Entradas

foals 1

FIB 2017: CRÓNICA VIERNES

Texto: David Blutaski

Fotos:Pau Bellido Adrián Morote Photography Jota Martínez Fotografía NEREA COLL photography

Portada: Foals

Aquí tienen ustedes mi crónica de lo sucedido en el FIB 2017 la jornada de viernes; día de Venus, diosa romana del amor y la belleza, segundo día de conciertos, el que marca todavía el ecuador del festival y nos hace resoplar pensando en lo que nos queda todavía por sudar en Benicàssim.

Esta segunda jornada la empezamos con mucho menos caos que el día anterior; sin los atascos que colapsaban el acceso y sin colas para acceder al recinto, algo que es muy de agradecer, porque aunque el termómetro está siendo benévolo, la bandera que alerta el peligro de derretimiento sigue ondeando. Pie dentro y primer dilema: ¿The Sherlocks o The Wheels? Primera solución: un poco de los dos. Los primeros son una jovencísima banda de chavales de Sheffield que parece que lo tienen todo para ser el próximo grupo de éxito en las islas de entre de los enrolados en la liga del indie rock más genuinamente british. Tampoco es que esté arriesgando mucho en esta apreciación viendo la gran cantidad de público que había viéndoles y cómo coreaban el puñado de singles de adelanto de su inminente debut en largo. Musicalmente están en la onda de Pigeon Detectives, y comparten ADN con la vertiente más pop de bandas que pueden ir desde The Libertines a The Jam, ya saben.

The Sherlocks

En la Carpa Radio 3 estaban los mallorquines The Wheels, una magnífica banda de pop rock psicodélico que nada tiene que envidiar a bandas foráneas que se mueven en similares parámetros. Su nuevo trabajo, “The Year of The Monkey”, tiene gran personalidad y grandes melodías y por lo visto ayer, funciona de maravilla en directo. Su mala suerte es ser españoles, porque aquí es bastante complicado triunfar si te sales del ABC del nuevo indie mainstream.

Algo parecido, aunque su proyección internacional y su avasallador desparpajo les avalan, les pasa a Mourn. El pequeño parón producido por los problemas con su discográfica española a raíz de la publicación de su segundo disco, podía fácilmente haber frenado su progresión, pero a tenor de conciertos como el de ayer, ha ocurrido todo lo contrario. Tienen un directo visceral y arrollador, tocan con una maestría y una solvencia insultantes y “Ha, Ha, He” ha supuesto un avance en contundencia, partiendo de un debut que quizá tenía más potenciales hits, pero era mucho menos compacto. Al igual que nos pasó el día anterior con Belako, nos encanta ver a jóvenes bandas nacionales dando grandes conciertos en el escenario grande.

Mourn

En el Escenario VISA, segundo en importancia pero que realmente está recogiendo muchas de las propuestas más interesantes, tocaba el turno de Childhood. Esta banda de Nottingham, está a una semana de publicar su segundo disco, el que puede certificar la confirmación o el desvanecimiento de otra promesa británica. Para nosotros, según el concierto de ayer y escuchando las canciones de lo que será “Universal High”, apostamos por lo primero. Tienen una elegante manera de combinar sonidos clásicos y trasladarlos a la actualidad; pueden coger elementos del indie rock de las últimas décadas, el garage clásico más melódico y rebozarlo en una capa de soul de aroma setentero que les hace muy apetecibles. Sin lugar a dudas, para nosotros fue el descubrimiento de la jornada. En su momento –FIB 2013-, esto mismo nos pasó con unos Temples que llegaban a Benicàssim con un puñado de hit singles, pero sin todavía ningún largo bajo el brazo. Ahora, después de dos discos, el grupo de James Edward Bagshaw y el Thomas Edison Walmsley es una banda consolidada dentro de la escena del pop psicodélico. Su puesta en escena es impoluta, las canciones son tan dulces y pegadizas como el Eton mess, pero también pueden adolecer de falta de carisma y brío.

Temples

Joe Crepúsculo se ganó pasar a la historia del FIB con el sorprendente espectáculo que montó sobre el Autobús de Red Bull en 2015 –esas estrambóticas y a veces incomprensibles concesiones que a veces los festivales hacen a las marcas-, ahora, era el momento de reproducir aquello en un escenario de verdad. Joel contó para este show prácticamente con los mismos protagonistas, puesto que fueron incorporándose al escenario desde Luciana de Svper a los coros, su amigo coctelero preparando pisco sours sin descanso, el hiperactivo Tomasito no paró de dar palmas, sonreir y taconear hasta quedarse en calzoncillos y calcentines y un Nacho “El Alacrán” Vigalondo bailó hasta la alarma de infarto. Crepúsculo guardó la batería de hits para el final– salvo “Te voy a pinchar”, con la que abrieron –, pero desde el primer segundo dejó patente que no tenemos a nadie que domine el tecno pop como él. En la recta final, con “Pisciburguer”, “Maricas” o “A fuego”, el público extasiado transformó aquello en una orgiástica rave, y con el cierre con “Mi máquina de baile” se acabó por desatar por completo, incluyendo una invasión del escenario por personajes que iban desde Belén Chanes de L-Kan, hasta Camilo Lara de Instituto Mexicano del Sonido, pasando por un sorprendente Fernando Alfaro.

Lo estábamos pasando tan bien, que decidimos esperar hasta el final y perdernos el comienzo de Los Planetas, con tan mala suerte que nos perdimos “Islamabad”, de lejos lo más interesante de su reciente nuevo trabajo. Los Planetas son, sin lugar a dudas, la banda nacional más importante de las historia del FIB, y como en su última visita hace un par de años, volvieron a cumplir perfectamente con ese papel. Atrás quedaron caóticos y erráticos conciertos de antaño, Los Planetas actualmente son sinónimo de fiabilidad. Nos propusieron una combinación de hits inapelables como “Segundo Premio”, “Santos que yo te pinté”, “Un buen día” o “Pesadilla en el Parque de Atracciones” con temas nuevos como “Espíritu Olímpico” o “Zona autónoma permanente”, y si algo hay que comentar en negativo del concierto, fue la sorprendente falta de volumen y la escasa fuerza empática que desprenden habitualmente. Un ejemplo de todo esto fue un final de set extraño en el que desde sonido soltaron la música ambiente cuando era obvio que iban a volver rápidamente para un bis y que empezaran a tocar “Alegrías de un Incendio” todavía con el sonido apagado, algo que hizo que nos marcháramos con la extraña sensación de un final epiléptico.

Los Planetas

Foals ya habían pasado hace unos años por el FIB, y aunque ya eran una banda muy atractiva por aquel entonces, ni por asomo se podía prever que Yannis Philippakis y sus compañeros se convertireran en la apisonadora que son actualmente. Además de un show impactante, la banda de Oxford tiene un apabullante repertorio de hits bailables, cuyo mayor mérito es haber refrescado y contextualizado las claras influencias afro beat de las que beben –no es casualidad que el batería llevara una camiseta de Fela Kuti-, pero además también tienen hechuras –y con su último trabajo “What Went Down” también canciones- de gran banda de rock. Utilizar “conciertazo” para definir lo que hicieron, es simplista y un poco cutre, pero joder, es lo que vimos.

Acabando Foals salimos corriendo a la carpa Radio 3 para ver el final de Cápsula. Últimamente han estado paseando por festivales su reinterpretación del “Ziggy Stardust” de Bowie, pero no hay que olvidar que estos argentinos (vascos de adopción) son una bandaza de rock&roll, y ese es el formato que nos encontramos al llegar. La contundencia que tienen en directo es espectacular y saben combinar como nadie las buenas canciones con las piruetas escénicas que hacen enloquecer al público. Hacen rock, nada más, pero nada menos.

