Entradas

SANSAN FESTIVAL 940

# PLAYMOSS – SANSAN FESTIVAL 2017

El SanSan Festival 2017 está a punto de comenzar su andadura en su nueva ubicación: el Recinto de Festivales de Benicàssim.

Este festival, cuya programación se centra en el indie nacional, este año tiene de nuevo un listado de artistas repleto de lo más florido de la temporada. Este año, entre los artistas que podrás ver en el SanSan Festival, se encuentran Kaiser Chiefs (única estrella internacional), Leiva, Miss Caffeina, La Raiz, Niños Mutantes o Coque Malla, Maga, Varry Brava, Niños Mutantes, Luis Brea y el Miedo, Neuman, Polock y muchos muchos más.

Hoy os proponemos como aperitivo una playlist de videoclips de los artistas que podrás disfrutar estos días.

 

sansan festival portada

LOS IMPERDIBLES DEL SANSAN FESTIVAL 2017

Texto: David Blutaski

Ya sabéis que a menudo solemos hacer manuales de uso o artículos con recomendaciones de artistas – a los cuales llamamos “Imperdibles”-, antes de los festivales que consideramos más significativos. Este es el caso del SanSan Festival, un festival que abre la veda de los festivales indies, que cumple su cuarta edición y que por primera vez se celebrará en el Recinto de Festivales de Benicàssim tras los muchos problemas que tuvo las ediciones pasadas con el ayuntamiento de Gandía.

El festival continúa con su filosofía acumulativa de nombres indies nacionales, aunque este año el mayor reclamo es el de los británicos Kaiser Chiefs, ejemplo de banda festivalera por antonomasia – se subieron a ese carro con los singles de sus dos primeros discos “Emplyment” (2005) y “Yours Truly, Angry Mob” (2007), y de ellos siguen viviendo -. Leiva, Miss Caffeina, La Raiz, Niños Mutantes o Coque Malla actúan como figuras en un cartel que no destaca por ello y que fluctúa entre una colección o un desfile de series medias. La inclusión de Los Del Río en el cartel se debate entre una simple boutade y una campaña de marketing fallida; porque sí, se ha nombrado en todos los medios, pero pocos lo han hecho de forma positiva. Bueno, nuestra misión con este artículo es intentar señalar los artistas que, por una razón u otra – en la mayoría de casos porque presentan nuevos trabajos -, creemos que son los más interesantes y se debe prestar atención a sus actuaciones.

Maga

Los sevillanos Maga se tomaron a finales de 2015 un descanso indefinido que ha resultado ser bastante corto – más corto que el de algunas bandas que siguen en activo y no hacen ningún anuncio -, pero el año pasado volvieron con una triunfal gira de aniversario y ahora tienen nuevo disco, “Salto Horizontal”. Este trabajo es una enciclopedia del auténtico sonido de la banda actualizado para deleite de fans y nuevos seguidores.

Niños Mutantes

De entre los que, en el cartel, figuran como teóricos cabezas de cartel – algo en ocasiones no tan evidente y supeditado a un dudoso criterio por parte del programador -, destacamos a los granadinos Niños Mutantes, una banda curtida durante dos décadas militando en la escena indie – el año pasado realizaron una exitosa gira de 20º aniversario-  y que tras un recopilatorio acuden a Benicàssim con nuevo material.

Varry Brava

Los murcianos Varry Brava son de esas bandas que en un festival no puedes dejar de bailar. Todos sus trabajos son excelentes y aunque en este estupendo nuevo disco, “Safari Emocional”, han bajado un poco las revoluciones, sus directos siguen siendo una fiesta sin escape.

ENTREVISTA A VARRY BRAVA

Luis Brea y el Miedo

Luis Brea y el Miedo también tienen nuevo disco (como podréis ver, la mayoría de las justificaciones para incluir bandas en esta lista suelen venir por la publicación de nuevo material, realmente el reclamo más interesante para ver a una banda), “Usted se encuentra aquí”. Sin hacer demasiado ruido, pero captando adeptos a cada paso de su carrera, sus canciones han crecido tanto en contenido lírico como en sonido, llevándoles a ser una de las bandas indies más a tener en cuenta en su liga.

Neuman

Tres años después de “If”, Neuman publicarán nuevo disco en mayo. Estos murcianos, han ganado su fama a través de conciertos potentes y emocionantes, de guitarras avasalladoras de tintes melancólicos con vocación de himno. Esperamos que en esta edición del SanSan Festival nos adelanten alguna de las canciones de su inminente nuevo álbum

Polock

Polock son un sinónimo de pop moderno y elegante. Eternamente comparados a Phoenix, Con este disco avanzan en un camino propio y posiblemente en el que acabe de subirles al peldaño más alto. No en vano son nuestra banda más valorada a nivel internacional, donde son capaces de batirse el cobre con todo tipo de nuevos artistas.

