Entradas

xxxx

CRÓNICA DEL DELESTE FESTIVAL 2016

Texto: David Blutaski

VIERNES

Inserten ustedes mismos aquí cualquier aforismo relativo a que las opiniones extremas suelen tender a la imprecisión, cuando no a la falsedad, que el tono gris domina el mundo, etc. etc. y me habrán ayudado a hacer una entradilla bastante adecuada para la crónica del Deleste Festival que este fin de semana se ha celebrado en Valencia. Bueno, este fin de semana se ha celebrado el grueso del festival, porque a última hora la organización se sacó de la manga una fiesta de presentación escindiendo del cartel a tres bandas que en principio pensábamos que veríamos en la programación de estos días – Novedades Carminha, The Saltitos y Gran Quivira-. Algunas de las personas con las que pude conversar, me expresaron su malestar por no haber podido ver a Novedades Carminha ya que, desde que se anunciaron las fechas del festival, habían marcado el 4 y el 5 de noviembre en rojo y veían injusto que se sacase del cartel a una de las bandas interesantes, cuando normalmente para las fiestas de presentación lo que se hace es sumar bandas, no restar al resto del evento.

En todo caso, el primer concierto de este Deleste corrió a cargo Holy Paul, banda local que esta temporada se ha colado en muchos de los festivales de la Comunidad Valenciana gracias a Sona la Dipu, y que actuaban en el festival en virtud de actuales ganadores del concurso de bandas de Vinilo Valencia. Holy Paul son un trío de rock brioso, muy acorde al nuevo indie rock anglosajón de comienzos de milenio, pero el público era escaso y abrumaba la cantidad de fotógrafos y personas grabando vídeo comparado con el número de espectadores.

Uno de los alicientes de la jornada era ver en el Auditorio a Gener presentar su magnífico nuevo trabajo “Oh! Germanes”, sin lugar a dudas uno de los mejores discos surgidos de la escena valenciana de este año. La banda parece haber conseguido un encaje perfecto, un sonido en que los músicos se complementan pero que en ningún momento se pisan, alcanzando una musicalidad arrebatadora. Rock, pinceladas funky y una suave lisergia que sirve de excipiente para un más que efectivo medicamento. Lo mismo pasa con las voces, es raro el tema en el que no se escuchen coros de al menos tres voces, algo complejo si no se tiene seguridad y tablas. Pese a que el sonido no fue todo lo cristalino que cabría esperar del Auditorio de La Rambleta, el suyo fue uno de los mejores conciertos de la jornada. Lástima que tuvieran que saltar abruptamente a su versión en valenciano de “Girls just wanna have fun” de Cyndi Lauper para cerrar su set, dejándose fuera algún tema para cumplir su horario a rajatabla – fue extraño que no pudieran dejarles tocar cinco minutos más aunque se solaparan con el concierto de la otra sala, cuando el anterior concierto había empezado media hora tarde –.

Gener / Foto: VikPamNox

La multicultural californiana afincada en Barcelona Maïa Vidal ha visitado Valencia en dos ocasiones recientes – She’s The Fest de 2015 y este veranos en el Palo Alto Market -, ambas con los temas de su último trabajo “You’re the Waves”. En formato dúo mostraron unas canciones de suave indie pop electrónico que sin llegar a incitar al baile, sí que hubieran sido más adecuadas como antesala a Delorean. Una cosa es el los carteles sean eclécticos y otra cosa es que el discurrir de los diferentes estilos vaya a salto de mata.

El papel de cabeza de cartel de la jornada correspondía claramente a Xoel López, ofreciendo un “concierto especial en acústico” en el Auditorio, algo que sin embargo nos hace cuanto menos plantearnos diferentes preguntas: ¿No sería más atractivo escuchar las canciones de su último disco “Paramales” con banda y recreando la completa musicalidad de este trabajo? ¿Es realmente justo considerar como cabeza de cartel de la jornada de un festival un acústico de Xoel López? Nosotros, aunque encantados por la sobrada capacidad del gallego en este formato –algo que ya vimos a media tarde en el Sonorama de 2015- creemos que por muchas tablas, buenas canciones y el solvente espectáculo que ofreció ante nosotros, se trató de una exhibición en un formato menor. Durante una hora, Xoel repasó lo mejor de sus dos discos en solitario, incluida una versión de “De vino y espejos” del último disco de Deluxe, consumando la traslación de su música a parajes latinoamericanos. Usando como herramientas una guitarra, un platillo y un bombo de pie, una armónica, haciéndose sus propios coros e hilvanando las canciones a través de comentarios, Xoel López cumplió las expectativas de sus numerosos fans, aunque pasada la media hora también hubo quien abandonó su asiento mientras le asaltaba un  bostezo.

Xoel López / Foto: VikPamNox

Le tocaba el turno a Geografies, otra de las bandas locales de esta edición y que fundamentan su proyecto en interpretar indie rock en valenciano con un evidente componente emocional. Tras este grupo, que reúne a músicos conocidos por haber pertenecido a otras bandas de la escena, subió al tablao el cuarteto danés Magnolia Shoals, practicantes de un alt-rock que ahora está  bastante de moda y que tiene como máximo exponente a The National, aunque también es más que evidente su conexión con los U2 previos a “The Joshua Tree”. Oscuros, elegantes y melancólicos acaban de pasar por el Monkey Week y van a aprovechan estos días para presentar su debut “Tenant” también en Madrid y Barcelona. Tienen alguna canción destacable, como  “BLVD”, pero no lograron enganchar a una audiencia que en mayor número disfrutaba de la terraza de La Rambleta que de la mayoría de conciertos de la jornada.

Tras unas cuantas horas con las pulsaciones al relentí, los también valencianos Aullido Atómico eran los encargados de darnos una descarga revitalizante. Venían de dar mucha guerra la semana anterior en el Funtatic Dracula Carnival y se les veía con ganas, aunque no sonaron todo lo bien que era de esperar. Saltaron, bailaron, se desgañitaron y pusieron toda la carne en el asador, pero un sonido evidentemente plano deslució sus tabernarias canciones.

Aullido Atómico / Foto: VikPamNox

Tras el rock, llegó la electrónica encarnada en Delorean, eterna esperanza blanca desde que aparecieran con su primer trabajo “Silhouettes”. Si bien su nuevo trabajo “Muzik” es notable, es obvio que la proyección de esta banda, que parecía que iba a comerse el mundo nada más nacer, que sigue gozando de un cartel estupendo y es reclamada para poner a bailar a un buen puñado de festivales indies, no ha cumplido las expectativas previstas. Este fue el concierto más concurrido, un buen cierre, la gente tenía ganas de bailar y en la terraza ya hacía fresquito.

Tras los donostiarras, esperábamos que se montara una cabina de DJ para que el inquieto Gerardo Cartón se trasformara en su alter ego pinchadiscos El Chico Biónico, y que igual que el año pasado cerrara la noche con una sesión ecléctica marca de la casa.  Sin embargo, vimos extrañados como Gerardo estuvo lanzando las canciones de su sesión desde un lateral de la mesa de sonido, sonando como ambiente mientras los técnicos retiraban los trastos de Delorean. Algunos preguntaban perplejos si eso era El Chico Biónico o si iba a salir después al escenario.

SÁBADO

Durante las mañanas de los sábados, el protagonismo se cede a los niños con el Deleste Kids. Si el año pasado contó con La Habitación Roja ofreciendo un concierto de versiones de lo mejor del pop de las últimas décadas y con Ramírez, este año, y bajo el auspicio de Sona La Dipu, tenía como protagonistas al espectáculo infantil de Dani Miquel y a otra de las jóvenes bandas de rock en valenciano, Tardor. Esta mañana festiva, en anteriores ediciones de carácter gratuito, ha pasado este año a ser de pago con una entrada de tres euros que se destinarán a fines solidarios.

