Entradas

Vina Rock Nerea Coll Photography PORTADA

CRÓNICA DEL VIÑA ROCK 2017

Texto: Francisco M Peco

Foto portada: Nerea Coll Photography

Jueves 27 de abril

Llegó el final del mes de abril y con esto llegaba una vez más el esperado Viña Rock, festival que celebraba su XXII Edición en su habitual recinto de Villarrobledo, un espacio que ha ido creciendo y transformándose para adquirir las necesidades que ha generado un cartel con hasta siete escenarios que albergaban 130 artistas en los días de festival.

Tras el habitual ritual de viajar hasta el Viña Rock y pasando los numerosos controles que generaron diferentes quejas entre gran parte de los seguidores del evento – así como desde la organización, quienes aprovecharían la rueda de prensa para pedir entendimiento –, entrábamos en el recinto en la tarde del jueves 27 de abril para disfrutar de la ya habitual y casi exigida Fiesta de Bienvenida, que este año dominaba Riot Propaganda, una banda que era uno de los cabezas de cartel de este 2017 y a los que acompañaban Los News, Capitán Cobarde, Sonido Vegetal o The Locos.

La música en directo comenzó a sonar de la mano de los sevillanos Los News, quienes dieron todo un show de puro rock’n’roll que encantó a más de uno de los que por allí estábamos. El público no paraba de crecer y tras moverse al ritmo de este cuarteto llegó el turno de disfrutar de Sonido Vegetal. Estos tienen una fiesta que es obligatoria en cada cartel en los que te los cruces. “No estoy enamorado hoy”, “Carromato punk”, “Estudia Mucho” o “Tiempos de Volar” fueron algunos de los cortes de ese gypsy rock, que nos invadía con esta orquesta punk.

Los News / Foto: Jota Martínez Fotografía

La noche iba de artistas andaluces, y ahora era el turno del sevillano Alberto Romero, quien volvía a este cartel como Capitán Cobarde para presentarnos su nuevo “Carretera Vieja” (Maldito Records, 2017), del que sonaron temas como “El buen villano” y “Aire”, a los que se sumaron clásicos de su época bajo el seudónimo Albertucho como “El pisito”, el esperado “Mi estrella” o ese “Capitán Cobarde” que sirvió para poner el broche a un show donde el público ya abarrotaba este Escenario Viña Grow.

Capitán Cobarde / FOto: NEREA COLL photography

Y es que los más esperados eran esos Riot Propaganda que forma el proyecto conjunto entre Los Chikos del Maíz y Habeas Corpus. Eran las 00:00 horas y todo el mundo comenzaba a saltar con su nuevo “Plata o Plomo”, seguido de “Riot Propaganda” y “Agenda Oculta”. Esta solo fue una muestra inicial de su repertorio en el que no faltaron “Guerras púnicas”, “Cambiarlo todo” y el ya clásico “El miedo va a cambiar de bando”. Un concierto por todo lo alto que se convertía en el primero de los muchos festivales que pisarán en este 2017.

Riot Propaganda / Foto: NEREA COLL photography

Tras estos llegó Pipi y sus The Locos. Con su habitual puesta en escena, nos hizo bailar con una dosis de ska punk que a más de uno le recuerda de cerca a los Ska-P que este mismo artista lideraba junto a Pulpul. Con este proyecto lleva ya cerca de una década girando y ahora ha conseguido un setlist que se convierte en todo un baile. No sonó sólo el nuevo “La Realidad”, que se coló en el centro de su paso por el festival, sino que este se juntó con “Prepotencia mundial”, “Vendedor de gloria”, “Espacio exterior” o “Resistiré”, dando un concierto de diez. Para la despedida quedaba Serial Killerz, quienes continuaron poniendo ritmo a una noche en la que el frío nos dio el primer aviso de lo que venía a dominar esta edición del Viña Rock.

Serial Killerz / Foto: NEREA COLL photography

Viernes 28 de abril

Descansando lo necesario para aguantar los tres días que quedaban por delante, aprovechamos la mañana del viernes para pasar por la Casa de Cultura de Villarrobledo, donde Boikot presentaba el nuevo cortometraje “Jarama”, dirigido por Alberto Pla. Esta es toda una recomendación para aquellos que sean aficionados al cine y una obligación para cada uno de nosotros, para que no olvidemos nuestra historia.

Pasando así la mañana, había tiempo para llegar al recinto cuando este abría sus puertas y dirigirnos directamente hasta el Escenario Cabo de Plata, donde Mediterranean Roots eran los encargados de dar el pistoletazo de salida a un espacio donde actuaban grandes nombres del rap como Kase.O, Mala Rodríguez, 7 Notas 7 Colores, Rapsusklei y Duo Kie. Estos se mueven en la escena reggae y era su tercer año consecutivo en este evento, siendo ya un concierto casi obligatorio. Con frío y agua, fueron capaces de llegar hasta los más valientes que ya esperaban ahí antes de comenzar a sonar así como a aquellos que no paraban de sumarse en la escasa media hora de directo que tuvieron.

Con toda la maquinaria del Viña Rock funcionando, corríamos hasta el Escenario Poliakov para ver a un trío que tiene un público muy fiel: Mama Ladilla. Estos salían a escena sin complejidades para arrancar al ritmo de “Letras Guarras” y “Obcequeitor”. Nos sacaban más de una sonrisa con sus conocidos “La polla de mi jefe”, “Janfri Güein” o “Mi Nave Mix”, con los que congregaron un buen puñado de viñarockeros pese a la hora tan temprana que era.

Poco después pasó Iratxo por el Escenario Negrita, quien vuelve a contar con la banda para celebrar su X Aniversario en los escenarios y que dio un buen repaso a su discografía, mientras que Vita Imana arrasó el Escenario Villarrobledo para presentar su nuevo “El M4l”, un disco que acaba de salir al mercado. Con estos dos directos ya funcionaba “la hoya” del Viña Rock, el espacio más clásico de todo este evento y donde más tiempo pasaríamos a lo largo del fin de semana.

Sinkope / Foto: Abel Gimeno Fotografía

Sinkope pondría el toque de rock clásico mientras esperábamos a Che Sudaka, quienes nos contaban que venían a este Viña Rock por sexta vez en 15 años de vida de su proyecto para disfrutar y conectar con el público. Lucharon contra la lluvia y esto se notó con claridad, ya que el Escenario Negrita lució un lleno considerable teniendo en cuenta las adversidades del tiempo. El directo arrancaba con “Viendo tu vida al pasar”, continuando “Bam Bam” o “Serás Feliz”. La maquinaria de este cuarteto afincado en Barcelona está engrasada al 100% y eso lo vimos mientras saltamos al ritmo de “Yo quiero más”, “La ley del miedo” o “El trenecito”. Un grupo cercano, humilde y de los buenos; sobre y bajo los escenarios, algo que debemos valorar y aplaudir cada vez que podamos. Bravo por estos Che Sudaka que pusieron la banda sonora al atardecer del viernes en Villarrobledo.

Che Sudaka / Foto: JMartinez Fotografía

Sin pausa nos teníamos que mover sólo unos metros para disfrutar de Lendakaris Muertos, quienes volvían un año más al Escenario Poliakov para arrasarlo, literalmente. La valla de seguridad del público cedía a temas como “Drogopropulsado”, “Cerveza sin alcohol”, “El último txacurra” o “Cómeme la franja de Gaza”. Aitor Ibarretxe lidera este cuarteto con una energía al alcance de muy pocos, siendo perseguido hasta por aquellos fotógrafos que intentábamos “dispararle”, y junto al resto dieron un espectáculo del que destacaron “Detector de Gilipolleces”, “Héroes de la clase obrera” o “Hungara Chúngara”. Una buena dosis de punk desenfrenado y lleno de mensajes directos al pecho que incendiaron la noche del Viña Rock.

Tras estos nos decantamos por Itaca Band, quienes abarrotaron el Escenario Smoking para presentar su “Explosiva”(2017) en un directo que fue toda una explosión y esperamos que en el próximo 2018 vuelva a este festival, abriéndose hueco en un espacio más grande. “La vida Explosiva” y “Ahora y aquí” fueron los encargados de abrir y cerrar un set entre los que también escuchamos “Ojo por ojo”, “Torna’m”, “Rema”, “Camaleón” y “La locura”, porque su directo fue toda una locura que si alguien se perdió todavía se estará arrepintiendo.

Con la media noche llegaba el turno de esos Boikot con los que ya coincidimos al inicio del día, quienes saltaban a escena al ritmo del nuevo “Jarama” para presentar un nuevo espectáculo visual que seguía con clásicos como “Inés”, “Naita na” y “De espaldas al mundo”. El público mezcla seguidores más nóveles con otros que los conocemos de toda la vida y todos coincidíamos en corear “Nos quieren detener”, “Amaneció” o el “Grito en alto” con el que despidieron de Villarrobledo. Un concierto que ya es banda sonora de la historia de este festival y que una vez más, convenció a todos los que allí estuvimos.