The New Raemon & McEnroe

Posiblemente sean el rara avis de esta edición. Ambos proyectos por separado, y ahora juntos a través del estupendo “Lluvia y truenos”, tienen la magia de unas letras de belleza abrumadora, de una melancolía hiriente y de un palpitante y sosegado sonido que consigue totalmente lo opuesto a lo que exhibe, inquietud y adicción. Entre tanta banda hueca en la que el hedonismo es la marca, de tanto baile y de sonidos tan miméticos, este concierto puede ser un bálsamo… para el que lo quiera entender como tal.

Manel

La segunda rara avis (no debería de serlo, pero lo es), son Manel. Un grupo que practicando un folk pop – cada vez menos folk- en catalán, han roto barreras de prejuicio idiomático para conquistar festivales y salas de toda España. Su propuesta tiene calidad bastante por encima de la media, por lo que vale la pena no perderse su concierto.

Viva Suecia

Dentro del nuevo indie, la aparición de Viva Suecia es buena noticia. No tienen nada de rompedores; tienen destellos de Los Planetas, de Neuman, algo de ruido épico… pero lo hacen todo con tino y estilo. Su nuevo disco, “Otros principios fundamentales” supone un nuevo avance y poco a poco van ganando las ligas de todas las divisiones y podría decirse que acaban de subir a la de honor.

Rufus T Firefly

Esta grupo, agazapad y sin hacer demasiado ruido, continúa sacando material interesante aunque no llegue a la repercusión que quizá merezca; “Magnolia” vuelve a ser muestra de ello. Este nuevo disco, les vuelve situar entre lo orgánico y lo sintético, en el pop brumoso y las progresiones envolventes. Una banda con estilo, que no vive del marketing –ni tan siquiera del de guerrilla- y que merece más intención dentro del indie nacional.

cabecera Kaiser Chiefs

KAISER CHIEFS CONFIRMADOS PARA SANSAN FESTIVAL 2017

El SanSan Festival cuenta este año con un cabeza de cartel de lujo: Kaiser Chiefs. La mítica banda de Leeds ofrecerá su descarga de energético rock británico en el escenario principal el sábado 15 de abril, en exclusiva primicia para España.

Será la ocasión perfecta para conocer en vivo los temas de su nuevo Album ‘Stay Together’, con el que no dejan de colgar el cartel de “Sold Out” en las arenas de Reino Unido. También repasarán los clásicos de unos músicos que ha sabido mezclar con acierto, desde su formación en el 2000, los sonidos más independientes con toques de New Wave y guiños al Post-punk más elegante, sin renegar de la mejor etapa del Britpop.

Desde que lanzaran en 2005 su álbum debut ‘Employment’, los ingleses no han dejado de dar alegrías a los amantes de la buena música, gracias a unas composiciones cargadas de referentes tan importantes como Led Zeppelin, New Order, Oasis, The Beatles y el rock americano.

Un escenario al que también subirán bandas de la talla de M Clan, Mucho, Miss Caffeina, The New Raemon & McEnroe, Second, La Raiz, Corizonas, Fuel Fandango, Modelo de Respuesta Polar, Niños Mutantes, Manel o Elefantes, que presenta nuevo álbum con un directo que está haciendo las delicias de sus fans en cada concierto que ofrecen.

Y eso es sólo parte de un menú al que hay que añadir a Ojete Calor, Varry Brava, Dinero, Polock, Luis Brea Y El Miedo o Mäbu, por citar sólo a unos cuantos. Un cartelazo con cerca de 100 artistas.

Con esta incorporación, el SanSan Festival 2017, se consolida como una de las propuestas más apetecibles de la temporada para los amantes de la mejor música independiente. Y además, en una tierra tan festivalera y acogedora como Benicàssim, todo un lujo.

Cuatro días(13, 14, 15 y 16 de abril) en el recinto de festivales de Benicàssim (Castellón) en los que la mejor música, el buen tiempo y una selección de bandas que asegurarán la diversión se darán la mano para hacer de esta una edición única.

ABONOS A LA VENTA EN  TICKETBELL

Kaiser Chiefs

ASÍ TE CONTAMOS EL ARENAL SOUND 2016

Texto: Carla Sifer

JUEVES

Ya es agosto, hace un calor de cojones, aunque no iba a ser para menos. Venga, el coche ya está a punto para salir de Ciudad Palmera con destino Burriana. Este año seré la corresponsal más indie de todo byTHEFEST, lo comprobaréis en los siguientes párrafos. Cuatro jornadas de Arenal Sound me esperan, ¿sobreviviré a esta nueva aventura? Soy una valiente, sobrina de Thor, mitad mujer mitad cyborg, la pesadilla de Sarah Connor.

Después de dejar mis cosas en mi piso franco me dirijo al recinto del festival para recoger la acredita y beberme dos litros de agua para reponer líquido elemento. Ya estoy un poco mayor, y los años pasan factura, lo del camping quedó en el pasado para mi, tengo muy buenos recuerdos, pero aprecio mi vida.

Al concierto de La Raíz llegué casi acabado. La masa se movía de un costado a otro del escenario principal, para demostrar que las horas, si gusta, no importan. Reivindicación, protestas y patrias.