El regreso de Polar abrió la jornada vespertina en el Auditorio. El cuarteto valenciano fue uno de los máximos representantes del “indie culto” de la ciudad de Valencia de las pasadas décadas, y aunque tampoco fueron nunca una banda multitudinaria, siempre gozaron de un magnífico cartel y un gran respeto por todo el país. Actuaron en grandes eventos, tuvieron críticas destacadas y giraron junto a importantes artistas internacionales, pero hace seis años decidieron dar carpetazo al proyecto. En esta ocasión,  en principio de forma puntual, y acompañados por las proyecciones de Pau Martínez, rescataron un repertorio de temas de inmensa tensión emocional y exquisita factura, combinando aridez con dulzura, sus marcas personales.

Polar / Foto: VikPamNox

El inclasificable Bigott fue el encargado de darle continuidad al evento. Más comedido que de costumbre, reunió al calor de su melancólico pop y su solvente banda a un considerable número de personas, dejando patente que este sábado iba a estar más concurrido. Tan concurrido que algunos de los presentes se quedaron sin poder entrar a ver a Quique González y Los Detectives, a priori el mayor reclamo de este año –es difícil entender que una persona compre la entrada para un festival y se tenga que quedar sin sitio para ver al artista principal-.

Aunque solamente fuera por acumulación de músicos – el escenario parecía la última escena de The Last Waltz -, era difícil que no ofrecieran un buen espectáculo. Más cercano a Ryan Adams que a otros héroes del alt-country más serio, repartió folk rock, country de tendencia comercial, e incluso pinceladas de soul rock en canciones no exentas de cierta pornografía emocional –solamente como constatación, no como algo bueno o malo-. Los que no pudieron entrar al auditorio, al menos tuvieron la oportunidad de ver en el otro escenario a Johnny B Zero, solvente complemento sorpresa de esta jornada.

Quique González / Foto: VikPamNox

Lo extraño de los horarios de este sábado, es que la parte principal de la noche estaba reservada para que actuaran cuatro bandas emergentes de forma consecutiva, magnífico para ellos, pero algo que no deja de ser sorprendente. Los primeros fueron Perlita que, desde el trampolín que supuso su aparición en el Monkey Week de hace dos años, han conseguido colarse en festivales tan importantes como el FIB, Low Festival o Ebrovisión y ofrecer su desenfadado directo repleto de ritmos disco, de funk y de vocoders.

El mayor aliciente del concierto de Los Vinagres, es que era la primera vez que actuaban en Valencia y que estos prácticamente imberbes canarios son una de las apuestas de futuro del nuevo garage nacional – sin apenas material fueron fichados por Sony-. No hacen nada nuevo, pero en este tipo de eventos siempre encajan a la perfección bandas de perfil adrenalínico e incendiario. Nosotros ya les habíamos visto provocar pogos en el pequeño escenario Mondosonoro del Mad Cool Festival, y aunque en el Deleste no se produjo una reacción tan salvaje, sí que dejaron muy buena impresión.

Los Vinagres / Foto: VikPamNox

Resultaba curioso que se hubiera colgado el sold out y que un rato antes en Quique González pareciera que acababa de rugir la Marabunta, porque no se veía reflejado en la cantidad de público en estos últimos conciertos en el escenario Jagërmeister. Una pena para el que se perdiera la salvajada de concierto de El Lobo en Tu Puerta. Estos andaluces, capaces de aullar como Howlin’ Wolf y rapear como los Beastie Boys sobre una base de hardcore atronadora, dieron un recital de actitud y garra y para muchos fueron el descubrimiento de esta edición. Olde Gods fueron los encargados de cerrar el festival – aunque había una Post Party en discoteca La3 con Dan Shake y The Basement Soundsystem – con ritmos bailables de elegante house soul y electro funk.

El Lobo en tu Puerta / Foto: VikPamNox

Este año el Deleste Festival ha tenido un cartel más humilde que en ediciones anteriores, quizá buscando la sostenibilidad de un evento que por aforo tiene el crecimiento prácticamente descartado. Un par de nombres de reclamo, bandas emergentes y el apoyo en la escena local son la realidad que pueden asumir para poder hacer viable el evento. Parece que han logrado consolidarse como proyecto – otro nuevo sold out- y que en Valencia tenemos un festival pequeño en recinto cerrado para tiempo.

El Lobo en tu Puerta  Foto Liberto Peiro 352

NUEVO VIDEOCLIP DE EL LOBO EN TU PUERTA

Ya no hace falta presentarlos, ¿no? Acaban de publicar con Knockturne Records una cassette de versiones y han vuelto a LIARLA en el Monkey Week 2016 con una sala Holiday a punto de reventar.
“Knockturne Sessions vol. 1″ contiene versiones de Son HouseWhite StripesZZ TopJhonny Cash… ¿tiene buena pinta, eh? Pues sigue con Beastie BoysDanzig y Tv On The Radio. Y precisamente de estos últimos es el tema cuyo nuevo videoclip lanzamos hoy: “Wolf like me“. La pieza, grabada a finales del pasado verano en la guarida de la banda, ha sido producida por Cráneo Prisma, de Holögrama. 

El Lobo En Tu Puerta vuelven a dos lugares donde dejaron hace unos meses varias caderas desplazadas. Madrid Valencia les esperan este fin de semana en dos eventos estratosféricos:

ROCKALLNIGHTER  (4 NOV · MADRID) Una celebración de la vida y el raaaaquenrrol orquestada por Delia Records en la que participarán este viernes los YakuzasEl Lobo En Tu PuertaLos amados y El Hombre Flipante y Los Replicantes. En Gruta77, dónde si no. Entradas a 8 euros aquí.

DELESTE FESTIVAL (5 NOV · VALENCIA) En La Rambleta las cosas se hacen de forma excelente o no se hacen y el Deleste Festival vuelve a tener un cartel exquisito en el que tienen letras gordas Xoel López o Delorean pero te lo vas a pasar pipa (?) con ELETP, Perlita o Los Vinagres. Ya descansas, si eso, el domingo.

ENTREVISTA A EL LOBO EN TU PUERTA

ASÍ TE CONTAMOS EL DELESTE FESTIVAL 2015

deleste kids dani miquel 699

DELESTE KIDS, DANI MIQUEL Y TARDOR PONDRÁN LA MÚSICA EN UNA MAÑANA CON FINES SOLIDARIOS

Desde que naciera el festival, el Deleste Kids ha sido siempre una de las piezas clave del Deleste. No en vano, suele ser un éxito de público. En esta quinta edición, de nuevo la organización vuelve a apostar por una jornada matutina -la del sábado 5 de noviembre- en la que el público familiar será el protagonista. Dani Miquel y Tardor serán los encargados de poner la música en directo en una cita que esta vez tendrá un fin solidario. Para entrar únicamente habrá que abonar un donativo de 3 €, que irán íntegramente destinados a la Asociación “Síndrome de Microdeleción 5q14.3-MEF2C”, una enfermedad de la que solo se conocen 60 casos en el mundo y dos España. Guillem, un niño valenciano, es uno de los afectados; un caso de superación y vitalidad del que el Deleste no quiere ser ajeno.

En la mañana del sábado se actividades para los más pequeños y  una variada y, diseñada para la ocasión, oferta gastronómica de la mano de Muí, la nueva oferta culinaria de Rambleta. Todo ello girará en torno a la música, el pilar básico del festival, en un intento más de que grandes y pequeños puedan disfrutar juntos de conciertos en directos. La entrada se limitará hasta completar el aforo, como ha ocurrido en años anterores.

Una de las atracciones de la jornada es el cuenta-cuentos musical, Dani Miquel. El ‘cantacançons’ es uno de los referentes actuales de la música infantil valenciana: recupera canciones tradicionales y las adapta con estilos de rock, ska o samba. Dani Miquel será el encargado de abrir el encuentro matinal y volverá a crear un espacio mágico donde la música en directo está aderezada con recursos didácticos y repletos de humor.

A continuación, los valencianos Tardor harán gala de su luminoso y compacto directo. Sin duda una de las formaciones más destacadas de la emergente escena valenciana. La joven formación llega rodada a la cita tras muchos efectivos directos y ha dado un paso adelante con la publicación de su tercer álbum, “L’eufòria”.

Como ya ocurriera en la pasada edición, las chicas de Guateques que yo te pinché dispararán deliciosas canciones de pop y rock atemporal con su habitual desparpajo y simpatía.