Cápsula / Adrian Morote Photography

Sudados como si estuviésemos en medio de un bosque lluvioso tropical, decidimos que curioseando el set de Deadmau5 finalizaríamos la velada, pero al poco de estar allí tuvimos la sensación de estar viviendo un esperpento. No somos grandes expertos en música electrónica, por lo que acudimos a compañeros que sí lo son para conocer su impresión. Con un simple “es una basura” corroboraron nuestra impresión y sellaron nuestro salvoconducto a la cama.

FIB 2017: CRÓNICA JUEVES

DOMINGO PORTADA FIB

FIB 2017: CARTEL CERRADO POR ESCENARIOS Y NUEVAS INCORPORACIONES

Nos complace presentar el cartel al completo por escenarios del FIB 2017, el mejor Festival del verano.

En el Escenario Las Palmas veremos a cabezas de cartel como The Weeknd, Red Hot Chili Peppers, Kasabian, Foals, Deadmau5, Los Planetas y más grandes nombres.

El Escenario Visa ofrece una ecléctica muestra que abarca, entre otros, a The Jesus And Mary Chain, Kaytranada, Love Of Lesbian, Courteeners, Mura Masa, Mala Rodríguez, etc.

El South Beach Dance Stage vuelve con lo mejor de la electrónica, house, techno, hip hop y demás tendencias bailables. Además volvemos a unirnos con Razzmatazz (Barcelona) y Ochoymedio (Madrid) para traer a las mejores nuevas bandas al RADIO 3 FIB CLUB.

ESCENARIO LAS PALMAS

Jueves 13: The Weeknd, Bonobo (Live), Stormzy, Ride, Belako, Sunflower Bean.

Viernes 14: Foals, Deadmau5, Los Planetas, Blossoms, Mourn, The Sherlocks.

Sábado 15: Red Hot Chili Peppers, Biffy Clyro, Liam Gallagher, Dinosaur Jr., The Strypes.

Domingo 16: Kasabian, Crystal Fighters, Years & Years, Dua Lipa, Declan Mckenna, Evripidis And His Tragedies.

ESCENARIO VISA

Jueves 13: The Jesus And Mary Chain, Courteeners, Kaleo, Mick Jenkins, Twin Peaks, Gener, Eme Dj.

Viernes 14: 2manydjs, La Casa Azul, Joe Crepúsculo, Temples, Childhood, Ella Rae.

+ Charlotte Church’s Late Night Pop Dungeon.

Sábado 15: Mura Masa, Peter Doherty, Surfin’ Bichos, Mala Rodríguez, Marika Hackman, Las Kellies, Arturo Paniagua.

Domingo 16: Love Of Lesbian, Kaytranada, Tiga, Slaves, The View, Ron Gallo, The Magic Mor.

SOUTH BEACH DANCE STAGE

Jueves 13: Honne, Sylvan Esso, Kölsch, Ibibio Sound Machine, Bejo & Dj Pimp, Troyboi.

Viernes 14: James Vincent Mcmorrow, Austra, Olof Dreijer (The Knife), Mykki Blanco, Theme Park, Jameszoo.

Sábado 15: Rüfüs, Las Bistecs, B.Traits, Tcts, Lao Ra.

Domingo 16: Pional, The Blaze, Bad Gyal, Peaking Lights, Sir Was.

RADIO 3 FIB CLUB

Jueves 13: Viva Suecia, Tórtel, Dream Wife, Gatomidi, Ten Bears, Ochoymedio Djs.

Viernes 14: Bigott, Cápsula, Blaenavon, Flowers, Alien Tango, The Wheels, Virginia Díaz, Ochoymedio Djs.

Sábado 15: Nudozurdo, Biznaga, Desperate Journalist, Como Vivir En El Campo, Conttra, Leicomers, Djohnston, Buenavista, Cascales.

Domingo 16: Havalina, Las Odio, Linda Guilala, Captains, One Path, El Trinidad, Amable, Gato, Aldo Linares

MÁS NOMBRES PARA UN GRAN CARTEL
El cartel de este año se cierra con una estupenda lista de nombres que va desde el carisma de Charlotte Church’s Late Night Pop Dungeon, Olof Dreijer (The Knife) E Ibibio Sound Machine, la energía de The Strypes, Nudozurdo, Cápsula O Havalina, el pop de Childhood, Blaenavon Y Las Kellies o la rítmica de Bad Gyal, Mick Jenkins, Las Bistecs O The Blaze

¡Entra en el cartel del FIB 2017 y descubre más artistas con los que lo pasarás en grande!

OCHOYMEDIO, RAZZMATAZZ Y EL FIB: JUNTOS OTRA VEZ

Festejamos que un año más colaboraremos con dos de los clubes más importantes de nuestro país: Ochoymedio (Madrid) Y Razzmatazz (Barcelona). por eso os invitamos a las dos fiestas que se han preparado para la ocasión:

17 De Junio: Ochoymedio, Con Un Invitado Especial.

1 De Julio: Razzmatazz, Con Amable Dj Y Gato.

¡Allí Nos Vemos!

ABONOS DE 4 DÍAS Y ENTRADAS DE 3, 2 Y 1 DÍA EN FIBERFIB.COM

Quedan pocos Abonos de 4 Días, con 8 de acampada gratuita (Campfest), al precio de 149€. ¡Date prisa!

También están disponibles las Entradas de 3, 2 y 1 día a través de fiberfib.com. Estas entradas no cuentan con zona de acampada.

Se pueden adquirir las Entradas de 3 Días, (jueves a sábado: 130€), (viernes a domingo: 130€) y las Entradas de 2 Días, (jueves y viernes: 90€), (viernes y sábado: 105€) y (sábado y domingo: 105€).

Asimismo están a la venta las Entradas de Día: Jueves (50€), Viernes (50€), Sábado (65€) y Domingo (50€).

Hay un cupo limitado de Entradas VIP para cada día del Festival (130€). ¡Adquiere la tuya y serás nuestro invitado de lujo!

Visita www.fiberfib.com para conocer las últimas noticias del Festival, entradas y viajes.

 

 

 

MAD COOL FESTIVAL 2017 LOGO 699

YA ESTÁN AQUÍ LOS HORARIOS DEL MAD COOL FESTIVAL 2017

Ya puedes consultar los horarios y disposición por escenarios de la segunda edición de Mad Cool Festival que se celebrará los días 6, 7 y 8 de julio de 2017, repitiendo emplazamiento en el recinto de La Caja Mágica en Madrid.

Foo Fighters, Green Day y Kings Of Leon encabezan un cartel de más de 60 artistas de primera línea internacional e internacional; entre los que se incluyen nombres como Wilco, M.I.A., Foals, Alt-J, Foster The People, Ryan Adams, Belle & Sebastian, Rancid, Manic Street Preachers, The Lumineers, George Ezra, Moderat, Kodaline, Roÿksopp, Dinosaur Jr, Catfish and The Bottlement, Savages, Quique González y Los Detectives, Slowdive, Kurt Vile & The ViolatorsSpoon, Warpaint, Trentemøller, Fuel Fandango, Cage The Elephant, UNKLE y un largo etcétera.

Con cinco escenarios al aire libre, el festival madrileño ofrecerá en exclusiva la oportunidad de ver en directo a grandes bandas que llevan años sin pisar nuestro país, habiendo conseguido un sold out de 45.000 entradas diarias para cada una de sus tres jornadas.

