo, el risueño Olly Alexander, vocalista de Years & Years, hace brazear a su público “como una ola”; nosotros aprovechamos para darnos una vuelta por el recinto mientras suena “Desire”. La novedad de esta edición se encuentra en la firme apuesta por un espacio estrenado en la pasada edición del festival, Basoa -bosque en euskera-, pista de baile situada en el extremo más alejado de Kobetamendi, rodeada de  arbolado. Espacio acertado que, sin duda, cobrará éxito según avance la madrugada.

Basoa presenta ya, a media tarde, un buen ambiente; el sonido es poderoso y la gente responde al embite. A estas horas, la presencia británica es mayoritaria en el recinto festivo -con sus banderas y borracheras, se hacen notar inflando condones; y se diluyen según avanza la noche-; son más los festivaleros que están de camino que los que se agolpan ya en Kobetamendi. Parece que este año se lleva la pintura fosforescente, tanto para ella como para él.

Chvrches / Foto: Javier Rosa

Chvrches solapa su actuación con Hidrogenesse, también con DMA´S. Abren con “Never Ending Circles”, con un sonido más limpio y menos oscuros que en el BIME de 2015. Son la antesala de M83 y de New Order, trío que encadena actuación y casa bien en cuanto a sonoridad. Poco más podemos decir de ellos, pues no volvimos de lo que en principio iba ser una escapada a Hidrogenesse. A éstos los pillamos con “No hay nada más triste que lo tuyo”, mientras el recinto de Kobetamendi, ahora sí, comienza a llenarse. A tope con el vocoder, Genis Segarra -muy serio enfundo en un buzo blanquinegro difícil de describir- y Carlos Ballesteros -¿desafina algo? ¡y qué importa!- dieron uno de los conciertos más frescos y divertidos de la tarde, siendo también el más imperfecto. El público, preparadísimo, bailo y coreó todas las canciones; en la primera fila, uno de ellos vestía “Un disfraz de tigre” (!!).

Hidrogenesse / Foto: Javier Rosa

Tanto de French Films, como de DMA´S o de Hinds, no pudimos escuchar más que un puñado de canciones. Nos gustaron estas últimas, aunque les vendría bien un poco más de nervio. Son las bandas guitarreras de un día en el que sobraban -las guitarras son cosa del siglo XX, que dirían Hidrogenesse-, sometidas esta vez sí, por sintetizadores.

En el extremo opuesto a Basoa -una pasarela facilita el acceso al bosque de los Djs y evitara, quizá, que el lateral de la carpa se colapse-, el autobús sobre el que actuaban en la entrada ha desaparecido, y el cuarto escenario gana cuerpo, bordeado con unas pequeñas gradas. Es el segundo escenario el que, a nuestro entender y a pesar de su amplitud, resulta un tanto insuficiente para el público que en él se agolpa. Nos lo pareció ayer con New Order.

Hinds / Foto: Javier Rosa

Antes que la veterana banda de Manchester actuó M83, repartiendo protagonismo entre sus componentes y tratando de contagiar entusiasmo. Fueron todo luz, pero su directo nos resultó un tanto monocorde. ¿Pueden miles y miles de personas acudir a un concierto a escuchar un solo tema? Así lo parecía, puesto que los que teníamos alrededor no callaron ni prestaron atención hasta que, hacia el final, sonó el superhit “Midnight City”. Los franceses, por cierto, comenzaron su  bolo con casi 20 minutos de retraso, coincidiendo con el descanso de la semifinal entre Francia y Alemania. ¿Casualidad?

Algo más oscuros e infinitamente más intensos, sin interrupciones ni fuegos de artificio, New Order estuvo a la altura de su historia -sin Hook y de negro riguroso- , con un directo impecable, cantado por Bernard Sumner a cara de perro y poca voz, en el que no faltaron clásicos como “Bizarre Love Triangle” o “Blue Monday” y que clausuraron recordando su etapa Joy Division en “Love Will Tear Us Apart “. ¡Tremendos!

New Order / Foto: Javier Rosa

Mientras los abuelos británicos recordaban al añorado Ian Curtis, miles de espectadores tomaban posiciones ante el escenario principal; también nosotros. Arcade Fire repetía visita a Bilbao tras actuar en la explanada del Museo Guggenheim el 13 de julio de 2011 -¡cómo pasa el tiempo! Evento que recuerdo con gran desilusión, quizá por el poco respeto que mostró parte del público, cotorreando todo el rato. “Esta vez no”, nos dijimos anoche, mientras defendíamos nuestra posición.

Los canadienses no defraudaron esta vez, en una actuación en la que tocaron todos sus himnos con Win Butler como frontman y guía, quien nació el mismo año en el que se fundó New Order, 1980.

Con un despliegue escénico apabullante, interpretaron una veintena de temas en hora y media. Cuerdas, metales y percusión, llegaron a estar en escena una decena de multi  instrumentistas -cada uno con traje de distinto color-, y media banda se sentó en el teclado colocado detrás de Win Butler, lo que da cuenta de su maestría.

Abrieron fuerte con “Ready to Start”, “The Suburb” y “Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)”, tres temas de “The Suburbs”, de 2010; para tocar después temas más recientes, con otros tres de “Reflektor”, de 2013; todo por bloques.

Arcade Fire / Foto: Oscar L Tejeda

Butler saltó al ruedo con el tema que da título a su último lanzamiento, comenzó el sirimiri y se desplegaron en el escenario grandes espejos cuadrados que iban cambiando su orientación, los cuales nos permitieron gozar de una vista cenital del escenario.

En la parte central sonó el bloque de “Neon Bible”, de 2007 (otros tres temas), y el ambiente se atemperó, aunque “Keep the Car Running”, a la mandolina y con su característico aire folk, nos pareció uno de los momentos más hermosos de la noche. Tras la caribeña “Haïti”, que cantó y bailó Régine Chassagne, el bloque de su magistral debut “Funeral”, de 2004, como colofón épico: “Neighborhood”, “Rebellion (Lies)” y “Wake Up”, con su celebrado cambio de ritmo y todo el mundo cantando el estribillo extasiado.