Quique González & Los Dectectives, Xoel López, Delorean, Bigott, Polar, Dan Shake, Maïa Vidal, Magnolia Shoals, Dani Miquel, Gener, Olde Gods, Geografies, The Basement Sound System, Tardor, Perlita, El Lobo En Tu Puerta, Los Vinagres, Aullido Atomico, Holy Paul y Los Átomos completan el cartel de la quinta edición del encuentro musical y otoñal de la ciudad de Valencia.

El Deleste alcanza esta quinta edición totalmente asentado como cita cultural de referencia en Valencia y sigue en crecimiento con la inestimable ayuda de sus sponsors. En el Deleste Kids destacan activamente las colaboraciones con Sona La Dipu, Arroz Dacsa y Zummo.

Más info http://www.asociacionmef2c.com/

DELESTE KIDS

Sábado 5 de noviembre

Apertura de puertas: 11:00 horas.

Dani Miquel: 11:30 horas / Tardor: 12:30 horas

xoel lopez 699

XOEL LÓPEZ DESPIDE LA GIRA DE “PARAMALES”

Llega el fin de gira de “Paramales” (Esmerarte, 2015), el segundo disco de Xoel López en solitario y decimotercer trabajo de su carrera, con el que obtubo 2 galardones en la última edición de los Premios de la Música Independiente: mejor álbum de pop y mejor producción musical.

Una obra artesanal, una apuesta firme y rotunda por los nuevos sonidos, que cuenta con 13 canciones diseñadas para distintos estados de ánimo, pero que tienen en común la extraordinaria forma creativa y compositiva del cantautor gallego.

Desgranando vivencias en clave onírica e impresionista, “Paramales” es un disco en el que no faltan momentos divertidos, que la banda convierte en exultantes en directo. Un paisaje tan rico en sonoridades que sobrevuela las tendencias para erigirse en dueño y señor de su momento. Y somos nosotros quienes vivimos, durante un par de horas de escucha o de concierto, en su universo, que podremos compartir en 3 únicos conciertos de fin de gira: A Coruña, Madrid y Barcelona, que tendrán lugar después de su participación en el festival Deleste en Valencia.

deleste16 portada

DELESTE 2016 COMPLETA SU CARTEL

El Deleste destapa todas las cartas sonoras. Xoel López, Novedades Carminha, Polar, Dan Shake, Maïa Vidal, Magnolia Shoals, Dani Miquel, Gener, Olde Gods, Geografies, Gran Quivira, The Basement Sound System, Tardor, The Saltitos y Los Átomos completan el cartel de la quinta edición del encuentro musical y otoñal de la ciudad de Valencia. Espai Rambleta volverá a acoger, los días 4 y 5 de noviembre, un festival cuyos valores diferenciadores son la cercanía, la calidad y lo limitado de su aforo. Las nuevas incorporaciones se unen a una lista de 24 grupos entre los que ya campaban Quique González & Los Dectectives, Delorean, Bigott, Amber Arcades, Perlita, El Lobo en tu Puerta, Los Vinagres, Aullido Atómico y Holy Paul.

Xoel López es uno de los platos fuertes de esta quinta edición. Todo un referente del pop en castellano, el gallego llevará a cabo una actuación especial que pretende ser un viaje por todo su extenso cancionero; una preciosa e irrepetible postal en formato reducido en el auditorio de Espai Rambleta. Sus paisanos de Novedades Carminha también se unen a la fiesta. Los vigueses son la máxima referencia del garage-pop cantado en castellano. Divertidos y arrolladoresla banda gallega más fresca y gamberra del rock independiente que, no en vano, acaba de sorprender a propios y extraños con el lanzamiento de su último vídeo cargado de contenido erótico.

La apuesta internacional de la cita se refuerza con la presencia de los daneses Magnolia Shoals y la norteamericana Maïa Vidal. Los primeros, debutarán sobre los escenarios en España con un emocionante y poderoso directo que recuerda a los mejores The National. Por su parte, Maïa Vidal volverá a engatusar al público valenciano con sus alegres e inclasificables melodías pop. Junto con el ya anunciado nombre de la banda británica Amber Arcades, el Deleste vuelve a poner de manifiesto su inquietud prescriptiva y la intención de sorprender al público yendo más allá de obvio.

En la línea de lo apuntado, el Deleste 2016 volverá a apostar por la electrónica. El londinense Dan Shake (inédito en España) encabeza una selección de música avanzada a la que también se suman Olde Gods y el colectivo valenciano The Basement Sound System.

Inexorable es también la presencia de alguna de las bandas valencianas que más tienen que decir en directo en este momento. La vuelta a los escenarios (tras 6 años) de Polar es, sin duda, una de las sorpresas más gratas. Los valencianos desplegarán toda su magia en un concierto único y exclusivo en el que repasarán canciones de toda su amplia trayectoria. Gener (que estrenarán su nuevo disco recién grabado a las órdenes de Paco Loco en el festival), Dani MiquelGeografiesGran QuiviraTardor o The Saltitos son la prueba de ello.

El cuidado sonido, la comodidad del público, el riesgo artístico, el no solapamiento de actuaciones y la posibilidad de mezclarse con los artistas, vuelven a ser cualidades que hacen del Deleste un encuentro único al que todavía le quedan por desvelar algunas sorpresas. Un encuentro que sigue en crecimiento y que para esta edición cuenta con el patrocinio de Cervezas Alhambra y Jägermeister. Sona La Dipu, El Ministerio de Educación y Cultura, Movistar y Arroz Dacsa también colaboran en el evento.

Abonos 2 días 40€ en www.delestefestival.com

ASÍ TE CONTAMOS EL DELESTE 2015

el lobo en tu peurta cassette portada

DESCUBRE LO NUEVO DE EL LOBO EN TU PUERTA: “KOCKTURNE’S SESSIONS VOL 1″

El Lobo en tu Puerta puso ayer a la venta “Knockturne´s sessions Vol 1.” en formato cassette de edición limitada.

Buscar referencias conocidas al oír por primera vez a una banda es casi un movimiento involuntario que realizamos los amantes de la música. A partir de hoy, con El Lobo en tu Puerta, no hace falta volver a hacer de nuevo ese ejercicio; nos dejan bien claras algunos de sus referentes y los homenajean en este nuevo extended play. Toda una declaración de intenciones que nos hace más soportable la espera de una futura grabación con temas propios tras haber irrumpido con su “Grabaciones Sumergidas 2015” el pasado año y haber dejado aullando a propios y extraños.

Son HouseWhite StripesZZ TopJohnny Cash…¿Tiene buena pinta, eh? Pues sigue con Beastie BoysTv On The Radio y Danzig.

Siete temas grabados en su local de ensayo en los que se recoge el espíritu frenético de sus -ya afamados- shows en directo.

PRÓXIMOS CONCIERTOS DE EL LOBO EN TU PUERTA

23/09 · Sala X / Sevilla (+ Pinocho Detective + Látigo Mantra + Circinus)

08/10 · Velvet Club / Málaga (+Turbiam)

22/10 · Plantabaja / Granada (+Miraflores)

04/11 · Gruta 77 / Madrid (+3 bandas)

Foto portada: J.M. Grimaldi

05/11 · Deleste Festival / Valencia

deleste 2016 portada 699

DELESTE ESTRENA EL CARTEL DE SU QUINTA EDICIÓN

Justo cuando empieza la vorágine de los festivales de verano, el Deleste 2016 anuncia los primeros nombres de su cartel. Delorean, Bigott, Amber Arcades, El Lobo en tu Puerta, Perlita, Los Vinagres, Aullido Atómico y Holy Paul conforman una primera y variada tanda de confirmaciones en la que se mezclan grupos internacionales con nacionales y locales.

Tras haber agotado los primeros abonos a precio especial y ajeno a los festivales de gran formato, el encuentro otoñal de la ciudad de Valencia -que este año se celebrará los días 4 y 5 de noviembre, de nuevo en Espai Rambleta- afronta su quinta edición y fiel a su principios fundacionales: apostar por la calidad y la cercanía a la hora de programar y enriquecer de forma diferenciada y profesional la oferta cultural de la ciudad.