ASÍ TE CONTAMOS EL MAD COOL FESTIVAL 2017

Foals LOW FESTIVAL

MAD COOL FESTIVAL CIERRA EL CARTEL DE SU SEGUNDA EDICIÓN

Portada: FOALS

Mad Cool Festival cierra el cartel de su segunda edición con las confirmaciones de Foals, Catfish And The Bottlemen, Quique González & Los Detectives, Slowdive, Savages, Cage The Elephant, SBTRKT (DJ Set), Fuel Fandango, Jagwar Ma, Floating Points (DJ Set), Depedro, Unkle, Neuman, Benjamin Booker, Junior Boys, WASFull, Star Slinger, Viva Suecia, Joseph, Anna Of The North, Los Zigarros, Sexy Zebras, Aurora & The BetrayersShinova.

Nombres a los que hay que añadir las diez bandas ganadoras de Mad Cool Talent, que después de ser preseleccionadas por un jurado profesional, han resultado ser las más votadas por el público. Los premiados son Cannibals, Not My Circus, Ganges, Veintiuno, The Amsterdammers, Fizzy Soup, Dear Audrey, Paracusia, Chelsea Boots y Nora Norman. A los nueve previstos hemos sumado un ganador más debido al empate entre dos finalistas. La organización ha optado por abrir un nuevo slot para ser justos con las dos bandas igualadas en votos.

La segunda edición de Mad Cool Festival se celebrará los días 6, 7 y 8 de julio de 2017 en La Caja Mágica (Madrid). Contará con cuatro escenarios en la zona exterior del parking y un quinto interior; con horarios de 18:30 a 05:30 horas. Una vez más, el festival contará con diferentes espacios en los que distintas disciplinas artísticas convivirán e interactuarán.

El cartel ya está cerrado. Quedan cuatro bandas por anunciar que serán desveladas el 20 de febrero. 

ASÍ TE CONTAMOS EL MAD COOL FESTIVAL 2016

El precio del abono de tres días se mantiene hasta el 1 de marzo o hasta agotar existencias. A partir de esa fecha el precio serán 170 euros + gastos. 

ABONO 3 DÍAS

150 euros + gastos

(hasta el 1 de marzo o agotar existencias)

ABONO 3 DÍAS VIP

¡¡¡Agotados!!!

TICKET 1 DÍA

69 euros + gastos

TICKET 1 DÍA VIP

135 euros + gastos

Compra tu entrada pinchando aquí. 

bbklive2016_foals_01_oscarltejeda (3) 940

BILBAO BBK LIVE 2016: CRÓNICA SÁBADO

“Hemos rejuvenecido, al menos, una década”, decíamos en la crónica de ayer. No lo suficiente como para participar de la onda de Tame Impala. Si anteriormente grandes dinosaurios copaban las cabezas de cartel, en esta edición del Bilbao BBK Live, que a priori nos parecía una de las más atractivas, ha contado con la participación, entre las tres bandas estelares, con dos formadas en este siglo XXI, Arcade Fire y Tame Impala. Una tercera, Foals, robó ayer el protagonismo a los australianos.

El sábado amaneció radiante en Bilbao, por fin, con un sol espléndido. También en lo musical la jornada se presentaba como la más ecléctica de la actual edición, incluso con hueco para Soleá Morente. Para cuando nosotros llegamos a Kobetamendi, la actuación de la hija del maestro granaíno es historia, así como la de los locales Dekot en el escenario principal. Allí se halla Courtney Barnett, mientras nosotros decidimos, como primera tarea, zamparnos un bocata. Pronto nos arrepentimos de no haber esperado un poco, puesto que aunque no podamos ver a la australiana -suena muy lejana-, si vemos a su público. Vaya, por el movimiento parece que se está montando una buena.

Courtney Barnett / Foto: Oscar L Tejeda

Al contrario, el directo de Father John Misty nos resulta un tanto anodino. De él solo podemos destacar el trompazo que se pegó tras caer del escenario al foso, percance del que se levantó como si no hubiese pasado nada. El ex Fleet Foxes, en lo que a su actuación de ayer hace referencia, tiene mucha pose estética y poco peso musical. Lo abandonamos a su suerte pues su actuación se solapa con la de Bad Breeding y Juventud Juché. De los primeros dicen que son la nueva sensación punk británica, y a nosotros nos recuerdan a las bandas jarcoretas centroeuropeas que en los 90 paseaban por nuestros gaztetxes -casas ocupadas-. Los segundos, ¡ofrecían su tercer concierto en 24 horas! -uno de ellos también en Bilbao, en sesion vermouth-. Afortunadamente, el trío madrileño es joven y aguantó el tipo. Presentaban “Movimientos” en una carpa repleta que pusieron a saltar y que sonaba como cuando de adolescente te encerrabas en el baño con el radiocasette -¿existen aún?-.

Father John Misty / Foto: Liberto Peiró

Tras Tame Impala, y antes de Foals -dejamos ambas bandas para después-  se solapaban otras tres propuestas, las de EditorsJagwar Ma y León Benavente. El indie pop épico del grupo liderado por Tom Smith es a priori el que goza de más cartel. Presentan “In Dream”, quinta referencia en una década de existencia, en la que han pisado Kobatamendi tres veces ya -las anteriores, en 2009 y 2013-. En esta última, Smith se presenta algo más canalla que en su anterior visita, y no se quita la capucha hasta hacer sonar “Smokers Outside the Hospital Doors”. La verdad, resultan efímeros y no aportan nada nuevo desde su anterior visita, por lo que los abandonamos a su suerte.

La propuesta electrónica del trío Jagwar Ma, sin batería pero con sintetizadores -segunda banda australiana de la jornada-, entra como un tiro en la carpa y nos convence más, pero picando de aquí para allá, son León Benavente quienes consiguen nuestra atención. Con Abraham Boba al frente -desgañitándose al micro o frente al teclado-, dijeron que Bilbao es una de sus ciudades preferidas. Si vuelven a cantan “Estado provisional” y “Gloria” como si fuera a ser la última vez que lo hacen, el amor será reciproco. Su intensa e brillante actuación tuvo también un prólogo en el centro de la ciudad, en sesión vermuth.

Tame Impala figuraban como cabeza de cartel, aunque su actuación se programó siendo aún de día, dejando la medianoche para Foals. Son muchos los que seguirán su actuación, como las de media tarde, sentados en las praderas del recinto. Se ve alguna que otra falda escocesa hoy, también plumas de indio. En un paseo por el recinto nos encontramos con una barbería donde peinan bigotes, hemos conocido a unas catalanas que repiten en Bilbao porque les gusta la dimensión del recinto y a unas australianas felices de poder disfrutar de tres bandas aussies en la jornada de ayer; Tame Impala es la tercera. Saludamos también a un amigo que está trabajando en un food truck. Acostumbrado a currarse fiestas  patronales a horas intempestivas, está flipando con los festivaleros: “¡Sin broncas, hasta hacen cola para pedir!”.

Tame Impala / Foto: Oscar L Tejeda

Admitámoslo, la brecha generacional entre Tame Impala y nosotros es tan grande que, incluso reconociendo que el suyo es un buen directo, nos impide gozar plenamente de su soft rock de pinzeladas psicodélicas; o aquí hay algo que se nos escapa. Los repetitivos y ya muy vistos visuales, las interrupciones entre temas y alguna que otra larga intro tampoco ayudan.