Caras de felicidad entre los asistentes, y de mucho cansancio también. Pasadas las dos de la madrugada, el sirimiri es ya constante en un Kobetamendi cada vez más brumoso. Hot Chip presenta temas nuevos y Alexis Taylor, ataviado con un singular gorro de paja que va que ni pintado con la estética que envuelve al recinto, trata de prolongar el estado anímico de los que se congregan en el segundo escenario. Poco a poco, el Bilbao BBK Live desplazará su espacio vital hacia el noctámbulo Basoa.

Hot Chip / Foto: Javier Rosa

En la primera jornada del Bilbao BBK Live de 2016, con 36.000 asistentes, tan solo unos viejos zorros como New Order han sido capaces de seguir la estela de Arcade Fire. Ambas bandas han logrado que por momentos nos olvidáramos del mundo; ha merecido la pena.

VIERNES

Con el corazón en stand by acudimos ayer a la segunda jornada del Bilbao BBK Live, en la que se iba a consumar una de las actuaciones más esperadas de esta su undécima edición, la de Pixies (y Belako).

El habitual nerviosismo que nos desborda en tales citas ha desaparecido hoy, una inexplicable placidez nos invade. Con el cielo plomizo, nos desperezamos para acudir a Kobetamendi antes de que el recinto abra siquiera sus puertas –hasta arriba en la línea 58 de Bilbobus-,  y antes de adentrarnos al festival, visitamos la cervecera adyacente. No somos nosotros, sino la mayoría de los festivaleros los que se lo toman con parsimonia. De los ruidosos guiris del día anterior, no queda casi rastro alguno.

Todo lo anterior a John Berkhout suena lejano mientras apuramos nuestra cerveza. El quinteto guipuzcoano presenta “Bloo Mind”, donde los sintetizadores ganan presencia. Sin embargo, el viernes es más de guitarras, aunque sean acústicas, como las de José González. Aún es pronto y la calma es máxima cuando el sueco de origen argentino ofrece un set casi íntimo, del que destacamos “Deadweight On Velveteen”, con las citadas guitarras acústicas, percusiones y exquisitas melodías vocales.

José González / Foto: Oscar L Tejeda

Con mayor asistencia del público y el habitual sirimiri, la cosa se anima con Ocean Colour Scene. El elegante cuarteto de Birmingham comienza fuerte, con una versión del “Day Tripper” y su hit “The Riverbot Song”, pero en vez de decaer su directo, sólido y solvente, fue in crescendo, con Simon Fowler a la acústica y preocupado de leer el atril y Steve Cradock aportando clase tanto a la guitarra como al piano. Con ellos comenzó a tomar cuerpo nuestra jornada, que eclosionaría después con Belako.

Antes, también escuchamos a C. Tangana (¿y Rosalía?) cantando el que, según Jenesaispop, puede ser el hit underground del verano, el rap “Antes de morirme”. No es nuestro rollo, sí el de cientos de adolescentes que registran en sus móviles el momento.

Mientras Love of Lesbian pisa el escenario principal, Belako sacude el recinto más estrecho, desbordado como después lo estaría con WAS, ambas bandas vizcaínas. Si El Mundo Today titulaba recientemente “Nace el Sin Love of Lesbian Fest, el primer festival sin Love of Lesbian”, otro tanto se podría decir de la banda de Mungia -repetían actuación en el Bilbo BBK Live, tras reventar la carpa en 2014-.

Entonces, hace dos años, el cuarteto de Mungia presentaba su debut “Eurie” -lluvia- con el que pillaron la buena ola, de la que aún no se han bajado. Esta vez presentaban su reválida, “Hamen” -aquí, en euskera-, y lo hicieron de forma brillante, porque son modernos mirando hacia atrás, porque sus temas transmiten y ellos, enérgicos en las tablas, desbordan entusiasmo. El público se entregó a ellos, tanto en como en los temas más luminosos, “Sea of  Confusion”, como en los más sucios “Track sei”. Antes del colofón, sonó una hipnotizante versión de Nina Simone, “Sinnerman”; después, desde Josu Ximun se atrevió a lanzarse al vacío -no es post punk, sino punk-. Tranquilos, fue recogido al vuelo. Por cierto, la línea inicial del bajo en “Haunted House” no remite lejanamente a Kim Deal y a Pixies?

Belako / Foto: Javier Rosa

Absortos con Belako nos perdemos la actuación de Love of Lesbian -¡qué pasa, todo no se puede!-, quienes se han dado un baño de masas con el público cantando todas sus canciones.

Entre la dicotomía de tener  que elegir entre Grimes y WAS, al contrario de con Belako y Love of Lesbian, nos decantamos a priori por el escenario grande, aunque a la postre terminamos atrapados en el sonido de la txalaparta -legendario instrumento musical vasco; percusión compuesta por madera contra madera- con el que abren Deu y Willy. Poderoso ritmo de baile que imprimen los de Getxo. Mientras esta banda imprime un poderoso ritmo de baile a su actuación vitalista, que termina con la apoteósica “On the Floor” -”no nos vamos ¡hasta que nos echen!”, grita Deu-; problemas técnicos obligan a la canadiense Grimes -cuatro chicas en escena, dos en la danza y dos a la voz- a parar una actuación que está gustando. Cuando la retoman, con bandera arco iris cual capa, volvemos de nuestra excursión a We Are Standard.

Antes de tomar una buena posición para el bolo de Pixies, conocemos en la cola del baño a un guiri, asombrado de que los baños sean unisex -no lo son en realidad, pero una chica apremiada nos pide paso-. “Nice festival” -nos dice en inglés-. Bien organizado, con buenas bandas y gente agradable; el mejor en el que he estado”. Viene desde  Noruega con su mujer, “por primera vez a Bilbao y exclusivamente al festival -dice ella-, y enumera: Arcade Fire, New Order, Pixies…”.