Arenal Sound / La Raiz

Mi inicio en este Arenal Sound quedó musicalmente bautizado por Fuel Fandango. Con nuevo trabajo en este 2016, la banda de Nita y Ale Acosta siempre nos asegura espectáculo, fusión y pasión. Parece que “Aurora, además de ser su tercer trabajoes la prueba de que Fuel Fandango son una marca auténtica y única.Los bailes de Nita hipnotizan a cualquiera que estuviera mirando al escenario. Era evidente que el público iba a enloquecer con “Salvaje” y “New Life”, canciones casi posesivas, rudas y fuertes, un gustazo. Una fusión de sonidos que hasta yo misma dancé. Después lo hablé con Ernesto de Pink; “Oye, que chulo ha estado el bolo“.Me encantan esos conciertos que me sacan de mi zona de confort,  ayer Fuel Fandango me dejaron felizmente fuera de juego. Por cierto, yo en otra vida me casaré con Nita, poco a poco comprobaréis mis tendencias musico-lesbicas.

Fuel Fandango / Abel Gimeno Fotografía

He de admitir que nunca he sido una gran fan de Love of Lesbian, pero también admito que en sus conciertos me meto en el papel de cualquier John Boyque se precie. El típico comentario cada vez que los lesbianos estrenan nuevo trabajo es que no se parece a lo anterior… ¿Quién ha estipulado que lo nuevo tenga que ser como lo pasado?¿QUIÉN? Si algo consiguen Santi Balmes y los suyos es hacer lo que les da la gana y ser amados. Imágenes e improntas en el escenario que aumentan esa emoción que muchas canciones de LOL generan. Más allá de contenerse con el nuevo disco, la banda regaló un set de lo más completo que sostuvo “1999”, “Algunas plantas” o “Incendios de nieve”.

Arenal Sound / Love of Lesbian

Crystal Fighters: ellos y algunos otros son fiesta real y palpable. Todos y cada uno de los conciertos que he vivido de la banda son como un viaje de fin de curso eterno; alegría y felicidad. Sabía con toda seguridad que su bolo en este Arenal no iba a ser para menos. Desde arriba del escenario se podía ver como el “mogollón” danzaba y saltaba como si fuera el fin del mundo“At Home”, “Plage” o la posesiva “I Love London”. Un público que parece haberse enamorado de la banda, que haga lo que haga es vitoreada. Eso sí, en esta ocasión, como en tantas otras, estuvieron a la altura.

Crystal Fighters / Nerea Coll Photography

A los catalanes Yall los sigo desde hace unos años. Cuando mi vida estaba en Barcelona y los conocí con sus 16 pantallas de televisiónapiladas como formato para sus visuales. Ahora todo eso ha cambiado, pero la esencia de Yall sigue siendo la misma. El petardazo de “Hundred Miles” es real, lo dicen las reproducciones en YouTube, las capturas de melodías en Shazam y las escuchas en Spotify. El trío consiguió mantener el ambiente con un “temazo” tras otro en el Escenario Negrita.

Mi romance con Vitalic empezó al mismo tiempo que con el Jägermeister. Cuando antes de salir de fiesta me ponía “My Friend Dario”para motivarme, aunque con veintipocos tampoco hace falta motivarse mucho.  De anoche poco se pudo sacar, y no es que yo sea propensa a quejarme, pero sorpresa hubo poca. Eché de menos el hard-techno del que presumió en un pasado. Una sesión bastante lineal que agradó o simplemente sostuvo a los que ya estaban allí porque tocaba.

Arenal Sound / Vitalic

Vicetone son el típico nombre que encuentras en el cartel del Arenal Sound, pero no en mucho más del panorama nacional (por no decir en ninguno). Uno de los nombres de la jornada para la chiquillería, pero también patrocinador de momentos de fiesta para el targetmás electrónico de público del AS. A mi personalmente me aportó poco, lo justo y meramente necesario.

Y después migré a casa, la playa esperará para mi hasta una o dos jornadas más, que creo que allí se me ha perdido poco. Descansen comadrejas, que este Arenal, da para mucho.

VIERNES

Viernes de despertarse bien, demasiado para lo que me merezco. Pero claro, cuando uno quiere todo, todo y todo, debe pagar el precio o descansar más. Cojo mi bólido blanco para dirigirme de nuevo al recinto del Arenal Sound. El calor es casi insoportable, pero yo soy una bebedora compulsiva de Red Bull, creo que como mínimo deberían patrocinarme.

Empezar una larga jornada de festival con Perro, es empezar la casa por el tejado. La verdad es que no me importaría iniciar o finalizar cualquier día de conciertos con ello, pero sí que es verdad, que después de sus bolos termino agotada y satisfecha, como después de un polvo magistral. Me comentaba un chaval que había a mi lado, que era muy temprano y hacía mucho calor, a mí me importaba bien poco, iba a acabar sudando igual.