Boikot / Foto Jota Martínez Fotografía

Había varias giras que pasaban por última vez por este Escenario Negrita y uno de estos eran Canteca de Macao, quienes han estado en las últimas ocho ediciones del festival y nos brindaron este último trago con el que dirán adiós a este proyecto. “No llores” y “Así es la vida” junto a otras como “P’al sur” y “Desfase” nos llevaron hasta el final que siempre ocupa “Alternativa libertaria”, saciándonos con lo mejor de su discografía.

Mago de Oz

Mientras estos sonaban aquí, los Mago de Oz volvieron a Villarrobledo para hacer del escenario que toma el nombre de esta ciudad manchega un espacio que reclamaba más metros para disfrutar de su directo. Cortes clásicos y otros más recientes hicieron las delicias de unos seguidores de la banda que, habiendo cambiado gran parte de su plantilla por todos conocida, sigue arrastrando a miles de aficionados a ese estilo que los años han hecho que sea el suyo.

Para despedir la noche nos quedamos con Banda Bassotti, quienes se aproximan poco a poco al 40 aniversario de su surgimiento en Italia y tienen un aire clásico que, junto al cierre de The Rea McKenzies pusieron la nota internacional a la jornada del viernes.

The Real McKenzies / Foto: Jota Martínez Fotografía

Sábado 29 de abril

El agua ya dominaba Villarrobledo y las previsiones para esta jornada anunciaban mucha más lluvia, algo que se notó desde las primeras horas del día en el camping de este festival, donde no se perdieron las ganas de pasarlo bien, llueva, nieve o salga el Sol. Afrontando de nuevo la tarde del festival al ritmo de bandas como Gatibu o Antílopez, nos centramos frente al Escenario Poliakov para disfrutar de la apisonadora de Kaos Urbano, quienes llegaron con el sol para arrasar con “Nacidos del Odio”, “Entregados”, “Divide y Vencerás” o “Con cojones”, pura esencia de una música que va más allá y se convierte en una forma de pensar que reflejan sobre y bajo las tablas.

También sonaron “Años Salvajes” o ese “Ángel caído” de su más reciente “La hora del baile”(Rock Estatal Records, 2016) que allí nos mostraron. Dividiendo el tiempo poco después entre esos Bocanada que también presentaban LP: “Libres” y El Kanka, que volvía un año después al mismo espacio, hubo tiempo de disfrutar de ambos, quedándonos con temas del último como “Llámame fino”, “Pudo pasar” y “Que bello es vivir”, con los que puso su agradable música a esta tarde de sábado que poco a poco avanzaba.

Otro de esos grupos que no fallan en Viña Rock es Los de Marras, quienes volvían a tomar este escenario mientras que una vez más les acompañaba un público de los más fieles que hay en toda la geografía estatal. La banda liderada por Agustín (voz) ha conseguido ganarse un hueco en el corazón de gran parte de los rockeros de este país, quienes siempre les acompañan y corean sus letras puño en alto, como bien pide un festival como este.

“Ruido”, “Escapaté” y “Medolías” es lo que necesitaron para engancharnos, logrando que saliera el sol con la misma fuerza que lo hiciese en su directo del pasado 2016. Esto sólo acababa de empezar, pues poco después iban “Hierbagüena”, “A tu vera” o “Hoy”, convenciéndonos una vez más con su particular guarrocanroll.

Pasó la tarde con el rock urbano de Poncho K antes de volver a cruzarme con los clásicos El Último Ke Zierre. Tras más de cuarenta conciertos frente a ellos, sabemos que no se la jugaron demasiado con su setlist. Ya será porque están festejando sus 30 años y quieren que suene lo mejor de su discografía, o porque el público de Viña Rock es demasiado exigente con los temas que allí suenan, en vez de arrancarse con el nuevo “Cuchillas” lo hicieron al ritmo de “Pa que quiero más calor”. Hay que decir que si sonó su nuevo disco, ya que continuó un “Fiesta o duelo” para pasar después por “Yo también puedo ser malo”, “Dime” y “Vuelta al infierno”.

Poncho K / Foto: NEREA COLL photography

Los de Burriana han mejorado en los últimos años y son todo un clásico que, como en la noche anterior hiciera Boikot, congregaron a los más veteranos de este festival frente a un Escenario Poliakov en el que también estaban aquellos que llegaban a disfrutar del Viña por primera vez.

“A dónde vas?”, “Tú me vicias” y “Soldadito español” ocuparon el centro de su show, dejando para el final “Escupiré jodidos”, “Tus bragas” y “A cara de perro”, subiendo la temperatura antes de decir adiós en esta noche lluviosa.

Si este año muchos seguidores echaban de menos a La Raíz en este cartel, lo de Txarango fue un sustitutivo que no tiene nada que envidiar a los de Gandía. Nos hicieron bailar, gozar y reír mientras escuchamos su nuevo “El Cor de la Terra”. Un directo obligatorio y una banda a la que ahora le seguiremos la pista muy de cerca. Mientras estos sonaron aquí hubo otros dos escenarios que tenían unos clásicos sobre sus tablas: Obús en el Escenario Negrita y Mala Rodríguez como toda una institución de la escena rapera en el Escenario Cabo de Plata.

La Mala Rodríguez / Foto: Jota Martínez Fotografía

Sobrepasamos la media noche con la incendiaria mezcla de ska punk de Talco, siendo estos una explosión sonora que con “Silent Town”, “L’odore Della Morte” o el clásico y esperado cierre de “La Torre”. La banda nota el cariño de los seguidores españoles, algo que en más de una ocasión han valorado en los micrófonos y que echan de menos en su país. Una pena que Italia deje pasar a estos Talco que siempre es un placer disfrutar.

Y cuando la noche seguía nos asaltaba una difícil decisión, apostar una vez más por el escenario que da apoyo a la escena emergente con La Sra. Tomasa o el ska punk de Russkaja. Dividimos el tiempo y creo que no fallamos, pues mientras que hubo tiempo escuchar  cortes como “Tu señora” de los primeros, también lo hubo para darse un buen baile al ritmo de “Energía”, “”Wake me up” o “Psycho Traktor” de Russkaja, otros de esos que no dejaremos pasar en cualquier festival o sala que podamos cruzarnos.

Desde Sevilla llegaban ahora los Narco, liderados por Vikingo MD y S Curro para hacer una vez más del Viña Rock su casa. Se entregan al máximo sobre las tablas y consiguen esto mismo con su público, quienes se movían y creaban grandes pogos desde la obertura de “A tomar por culo el mundo” o esos “Ahí fuera (Viva Satanás)” y “Siempre enmarronao”. Contagiados de ese estilo tan personal que los ha convertido en uno de esos nombres que cada año domina la madrugada del Viña Rock, siguieron sin tregua con “Son ellos”, “Vizco” o “Demoler”, disfrutando cada segundo antes de que llegaran “Por el estrecho”, “Tu dios de madera”, “Chispazo” o el “Puta Policía” que volvieron a dedicar a las fuerzas del estado que no pararon de merodear en este festival. Como en años anteriores, disfrutamos viendo como Vikingo MD era llevado en volandas por las primeras filas antes de su “¡Hasta siempre cabrones, estáis todos y todas invitados a la próxima fiesta de Los Narco!”

La noche no había acabado, pues quedaba el directo de los gallegos Dakidarria, quienes en la pasada edición tuvieron demasiados problemas en un escenario que parecía no dejarles sonar y ahora tenían una nueva cuenta pendiente con el público manchego. Llegaron para hacer sonar el nuevo “Lume”, con fuego sobre el escenario como ya vimos en otros directos como los de Boikot y Mago de Oz, pero a estos sumaron sus conocidos “A memoria”, “A mocidade activa”, “Revindicar” y otros como “El futuro nunca existió”, el popurrí de “Zambra” y “Mil berros”, con los que lo dimos todo hasta el último segundo.

Domingo 30 de abril

Llegaba la jornada de cierre y, como todos los años, cuestionábamos si habíamos administrado las fuerzas de la mejor forma posible, ya que el domingo también venía bien cargado. Que el festival cerrase en domingo nos recordaba a hace un puñado de años, cuando el Viña Rock no paraba de crecer y ya íbamos por allí a disfrutar de un cartel que, pese a que más de uno lo critique, sí que ha ido cambiando y transformándose con los años. Esto se puede comprobar con un simple vistazo a la lista de estos, ya que aunque si es cierto que siempre hay algunos que repiten, la escena se renueva y dejan hueco a nuevas bandas que vienen pisando fuerte.

Entrando en la música, que es lo que aquí nos ocupaba, no podíamos dejar sin ver a los valencianos Mafalda, que están encaminándose a la primera línea de este país y lo demostraron dando un golpe sobre la mesa en el Escenario Villarrobledo, que fueron capaces de dejar pequeño siendo sólo las 16:30 horas. Marcos, Vera, Bárbara y toda la banda salían con la ilusión y ganas necesarias para dar un concierto de diez.

“Asumiendo todo el Miedo” fue el primer balazo y “Agua negra” el siguiente, incendiando así a todos los seguidores que se ganan por méritos propios. No faltaron “La llorona” o “En guerra”, pero tampoco la denuncia social que llevan por bandera y que aprovecharon para hacer llegar a los oídos de todos desde las tablas de este festival. Les esperamos el año que viene en este cartel, porque se lo merecen.