El resto de los escenarios interrumpen su actividad cuando Pixies están próximos a hacer acto de  presencia en el escenario principal. Frente a él se congregan, según la organización, alrededor de 33.500 expectantes festivaleros. ¿Dónde estaban a finales de los 80 y principios de los 90, con los de Boston en activo? Banda de culto, a Pixies le vino bien su ausencia de los escenarios, sus fans se multiplicaron.

Al orondo Black Francis, quien recitó y berreó lo suyo, le costó tomarle el pulso a la noche, pero cuando lo consiguió, no lo soltó hasta acelerarlo al máximo. En parte, gracias a la inestimable colaboración de la  batería de David Lovering, quien hizo que la locomotora no interrumpiera su ritmo. El también miembro original de la banda Joey Santiago, a la guitarra, y la argentina Paz Lenchantin, sustituta de Kim Deal al bajo, completaba  el cuarteto. Una banda que no necesitó de virguerías visuales -sí de mucha luz, principalmente blanca- para demostrar que sus temas, que han envejecido muy bien, son inmortales.

¿Cuántos temas se pueden tocar en hora y media? Al ritmo de Pixies… ¡más de treinta!, incluidas algunas de  los álbumes  más recientes, dos tanto de “Indie Cindy (2014) como de “Head Carrier (2016)”. De los clásicos, pasaron de puntillas por “Bossanova” para dar protagonismo a “Doolitle”; sonó medio disco.

Pixies / Foto: Oscar L Tejeda

La apertura corre a cuenta de “Bone Machine”, “Head On” -versión de The Jesus and Mary Chains- y “Wave of Mutilation”. En un tema la voz de Francis se va por cuestiones técnicas y él no se da cuenta. En otro la banda entra a destiempo y deben de comenzar de nuevo. Pero el cuarteto se engrasa según avanza la noche.

La clausura, intensa -interpretan “Velvety” que rara vez tocan en directo-, corre a cuenta de “Caribou” y “Debaser”. Además de los estribillos, el público canta incluso los riffs de guitarra. Un poco antes, el momento estelar de la noche, cuando Francis ha empuñado la guitarra acústica para encadenar “Where Is My Mind?”, “Here Comes Your Man” y una trepidante “Vamos”. Hemos rejuvenecido, al menos, una década.

Para nosotros, hubo un tiempo en el que Pixies, con quienes compartimos muchas horas (y escuchas) de felicidad, fue uno más de la cuadrilla. Hasta que, tras el Primavera Sound de 2004, fuimos poco a poco perdiendo contacto. Tras muchos años ausente, ayer volvió como el amigo que regresa tras una larga temporada fuera y, desubicado al principio, tras el tercer vino parece que nunca se fue.

Tras Pixies, la de Underworld es la última actuación `grande´ de una noche con cuerpo de jota. Hace tiempo que no cae sirimiri, la gente tiene  ganas de  baile. Suena “I Exhale”, y suena bien.

SÁBADO 

“Hemos rejuvenecido, al menos, una década”, decíamos en la crónica de ayer. No lo suficiente como para participar de la onda de Tame Impala. Si anteriormente grandes dinosaurios copaban las cabezas de cartel, en esta edición del Bilbao BBK Live, que a priori nos parecía una de las más atractivas, ha contado con la participación, entre las tres bandas estelares, con dos formadas en este siglo XXI, Arcade Fire y Tame Impala. Una tercera, Foals, robó ayer el protagonismo a los australianos.

El sábado amaneció radiante en Bilbao, por fin, con un sol espléndido. También en lo musical la jornada se presentaba como la más ecléctica de la actual edición, incluso con hueco para Soleá Morente. Para cuando nosotros llegamos a Kobetamendi, la actuación de la hija del maestro granaíno es historia, así como la de los locales Dekot en el escenario principal. Allí se halla Courtney Barnett, mientras nosotros decidimos, como primera tarea, zamparnos un bocata. Pronto nos arrepentimos de no haber esperado un poco, puesto que aunque no podamos ver a la australiana -suena muy lejana-, si vemos a su público. Vaya, por el movimiento parece que se está montando una buena.

Courtney Barnett / Foto: Oscar L Tejeda

Al contrario, el directo de Father John Misty nos resulta un tanto anodino. De él solo podemos destacar el trompazo que se pegó tras caer del escenario al foso, percance del que se levantó como si no hubiese pasado nada. El ex Fleet Foxes, en lo que a su actuación de ayer hace referencia, tiene mucha pose estética y poco peso musical. Lo abandonamos a su suerte pues su actuación se solapa con la de Bad Breeding y Juventud Juché. De los primeros dicen que son la nueva sensación punk británica, y a nosotros nos recuerdan a las bandas jarcoretas centroeuropeas que en los 90 paseaban por nuestros gaztetxes -casas ocupadas-. Los segundos, ¡ofrecían su tercer concierto en 24 horas! -uno de ellos también en Bilbao, en sesion vermouth-. Afortunadamente, el trío madrileño es joven y aguantó el tipo. Presentaban “Movimientos” en una carpa repleta que pusieron a saltar y que sonaba como cuando de adolescente te encerrabas en el baño con el radiocasette -¿existen aún?-.

Father John Misty / Foto: Liberto Peiró

Tras Tame Impala, y antes de Foals -dejamos ambas bandas para después-  se solapaban otras tres propuestas, las de Editors, Jagwar Ma y León Benavente. El indie pop épico del grupo liderado por Tom Smith es a priori el que goza de más cartel. Presentan “In Dream”, quinta referencia en una década de existencia, en la que han pisado Kobatamendi tres veces ya -las anteriores, en 2009 y 2013-. En esta última, Smith se presenta algo más canalla que en su anterior visita, y no se quita la capucha hasta hacer sonar “Smokers Outside the Hospital Doors”. La verdad, resultan efímeros y no aportan nada nuevo desde su anterior visita, por lo que los abandonamos a su suerte.