Tras una intro sonó “Let it Happen”, e inmediatamente el publicó más joven comenzó a brincar. El quinteto dirigido por Kevin Parker -empuña una molona Rickenbaker 335 verde del año 67-, muy arropado y un tanto estático, se relaja después en “Eventually”; las idas y venidas serán ya constantes. En “Elephant”, que remite a  bandas como Led Zeppelin -Robert Plant ¡actúa hoy domingo en Bilbao!- nos invitan a volvernos locos, y hacia el final, suena el hit “The Less I Know The Better”. El sonido es bueno, aunque peña de Zaragoza se nos quejara después de que faltaba volumen. No nos lo ha parecido.

Está bien, Tame Impala nos ha demostrado, sin entusiasmarnos, que es una gran banda. Pero de que se hayan puesto de moda los pantalones cortos con calcetines blancos hasta la rodilla, como hemos visto estos días a los más “fashion” de Kobetamendi… ¡por ahí no pasamos!

Foals presenta algunas características parecidas en escena. Sexteto arropado -con el batería tocando descalzo-, protagonismo de teclados y tintes épicos. Pero su intensidad aumenta a medida que avanza el set, hasta finalizar totalmente desbocados.

Foals /Foto: OScar L Tejeda

En horario estelar, han abierto con “Snake Oil”, “Olympic” y “My number” y el protagonismo estelar de un Yannis Philippakis que acabaría saltando al foso y fundiéndose con el público  -con “Providence”  primero, y al final de su actuación, después-. Especialmente delicada ha sonado “Spanish Sahara”, de lo mejor de la noche.

Si el jueves nos dañamos las rodillas por defender nuestra posición con Arcade Fire, el espacio disponible nos permitió bailar tanto el viernes con Pixies como ayer con Foals. Quizá los temas de Tame Impala sean más complejos y elaborados, pero el disfrute tiene su importancia y Foals ha sabido cómo atrapar al público. Con la celebrada “Mountain At My Gates” decenas de chavalas bailan a hombros de sus parejas; todos cantan -¡aquí todo el mundo sabe inglés, oigan!-. Tras “Late Night” dicen adiós. Los bises, en plan desbarre jarcoreta, son apoteósicos -con un pogo brutal en las primeras filas-, comenzando por “Inhaler”. Se lo han currado muy bien.

El trepidante final del bolazo de Foals coincide con el principio de Triángulo de Amor Bizarro, con cuya intensidad va que ni pintada. El sonido, bueno, el recinto, a rebosar; como con León Benavente -lamentamos no haber podido asistir allí a la actuación de McEnroe, cuyo horario coincidía con el de Tame Impala-. “¡Guillotina!” grita el genial cuarteto gallego en “Robo tu tiempo”, tema que nos recuerda que debo marchar a escribir la crónica que tú leerás mañana -tu hoy-. Las tres baterías de Soulmax, en septeto de riguroso blanco, sacuden la madrugada.

La organización, en una apuesta por la cultura de Djs, ha habilitado una entrada nocturna para Basoa, boscosa pista de baile. Allí esperan 2ManyDjs. Más de 35.000 festivaleros han asistido a la clausura del Bilbao BBK Live 2016, con unas cifra global de más de 100.000 asistentes, siempre según la organización.

 

VI15-FATHER-JOHN-MISTY-MIKAKIRSI-HR-7849

LOS IMPERDIBLES DEL BILBAO BBK LIVE 2016

Portada: Father John Misty / Vida Festival 2015 / Foto:  Mika Kirsi

El Bilbao BBK Live lleva tiempo afianzado como uno de los festivales más importantes de nuestro país. Cada año, la expectación que se crea a la hora de conocer a los artistas que van siendo confirmados es mayor y no es para menos, porque suele reunir a un ramillete con los mejores de cada temporada. Este 2016, la atención principal recae en cabezas de cartel como Arcade Fire, Tame Impala, Pixies, New Order o Foals, pero como todo buen fan de los festivales sabe, estos grandes eventos marcan la diferencia en la abundancia de la serie media, en la variedad en la programación y en una extensa colección de bandas emergentes, y eso el BBK Live también lo tiene. Tras la primera ola de grandes nombres internacionales también se cuelan unos Love of Lesbian que parecen imprescindibles en cualquier festival que quiera atraer al público indie nacional; unos Chvrches, Hot Chip o Years & Years que son el paradigma de la nueva indietrónica; pero también el retorno de los electrónicos Underworld; unos Editors cada vez más etéreos; el magnífico cantautor sueco de origen argentino José González; lo más puntero del indie potente nacional, como Triángulo de Amor Bizarro o León Benavente; o una importante programación de baile con gente como Âme, Four Tet o Erol Alkan.

Pero estos son solo algunos de los artistas de los que participarán en el Bilbao BBK Live 2016, nos dejamos a muchos muy interesantes y sobre todo a los cinco que nosotros queremos recomendaros. Ya sabéis que no solemos darle cancha a los cabezas de cartel –no la necesitan- y que nos gustan las bandas emergentes – sobre todo las nacionales -, pero en esta ocasión hemos escogido a cinco artistas foráneos colocados a mitad de tabla que creemos pueden ser el condimento perfecto para reforzar una magnífica experiencia en el festival de este año.

1.- Courtney Barnett

Courtney Barnett ya había llamado la atención con sus dos primeros des EPs, pero con la publicación de “Sometimes I Sit and Think and Sometimes I Just Sit” (2015) se convirtió en una de las sensaciones en el indie internacional de la temporada, aupándose y encabezando muchas de las listas de lo mejor del año. Esta será la primera vez que actúe en nuestro país –y única en 2016- por lo que su actuación cobra muchísima importancia en un mercado cansinamente repetitivo. Será una suerte y un privilegio poder disfrutar de una artista que ha producido una pequeña sacudida a un indie rock realmente estancado y que crea unas canciones con letras sumamente ingeniosas. La australiana vuelve a la frescura que alguna vez en los 90 tuvo el indie de guitarras y solo por eso ya habría que quererla.

2.- Father John Misty 

La actuación de Father John Misty en el Vida Festival 2015 nos dejó marcados, el tremendo espectáculo que ofreció este excéntrico y divertido personaje fue tremendo, más aun pensando que está sustentado con magníficas canciones. Esto es lo que yo mismo les contaba de su concierto en aquella ocasión: “El crooner del indie folk que lleva dentro Johsua Tillman se llama Father John Misty y fue sin duda el triunfador del festival. Su hipersensual interpretación fue un auténtico oasis en un cartel repleto de grandes artistas, pero de carácter más bien lánguido o contenido, como lo quieran ustedes llamar. Ni tan siquiera Bobby Gillespie poco después se acercó a la empatía que demostró el americano. A los 10 segundos de comenzar con “I love you, honeybear” ya estaba arrodillado al borde del escenario. No paró de contonearse o de bailar sensualmente subido a la batería, ni tan siquiera colgarse la guitarra acústica parecía servir para domarle. Tillman merece relevar a Julio Iglesias en sus clásicos memes. Aunque tiene estupendas canciones y una voz arrebatadora, este tipo listo sabe que su personaje puede hacer que ese aspecto pase a un segundo plano. Si Pávlov hubiera utilizado a mujeres para sus experimentos sobre el reflejo condicional, en vez de filetes les hubiera enseñado vídeos de Father John Misty para hacerlas salivar. Y por favor, no me sean Eduardo Inda, no estoy comparando a mujeres y perros.”

3.- Slaves

El punk no es solamente un sonido surgido a finales de los 70 y que de pura repetición y predictibilidad ha llegado a aburrir, es una actitud. Eso son Slaves: actitud y descaro. Un dúo articulado por la rabia de un batería que canta de pie y un guitarrista energético. Son de beats potentes y marcados – tanto por la contundencia de lo musical, como por el speach de las canciones – y, aunque no llegan a Sleaford Mods, transportan el inconformismo del barrio obrero a los escenarios de manera muy atractiva y efectiva. Una gozada en directo.

