Entradas

bilbao bbk live 2017 portada

BILBAO BBK LIVE 2017: CARTEL POR DÍAS Y NUEVAS CONFIRMACIONES

Bilbao BBK Live presenta la distribución de sus artistas por días y continúa imparable añadiendo nombres a un cartel al que poco le falta para cerrarse. El festival, que tendrá lugar los próximos 6, 7 y 8 de julio en Kobetamendi (Bilbao) suma diecisiete nuevas bandas y cinco DJs que se unen los ya confirmados Depeche Mode, The Killers, Brian Wilson, Two Door Cinema Club, Phoenix y a muchos otros nombres imprescindibles.

Depeche Mode liderarán la jornada del jueves 6 de julio, acompañados de Justice y The 1975, entre otros. The Killers, con Phoenix, Fleet Foxes o Royal Blood, encabezan los nombres del viernes. La jornada del sábado será el turno de Die Antwoord, Two Door Cinema Club, Brian Wilson y muchos más.

Nuevas incorporaciones
Spoon son conocidos por directos catárticos y llenos de fuerza, las influencias de la banda van desde la psicodelia más sesentera hasta el noise pop de Pixies. La banda lanzará nuevo disco a finales de marzo y con él llegan a Kobetamendi. Los también rockeros Cage the Elephant son pura energía sobre el escenario. Sus álbumes han llegado a lo más alto de las listas británicas gracias a sus energéticos directos y su ecléctico sonido, tan influido por el rock clásico, el funk y el blues como por el punk y el rock alternativo.

Xoel López es uno de los artistas más representativos de nuestro país. Siempre entre el pop-rock más alternativo y el folk clásico, él se define como un artista libre. A Bilbao BBK Live viene con lo mejor de su discografía, que incluye muchos temas grabados bajo su anterior etapa como Deluxe. Los islandeses Gus Gus son una de las bandas más longevas y relevantes de la electrónica con una carrera de más de 20 años. Desde el techno al trip-hop, pasando por el house, el progressive y el pop, sacando lo mejor de cada uno y creando un estilo único y 100% reconocible.

La combinación de sintetizadores flotantes, house, dubstep y rock de los 80 han convertido a Jessy Lanza en una de las sensaciones internacionales del último año con su álbum ‘Oh no’. Su debut de 2013 de Circa Waves les hizo ganarse el titulo de “Mejor Álbum de 2013″ para la BBC 1.  A Bilbao llegan con su nuevo disco ‘Different Creatures’, que saldrá a la venta en marzo.

The Lemon Twigs son dos prodigiosos hermanos de Long Island que cuentan entre sus influencias con los Beatles, The Zombies, y Brian Wilson, con quien coincidirán en el festival. Su pop lo-fi inspirado en el barroquismo más 60 les ha hecho ganarse a pulso un hueco en el panorama indie actual. The Orwells son, según ellos mismos “la banda garage-punk más hooligan de Chicago.” Ninguno de sus miembros pasa de los 25 años y ya han recorrido medio mundo. Llegan a Kobetamendi con su último disco, ‘Terrible Human Beings’, recién lanzado.

Carla Morrison es la artista indie más exitosa de México y de ella, la publicación Pitchfork dice que “sólo la forma en la que canta la palabra más simple puede detener tu corazón”.  Tras un periodo retirada del ojo público, volvió a la carga en 2015 con el maravilloso ‘Amor Supremo’.  Kokoshca llevan tiempo levantando piropos en medios especializados con su pop de ínfulas garageras. Su nuevo LP ‘No queda nada’ (2016) se mueve “entre la luz y la penumbra, la jovialidad y las miserias. 110% Kokoshca.” Desde Zaragoza llegan Los Bengala, son solo dos, pero hacen mucho ruido. Batería y guitarra para su “garage-rock felino”

ENTREVISTA A LOS BENGALA

ENTREVISTA A CARLA MORRISON

The Amazons llegan al festival con sus atronadores riffs de guitarra y un rock contundente y lleno de emotividad. Los bilbaínos Vulk son una de las grandes apuestas de Jägermusic de este año, una banda con influencias de Joy Division a Bowie que no dejará indiferente. Naranja y su power-pop fresco y brillante, con melodías pegadizas y contundente base instrumental también estarán en Bilbao BBK Live.  Biznaga conjuga con inteligencia la inmediatez del punk y el instinto melódico del indie-rock más 80s. Presentarán su recién estrena “Sentido del Espectáculo”.

A la fiesta se suman cinco DJs de lujo para las altas horas de la noche: Marc Dorian DJ set, Dani Less DJ b2b Dark DJ, David Van Bylen DJ y JotaPop Dj.

Entradas de día a la venta a partir del lunes
Las entradas de día estarán a la venta desde las 11 de la mañana del lunes 20 de marzo a un precio de oferta de lanzamiento de 45€ + gastos (5€ más si se adquiere el acceso a camping). El 3 de abril, el precio ascenderá a 50€ + gastos (5€ más con camping) hasta el 17 de abril, cuando las entradas alcanzarán su precio definitivo hasta taquilla, a 55€ + gastos (y 10€ más con camping).

Lunes 20 de marzo – A las 11h, primeras entradas de día a la venta: 45€ + gastos (más oferta de lanzamiento con camping a 5€)
Lunes 3 de abril – A las 11h, nuevo precio de la entrada de día a 50€ + gastos (se mantiene la oferta del camping a 5€)
Lunes 17 de abril – A las 11h, precio definitivo a 55€ + gastos (+ camping a 10€) hasta taquilla

BILBAO BBK LIVE
6, 7 Y 8 de julio (Kobetamendi, Bilbao)

Jueves 6
DEPECHE MODE/ JUSTICE/ THE 1975/ AUSTRA/ CAGE THE ELEPHANT/ SPOON/ XOEL LÓPEZ/ CABBAGE/ CIRCA WAVES/ GUS GUS/ IDLES/ NIÑA COYOTE ETA CHICO TORNADO/ VULK/ ZAZKEL/ DAVID VAN BYLEN DJ

Basoa: DIXON/ THE BLACK MADONNA/ MIKE SERVITO/ HONEY SOUNDSYSTEM/ BALDO

Viernes 7
THE KILLERS/ PHOENIX/ FLEET FOXES/ ROYAL BLOOD/ EXPLOSIONS IN THE SKY/ ANÍMIC/ CARLA MORRISON/ COQUE MALLA/ JESSY LANZA/ JOE GODDARD Live/ THE ORWELLS/ LOS PUNSETES/ SUNDARA KARMA/ THE AMAZONS/ DANILESS B2B DARK DJ

Basoa: DAPHNI/ DJ TENNIS/ MARVIN & GUY/ NICOLA CRUZ/ BAWRUT

Sábado 8
DIE ANTWOORD/ TWO DOOR CINEMA CLUB/ BRIAN WILSON/ ATERCIOPELADOS/ LOS BENGALA/ BIZNAGA/ DELLAFUENTE & MAKA/ KOKOSHCA/ THE LEMON TWIGS/ NARANJA/ JOTAPOP/ MARC DORIAN DJ SET

Basoa: MOTOR CITY DRUM ENSEMBLE/ ANDREW WEATHERALL/ JOB JOBSE/ LENA WILLIKENS/ JAVI GREEN
Precio:
Bono de 3 días: 115 euros + gastos Acceso a camping: 10 euros + gastos
Entrada de día: oferta especial de lanzamiento 45€ + gastos. Acceso a camping 5€ + gastos

Puntos de venta: www.bilbaobbklive.com

*Descuento especial Kutxabank: Descuento Kutxabank de 18 euros en el bono aplicable a un máximo de 1 bono por tarjeta Kutxabank hasta fin de promoción.

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2016

ENTREVISTA A CARLA MORRISON

THE BRIEFS 699

EL PUNK DE THE BRIEFS CIERRA LAS CONFIRMACIONES DE LAS PRIMERAS FILAS DE FUZZVILLE!!! #3

A poco más de un mes para abrir las puertas de su tercera edición, Fuzzville!!! lanza la confirmación que cierra las primeras filas con la banda de punk norteamericano The Briefs. Míticos en la escena underground a nivel mundial, el cuarteto de Seattle se labró su posición como banda de culto gracias a sus enérgicos directos repletos de humor descarado e innegable gancho. Con influencias que van desde Buzzcocks, The Adolescents o Generation X los de Seattle llegan para hacer temblar los cimientos del festival benidormense con su salvaje y rabioso sonido heredero del punk británico de finales de los 70’s y principios de los 80’s.

ASÍ TE CONTAMOS FUZZVILLE!!! #2

Con The Briefs, Fuzzville!!! #3 muestra un cartel en el que participarán una veintena de bandas referentes de rock, punk, garage y hardcore nacional e internacional. Así, cuenta en sus filas con nombres internacionales como los suecos The Nomads o los norteamericanos Zeke y Ex Cult mientras que a nivel nacional recibirá a formaciones míticas como La Banda Trapera del Río, los imparables Biznaga, las potentes e irrefrenables Bala, el punk melódico de los canadienses Sonic Avenues o los valencianos La Plata entre muchas otras. En los tres días de su celebración, el festival también será punto de encuentro para sellos discográficos de importante presencia en la escena independiente como Rufus Recordings, Sonido Muchacho, Mama Vynila o  Clifford Records entre otros.

Fuzzville!!! Publica con esta confirmación la distribución detallada de bandas por días y salas, anticipando así la venta de entradas de día que se lanzará en unas horas a través de la página web oficial con un precio de 30€, manteniendo los abonos a 50€. Todo está disponible en www.fuzzville.es/abonos/

Fuzzville!!! #3 mantendrá la misma dinámica que en ediciones anteriores con una fiesta de bienvenida el jueves 13 por la noche en la sala Rockstar con las bandas Oh! Gunquit y Wild Ripple y una matinal el sábado 15 a cargo de Jägermusic con King Cayman y FVX.  Su programación principal tendrá lugar los días viernes 14 y sábado 15 de abril en discoteca KM.

ebrovision 2017 portada

EL EBROVISIÓN 2017 INCORPORA CINCO NUEVOS NOMBRES A SU CARTEL

El rock bailable de los mancunianos The Whip, el punk-rock sudoroso de los alabados Biznaga, el surf instrumental de Los Tiki Phantoms, la belleza hecha energía y canción de los catalanes Cala Vento y el power-pop de escuela de los gaditanos Champagne son las cinco nuevas incorporaciones para el variado cartel de la edición de este año.

CRÓNICA EBROVISIÓN 2016
Ya está en marcha la 17ª edición de uno de los festivales más queridos por la crítica y el público de este país, el Festival Ebrovisión que se celebrará en Miranda de Ebro durante los días 31 de agosto, 1 y 2 de septiembre de 2017.

Organizado ininterrumpidamente por la Asociación Amigos de Rafael Izquierdo desde el verano de 2001, Ebrovisión continúa creciendo en propuestas y en calidad. Nunca hay un Ebrovisión igual a otro y eso lo pueden confirmar los más de 18.500 asistentes de la anterior edición. Ebrovisión cumplirá sus 17 años remarcando e insistiendo nuevamente en esas cualidades que han enamorado a miles de “ebrovisivos” durante tantos años y que le han convertido en un festival diferente y referente: comodidad, calidad, cercanía, pasión… Un festival imprescindible para terminar el verano de la mejor manera, Ebrovisión es “un festival que enamora”.

La muestra gastronómica, Ebropeque, exposiciones, mercadillo, conciertos gratuitos distribuidos por toda la ciudad, sesiones de dj´s en los lugares más insospechados y muchas más sorpresas…hacen que Miranda de Ebro se convierta durante tres días en un auténtica fiesta de la música y de la cultura, una ciudad entera volcada con su festival y un público entregado a la diversión hacen que cada año, cada edición sea mejor que la anterior.

The Whip, Biznaga, Los Tiki Phantoms, Cala Vento y Champagne se unen a los anteriormente confirmados: Ty Segall, Love of Lesbian, Nada Surf, Corizonas, León Benavente, My Expansive Awareness y Wolf.

Abonos a 43€ en www.ebrovision.com  sólo hasta el 14 de febrero 14 DE FEBRERO (incluido) o hasta fin de existencias.

fuzzville 3 portada

PRIMERAS CONFIRMACIONES DEL FUZZVILLE!!! #3

Poco más de dos meses queda para que la tercera edición de Fuzzville!!! abra sus puertas. Será los días 13, 14 y 15 de abril en Benidorm colocándose de esta manera entre las primeras citas de la agenda musical del año y garantizando una agitada Semana Santa a todos aquellos que decidan tomarse la penitencia a ritmo de punk-rock y garage.

ASÍ TE CONTAMOS FUZZVILLE!!! 2016

Independientemente del cambio de fechas, la tercera edición de Fuzzvillle!!! se desarrollará siguiendo el mismo formato que en ediciones anteriores (jueves, viernes y sábado). El jueves 13 de abril (Jueves Santo) se celebrará la “Fuzzville´s Welcome Party” en la sala Rockstar con los conciertos de Oh! Gunquit y Wild Ripple con entrada totalmente libre hasta cubrir aforo. En Rockstar tendrá también lugar la matinal del sábado con los conciertos de FAVX y King Cayman.