La primera vez que escuché “Tiene melodía, tiene bacalao”, no terminé de encontrar mi conexión con la banda, lo admito. Atrás queda ese tiempo, ahora me los pongo en bucle en cualquier momento del día. Cada vez que suena “OLRAIT”, como en este Arenal Sound, hay algo que me llevara a empujar y bailar como si quisiera simular la centrifugadora de una lavadora industrial. “Rencor Sabadell”, “Ediciones Reptiliano”, cercanos como siempre, arrolladores, pues como siempre también. No sabemos si había algún tipo de problema de sonido, no porque lo notáramos, si no por algunos cortes entre canciones demasiado largos. Lo que me sabe mal, es que en festivales como el Arenal quizás no se aprecie la calidad de esta “pequeña banda murciana” (por favor, véase la ironía).Público valiente, “madrugador” y entregado. Cerrar con “Marlotina”, un acierto.

Perro

Yo soy catalana, muy mucho catalán y claro, Manel me flipa pepinillos. Parece que el Arenal Sound se hermana en ocasiones con las bandas de lengua catalana, y eso, es de admirar. La locura y pasión que para mí rodean a la banda, no se reflejó del todo en el público del festival, claro que puede que fuera demasiado pedirles. Abriendo con “Les cosines” cerrando con “Sabotaje”, sin olvidarse de “Teresa Rampell” por supuesto. Inquietos, eficaces y bonitos, Manel son muy bonitos. Menos mal que ya iba cayendo el sol y la temperatura se hacía al menos, llevable.

Destino Escenario Ron Negrita, era el turno de Luis Alberto y su banda. La magia de los océanos llegó de la mano de L.A. La banda mallorquina sigue sumando puntos en cada uno de los conciertos que apunto e mi lista. Aunque aferrándose a los temas de siempre, pueden permitirse regalarnos su último disco, que a mi parecer ha sido un punto en el que la banda ha conseguido superarse. “Stop the clocks”, “Hands” o “Living bu the ocean” formaron parte de su set.  Quizás un poco lineal, pero con una calidad musical delicada y sincera.

¿Cuál fue la primera vez que escuché a los Kaiser? Los británicos entraron en mi vida en una sala ilicitana que se llamaba KGB a la que todo buen indie de la comarca del Vinalopó debía pasarse de vez en cuando. Kaiser Chiefs son los reyes del espectáculo, saben lo que funciona y van a lo seguro, no podemos culparles por ello. A veces sabe mal que la gente “pase” un poco de ellos cuando no tocan “Everyday I Love You Less and Less” o “Ruby Ruby”, aunque claro, estos temas son los que les han subvencionado los discos. Para no romper las buenos costumbres, estuvimos ante un Rick Wilson showman, con la chaqueta “rosa de zara” y una banda que pareció crecerse a medida que el concierto avanzaba.

Kaiser Chiefs

De vuelta al Escenario Ron Negrita con Varry Brava siempre aseguran unos bailes, y tengo que deciros que muchos de los que dicen que no irían a su concierto, anoche acabaron moviéndose al ritmo de “Fiesta”, “Fantasmas” o “No gires”. Si lo negáis sois unos cobardes, lo canalla os gusta, admitirlo. Debajo del confetti, nadie podrá juzgaros.

Tenía planeado descansar, o hacer cualquier otra cosa durante el concierto de Fangoria. Peor uno nuevos amigos de este Arenal insistieron en acercar al foso, y más tarde mezclarnos con el resto de público.  Si por un lago el playblack era bastante obvio, y los bailes eran algo pobres y mecánicos, Fangoria se metió al público con bastante facilidad en un escenario con dos esferas y una pirámide invertida gigante. “A quién le importa”, “Ni tú, ni nadie” y versiones de “Bailando” de Astrud (que a su vez, ya es una versión) “Yo quiero bailar” de Sonia y Selena (si, lo prometo).

Crystal Castles llenaron de luces y sonido un Escenario Hawkers que se les quedó grande, cierto. Escogiendo los temas de siempre, casando torpemente con creaciones al menos. Tras un parón de unos diez minutos, finalmente pudieron terminar, sin pena ni gloria, en mi opinión. Con “Crimewave” “Not in love”, consiguieron llevarme de nuevo a 2009, cuando eran los reyes de una electrónica sucia en el mejor sentido de la palabra.

Después de un Low en que Miami Horror nos supieron a poco, este Arenal Sound siguió en la línea de lo básico. No hubo grandes sorpresas y no quise quedarme mucho más tiempo a comprobar que los tenía algo sobrevalorados. No soy muy de los artistas como Borgore. Me parece que lejos de sus temas “hits” todos pinchan lo mismo. Y oye, que pasármelo, me lo paso teta, pero no me parece que estos tipos de shows aporten mucho, pero oye, que el público del Arenal Sound estaba literalmente loco con él.

Miami Horror / Foto: Foto Nerea Coll photography

No pensaba ir a playa, pero acabé allí, En el Escenario Beach Club. Viendo el final del set de Eme Dj, cómoda, disfrutando, más electrónica que indie, pero en este caso, bastante acertada.