4.- DMA’S 

Al igual que nos pasaba con Father John Misty, la presencia de los australianos DMA’S en esta lista se debe a que les hemos visto en una actuación anterior, en este caso la que ofrecieron en el FIB 2015. Si bien de FJM no esperamos más que que repita espectáculo –no ha publicado nuevo material desde entonces-, DMA’S todavía puede ofrecernos mucho más, porque en aquel  entonces no teníamos en nuestras manos su debut “Hills End” (2016). Esto es lo que comentamos de su concierto en Benicàssim: “En el Fibclub Bus los siguientes en tocar fueron DMA’S, uno de los recomendados en nuestro manual de uso, y posiblemente el descubrimiento de la noche.  Los australianos no hicieron nada especial, brit pop de manual, del de barrio, del de los primeros Oasis. Buenas melodías tendentes al himno, aunque no tan autocomplacientes como los de los Gallagher, con una actitud contagiosa y nada forzada. Llenaron el bus –bueno, supongo que también cuenta que eran cinco- y estuvieron lo más cerca de hacernos olvidar que realmente no estaban encima de un escenario de verdad.”

5.- Little Scream

La americano canadiense Laurel Sprengelmeyer es una mujer muy inquieta, tan pronto puede enfilar el pop más pegadizo y bailable, como el folk melancólico o el art rock. En su segundo disco “Cult Following” (2016) ha querido sacar todo lo que lleva dentro y, además de demostrar su destreza en diferentes estilos, para ello la multi-instrumentista se ha rodeado de artistas de la altura de Sufjan Stevens, Sharon Van Etten, Owen Pallett, los hermanos Dessner de The National o Kyp Malone de TV on the Radio. Su actuación en el Bilbao BBK Live nos servirá para medir el real calado del proyecto de Little Scream.

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2015

ENTREVISTA A LEÓN BENAVENTE

ENTREVISTA A SOLEDAD VÉLEZ

 

PLAYMOSS BBK

# PLAYMOSS – BILBAO BBK LIVE 2016

El próximo fin de semana se celebra una nueva edición del Bilbao BBK Live, un festival que poco a poco se ha convertido en una de las más importantes citas del año y que congrega a algunos de los mejores cabezas de cartel de los festivales del país. Por eso, y para que vayáis haciendo boca os hemos preparado una playlist con videoclips de los artistas que este año participarán en eesta próxima edición del Bilbao BBK Live, en el que actuarán artistas internacionales tan importantes como Arcade Fire, Tame Impala, Pixies, Hot Chip, Father John Misty, Courtney Barnett, Editors o Foals, y nacionales como Triángulo de Amor BizarroLeón Benavente o Love of Lesbian, entre muchos otros.

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2015

ENTREVISTA A LEÓN BENAVENTE

Foals LOW FESTIVAL

FOALS ESTARÁN EN EL BILBAO BBK LIVE 2016

Bilbao BBK Live, que se celebrará los días 7, 8 y 9 de julio, es el festival grande que se está espabilando más en conformar su cartel, en esta ocasión anuncian a Foals, otro bombazo para un cartel que está tomando tintes épicos.

Comparados en sus inicios con formaciones como Bloc Party, Foals supieron desmarcarse rápidamente de las comparaciones hasta encontrar su propio sonido, marcado por la combinación de rock indie con toques electrónicos y ritmos de inspiración africana. Su debut de 2008, ‘Antidotes’, alcanzó los puestos más altos de las listas de ventas de Reino Unido y marcó la estela que han seguido el resto de álbumes de la banda de Oxford. Pero si hay un año definitivo para Foals, ese fue 2013, cuando gracias a ‘Holy Fire’, su tercer disco, ocuparon los puestos más destacados de los carteles de los principales festivales del mundo y se alzaron con el Premio al Mejor Single en los Premios NME por ‘Inhaler’ y una nominación al Mejor Disco en los Mercury Prize.

Foals han seguido encabezando festivales, ganando premios y alcanzando los puestos más altos de las listas de Lo Mejor del Año también en 2015 gracias a la publicación de su último disco, ‘What Went Down’, lanzado el pasado mes de agosto. Los éxitos de este LP sonarán en Kobetamendi junto a otros como ‘Hummer’, ‘My Number’ y ‘Bad Habit’.

El Bilbao BBK Live 2016 ya contaba con la presencia de Hot ChipNew OrderJosé GonzálezM83, PixiesFather John MistyCourntey Barnett, Wolf Alice, Years & Years, Hola a Todo el Mundo y WAS.

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2015

Toda la información del Bilbao BBK Live y las entradas a mejor precio en: http://bythefest.com/festivales/bbk-live/

primavera sound all stars 2016 portada

¿QUÉ PODEMOS ESPERAR DEL PRIMAVERA SOUND 2016?

Como todos los años a estas alturas, el cebo está puesto y es tan suculento que picamos aun sabiendo que lo que mordemos no nos va a quitar el hambre y solamente nos va a llevar a una desazón estúpida y autoimpuesta. Nadie se puede resistir a las cábalas y apuestas, a hacer pronósticos, a ser el entendido “just for one day” o simplemente a meterse en el disfraz del falso pasotismo, que por otro lado suele ser la más burda de las poses; si realmente pasas, ni te molestas en decirlo.

Es incuestionable que si en nuestro país hay un festival con poder para hacernos sufrir de esta manera nuestros propios anhelos es el Primavera Sound. De entre los festivales de mayor envergadura es el que ha perdurado y se ha potenciado con más fuerza, construyendo una identidad muy definida y con ella una legión de fieles, herramientas indispensables para crear adicciones y para que sus incorruptibles adeptos tengan las referencias y las pautas necesarias para poder entrar en el juego cabalístico; un juego que el mismo Primavera Sound ha creado, pero al que todos acabamos jugando, seamos conscientes o no.

Sobre la forma que tienen los festivales de presentar los nombres de los artistas, ya sea por goteo o por inundación, o el tipo de espectáculo que se monta a su alrededor hablaremos en otro momento –me estoy convirtiendo en un especialista en sembrar temas a desarrollar para otros artículos y luego no hacerlo, perdonen-, porque de lo que va a versar este texto –me niego a llamarlo artículo, reportaje, etc.- es sobre lo que creemos que nos puede traer el inminente advenimiento del cartel del #PrimaveraAllStars.

Los cabezas de cartel

Lo que todo el mundo habitualmente reclama son los primeros espadas –recordatorio: dejar de utilizar símiles taurinos-, porque, aunque nos encontráramos ante el mejor muestrario de postres de “o Rey das tartas”, hay muchos de los que nos rodean que elegirían la gran, pero falsa, perla de caramelo que más reluce sobre el merengue.

No está fácil el tema de los cabezas de cartel, no señor. El comentario recurrente es que no hay más de un par de docenas de nombres lógicos y posibles para encabezar eventos de esta magnitud –otra cosa es que repintemos la moto para venderla-, y debido por una parte a que unos ya han pasado recientemente, a que otros se los ha llevado la competencia, que varios han decidido no girar o que hay artistas geniales pero que por “precio/retorno” no son rentables, pues la cosa suele pintar bastos.

Hay nombres que están siempre sobre la mesa y que parece que siempre están en el momento oportuno de programarse; como Radiohead que sacarán disco en breve; Bjork que publicó un estupendo trabajo el año pasado y aunque tuvo que cancelar media gira parece que está recuperada, o Neil Young que “de momento” empieza su gira Europea en Glasgow el día 5 de junio.