Fuzzville!!!#3 abrirá sus puertas los días 14 y 15 de abril (Viernes y Sábado Santo) en la discoteca KM y anuncia hoy sus primeras confirmaciones: Ex-Cult , The ParkinsonsPsychotic Youth , Lucy & the Rats, La Banda Trapera del Rio, Biznaga, Kurt Baker Combo, Lie Detectors, Las Cruces, Bala, La Plata, Jibaros, Zelators, Little Cobras, Aloha Bennets y Sonic Avenues.La programación se distribuirá como viene siendo habitual entre los dos escenarios dispuestos en el interior de la discoteca KM (escenarios Fuzzville!!! y Junk Party), todo ello en una frenética programación sin solapes.

La organización de Fuzzville!!! anunciará más nombres en sus primeras filas durante las próximas semanas.

Los sellos discográficos Rufus Recordings, Folc Records, Delia Records, Sonido Muchacho, Mama Vynila, Monasterio de Cultura, Matapadre, Carmen Records y Clifford Records poblarán el Fuzz Market, un punto de encuentro ya referente para la escena musical independiente donde se debate, se exhibe y se vende lo mejor de cada casa.

Los abonos para Fuzzville!!! #3 ya están disponibles en la página web desde 40€ (+ gastos) , precio de lanzamiento hasta agotar el cupo

nada surf bernie de chant 940

NADA SURF ENCABEZAN LA NUEVA TANDA DE CONFIRMACIONES DEL LOW FESTIVAL

Portada: Nada Surf / Foto: Bernie de Sant

Low Festival incorpora esta mañana cinco nuevos nombres al cartel del #GiganticLow. Nada Surf, L.A., Biznaga, Las Odio y Monserrat se convierten en bandas #Low2017 presentando sus nuevos y esperadísimos trabajos.

Nada Surf es una de las bandas estadounidenses más queridas en nuestro país. 20 años de carrera en los que no han flojeado ni un solo instante, dejando himnos rabiosos (“Popular”, “The Fox”), temas melancólicos (“Inside Of Love”, “Blizzard Of ‘77”), o poderosas canciones power pop (“Waiting for Something”, “Cold To see Clear”) que demuestran su versatilidad y calidad. Será su primera vez en el Low, presentando “You Know Who You Are”, quizá, el disco que mejor resume el sonido de toda su trayectoria.

Uno de los discos nacionales más esperados de este 2017 es el de L.A.. Luis Alberto Segura y su banda acaban de presentar “Wind”, el primer adelanto del LP que sucederá a “From the city to the ocean side” y que promete mostrar el lado más pop de L.A.. Rock californiano con un toque melancólico y toda la esencia de uno de los proyectos musicales más reconocidos del país.

ENTREVISTA A L.A.

Biznaga es otra de las nuevas confirmaciones. El cuarteto madrileño acaba de publicar “Sentido del espectáculo”, un segundo LP en el que dan rienda suelta a su poderoso punk-pop y que ha sido editado nada menos que en el mítico sello norteamericano Slovenly Recordings.

También miran hacia el punk o el pop más underground Las Odio. El cuarteto retoma el espíritu riot grrl para ofrecer temas adictivos con unas letras afiladas y directas que les han convertido en la banda a seguir este 2017 para medios como Radio 3 o Jenesaispop. Su inminente primer largo, “Futuras Esposas”, apunta a disco revelación del año.

Entre el folk y la psicodelia pop se mueve Monserrat. A medio camino entre Alicante y Madrid, el cuarteto liderado por Javier Monserrat (Rusos Blancos, Litoral) está preparando su segundo LP, que viene precedido por el single “Brillar”, que suena más sixtie que nunca.

Además de estos cinco nombres, Low Festival cuenta en su edición 2017 con bandas como Pixies, Franz Ferdinand, Mando Diao, Lori Meyers, !!! (Chk Chk Chk), Sidonie o Roosevelt, entre otros mucho aún por confirmar, que actuarán los días 27 (Welcome Party en la playa), 28, 29 y 30 de julio en Benidorm.

El precio de los abonos de tres días se mantendrá hasta esta medianoche, cuando habrá un cambio de precio: abono general 62€, abono VIP 105€ y abono VIP POOL 150€. Pueden adquirirse en lowfestival.es/abonos.

ASÍ TE CONTAMOS EL LOW FESTIVAL 2016

Biznaga © Foto Liberto Peiró

CRÓNICA MONKEY WEEK 2015: VIERNES

Dice el reclamo promocional que el Monkey Week es el festival ideal para descubrir hoy las bandas del mañana. No miente. El cartel está lleno de grupos emergentes que, quizá, puedan dar que hablar en un futuro no muy lejano. Otra cosa es que el sonido que despliega la mayoría de ellos mire de manera indisimulada hacia el pasado. Un hecho que vuelve a poner sobre la mesa el debate sobre la muerte del rock como lenguaje expresivo original y creativo, en permanente bucle revisionista. Es lo que hay, amigos. Pero tampoco se trata de lamentarse, sino de constatarlo a medida que los conciertos se van sucediendo en la primera y muy andaluza jornada de un festival que crece a ojos vista en cada nueva edición. Este año ha aumentado el número de bandas, el de salas y, dato especialmente positivo, el de público. La propuesta de anegar de actuaciones cada club, discoteca o garito del Puerto de Santa María (Cádiz), inicialmente suicida, ha demostrado con creces su viabilidad, y hoy es un hecho que el Monkey Week es una iniciativa consolidada.

Pero a lo que vamos: La mirada retrospectiva es la que predomina en muchas de las bandas que ya se han subido a alguno de los escenarios del festival. Es el caso, por ejemplo, de los sevillanos Dienteslargos, practicantes de un rock enraizado en los años setenta, con ocasionales guiños boogie, que reproduce eficazmente no pocos lugares comunes del género. En el caso de los jerezanos El Tubo Elástico, la década de destino histórico es la misma, pero cambia el género. Lo suyo es el prog rock instrumental, también según los cánones, sin que falte siquiera el guitarrista con tendencia al efectismo. Ni unos ni otros son censurables, pero tampoco exhiben particularidades que puedan dotar de personalidad propia a su repertorio. Completando la terna en las primeras horas de la tarde se podría incluir a El Imperio del Perro, también hispalenses. Se miran en un espejo menos añejo, pero bastante más manoseado en los últimos tiempos: El del dance rock indie en la estela de los grupos aupados por la emisora de radio pública de referencia moderna. Ustedes ya nos entienden.

Dienteslargos / Foto: Liberto Peiró

Un par de showcases, fuera del programa oficial, habían dado antes el pistoletazo de salida al festival. Por un lado, el de Lois Brea, a quien Trajano! parecen habérsele quedado pequeños tras un único álbum. Su nuevo proyecto en solitario, todavía en proceso de construcción, se quedó a medias en un directo a base de caja de ritmos, bajo, guitarra, voz (impostada) y letras en inglés. En ocasiones, parecía decantarse hacia la sinuosidad pop de The Monochrome Set; en otras, la guitarra evocaba a The Cure; al final, la sensación de que el proyecto está todavía poco maduro. Su set, en todo caso, tuvo la virtud de la brevedad, como la mayoría de los que se van sucediendo en el Monkey Week. Cuando se trata de bandas emergentes, lo bueno, si breve, mejor. Y lo menos bueno, también.

Lois / Foto: Liberto Peiró

En ese mismo formato escueto pudimos ver a Perlita, una parodia del sonido disco (si no lo es, lo parece, y no sabríamos concluir si eso es bueno o malo) que combinó alguna base funk y cacharrería electrónica (batería incluida) para despachar unas canciones que se sitúan en el punto medio entre Klaus Nomi y Pedro Marín, si es que tal cosa es posible. El desopilante vocalista Pedro Perlés se postuló como showman desatado con resultados desiguales: Le pone ganas (y vocoder), pero las circunstancias no siempre acompañan. Y no hablamos del entorno.

Perlita / Foto Liberto Peiró

El cartel del día incluía 35 conciertos, muchos de ellos en horarios solapados, así que la mejor opción era recorrer los diferentes enclaves de la ciudad y dejar que fueran las bandas las que captaran nuestra atención con sus propuestas. No lo consiguió la Maravilla Gypsy Band, y no porque su fanfarria balcánica no resultara convincente, sino porque, una vez más, se trataba de un ejercicio de estilo. Y otro tanto se puede decir de los gaditanos Detergente Líquido, practicantes de un pop indie de manual con reiterativos ritmos sincopados y vocación bailable que, al menos, presenta melodías trabajadas, según la escuela de Carlos Berlanga. El problema, en este caso, es la escasez de carisma (un hándicap cuando se trata de destacar entre más de una treintena de propuestas) y de actitud, quizá una de las carencias más llamativas en muchos grupos que parecían subir al escenario para cubrir el expediente, y no con la intención de aprovechar la oportunidad de destacar antes decenas de profesionales (que integran un porcentaje muy importante de los asistentes al Monkey Week).

Detergente Líquido / Foto Liberto Peiró

Las cosas empezaron a cambiar (para mejor) con una banda más rodada. El dúo I Am Dive, también procedente de Sevilla, sabe cómo transformar la frialdad sintética en calor emocional, y si bien se trata de otro caso en el que los referentes se detectan con claridad (de los Radiohead que pusieron el ojo en Warp a Beach House o Red House Painters), su música logra calar hondo porque no suena a reproducción caligráfica, sino  a reinterpretación sincera. Aunque si se trata de trabajar con materiales del pasado para regurgitarlos desde una perspectiva contemporánea, nadie como El Lobo en tu Puerta. Como ya hiciera en la edición del año pasado, el trío de Chiclana demostró que es posible hacer colisionar a Blind Willie McTell, Beastie Boys y AC/DC para obtener un sonido que solo se puede calificar de bluescore, ya que agarra el blues no para ponerlo en un altar y reverenciarlo, sino para arrancarle la ropa a mordiscos y violentarlo sin piedad, incluso si para ello hace falta echar mano de una armónica filtrada por pedales o un theremin desenfrenado. Dos bandas que, cada una en su estilo (y no pueden estar más alejados el uno del otro), demostraron que la actitud es un ingrediente fundamental a la hora de presentar un repertorio al público desde un escenario.

El Lobo en tu Puerta / Foto: Liberto Peiró

De eso también saben bastante los sevillanos Miraflores, otro grupo que repetía presencia en el Monkey Week tras pasar por el festival en 2014. Sus conciertos son aquelarres sónicos en los que su vocalista ejerce de paroxístico exorcista. De nuevo los referentes son claros (aunque muy amplios, y eso juega a su favor), pero la puesta en escena y la visceralidad de sus planteamientos convierten cada uno de sus shows en un triunfo, aunque a buen seguro debe llevar consigo un desgaste emocional que les convierte en un grupo de intensidad no apta para todos los públicos. En su libro de estilo no hay espacio para el simulacro.

Miraflores / Foto Liberto Peiró

Los mexicanos Carmen Costa no podrán decir que han inventado la rueda, pero un par de elementos juegan a su favor. Por un lado, el uso del castellano. Resulta paradójico (y tremendamente significativo) que la mayoría de grupos españoles se decanten por el inglés, mientras que los pocos representantes de las diversas escenas latinoamericanas que forman parte del cartel lo hacen en su lengua madre. Es, asimismo, el caso del puertorriqueño AJ Dávila, que actuó unas horas más tarde acompañado, precisamente, por los mismos Carmen Costa, que en ambos casos pusieron de manifiesto la otra virtud de que hacen gala: Puede que lo suyo no sea más que rock, pero nunca olvidan el roll, y eso es algo que muchas otras bandas no pueden decir. La electricidad siempre funciona bien con algo de groove, y ellos lo tienen.

Carmen Costa / Foto: Liberto Peiró

En el lado opuesto de la balanza, The Tractor, otra banda sevillana. Trío de negro riguroso y sonido cuidado que, ay, no parece querer otra cosa que imitar a Placebo (especialmente su cantante, de tesituras similares a las de Brian Molko). Los jerezanos Flecha Valona ponen algo más de carne en el asador en su asalto a un pop enérgico que igual bebe de Weezer que de Cheap Trick, y que se afana en conjugar riff y melodía, pero que adolece de una falta de carisma alarmante. El que le sobra al dúo Crudo Pimento, que no pudo desplegar su peculiar sonido en las mejores condiciones (los conciertos de la sala Mucho Teatro sufrieron una hora de retraso por un problema en el fluido eléctrico), pero ofreció una suculenta inmersión en sonidos primitivos con andamiaje blues, derivas tribales, imaginativa instrumentación artesanal, sentido del ritmo y un enfoque que hubiera hecho las delicias de Tom Waits.