El grupo vasco Delorean, que presenta nuevo disco, “Muzik”, a finales de este mes y el zaragozano Bigott (que también llegará a la cita con nuevo álbum bajo el brazo) destacan en este prometedor arranque de pliego. El festival, como ya es costumbre, cuenta con sugestivas propuestas más arriesgadas y prácticamente inéditas en Valencia que añaden valor a la cita como los holandeses Amber Arcades, los gaditanos El Lobo en tu Puerta y Perlita o los madrileños Los Vinagres. No faltan en este primer envite algunas de las propuestas más destacadas de la escena valenciana encarnadas por Aullido Atómico y Holy Paul.

Tras haber vendido todas las entradas en las dos últimas ediciones, el festival no descarta acometer algunas novedades, aunque mantendrá intacta su filosofía: aforo limitado, cercanía, cartel diferenciado y de calidad, trato exquisito al público y cuidado sonido. En definitiva: un festival gourmet y sin parangón en España que busca las óptimas condiciones para la música en directo…. y al que todavía le quedan muchas confirmaciones.

ASÍ TE CONTAMOS EL DELESTE FESTIVAL 2015

la habitacion roja

ASÍ TE CONTAMOS EL DELESTE FESTIVAL 2015

VIERNES

El principal secreto del buen sabor de boca de esta primera jornada del Deleste 2015 ha sido la heterogeneidad del menú que se nos ha servido; diferentes generaciones y estilos de artistas que han cumplido la misión de contentar a un público igualmente heterogéneo. Los entrantes -We Used to Pray y Tulsa- han cumplido con la labor de despertar el paladar de manera agradable; los platos principales – La Habitación Roja y Pep Gimeno “El Botifarra”- han estado a la altura de expectativa que su relevancia preveía; y en la calidad de los postres y licores -MournMike KrolEl Último Vecino y Perro- se ha marcado realmente la diferencia.

We Used to Pray

La ingrata labor de poner en marcha la jornada musical, recayó en unos We Used to Pray que supieron aprovechar las ventajas de tocar en el Auditorio para  poner en juego toda la épica atmosférica de sus canciones, acompañándolas de unas trabajadas y coordinadas proyecciones que demuestran la ambición de una banda que apunta y dispara hacia el gran formato. Tras ellos, en el escenario de abajo, Tulsa actuaba en una hechura más próxima –física y musicalmente- ante un público que empezaba a darle color a la sala a una hora en teoría temprana. En la reconstrucción de Tulsa como banda, quizá aprovechando el nuevo sonido trazado con “La Calma Chicha” -mucho más sintético-, Miren Iza ha renovado su nómina de acompañantes, ahora formada por Javi CarrascoMartí Perarnau IV y Ramiro Nieto, terna de músicos de pasmosa ubicuidad. Este giro, que separa a las canciones del folk americano, aligera el envoltorio sin hacerlas perder la esencia de la ternura melancólica de base del repertorio de la cantante guipuzcoana, punto que se agradece y se certifica con acierto.

Tulsa

Tras la banda con nombre de ciudad lejana, volvimos al Auditorio para ver a un maestro de la música cercana, Pep Gimeno “Botifarra”. Sin lugar a dudas, la inclusión de este artista en el cartel es uno de los hechos más significativos del Deleste de este año, abriendo las ventanas del festival a sonidos que refrescan el fácil estancamiento en propuestas de raíz anglosajona. La arrolladora personalidad de Pep Gimeno “Botifarra”, ha permitido acercar el folklore tradicional valenciano a un público más amplio. La labor titánica de recolección del cancionero popular, pueblo por pueblo, familia por familia, es encomiable, pero encontrar el formato para lograr transmitirlo es puro talento. Un espectáculo cercano que entre “acudits” y juegos de palabras en el que Pep desgrana la esencia del cant d’estil, repasando y barajando palos -desde la malaguenya, la seguidilla, el cant de batre o la jota-. Con estos cambios, el Botifarra pasa de una comarca a otra con las historias de las tías y abuelas que le cantaron las canciones de la tierra y a las que él rinde homenaje, pues gracias a estas personas se conserva nuestra cultura y nuestra lengua. En este repaso toponímico de la voz del pueblo, al cantaor se amolda al lenguaje de cada zona, desde el valenciano más dulce al apitxat, sin hacer de menos la forma de hablar castellanizada de las comarcas de interior, un auténtico ejercicio de coherencia y de apertura de mente. Flanqueado por Paco Lucas y Pedro Ródenas y Ramón MartíPep Gimeno se marcho del escenario con el público ganado para retornar al momento para “un regalet”, la interpretación de la canción que más fama le ha dado, la “Malagueya de Barxeta”. A aquel que por prejuicios ayer no disfrutara de este espectáculo solo puede aplicársele uno de los muchos dichos que el artista cuenta en sus actuaciones: “La naranja nace verde y la madura el calor, pero el que nace gilipollas no lo madura ni Dios”.

 

Pep Gimeno “Botifarra”

Con la sonrisa en la cara salimos de entre las butacas para ver a Mourn, la banda juvenil de indie rock noventero que está en boca de todos, pero que todavía no había disfrutado la mayoría del público de la ciudad –actuaron en mayo en el Festival de les Arts, pero el target de este festival y aquel es en esencia diferente-. Nosotros ya conocemos bien lo que hacen, pero para mucha gente fue el descubrimiento de la jornada, atónitos al desparpajo, destreza y contundencia de unas adolescentes con cara de no haber roto un plato. La fórmula no tiene nada de novedoso, pero esa forma visceral y fresca de revisitarla le da el atractivo necesario para obviar este hecho.

Mourn

El último concierto en el Auditorio correspondía a los cabeza de cartel del día, La Habitación Roja. Un merecido homenaje a la banda indie valenciana más importante de las últimas dos décadas –este concierto está enmarcado en su gira vigésimo aniversario -. Con un set list idéntico al que han llevado a docenas de ciudades y festivales en el último año, repasaron desde “Mi Habitación” hasta “Ayer” su carrera en orden cronológico, con la fiabilidad y la contundencia que les caracteriza. Personalmente, les he visto en varios de estos conciertos, y aunque la actuación transcurrió sin mácula, el comienzo de la actuación pareció distante y es que en la mayor parte del concierto el recinto se transformó en hándicap más que en ventaja. Por muy bien que suene y muy espectaculares que se vean las proyecciones, un auditorio con butacas no es lugar para el pop y el rock de intensidad y bailable. El público solamente se encuentra barreras y el grupo no siente la cercanía y el calor, lo cual sin duda se refleja de manera incuestionable. No fue hasta a falta de tres canciones cuando Jorge Martí, antes de cantar “La Moneda al Aire”, y gracias a un trabajado concierto, logró romper las barreras y hacer que todo el mundo se levantara y bailara –algo que hasta el momento solamente se había producido en los laterales y los palcos-; el abrelatas fue un sencillo: “Si vais a darlo todo tiene que ser ahora, que esto se acaba”. Desde ahí hasta el final, pura celebración; desde confeti hasta el vocalista cantando brazos en alto en medio del patio de butacas. Como un gol en Mestalla, ché.

La Habitación Roja

Los tres conciertos que quedaban corrieron de seguido en el escenario de abajo, comenzando por un Mike Krol que, camino del Primavera Club, nos dejó para el recuerdo a cinco divertidos gamberros vestidos de policías pegando brincos y cantando a toda velocidad. Garaje pop muy a la moda; Thee Oh SeesFidlarWavves e incluso The Black Lips llegan rápido a la mente. Media docena de carreras entre el público y los pedales distorsionando los gritos de Mike hicieron sostenerse la divertida broma poco más de veinte minutos; una mentira repetida mil veces no siempre se convierte en una verdad. Eso sí, tanto ellos como nosotros pasamos un buen rato.