Lo de después no sé si tacharlo o calcarlo de espectáculo. Chimo Bayo era el siguiente en pasar por el Beach Club del Arenal Sound y bueno, ¿lo habéis visto alguna vez en directo? Metido en un traje que en su momento pudo parecer del futuro, se entregó de lleno durante el tiempo que duró su sesión. Carteles con “I LOVE CHIMO” o “RUTA DEL BACALAO” podían verse entre el público. No quiero ser seca, pero parece que el público realmente va a ver “que hace este hombre”. Antes de terminar, comentó que iba a enseñar algo nuevo, para octubre o noviembre… drum and bass con esos “UH AH” por los que Bayo es tan conocido. Un show poco serio que entretuvo a los que allí estábamos, pero bueno, nadie ha dicho que la música tenga que ser sería, que hemos venido a un festival, no a misa.

Y con esto me fui a descansar,  botella de litro y medio bien fría en mano, y una auténtica  odisea para buscar un taxi que me llevase a caer en cualquier cama.

SÁBADO

Tengo que contaron algo antes de seguir. Las auténticas olimpiadas están en Burriana. Que no os engañen, que os digan la verdad. Llevamos una encima que no podrán con nosotros, eso si, puede que después de este Arenal necesitemos algún tipo de trasplante o rehab específico.

Si os gustan las carreras, podréis protagonizar la marcha hacia la Beach Club, y si sois más de distancias cortas, marcaos los 100m lisos entre Escenario Negrita y Escenario Hawkers. Todo sea por mantener la estupenda línea que nos avala a los indies.  El sábado empezó al sol para nosotros con los últimos acordes de Belize; musicalidad y ligereza con lo poco que pudimos probar.

Miss Caffeina se preparaban en el Escenario principal para lucirse mientras el sol se escondía. Tonino y su bajo “casi de estreno”, junto a los demás caffeinos (como diría mi sabia madre) se disponían a calentar una gran jornada festivalera. Con los temas de su nuevo trabajo “Detroit” y con algunas de las piezas más conocidas, la banda se metió sin mucha dificultada al público en el bolsillo. Sonaba “She´s a maniac”mientras muchos imitaban el famoso paso de baile. Nos contaban que en este último disco habían tenido que experimentar con el reggeaton por exigencias contemporáneas, por suerte es verdad, pero solo un poquito. Pero si es verdad que en este último trabajo la banda ha jugado más con los teclados y sintes (a manos de Toni). Referencias a obispos anticuados, libertades y unos Miss Caffeina que sin duda se encontraban a gusto con el público del Arenal Sound; “Capitán” y “Modo avión” entre otras, y la festiva “Mira como vuelo” para cerrar. La prueba de que la banda tiene cada vez un lugar más afianzado en el indie patrio.

Miss Caffeina / Foto: Jota Martínez Fotografía

Traslado casi instantánea al Escenario Negritapara llegar  a Second desde el segundo cero. Si eres indie tienes que ir a ver a Second, y si no, acabarás cayendo si estas cerca de su ratio de sonido, aviso. Utilizando un repertorio que la banda murciana domina a la perfección. Siendo capaz de aunar temas de su último disco y de los anteriores, sin que decaiga la motivación entre todos los asistentes. “Serpientes”, “Primera vez” o la nostálgica “Nada”.

Second / Foto: Jota Martínez Fotografía

Si, antes de ir al arenal hice un repaso de la discografía de I´m from Barcelona porque conocía poco más allá de “Violins”, canción que gracias a elyella djs he disfrutado unas cuantas veces. Trece personitas subidas encima de un escenario, un grupo de amigos, así es, os lo justo. Casi todos con la misma chaqueta vaquera, curiosamente parecidos entre ellos. Incluyendo en sus temas una trompeta, que a mi normalmente me sabe a solamente a Beirut. Buenrollismo a pesar de la linealidad, bastantes más joviales que Kodaline, que a pesar de su calidad musical, no consiguieron despegar de su escenario. Creemos que la opinión fue bastante generalizada, por aquello que iban contándonos los colegas. A mí es que el piano y la voz “Bon Jovi” a esas horas de la noche, solo me inspira al sueño.

Kodaline / Foto: Nerea Coll

Lo de Two Door Cinema Club es de primer disco, le pese a quien le pese, es así. Y aunque en sus conciertos consigan teletransportarnos a 2007, la realidad es que ellos no están teletransportándose, siguen allí, cuando la NME les elevaba a lo más alto. Aunque piense todo esto, y parece que acabe de sentenciar a la banda, ahora es cuando digo que sin duda es el concierto de la jornada, uno de los mejores del festival por ahora. Alternancia entre temas punteros y nuevas melodías, que se entrelazaban con luces blancas y potentes. Ocho (o siete, no tengo la exactitud) pantallas verticales que mostraban diseños y marcaban con más facilidad la dirección del concierto. Eso sí, el sonido para nuestro gusto algo bajito, con tanto ímpetu nos faltaron algunos decibelios.