Crudo Pimento / Foto: Liberto Peiró

Biznaga podrían liderar, si existiera, el rock radical madrileño. Tienen un frontman con indudable gancho, un Joe Strummer en potencia que si bien no cuenta con su correspondiente Mick Jones, sí que tiene respaldándole una banda que se podría mirar en el debut de los Clash. Sí, hablamos de punk, ese género musical que ya ha cumplido cuarenta años. La sombra del pasado, feroz e implacable, adquiere nuevamente dimensiones que obligan a recordar que, más allá de sus (pírricas) conquistas puntuales, el rock español actual (pues la mayoría de bandas del cartel son de nuestro país) presenta el mismo pronóstico reservado que el anglosajón: Un virus retro que tampoco procede de ninguna cepa nueva (la cosa viene de lejos), pero que hace cada vez más difícil encontrar chispas no ya de originalidad (tampoco exijamos lo imposible), sino de auténtica singularidad.

Biznaga / Foto: Liberto Peiró

En la recta final de la jornada aún tuvimos tiempo de degustar el adictivo free rock del trío madrileño Rosvita, a quienes no sería descabellado erigir como padrinos de la apasionante hornada de bandas underground que han surgido para animar la escena musical española de la última década. Su debut se remonta a 2003, y desde entonces no han cesado de retorcer los códigos del rock a su antojo y con un envidiable sentido del humor, quitando hierro a una actividad tan divertida y desintoxicante como es subirse a un escenario para disfrutar tocando. Y eso, disfrutar tocando, lo hacen también Toundra, y se les nota. Pero se les nota demasiado. Hasta el punto de bordear la impostura. Se han ganado a pulso y a base de trabajo su posición actual, pero son tan conscientes de ello que sus conciertos destilan una innecesaria cualidad masturbatoria. Su impecable instro rock, de raíz post pero con esquirlas doom, ha alcanzado tales cotas de fastuosidad y artificio que podría acabar devorándose a sí mismo.

Toundra / Foto: Liberto Peiró

Tras doce horas ininterrumpidas de conciertos, y a sabiendas de que muchos de los grupos que integran el cartel ofrecerán más de una actuación a lo largo de los tres días que dura el festival, encaminamos nuestros doloridos pies hacia un merecido descanso. El Monkey Week es exigente con el visitante curioso. Y quedan por delante dos jornadas en las que horarios y participantes se multiplican por dos. Permanezcan en sintonía.

King Khan 2 (inigo Amescua)

ASÍ TE CONTAMOS EL FUZZVILLE!!! 2015

VIERNES

Benidorm es una ciudad de extremos y contrastes. Reino del turismo low cost del Inserso y los británicos y alemanes menos exigentes, cuna de festivales tan opuestos como el Low Festival y el Funtastic Dracula Canival, casa de Maria Jesús y su acordeón o de la acróbata vaginal Sticky Vicky y desde este año también cuna y sede del Fuzzville!!! “la fiesta definitiva para los amantes de los sonidos salvajes, del punk-rock y de los sellos underground nacionales e internacionales” (sic)

El cuarteto instrumental madrileño Phonocaptors, en el Escenario Junk Party, y y los texanos The Hex Dispensers, en el Escenario Fuzzville!!!, fueron los encargados de iniciar las hostilidades en KM Disco, discoteca que acoge el festival. La banda nacional en el escenario pequeño, con un surf psicodélico de banda sonora de serie B, y los de Alex Cuervo a base de punk rock claramente influenciado por Misfits, por la oscura temática de sus canciones, y Los Ramones, por la estructura de los temas y la entonación de su cantante. Todavía no había demasiada gente en el recinto, pero casi todos los que llegaron pronto para poder para ver a estas dos bandas evitaron el fuerte chaparrón que descargó sobre los menos madrugadores.

The Hex Dispensers

KM Disco es una típica discoteca con recovecos, barras y escalones y una gran nave central, donde además de un escenario en el que más de mil personas podían ver cómodamente un concierto, cabe holgadamente el Fuzzmarket con los stands de la más de docena de sellos underground colaboradores del festival, auténticos protagonistas de la fiesta.

Islas Marshal tomaron el relevo de Phonocaptors y a base de funk punk garage rock captaron la atención en un interior de la sala, donde estaba ubicado su escenario, que a pesar de lo promocionado, tampoco era ni demasiado pequeño ni demasiado “junk”, algo que por supuesto es de agradecer. El recuerdo de este dúo a los Blues Explosion es inevitable, porque aunque la voz sonaba a rayos, la velocísima batería nos recordaba a un vitaminado Russel Simins y la guitarra se esforzaba por ocupar el camino intermedio entre Jon Spencer y Judah Bauer.

La primera banda de Burger Records -sello americano de moda invitado este año – del presente Fuzzville!!! fueron los canadienses Dead Ghosts. Su actuación fue un muestrario de todas las características presentes en esta nueva ola de garage indie que, en buena parte gracias al sello de la hamburguesa, se ha convertido en el género de moda a nivel mundial: garage lo-fi, algunas melodías de rock clásico o pop sixties, temas desenfados pero precisos y algo más cercanos a la concepción del estilo de Ty Segall que de The Black Lips. Lo que intentan The Parrots, pero bien hecho. Este probablemente fue uno de los mejores y más frescos conciertos de la velada.

En el relevo musical –en principio, y salvo algunos pequeños desajustes, los escenarios alternaron su funcionamiento- Biznaga se apropiaron del interior de la sala. Son una de las jóvenes bandas underground nacionales de mayor tirón, y descerrajaron su media hora de directo –la duración de los conciertos del Escenario Junk Party era de treinta minutos y de sesenta los del Escenario Fuzzville!!!- como si les quemaran las entrañas, pues la visceralidad es la base de su propuesta. El público empezaba a volar literalmente por los aires y alguna pierna impactó incluso con los focos.

Biznaga

Otra de las bandas señaladas de la jornada eran los californianos Allah-las, con un punto de vista del garage mucho más lisérgicos que Dead Ghosts. Aunque indudablemente tienen un puñado de grandes canciones, resultaron algo densos en medio de un cartel mucho más energético que ellos. Sus melodías, influenciadas tanto por The Byrds, como por grupos de la british invasion como The Zombies o The Animal, pero pasados de reverb, adolecieron de ritmo lento y desgraciadamente no parecieron calar demasiado. Eso sí, son perfectos para escuchar al atardecer en la playa a finales de verano mientras te bebes una Pepsi.

Allah-las

La medianoche llegó con los madrileños Terrier, mucho menos lánguidos que los californianos. Si hubiera que buscar algo característico de esta banda, quizá sería su falta de complejos. Terrier son el garage más pop y menos garage, con toques a Velvet Underground o The Modern Lovers, pero también al indie pop de los 90, eclécticos como “Benidorm” –la sede de este festival y el EP que tienen con este nombre- y tienen el lo-fi como filosofía, por lo que su directo fue agradable bálsamo aunque de nulo poso.

Uno de los mayores reclamos de esta primera edición del Fuzzville!!! era poder ver en directo a The Pandoras, disueltas en 1990 cuando su cantante Paula Pierce falleció debido a un desgraciado aneurisma, que han vuelto a reunirse con la inquieta Kim Shattuck al frente –fue la bajista de la segunda mitad de vida de la banda-. Repasaron los primeros discos de la banda, los más influenciados por el garage rock, con una energía formidable y una actitud arrolladora. Su estado de forma fue una de las sorpresas de la noche e incluso nos regalaron un tema nuevo –compuesto en los 80 por Pierce- que formará parte de un próximo EP de la banda, editado con motivo de esta gira. Solamente los asistentes al Fuzzville!!! hemos podido disfrutarlas en España – apenas mil personas- y puede que ninguno más pueda volver a hacerlo.

The Pandoras

Los Useless Eaters del joven agitador Seth Sutton fueron la última actuación en el escenario pequeño. Un concierto incendiario, donde los pogos y el stage diving fueron parte del repertorio, de una formación claramente influenciada por Jay Retard o bandas como The Oh Sees - no en vano John Dwyer les ha enrolado en su sello Castle Face Records-. Y tras ellos, en la sala grande, Doctor Explosion tuvieron como misión poner el punto y final a los conciertos de este viernes. Nos sabemos de memoria todos los recursos y tics de Jorge Explosion y los suyos, pero no por ello dejan de ser divertidos y tener una bomba de directo. Adrenalínicos desde el primer acorde –dedicaron jocosamente “Bad Girl” a sus amigos Allah-las puntualizando que su tempo era un “poquito” más rápido- repartieron bofetadas de garage beat a diestro y siniestro. Más celebrados con sus clásicos y alocados hits en castellano como “Eres Feo Chaval”, “Rompí la Televisión”, o sus versiones de “Drácula Ye-Ye”, “Blue Monday” o “Ca Plan Pour Moi” rebautizada como “Surf Talibán”, que con su repertorio en inglés, fueron un concierto final más que adecuado y divertido para esta primera noche en la sala Disco KM. Todavía quedaban las interesantes Fuzzville’s Junk Sessions a cargo de Angel BordiniLucas RumbleChilbi y El Siervo Thelemático a los platos, pero preferimos retirarnos para encarar con un poco de salud la jornada del sábado.

Doctor Explosion

SÁBADO

Unir los conceptos hamburguesa, cerveza y rock&roll son un reclamo más que suficiente como para desafiar al cansancio de la larga jornada del viernes, por lo que no dudamos en acercarnos a la Sala Rockstar al mediodía para la segunda Burger Beach Party, en la que disfrutamos del directo del abrasivo blues rock de Los Flamin Guays y los explosivos Nave Nodriza, mientras saciábamos nuestro voraz apetito. Tras ello, mientras pinchaba el sonriente capo de Burger Records Sean Bohrman, y una vez llenado el estómago y refrescado el gaznate, volvimos al hotel para descansar antes de acudir a KM Disco para la prometedora última jornada del Fuzzville!!! #1.

La Moto de Fernan, cuyos dos componentes ya habían actuado en las jornadas anteriores en otras bandas – el batería Christian “El Grasas” en Islas Marshall y el cantante y guitarrista Peter Sonámbulo en Camión – fueron los encargados de poner en marcha los conciertos en el Escenario Junk Party a base de rock&roll primitivo y acelerado. Su versión de “Johnny B. Goode” parecía interpretada por un Chuck Berry con cresta pasado de anfetaminas, lo que nos puso a tono nada más pasar por la puerta. Los franceses The Magnetix son una banda veterana ya conocida por estos lares – participaron en el Funtastic Dracula Canival de 2014-. Su trayectoria se remonta a finales de los 90, pero su líder, Looch Vibrato, ya había participado anteriormente en multitud de bandas de garage y de surf. Ellos definen su música como “rock monster”, pero nosotros comprobamos que lo que  realmente practican es una suerte de garage rock con mucho fuzz y el complemento de un moog que le da bastante aire a serie Z. Provienen de una generación del garage revival muy diferente de la buenrollista y descafeinada actual, son mucho más oscuros y tensos, algo de agradecer, aunque con el paso de las canciones también es cierto que resultan algo monótonos. Durante su concierto, todavía con poca afluencia de público, fue divertido ver a King Khan disfrutando en las primeras filas puño en alto y luciendo un gorro de castor en la cabeza.

Ambiente en el Escenario Fuzzville!!!

Tras los galos volvimos al escenario pequeño para ver a His Majesty the King. El dúo madrileño, que forman Clara (guitarra y voz) y Nacho (batería), más que a garage o a punk, como la mayoría de bandas del cartel, suenan a puro indie rock 90’s, del que combinaba la garra con la melodía, tipo Veruca Salt o Elastica. Buena dosis de actitud y electricidad de una banda que, aunque no hacen nada demasiado original, cubre un hueco y una fórmula que se ha explotado poco en nuestro indie.

Cuando se habla de los belgas The Kids es difícil no utilizar el término “pioneros”, pues es indudable que empezar en el año 76 a producir buen punk en la Europa continental es un hito más que destacable. Facturaron algunos de los mejores discos de su momento, y desde su retorno en el 96 –tuvieron un parón de 11 años – viven en una gira constante. De la formación original solo se encuentran su líder Ludo Mariman y el bajista Danny De Haes, pero están tan engrasados como la cadena de la bicicleta de Purito Rodríguez. Pura concatenación de lo mejor de su discografía, temas convertidos en clásicos, también porque hace décadas que no componen nada nuevo. Navajazos punk rock en un Escenario Fuzzville!!! que despedía un sonido estupendo, mucho mejor que el día anterior.

The Kids

Los jóvenes alicantinos Futuro Terror no solo han publicado algunas de las unas de las más estimulantes canciones de punk garajero de la última temporada, si no que en directo son vibrantes y adictivos sin necesidad de combinar demasiados elementos, no más de dos o tres como los huevos rotos, y con un discurso hilvanado a través de la retrociencia ficción.