Otros artistas que se verían como lógicos serían, por ejemplo, los de Tame Impala, Beach House o incluso Foals –sí, Foals-, o no se… The Libertines, porque los señores que programan en el Primavera Sound no son “hombre mágicos, del país feliz, de la casa de gominola, de la calle de la piruleta”, son personas que quieren ganar dinero, o como mal menor recuperar el que han puesto. Es algo tan lícito que no debería de comentarse, además, las opciones son tantas que habitualmente se puede realizar un interesante recorrido por el festival sin acercarse a los dos escenarios más grandes. Pruébenlo un año, quizá descubran cosas nuevas aunque sean reticentes a ello; a veces la mejor terapia contra el conservadurismo es la de choque.

Otros artistas de relevancia (hay un momento en el que se diluye el denominar a alguien cabeza de cartel o no, porque a veces es más criterio del que vende que del que compra) podrían venir de la mano de los más importantes “comebacks” de la temporada, como el de Stone Roses, o los cacareados y por fin confirmados The Last Shadow Puppets y LCD Soundsystem; la verdad es que estos dos últimos serían muy de agradecer, sobre todo si traen nuevas canciones.

Fruta de temporada

El Primavera Sound se ha especializado en tener en sus carteles a un nutrido ramillete de los triunfadores de la anterior temporada, por lo que en este caso, y encajando perfectamente en su perfil, serían la mar de adecuados Sufjan Stevens, Kurt Vile, Joanna Newson, o Vince Staples (podría ser la últimamente muy valorada pincelada de hip hop), incluso quién nos dice que no pueda venir Ryan Adams ahora que parece que es visto como un must hípster, por haber versionando el “1984” de Taylor Swift, y no únicamente como el chico de la americana comercial –injustas ambas acepciones-.

Este año, también hay un buen puñado de artistas que se ponen de nuevo en marcha y que suenan muy fuerte para el PS, como Sigur Ros que “empiezan” gira a mitad de junio; Animal Collective, que publican en febrero y “solamente” tienen fechas hasta mitrad de mayo;  PJ Harvey con inminente nuevo trabajo y que unos días después de las fechas del PS estará en Paris, y de paso por qué no Teenage Fanclub, que también parecen estar en movimiento. Elvis Costello estará de gira esos días de por España y tiene un pequeñísimo margen temporal que podría hacerle aparecer por el Primavera Sound.

Marca de la casa.

Es así y para qué negarlo, mientras que los cuatro nombres comerciales del indie nacional caben en casi cualquier cartel – salvo obvias excepciones- hay artistas internacionales que estilísticamente son carne de Primavera. Un ejemplo son algunas bandas de indie rock 90′s en retorno, como Lush, aunque también creía que el año pasado vendrían Veruca Salt y no fue así. Dinosaur Jr están celebrando su trigésimo aniversario como banda, a mí y a muchos nos encanaría que lo celebrasen también aquí.

Otros nombres muy “primaverescos” podrían ser Fidlar, Ty Segall –aunque sea con el disco de versiones de T-Rex-, Wavves – ya sea con su nuevo disco o haciendo binomio con el maravilloso artefacto que forman con Cloud Nothings-, Parquet Courts, o Bob Mould, que saca nuevo disco el 25 de marzo y tiene fichas americanas hasta mediados de mayo.

Nadie pondría caras raras a que Matt Berninger y Brent Knopf se dejaran caer por el Fórum con El VY, o a la presencia de Chromatics, Grimes o FKA Twigs (al Primavera Sound le gusta bailar) o Explosions in the Sky o Mogwai (también gusta el ruido); Tortoise seguro que estarán en el Parc del Fórum, como comentaron en un desliz en su entrevista del Rockdelux de este mes.

Por una parte se descarta la vuelta de Kendrik Lamar al PS –actuó en el 2013-, puesto que ser el fichaje estrella del FIB imposibilita la inclusión del rapero californiano, aunque claro, en Barcelona ya lo tuvieron primero. También era esperada una de las triunfadoras en el indie rock internacional, la australiana Courtney Barnett, pero se ha adelantado el Bilbao BBK Live, al igual que con Father John Misty o M83, pero bueno, el año pasado Alt-J y Caribou ya hicieron doblete Primavera/BBK – a New Order no los he incluido porque además de al BBK también van al Sónar y su presencia ya pierde mucho valor en tickets-. Los artistas programados por el festival americano The Governors Ball Festival -que coincide en fechas-  son altamente improbables, pero cosas más difíciles se han visto.

La prepotencia del Primavera Sound con sus eslóganes, como el pasado #bestfestivalever o el presente #PrimaveraAllStars, es evidente y siempre habrá quien lo utilice como arma arrojadiza cuando no programen a su artista favorito o el estilo de los cabezas de cartel no sea acorde a sus filias, pero en un festival con tanta oferta es un poco estúpido quejarse; es como enfadarse porque no te han cocinado una esferificación de morcilla de Burgos con esencia de humo de madera baobab, cuando han puesto a tu disposición el buffet libre de un restaurante con estrella Michelin.

the vaccines dcode

DCODE 2015: CRÓNICA

La quinta edición del DCode vino a ratificar el papel que este festival juega en el calendario veraniego. Cierre de temporada en la capital del reino –territorio poco propicio para eventos de estas características– con una propuesta eminentemente popular a la que el respetable responde con entusiasmo, agotando los abonos. Este año, además, se ampliaba la oferta en sesión mañanera, aunque la asistencia durante dicho tramo horario fuera tirando a discreta.

Trajano! bailaron con la más fea: apertura del festi a mediodía, amenazando lluvia y con mucho personal de camino aún. Tampoco escatimaron. De hecho, el cuarteto madrileño sonó con más empaque que en otras ocasiones y dejó buen sabor de boca. Sus referentes –los Cure de la trilogía siniestra o Décima Víctima– afloran sin sordina cuando pisan tabla y conectar con la voz de Lois Brea exige cierta predisposición, pero las canciones terminan imponiéndose y poco se puede objetar a su breve turno.

Wolf Alice lo tuvieron mucho más de cara. Era muy temprano, pero la carpa de Tentaciones se llenó de un público entusiasta que, en muchos casos, pilotaba de arriba a abajo el contenido de “My Love Is Cool”, su estupendo estreno en larga duración. La cantante Ellie Rowsell parece estar aprendiendo a lidiar con un estrellato que ya nadie discute. Retraída y algo distante, se transforma en las interpretaciones y demuestra tener un registro amplísimo, bien temperado, que en ocasiones recuerda a Tanya Donelly. Palabras mayores, desde luego. Más cerca de Veruca Salt que de Belly, en cualquier caso, el cuarteto londinense sembró con simiente de conquista de cara a futuras visitas con y dejó momentos para el recuerdo vía “Your Loves Whore” y “Giant Peach”. Merecían plaza en escenario grande y con horario favorable.

Como The Parrots se pasan por el forro cualquier convención y son enemigos declarados de la seriedad, parecen un grupo peor de lo que realmente son. Su pop de encaste garagero tiene pegada y suena con la crudeza debida. Y su actitud escénica –jolgorio beodo para festejar como si no hubiera un mañana– establece conexión incluso a la hora del vermú. En el pit, todo hay que decirlo, estaban muy por la labor y el rosario de pogos no se hizo esperar. El gran final, con Diego –cantante y guitarrista– surfeando sobre el respetable y abrazando una muñeca hinchable mientras algún técnico de escena se hacía cruces, tiene mucho de simbólico. Se niegan a crecer, al menos por el momento. Bienvenidos a Nunca Jamás, pues.