Mike Krol

Si en vez de 23 de noviembre de 2015, hubiera dado la coincidencia de que el concierto de El Último Vecino se hubiera producido el día 21 me hubiera venido de perlas soltar la coña de que acababan de llegar con Marty McFly de 1985, pero no pasa nada, no ha coincidido pero yo lo he calzado igual. Anyway, el pop sintético del proyecto de Gerard Alegre, a pesar ser claramente un vintage ejercicio de estilo, tiene una innegable elegancia retro apoyada en una estudiada impostación y los espasmódicos bailes de su cantante. Recuerdan lo del eclecticismo del cartel del principio de la crónica, lo dicho, un acierto.

Perro

El concierto fin de fiesta estaba en manos de Perro, divertidos terroristas sónicos, que se han ganado con sencillez, desparpajo y ritmo el estar en la mayoría de festivales del último año y medio. Lo mismo valen para abrir la tarde y calentar el ambiente, como para cerrar la noche en un colofón adrenalínico sin par. Letras divertidas, ritmos altos y sincopados hicieron de “Tiene bakalao, tiene melodía” uno de los discos más refrescante de los últimos años, pero el que viene en semanas, “Estudias, trabajas”, es todavía más potente. Mucho más kraut, más sucio, más abrasivo, pero con canciones igual de contagiosas; solo hay que ver como su adelanto “OLRAIT” arrastró al pogo más grande de las cuatro ediciones del Deleste, solamente comparable al reservado para la traca final con “Marlotina”. Tras los murcianos, Ley DJ fue la encargada de aprovechar la efervescencia adquirida para demostrar porque es la Dj valenciana que más festivales reclaman.

SÁBADO

Si la primera jornada destacó por lo bien compensado de un menú variado y heterogéneo, esta segunda se fundamentaba en un plato principal con guarnición; Low y el resto.

Este segundo día de festival se celebró la matinal popular en forma de Deleste Kids, con las actuaciones de Ramírez, que demostró que es una de las perlas pop de la temporada y que actuó por primera vez con batería –Alfonso Luna de Tachenko y Maronda-, y La Habitación Roja haciendo el repertorio de versiones que ofreció en el Sonorama en la Plaza del Trigo. Uno de los aspectos reseñables del Deleste 2015 es el éxito de esta jornada matutina, donde docenas de niños, en una Rambleta con el aforo completo –una larga cola esperaba en la puerta para que les dejaran entrar al ritmo que marcaba, con cuenta gotas, la gente salía del recinto-  disfrutaron de versiones desde Joy Division hasta Radio Futura, pasando por Stone RosesThe Cure o The Smiths. Es prioritario crear cantera y, mientras la legislación sigue vetando el acceso a los conciertos de los menores, es necesario que se haga el esfuerzo de proponer actividades musicales que puedan disfrutar los niños.

La Habitación Roja en el Deleste Kids

El saque de honor de la jornada vespertina fue responsabilidad de Mist presentando “The Loop of Love”, su regreso al mundo discográfico después de siete años. El holandés Rick Treffers, flanqueado por Gilberto AubanRemi CarreresSergio Devece y Javi Galope, magníficos músicos valencianos que lo mismo valen para un roto que para un descosido, repasó sus nuevas canciones demostrando que su centro de gravedad permanente son el romanticismo melódico y la elegancia pop. Es una suerte que músicos foráneos como Treffers, al igual que Josh Rouse o Soledad Vélez, elijan Valencia como centro de operaciones.

Mist

El Auditorio cobró vida con la actuación de La Familia del Árbol, que también presentaban disco. “Odisea” es un segundo trabajo que continúa el naturalista camino de folk y pop psicodélico que trazaron con su debut, “La montaña y el río”. El preciosista sonido de la banda de Elche, sobre todo la voz de Nacho Casado, relucía exquisito en la sala idónea y necesaria para ello. Viajes oníricos con feliz vuelta a casa, melancolía positiva y una riqueza armónica que si vinieran firmada por Midlake sería tomada como referencia del buen gusto.

La Familia del Árbol

Ocellot ya les habíamos visto en el Vida Festival y el FIB de este año, donde nos sorprendieron por su lisergia pop y una suerte de psicodelia magnética con juguetonas texturas sintéticas; experiencias psicotrópicas naturales con solo la cara de la moneda, la que sonríe. Ya se llevaban tres bandas en el día y a pesar de un buen hacer innegable, el río simplemente fluía; McEnroe tampoco iba a cambiar la dinámica.

Ocellot

Si El Último Vecino llegaron la jornada anterior montados en un Delorean desde 1985, McEnroe lo hizo desde 2013 y prácticamente en la misma posición que entonces. Este fue un concierto que encandiló a los fans ya adquiridos pero que no sumó en adeptos a la banda; hace dos años ya se gastó la bala del factor sorpresa. Poco o nada ha cambiado desde entonces, solamente dos años y un disco, algo que debería ser significativo pero que no se apreció sobre el escenario. “Rugen las Flores” ahonda en el camino lírico de  “La Deriva”, poniendo en común y sobre la mesa un universo introspectivo y melancólico que para algunos tan fácilmente atrapa como para otros repele.

Ocellot

La misión de El Páramo era la de repetir la arrolladora conmoción de Toundra dos años atrás. Pero eso es lo mismo que decirle a alguien que el sábado no quede a cenar porque le vas a dar una fiesta sorpresa. La magnífica efectividad y el consabido efectismo de Toundra estuvo en boca de todos al finalizar la edición de 2013, pero realmente no caló tan hondo como para sumar adeptos al post rock metálico, teorema demostrado al ver que El Páramo no congregó ni a la mitad del aforo del Auditorio. Algo similar desgraciadamente pasará con Pep Gimeno “Botifarra”; “¿Te acuerdas de como moló el Botifarra en el Deleste?, le dirá un indie a otro dentro de unos meses mientras comen un niguiri de pez mantequilla y se descargan el nuevo remix de El Columpio Asesino de Elyella Djs. A todo esto, también hay que decir que El Páramo carece de la sutileza sónica de Toundra y que puede que no hubieran salido del recuerdo para grabar un segundo disco sin el triunfo y repercusión de los primeros.

El Páramo

Y si la tarde fluía con una sensación de imperturbable calma, Exsonvaldes no habían venido para hacer que eso cambiara. Los franceses son placebo, pero no la banda, el término farmacéutico. Pop tan ligero y elegante como inocuo y dócil. Si tuvieran que romper una frágil copa de fino cristal tirándola contra el suelo, sin lugar a dudas rebotaría sin un rasguño. Es lo que pasa cuando le quitas el fuego a Phoenix, te quedas con el pájaro y te das cuenta de que tras las llamas no hay un águila.

Exsonvaldes

Todo lo anteriormente acontecido perdía valor ante la expectación del concierto de Low, banda de referencia del slowcore de los 90 pero que continúa su efectivo e imperturbable discurso con magníficos artefactos como “Ones and Sixes”, publicado este mismo año. En un auditorio en el que no cabía ni un alfiler, disfrutamos del mejor concierto del festival y de los cuatro años de Deleste. A maza y escobilla y con los dedos desnudos, como su música, Low demostraron que la actitud y la tensión no es solamente patrimonio del sudor y la velocidad, y que el susurro y la mesura pueden decir tanto o más que el grito y el desatino. Juegos de voces cristalinos, cadencias áridas e hipnóticas, dinámicas arrolladoras que los convierten en sirenas y a los espectadores en marineros indefensos. Imperturbables sobre el escenario cual filósofos patafísicos, formularon la excepción, la que nadie se creía hasta que bandas como la suya aparecieron, que la calma es trasgresora.

Low

Con todo respeto, tras lo visto con Low, lo que vino después carecía de importancia; Los Tiki Phantoms pusieron a la gente a bailar a base de surf rock juerguista, con la misma sensación de que llegan los deportes en el telediario tras un sobrecogedor reportaje sobre un terremoto en Argelia.