Volvía la lluvia al Viña Rock con Mala Reputación, pero los asturianos saltaban a escena para presentar su nuevo “El Arte de la Guerra”(Rock Estatal Records, 2017) junto a lo mejor de su trayectoria, y fue un buen momento para disfrutar en la carpa del Escenario Poliakov de su punk rock que ya conoce todo aficionado a esta música en nuestro país. Tras ellos volvían Los Aslandticos con su nueva versión “Mi primer día” y también lo hacía Cero a La Izquierda quienes cerraban su show con “Mis lamparones” y un fragmento de “Back in Black” de AC/DC que sorprendió a más de uno.

Desakato / Foto: Abel Gimeno Fotografía

Volvíamos al Escenario Poliakov para disfrutar de Desakato, quienes tras varios años en un horario y escenario más desfavorable en los que demostraron su proyección, tenían ahora el hueco que se merecían. Pepo salió directo al público para cantar sobre estos “Animales hambrientos”, a los que siguieron “La ira de los hambrientos”, “Columnas de humo” o el más clásico “Octubres rotos”. Eran todo un tornado mientras pasaban “Heridas abiertas” y “La tormenta”, aunque siempre son los más esperados su “Cada vez” y Cuando salga el Sol”, que no se hicieron esperar mucho más, guardando en el cargador el potente “Pánico en Frankfurt” para despedirse de este festival al que volvieron a convencer.

Tras estos nos movíamos sólo unos metros para disfrutar la vuelta de Amparanoia, quien vuelve tras su periodo como Amparo Sánchez para festejar el 20 aniversario de “El poder de Machín” (1997). Volvían a sonar “La Semana”, “Welcome to Tijuana” y “Hacer dinero” y notábamos cómo perdíamos años. ¡Que gusto volver a disfrutar de Amparanoia!

Con una banda que estaba totalmente engrasada para darlo todo siguieron otros como “El coro de mi gente”, “La fiesta” o “Ella baila bembe”, siendo todo un espectáculo que disfrutamos de lo lindo.

The Toy Dolls eran una de las bandas internacionales que había para esta jornada de clausura y dieron buena muestra de por qué son toda una institución en el punk internacional antes de que llegara La Pegatina con un Word Tour que de las pocas paradas que hará en nuestro país, una de ellas sería este Viña Rock.

Son una fiesta, lo dijeron y lo cumplieron, y lo bailamos con “El Curandero”, “Non e Facile”, “Lloverá y yo veré” o su “Olivia”, con los que congregaron a la mayor masa de público de toda la semana en este festival, y eso que combatían contra el directazo que se marcó Kase.O. Siguieron con otras como “Y se fue”, “A los que” o “Heridas de guerra”, haciendo de este domingo una fiesta llena de color y sonrisas que cerraron con su conocido “Mari Carmen”.

Kase.O / Foto: Jota Martínez Fotograíia

Una de las últimas grandes bandas que volvía a este festival era Soziedad Alkohólika, con los que nos adentramos en la madrugada mientras presentaban su nuevo “SistemaAntisocial” (Maldito Records, 2017). Los disfrutamos por enésima vez antes de despedirnos de Aspencat, quienes están en medio de una gira que significará su adiós y el público lo sabía. “Música naix de la rabia” y “Antimateria”, así como “Queden Matinades” fueron algunos de ellos, despidiéndose con otros como “Naixen Primaveres” y el más conocido “Quan Caminàvem”, que sonó a despedida de este Viña Rock cuyos asistentes les dieron todo su cariño.

Soziedad Alkoholica / Foto: Bikus

Entre las últimas bandas que había en este cartel estaban Def Con Dos, quienes entraron para sustituir a esos La Pulquería que dejaron su hueco semanas atrás. Y como cierre estaban Los Manolos, aunque esta vez no nos quedamos a escucharlos ya que, aunque el G5 y Peret fueron buena elección, otros como Los Chichos o estos no llegaron a convencernos.

Salíamos un año más de este recinto con ganas de volver, de que llegue esa recta final de abril y que volvamos a mirar a Villarrobledo, donde unas 200.000 personas cruzaron la puerta de este festival en cuatro días llenos de buen ambiente y mucha música.

Texto: Francisco M Peco

https://twitter.com/FranciscoMPeco

sonrias baixas 2017 portada

QUINCE BANDAS PARA CELEBRAR EL 15º ANIVERSARIO DEL FESTIVAL SONRÍAS BAIXAS

El Festival SonRías Baixas celebra su 15ª edición por todo lo alto, con 15 bandas galegas, españolas e internacionales que llenarán Bueu de festivaleros con ganas de fiesta el primer fin de semana de agosto. La delirante combinación de ska, punk, reggae, dub y folclore de los bosnios Dubioza Kolectiv, el dub del rey de la remezcla Mad Professor, la descarga energética de los valencianos Zoo, el ska combativo de los Dakidarría, el blues experimental de los Guerrera y el tributo a los Extremoduro de los cacereños Pedrá se suman a los ya anunciados Todos Tus Muertos, Estopa, Amparanoia, SES, Narco y el proyecto personal del cantante de El Puchero del Hortelano, ARCO, en un cartel amplio y diverso que completarán las bandas ganadoras del concurso Sonidos Mans y el Dj SonRías. Rock, punk, rumba, rap, reggae, ska, dub, blues, música de raíz… de lo más popular a lo más alternativo, de lo más consolidado a lo más innovador, el SonRías Baixas celebrará su 15ª edición con un menú musical apto para los paladares más exquisitos. Las entradas para esta edición del Festival están a la venta en la web y en los puntos de venda físicos por 35,5 € más gastos los tres días de conciertos, con la acampada incluida.

Dubioza Kolektiv nació en 2003 en Bosnia Herzegovina. Sus integrantes querían transmitir con su música la complejidad de la sociedad bosnia y explicarle al resto del mundo que la vida en los Balcanes va más allá de los estereotipos que mostraban los medios. Para conseguirlo, crearon unha particularísima -y delirante- combinación de ska, punk, reggae, dub y folclore bosnio. Con ella, han logrado convertirse en una de las bandas más populares de Europa del Este, líderes en la lucha social para el cambio desde los escenarios. LLegan al SonRías Baixas con un nuevo disco debajo del brazo, Happy Machine, en el que colaboraron viejos amigos del Festival como el grupo catalán La Pegatina. Tal y como predican, si lo que buscas son mujeres florero y raperos con pose de tíos duros, no lo encontrarás entre los Dubioza. Sí gozarás con unos músicos extraordinarios que extraen de los sonidos tradicionales una perspectiva única, moldeada por una guerra que cambió sus vidas y trabajada con un nivel de positividad que sentirás como una agua fresca.

Productor y remezclador de cabecera de artistas de renombre mundial, Mad Professor es uno de los hechiceros de estudio más conocidos de la historia. Ha producido a artistas de la talla de Sly & Robbie (la base rítmica de Bob Marley y de la mayoría de los artistas de reggae más conocidos), Sade, Massive Attack o el mismísimo Lee “Scratch” Perry, con quien ha grabado varios discos. Nacido Neil Joseph Stephen Fraser en Guyana, Mad Professor es una de las grandes figuras de la segunda generación del dub. Emigró a Londres a los 13 años y allí entró en contacto con la activa escena de la música jamaicana londinense. Pronto crearía su propio estudio, Ariwa Sounds, que ha sido un auténtico semillero de artistas de reggae y dub. Su proyecto más conocido es No Protection, brillante reinterpretación de los temas del segundo álbum de Massive Attack, Protection, pero también es conocido por sus discos como artista, entre los que figuran con letras de oro sus míticas series “Dub Me Crazy” y “Black Liberation Dub”

Desde Nigrán hasta Bueu viaja la big band gallega que más dá que hablar dentro del nuevo panorama musical estatal. Una descarga de fiesta y compromiso que pondrá el público del SonRías Baixas a bailar, a pensar y a soñar con su directo electrizante. Dakidarría logra un sonido fresco, divertido y desenfadado con su particular fusión de ska, reggae y punk-rock y ponen la fiesta al servicio de las luchas sociales de ayer, hoy y mañana: los derechos de la mujer, los derechos lingüísticos, la solidaridad internacional y la guerra contra el pasotismo, el individualismo, el consumismo y la manipulación de la prensa. Dakidarría nació en el 2003 sobre el escenario del Bar Patos, en el Val Miñor, en una jornada en protesta por la gestión de la crisis del Prestige llamada Concerto Expansivo. Desde aquel día, nunca dejaron de moverse. A lo largo de estos años avanzaron, pasito a pasito, llevando su proyecto por salas y grandes festivales de toda la península ibérica, de parte de Europa y de México. En el SonRías están como en casa, son viejos conocidos del Festival y una de las bandas más queridas por nuestros festivaleros. Con ellos, vibraremos hasta altas horas!