La propuesta electrónica del trío Jagwar Ma, sin batería pero con sintetizadores -segunda banda australiana de la jornada-, entra como un tiro en la carpa y nos convence más, pero picando de aquí para allá, son León Benavente quienes consiguen nuestra atención. Con Abraham Boba al frente -desgañitándose al micro o frente al teclado-, dijeron que Bilbao es una de sus ciudades preferidas. Si vuelven a cantan “Estado provisional” y “Gloria” como si fuera a ser la última vez que lo hacen, el amor será reciproco. Su intensa e brillante actuación tuvo también un prólogo en el centro de la ciudad, en sesión vermuth.

Tame Impala figuraban como cabeza de cartel, aunque su actuación se programó siendo aún de día, dejando la medianoche para Foals. Son muchos los que seguirán su actuación, como las de media tarde, sentados en las praderas del recinto. Se ve alguna que otra falda escocesa hoy, también plumas de indio. En un paseo por el recinto nos encontramos con una barbería donde peinan bigotes, hemos conocido a unas catalanas que repiten en Bilbao porque les gusta la dimensión del recinto y a unas australianas felices de poder disfrutar de tres bandas aussies en la jornada de ayer; Tame Impala es la tercera. Saludamos también a un amigo que está trabajando en un food truck. Acostumbrado a currarse fiestas  patronales a horas intempestivas, está flipando con los festivaleros: “¡Sin broncas, hasta hacen cola para pedir!”.

Tame Impala / Foto: Oscar L Tejeda

Admitámoslo, la brecha generacional entre Tame Impala y nosotros es tan grande que, incluso reconociendo que el suyo es un buen directo, nos impide gozar plenamente de su soft rock de pinzeladas psicodélicas; o aquí hay algo que se nos escapa. Los repetitivos y ya muy vistos visuales, las interrupciones entre temas y alguna que otra larga intro tampoco ayudan.

Tras una intro sonó “Let it Happen”, e inmediatamente el publicó más joven comenzó a brincar. El quinteto dirigido por Kevin Parker -empuña una molona Rickenbaker 335 verde del año 67-, muy arropado y un tanto estático, se relaja después en “Eventually”; las idas y venidas serán ya constantes. En “Elephant”, que remite a  bandas como Led Zeppelin -Robert Plant ¡actúa hoy domingo en Bilbao!- nos invitan a volvernos locos, y hacia el final, suena el hit “The Less I Know The Better”. El sonido es bueno, aunque peña de Zaragoza se nos quejara después de que faltaba volumen. No nos lo ha parecido.

Está bien, Tame Impala nos ha demostrado, sin entusiasmarnos, que es una gran banda. Pero de que se hayan puesto de moda los pantalones cortos con calcetines blancos hasta la rodilla, como hemos visto estos días a los más “fashion” de Kobetamendi… ¡por ahí no pasamos!

Foals presenta algunas características parecidas en escena. Sexteto arropado -con el batería tocando descalzo-, protagonismo de teclados y tintes épicos. Pero su intensidad aumenta a medida que avanza el set, hasta finalizar totalmente desbocados.

Foals /Foto: OScar L Tejeda

En horario estelar, han abierto con “Snake Oil”, “Olympic” y “My number” y el protagonismo estelar de un Yannis Philippakis que acabaría saltando al foso y fundiéndose con el público  -con “Providence”  primero, y al final de su actuación, después-. Especialmente delicada ha sonado “Spanish Sahara”, de lo mejor de la noche.

Si el jueves nos dañamos las rodillas por defender nuestra posición con Arcade Fire, el espacio disponible nos permitió bailar tanto el viernes con Pixies como ayer con Foals. Quizá los temas de Tame Impala sean más complejos y elaborados, pero el disfrute tiene su importancia y Foals ha sabido cómo atrapar al público. Con la celebrada “Mountain At My Gates” decenas de chavalas bailan a hombros de sus parejas; todos cantan -¡aquí todo el mundo sabe inglés, oigan!-. Tras “Late Night” dicen adiós. Los bises, en plan desbarre jarcoreta, son apoteósicos -con un pogo brutal en las primeras filas-, comenzando por “Inhaler”. Se lo han currado muy bien.

El trepidante final del bolazo de Foals coincide con el principio de Triángulo de Amor Bizarro, con cuya intensidad va que ni pintada. El sonido, bueno, el recinto, a rebosar; como con León Benavente -lamentamos no haber podido asistir allí a la actuación de McEnroe, cuyo horario coincidía con el de Tame Impala-. “¡Guillotina!” grita el genial cuarteto gallego en “Robo tu tiempo”, tema que nos recuerda que debo marchar a escribir la crónica que tú leerás mañana -tu hoy-. Las tres baterías de Soulmax, en septeto de riguroso blanco, sacuden la madrugada.

La organización, en una apuesta por la cultura de Djs, ha habilitado una entrada nocturna para Basoa, boscosa pista de baile. Allí esperan 2ManyDjs. Más de 35.000 festivaleros han asistido a la clausura del Bilbao BBK Live 2016, con unas cifra global de más de 100.000 asistentes, siempre según la organización.

 

 

bbklive2016_foals_01_oscarltejeda (3) 940

BILBAO BBK LIVE 2016: CRÓNICA SÁBADO

“Hemos rejuvenecido, al menos, una década”, decíamos en la crónica de ayer. No lo suficiente como para participar de la onda de Tame Impala. Si anteriormente grandes dinosaurios copaban las cabezas de cartel, en esta edición del Bilbao BBK Live, que a priori nos parecía una de las más atractivas, ha contado con la participación, entre las tres bandas estelares, con dos formadas en este siglo XXI, Arcade Fire y Tame Impala. Una tercera, Foals, robó ayer el protagonismo a los australianos.

El sábado amaneció radiante en Bilbao, por fin, con un sol espléndido. También en lo musical la jornada se presentaba como la más ecléctica de la actual edición, incluso con hueco para Soleá Morente. Para cuando nosotros llegamos a Kobetamendi, la actuación de la hija del maestro granaíno es historia, así como la de los locales Dekot en el escenario principal. Allí se halla Courtney Barnett, mientras nosotros decidimos, como primera tarea, zamparnos un bocata. Pronto nos arrepentimos de no haber esperado un poco, puesto que aunque no podamos ver a la australiana -suena muy lejana-, si vemos a su público. Vaya, por el movimiento parece que se está montando una buena.