Los Tiki Phantoms

Tras los terroríficamente enmascarados, llegó el turno de El Chico Biónico Dj aka Gerardo Cartón y los Atomos Djs para poner punto y final con un ecléctico y descacharrado popurrí sonoro a una cuarta edición del Deleste Festival que nos deja para el recuerdo dos actuaciones memorable – Low y Pep Gimeno “Botifarra”- un puñado de estupendos conciertos – La Habitación RojaPerro o Mourn- y la sensación de un resultado favorable pero pactado. Todo trascurrió como estaba previsto, los nombres avalaban las propias actuaciones y nadie se salió del guion, ni por arriba, ni por abajo.

low portada deleste

DELESTE FESTIVAL 2O15: CRÓNICA SÁBADO

Si la primera jornada destacó por lo bien compensado de un menú variado y heterogéneo, esta segunda se fundamentaba en un plato principal con guarnición; Low y el resto.

Este segundo día de festival se celebró la matinal popular en forma de Deleste Kids, con las actuaciones de Ramírez, que demostró que es una de las perlas pop de la temporada y que actuó por primera vez con batería –Alfonso Luna de Tachenko y Maronda-, y La Habitación Roja haciendo el repertorio de versiones que ofreció en el Sonorama en la Plaza del Trigo. Uno de los aspectos reseñables del Deleste 2015 es el éxito de esta jornada matutina, donde docenas de niños, en una Rambleta con el aforo completo –una larga cola esperaba en la puerta para que les dejaran entrar al ritmo que marcaba, con cuenta gotas, la gente salía del recinto-  disfrutaron de versiones desde Joy Division hasta Radio Futura, pasando por Stone Roses, The Cure o The Smiths. Es prioritario crear cantera y, mientras la legislación sigue vetando el acceso a los conciertos de los menores, es necesario que se haga el esfuerzo de proponer actividades musicales que puedan disfrutar los niños.

La Habitación Roja en el Deleste Kids

El saque de honor de la jornada vespertina fue responsabilidad de Mist presentando “The Loop of Love”, su regreso al mundo discográfico después de siete años. El holandés Rick Treffers, flanqueado por Gilberto Auban, Remi Carreres, Sergio Devece y Javi Galope, magníficos músicos valencianos que lo mismo valen para un roto que para un descosido, repasó sus nuevas canciones demostrando que su centro de gravedad permanente son el romanticismo melódico y la elegancia pop. Es una suerte que músicos foráneos como Treffers, al igual que Josh Rouse o Soledad Vélez, elijan Valencia como centro de operaciones.

Mist

El Auditorio cobró vida con la actuación de La Familia del Árbol, que también presentaban disco. “Odisea” es un segundo trabajo que continúa el naturalista camino de folk y pop psicodélico que trazaron con su debut, “La montaña y el río”. El preciosista sonido de la banda de Elche, sobre todo la voz de Nacho Casado, relucía exquisito en la sala idónea y necesaria para ello. Viajes oníricos con feliz vuelta a casa, melancolía positiva y una riqueza armónica que si vinieran firmada por Midlake sería tomada como referencia del buen gusto.

La Familia del Árbol

A Ocellot ya les habíamos visto en el Vida Festival y el FIB de este año, donde nos sorprendieron por su lisergia pop y una suerte de psicodelia magnética con juguetonas texturas sintéticas; experiencias psicotrópicas naturales con solo la cara de la moneda, la que sonríe. Ya se llevaban tres bandas en el día y a pesar de un buen hacer innegable, el río simplemente fluía; McEnroe tampoco iba a cambiar la dinámica.

Ocellot

Si El Último Vecino llegaron la jornada anterior montados en un Delorean desde 1985, McEnroe lo hizo desde 2013 y prácticamente en la misma posición que entonces. Este fue un concierto que encandiló a los fans ya adquiridos pero que no sumó en adeptos a la banda; hace dos años ya se gastó la bala del factor sorpresa. Poco o nada ha cambiado desde entonces, solamente dos años y un disco, algo que debería ser significativo pero que no se apreció sobre el escenario. “Rugen las Flores” ahonda en el camino lírico de  “La Deriva”, poniendo en común y sobre la mesa un universo introspectivo y melancólico que para algunos tan fácilmente atrapa como para otros repele.

Ocellot

La misión de El Páramo era la de repetir la arrolladora conmoción de Toundra dos años atrás. Pero eso es lo mismo que decirle a alguien que el sábado no quede a cenar porque le vas a dar una fiesta sorpresa. La magnífica efectividad y el consabido efectismo de Toundra estuvo en boca de todos al finalizar la edición de 2013, pero realmente no caló tan hondo como para sumar adeptos al post rock metálico, teorema demostrado al ver que El Páramo no congregó ni a la mitad del aforo del Auditorio. Algo similar desgraciadamente pasará con Pep Gimeno “Botifarra”; “¿Te acuerdas de como moló el Botifarra en el Deleste?, le dirá un indie a otro dentro de unos meses mientras comen un niguiri de pez mantequilla y se descargan el nuevo remix de El Columpio Asesino de Elyella Djs. A todo esto, también hay que decir que El Páramo carece de la sutileza sónica de Toundra y que puede que no hubieran salido del recuerdo para grabar un segundo disco sin el triunfo y repercusión de los primeros.

El Páramo

Y si la tarde fluía con una sensación de imperturbable calma, Exsonvaldes no habían venido para hacer que eso cambiara. Los franceses son placebo, pero no la banda, el término farmacéutico. Pop tan ligero y elegante como inocuo y dócil. Si tuvieran que romper una frágil copa de fino cristal tirándola contra el suelo, sin lugar a dudas rebotaría sin un rasguño. Es lo que pasa cuando le quitas el fuego a Phoenix, te quedas con el pájaro y te das cuenta de que tras las llamas no hay un águila.

Exsonvaldes

Todo lo anteriormente acontecido perdía valor ante la expectación del concierto de Low, banda de referencia del slowcore de los 90 pero que continúa su efectivo e imperturbable discurso con magníficos artefactos como “Ones and Sixes”, publicado este mismo año. En un auditorio en el que no cabía ni un alfiler, disfrutamos del mejor concierto del festival y de los cuatro años de Deleste. A maza y escobilla y con los dedos desnudos, como su música, Low demostraron que la actitud y la tensión no es solamente patrimonio del sudor y la velocidad, y que el susurro y la mesura pueden decir tanto o más que el grito y el desatino. Juegos de voces cristalinos, cadencias áridas e hipnóticas, dinámicas arrolladoras que los convierten en sirenas y a los espectadores en marineros indefensos. Imperturbables sobre el escenario cual filósofos patafísicos, formularon la excepción, la que nadie se creía hasta que bandas como la suya aparecieron, que la calma es trasgresora.

Low

Con todo respeto, tras lo visto con Low, lo que vino después carecía de importancia; Los Tiki Phantoms pusieron a la gente a bailar a base de surf rock juerguista, con la misma sensación de que llegan los deportes en el telediario tras un sobrecogedor reportaje sobre un terremoto en Argelia.

Los Tiki Phantoms

Tras los terroríficamente enmascarados, llegó el turno de El Chico Biónico Dj aka Gerardo Cartón y los Atomos Djs para poner punto y final con un ecléctico y descacharrado popurrí sonoro a una cuarta edición del Deleste Festival que nos deja para el recuerdo dos actuaciones memorable – Low y Pep Gimeno “Botifarra”- un puñado de estupendos conciertos – La Habitación Roja, Perro o Mourn- y la sensación de un resultado favorable pero pactado. Todo trascurrió como estaba previsto, los nombres avalaban las propias actuaciones y nadie se salió del guion, ni por arriba, ni por abajo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

la habitcion roja portada

DELESTE FESTIVAL 2015: CRÓNICA VIERNES

El principal secreto del buen sabor de boca de esta primera jornada del Deleste 2015 ha sido la heterogeneidad del menú que se nos ha servido; diferentes generaciones y estilos de artistas que han cumplido la misión de contentar a un público igualmente heterogéneo. Los entrantes -We Used to Pray y Tulsa- han cumplido con la labor de despertar el paladar de manera agradable; los platos principales – La Habitación Roja y Pep Gimeno “El Botifarra”- han estado a la altura de expectativa que su relevancia preveía; y en la calidad de los postres y licores -Mourn, Mike Krol, El Último Vecino y Perro- se ha marcado realmente la diferencia.