Con la actuación de Jeff the Brotherhood podemos certificar que el giro hacia el stoner rock de su último disco “Wasted on the Dream” es ya todo un hecho. La banda de Jake y Jamin Orrall, transformada en cuarteto y ya con seis cuerdas en la guitarra, ahora se acercan más a Black Sabbath que a Weezer, una de las influencias claras de discos anteriores. Los riffs mucho más densos, las progresiones infinitas y las letras psicodélicas, llevan a la banda de Nashville – que ellos en una broma interna sitúan en Suiza – a trasladar sus referencias a la década de los setenta –incluso hacen una versión de “Working Man” de Rush -. Este cambio de estilo les diferencia del sonido de las otras bandas del cartel, lo cual no quita en absoluto que ofrecieran una gran actuación de factura impecable.

En una jornada con abundancia de dúos, toco el turno a Chiquita y Chatarra. Dos chicas, una al bajo y otra que canta desde la batería, que tienen una atractiva actitud visceral ausente totalmente de pose, pero no ver que les falta una guitarra es como no ver que a la Gran Esfinge de Giza le falta la nariz. A las pocas canciones lo solucionaron.

King Khan y su socio salieron a arrollar desde el primer segundo y sin duda lo consiguieron, The King Khan & the BBQ Show fueron sin lugar a dudas los vencedores del primer Fuzzville!!!. Como es habitual, los dos músicos saltaron al escenario con sus habituales pelucas rubias, pero en esta ocasión King Khan cambió el tradicional disfraz que deja ver los pezones –que si usó su compañero- por un camisón de tres euros de señora del Inserso. Pero si su aspecto es un auténtico chiste, su actuación no fue en absoluto una broma. Abrumadores y extremadamente acelerados empalmaron temas hasta que lograron atrapar a todos los espectadores, único momento en el cual se permitieron bajar las revoluciones en un par de canciones. Garage sixties y punk doo-wop interpretado por dos bestias pardas, uno que canta y toca la guitarra y otro que además de hacer lo mismo está sentado marcando el ritmo con el bombo. Con el paso del tiempo, seguramente este será el concierto con el que se recuerde esta edición, “el año que tocó King Khan”.

The King Khan & The BBQ Show

Pasamos al Escenario Junk Party para ver a unos Juventud Juché, cuya estimulante fórmula está basada en la energía, la rabia y el enrevesamiento de bandas como Wire, Gang of Four o incluso Surfin Bichos. Post punk, pero con bastante de esto último.

El concierto final estaba reservado para Guadalupe Plata, que aunque sean habitualmente programados en todo tipo de festivales indies, sin necesidad de perder un ápice de su identidad demuestran, disco tras disco y concierto tras concierto, que son fieles al exquisito blues pantanoso, sucio y  correoso. Es una suerte que una propuesta con tanto y tan buen fondo llegue a públicos poco acostumbrados a estilos escasamente higienizados y procesados. La banda de Úbeda tiene un directo imponente, su compenetración y complicidad son totales, y consiguen infectar incluso a los neófitos en el blues a base de ritmo y riffs como cuchillas.

Guadalupe Plata

Los conciertos ya habían acabado, pero la mayoría de los presentes se concentró en el Escenario Junk Party para quemar las naves con los DJs  de las Fuzzville’s Junk Sessions. Nosotros, tras bailar la ecléctica sesión de rock de Bola Mono y comprobar que Diego RJ, además de conducir el mejor programa de la radio pública nacional, tiene un conocimiento y un gusto exquisito para el rock vintage, nos fuimos al hotel empapados de sudor. Muchos valientes se quedaron hasta el amanecer con Turista Bang Bang y Fuzzlosers –hasta Jorge Ilegal que había tocado unas horas antes en el Iberia Festival se unió a la fiesta- , pero nosotros habíamos tenido más que suficiente.

La primera edición del Fuzzville!!! nos deja un gran sabor de boca. Hemos asistido a una excelente colección de actuaciones que no son fáciles ver en festivales de nuestro país; tanto de veteranos como The Pandoras o The Kids; de grupos internacionales relativamente nuevos como Dead GhostsJeff The Brotherhood o The King Khan & The BBQ Show; de la excelente cantera del underground nacional como Biznaga o Futuro Terror; además de unos felizmente ubicuos Guadalupe Plata.

Esperamos que pronto tengamos noticias de Fuzzville!!! #2, y que el número que acompaña a la almohadilla continúe creciendo año tras año. Es una propuesta modesta, pero sumamente estimulante para los que ya están cansados del mimetismo de los festivales indies y de la asepsia de los sonidos de las bandas que programan.

Fotos: Iñigo Amescua

FUZZVILLE!!! 2015: MANUAL DE USO

king khan bbq show fuzzville

FUZZVILLE!!! 2015: MANUAL DE USO

Para los que trabajamos inmersos en el mundo de los festivales, es muy de agradecer que, en este continuo florecimiento de nuevos eventos, haya algunos que aporten cosas nuevas, que diversifiquen. El mundo se sorprendió en 1996 cuando nació la oveja Dolly y aunque estoy seguro de que gracias a la clonación se ha avanzado en muchos temas científicos, sobre todo médicos, en el mundo de los festivales es un auténtico coñazo.

Con su nacimiento, el Fuzzville!!! intenta aportar algo fresco sobre viejas premisas; ya existen varios festivales de rock underground, como el excelente Funtastic Drácula Canival que celebra el décimo aniversario en octubre también en Benidorm, pero Fuzzville!!! parece tener la intención de acercar ese mundo underground, un poco cerrado y anquilosado, a un público más moderno y general aprovechando la moda de algunos sellos, corrientes y grupos.

El propio festival en su carta de presentación sentó las bases de lo que pretende ofrecer: “la fiesta definitiva para los amantes de los sonidos salvajes, del punk-rock y de los sellos underground nacionales e internacionales”, y es que los sellos underground son la piedra angular de este festival. Comisionado por algunos de estos sellos, escogidos entre los más significativos a nivel nacional – Rufus Recordings, Discos Humeantes, Sonido Muchacho, Holly Cuervo, Monasterio de Cultura, Delia Records, La Castanya, Mongolic Records, Flexidiscos, Boston Pizza Records, Pantano Records y B.F.E. Records –, y con la discográfica de este tipo más de moda a nivel internacional, Burger Records, que además es promotora de festivales como Burgerama, Burger Boogaloo o Burger Revolution, como invitado de honor, el Fuzzville!!! ha programado un festival que seguro hará las delicias de los nuevos adeptos a las nuevas bandas de estos no tan nuevos sonidos.

El festival está dividido en dos jornadas de conciertos en la sala KM Disco de Benidorm –viernes 4 y sábado 5 de septiembre-, aunque también hay previstas dos fiestas fuera de este recinto, las llamadas Burger Beach Parties, en las que el sello californiano ejercerá de anfitrión. En byTHEFEST hacemos un repaso de toda esta programación para que, si te apetece salir de la monotonía reinante y acercarte a Benidorm, estés informado de lo que allí te vas a encontrar.

JUEVES 3 DE SEPTIEMBRE

La primera de las Burger Beach Parties, que tendrá lugar en la Sala Rockstar, es realmente la fiesta de presentación del festival; de acceso gratuito y con dos bandas del catálogo Burger como los americanos The Shivas, con sus guitarrazos y melodías sesenteros, y los italianos Go!Zilla, practicantes de punk psicodélico. Acercarse a esta fiesta será una buena manera de calentar los motores para lo que nos espera el fin de semana. Además de los dos grupos internacionales, también actuarán los locales Camión y habrá un fin de fiesta en forma de Fuzzville´s Junk Session –así se denominan las sesiones de DJs que darán continuidad musical a los conciertos de todas las jornadas – a cargo de Annie. Además será un buen momento para recoger la cassette Fuzzville #1, editada por Burger Records con motivo de esta primera edición, con las bandas de los sellos nacionales participantes, que se regalará a todos los asistentes al canjear el abono.

VIERNES 4 DE SEPTIEMBRE

Llega la primera jornada y en ella, como en la siguiente, diez grupos divididos en dos escenarios. El Escenario Fuzzville!!!, en el que principalmente se programarán las bandas foráneas, y el Escenario Junk Party, en el que actuarán la mayoría de las bandas de aquí.

Empezando de forma cronológica por el escenario principal, nos topamos con The Hex Dispenders, banda texana de garage punk que nos pondrá en situación sin paños calientes. Tras ellos Dead Ghosts, canadienses abanderados del sello de la hamburguesa y uno de los reclamos de esta edición, enrolados en el garage pop retro desenfadado y divertido marca de la casa que los acoge y de estos nuevos tiempos, que presentarán las canciones de su inminente nuevo disco “Love And Death And All The Rest”.

Tras ellos actuarán Allah-las, banda puntera del nuevo garage pero con personalidad propia e influencias que van desde el toque pop de la british invasion a la psicodelia californiana de los 60. Son una de las bandas del cartel que, siempre dentro del ámbito underground, han conseguido un mayor nombre y repercusión, y aprovecharán su paso por nuestro país para tocar también en el Ebrovisión. La presencia más singular del cartel es la de The Pandoras, una banda femenina de rock de Los Ángeles que estuvo en activo durante la década de los 80, hasta que su líder Paula Pierce falleció de un aneurisma. En los últimos cinco años de la banda estuvo enrolada la inquieta Kim Shattuck, que después de haber retomado su actividad al frente de The Muffs y haber pasado fugazmente por The Pixies, ha decidido resucitar a The Pandoras tras más de dos décadas –tras alguna que otra reunión puntual, la actual gira se puso en marcha en su participación en el pasado Burger Boogaloo- .Esta será una oportunidad única de ver en directo a una banda de culto que nadie esperaba poder volver a ver sobre el escenario.

La jornada de conciertos de este escenario la dan por finalizada unos veteranos de la escena nacional, expertos en todo tipo de saraos, militantes del underground clásico y agitadores del garage punk sixties con sus letras descaradas y divertidas, Doctor Explosion. Desde hace más de dos décadas Jorge Explosion y sus acompañantes han recorrido medio mundo con su directo rabioso y adrenalínico, y es de justicia que personajes como ellos formen parte de esta primera edición.

En el otro escenario, el Junk Parties, comenzarán Phonocaptors, cuarteto instrumental en el que caben desde el garage y la psicodelia hasta el surf intergaláctico, dándole a su sonido un interesante y atractivo aire de Serie B. Tras ellos Islas Marshall, dúo de punk funk blues al estilo Jon Spencer Blues Explosion, y como ellos sucios y tremendamente adictivos. También será de la partida una de las jóvenes bandas underground más en forma, Biznaga. Vimos su impactante directo en el pasado Sonorama Ribera y fue para nosotros uno de los momentos más destacados del festival. Punk rock tocado desde las vísceras, con desencanto pero rebeldía, como demuestran en su trabajo “Centro dramático nacional”.

Como dijimos de ellos en la introducción de una entrevista que les hicimos el año pasado: “Los madrileños Terrier juguetean con el garage desde su propia perspectiva personal. Le inyectan dulzura a base de pop retro, lo liman con melodías vocales o lo mantienen en las sombras gracias a la acidez de sus letras”. Están grabando la continuación de “Un cadáver en el mar”, su debut con Sonido Muchacho, así que es muy posible que podamos escuchar en el Fuzzville!!! alguna de esas nuevas canciones.

Useless Eaters, la banda de Seth Sutton, es el único grupo internacional que subirá a este escenario. Será interesante ver en vivo a la banda de este inquieto y prolífico joven músico de Seattle en la que vierte influencias que van desde Wire, Devo, Jay Retard, al garage o el synth-punk.

Las Fuzzville´s Junk Session de esta jornada estará en manos de Angel Bordini, Lucas Rumble y El Siervo Thelematico, que serán los encargados de conducirnos a lomos del rock&roll hasta el amanecer.

SÁBADO 5 DE SEPTIEMBRE

El sábado tendrá lugar el único evento diurno del festival, la segunda de las Burger Beach Parties, que se celebrará a partir de la una del mediodía en  la Sala Rockstar y que contará con dos actuaciones: Los Flamin’ Guays - ellos mismos se definen acertadamente como una banda de “ritmo y blues sencillo, crudo, intenso y fuertemente influenciado por la actitud del punk y la sensualidad del soul, pero que haga sudar y te ponga a bailar”-, y Nave Nodriza una banda gallega muy gamberra del sello Monasterio de Cultura. La sesión de mañana terminará con DJ Burger Records a los platos.

Por la tarde, ya en el Escenario Fuzzville!!!, los primeros en desfilar serán los franceses Magnetix, un dúo veterano y arrollador, que también estuvieron en el pasado Funtasic Dracula Canival, amantes de los buenos riffs y la distorsión, y que tan pronto pueden acercarse a The Cramps como a The Sonics, a los Blues Explosion de Jon Spencer como a Man or Astroman. Traen nuevo trabajo y son una buena excusa para llegar pronto a KM Disco. En el 77 no solo floreció el punk en Reino Unido, en la Europa continental también hubo buenas bandas que nacieron con el movimiento y los belgas The Kids son muestra de ello. Desaparecieron del 86 al 96, pero estos veteranos están demostrando que esta vuelta merecía la pena.