Two Door Cinema Club / Foto: Nerea Coll

Sobre el Secret Show solo tengo palabras buenas. Aunque el secreto de sumario se desveló poco antes de la sesión. Ya algunos quisimos acertar que los encargados de cerrar el Escenario Negrita anoche erán elyella djs. Iniciando su set con la centríguda de Eric Pridz. Haciendo guiños a algunas de las bandas que pasaban por el festival, y subiendo al escenario a los componentes de “I´m from Barcelona”, para transformar junto al conffetti, su sesión en la fiesta que cualquier sábado necesito

DOMINGO

Finalmente tuve que seguir a mi instinto… Ese mismo que me despertó de la cama para llevarme a ver a Pendulum en la #ClandestineSound de Red Bull en este Arenal Sound. Aunque la meteorología siguiera con su línea de quemar aquello que se pusiera ante ella, una pequeña brisa acompañó el hipotético descanso dominical. De todos modos, durante la Clandestine, varios puntos eran los encargados de mojar con agua en todo momento al público.

Un Pendulum que no bajó la guardia ni un solo instante. Casi dos horas de una lección de cómo hacer las cosas bien. Hubiera flipado mucho más en colores si el momento de ayer hubiera sucedido hace 10 años, pero de cualquiera de las maneras, aluciné. Iniciando su set con “Tarantula”, y pasando por algunas de las melodías más famosas de Pendulum, también se permitió introducir a Prodigy entre otros. Sin parar, un no parar, NON STOP, parecía insaciable.

Después de hacer una parada para reponer fuerzas, era el turno de volver al recinto situado en el camping MalvarrosaParece que Full siguen haciéndose nombre poco a poco. No pretendo ni quiero comparar, no voy a hacerlo. Solo diré que estas carreras que se afianzan granito a granito, pero con pasos firmes, nos recuerdan a otros triunfos. Esta es si cabe una buena comparación, una de camino estable tras el duro esfuerzo. Aunque fuera poquito, me faltó algo de gas, quizás sea cosa del domingo. En el público cantaron “Alabama”, “Distintos” o “Aullando” como si ya fueran sus propios himmos.

Full / Abel Gimeno Fotografía

Izal se han recorrido un par de veces la península en los últimos años. Bueno, eso,  y México, donde piden su vuelta y apenas hace unas semanas que se han marchado. La mujer de verde debe de estar bastante orgullosa de estos cinco que hacen una fiesta de las gordas cada uno de sus conciertos; el Escenario Hawkersles esperaba repleto. Algunos no se explican muy bien el quidde su esencia, pero otros la verdad es que sabemos disfrutar de lo que otros tachan. Es tan fácil como abogar que en la variedad está el gusto, pero es que parece que haya una lista de bandas a las que criticar, a Izal los quieres o los odias. Abriendo con “Copacabana” (Barry Manilow, ¿dónde estás?) y con un medley que condensa “Oro y Humo”, “28 horas” o “Palos de ciego”, utilizaron su arsenal de canciones. Esas que en tan solo tres discos han conseguido un séquito de fieles que pueden ver a la banda una, y otra, y otra vez. Terminando con “El baile” me esperaba los fuegos artificiales con los que nos sorprendieron en Les Arts, pero parece que la pirotecnia estaba guardada para otro.

Izal / Jota Martínez Fotografía

La melena de Carlos Sadness lleva paseándose por las noches del Arenal Sound cuatro años ya. En realidad podríamos decir días y/o noches, porque al cantante e ilustrador lo suelen programar para esas horas en que tocar supone sudar la gota gorda. Con unos looks de banda que me recordaron a la línea Crystal Fighters, regalaron para todo aquel que abarrotaba el Escenario Negrita, un concierto alegre y mucho más dulce de que lo que Sadness suele ser. Parece que esta “Idea Salvaje” tiene cada vez más seguidores, esos mismos que se daban algún que otro empujón por una primera fila.

Bueno, y ahora viene cuando yo me quito el sombrero, me lo pongo, me lo quito y vuelvo a proceder tantas veces como hagan falta. The Hives fueron sin duda el gran espectáculo de ayer, INCREÍBLES. Enfundados en sus trajes mitad blancos, mitad negros, protagonizaron un concierto que mostraba las grandes pautas para el éxito (al menos a principios de los 2000). Actitud, fuerza musical, y un ninja que hacía las veces de backliner, mientras todo el público levantaba polvaredas de humo al ritmo los Hives.

The Hives / Foto: Arenal Sound

La Gran Pegatina por fin han visto su deseo de tocar en el escenario “grande” del Arenal Sound cumplido. Un concierto que no ha faltado en ninguna edición del festival (que yo recuerde), y que se merecía el bombo del escenario principal. Yo que no soy gran fan de ellos, me limité a escuchar y ver el espectáculo desde la barrera del VIP, observando como un Arenal hasta la bandera, bailaba durante dos horas sin parar ni un instante con la gran orquesta levantina.