Courtney Barnett / Foto: Oscar L Tejeda

Al contrario, el directo de Father John Misty nos resulta un tanto anodino. De él solo podemos destacar el trompazo que se pegó tras caer del escenario al foso, percance del que se levantó como si no hubiese pasado nada. El ex Fleet Foxes, en lo que a su actuación de ayer hace referencia, tiene mucha pose estética y poco peso musical. Lo abandonamos a su suerte pues su actuación se solapa con la de Bad Breeding y Juventud Juché. De los primeros dicen que son la nueva sensación punk británica, y a nosotros nos recuerdan a las bandas jarcoretas centroeuropeas que en los 90 paseaban por nuestros gaztetxes -casas ocupadas-. Los segundos, ¡ofrecían su tercer concierto en 24 horas! -uno de ellos también en Bilbao, en sesion vermouth-. Afortunadamente, el trío madrileño es joven y aguantó el tipo. Presentaban “Movimientos” en una carpa repleta que pusieron a saltar y que sonaba como cuando de adolescente te encerrabas en el baño con el radiocasette -¿existen aún?-.

Father John Misty / Foto: Liberto Peiró

Tras Tame Impala, y antes de Foals -dejamos ambas bandas para después-  se solapaban otras tres propuestas, las de EditorsJagwar Ma y León Benavente. El indie pop épico del grupo liderado por Tom Smith es a priori el que goza de más cartel. Presentan “In Dream”, quinta referencia en una década de existencia, en la que han pisado Kobatamendi tres veces ya -las anteriores, en 2009 y 2013-. En esta última, Smith se presenta algo más canalla que en su anterior visita, y no se quita la capucha hasta hacer sonar “Smokers Outside the Hospital Doors”. La verdad, resultan efímeros y no aportan nada nuevo desde su anterior visita, por lo que los abandonamos a su suerte.

La propuesta electrónica del trío Jagwar Ma, sin batería pero con sintetizadores -segunda banda australiana de la jornada-, entra como un tiro en la carpa y nos convence más, pero picando de aquí para allá, son León Benavente quienes consiguen nuestra atención. Con Abraham Boba al frente -desgañitándose al micro o frente al teclado-, dijeron que Bilbao es una de sus ciudades preferidas. Si vuelven a cantan “Estado provisional” y “Gloria” como si fuera a ser la última vez que lo hacen, el amor será reciproco. Su intensa e brillante actuación tuvo también un prólogo en el centro de la ciudad, en sesión vermuth.

Tame Impala figuraban como cabeza de cartel, aunque su actuación se programó siendo aún de día, dejando la medianoche para Foals. Son muchos los que seguirán su actuación, como las de media tarde, sentados en las praderas del recinto. Se ve alguna que otra falda escocesa hoy, también plumas de indio. En un paseo por el recinto nos encontramos con una barbería donde peinan bigotes, hemos conocido a unas catalanas que repiten en Bilbao porque les gusta la dimensión del recinto y a unas australianas felices de poder disfrutar de tres bandas aussies en la jornada de ayer; Tame Impala es la tercera. Saludamos también a un amigo que está trabajando en un food truck. Acostumbrado a currarse fiestas  patronales a horas intempestivas, está flipando con los festivaleros: “¡Sin broncas, hasta hacen cola para pedir!”.

Tame Impala / Foto: Oscar L Tejeda

Admitámoslo, la brecha generacional entre Tame Impala y nosotros es tan grande que, incluso reconociendo que el suyo es un buen directo, nos impide gozar plenamente de su soft rock de pinzeladas psicodélicas; o aquí hay algo que se nos escapa. Los repetitivos y ya muy vistos visuales, las interrupciones entre temas y alguna que otra larga intro tampoco ayudan.

Tras una intro sonó “Let it Happen”, e inmediatamente el publicó más joven comenzó a brincar. El quinteto dirigido por Kevin Parker -empuña una molona Rickenbaker 335 verde del año 67-, muy arropado y un tanto estático, se relaja después en “Eventually”; las idas y venidas serán ya constantes. En “Elephant”, que remite a  bandas como Led Zeppelin -Robert Plant ¡actúa hoy domingo en Bilbao!- nos invitan a volvernos locos, y hacia el final, suena el hit “The Less I Know The Better”. El sonido es bueno, aunque peña de Zaragoza se nos quejara después de que faltaba volumen. No nos lo ha parecido.

Está bien, Tame Impala nos ha demostrado, sin entusiasmarnos, que es una gran banda. Pero de que se hayan puesto de moda los pantalones cortos con calcetines blancos hasta la rodilla, como hemos visto estos días a los más “fashion” de Kobetamendi… ¡por ahí no pasamos!

Foals presenta algunas características parecidas en escena. Sexteto arropado -con el batería tocando descalzo-, protagonismo de teclados y tintes épicos. Pero su intensidad aumenta a medida que avanza el set, hasta finalizar totalmente desbocados.

Foals /Foto: OScar L Tejeda

En horario estelar, han abierto con “Snake Oil”, “Olympic” y “My number” y el protagonismo estelar de un Yannis Philippakis que acabaría saltando al foso y fundiéndose con el público  -con “Providence”  primero, y al final de su actuación, después-. Especialmente delicada ha sonado “Spanish Sahara”, de lo mejor de la noche.

Si el jueves nos dañamos las rodillas por defender nuestra posición con Arcade Fire, el espacio disponible nos permitió bailar tanto el viernes con Pixies como ayer con Foals. Quizá los temas de Tame Impala sean más complejos y elaborados, pero el disfrute tiene su importancia y Foals ha sabido cómo atrapar al público. Con la celebrada “Mountain At My Gates” decenas de chavalas bailan a hombros de sus parejas; todos cantan -¡aquí todo el mundo sabe inglés, oigan!-. Tras “Late Night” dicen adiós. Los bises, en plan desbarre jarcoreta, son apoteósicos -con un pogo brutal en las primeras filas-, comenzando por “Inhaler”. Se lo han currado muy bien.