Tras dos formaciones de larga trayectoria, llegará una mucho más actual, el dúo de Nashville Jeff The Brotherhood, banda formada por los hermanos Orrall, que cabalga sin pudor desde el punk pop garajero hasta el indie rock de los 90. Los coros destartalados, las guitarras derruidas y el aspecto dejado pero certero de sus melodías son los signos astrales que les alumbran.

La última banda internacional en tocar en el festival serán los estrafalarios The King Khan & The BBQ Show, nombre con el que se presentan los canadienses Aris A. Kahn y Mark Sultan, que después de multitud de proyectos cada uno por su lado formaron este estrambótico duo que fusiona el garage 60’s con el rockabilly, el doo boop, el r’n’b e incluso el soul en una pócima más adictiva que el flambeado de Mou. Atentos a los disfraces que pueden lucir en el escenario.

Como el día anterior, los encargados de cerrar el Escenario Fuzzville!!! son de nuevo españoles, relativamente de mayor nombre o caché que el resto de sus paisanos, a modo de cabeza de cartel o reclamo reconocible, como son los pantanosos jienenses Guadalupe Plata, que con su fantástica reinterpretación cavernosa y sucia del blues del Delta darán paso a los DJs.

El Escenario Junk Party comenzará con el energético y primitivo rock&roll garajero de La Moto de Fernan, banda de Benidorm del sello Rufus Recordings, que no tendrá problemas en captar la atención del respetable con su impactante directo.

His Majesty the King, además de una escultura de Joan Miró, es un dúo madrileño que destila ruido y melodías en formato primitivo. En su último trabajo refinan un tanto su propuesta e introducen algún tema en castellano, pero siguen mostrando claramente que son herederos del indie rock de los 90. Tras ellos Futuro Terror, interesantísima banda de garage punk alicantina que debutó con disco homónimo el año pasado para Discos Humeantes y que también fueron de los que actuaron en el pasado Funtastic Dracula Canival, lo que demuestra que son bien recibidos en todos aquellos lugares donde encaja la actitud y los riffs infecciosos.

También de Discos Humeantes es la banda que releva a Futuro Terror en el escenario, Chiquita y Chatarra, un dúo de garage formado por dos asturianas, que han grabado su tercer disco en Circo Perroti, el estudio de Jorge Explosión, y en el que mantienen sus acertadísimas melodías características, pero puliendo el sonido, enriqueciéndolo y abandonado el lo-fi. La última banda en actuar en el Escenario Junk Party serán Juventud Juché, de la mano de Sonido Muchacho, con sonido y actitud punk afilados, con retazos de bajo funk y con mucha gasolina, como demostraron en su disco “Quemadero”, o en su nuevo single “El Miedo”.

Las Fuzzville´s Junk Sessions que cerrarán el festival estarán comandadas por Diego RJ, conductor de “El Sótano” de Radio 3 y uno de los mejores conocedores de los sonido subterráneo que se pueden encontrar, Turista Bang Bang, Bola Mono y Fuzzlosers.

Hasta aquí el repaso del cartel que nos ofrece el Fuzzville!!!, aunque como no solo de música vive el rockero underground, también habrá un área dedicada a la Junk Food, que se llamará Food Ville, donde el plato estrella será la hamburguesa; un prometedor Fuzz Market con stands de los sellos discográficos colaboradores donde encontrar vinilos, cassettes, camisetas y merchandising de todos ellos; o el Fuzz Garden, lugar donde salir a respirar mundo exterior entre concierto y concierto. No cabe decir que todos estos ingredientes nos tienen convencidos y que este nuevo festival en Benidorm será el próximo que os relataremos en nuestra página.

Foto portada: King Khan & BBQ Show

Toda la información del Fuzzville!!! y las entradas a mejor precio en: http://bythefest.com/festivales/fuzzville

 

Morente Vive Sonorama Ribera 2015 Diego Santamaria

ASÍ TE CONTAMOS EL SONORAMA RIBERA 2015

JUEVES

Sí un festival nacional ha sabido crecer de manera sostenible y mantenerse en un envidiable estado de salud hasta llegar a la decimoctava edición, ese es el Sonorama Ribera. Con la clara seña de identidad del apoyo al indie nacional, la selección de algún artista internacional interesante y la concatenación de actividades y eventos que hacen de Aranda de Duero un hervidero comunal durante un largo fin de semana de agosto, este festival, organizado por la asociación Arc de Troya, es, año tras año, uno de los mejor valorados por artistas y público.

Después de la fiesta de bienvenida del miércoles, con fiesta de disfraces y conciertos incluidos, comenzaba el Sonorama Ribera 2015 con una jornada marcada por el espectáculo Morente Vive! y algunas bandas nacionales veteranas y solventes. Nuestro recorrido empezaba dónde año tras año se ha convertido en uno de los eventos más queridos del festival, los conciertos del mediodía en la Plaza del Trigo. Allí, los primeros en aparecer fueron la joven banda madrileña de garage Los Nastys. Con su habitual desparpajo, y su divertida, aunque inofensiva, forma de encarar el género, caldearon a la gente que empezaba a llenar la plaza, haciéndoles bailar e incluso provocando el amago de algún tímido y adolescente pogo. Tras ellos el folk rock naturalista de Nunatak atrapó algo más a un público joven últimamente dado a la épica, que gozó de canciones en forma de himno, de confetis, globos e incluso una versión de “Mi gran Noche” de Raphael. Tras los murcianos nos acercamos a los otros puntos de esparcimiento del festival durante el día; La Plaza de la Sal donde, delante de la preciosa iglesia de Santa María, se ubica habitualmente un Red Bull Tour Bus por el que pasan durante toda la mañana bandas de todo pelaje; y Le Club, un coqueto pub en el que durante el festival actuarán en acústico las bandas de la plataforma profesional MeetingArts, en esta ocasión Señores.

Los Nastys / Foto: Jacobo Revenga

Por la tarde, el pistoletazo de salida lo dio el rock testosterónico y juvenil rock de Sexy Zebras, que con el torso desnudo –algo habitual, marca de la casa- derrocharon actitud ante los más madrugadores. Aunque la verdadera actitud, acompañada de una descomunal y arrolladora potencia, fue la de Toundra. El que ya los ha visto en directo, ya es conocedor de lo que es capaz esta demoledora banda rock instrumental. Estos últimos años son habituales en festivales de todo tipo de estilos, algo que es de agradecer por la posibilidad de que ejerzan de punta de lanza para que el público se abra a otro tipo de estilos.

 

Toundra / Foto: Jacobo Revenga

Tras la apisonadora de ToundraLichis desarrolló un repertorio de blues rock más cercano a Los Rodriguez o Fito y los Fitipaldis que a cualquier banda indie del festival, pero este es el tipo de contrastes que se viven en el Sonorama, al igual que después con Marlango que, con los cambios y sumas de estilos e idiomas, parecen carecer por completo de personalidad propia. No sería demasiado arriesgado opinar que sin la presencia de Leonor Watling, esta insustancial banda pasaría totalmente desapercibida y sería impensable su presencia en este tipo de festivales.

Marlango / Foto: Jacobo Revenga

En el Sonorama, desde hace algunos años, los dos escenarios principales no se solapan, funcionando de forma alternante, por lo que nada más finalizar Marlango en el Escenario Ribera del Duero, comenzaron Australian Blonde en el Escenario Castilla y León. En un magnífico ejercicio sano de nostalgia noventera, la banda de Fran Fernández se dedicó a repasar singles de su discografía, con un tremendo Paco Loco en plan guitar hero, que parecía poseído por el espíritu de J. Mascis, brillando especialmente en aquellos temas que le dejaban más margen de actuación, como por ejemplo “Cool Dive” de su disco “Extra”. Tocaron “You Kill Me”, “War is Over” y “Witchi Tai To” de su último EP y terminaron con todo el público cantando “Chup Chup”. Un concierto nostálgico de un indie que ya no se hace, pero que posiblemente esté teniendo más reconocimiento ahora que en su momento, de ahí la vuelta al escenario de varias de estas bandas, las más interesantes.

El plato fuerte del día era el espectáculo Morente Vive!, en el cual aparte de sus hijos Estrella, Soleá y Jose Enrique, sus más estrechos colaboradores como Montoyita, Monty o Antonio Carbonell, también iban a participar los receptores de la interpretación más moderna de su influjo en forma de Los Evangelistas, el proyecto que une a Los Planetas Lagartija Nick en torno al legado del maestro.

Morente Vive! Foto: Diego Santamaría

Ya desde el comienzo en forma de cuadro flamenco con la voz de Estrella, hasta la reinterpretación sónica de Los Evangelistas –ya sea con J, Antonio Arias o Soleá cantando-, Morente y Granada fueron los únicos protagonistas. Un artista que firmó la inmortalidad en el momento en el que trasgredió las normas del flamenco para darle un nuevo punto de partida, e integrarlo con los nuevos tiempos y otros sonidos; algo ejemplificado en la maravillosa armonía de todos los participantes acabando juntos sobre el escenario con temas como ”Estrella”, “Ciudad sin sueño” o “Donde pones el alma”. Un concierto único en el que no podemos más que sentirnos orgullosos de que algo solamente nuestro sea tan grande.

Los encargados de diluir la intensidad y la emoción que acabábamos de vivir, fueron Los Toreros Muertos. Disfrazados y pintados como si vinieran del carnaval de Cádiz, algo que parecía lo más adecuado, porque, con el sonido del pito de caña y la temática de sus canciones, bien podrían ser una chirigota. Con ese aire cómico verbenero y las características letras humorísticas de los clásicos de Pablo Carbonell, entretuvieron al público más ecléctico con “On the desk”, “Manolito”, Pilar”, “Yo no me llamo Javier” o “Mi agüita amarilla”. Un rato de diversión desenfadada, sí, pero quizá el choque Morente-Toreros en la programación se debía haber evitado, al menos para saborear tranquilamente la exquisitez anteriormente vivida.

Los Toreros Muertos / Foto: Jacobo Revenga

Como a Dorian y su espectáculo “Diez años y un día” hemos tenido la oportunidad de verles en muchos festivales y esperamos poder hacerlo en otros tantos, nos acercamos a la antigua Carpa Future Stars, ahora felizmente convertida en Escenario Burgos Origen y Destino –la mejora es evidente-, para ver a The Parrots. Esta era la oportunidad de ver a una banda que, aprovechando el evidente tirón del nuevo garage, están rodando bastante fueras de nuestras fronteras. Fueron el claro ejemplo de que aun teniendo una magnífica actitud trasgresora y punk, arrogancia y visceralidad, y aun haciéndose acompañar gran parte del concierto por Los Nastys en forma de comuna etílica, se necesita mucho más fondo musical para que lo anterior no parezca una auténtica caricatura.

Como una boda interminable, todavía quedaban platos potentes por degustar. Como unos triunfales La Habitación Roja, que están paseando por innumerables festivales un repertorio de grandes éxitos con motivo de su vigésimo aniversario como banda. Infalibles y engrasados, realizaron una actuación similar a la del Arenal Sound – singles por cronología inversa- y recibieron el cariño de un público acostumbrado a apreciar lo mejor del indie de las últimas décadas; cariño que ellos, por supuesto, devolvieron.

La Habitación Roja / Foto: Diego Santamaría

Finalizamos la larga jornada con el elegante y oscuro synth pop de Monarchy, que perfectamente trajeados y ataviados con sus características caretas rebajaron nuestro pulso y nos mandaron a casa.

VIERNES

Acudir al Sonorama Ribera y no vivir el día es como pedir un vino y dejarte una buena tapa sin tocar en la barra, vamos, una frivolité. Te podrán gustar más o menos los grupos que actúan en la Plaza del Trigo o en el bus de Red Bull de la Plaza de la Sal, tendrás más o menos ganas de pasar la hora del vermú al son de los Djs de la Plaza del Rollo, pero perderse un pueblo lleno de gente con buen rollo por donde quiera que te muevas es de ser un auténtico huraño.

El menú de la Plaza del Trigo comenzaba con una de nuestras recomendaciones para esta edición del SonoramaJacobo Serra. Este albaceteño de alma anglosajona ha empezado a llamar la atención con el folk rock delicado y exquisito de su primer álbum “Don’t give up”, un trabajo donde no es difícil enamorarse de su elegantísima voz de timbre similar al de Rufus Wainwright. En formato trío, presentó este debut lleno de evocadoras melodías de aire melancólico que en ocasiones pueden recordar tanto al pop clásico de las islas británicas, como al Ryan Adams acústico. Tras él, Belize también presentaba su debut “Little Secrets” que saldrá a la venta en septiembre, pero del que ya han mostrado algunos temas. Soft pop de melodías sintéticas y juegos vocales dulces y evocadores son sus señas de identidad, una propuesta que fue muy bien acogida para una plaza que llevaba llena prácticamente toda la mañana, posiblemente esperando a Full. Los sevillanos son una de las bandas indie nacionales que están punto de eclosionar, si no lo han hecho ya. Irremediablemente vendrán a relevar o compartir fans con IzalSupersubmarina y Vetusta Morla, bandas que con unos argumentos similares han ido copando la cabeza de la popularidad en nuestro indie – el pop de intensidad épica melancólica por bandera-. El baño de masas fue incontestable, más aun cuando Second se les unieron por sorpresa en el escenario.