Flo Morrissey tuvo que plantar cara a una audiencia escasa y más por la labor del sesteo que otra cosa. La naturaleza de su propuesta, intimista y recoleta, tampoco acompañó. Secundada por un chelo, teclados y guitarra eléctrica, despachó un set irreprochable, proclive a la ensoñación folk, con la mirada puesta en la California de finales de los sesenta, por mucho que haya crecido en Notting Hill y todavía no haya cumplido los 21. Mientras la mocita se estrenaba en los escenarios madrileños, Lúa Ríos y Carlos del Amo, Gold Lake, firmaban doblete en uno de los tablados principales, ya que habían tocado también en el pase de mañana. Les encargaron sustituir a Hinds, quienes no pudieron llegar a tiempo al surgir problemas con su traslado desde Palma. El jovencísimo cuarteto madrileño actuó un par de horas más tarde de lo previsto, sin lograr despejar las dudas que genera su pop naíf en la estela de grupos como The Pastels. Atacaron con desparpajo ese floreciente repertorio, aunque sus evidentes limitaciones expresivas e instrumentales todavía ganan la partida.

Sobrada de argumentos artísticos e interpretativos iba Natalia Lafourcade. Y su imponente banda, tres cuartas de lo mismo. La subida de listón ejecutada por la mejicana en sus pletóricos 45 minutos fue más que bienvenida e invita a reflexionar. El pop latinoamericano está tejiendo un discurso común, reconocible y genuino sin renunciar a su propia tradición y sin abdicar de unos incuestionables estándares de calidad. El concierto de Lafourcade fue una refrescante ventisca, apta para todos los públicos. Un verdadero festín que esperamos volver a disfrutar más de cerca y sin el azote de la solana.

A cubierto, en pleno atardecer, descargaron The Unfinished Sympathy, redivivos tras varios años de parón. La emoción por el reencuentro se transformó en una euforia paulatina, que fue creciendo conforme el grupo barcelonés fue interpretando un puñado de canciones que forman parte de la memoria del indie-rock facturado aquí. Electrizantes como de costumbre,  felices por el calor recibido desde la platea, conjuraron cualquier recelo sobre la pertinencia de su regreso ante un público no excesivamente numeroso. Su obra tiene la enjundia y el peso específico como para trascender el paso del tiempo. Ojalá se animen y haya prórroga, porque estos 40 minutos nos dejaron con ganas de mucho más.

Mientras The Vaccines se encomendaban a la infalibilidad de sus hitos primigenios –que es lo que procede en estos casos, sobre todo cuando tu nuevo álbum va justito de inspiración–, la organización del festival comparecía en la zona de prensa para hacer oficial la caída de cartel de Sam Smith. El británico, uno de los principales reclamos de esta edición, se quedó en tierra, aquejado de una afección en las vías respiratorias. Lástima, porque siempre apetece comprobar cual es el verdadero alcance en directo de un fenómeno comercial como el protagonizado por el veinteañero londinense durante la última temporada.

De vuelta a territorio patrio, pudimos comprobar que Supersubmarina siguen contando con el favor de la inmensa mayoría. Los de Baeza apuestan por el pop de formas amables, prácticamente neutras. El sonido y la ejecución son tan políticamente correctos, tan conservadores, que pueden llegar a irritar, aunque la reacción del respetable, todo entusiasmo, indique lo contrario. En el turno de Izal, que se dieron el enésimo baño de multitudes, las impresiones fueron muy similares. Sorprende el fervor con que la muchedumbre acogió una actuación tan henchida de épica como escasamente estimulante, con el aliciente del estreno de nuevas canciones de su próximo álbum, eso sí. Todo en su sitio, qué duda cabe, pero incapaz de pellizcar como es debido, pillando bien de cacho. Lo de L.A. es distinto, entre otras cosas porque el talento de Luis Alberto Segura, mayúsculo intérprete y avezado compositor de profundísima cultura pop, se impone a cualquier consideración. Irradia credibilidad de forma natural y su cancionero tiene ese componente de universalidad que le hace compatible con la AM adulta, la FM alternativa y lo que se le ponga por delante.

Sobre Suede no vamos a descubrir nada a estas alturas. La reunión del quinteto británico ha sido satisfactoria en el apartado creativo –“Bloodsports” no desmerecía tan imponente legado– y, lo mejor de todo, nos ha dado una segunda oportunidad para volver a disfrutar de uno de los mejores directos –seguramente el mejor– de la generación brit-pop. Con nuevo álbum previsto para 2016 –“Night Toughts”, del que pudimos escuchar una preciosa canción– y su imparable batería de hits, ofrecieron los mejores minutos de todo el festival. El arsenal de que disponen es tan nutrido que caras B como “Europe Is Our Playground” y “Killing of a Flash Boy” tienen entidad suficiente para abrir uno de sus conciertos o aguantar el tirón entre clásicos absolutos  como “The Drowners” o “New Generation”. Se permitieron un breve bis de carácter introspectivo, rematado por “Saturday Night”. Rendirse a la evidencia es la única opción en este caso, porque nunca fallan.

Foals siguen creciendo. Fueron recibidos con alfombra roja y respondieron a las expectativas –venían a presentar el recentísimo “What Went Down”– con una demostración de fuerza no exenta de matices. Arrollaron, confirmando que el traje rockero les sienta mejor que el atuendo de finolis con ínfulas experimentales. No renuncian a esa vena arty que siempre les ha caracterizado, pero su directo cada vez es más sanguíneo. Y eso, en el territorio comanche del festival multitudinario, suele traducirse en triunfo.

Texto: César Luquero

Foto de portada: The Vaccines (DCode)

 

 

D-CODE-infografia_

DCODE 2015: INFOGRAFÍA

Un año más (y ya van cinco) llega una nueva edición del DCODE Festival a la capital de España. El próximo 12 de septiembre, en la Universidad Complutense de Madrid, tienes una cita con uno de los festivales referencia en nuestro país.

Esta quinta edición empezará a mediodía, abriendo las puertas a las 11:30h y comenzando a las 12:00h con los primeros conciertos, siendo tres los escenarios en los que se podrán ver a los 21 grupos confirmados. Rock, pop, folk y electrónica, cada una en mayor o menor proporción, serán los estilos musicales que caracterizarán una edición en la que Sam Smith, Crystal Fighters, Foals, Suede, Supersubmarina e Izal parten como principales protagonistas. 

En Bythefest hemos puesto en marcha un sorteo en nuestras redes sociales. Tenemos 2 abonos dobles para regalar, ¿participas? (Encuentra toda la información aquí). Y para los que no sois amigos del azar, en la infografía puedes ver el precio de las entradas (el día 1 de septiembre suben) y aquí el enlace donde poder adquirirlas.

 

 

TE INTERESA

¿Quieres tocar en el DCODE 2015?… Participa en la concurso de bandas del festival. Toda la información aquí.

Además, en Dcode se suman a la tendencia foodie, y en esta edición contaran con un nuevo espacio de comida gourmet de diferentes especialidades, como comida vegana, vegetariana o internacional, servida en food trucks en una zona de restauración ampliada.

Tampoco podía faltar la Liga de Fútbol AS/SER en Dcode 2015. Podrás volver a ver cómo periodistas del periódico AS y Cadena SER, fans y artistas del cartel se enfrentan en un partidazo ;). Ve poniéndote en forma, porque tú puedes ser uno de los fans que juegue contra alguno de los cabezas de cartel.

Y, entre las sorpresas, los asistentes podrán presenciar un Fashion Market con los diseñadores de la moda más cool

*La entrada es gratuita para los menores de 10 años.