Música electrónica que mezcla rap con trombones y guitarras rockeras, toques mediterráneos y ritmos festivos. El directo de los valencianos Zoo es una descarga de energía non-stop que en menos de tres años ya ha puesto a bailar al público de las fiestas mayores de Valencia, Cataluña, Madrid y Euskadi y de festivales como el ViñaRock, MareaRock, Feslloch, Festivern, Acampada Jove, Telecogresca o el Shikillo. Los Zoo arrasaron en 2014 con Estiu, un hit que habla de las injusticias en la vida de los más humildes, de la gente de barrio, en el contexto de una historia de amor de verano. Pocas veces un grupo llama tantísimo la atención con tan solo una canción y un videoclip… y encima en valenciano! Los de Gandía llegan al SonRías Baixas con su segundo álbum, Raval, debajo del brazo. El feliz reencuentro con el público gallego de esta banda que ha supuesto todo un revulsivo en la escena hip hop española hará temblar Bueu el próximo mes de agosto.

Guerrera es una banda gallega que parte del blues experimental y la psicodelia de los 70 para aniquilar conceptos como el stoner o el post-hardcore, alcanzando nuevas sonoridades con una marcada personalidad propia. Los riffs incisivos y los ritmos de potencia marcial son la marca de la casa, pero a ellos se suman influencias tan variopintas como folclore sudamericano o la tradición judía. Todo ello envuelto con el atractivo especial de unas letras en castellano y gallego que claman por la destrucción de lo establecido. La banda ha girado por todos los rincones de la península, tocando en algunos de los festivales más importantes de España y Portugal. Al SonRías Baixas traen nuevo disco, un vinilo doble homónimo que compone la obra más contundente de la banda. “Un afrodisíaco de hercios, una odisea sonora excitante que atraviesa los contornos del rock que habían alcanzado con sus primeros trabajos”, en palabras de Rubén Abad.

Desde su debut en 2009, los Pedrá tributo a Extremoduro no han parado de cosechar éxitos, buenas críticas y horas sobre los escenarios. Suman ya más de 30 versiones y 300 conciertos por toda la geografía española, en los que han sembrado el “rock transgresivo” con la fuerza, el buen rollo y la buena música que caracteriza a esta banda tributo al “mejor grupo rock nacional”. Captan las sensaciones de sus ídolos e intentan transmitírselas al público, poniéndole sentimiento y dándolo todo sobre el escenario.

LAS BANDAS QUE YA ESTABAN CONFIRMADAS

La raja de tu falda, Poquito a poco, El del medio de Los Chichos, Como Camarón, Partiendo la pana, El vino tinto, El Run Run… los hermanos David y Jose Muñoz, Estopa, son autores de muchos de los grandes hits de los últimas décadas en el Estado español. Su último disco, Rumba a lo desconocido, producido con el ganador de 12 Grammy Rafa Sardina, subió también enseguida al Nº1 en ventas, consiguiendo el doble disco de Platino y colgando el cartel de “Todo vendido” en sus conciertos de España y América. El próximo mes de agosto pondrán a cantar y bailar al público del SonRías Baixas con su música alegre y festiva, capaz de unir a personas de todas las edades y condiciones.

La que nació como una banda mestiza que conjugaba los gustos musicales de sus integrantes acabó marcando una época en el rock Latinoamericano. Todos tus muertos se distanciaron en el 2000, en la cúspide de su éxito, porque cada uno de sus miembros quería explorar su propio camino. Vuelven ahora, con un directo que no escatima ninguno de sus temas clásicos. En el SonRías Baixas ofrecerán un concierto absolutamente inclemente, marcado por una audaz mezcla en la que tienen cabida el punk, el rap, el metal y hasta el hardcore, pero también melodiosos fragmentos de rancheras populares y un particularísimo rock rebelde, preñado de letras insurrectas, en el que resuenan los ecos de amigos de la banda como Manu Chao o Fermín Muguruza.

Narco forja un estilo inconfundible en el que conviven el metal, el rock y el rap. Los sonidos duros, combativos y agresivos de la banda se unen a los violentos cambios vocales de Distorsión Morales y Vikingo M.D. en un energético directo repleto de temas rotundos, envenenados de ironía y crudeza. La banda nació en Sevilla en 1997 y a comienzos del milenio fue considerada “el grupo español más original de los últimos tiempos” por la revista Rocksound. Después de alcanzar un éxito rotundo nos sus primeros años de vida, en 2003 decidieron tomarse un descanso, pero no tardaron en sentir la llamada de los escenarios, que ya no volvieron a abandonar. Desde 2008 los llenan con sus elaborados riffs, su impactante estética y con una gran variedad de influencias musicales.

El carismático cantante, guitarrista y compositor de El Puchero del Hortelano, Antonio Arco, conquistará el escenario del SonRías Baixas con su proyecto personal, ARCO, en el que los fans de la mítica banda reconocerán su característica voz y la instrumentación clásica de banda de rock, matizada por unas cuidadas letras que destacan por su emotividad e intensidad. Una propuesta personal, a medio camino entre la tradición de Sabina y los Extremoduro más pausados, que entronca con esa generación de músicos urbanos que recorren con soltura los caminos que unen el rock de acento flamenco y el pop de aspiración masiva.

Amparo Sánchez retoma el proyecto musical que la lanzó a la fama, Amparanoia, en el 20 aniversario de su primer álbum: El poder de Machín. Y lo hace con una gira que pondrá a cantar y a bailar al público con temas que forman parte de la banda sonora vital de toda una generación. Canciones fronterizas y coloridas, como “Que te den” o “La fiesta”, llenas de ritmos latinos, mexicanos, árabes, flamencos o rumberos. Revolucionaria musical, estandarte internacional de la fusión, premiada por la BBC, Amparo Sánchez es una artista siempre comprometida que se caracterizó por la energía de su directo, por la alegría que transmiten sus letras y por su valentía a la hora de mezclar diferentes tipos de sonidos: blues, soul, boleros, rancheras, rumbas, música popular sudamericana… En El poder de Machín, que cumple ahora 20 años, muestra su lado más latino y bohemio acompañada por artistas como Manu Chao o Víctor Coyote. Y, aunque 20 años no son nada, sí son el mejor motivo para mirar el pasado sin nostalgia… Con alegría!

EL Canijo de Jerez Foto Abel Gimeno 940

ASÍ TE CONTAMOS EL VIÑA ROCK 2016

MIÉRCOLES – JUEVES

¡Ya estamos aquí! ¡Ya estamos en Viña Rock! 21 años después el festival que “ha visto como nos salían los dientes” como decía Rosendo en la pasada edición y nosotros le hemos visto crecer desde sus inicios más humildes hasta dar forma a una ciudad que gira en torno a la música en directo, que es en lo que se ha convertido este festival.

Cuesta un poco ver el recambio generacional en este cartel como en otros, donde hay bandas que son fijas, otras que entran y salen, y un último grupo que tiene aquí la oportunidad de darse a conocer ante el gran público. Todas ellas han sido tenidas en cuenta a la hora de elaborar el planning habitual que siempre se hace cuando conocimos los horarios, dos semanas antes de redactar estas líneas.

Pero entrando ya en lo que nos ocupa, una vez más hemos sido precavidos y llegamos al camping a inicios de semana, intentando hacernos con el inexistente “sitio ideal”: sombra mañanera, baños cerca (pero no cerca su olor), cercanía al recinto y así un largo etcétera que al poco de llegar se convirtió en un ¡Qué más da! ¡Esto es el Viña joder!, y así hicimos base para aclimatarnos antes de tener un primer contacto con el festival la noche del miércoles con la ya habitual y demandada Fiesta de Bienvenida, que volvía a situarnos frente al escenario, que este año mejoraba la apuesta del autobús, poco antes de las 21:00 horas, cuando algunas gotas nos daban la primera amenaza y los herencianos Yeska salían a dar el pistoletazo de salida y presentar su nuevo “Versos Zurdos”. Rock castellano-manchego para abrir su set con  “Pintadas”, “A saco” y “A por ellos”, dos cortes de su debut discográfico cuyo título era toda una declaración de intenciones. Gran directo que nos introdujo al 100% en Viña Rock  con otro de sus grandes: “Acompañante”. No faltaron “Versos Zurdos”, “Montescos y capuletos” o el buen “Cabaret de damas libres”, dejando claro que Yeska, con más de una década de trayectoria, son buena opción para ese relevo generacional que llegará a la escena estatal y a carteles de festivales como este. Muy cómodos sobre las tablas y disfrutando de su música estaban estos cuatro que nos guardaban un último regalo: invitándonos “a ser felices” recibían a Laura Abengoza para despedirse con “Los chicos del barrio”.

Con el buen sabor de boca de los primeros, llegó el turno de El Niño de la Hipoteca, quien solo necesitó de su guitarra para ganarse a un público cada vez más numeroso. Bromeaba con la idea de “un concierto acústico a esas horas y en ese escenario” y también lo hacía presentando su directo como un conjunto de “canciones moñas para enamorarse en el Viña Rock”. Pero, con apenas un par de colaboraciones muy bien elegidas, uso su tiempo para entregarse con “La más bella”, “Alquitrán y carmín” o “El perro Fredy”. Nos recomendó conciertos de sus amigos en el festival como son El Kanka Sharif antes de cerrar sin olvidarse de “El alma de cartón” o “Adan y Eva”.