We Used to Pray

La ingrata labor de poner en marcha la jornada musical, recayó en unos We Used to Pray que supieron aprovechar las ventajas de tocar en el Auditorio para  poner en juego toda la épica atmosférica de sus canciones, acompañándolas de unas trabajadas y coordinadas proyecciones que demuestran la ambición de una banda que apunta y dispara hacia el gran formato. Tras ellos, en el escenario de abajo, Tulsa actuaba en una hechura más próxima –física y musicalmente- ante un público que empezaba a darle color a la sala a una hora en teoría temprana. En la reconstrucción de Tulsa como banda, quizá aprovechando el nuevo sonido trazado con “La Calma Chicha” -mucho más sintético-, Miren Iza ha renovado su nómina de acompañantes, ahora formada por Javi Carrasco, Martí Perarnau IV y Ramiro Nieto, terna de músicos de pasmosa ubicuidad. Este giro, que separa a las canciones del folk americano, aligera el envoltorio sin hacerlas perder la esencia de la ternura melancólica de base del repertorio de la cantante guipuzcoana, punto que se agradece y se certifica con acierto.

Tulsa

Tras la banda con nombre de ciudad lejana, volvimos al Auditorio para ver a un maestro de la música cercana, Pep Gimeno “Botifarra”. Sin lugar a dudas, la inclusión de este artista en el cartel es uno de los hechos más significativos del Deleste de este año, abriendo las ventanas del festival a sonidos que refrescan el fácil estancamiento en propuestas de raíz anglosajona. La arrolladora personalidad de Pep Gimeno “Botifarra”, ha permitido acercar el folklore tradicional valenciano a un público más amplio. La labor titánica de recolección del cancionero popular, pueblo por pueblo, familia por familia, es encomiable, pero encontrar el formato para lograr transmitirlo es puro talento. Un espectáculo cercano que entre “acudits” y juegos de palabras en el que Pep desgrana la esencia del cant d’estil, repasando y barajando palos -desde la malaguenya, la seguidilla, el cant de batre o la jota-. Con estos cambios, el Botifarra pasa de una comarca a otra con las historias de las tías y abuelas que le cantaron las canciones de la tierra y a las que él rinde homenaje, pues gracias a estas personas se conserva nuestra cultura y nuestra lengua. En este repaso toponímico de la voz del pueblo, al cantaor se amolda al lenguaje de cada zona, desde el valenciano más dulce al apitxat, sin hacer de menos la forma de hablar castellanizada de las comarcas de interior, un auténtico ejercicio de coherencia y de apertura de mente. Flanqueado por Paco Lucas y Pedro Ródenas y Ramón Martí, Pep Gimeno se marcho del escenario con el público ganado para retornar al momento para “un regalet”, la interpretación de la canción que más fama le ha dado, la “Malagueya de Barxeta”. A aquel que por prejuicios ayer no disfrutara de este espectáculo solo puede aplicársele uno de los muchos dichos que el artista cuenta en sus actuaciones: “La naranja nace verde y la madura el calor, pero el que nace gilipollas no lo madura ni Dios”.

 

Pep Gimeno “Botifarra”

Con la sonrisa en la cara salimos de entre las butacas para ver a Mourn, la banda juvenil de indie rock noventero que está en boca de todos, pero que todavía no había disfrutado la mayoría del público de la ciudad –actuaron en mayo en el Festival de les Arts, pero el target de este festival y aquel es en esencia diferente-. Nosotros ya conocemos bien lo que hacen, pero para mucha gente fue el descubrimiento de la jornada, atónitos al desparpajo, destreza y contundencia de unas adolescentes con cara de no haber roto un plato. La fórmula no tiene nada de novedoso, pero esa forma visceral y fresca de revisitarla le da el atractivo necesario para obviar este hecho.

Mourn

El último concierto en el Auditorio correspondía a los cabeza de cartel del día, La Habitación Roja. Un merecido homenaje a la banda indie valenciana más importante de las últimas dos décadas –este concierto está enmarcado en su gira vigésimo aniversario -. Con un set list idéntico al que han llevado a docenas de ciudades y festivales en el último año, repasaron desde “Mi Habitación” hasta “Ayer” su carrera en orden cronológico, con la fiabilidad y la contundencia que les caracteriza. Personalmente, les he visto en varios de estos conciertos, y aunque la actuación transcurrió sin mácula, el comienzo de la actuación pareció distante y es que en la mayor parte del concierto el recinto se transformó en hándicap más que en ventaja. Por muy bien que suene y muy espectaculares que se vean las proyecciones, un auditorio con butacas no es lugar para el pop y el rock de intensidad y bailable. El público solamente se encuentra barreras y el grupo no siente la cercanía y el calor, lo cual sin duda se refleja de manera incuestionable. No fue hasta a falta de tres canciones cuando Jorge Martí, antes de cantar “La Moneda al Aire”, y gracias a un trabajado concierto, logró romper las barreras y hacer que todo el mundo se levantara y bailara –algo que hasta el momento solamente se había producido en los laterales y los palcos-; el abrelatas fue un sencillo: “Si vais a darlo todo tiene que ser ahora, que esto se acaba”. Desde ahí hasta el final, pura celebración; desde confeti hasta el vocalista cantando brazos en alto en medio del patio de butacas. Como un gol en Mestalla, ché.

La Habitación Roja

Los tres conciertos que quedaban corrieron de seguido en el escenario de abajo, comenzando por un Mike Krol que, camino del Primavera Club, nos dejó para el recuerdo a cinco divertidos gamberros vestidos de policías pegando brincos y cantando a toda velocidad. Garaje pop muy a la moda; Thee Oh Sees, Fidlar, Wavves e incluso The Black Lips llegan rápido a la mente. Media docena de carreras entre el público y los pedales distorsionando los gritos de Mike hicieron sostenerse la divertida broma poco más de veinte minutos; una mentira repetida mil veces no siempre se convierte en una verdad. Eso sí, tanto ellos como nosotros pasamos un buen rato.

Mike Krol

Si en vez de 23 de noviembre de 2015, hubiera dado la coincidencia de que el concierto de El Último Vecino se hubiera producido el día 21 me hubiera venido de perlas soltar la coña de que acababan de llegar con Marty McFly de 1985, pero no pasa nada, no ha coincidido pero yo lo he calzado igual. Anyway, el pop sintético del proyecto de Gerard Alegre, a pesar ser claramente un vintage ejercicio de estilo, tiene una innegable elegancia retro apoyada en una estudiada impostación y los espasmódicos bailes de su cantante. Recuerdan lo del eclecticismo del cartel del principio de la crónica, lo dicho, un acierto.

Perro

El concierto fin de fiesta estaba en manos de Perro, divertidos terroristas sónicos, que se han ganado con sencillez, desparpajo y ritmo el estar en la mayoría de festivales del último año y medio. Lo mismo valen para abrir la tarde y calentar el ambiente, como para cerrar la noche en un colofón adrenalínico sin par. Letras divertidas, ritmos altos y sincopados hicieron de “Tiene bakalao, tiene melodía” uno de los discos más refrescante de los últimos años, pero el que viene en semanas, “Estudias, trabajas”, es todavía más potente. Mucho más kraut, más sucio, más abrasivo, pero con canciones igual de contagiosas; solo hay que ver como su adelanto “OLRAIT” arrastró al pogo más grande de las cuatro ediciones del Deleste, solamente comparable al reservado para la traca final con “Marlotina”. Tras los murcianos, Ley DJ fue la encargada de aprovechar la efervescencia adquirida para demostrar porque es la Dj valenciana que más festivales reclaman.

deleste 2015 699

LOS HORARIOS DEL DELESTE FESTIVAL 2015

A poco más de 48 horas para el comienzo de la cuarta edición del Deleste Festival, se conocen sus horarios.

Además de conocer los horarios del Deleste Festival 2015 no dejes de conocer mejor su cartel con nuestro artículo DELESTE FESTIVAL 2015: MANUAL DE USO

Toda la información del Deleste en: http://bythefest.com/festivales/festival-deleste/

???????????????????