LOW2015__DOMINGO_FOALS_09_JAVIERROSA portada

CRÓNICA LOW FESTIVAL 2015: DOMINGO

Los domingos de festival, podrían considerarse de todo excepto lo que son: domingos.

El tercer día de Low Festival empezaba también con amenaza de lluvia, que no llegó a hacer efecto y con una banda que garantizaba calidad desde la hora de apertura de puertas: Mi Capitán. Cuentan ya con el respeto de crítica y público a pesar de tener un único álbum en el mercado. Y es que Mi Capitán, el supergrupo formado por miembros también de Standstill, Love of Lesbian o Egon Soda, no han tenido aún ocasión de fallar en ningún concierto en los que les hemos visto.

“Somos Mi Capitán, una banda de rock de Barcelona”, decía Gonzal (cantante de la banda) antes de que empezara a tocar “Algo inesperado”, primer tema que sonaba en la tercera jornada de Low Festival 2015. A este le siguieron otros como “Asalto a la costa blanca”, en el que habría que hacer especial mención a los coros (hay algún momento en el que cantan prácticamente todos los miembros de la banda) y también la canción que ellos definen como “la niña que los ha traído hasta aquí”, que no es otra que “Es suave la voz”. Entre los últimos temas, no falta una versión de “Alta Suciedad” de Andrés Calamaro, por si quedaba alguna duda de que lo suyo es el rock.

Primera hora de domingo / Foto: Javier Rosa

Para seguir por todo lo alto desde bien temprano, el escenario Budweiser se rendía a los pies de la elegancia de Nacho Vegas. Con camisa blanca y su habitual saber estar, deleitaba al personal con temas de “Resituación” (2014), pero también con otros más antiguos, como “Me he perdido”, “Perdimos el control” o “Gang-Bang” en el que el teclista, Abraham Boba (cantante también de León Benavente), dejaba el teclado a un lado, para tocar el acordeón.

Jero Romero empezaba su concierto en el escenario Ron Matusalem como viene siendo habitual en ellos: todo lo cerca posible entre ellos, pero sin llegar a invadir el espacio vital del otro. Empezaban con “Narciso”, tema incluido en “La Grieta” (su segundo y último álbum hasta la fecha), pero también dejaban lugar a temas de su primer álbum como “Cabeza de león” o “Devolverte”, que es uno de los puntos fuertes del concierto, cuando la banda se marca un capricho instrumental que deja al público sin palabras. No es difícil ver gente entre el público dejándose llevar incluso con los ojos cerrados. Lo de Jero Romero en directo es calidad de la buena. En la recta final del concierto suenan temas “Hombre mayor”, “Desinhibida” o “El As”, para despedir el show.

Después de ver las fechas de su gira internacional, de que Pitchfork haya nombrado alguno de sus temas como “Best New Track” y que su nombre haya salido hasta en el New York Times y todo esto, sin que ninguno de los miembros de la banda supere los 19 años, lo mínimo que se puede tener por ver a Mourn en directo es curiosidad.

Tocaban en el escenario Wiko y demostraron la razón de todo lo citado arriba. Son una banda con un talento excepcional y una actitud que ya les gustaría tener a algunos grupos con más nombre o más experiencia. Vértigo da pensar hasta dónde pueden llegar.

En el escenario principal era el turno de Supersubmarina, que hacían acto de presencia en su cuarto Low Festival, detalle que recordaban en un momento del concierto, dando las gracias al festival por apoyarlos cuando en 2010 apenas los conocía nadie.

Anoche Supersubmarina estaban especialmente enérgicos “¡No descansamos, Low! ¡Ya descansará uno cuando se muera!” gritaba Jose Chino antes de sumergirse en “Niebla”, una de las canciones que recuperaban de “Electroviral” (2010). Un concierto lleno de hits con un sonido impecable, que demuestran que Supersubmarina tienen canciones suficientes para mantener arriba al público durante todo el concierto. Todas ellas acompañadas de un diseño de luces que hace aún más grande el show. El concierto terminaba con una auténtica traca final en la que se encontraban temas como “Kevin McAllister”, “En mis venas” o “Cientocero”.

Supersubmarina / Foto: Javier Rosa

Mientras tanto, La Bien Querida ya había empezado en el escenario Ron Matusalem. Con una cuidada puesta en escena, Ana Fernández-Villaverde, interpretaba junto a su banda temas antiguos como “Corpus Christi” de “Romancero” (2009) u otros incluidos es su último trabajo, como por ejemplo, “Disimulando” de “Premeditación, nocturnidad y alevosía” (2015). Antes de terminar, y como curiosidad, no quiso dejar pasar la ocasión de agradecer a Low Festival el horario que le había puesto: “Muchas gracias al Low por ponernos a esta hora tan buena” y acto seguido comenzaba a sonar “Poderes extraños”, también incluido en su último trabajo.

Una de las bandas más esperadas del día y de todo el festival eran Foals, que cumplían con creces las expectativas del público presente con un sonido prácticamente perfecto y una técnica en la voz más que destacable de Yannis Philippakis, su front-man. A pesar de una ejecución envidiable, Foals conseguía mantener al público sólo con sus dos temas más esperados “My number” de su álbum “Holy Fire” (2013) y “Spanish Sahara” de “Total Life Forever” (2010), con la que ponían la piel de gallina a más de uno. El resto del concierto no pasaba de ser un show con un sonido ante el que no hay nada que objetar.

Foals / Foto: Javier Rosa

Delafé y Las Flores Azules estaban en el otro escenario disfrutando (y por tanto, haciendo disfrutar al público) con temas como “La Primavera” o “Intento”, mientras en algún momento animaban al público a grito de “¡Esos indies!” (¿?). Destacaban los bailes de Óscar D’Aniello, a quien era imposible seguir los pies a pesar de los intentos de la cámara que grababa recursos del directo para las pantallas. Uno de los momentos álgidos de su concierto, llegaba con “Espíritu Santo”, canción coreada por la gran mayoría de los asistentes.

The Raveonettes era uno de los últimos grupos en tocar ya en el escenario principal y comenzaban con “Endless Sleeper”, tema con el que también abren su último álbum “Pe’ahí” (2014). Muchos de los temas de la banda contaban con una base similar, que hacía que el concierto no tuviera grandes altibajos y se mantuviera en la misma línea, cosa que puede llegar a resultar un poco aburrido en algunos momentos, a pesar de que su sonido, al igual que el de Foals, era excelente.

The Raveonettes / Foto: Javier Rosa

Varry Brava por su parte ya tenían todo preparado en el escenario Matusalem, incluida una escenografía llena de plantas rodeando una V situada en el centro del escenario. Los murcianos salían más formales de lo que nos tienen habituados (al menos hablando de su look), pero con la misma fuerza y energía de siempre. Un concierto suyo siempre tiene asegurado que la gente va a disfrutar y bailar con temas de “Demasié” como “Calor” o “No gires” y también con su último trabajo “Arriva”. Varry Brava en directo es sinónimo de fiesta.

Reptile Youth tenían el difícil papel de mantener al público con fuerzas a las 4 de la mañana, pero lo hicieron y ¡vaya si lo hicieron! Estamos convencidos de que después de este, habrá muchos más festivales por delante para los de Copenhague, que se animaban incluso a lanzarse al público casi al final del concierto. Un directo más que recomendable.

Buffetlibre cerraba la edición 2015 de Low Festival, que un año más ha merecido la pena y ha dejado un listón bien alto para el 2016. Ya estamos deseando volver a Benidorm.

 

Low Festival 2015: Crónica sábado

Low Festival 2015: Crónica viernes 

Portada – Foals / Foto: Javier Rosa