Con la media noche la temperatura subió por todo lo alto, pues Muyayo Rif, quien el año pasado estuvo en esa Fiesta 20 Aniversario del Viña Rock volvía ahora para darnos la bienvenida con un directo muy animado. No paramos de bailar, sobre todo en ese coverde “Txus” (La Polla Records), haciéndonos sentir que eran demasiado breves estos 70 minutos con los que contaba, pero así es cada festival. Y con este subidón no tardó en salir El Tío la Careta. Presentaban su nuevo “Psicotropic”, pero también repasaron el resto de su trayectoria con “Dejate llevar” y “Pan, trabajo y techo”. Y de valencianos a valencianos, con Atupa pasábamos las cuatro de la mañana bailando con esta formación más electrónica que ha conseguido crear un estilo personal y ecléctico con el que no paran de aumentar sus seguidores. Contentos con este inicio y con la idea de que queda mucho Viña Rock por delante, descansábamos unas horas entre el buen rollo de este camping.

Tras una Fiesta de Bienvenida muy bien aprovechada, amanecía el jueves y pronto estábamos en pie: cerveza y calimotxo para acompañar una clásica conversación que surge de un aleatorio “¿Y tú a quien quieres ver hoy?” y así pasa la mañana mientras seguimos conociendo a los vecinos que nos rodean en este Viña RockPronto nos dirigiremos hasta el recinto, con la pulsera en nuestro poder desde el día anterior y al 100% de ganas de vivir otro Viña (y ya van dieci… perdí la cuenta!).

Las primeras bandas salen cargadas de ilusión y con la puntualidad típica de este evento. Son formaciones castellano-manchegas como The Zaraballos The Buyakers, quienes usan su escasa media hora para dejar constancia de su paso por estas tablas, mientras arranca también la Batalla de gallos de Red Bull programada para este jueves. Pronto también llega la primera cita con los más rockerosde este festival, ya que los sevillanos Gritando en Silencio nos ponían junto al Escenario Giro antes de las 17:30 horas, quedando por delante casi doce horas de conciertos, así que buscamos también la sombra mientras este cuarteto, liderados por Marcos Molina (voz y guitarra) con el habitual pañuelo en la cabeza hacían sonar “Estaré en el bar”, “Actitud” o “Entre tus piernas”. Aprovechando para presentar “La edad de mierda”(2015), del que también sonaría “A las armas” o “Rock’n’Roll de Barrabas”, no dejaron fuera otros como su buen “Vértigo”.

Arkano (Batalla de Gallos ) / Foto: Viña Rock

Esto ya no hay quien lo pare, y a continuación teníamos una triple coincidencia: la primera vez de Cero a la Izquierda en este festival, el retorno de Fuckop Family o unos Dakidarria que es muy difícil ver por esta zona de nuestro país. Compartiendo el tiempo entre estos dos últimos, los gallegos tuvieron que luchar contra varios problemas de sonido, saliendo después de veinte minutos de espera para ganarse al público con “A mocidade activa”, “Linguas libres” o el “Zambra” al que intercalan un popurrí con “Txus”, “Mierda de ciudad” o “Monkey Man”, una bomba entre este público que no paraba de aumentar. Dijeron adiós tras “Mil berros”, sorprendiendo a más de uno que los disfrutaba por primera vez.

Vamos con muchas ganas y ahora no hay dudas: esto es Viña Rock y llegan los Kaótiko. Siendo esta una de las primeras fechas que se conoció para escuchar en directo el reciente “Sindicato del Crimen”(2016), los de Álava se lanzaban al Escenario Giro con clásicos “Adrenalina”, “Oh! Caroline”, “Preso 2023″ y “Chiuahua”, pero después hubo tiempo para su “Código Rock”, dejando para el final “Barrio de Latón” o “Juerga”

Dakidarria / Foto: Jota Martínez Fotografía

Muy buenas sensaciones las que nos acaba de dejar este quinteto que esperamos seguir disfrutando muchos años más. Ahora, y mientras arranca el pase de Chico Trujillo por el Escenario Negrita (uno de los no muy numerosos nombres internacionales que hay en esta edición, como en las anteriores. Viña Rock no es un festival internacional, y así siguen año a año). Pero en esta ocasión dejaremos de lado la cumbia chilena porque en el Escenario The Cavern está a punto de salir Vadebo. Aunque por ahora, a alguno no le suene, son exponente de la nueva generación de este país – los Maldito ya se han dado cuenta y acaban de publicar “Actitud”con Maldito Records“Trona”, “Viure”, “Les hores” y su “Y qué Farás?” Ocupaban parte de la primera mitad del setdespidiéndose al ritmo de “Ningú con tu” o “Vadebo”. Esta banda lleva apenas dos años y medio sobre las tablas, pero tienen directo que convenció a todos los asistentes a este Viña Rock 2016.

Hace ya más de una década que La Fuga probaba este festival y ahora, superada la innecesaria cuestión de con/sin Rulo, tienen un horario muy cómodo. Más de uno firmaría las 21:30 horas. en el Escenario Giro (nuevo nombre del central de los tres que más años llevan igual colocados), y desde Reinosa (Cantabria)hacían sonar sus cuerdas con “En vela”. El público llevaba tiempo esperando y continuaron “Majareta” o “Pedazo de Morón”. Cantaba el Viña Rock con esta banda que también nos mostró “Baja por diversión”, “Heroína y “Por verte sonreír”, pero cuando parecían haberse despedido, tenían dos más preparados, siendo estos “No solo respirar” y “Buscando una Luna”.

Llegamos a la media noche sin un segundo de pausa, hay que disfrutar del festival y más ahora que dos grandes de esta jornada se reparten protagonismo: Berri Tarrak Fyahbwoy. ¿Que por quién me decanto? Esas preguntas no pueden hacerse cuando el trío navarro coge sus instrumentos. Y es que clásicos como “Oreka”, “Ikasten”, “Jaio.Musika.Hill” y “Payola” mostraron la calidad de esta banda. Entre otras también hubo tiempo para “Bueltazen”, “Maravillas” o el nuevo “Lemak, Aingurak”, consiguiendo que volasen sus noventa minutos de escenario.

Berri Txarrak / Foto: Nerea Coll

Ya iría toda la madrugada sin pausa, porque tras los tres anteriores seguirían TrashtucadaBoikot  y Vendetta. Los primeros llegaron desde Cádiz para la presentación de su single y traer una dosis de fiesta al inicio del Viña Rock 2016tocaron “Volante, culo y carretera”, “Mi destin”, “Penelope” o el nuevo “En la calle”. Buenas sensaciones con estas canciones y con “Racka, Plaka”, “Me gusta” o el tan esperado “De festi? Vale”, himno de este tipo de festivales que ya todos saben y conocen.

Boikot volvió a aparecer una vez más para ganarse al público aprovechando su “Naita na”, “Ines” o “Bubamara”, y unos “Bajo el suelo”, “Skalavnikov”, “Gasolina, vidrio y mecha” antes del esperado “Tequila”, que siempre disfrutamos puño en alto. Pero antes de decirnos adiós llegaron “Amaneció”, Korsakov” o su cover del “Kualquier Dia”, que ya es de esta banda. Sintiendo no pasar a cantar con los KOPVendetta es un de las últimas formaciones que disfrutamos en esta larga noche de jueves, cerrando así un Escenario Negrita donde fueron todo un torbellino,  y solo había que ver el setlistque traían: “La parranda”, “Egunero” y “Botella de ron”, entre otras mucho más animadas como “Abriendo camino” y quedando para la despedida un mini-cover de “El Padrino”, que supuso el cierre de este escenario.

Comienzan a intentar salir los primeros rayos de sol del viernes que tenemos por delante cuando acabo de redactar estas líneas y me dispongo a coger fuerzas para la jornada que se viene hoy. Porque queda mucho Viña Rock, y seguimos con muchas ganas de disfrutar de la música en directo.

VIERNES

Amanece la mañana del viernes en el camping del Viña Rock 2016 con la amenaza de la lluvia muy presente, y es que si el jueves nos habíamos salvado de mojarnos, no sería así para este intenso día de conciertos. Pero no importa, ya habíamos dicho que ¡Esto es el Viña! y aprovechamos para pasar pronto al recinto y poder disfrutar del Viña Grow y todas esas actividades que nos reciben a la entrada del festival.

Tenemos un primer contacto con la música en directo de la mano de Funkiwi’s, banda valenciana que debuta en este Viña Rock y donde han aprovechado para mostrarnos lo mejor de su más reciente “Nadie al volante”(2015), con un derroche de funk y groove que no decepciona a nadie. “Ladrón” es una de las elegidas para sus escasos 25 minutos muy bien aprovechados. Pero de este Escenario The Cavern bajamos a escuchar los conciertos de Los Zigarros Disidencia, ya que junto con los anteriormente nombrados coincidían en hora y cada uno tenía motivos suficientes para dedicarles unos minutos. Los Zigarros arrasaron la escena estatal en 2015 y aquí llegaban con su nuevo “A todo que sí”(2016) recién salido del horno. Eligieron “No obstante,  lo cual”, “Voy a bailar encima de ti” o “Resaca” para dejar claro que lo suyo es actitud 100% Rock’n’Roll. Por su parte, Disidencia es uno de esos clásicos que siempre ha sonado entre el punk rock estatal y que aquí volvíamos a disfrutar, con clásicos como “Terrorismo empresarial”, su adaptado “Caminante” o “Indiferencia”, con los que daría el pistoletazo de salida este Escenario Control.