El trepidante final del bolazo de Foals coincide con el principio de Triángulo de Amor Bizarro, con cuya intensidad va que ni pintada. El sonido, bueno, el recinto, a rebosar; como con León Benavente -lamentamos no haber podido asistir allí a la actuación de McEnroe, cuyo horario coincidía con el de Tame Impala-. “¡Guillotina!” grita el genial cuarteto gallego en “Robo tu tiempo”, tema que nos recuerda que debo marchar a escribir la crónica que tú leerás mañana -tu hoy-. Las tres baterías de Soulmax, en septeto de riguroso blanco, sacuden la madrugada.

La organización, en una apuesta por la cultura de Djs, ha habilitado una entrada nocturna para Basoa, boscosa pista de baile. Allí esperan 2ManyDjs. Más de 35.000 festivaleros han asistido a la clausura del Bilbao BBK Live 2016, con unas cifra global de más de 100.000 asistentes, siempre según la organización.

 

bbklive2016_pixies_04_oscarltejeda 940

BILBAO BBK LIVE 2016: CRÓNICA VIERNES

Con el corazón en stand by acudimos ayer a la segunda jornada del Bilbao BBK Live, en la que se iba a consumar una de las actuaciones más esperadas de esta su undécima edición, la de Pixies (y Belako).

El habitual nerviosismo que nos desborda en tales citas ha desaparecido hoy, una inexplicable placidez nos invade. Con el cielo plomizo, nos desperezamos para acudir a Kobetamendi antes de que el recinto abra siquiera sus puertas –hasta arriba en la línea 58 de Bilbobus-,  y antes de adentrarnos al festival, visitamos la cervecera adyacente. No somos nosotros, sino la mayoría de los festivaleros los que se lo toman con parsimonia. De los ruidosos guiris del día anterior, no queda casi rastro alguno.

Todo lo anterior a John Berkhout suena lejano mientras apuramos nuestra cerveza. El quinteto guipuzcoano presenta “Bloo Mind”, donde los sintetizadores ganan presencia. Sin embargo, el viernes es más de guitarras, aunque sean acústicas, como las de José González. Aún es pronto y la calma es máxima cuando el sueco de origen argentino ofrece un set casi íntimo, del que destacamos “Deadweight On Velveteen”, con las citadas guitarras acústicas, percusiones y exquisitas melodías vocales.

José González / Foto: Oscar L Tejeda

Con mayor asistencia del público y el habitual sirimiri, la cosa se anima con Ocean Colour Scene. El elegante cuarteto de Birmingham comienza fuerte, con una versión del “Day Tripper” y su hit “The Riverbot Song”, pero en vez de decaer su directo, sólido y solvente, fue in crescendo, con Simon Fowler a la acústica y preocupado de leer el atril y Steve Cradock aportando clase tanto a la guitarra como al piano. Con ellos comenzó a tomar cuerpo nuestra jornada, que eclosionaría después con Belako.

Antes, también escuchamos a C. Tangana (¿y Rosalía?) cantando el que, según Jenesaispop, puede ser el hit underground del verano, el rap “Antes de morirme”. No es nuestro rollo, sí el de cientos de adolescentes que registran en sus móviles el momento.

Mientras Love of Lesbian pisa el escenario principal, Belako sacude el recinto más estrecho, desbordado como después lo estaría con WAS, ambas bandas vizcaínas. Si El Mundo Today titulaba recientemente “Nace el Sin Love of Lesbian Fest, el primer festival sin Love of Lesbian”, otro tanto se podría decir de la banda de Mungia -repetían actuación en el Bilbo BBK Live, tras reventar la carpa en 2014-.

Entonces, hace dos años, el cuarteto de Mungia presentaba su debut “Eurie” -lluvia- con el que pillaron la buena ola, de la que aún no se han bajado. Esta vez presentaban su reválida, “Hamen” -aquí, en euskera-, y lo hicieron de forma brillante, porque son modernos mirando hacia atrás, porque sus temas transmiten y ellos, enérgicos en las tablas, desbordan entusiasmo. El público se entregó a ellos, tanto en como en los temas más luminosos, “Sea of  Confusion”, como en los más sucios “Track sei”. Antes del colofón, sonó una hipnotizante versión de Nina Simone, “Sinnerman”; después, desde Josu Ximun se atrevió a lanzarse al vacío -no es post punk, sino punk-. Tranquilos, fue recogido al vuelo. Por cierto, la línea inicial del bajo en “Haunted House” no remite lejanamente a Kim Deal y a Pixies?

Belako / Foto: Javier Rosa

Absortos con Belako nos perdemos la actuación de Love of Lesbian -¡qué pasa, todo no se puede!-, quienes se han dado un baño de masas con el público cantando todas sus canciones.

Entre la dicotomía de tener  que elegir entre Grimes y WAS, al contrario de con Belako y Love of Lesbian, nos decantamos a priori por el escenario grande, aunque a la postre terminamos atrapados en el sonido de la txalaparta -legendario instrumento musical vasco; percusión compuesta por madera contra madera- con el que abren Deu y Willy. Poderoso ritmo de baile que imprimen los de Getxo. Mientras esta banda imprime un poderoso ritmo de baile a su actuación vitalista, que termina con la apoteósica “On the Floor” -”no nos vamos ¡hasta que nos echen!”, grita Deu-; problemas técnicos obligan a la canadiense Grimes -cuatro chicas en escena, dos en la danza y dos a la voz- a parar una actuación que está gustando. Cuando la retoman, con bandera arco iris cual capa, volvemos de nuestra excursión a We Are Standard.

Antes de tomar una buena posición para el bolo de Pixies, conocemos en la cola del baño a un guiri, asombrado de que los baños sean unisex -no lo son en realidad, pero una chica apremiada nos pide paso-. “Nice festival” -nos dice en inglés-. Bien organizado, con buenas bandas y gente agradable; el mejor en el que he estado”. Viene desde  Noruega con su mujer, “por primera vez a Bilbao y exclusivamente al festival -dice ella-, y enumera: Arcade FireNew OrderPixies…”.