Full / Foto: Jacobo Revenga

Como es habitual, en estas mañanas suele anunciarse un concierto sorpresa para acabar la fiesta. El rumor y el deseo entre la juventud congregada era que fuera Izal, pero los que subieron a las tablas fueron La Habitación Roja, con la misión de reinterpretar las canciones que les influyeron/gustaban cuando comenzaron como banda. Los valencianos descargaron desde “Boys don’t Cry” de The Cure o “Love will tear us apart” de Joy Division, hasta “Made of Stone” de The Stone Roses o “Don’t look back in anger” de Osasis. Un concierto de homenaje a sus referentes, pero realmente un concierto de homenaje a ellos mismos, algo que sin duda merecen.

La Habitación Roja / Foto: Jacobo Revenga

Nuestro recorrido por los escenarios del Recinto Ferial comenzó con los granadinos Grupo de Expertos Solynieve, que este año han colocado su nombre en el cartel de innumerables festivales. Escucharles un día después del homenaje a Morente, escenifica perfectamente como las raíces andaluzas pueden encauzar el folk de melodías pop de dos maestros como J y Manu Ferrón. Hondo y desde el corazón.

Grupo de Expertos Solynieve / Foto: Quique Oquillas

Arizona Baby ya han pasado en los últimos años por todos los escenarios del festival y por el cariño que siempre les ha mostrado el público era normal que en cualquier momento les tocara el principal, el Ribera del Duero. Aunque presentaban segundo trabajo “Secret Fires”, los ingredientes han variado poco, han intentado limar el western rock que les caracteriza hacia las diferentes esquinas del cuadrilátero que por estilo les limita, tirando en ocasiones hacia el pop y en otras hacia el folk, pero el fondo es el mismo. Los temas de su primer disco, así como las versiones que siempre les acompañan fueron lo más aclamado. Temas nuevos y antiguos fueron hilvanados por un Javier Viledba –El Mesiter- siempre cómodo en el papel de maestro de ceremonias.

Con algo de desespero, por quizá alargarse en exceso el concierto de Arizona BabyJero Romero lanzó el primer acorde un segundo después de que sonara la última nota de los anteriores. Con una actuación de factura impecable, prácticamente calcada a la del Arenal Sound, es de cajón que consiga atraer a cada vez más público a sus conciertos. Buenas melodías en castellano y una banda contundente y eficaz son argumentos más que suficientes.

Jero Romero / Foto: Jacobo Revenga

Calexico era –con permiso de Morente Vive!- la mayor exquisitez del cartel del Sonorama Ribera 2015. La banda de Tucson –ciudad de la fronteriza Arizona, donde más del 40% de la población es hispana- personifica lo bien que se llevan las raíces americanas con las latinas, puesto que pueden navegar con soltura entre el nuevo folk rock –americana- y el tex mex, más mex que tex. En una banda formada por siete músicos, que además de los elementos clásicos de una formación de rock, pueden manejar trompetas, xilófonos, acordeón o contrabajo, Jairo Zabala –Depedro- se ha convertido en una pieza angular con su primorosa forma de tocar la guitarra y el steel guitar. Desde la antigua “Trigger”, hasta su nuevo y maravilloso “Falling From The Sky”, donde la voz de Joey Burns se muestra maravillosa; desde la también nueva “Cumbia de donde” hasta “Inspiración”, en las que mostraron su cara más latina; pasando por su personal versión de “Alone again or” de Love, dieron una auténtica clase magistral. Un concierto para recordar en la historia del Sonorama.

 

Calexico /Foto: Diego Santamaría

Se cumplen diez años del debut homónimo de Clap Your Hands and Say Yeah y suyo fue el protagonismo en el repertorio, pero escuchar temas como “Over and over again (Lost & Found), “Is this love?” o “Upon this tidal wave of Young blood” siempre vale la pena. También se acercaron más en el tiempo con temas como “Into your alien arms” o nuevas canciones como “Coming Down”, haciendo que el conjunto fuera armonioso y coherente. CYHASY dieron un concierto redondo, aunque al final de actuación había más público esperando que empezara Supersubmarina, en el escenario opuesto, que viéndoles a ellos.

Clap Your Hands and Say Yeah / Foto Jacobo Revenga

Como nosotros ya hemos visto a la banda de Baeza en varios festivales, el más reciente en el Arenal Sound hace solo un par de semanas, decidimos que estaba más que justificado acercarnos a ver a una de nuestras recomendaciones de este año, los atronadores Biznaga. El visceral punk rock de estos madrileños, desgarrador y apabullante, contrasta con lo vivido el día anterior con The Parrots. Aunque militando en estilos diferentes, hablando de actitud, mientras que la banda de destartalado nuevo garage parecían una auténtica parodia, los punkrocker fueron totalmente fieros y desafiantes desde el primer al último segundo. Desencanto acompañado de rebeldía es lo que nutre “Centro dramático nacional” y referencias como Paralisis Permanente o el punk rock vasco son el vehículo para poner al servicio de sus viscerales letras. Uno de los mejores momentos de los dos días vividos, sin lugar a dudas.

La M.O.D.A. jugaban en casa, y ya el año anterior habían congregado a numerosos fans, aunque el horario esta vez les jugaba más a favor. Himnos de gran banda folk rock y empatía por la fiesta comunal. Fácil triunfo y ovación.

La M.O.D.A. / Foto: Diego Santamaría

La expectación por ver a Joe Crepusculo después del espectáculo que dio el pasado FIB y la repercusión que tuvo en los medios indies que allí le vimos, hizo que su concierto congregara a más gente de lo que en principio podría esperarse y claro, lo pasaron en grande. Con un espectáculo increscendo al que como es habitual últimamente se acoplaron Nacho Vigalondo –El Alacrán- y Tomasito (ayer no se quedó casi en bolas como en Benicassim), volvió a dar una nueva divertida fiesta de antro sombrío, aunque no llegó a las cotas de lo vivido en el FIB, es que aquello fue muy grande.

Con 2Many Djs dándole al pueblo lo que reclama, baile y más baile, dejamos el recinto soplando la corneta en retirada.

SÁBADO

Tras las maratonianas dos jornadas anteriores del Sonorama, nos esperaba una última no menos intensa y repleta de puntos de atención interesantes. Como es habitual, empezamos nuestro recorrido en los conciertos de la Plaza del Trigo con Tórtel, una de las bandas menos conocidas recomendadas en nuestro artículo previo. La banda valenciana liderada por Jorge Pérez, ha ido avanzando y sumando elementos en cada uno de sus tres discos hasta, desde el eclecticismo, encontrar una fórmula propia entre la que podemos encontrar guiños latinos, melodías pop clásicas, letras tan explícitas como evocadoras y ritmos que conducen a la épica desde la vertiente del positivismo. Su concierto fue incrementando el pulso hasta un final lleno de energía con temas como “En defensa propia”, “El baile extraño”, “Queríamos más”, “Entonces sí” o “Rayo inmortal”. Un muy buen comienzo en una plaza que empezaba a llenarse mientras tocaba esta banda que extrañamente ha visto como les adelantaban otras con mucha menos valía y discurso. Cosas del indie español. Tras ellos, tomaron el relevo Señores, otra interesante banda que bebe tanto del indie rock americano de los 90, como del hardcore melódico pasado por el filtro de Nueva Vulcano, lo que hace que su música, y por lo tanto su directo, tenga un componente emocional que engancha. La Plaza del Trigo empezaba a rebosar y el ambiente a caldearse.

La última banda anunciada para la mañana eran Rufus T. Firefly, una nueva apuesta del festival, como demuestra que en esta, su primera participación, ocuparan un espacio tan privilegiado en una hora y un día tan importantes. No son nuevos en esto, su tercer y último disco “Nueve” indica los años que llevan de carrera, pero es ahora cuando empiezan a despuntar, cuando se disputa la batalla por subir el peldaño de la sucesión al trono que estrenó Vetusta Morla (con los que comparten sonidos e influencias) hace unos años, y se lo disputan los que estaban en el mismo lugar el día anterior –Full- y ellos. Con estos condicionantes e ingredientes su concierto tuvo una acogida tan calurosa que por primera vez en este año los miembros de Protección Civil tuvieron que rociar con agua desde los balcones.

Rufus T. Firefly / Foto: Jacobo Revenga

El cartel de bandas había concluido, pero como ya se ha convertido en costumbre quedaba la actuación sorpresa. La Plaza y las calles adyacentes estaban saturadas hasta lo preocupante y entre los asistentes se hacían cábalas sobre quien se subiría al escenario; continuaban los que insistían en Izal –su batería había acompañado a Tórtel en la última canción- y también los había que juraban haber visto por las inmediaciones a Iván Ferreiro, pero la sorpresa fue mayor y muy agradecida. El Sonorama Ribera tenía este año como bandera solidaria el proyecto Leaozinho, cuya cabeza visible es el locutor de Radio 3 Ángel Carmona, y en un bonito gesto para darle visibilidad a esa causa, prepararon un evento en el que él y la banda con la que hace sus pinitos artísticos –Aloha Carmouna- acompañados por la voz de importantes cantantes indie nacionales, interpretaron canciones de otros compañeros; Xoél López cantó “Turnedo” de Iván Ferrreiro; Pucho de Vetusta Morla interpretó “Ser Brigada” de León BenaventeZahara hizo lo propio con “Que no” de Deluxe; John de Smile recuperó “On my mind” de The Sunday DriversÁngel Stanich continuó con “Mi realidad” de Lori Meyers; y Marc de Sidonie remató con “John Boy” de Love of Lesbian. Como no pudo ser de otra manera, y con estos ingredientes, fue el metaéxtasis indie.

Marc Ros de Sidonie en el concierto sorpresa de la Plaza del Trigo / Foto: Jacobo Revenga

Nuestro recorrido vespertino comenzó con el concierto de Zahara avanzado, aunque nos dio tiempo a intuir una actuación similar a la que vimos hace un par de semanas en el Arenal Sound y ratificarnos en nuestra opinión; la banda con la que se ha rodeado desde su último trabajo “Santa” le da un empaque mucho más sólido y algunos guiños interesantes –es difícil no escuchar a unos Queens of Stone Age rebajados de octanaje en “Crash”-.

Uno de los momentos importantes del día era tener el privilegio y el placer de volver a ver a los renacidos Mercromina. La banda de Joaquín Pascual, junto a Chucho y Doctor Explosion, formaron el cartel de la primera edición del Sonorama en 1998, y además tienen una hoja de servicios más que suficiente para estar para siempre en el olimpo del indie nacional. Desde el comienzo, con “La gran aventura” y “Lo que dicta el corazón”, se vio que los albaceteños estaban vibrantes y engrasados, y los desarrollos instrumentales de canciones como “El libro de oro”, “Ciencia de ficción” o “Cacharros de cocina” eran demoledores ejercicios sónicos que ponían los pelos literalmente de punta. Se les veía disfrutar y a sus seguidores con ellos –aunque su actuación estuvo concurrida para ser poco más de las ocho de la tarde, la fractura de edad con lo que posteriormente se iba a vivir era más que evidente-. Llegaron a la recta final con “En un mundo tan pequeño”, donde la voz femenina estuvo a cargo de Ángela Pascual, la hija de Joaquín, la venerada y maravillosa “Evolution” y “Chaqueta de pana”, un himno al reencuentro, con un tremendo final eléctrico a la orden de Joaquín Pascual: “¡Todo a tope!. Un concierto espléndido, de una banda memorable que recoge influencias míticas pero desarrolladas con suma personalidad, algo que contrasta con mucho de lo que hoy en día está de moda. ¿Cuándo se produjo la fractura generacional?

Mercromina / Foto: Jacobo Revenga

Tras este estupendo concierto otro veterano del festival ocupó el escenario principal con la valentía de hacerlo totalmente solo, Xoél López. Las canciones que tras la desaparición de Deluxe -aunque recuperó “Que no” al final de su set- y su marcha al otro lado del océano fueron su único abrigo, e interpretadas al piano o a la guitarra y complementadas por la armónica o el juego de voces que él solo se montó con otro micrófono demostraron que las buenas composiciones pueden sonar igual sin demasiado artificio. La historia de Xoél es como si la historia de la música fuera rebobinada y Bob Dylan dejara la electrica en Newport y volviera a la crudeza del folk de antaño. Qué contento estaría Pete Seeger.