Ya estaba la maquinaria del Viña encendida y las ganas de disfrutar de este viernes tan completo seguían por todo lo alto, aunque las primeras gotas habían intentado quitarnos las ganas, algo que no conseguirían. Llegadas las 17:30 horas era obligatorio estar frente al Escenario Giro, pues Envidia Kotxina está diciéndonos adiós desde el pasado mes de marzo y ahora era el momento de despedirse de los viñarockeros. “Laraba”, “Daños colaterales”, “Día tras día” y “Mala patada” pasaban mientras njo paraba de aumentar el público que, como el que aquí escribe, ha tenido a Envidia Kotxina como un clásico que nos ha acompañado durante más de dos décadas.

Seguían los clásicos cantados puño en alto, pasando “Con y contra quien” y “Mis pesadillas” para llamar a escena a el quinto kotxino: Bruno Peinado, con quien sonaría “Polka miseria”. Recordando que están de despedida y agradeciendo a través de David Txafas (bajo) la entrega durante todo este tiempo, no quedarían fuera  “Acaba ya”, “Alimañas”, “El país de Alicia” o “Deskiziao”, dejando para el tramo final un “Historias en blanco y negro” que avisaron que quemarían una vez aparezca el último desaparecido y “Lady Di, Lady Ño”. Un adiós que dejó sobradamente contentos a sus más fieles seguidores.

Seguía la tarde y seguían las difíciles elecciones en este amplio horario. Si con los de antes habían tenido que quedarse a un lado Auxili, ahora eran Aspencat los que debíamos dejar para la siguiente ocasión. Pero es que sobre el Escenario Controlse estaba preparando una gran banda, y no eran otros que los asturianos Desakato. Venían a explicarnos su “Teoría del Fuego”que vio la luz hace unas semanas y ya apunta maneras para convertirse en uno de los discos más importantes de este 2016, saltando a escena con el nuevo “Columnas de humo”, notando lo rápido que ha calado este nuevo LP entre sus seguidores. También estuvo muy presente su anterior entrega con “Héroes” o “La ira de los hambrientos”, este último una bomba incendiaria que explotó de lo lindo. Ahora llovía mucho, pero eso no importaba a nadie de los que allí estuvimos, pues seguimos con “Cuando salga el Sol”, “La tormenta” o “L’spantayu” mientras Pepo volaba sobre el público o un “Cada vez” que muchos de los presentes registraron o enviaron con sus móviles. Gran directo de estos Desakato que tienen sobrados motivos para ganarse un hueco en la zona más alta de cualquier festival de referencia en este país.

Desakato / Foto @bikusestudio

Con el buen sabor de boca que nos habían dejado estos y cuando nos quedaban diez horas de jornada por delante, los Porretas llegaban directamente desde Hortaleza y arrancaban con “Jodido futuro” y “La CIA”, siguiendo un “Y aún arde Madrid” sin olvidar a ese Rober al que dedican cada uno de sus conciertos.  Un gesto que es todo un ejemplo estos Porretas. No faltaron “La del fútbol” o “Marihuana” entre sus numerosos clásicos, viendo esa mezcla de generaciones que van de los más jóvenes en primera fila a los que llevan media vida escuchándolos y ahora los ven desde un lugar más relajado, pero con las mismas ganas que aquella primera vez, algo que se observa también en otras bandas como Boikot la noche anterior o Reincidentes unas horas después en este mismo escenario.

Qué bien iba esta lluviosa tarde en la que nadie podía dejar de bailar el “Camino de Fuego”(2014) de los granadinos Eskorzo. La banda de Toni Moreno arrancaba en el Escenario Negrita con el tema que da nombre a este nuevo disco que tan bien ha funcionado y repasaron una vez más sobre las tablas. “Mala conciencia”, “Pinta la pared”, “Suave” y “Amenaza fantasma” estuvieron entre las siguientes. Y si alguno no los conocía antes, su final con “El que tenga el amor” y Toni Moreno (voz) y Jimy García (trompeta) entre el público fue brutal. Un directo que esperemos no falte en el próximo Viña Rock.

Eskorzo / Foto @abelgimeno

Fernando Madina es otra de esas voces que ha puesto banda sonora a este festival año a año, y es que los Reincidentes llegaban una vez más a Villarrobledopara hacer lo que mejor se les da. “Jartos d’aguantar”, “Cucaracha blanca” y “La ciudad de los sueños” son las que necesitaron para ganarse al público que se abrigaba para esta larga noche que teníamos por delante. Fueron clásicos como “Aprendiendo a luchar”, “Ay Dolores, “Nazis nunca más” o “La Republicana” algunas de las elegidas para un setlistcompleto que dejo una buena actuación.

Y cuando los relojes marcaron las 22:45 horas el Viña Rock se paraba para recibir a La Gran Pegatina. “Miranda”, “Revulsiu”, “Olivia”, y “Qué bonito es el amor” estaban entre las primeras de sus dos horas de directo. Todo mirado al detalle para explotar sobre el escenario con un espectáculo de altura en el que han conseguido, sobradamente,  esa vuelta de tuerca a La Pegatina que nos habían prometido. Sonaron “Non e fachile”, “Una mirada” y “Lloverá y yo veré”, destacando varios coverscomo ese “Gas, gas” de Goran Bregovic o “Todos los días sale el Sol” de esos Bongo Botrako que hace poco nos dijeron adióspero antes grababan su directo en Viña Rock 2015.

La Gran Pegatina / Foto: Jota Martinez Fotografia

Tras este plato fuerte muy recomendable y con el que, seguro, nos volveremos a cruzar llegó la media noche con los italianos Talco. “L’odore de la morte”, “St. Pauli”, “La mano de Dios” o “La tarantella del último bandito” y todos a bailar con estos exponentes del ska punkitaliano. Siguieron repasando clásicos como “La danza dell’autunno rosa” o presentando su nuevo “Silent Town”(2015) hasta acabar con “La torre”. Y sin pausa salía a escena La Pulqueria y sus “Cualquier día”, “Pancho Tequila”, “Cabeza hueca” o “El gran chingón” nos ponían a bailar mientras el tiempo daba un ligero respiro antes de seguir saltando con “El día de los muertos” y “Gitano”, dos de sus cortes más conocidos que fueron los puntos culminantes de esta actuación.

Tras ellos eran Def Con Dos los que cerrarían el Escenario Giro Train to Roots en Viña Grow, volviendo una vez más a ese Negrita para una última dosis de ska punk con The Locos. El proyecto paralelo de Pipi (ska-p) se consolida con músicos de otras bandas y usaron este Viña Rock para presentar su reciente EP: “Todos distintos, todos iguales”del que destacó “La realidad”. Pero el repaso a su discografía fue completo, sin importar la fuerte lluvia que en estos momentos caía sobre el recinto, y bailando una vez más con “Prepotencia mundial”, su versión de “Don’t Worry” y “Malo Juanito”, además de otros como “Buscando líos” o “Contrato limosna”, con los que se nos hicieron excesivamente breves su escasa hora de actuación.

Y antes de volver al camping hubo tiempo de pasar por el Escenario Viña Clowpara cantar algunos clásicos de Extremoduro con Pedrá. Cerrábamos de esta manera una jornada central llena de buenas actuaciones y ya teníamos ganas de que amanezca este sábado en el que, además de incorporarse de última hora un Canijo de Jerez que sustituye a Chambao, o el esperado concierto de La Raíz, nos han prometido que el sol volverá a brillar. Mientras tanto, recargados fuerzas y que siga el Viña Rock.

SÁBADO

Llegó el sábado a Viña Rock y con este la jornada de cierre de una nueva edición del festival. Con tres días llenos de música en directo a nuestras espaldas, amanecía con la vuelta de un sol que ya no nos abandonaría y con la energía suficiente para disfrutar de todo lo que nos quedaba por delante.

Recordando aún los grandes directos de Berri Txarrak La Gran Pegatina, o la fiesta sobre las tablas de otros como Trashtucada Vendetta, ya estábamos en el recinto cuando se abrían las puertas y nos dirigíamos directamente al Escenario Negritadonde los valencianos ZOO nos esperaban a las 16:30 horas con un gran ambiente,  más aun teniendo en cuenta la hora, el día – y los que llevamos de camino – y la fuerza del sol, salían para hacer sonar algunos de sus mejores cortes como “Vull” o “Imperfeccions”, esta con la colaboración de Toni Mejias (Los Chikos del Maíz). También pasó por allí Roy Mercurio (Dremen), muy animado y aumentando más aún el buen ambiente de esta tarde de sábado. Fue en “Esbarzers” cuando más conectaron con el público, al que agradecieron enormemente su nuevo paso por este festival y poco después se despedían no sin antes dejarnos su “Estiu”.

Público en ZOO / Foto: Abel Gimeno

Un día más, la maquinaria estaba en marcha y el Viña Rock caminaba a buen ritmo. Llegaban Los de Marras, un grupo que tiene un público muy fiel y como el año pasado, repetían horario en el cartel pero eso poco parecía importar ya que allí estábamos para luchar contra el calor y cantar “Malabares”, “¿De qué se ríe?” o el animado “Hierbagüena”. Y así seguían presentando su más reciente “Surrealismo”(2014) con “Medolías” y “Ruido” o el resto de su discografía: “Escápate”, “Compadre” y un “Sexo en las calles” dedicada esta vez “a los chavales pillados en el metro de Barna”. Decían adiós con su “Hoy” y quedaban más que agradecidos con los que hasta allí se acercaron.