La Gran Pegatina / Abel Gimeno Fotografía

Entonces se desató para mí el drama, Steve Aoki, tú fuiste el culpable… ¿Dónde estaba yo anoche cuando todo el mundo parecía disfrutar de la fiesta del año? ¿Seré la única que estaba continuamente preguntándose qué coño estaba haciendo el dj? Estaba allí, pero supongo que no conseguí interiorizar lo que el showman tenía preparado. Desde un primer momento necesité más volumen, mucho más volumen, cosa que nunca sucedió. Un set lleno de “temazos” de los que a mi parecer Aoki abusó, eché de menos esa marca que le acompañaba hace ahora unos 7 años, cuando todavía no abusaba de las tartas y el champange. A pesar de incluir a Nirvana, Calvin Harris o incluso ese mítico “Freed from Desire” de Gala, no terminé de hermanarme ayer con el gran nombre de la jornada. Si pinchas lo que pueden pinchar todos, para mi dejaste de ser especial hace un tiempo, querido Steve Aoki.

Steve Aoki / Abel Gimeno Fotografía

Y así de cierran para mi cuatro jornadas de Arenal Sound completo y diferente. En el que creo que el tema de las ubicaciones ha sido un flaco favor, ¿quizás un acierto fortuito? Parece que con esta decisión final, el público del Beach Clubal que mucha de la programación musical del festival se la pelaba, ha podido disfrutar de un espacio más propio, sin mezclar las prioridades por las que vienes a un festival. Y bueno, al final, estoy viva, ahora queda preguntar, ¿qué pasará el año que viene?

Portada: Kaiser Chiefs / Portada: Nerea Coll

 

 

 

arenal sund sabado crystal 940

ARENAL SOUND 2016: CRÓNICA VIERNES

Texto: Carla Sifer

Viernes de despertarse bien, demasiado para lo que me merezco. Pero claro, cuando uno quiere todo, todo y todo, debe pagar el precio o descansar más. Cojo mi bólido blanco para dirigirme de nuevo al recinto del Arenal Sound. El calor es casi insoportable, pero yo soy una bebedora compulsiva de Red Bull, creo que como mínimo deberían patrocinarme.

Empezar una larga jornada de festival con Perro, es empezar la casa por el tejado. La verdad es que no me importaría iniciar o finalizar cualquier día de conciertos con ello, pero sí que es verdad, que después de sus bolos termino agotada y satisfecha, como después de un polvo magistral. Me comentaba un chaval que había a mi lado, que era muy temprano y hacía mucho calor, a mí me importaba bien poco, iba a acabar sudando igual.

La primera vez que escuché “Tiene melodía, tiene bacalao”, no terminé de encontrar mi conexión con la banda, lo admito. Atrás queda ese tiempo, ahora me los pongo en bucle en cualquier momento del día. Cada vez que suena “OLRAIT”, como en este Arenal Sound, hay algo que me llevara a empujar y bailar como si quisiera simular la centrifugadora de una lavadora industrial. “Rencor Sabadell”, “Ediciones Reptiliano”, cercanos como siempre, arrolladores, pues como siempre también. No sabemos si había algún tipo de problema de sonido, no porque lo notáramos, si no por algunos cortes entre canciones demasiado largos. Lo que me sabe mal, es que en festivales como el Arenal quizás no se aprecie la calidad de esta “pequeña banda murciana” (por favor, véase la ironía).Público valiente, “madrugador” y entregado. Cerrar con “Marlotina”, un acierto.

Perro

Yo soy catalana, muy mucho catalán y claro, Manel me flipa pepinillos. Parece que el Arenal Sound se hermana en ocasiones con las bandas de lengua catalana, y eso, es de admirar. La locura y pasión que para mí rodean a la banda, no se reflejó del todo en el público del festival, claro que puede que fuera demasiado pedirles. Abriendo con “Les cosines” cerrando con “Sabotaje”, sin olvidarse de “Teresa Rampell” por supuesto. Inquietos, eficaces y bonitos, Manel son muy bonitos. Menos mal que ya iba cayendo el sol y la temperatura se hacía al menos, llevable.

Destino Escenario Ron Negrita, era el turno de Luis Alberto y su banda. La magia de los océanos llegó de la mano de L.A. La banda mallorquina sigue sumando puntos en cada uno de los conciertos que apunto e mi lista. Aunque aferrándose a los temas de siempre, pueden permitirse regalarnos su último disco, que a mi parecer ha sido un punto en el que la banda ha conseguido superarse. “Stop the clocks”, “Hands” o “Living bu the ocean” formaron parte de su set.  Quizás un poco lineal, pero con una calidad musical delicada y sincera.

¿Cuál fue la primera vez que escuché a los Kaiser? Los británicos entraron en mi vida en una sala ilicitana que se llamaba KGB a la que todo buen indie de la comarca del Vinalopó debía pasarse de vez en cuando. Kaiser Chiefs son los reyes del espectáculo, saben lo que funciona y van a lo seguro, no podemos culparles por ello. A veces sabe mal que la gente “pase” un poco de ellos cuando no tocan “Everyday I Love You Less and Less” o “Ruby Ruby”, aunque claro, estos temas son los que les han subvencionado los discos. Para no romper las buenos costumbres, estuvimos ante un Rick Wilson showman, con la chaqueta “rosa de zara” y una banda que pareció crecerse a medida que el concierto avanzaba.