Xoél López / Foto: Jacobo Revenga

El Sonorama Ribera se caracteriza por programar, entre su abundante producto nacional, un puñado de artistas internacionales interesantes y escogidos, como es el caso de Anna Calvi. La británica tiene una presencia elegante y oscura, una voz portentosa y una colección de canciones densas y en ocasiones barrocas que atrapan como cantos de sirena. Muchos temas de su primer e imprescindible disco, como “Desire”, “Susanne and I” o la versión de “Jezebel” que fue popularizada en los 50 por Frankie Laine y Edith Piaf, además de la interesante versión de “Wolf like me” de TV on the Radio o “Eliza” de su segundo trabajo “One Breath”, fueron los mejores argumentos de uno de los mejores conciertos de esta edición. La grave voz de Calvi es deslumbrante, pero cuando se encaraba a los agudos parecía capaz de quebrar toda la cristalería de los asadores de Aranda.

Anna Calvi / Foto: Jacobo Revenga

En nuestro paso por el Escenario Burgos Origen y Destino para ver a alguna de las bandas nuevas o emergentes, nos encontramos con Majestad, nuevo proyecto electrónico de Pepo Márquez, que junto a David T. Ginzo, deambulan elegantemente desde el dream pop hasta el synth rock melancólico. Una propuesta interesante a la que estar atento y seguirle la pista.

En este mismo escenario vimos empezar a Aloha Carmouna, la banda con la que se divierte en sus ratos libres el locutor Ángel Carmona, acompañado por Martí Perarnau IV de Mucho, Ramiro Nieto y Utah de The Right Ons y David Montijano de Nocturnos. Suenan descacharrantes, pero lo divertidos y simpáticos que son sus integrantes, la solidaridad de un Ángel –comprometido con la causa Leaozinho-  que nos despierta con una sonrisa todas las mañanas y que nos cuentan que terminaron con ”Cinnamon Girl” de Neil Young, hace que se les pueda perdonar todo.

En la hora previa al concierto de Vetusta Morla se veía claramente que había tanta gente en el recinto viendo conciertos, como preparándose o avituallándose en las inmediaciones o las calles del servicio el mismo, pero estaba empezando a rugir la marabunta. Nos cruzamos con numerosos grupos de gente que acudían con la única misión de ver a “su” banda, personas que acababan de comprarse la entrada y entraban por primera vez al festival y en resumen, fans que abarrotarían el escenario principal y conrearían de principio a fin el concierto de los madrileños. Que Vetusta Morla es el fenómeno de indie fans más importante de los últimos tiempos, aparte de cualquier tipo de valoración musical, es un hecho irrefutable, y su mística y melodramática forma de encarar la música y sus actuaciones son el caldo de cultivo perfecto para que esto continúe. “Golpe maestro”,  “Cuarteles de invierno”, “Valiente”, “La cuadratura del círculo”, “Al respirar” o “Los días raros” hicieron las delicias de un público entregado que se emocionó en las interminables y cansinas prolongaciones metafísicas de los temas, marca inconfundible de la casa y de los sorprendentes tiempos que corren. Solamente puedo recordar la pregunta dejada sin responder al final de mi comentario sobre el concierto de Mercromina.

Vetusta Morla / Foto: Kike Oquillas

Mientras tanto, en el escenario Burgos Origen y Destino Berri Txarrak celebraban sus 20 años de carrera y la publicación de un ambicioso álbum triple con un concierto arrollador de rock hardcore en euskera. Su escenario estaba abarrotado al igual que el Vetusta, por lo que está claro que en el Sonorama Ribera hay espacio suficiente para todos y que es algo que debería potenciarse o al menos mantenerse, por la salud de todos, de festival y público.

Con la última nota colgando de unos interminables Vetusta Morla, empezaron Neuman en el escenario opuesto. Los murcianos son de los grupos que más festivales han recorrido este año, aunque si lo comparamos con la banda a la que sucedían, está afirmación es irrisoria. Sus directos son compactos y rotundos, algo que parece acentuarse al desprenderse del sintetizador, pero claramente brilla más con canciones cortas y directas como “Hell” o “By Fear/Hi Love” de su Ep en colaboración con Ken Stringfellow, o “Turn it” o “Tell you” de su último disco “If”, que con las de mayor duración y desarrollo denso herederas de sus primeros tiempos. Pero, sin lugar a dudas, Neuman tienen un gran directo.

La misión de clausurar el escenario principal quedaba en manos de Sidonie, que hacía tres años que no pasaban por un festival donde son habituales. Salieron al escenario de forma muy divertida; bailando al son de Califormia Girls de los Beach Boys y ataviados con camisas hawaianas, toallas, palas de playa y una sombrilla enorme, escenificando lo que sería su concierto, una fiesta de verano. La fórmula fue simple, dar un concierto animado encadenando singles como “Fascinado”, “La sombra”, “Te quiero”, “Un día más en la vida”, “En el bosque”, “Costa azul”, “Nuestro baile del viernes” o “Fascinado”; introducir alguno de los temas de su último disco como “Sierra y Canada”, “Yo soy la crema” o “Un día de mierda”; y jugar entre ellos y con el público – es completa la conexión con Edu y Marcel, los nuevos miembros de la banda, y la complicidad que tienen todos en una actuación que es pura diversión-. Fue una pena no escuchar ninguna canción de “Shell Kids” o el clásico “Sidonie goes to moog” de su primer disco, que tanto nos ha hecho bailar desde su primera visita al Sonorama en 2002, pero no importa, porque completaron un fenomenal fin de fiesta y se marcharon de nuevo con su sombrilla y los Beach Boys acompañándoles.

Sidonie / Foto: Jacobo Revenga

Con la machacona sesión de Carlos Jean diciendo “¡Arriba los brazos!” y el mixtape de Eme DJ repleto de clásicos nos marchamos a casa.

El festival arandino nos continúa fascinando, a grandes conciertos como los de Vive Morente!Australian BlondeBiznagaCalexicoMercromina o Anna Calvi, se une la conexión con las nuevas masas de Supersubmarina o Vetusta Morla, la programación de montones de bandas emergentes y los momentos mágicos en la Plaza del Trigo. Y aunque el nuevo indie nos pueda gustar más o menos, son signo de nuestro tiempo y en un festival que tienen cabida diferentes y variadas propuestas, siempre se puede encontrar motivo para acudir año tras año, sin contar el buen rollo y la comodidad con la que se vive, aunque esto último puede perderse si continúa aumentando el número de asistentes, porque su sostenibilidad parece haber llegado al límite.

Portada Morente Vive! / Foto: Diego Santamaría

 

calexico sonorama portada

SONORAMA RIBERA 2015: CRÓNICA VIERNES

Acudir al Sonorama Ribera y no vivir el día es como pedir un vino y dejarte una buena tapa sin tocar en la barra, vamos, una frivolité. Te podrán gustar más o menos los grupos que actúan en la Plaza del Trigo o en el bus de Red Bull de la Plaza de la Sal, tendrás más o menos ganas de pasar la hora del vermú al son de los Djs de la Plaza del Rollo, pero perderse un pueblo lleno de gente con buen rollo por donde quiera que te muevas es de ser un auténtico huraño.

El menú de la Plaza del Trigo comenzaba con una de nuestras recomendaciones para esta edición del Sonorama, Jacobo Serra. Este albaceteño de alma anglosajona ha empezado a llamar la atención con el folk rock delicado y exquisito de su primer álbum “Don’t give up”, un trabajo donde no es difícil enamorarse de su elegantísima voz de timbre similar al de Rufus Wainwright. En formato trío, presentó este debut lleno de evocadoras melodías de aire melancólico que en ocasiones pueden recordar tanto al pop clásico de las islas británicas, como al Ryan Adams acústico. Tras él, Belize también presentaba su debut “Little Secrets” que saldrá a la venta en septiembre, pero del que ya han mostrado algunos temas. Soft pop de melodías sintéticas y juegos vocales dulces y evocadores son sus señas de identidad, una propuesta que fue muy bien acogida para una plaza que llevaba llena prácticamente toda la mañana, posiblemente esperando a Full. Los sevillanos son una de las bandas indie nacionales que están punto de eclosionar, si no lo han hecho ya. Irremediablemente vendrán a relevar o compartir fans con Izal, Supersubmarina y Vetusta Morla, bandas que con unos argumentos similares han ido copando la cabeza de la popularidad en nuestro indie – el pop de intensidad épica melancólica por bandera-. El baño de masas fue incontestable, más aun cuando Second se les unieron por sorpresa en el escenario.

Full / Foto: Jacobo Revenga

Como es habitual, en estas mañanas suele anunciarse un concierto sorpresa para acabar la fiesta. El rumor y el deseo entre la juventud congregada era que fuera Izal, pero los que subieron a las tablas fueron La Habitación Roja, con la misión de reinterpretar las canciones que les influyeron/gustaban cuando comenzaron como banda. Los valencianos descargaron desde “Boys don’t Cry” de The Cure o “Love will tear us apart” de Joy Division, hasta “Made of Stone” de The Stone Roses o “Don’t look back in anger” de Osasis. Un concierto de homenaje a sus referentes, pero realmente un concierto de homenaje a ellos mismos, algo que sin duda merecen.

La Habitación Roja / Foto: Jacobo Revenga

Nuestro recorrido por los escenarios del Recinto Ferial comenzó con los granadinos Grupo de Expertos Solynieve, que este año han colocado su nombre en el cartel de innumerables festivales. Escucharles un día después del homenaje a Morente, escenifica perfectamente como las raíces andaluzas pueden encauzar el folk de melodías pop de dos maestros como J y Manu Ferrón. Hondo y desde el corazón.

Grupo de Expertos Solynieve / Foto: Quique Oquillas

Arizona Baby ya han pasado en los últimos años por todos los escenarios del festival y por el cariño que siempre les ha mostrado el público era normal que en cualquier momento les tocara el principal, el Ribera del Duero. Aunque presentaban segundo trabajo “Secret Fires”, los ingredientes han variado poco, han intentado limar el western rock que les caracteriza hacia las diferentes esquinas del cuadrilátero que por estilo les limita, tirando en ocasiones hacia el pop y en otras hacia el folk, pero el fondo es el mismo. Los temas de su primer disco, así como las versiones que siempre les acompañan fueron lo más aclamado. Temas nuevos y antiguos fueron hilvanados por un Javier Viledba –El Mesiter- siempre cómodo en el papel de maestro de ceremonias.

Con algo de desespero, por quizá alargarse en exceso el concierto de Arizona Baby, Jero Romero lanzó el primer acorde un segundo después de que sonara la última nota de los anteriores. Con una actuación de factura impecable, prácticamente calcada a la del Arenal Sound, es de cajón que consiga atraer a cada vez más público a sus conciertos. Buenas melodías en castellano y una banda contundente y eficaz son argumentos más que suficientes.

Jero Romero / Foto: Jacobo Revenga

Calexico era –con permiso de Morente Vive!- la mayor exquisitez del cartel del Sonorama Ribera 2015. La banda de Tucson –ciudad de la fronteriza Arizona, donde más del 40% de la población es hispana- personifica lo bien que se llevan las raíces americanas con las latinas, puesto que pueden navegar con soltura entre el nuevo folk rock –americana- y el tex mex, más mex que tex. En una banda formada por siete músicos, que además de los elementos clásicos de una formación de rock, pueden manejar trompetas, xilófonos, acordeón o contrabajo, Jairo Zabala –Depedro- se ha convertido en una pieza angular con su primorosa forma de tocar la guitarra y el steel guitar. Desde la antigua “Trigger”, hasta su nuevo y maravilloso “Falling From The Sky”, donde la voz de Joey Burns se muestra maravillosa; desde la también nueva “Cumbia de donde” hasta “Inspiración”, en las que mostraron su cara más latina; pasando por su personal versión de “Alone again or” de Love, dieron una auténtica clase magistral. Un concierto para recordar en la historia del Sonorama.

 

Calexico /Foto: Diego Santamaría

Se cumplen diez años del debut homónimo de Clap Your Hands and Say Yeah y suyo fue el protagonismo en el repertorio, pero escuchar temas como “Over and over again (Lost & Found), “Is this love?” o “Upon this tidal wave of Young blood” siempre vale la pena. También se acercaron más en el tiempo con temas como “Into your alien arms” o nuevas canciones como “Coming Down”, haciendo que el conjunto fuera armonioso y coherente. CYHASY dieron un concierto redondo, aunque al final de actuación había más público esperando que empezara Supersubmarina, en el escenario opuesto, que viéndoles a ellos.

Clap Your Hands and Say Yeah / Foto Jacobo Revenga

Como nosotros ya hemos visto a la banda de Baeza en varios festivales, el más reciente en el Arenal Sound hace solo un par de semanas, decidimos que estaba más que justificado acercarnos a ver a una de nuestras recomendaciones de este año, los atronadores Biznaga. El visceral punk rock de estos madrileños, desgarrador y apabullante, contrasta con lo vivido el día anterior con The Parrots. Aunque militando en estilos diferentes, hablando de actitud, mientras que la banda de destartalado nuevo garage parecían una auténtica parodia, los punkrocker fueron totalmente fieros y desafiantes desde el primer al último segundo. Desencanto acompañado de rebeldía es lo que nutre “Centro dramático nacional” y referencias como Paralisis Permanente o el punk rock vasco son el vehículo para poner al servicio de sus viscerales letras. Uno de los mejores momentos de los dos días vividos, sin lugar a dudas.