Público en Los de Marras / Foto: Viña Rock

Tras la caída del cartel de Kutxi Romero había entrado en este El Kanka, quien estuvo muy contento de estar en este escenario durante toda la actuación. “Llámame fino”, “Pudo pasar”, “Lo mal que estoy y lo poco que me quejo” y “Me alegra la vista” estuvieron entre las primeras, creciendo la fiesta y aprovechando bien su paso por este Viña Rock con “Canela en rama” y “Ante la duda”. Qué buen rato nos había hecho pasar y qué agradecido estaba de esta oportunidad que le había surgido. Y así llegaba el turno de unos clásicos de este cartel: El Último ke Zierre venía a presentar el nuevo “Cuchillas” (2016) y lo hacían en un Escenario Giro que pocas veces vio disminuir y el público. Sin intros ni complejidades salieron e hicieron algún gesto de saludo a algunas caras conocidas de primera fila y poco después ya sonaban “A cara de perro”, “Vuelta al infierno”, “¿A dónde vas?” y “Veneno” siendo esta una buena dosis de sus clásicos. No faltaron “Tú me vicias”, “Soldadito español” o “Tus bragas”, haciendo de este un setlist que convenció a todos y con el que pudimos ver el buen estado de forma con el que sigue contando la banda.

El Ultimo Ke Zierre / Foto: Jota Martinez Fotografía

Un nuevo cambio, este de ultimísima hora, era la actuación de El Canijo de Jerez, quien sustituía a Chambao. Nos confesaba haber traído un buen puñado de “temas garrapateros” y comenzaba a sonar con el clásico “A la luz de Lorenzo” de sus Delinquentes. “Brújula perdida” y “Gladiadores emplumados” eran lanzadas antes de dedicar “Pirata del estrecho” “a su compadre Juani de Trashtucada”.  Y seguía el especial “El aire de la calle” a un compadre Miguel de Los Delinquentes que siempre está presente en sus actuaciones. Para el tramo final quedaron “La primavera trompetera”, ese “So Payaso” de Extremoduro que ya le hemos escuchado más veces o “El abuelo Frederick”, despidiéndose después con su salto al público y una vuelta al escenario tras un paseo sobre estos.

El Canijo de Jerez / Foto: Abel Gimeno

Ya caía la noche sobre el Viña Rock y algo grande se cocía en el Escenario Giro, donde el oso panda de los Lendakaris Muertos nos recibía. Asier y los suyos, con un Joxemi (Ska-P) a la guitarra muy bien adaptado a la formación, salían para revolucionar todo. “Cómeme la franja de Gaza”, “Drogopropulsado” o “Modo Dios” y “Modo Diosa” fueron algunas de los muy numerosos cortes que aquí hicieron sonar. Una vez más punk rock con ese toque de humor que les caracteriza y un directo que pasó demasiado rápido pero que bien disfrutamos.

Ahora era el turno del retorno de los granadinos Hora Zulu en el Escenario Controlo unos Mártires del Compás que pasaron muy desapercibidos entre los anteriores y La Raíz, para los que más de uno guardó su hueco en primera fila durante hora y media. Un recinto a rebosar estallaba cuando Pablo comenzaba a cantar “Entre poetas y presos”, corte que da nombre al nuevo disco que aquí presentan y del que también sonó una intro que el público también recitó. “Borracha y callejera”, “La voz del pueblo”, “Nos volveremos a ver” o “Llueve en Semana Santa” seguían y la locura era total, convirtiéndose este por segundo año consecutivo en el concierto más importante del festival.

La Raiz / Fot: Jota Martínez Fotografía

“Elegiré”, “Una radio clandestina” o “El lado de los rebeldes” siguieron antes de una pequeña pausa para volver a las tablas con “Nuestra nación” o “Rueda la corona”, saciando a un público que disfrutó cada segundo de este concierto y ya esperan verlos en lo más alto de este cartel el próximo año.

Antes de cerrar la puertas de esta edición quedaba el concierto de despedida de La Gossa Sorda, quienes aprovecharon bien este último Viña Rock dando un buen repaso a su discografía desde que salían y comentaban sus primeros “Aire” y “Aquina Calitja” hasta que se despedían para dejar paso a los sevillanos Narco, quienes volvieron a cerrar el festival con “Dios te Odia”y sus “Ahí fuera (vive Satanás)”, “Siempre enmarronao”, “Son ellos” o el popular “Vizco” con el que explotó la fiesta de esta banda.

La Gossa Sorda / Foto: Nerea Coll

Y con estos quedaban saciadas nuestras ganas de Viña Rock una vez más, volviendo al camping con la sensación de haber disfrutado de cuatro días muy completos de música en directo y con ganas de volvernos a ver en la XXII edición que ya comienza a caminar. Ahora recogemos tienda, saco y volvemos a casa con un puñado de buenos recuerdos y nuevos amigos que volveremos a ver en el próximo Festival Viña Rock 2017 donde estaremos para contártelo.

Texto: Francisco M. Peco

Portada: El Canijo de Jerez / Foto: Abel Gimeno

VIÑA ROCK 2016: CRÓNICA VIERNES

VIÑA ROCK 2016: CRÓNICA MIÉRCOLES Y JUEVES

LOS IMPERDIBLES DEL VIÑA ROCK 2016

ASÍ TE CONTAMOS EL VIÑA ROCK 2015

ENTREVISTA A BERRI TXARRAK

ENTREVISTA A EL CANIJO DE JÉREZ

ENTREVISTA A MÁRTIRES DEL COMPÁS

vina rock Jota Martinez Fotografia portada

VIÑA ROCK 2016: CRÓNICA MIÉRCOLES Y JUEVES

¡Ya estamos aquí! ¡Ya estamos en Viña Rock! 21 años después el festival que “ha visto como nos salían los dientes” como decía Rosendo en la pasada edición y nosotros le hemos visto crecer desde sus inicios más humildes hasta dar forma a una ciudad que gira en torno a la música en directo, que es en lo que se ha convertido este festival.

Cuesta un poco ver el recambio generacional en este cartel como en otros, donde hay bandas que son fijas, otras que entran y salen, y un último grupo que tiene aquí la oportunidad de darse a conocer ante el gran público. Todas ellas han sido tenidas en cuenta a la hora de elaborar el planning habitual que siempre se hace cuando conocimos los horarios, dos semanas antes de redactar estas líneas.

Pero entrando ya en lo que nos ocupa, una vez más hemos sido precavidos y llegamos al camping a inicios de semana, intentando hacernos con el inexistente “sitio ideal”: sombra mañanera, baños cerca (pero no cerca su olor), cercanía al recinto y así un largo etcétera que al poco de llegar se convirtió en un ¡Qué más da! ¡Esto es el Viña joder!, y así hicimos base para aclimatarnos antes de tener un primer contacto con el festival la noche del miércoles con la ya habitual y demandada Fiesta de Bienvenida, que volvía a situarnos frente al escenario, que este año mejoraba la apuesta del autobús, poco antes de las 21:00 horas, cuando algunas gotas nos daban la primera amenaza y los herencianos Yeska salían a dar el pistoletazo de salida y presentar su nuevo “Versos Zurdos”. Rock castellano-manchego para abrir su set con  “Pintadas”, “A saco” y “A por ellos”, dos cortes de su debut discográfico cuyo título era toda una declaración de intenciones. Gran directo que nos introdujo al 100% en Viña Rock  con otro de sus grandes: “Acompañante”. No faltaron “Versos Zurdos”, “Montescos y capuletos” o el buen “Cabaret de damas libres”, dejando claro que Yeska, con más de una década de trayectoria, son buena opción para ese relevo generacional que llegará a la escena estatal y a carteles de festivales como este. Muy cómodos sobre las tablas y disfrutando de su música estaban estos cuatro que nos guardaban un último regalo: invitándonos “a ser felices” recibían a Laura Abengoza para despedirse con “Los chicos del barrio”.

Con el buen sabor de boca de los primeros, llegó el turno de El Niño de la Hipoteca, quien solo necesitó de su guitarra para ganarse a un público cada vez más numeroso. Bromeaba con la idea de “un concierto acústico a esas horas y en ese escenario” y también lo hacía presentando su directo como un conjunto de “canciones moñas para enamorarse en el Viña Rock”. Pero, con apenas un par de colaboraciones muy bien elegidas, uso su tiempo para entregarse con “La más bella”, “Alquitrán y carmín” o “El perro Fredy”. Nos recomendó conciertos de sus amigos en el festival como son El Kanka o Sharif antes de cerrar sin olvidarse de “El alma de cartón” o “Adan y Eva”.