DELESTE FESTIVAL 2015: MANUAL DE USO

El próximo fin de semana tendrá lugar la cuarta edición del Deleste Festival en L’Espai Cultural Rambleta, su ubicación habitual. La principal singularidad de este festival urbano, que parece haberse consolidado en la ciudad de Valencia, se fundamenta en que algunos de los conciertos que programa tienen lugar en el Auditorio de La Rambleta. Los reclamos a nivel artístico de esta edición se centran claramente en dos nombres propios; por un lado los norteamericanos Low, abanderados del slowcore desde mediados de los 90, y por otro el cantautor tradicional valenciano Pep Gimeno “Botifarra”. Estos son, posiblemente, los dos nombres más significativos de las cuatro ediciones de vida del Deleste. También es especialmente destacable la presencia de La Habitación Roja en la gira en la que conmemora su 20º aniversario de carrera y con la que la banda indie más importante salida de Valencia está recibiendo un merecido homenaje. Aunque las oportunidades de ver a LHR son múltiples, hace tiempo que no pasan por la ciudad para tocar en una sala –el influjo de los festivales al aire libre es alargado-.

Con la banda de Minnesota Low, que acaba de publicar su decimoprimer álbum, “Ones and Sixes”, dando otra magnífica muestra de tensión dramática, se confirma la vuelta a la programación de artistas internacionales –ausentes en la tercera edición-, algo que se antoja indispensable, dota de singularidad y confiere la pizca de interés necesaria a unos nombres nacionales que, aunque estimulantes, con un mínimo esfuerzo podemos ver varias veces el resto del año. Dentro de este cupo de internacionalidad, pero muy alejados de la importancia de la banda que encabeza el cartel, se encuentran Mike Krol y los franceses Exsonvaldes. Mike Krol es la banda del joven músico angelino del mismo nombre, que acaba de grabar con Merge su tercer álbum “Turkey” y que se encuentra englobado en la descacharrante nueva moda de practicar el rock&roll con aire desenfadado, destartalado y un tanto anárquico. Mezcla power pop, punk pop y nuevo garage más al estilo de King Tuff, Wavves, Fidlar o Jay Reatard que de Ty Segal, el genio de su generación, o Mikal Cronin, con el que comparte sello.

Los franceses Exsonvaldes se han convertido en los últimos años en unos habituales en nuestro país, tanto en festivales como en salas. La efectividad con la que practican indie pop es exquisita y, aunque no abandonan un perfil medio tirando a bajo, sus directos suelen ser brillantes y fiables. Aunque este pasado verano han publicado un EP en colaboración con Helena Miquel de Delafé y Las Flores Azules, ya han anunciado que el próximo marzo tendrán un nuevo trabajo con el nombre de “Aranda” (no sabemos en referencia a su paso por el Sonorama Ribera en 2014).

Pep Gimeno “El Botifarra” es una figura fundamental en la recopilación y la transmisión del floklore tradicional valenciano, desde que en los años setenta y en plena adolescencia, se dedicó con el Grup Sarau a recorrer los pueblos y recoger y salvar del anonimato una parte valiosísima de la herencia cultural de las comarcas valencianas. Pep Gimeno no es solamente un maestro en la interpretación de esas canciones, si no también en contar las historias y anécdotas que las acompañan; un trobador risueño con una personalidad arrolladora y unas dotes de comunicación innatas y sorprendentes.

Ya hemos presenciado este año a La Habitación Roja de gira – Contempopránea, Arenal Sound y Sonorama Ribera – pero verles darse un homenaje en casa seguro que será muy emotivo. Con un set list repleto de hits, que suelen interpretar en orden cronológico inverso, el triunfo está asegurado. Otra banda que será interesante ver en Valencia en una sala es Mourn –su única presencia en la ciudad fue en el pasado Festival de les Arts-. Ya hemos hablado de su receta tanto en el Primavera Sound, el Vida Festival o el mencionado Festival de les Arts -indie rock de los 90 interpretado con garra y desparpajo juvenil-, y aunque la fórmula sea limitada, continúa siendo estimulante volver a ver a esta jovencísima banda que tanta repercusión y tan buena prensa está teniendo tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

McEnroe fueron parte del cartel del primer Deleste Festival en 2013, y la melancolía hiriente de la banda de Getxo conquistó a muchos corazones en Valencia. Ahora vuelven con su nuevo disco “Rugen las Flores”, en el que ahondan en la misma fórmula emocional. En las antípodas estilísticas de McEnroe tenemos a unos divertidos Los Tiki Phantoms que, gracias a sus disfraces, piruetas y descaro, han conseguido romper las limitaciones del surf rock para llevarlo a un público más amplio.

No cabe la menor duda de que Perro son una de las bandas que más han explotado su directo en los últimos años, con “Tiene bakalao, tiene melodía” se han colado en la mayoría de grandes festivales y han hecho que la muchos de los que les han visto, casi por casualidad, se conviertan en fans. Una mezcla de despreocupación y caradura, ritmos frenéticos o sincopados y frescura a raudales son sus herramientas. En breve publican el segundo disco y tras verlo en directo en exclusiva en el Transtropicalia, podemos decir que no han tirado por lo fácil, por domesticarse o suavizar su sonido, si no que han seguido haciendo lo que les gusta y se les da bien, el frenesí rítmico atronador.

Los catalanes Ocellot nos sorprendieron muy agradablemente en el Vida Festival con su pop psicodélico espacial, buena impresión que confirmamos en el pasado FIB. También desde Barcelona llegan El Último Vecino, el interesantísimo proyecto de Gerard Alegre, que recupera el mejor pop sintético de los 80, con aire retro perfectamente remozado y unas melodías melancólicas rebosantes de estilo.

La marcha de Miren Iza a Estados Unidos en 2008 supuso un extraño final para Tulsa, una banda que sin hacer demasiado ruido se había ganado muy buenas críticas y un buen puñado de fans. La vuelta de Miren y el retorno de la banda ha supuesto también una reforma profunda del sonido de Tulsa, abandonando un tanto la raíz norteamericana, abrazándose mínimamente a las melodías electrónicas y buscando un camino personal menos atado a rigideces estilísticas.

Con la programación de El Páramo, claramente se busca el golpe de efecto que supuso la actuación de Toundra en el Auditorio de La Rambleta hace un par de años. Aunque vayan a actuar ante un público poco conocedor del rock instrumental, la intensidad de este género está calando hondo en eventos en principio alejados del estilo, pero que afortunadamente están abriendo sus miras a otros sonidos. El concierto de esta veterana banda madrileña, precursora de Adrif o Toundra -con los que comparte miembros-, promete otro momento de intensidad máxima.

El Deleste Festival también se caracteriza por echar mano de lo interesante que la escena valenciana ofrece en temporada, como es el caso de Ramírez que acaba de debutar con “Book of Youth”. Este joven talento, tras ser integrante de bandas como Oh! Libia, Tórtel o Coleccionistas ha arrancado su proyecto en solitario con un disco en el que abundan exquisitas melodías de pop naif, como pudimos ver hace un par de semanas en el Monkey Week. Aunque Mist sea un grupo holandés, la residencia de Rick Treffers en Valencia y la elección de varios conocidos músicos locales para acompañarle, le hace jugar en casa. Siete años de descanso discográfico se ha tomado Mist hasta el reciente “The loop of Love”, álbum donde se ofrece otro puñado de canciones de pura elegancia melódica y una extensa riqueza de referencias pop. El cartel lo completan We Used to Pray, una de las bandas emergentes valencianas más inquietas. Pop rock de gran espectro y envoltorio épico, que les ha llevado a ganar varios concursos y participar en festivales como el Arenal Sound o el Low Festival.

Como ya es costumbre en el Deleste Festival, se celebrará un matinal el sábado con actividades para los más pequeños –Deleste Kids-, en el que se ha anunciado que junto a Ramírez actuará un grupo sorpresa. Cada una de las jornadas se cerrarán con la actuación de DJs, como la cada vez más reconocida Ley DJ o Wear DJs, Indipop DJs, Los Atomos Djs y Guateques que yo te pinché DJs.

Toda la información del Deleste en: http://bythefest.com/festivales/festival-deleste/