La M.O.D.A. jugaban en casa, y ya el año anterior habían congregado a numerosos fans, aunque el horario esta vez les jugaba más a favor. Himnos de gran banda folk rock y empatía por la fiesta comunal. Fácil triunfo y ovación.

La M.O.D.A. / Foto: Diego Santamaría

La expectación por ver a Joe Crepusculo después del espectáculo que dio el pasado FIB y la repercusión que tuvo en los medios indies que allí le vimos, hizo que su concierto congregara a más gente de lo que en principio podría esperarse y claro, lo pasaron en grande. Con un espectáculo increscendo al que como es habitual últimamente se acoplaron Nacho Vigalondo –El Alacrán- y Tomasito (ayer no se quedó casi en bolas como en Benicassim), volvió a dar una nueva divertida fiesta de antro sombrío, aunque no llegó a las cotas de lo vivido en el FIB, es que aquello fue muy grande.

Con 2Many Djs dándole al pueblo lo que reclama, baile y más baile, dejamos el recinto soplando la corneta en retirada.

biznaga sonorama riber

LOS CINCO IMPRESCINDIBLES DEL SONORAMA RIBERA 2015

En byTHEFEST nos gusta aprovechar estos artículos para recomendar a aquellas bandas noveles, pequeñas o emergentes que consideramos interesantes y que vale la pena tener en cuenta a la hora de decidir el recorrido por un festival. En el Sonorama Ribera nos ponen siempre fácil esta labor, puesto que son uno de los festivales que más apuesta por este tipo de artistas, dándoles un espacio y una oportunidad para crecer. Jacobo Serra, Tórtel, Murciano Total, Biznaga (en la foto de portada) y PAUS son las cinco bandas que hemos elegido.

Jacobo Serra

Este joven cantautor albaceteño es una de nuestras joyas mejor guardadas. Con unas emotivas composiciones que pueden asimilarse a Ron Sexsmith (del que ha sido telonero) o al Ryan Adams más crudo, y un timbre de voz que recuerda al Rufus Wainwright menos melodramático, intenta hacerse un hueco en un país donde el indie más apreciado poco tiene que ver con tales exquisiteces. Será un placer disfrutarle tanto en El Escenario Aranda de Duero de la Plaza del Trigo el viernes 14 a las doce de la mañana, como esa misma tarde en acústico en el Escenario Meeting Arts/Leaozinho a las ocho.

Tórtel

Tórtel es el valenciano Jorge Pérez, aunque acompañado siempre por una banda compuesta por una colección de músicos que dan fuerza y empaque a un proyecto que crece a cada nuevo trabajo. Su segundo disco se llama “Entusiasmo” y  sin lugar a dudas incita al significado de su título, el tercero y último es “La Gran Prueba” y  la pasan con nota. Pop mediterráneo, luminoso y optimista. No se pierdan su directo, es un auténtico chute de buen rollo. Estará en la Plaza del Trigo el sábado 15 a las doce del mediodía, nada mejor para encarar la última jornada con una enorme sonrisa.

Murciano Total

Detrás de Murciano Total se encuentra José Lozano (Automatics, Universal Circus…), que junto a su pareja Elena forman el núcleo del proyecto. “Quereres y Dejenes” es su debut en largo con El Genio Equivocado, donde alternan los sintetizadores y las guitarras para vestir el indie pop de sus canciones. Los lyrics videos de todos sus temas ya son un clásico, pero será muy interesante poder disfrutarles en directo. Estarán en el Escenario Burgos Origen y Destino el viernes 14 a las doce y cuarto de la madrugada.

Biznaga

Estos madrileños son una de las bandas de rock más interesantes del momento. Indie punk rock melódico sería una composición de etiquetas que descuartizaría de manera injusta la garra de esta banda. La tensión afilada de sus directos es necesaria en una escena llena de grupos que no harían arder un escenario ni rociándolo de gasolina.

Paus

Los portugueses, adoptados por el Segell del Primavera, sorprenden en unos directos mastodónticos apoyados en los ritmos atronadores de sus baterías y las atmósferas sus sintetizadores. Ya sorprendieron en el Primavera Sound y el Low Festival, así que es un lujo que cierren el Sonorama Ribera en el Escenario Burgos Origen y Destino el sábado 15 a las tres menos cinco de la madrugada.

Toda la información del Sonorama Ribera en: http://bythefest.com/festivales/sonorama/

LOW2015_KASABIAN072_JAVIERROSA  portada

LOW FESTIVAL 2015: CRÓNICA VIERNES

Empieza la edición 2015 de Low Festival. Este es uno de esos festivales a los que llegas y ya te sientes en casa. Se ha convertido en uno de los imprescindibles de cada verano, pero nunca con tanto calor y tanta humedad en el ambiente como este año. Eso era precisamente lo más comentado ayer entre todos los que se cruzaban de escenario en escenario.

Qué difícil es abrir un escenario mientras el sol sigue pegando con toda su fuerza, pero qué fácil lo hicieron Full, que enseguida congregaron a unas 600 personas en las primeras filas, que iban aumentando a medida que el sol iba cayendo y los minutos pasando.

A pesar de ciertos problemas que había tenido Bubby (guitarrista de la banda) con el pedal de su guitarra, salían airosos de la situación y se metían en el bolsillo a todos esos valientes al sol, con temas como “Atraco” o un “Quienes somos realmente”, especialmente coreado. También dieron algo de protagonismo a lo que vendrá, interpretando dos temas que se incluirán en su nuevo álbum: “Jaula de atracciones” y “Aullando”, dejando muy buen sabor de boca a sus seguidores y con ganas de saber más detalles de ese nuevo trabajo, ya que han pasado dos años del lanzamiento de “Mi primer atraco”, su único álbum.

El Escenario Ron Matusalem a primera hora / Foto: Liberto Peiró

Mientras tanto en el escenario Budweiser, Blue Joy asumían el papel de inaugurar el que es el escenario principal del festival, como ganadores del concierto de artistas emergentes para tocar en el Low Festival. Nosotros nos decantamos por ir al escenario Wiko y disfrutar con la formación poco común (batería, guitarra y voz) de Siberian Wolves. No les costó en absoluto captar la atención de quienes se asomaban por curiosidad o quienes pasaban de camino a la Vip Pool. A pesar del peligro que presenta un batería-cantante (por el micro de la voz, se puede colar todo lo que no es voz), hicieron un concierto muy correcto que dejó encantados a los presentes.

Puntual a su cita, Zahara salía al escenario inaugurado por Full y comenzaba con “La Gracia”. Canciones de sus tres álbumes la siguieron, incluso una versión de “You’re The One” (Grease) que incluye en “Bestiario” el disco de rarezas de su álbum “Santa”(G.O.Z.Z, 2015).

No todos tienen aún en la cabeza a una Zahara guitarrera, pero ella y su banda de lujo (Rams de The Right Ons, Martí Perarnau y Miguel de Lucas de Mucho y Víctor Cabezuelo de Mucho y Rufus T. Firefly), ofrecieron un concierto perfecto para saltar, bailar y en el que el público terminó de entregarse a ella cuando bajó del escenario en medio de “Tú me llevas” y bailó entre ellos generando un notable revuelo allá por donde iba pasando.

Zahara / Foto: Javier Rosa

A Los Enemigos se les veía felices en su concierto, con 30 años de carrera a sus espaldas, les sigue haciendo ilusión hacer una foto al público desde el escenario al terminar el concierto…

Josele Santiago y el resto de la banda saben perfectamente lo que quiere su público y se lo dan sin pestañear, consiguiendo además ganar algunos adeptos más en cada festival que pisan (este año aún les queda por delante el Festival Gigante de Guadalajara).

Los Enemigos / Foto: Liberto Peiró

Era el momento más punk de la primera jornada de Low Festival: Biznaga en el escenario Wiko. Eran uno de los grupos recomendados en este escenario y no dieron tregua a un público ansioso de un poco de caña. Cumplieron con las expectativas sin lugar a dudas.

Biznaga / Foto: Javier Rosa

The Growlers, quizá una de las bandas a descubrir en este Low Festival para muchos, demostró ser una de las sorpresas de la jornada con su mezcla de garage, música surf, psicodelia y reggae. Quizá demasiados estilos musicales, que no todos podrían llevar a escena a la vez, tan bien como hicieron ellos ayer en el Escenario Ron Matusalem.

The Growlers / Foto: Liberto Peiró

El lugar que el año pasado ocupaba un pequeño escenario de Gibson en plena zona vip, esta vez contaba con uno que llevaba el nombre de Ruta 66 y ayer lo estrenaban Perro en un pequeño formato, antes de actuar en el escenario Wiko, donde conseguían que muchos de los asistentes calificaran su concierto como el mejor de la velada. Lo que está claro que es los de Murcia saben cómo ganarse al público con su naturalidad, buen humor y además, ofreciéndoles un concierto de esos que no apetece que termine.

Perro / Foto: Javier Rosa

Turno para el plato fuerte del primer día de festival en Benidorm: Kasabian se comían el escenario Budweiser. La actitud ya destacable de Tom Meighan (cantante) se sumaba a la de Sergio Pizzorno (guitarrista y compositor de la banda) que por momentos asumía todo el protagonismo como líder de la banda con sus extravagantes bailes e interpretando también alguno de los temas.

Uno de los momentos en los que casi se cae el recinto fue con “Eez-Eh”, incluido en su último álbum “48:13”, publicado en junio de 2014 y que supone el quinto de su carrera. Con un sonido difícilmente mejorable, que en ocasiones podía recordar a grupos como Rage Against the Machine, y un público más que satisfecho, Kasabian despedían su concierto con “L.S.F (Lost Souls Forever)”, de su primer y homónimo álbum.

Kasabian / Foto: Javier Rosa

Corizonas tenía algo pendiente con Low Festival. El año pasado les cortaron el sonido por orden de Massive Attack y esta vez nada ni nadie les impidió quitarse esa espinita que tenían clavada. Los componentes de Arizona Baby y Los Coronas, dejaban el listón muy alto. Cuando cerraban con “I’m alive” parecía que nadie quería que se bajaran del escenario. El público quería más de ese buen rollo del que Corizonas impregna todo allá por donde van.

Otros que repetían en el cartel eran Izal, que además, también repetían escenario: el principal. Teníamos dudas de si sonaría “Copacabana”, tema que estrenaron hace escasos días como adelanto de su nuevo álbum que se editará en septiembre bajo el mismo nombre. La duda se solventó pronto: fue el tema que abrió el concierto, para sorpresa de todos los presentes, que ya eran capaces de corear la canción casi al dedillo. Como ya están acostumbrados tras sus últimos conciertos, los chicos de Izal se dieron un buen baño de masas, la gente se rindió a sus pies con temas como “Asuntos delicados” o “La mujer de verde”, a pesar de que el de 2015 pretendía ser su verano de descanso.

Izal / Foto: Javier Rosa

El que siempre suele ser uno de los grupos más jóvenes del festival al que vaya, The Strypes, aparecían en el escenario Ron Matusalem  casi a las 2:30 para ofrecer una hora de Rhythm and Blues británico de los 60. Eso es básicamente lo que hacen, así de claro y así de simple. O al menos sería así de simple si obviamos que los componentes de esta banda no llegan a los 20 años y tocan como les gustaría a algunos músicos que ya no cumplen los 40. The Strypes no inventan mucho, pero lo que hacen, lo hacen tan bien y muestran un talento tan grande, que no hay absolutamente nada que decir. Están donde tienen que estar y, si todo sigue así, no parecen tener límite con su carrera. De momento ya cuentan con un paso más en ella: nuevo disco que se publicará en unos días bajo el nombre de “Little Victories” y del que ayer nos dejaban un tema en directo “Scumbag City”.

Para The Go! Team ya no quedaba mucha gente en el escenario Budweiser, donde Izal había hecho gala de su conexión con el público hacía apenas unos minutos. Los de Brighton contaban también con una formación poco usual (como ocurría con Siberian Wolves). Estos contaban con dos baterías, aparte de la guitarra, el bajo y teclado. Se trataba de una mezcla un poco heterogénea en el escenario: funk, rock, unos atisbos de hip hop y por momentos parecía que estábamos en el descanso de un partido de basket mientras nos entretenían con coreografías y cantos que propios de animadoras. Un concierto diferente, que no todos llegamos a entender.

Delorean mientras tanto deleitaban a sus fieles con un potente directo, como ya nos tienen acostumbrados, aunque nos resulte difícil entender que no hagan nada para acompañar una música que pide a gritos efectos visuales, pantallas, un diseño de luces diferente. En definitiva, algo que termine de sumergir en un mundo paralelo al público y que los enganche del todo.

La primera jornada de Low Festival se cerraba con el buen gusto de Ley DJ en el escenario Ron Matusalem. Hoy seguiremos en Benidorm y podremos ver a The Libertines, L.A., The Drums o Grupo de Expertos Solynieve, entre muchos otros.

Portada – Kasabian / Foto: Javier Rosa