Con la media noche la temperatura subió por todo lo alto, pues Muyayo Rif, quien el año pasado estuvo en esa Fiesta 20 Aniversario del Viña Rock volvía ahora para darnos la bienvenida con un directo muy animado. No paramos de bailar, sobre todo en ese coverde “Txus” (La Polla Records), haciéndonos sentir que eran demasiado breves estos 70 minutos con los que contaba, pero así es cada festival. Y con este subidón no tardó en salir El Tío la Careta. Presentaban su nuevo “Psicotropic”, pero también repasaron el resto de su trayectoria con “Dejate llevar” y “Pan, trabajo y techo”. Y de valencianos a valencianos, con Atupa pasábamos las cuatro de la mañana bailando con esta formación más electrónica que ha conseguido crear un estilo personal y ecléctico con el que no paran de aumentar sus seguidores. Contentos con este inicio y con la idea de que queda mucho Viña Rock por delante, descansábamos unas horas entre el buen rollo de este camping.

Tras una Fiesta de Bienvenida muy bien aprovechada, amanecía el jueves y pronto estábamos en pie: cerveza y calimotxo para acompañar una clásica conversación que surge de un aleatorio “¿Y tú a quien quieres ver hoy?” y así pasa la mañana mientras seguimos conociendo a los vecinos que nos rodean en este Viña Rock. Pronto nos dirigiremos hasta el recinto, con la pulsera en nuestro poder desde el día anterior y al 100% de ganas de vivir otro Viña (y ya van dieci… perdí la cuenta!).

Las primeras bandas salen cargadas de ilusión y con la puntualidad típica de este evento. Son formaciones castellano-manchegas como The Zaraballos y The Buyakers, quienes usan su escasa media hora para dejar constancia de su paso por estas tablas, mientras arranca también la Batalla de gallos de Red Bull programada para este jueves. Pronto también llega la primera cita con los más rockerosde este festival, ya que los sevillanos Gritando en Silencio nos ponían junto al Escenario Giro antes de las 17:30 horas, quedando por delante casi doce horas de conciertos, así que buscamos también la sombra mientras este cuarteto, liderados por Marcos Molina (voz y guitarra) con el habitual pañuelo en la cabeza hacían sonar “Estaré en el bar”, “Actitud” o “Entre tus piernas”. Aprovechando para presentar “La edad de mierda”(2015), del que también sonaría “A las armas” o “Rock’n’Roll de Barrabas”, no dejaron fuera otros como su buen “Vértigo”.

Arkano (Batalla de Gallos ) / Foto: Viña Rock

Esto ya no hay quien lo pare, y a continuación teníamos una triple coincidencia: la primera vez de Cero a la Izquierda en este festival, el retorno de Fuckop Family o unos Dakidarria que es muy difícil ver por esta zona de nuestro país. Compartiendo el tiempo entre estos dos últimos, los gallegos tuvieron que luchar contra varios problemas de sonido, saliendo después de veinte minutos de espera para ganarse al público con “A mocidade activa”, “Linguas libres” o el “Zambra” al que intercalan un popurrí con “Txus”, “Mierda de ciudad” o “Monkey Man”, una bomba entre este público que no paraba de aumentar. Dijeron adiós tras “Mil berros”, sorprendiendo a más de uno que los disfrutaba por primera vez.

Vamos con muchas ganas y ahora no hay dudas: esto es Viña Rock y llegan los Kaótiko. Siendo esta una de las primeras fechas que se conoció para escuchar en directo el reciente “Sindicato del Crimen”(2016), los de Álava se lanzaban al Escenario Giro con clásicos “Adrenalina”, “Oh! Caroline”, “Preso 2023″ y “Chiuahua”, pero después hubo tiempo para su “Código Rock”, dejando para el final “Barrio de Latón” o “Juerga”

Dakidarria / Foto: Jota Martínez Fotografía

Muy buenas sensaciones las que nos acaba de dejar este quinteto que esperamos seguir disfrutando muchos años más. Ahora, y mientras arranca el pase de Chico Trujillo por el Escenario Negrita (uno de los no muy numerosos nombres internacionales que hay en esta edición, como en las anteriores. Viña Rock no es un festival internacional, y así siguen año a año). Pero en esta ocasión dejaremos de lado la cumbia chilena porque en el Escenario The Cavern está a punto de salir Vadebo. Aunque por ahora, a alguno no le suene, son exponente de la nueva generación de este país – los Maldito ya se han dado cuenta y acaban de publicar “Actitud”con Maldito Records. “Trona”, “Viure”, “Les hores” y su “Y qué Farás?” Ocupaban parte de la primera mitad del set, despidiéndose al ritmo de “Ningú con tu” o “Vadebo”. Esta banda lleva apenas dos años y medio sobre las tablas, pero tienen directo que convenció a todos los asistentes a este Viña Rock 2016.

Hace ya más de una década que La Fuga probaba este festival y ahora, superada la innecesaria cuestión de con/sin Rulo, tienen un horario muy cómodo. Más de uno firmaría las 21:30 horas. en el Escenario Giro (nuevo nombre del central de los tres que más años llevan igual colocados), y desde Reinosa (Cantabria)hacían sonar sus cuerdas con “En vela”. El público llevaba tiempo esperando y continuaron “Majareta” o “Pedazo de Morón”. Cantaba el Viña Rock con esta banda que también nos mostró “Baja por diversión”, “Heroína y “Por verte sonreír”, pero cuando parecían haberse despedido, tenían dos más preparados, siendo estos “No solo respirar” y “Buscando una Luna”.

Llegamos a la media noche sin un segundo de pausa, hay que disfrutar del festival y más ahora que dos grandes de esta jornada se reparten protagonismo: Berri Tarrak y Fyahbwoy. ¿Que por quién me decanto? Esas preguntas no pueden hacerse cuando el trío navarro coge sus instrumentos. Y es que clásicos como “Oreka”, “Ikasten”, “Jaio.Musika.Hill” y “Payola” mostraron la calidad de esta banda. Entre otras también hubo tiempo para “Bueltazen”, “Maravillas” o el nuevo “Lemak, Aingurak”, consiguiendo que volasen sus noventa minutos de escenario.

Berri Txarrak / Foto: Nerea Coll

Ya iría toda la madrugada sin pausa, porque tras los tres anteriores seguirían Trashtucada, Boikot  y Vendetta. Los primeros llegaron desde Cádiz para la presentación de su single y traer una dosis de fiesta al inicio del Viña Rock 2016, tocaron “Volante, culo y carretera”, “Mi destin”, “Penelope” o el nuevo “En la calle”. Buenas sensaciones con estas canciones y con “Racka, Plaka”, “Me gusta” o el tan esperado “De festi? Vale”, himno de este tipo de festivales que ya todos saben y conocen.

Boikot volvió a aparecer una vez más para ganarse al público aprovechando su “Naita na”, “Ines” o “Bubamara”, y unos “Bajo el suelo”, “Skalavnikov”, “Gasolina, vidrio y mecha” antes del esperado “Tequila”, que siempre disfrutamos puño en alto. Pero antes de decirnos adiós llegaron “Amaneció”, Korsakov” o su cover del “Kualquier Dia”, que ya es de esta banda. Sintiendo no pasar a cantar con los KOP, Vendetta es un de las últimas formaciones que disfrutamos en esta larga noche de jueves, cerrando así un Escenario Negrita donde fueron todo un torbellino,  y solo había que ver el setlistque traían: “La parranda”, “Egunero” y “Botella de ron”, entre otras mucho más animadas como “Abriendo camino” y quedando para la despedida un mini-cover de “El Padrino”, que supuso el cierre de este escenario.

Comienzan a intentar salir los primeros rayos de sol del viernes que tenemos por delante cuando acabo de redactar estas líneas y me dispongo a coger fuerzas para la jornada que se viene hoy. Porque queda mucho Viña Rock, y seguimos con muchas ganas de disfrutar de la música en directo.

Texto: Francisco M. Peco

Foto de portada: Viña Rock

LOS IMPERDIBLES DEL VIÑA ROCK 2016

ASÍ TE CONTAMOS EL VIÑA ROCK 2015

ENTREVISTA A BERRI TXARRAK

vr_cartel (1)

VIÑA ROCK 2016 ANUNCIA LA SEGUNDA TANDA DE CONFIRMACIONES

Viña Rock anuncia una nueva tanda de confirmaciones para su XXI edición. Desde el 28 al 30 de abril de 2016 más de 100 artistas pasarán por los escenarios del festival de Villarrobledo.

A las bandas del cartel se unen más de 30 nuevos artistas como La Fuga, Lendakaris Muertos, Chambao, Tierra Santa, Def Con Dos, Barón Rojo, Marina – Ojos de Brujo, El Reno Renardo, La Pulquería, O’Funk’illo, Trashtucada, Saurom, Disidencia, Dikers, Dakidarría, Fuckop Family, Konsumo Respeto, Gatibu, Cero a la Izquierda y Vadebo.

Tote King + Shotta & DJ Nexxa, ZPU, Rayden + Mediyama + Mesh, Arianna Puello, Dremen y Juancho Marqués + Elhombreviento & George Kaplan se subirán al escenario de Hip Hop y Morodo & Okoumé Lions, Alberto Gambino & Glaç, Shabu, Glaucoma y Mediterranean Roots lo harán en el de reggae.

Toda la información del Viña Rock en: http://bythefest.com/festivales/vina-rock/

ASÍ TE CONTAMOS EL VIÑA ROCK 2015

ENTREVISTA A BERRI TXARRAK