El resto de los escenarios interrumpen su actividad cuando Pixies están próximos a hacer acto de  presencia en el escenario principal. Frente a él se congregan, según la organización, alrededor de 33.500 expectantes festivaleros. ¿Dónde estaban a finales de los 80 y principios de los 90, con los de Boston en activo? Banda de culto, a Pixies le vino bien su ausencia de los escenarios, sus fans se multiplicaron.

Al orondo Black Francis, quien recitó y berreó lo suyo, le costó tomarle el pulso a la noche, pero cuando lo consiguió, no lo soltó hasta acelerarlo al máximo. En parte, gracias a la inestimable colaboración de la  batería de David Lovering, quien hizo que la locomotora no interrumpiera su ritmo. El también miembro original de la banda Joey Santiago, a la guitarra, y la argentina Paz Lenchantin, sustituta de Kim Deal al bajo, completaba  el cuarteto. Una banda que no necesitó de virguerías visuales -sí de mucha luz, principalmente blanca- para demostrar que sus temas, que han envejecido muy bien, son inmortales.

¿Cuántos temas se pueden tocar en hora y media? Al ritmo de Pixies… ¡más de treinta!, incluidas algunas de  los álbumes  más recientes, dos tanto de “Indie Cindy (2014) como de “Head Carrier (2016)”. De los clásicos, pasaron de puntillas por “Bossanova” para dar protagonismo a “Doolitle”; sonó medio disco.

Pixies / Foto: Oscar L Tejeda

La apertura corre a cuenta de “Bone Machine”, “Head On” -versión de The Jesus and Mary Chains- y “Wave of Mutilation”. En un tema la voz de Francis se va por cuestiones técnicas y él no se da cuenta. En otro la banda entra a destiempo y deben de comenzar de nuevo. Pero el cuarteto se engrasa según avanza la noche.

La clausura, intensa -interpretan “Velvety” que rara vez tocan en directo-, corre a cuenta de “Caribou” y “Debaser”. Además de los estribillos, el público canta incluso los riffs de guitarra. Un poco antes, el momento estelar de la noche, cuando Francis ha empuñado la guitarra acústica para encadenar “Where Is My Mind?”, “Here Comes Your Man” y una trepidante “Vamos”. Hemos rejuvenecido, al menos, una década.

Para nosotros, hubo un tiempo en el que Pixies, con quienes compartimos muchas horas (y escuchas) de felicidad, fue uno más de la cuadrilla. Hasta que, tras el Primavera Sound de 2004, fuimos poco a poco perdiendo contacto. Tras muchos años ausente, ayer volvió como el amigo que regresa tras una larga temporada fuera y, desubicado al principio, tras el tercer vino parece que nunca se fue.

Tras Pixies, la de Underworld es la última actuación `grande´ de una noche con cuerpo de jota. Hace tiempo que no cae sirimiri, la gente tiene  ganas de  baile. Suena “I Exhale”, y suena bien.

BILBAO BBK LIVE 2016: CRÓNICA JUEVES

bbklive2016_arcade fire_liberto peiro (1) 940

BILBAO BBK LIVE 2016: CRÓNICA JUEVES

Un festival comienza con los preparativos para acudir a él, con la ilusión o angustia con el que puedas vivir el momento. Nuestro Bilbao BBK Live comenzó ayer en una parada de bus bulliciosa donde la mayoría de los viajeros vestían de blanco y rojo y partían rumbo a Pamplona -7 de julio San Fermín ayer-, la única ciudad del mundo que en estas fechas puede rivalizar con la capital de la urbe, aka Bilbao.

Antes de partir, recibimos una llamada de casa, con nuevas muy negativas. Parece inminente la pérdida del único superviviente de la generación de más edad de nuestra familia, un ser cercano que nos conecta con aquello que una vez fuimos y no conocimos. Llamada de ámbito privado, no es esta una cuestión para airear en la crónica de un evento musical del calibre del Bilbao BBK Live, pero indudablemente, la noticia condicionará en adelante nuestro estado anímico y, por lo tanto, la percepción de todo lo que podamos escuchar en Kobetamendi los días venideros.

Por lo demás, Bilbao nos acoge calurosa, un tanto ajena al trajín que su pequeña cima acogerá las próximas tres jornadas. Salimos del Botxo en dirección a Kobetamendi, y como no estamos como para aguantar ni colas ni a nadie, tiramos hasta arriba a pie; ¡toma bilbainada!

Una vez dentro del recinto, y aún sin aliento, nos encontramos con los londinenses Years & Years. Atrás han quedado, entre otros, Begiz Begi, banda vasco-francesa que abre el festival en euskera; los también locales Rural Zombies, banda guipuzcoana que ha contado con un par de groopies sextagenarios en la primera fila y The Flying Monkeys, banda portuguesa que, nos cuentan, ha molado.

Years & Years / Foto: OScar L. Tejeda

Con camiseta corazón-polla rosa -ya me perdonarán- y cinta a juego en el pelo, el risueño Olly Alexander, vocalista de Years & Years, hace brazear a su público “como una ola”; nosotros aprovechamos para darnos una vuelta por el recinto mientras suena “Desire”. La novedad de esta edición se encuentra en la firme apuesta por un espacio estrenado en la pasada edición del festival, Basoa -bosque en euskera-, pista de baile situada en el extremo más alejado de Kobetamendi, rodeada de  arbolado. Espacio acertado que, sin duda, cobrará éxito según avance la madrugada.

Basoa presenta ya, a media tarde, un buen ambiente; el sonido es poderoso y la gente responde al embite. A estas horas, la presencia británica es mayoritaria en el recinto festivo -con sus banderas y borracheras, se hacen notar inflando condones; y se diluyen según avanza la noche-; son más los festivaleros que están de camino que los que se agolpan ya en Kobetamendi. Parece que este año se lleva la pintura fosforescente, tanto para ella como para él.

Chvrches / Foto: Javier Rosa

Chvrches solapa su actuación con Hidrogenesse, también con DMA´S. Abren con “Never Ending Circles”, con un sonido más limpio y menos oscuros que en el BIME de 2015. Son la antesala de M83 y de New Order, trío que encadena actuación y casa bien en cuanto a sonoridad. Poco más podemos decir de ellos, pues no volvimos de lo que en principio iba ser una escapada a Hidrogenesse. A éstos los pillamos con “No hay nada más triste que lo tuyo”, mientras el recinto de Kobetamendi, ahora sí, comienza a llenarse. A tope con el vocoder, Genis Segarra -muy serio enfundo en un buzo blanquinegro difícil de describir- y Carlos Ballesteros -¿desafina algo? ¡y qué importa!- dieron uno de los conciertos más frescos y divertidos de la tarde, siendo también el más imperfecto. El público, preparadísimo, bailo y coreó todas las canciones; en la primera fila, uno de ellos vestía “Un disfraz de tigre” (!!).

Hidrogenesse / Foto: Javier Rosa

Tanto de French Films, como de DMA´S o de Hinds, no pudimos escuchar más que un puñado de canciones. Nos gustaron estas últimas, aunque les vendría bien un poco más de nervio. Son las bandas guitarreras de un día en el que sobraban -las guitarras son cosa del siglo XX, que dirían Hidrogenesse-, sometidas esta vez sí, por sintetizadores.

En el extremo opuesto a Basoa -una pasarela facilita el acceso al bosque de los Djs y evitara, quizá, que el lateral de la carpa se colapse-, el autobús sobre el que actuaban en la entrada ha desaparecido, y el cuarto escenario gana cuerpo, bordeado con unas pequeñas gradas. Es el segundo escenario el que, a nuestro entender y a pesar de su amplitud, resulta un tanto insuficiente para el público que en él se agolpa. Nos lo pareció ayer con New Order.

Hinds / Foto: Javier Rosa

Antes que la veterana banda de Manchester actuó M83, repartiendo protagonismo entre sus componentes y tratando de contagiar entusiasmo. Fueron todo luz, pero su directo nos resultó un tanto monocorde. ¿Pueden miles y miles de personas acudir a un concierto a escuchar un solo tema? Así lo parecía, puesto que los que teníamos alrededor no callaron ni prestaron atención hasta que, hacia el final, sonó el superhit “Midnight City”. Los franceses, por cierto, comenzaron su  bolo con casi 20 minutos de retraso, coincidiendo con el descanso de la semifinal entre Francia y Alemania. ¿Casualidad?

Algo más oscuros e infinitamente más intensos, sin interrupciones ni fuegos de artificio, New Order estuvo a la altura de su historia -sin Hook y de negro riguroso- , con un directo impecable, cantado por Bernard Sumner a cara de perro y poca voz, en el que no faltaron clásicos como “Bizarre Love Triangle” o “Blue Monday” y que clausuraron recordando su etapa Joy Division en “Love Will Tear Us Apart “. ¡Tremendos!

New Order / Foto: Javier Rosa

Mientras los abuelos británicos recordaban al añorado Ian Curtis, miles de espectadores tomaban posiciones ante el escenario principal; también nosotros. Arcade Fire repetía visita a Bilbao tras actuar en la explanada del Museo Guggenheim el 13 de julio de 2011 -¡cómo pasa el tiempo! Evento que recuerdo con gran desilusión, quizá por el poco respeto que mostró parte del público, cotorreando todo el rato. “Esta vez no”, nos dijimos anoche, mientras defendíamos nuestra posición.

Los canadienses no defraudaron esta vez, en una actuación en la que tocaron todos sus himnos con Win Butler como frontman y guía, quien nació el mismo año en el que se fundó New Order, 1980.

Con un despliegue escénico apabullante, interpretaron una veintena de temas en hora y media. Cuerdas, metales y percusión, llegaron a estar en escena una decena de multi  instrumentistas -cada uno con traje de distinto color-, y media banda se sentó en el teclado colocado detrás de Win Butler, lo que da cuenta de su maestría.

Abrieron fuerte con “Ready to Start”, “The Suburb” y “Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)”, tres temas de “The Suburbs”, de 2010; para tocar después temas más recientes, con otros tres de “Reflektor”, de 2013; todo por bloques.

Arcade Fire / Foto: Oscar L Tejeda

Butler saltó al ruedo con el tema que da título a su último lanzamiento, comenzó el sirimiri y se desplegaron en el escenario grandes espejos cuadrados que iban cambiando su orientación, los cuales nos permitieron gozar de una vista cenital del escenario.

En la parte central sonó el bloque de “Neon Bible”, de 2007 (otros tres temas), y el ambiente se atemperó, aunque “Keep the Car Running”, a la mandolina y con su característico aire folk, nos pareció uno de los momentos más hermosos de la noche. Tras la caribeña “Haïti”, que cantó y bailó Régine Chassagne, el bloque de su magistral debut “Funeral”, de 2004, como colofón épico: “Neighborhood”, “Rebellion (Lies)” y “Wake Up”, con su celebrado cambio de ritmo y todo el mundo cantando el estribillo extasiado.

Caras de felicidad entre los asistentes, y de mucho cansancio también. Pasadas las dos de la madrugada, el sirimiri es ya constante en un Kobetamendi cada vez más brumoso. Hot Chip presenta temas nuevos y Alexis Taylor, ataviado con un singular gorro de paja que va que ni pintado con la estética que envuelve al recinto, trata de prolongar el estado anímico de los que se congregan en el segundo escenario. Poco a poco, el Bilbao BBK Live desplazará su espacio vital hacia el noctámbulo Basoa.

Hot Chip / Foto: Javier Rosa

En la primera jornada del Bilbao BBK Live de 2016, con 36.000 asistentes, tan solo unos viejos zorros como New Order han sido capaces de seguir la estela de Arcade Fire. Ambas bandas han logrado que por momentos nos olvidáramos del mundo; ha merecido la pena.