Kaiser Chiefs

De vuelta al Escenario Ron Negrita con Varry Brava siempre aseguran unos bailes, y tengo que deciros que muchos de los que dicen que no irían a su concierto, anoche acabaron moviéndose al ritmo de “Fiesta”, “Fantasmas” o “No gires”. Si lo negáis sois unos cobardes, lo canalla os gusta, admitirlo. Debajo del confetti, nadie podrá juzgaros.

Tenía planeado descansar, o hacer cualquier otra cosa durante el concierto de Fangoria. Peor uno nuevos amigos de este Arenal insistieron en acercar al foso, y más tarde mezclarnos con el resto de público.  Si por un lago el playblack era bastante obvio, y los bailes eran algo pobres y mecánicos, Fangoria se metió al público con bastante facilidad en un escenario con dos esferas y una pirámide invertida gigante. “A quién le importa”, “Ni tú, ni nadie” y versiones de “Bailando” de Astrud (que a su vez, ya es una versión) “Yo quiero bailar” de Sonia y Selena (si, lo prometo).

Crystal Castles llenaron de luces y sonido un Escenario Hawkers que se les quedó grande, cierto. Escogiendo los temas de siempre, casando torpemente con creaciones al menos. Tras un parón de unos diez minutos, finalmente pudieron terminar, sin pena ni gloria, en mi opinión. Con “Crimewave” “Not in love”, consiguieron llevarme de nuevo a 2009, cuando eran los reyes de una electrónica sucia en el mejor sentido de la palabra.

Después de un Low en que Miami Horror nos supieron a poco, este Arenal Sound siguió en la línea de lo básico. No hubo grandes sorpresas y no quise quedarme mucho más tiempo a comprobar que los tenía algo sobrevalorados. No soy muy de los artistas como Borgore. Me parece que lejos de sus temas “hits” todos pinchan lo mismo. Y oye, que pasármelo, me lo paso teta, pero no me parece que estos tipos de shows aporten mucho, pero oye, que el público del Arenal Sound estaba literalmente loco con él.

Miami Horror / Foto: Foto Nerea Coll photography

No pensaba ir a playa, pero acabé allí, En el Escenario Beach Club. Viendo el final del set de Eme Dj, cómoda, disfrutando, más electrónica que indie, pero en este caso, bastante acertada.

Lo de después no sé si tacharlo o calcarlo de espectáculo. Chimo Bayo era el siguiente en pasar por el Beach Club del Arenal Sound y bueno, ¿lo habéis visto alguna vez en directo? Metido en un traje que en su momento pudo parecer del futuro, se entregó de lleno durante el tiempo que duró su sesión. Carteles con “I LOVE CHIMO” o “RUTA DEL BACALAO” podían verse entre el público. No quiero ser seca, pero parece que el público realmente va a ver “que hace este hombre”. Antes de terminar, comentó que iba a enseñar algo nuevo, para octubre o noviembre… drum and bass con esos “UH AH” por los que Bayo es tan conocido. Un show poco serio que entretuvo a los que allí estábamos, pero bueno, nadie ha dicho que la música tenga que ser sería, que hemos venido a un festival, no a misa.

Y con esto me fui a descansar,  botella de litro y medio bien fría en mano, y una auténtica  odisea para buscar un taxi que me llevase a caer en cualquier cama.

kaiser chiefs arenal sound

ARENAL SOUND 2016: KAISER CHIEFS SE INCORPORA EN SUSTITUCIÓN DE CLEAN BANDIT

Malas y buenas noticias para el Arenal Sound. La banda Clean Bandit ha cancelado todos los festivales que tenían confirmados en verano, incluido Arenal Sound, para centrarse en la grabación de nuevo material aunque según comenta la agencia en nombre del grupo, harán lo posible para volver en ediciones siguientes. En su lugar, la organización ha conseguido traer de vuelta a Kaiser Chiefs, que se encuentran inmersos en la grabación de su nuevo disco y que verá la luz este mismo año según declaraciones de Ricky Wilson, vocalista de la banda británica. Cabe esperar, por tanto, que podamos escuchar nuevas canciones en Arenal Sound 2016. La incorporación de Kaiser Chiefs se une a los anunciados la pasada semana Felix Jaehn, Manel, Capitan Cobarde y Full y a un cartel encabezado por Two Door Cinema Club, Crystal Fighters, The 1975, The Hives, Kodaline, Steve Aoki, Borgore, Vitalic, Galantis, Crystal Castles, Love of Lesbian, Izal, La Raíz y La Pegatina entre otros.

Las entradas pueden ser adquiridas desde 35€ hasta el 20 de marzo o fin de existencias en la Web Oficial www.arenalsound.com y en www.ticketea.com

ASÍ TE CONTAMOS EL ARENAL SOUND 2015

madness gibraltar music festival

NUEVAS CONFIRMACIONES PARA GIBRALTAR MUSIC FESTIVAL 2015

Gibraltar Music Festival incorpora a su cartel a Madness (en la foto), Kaiser Chiefs, Paloma Faith, Kristian Vinales (DJ Set), Jeremy Perez con Tom Stott y Guy Valarino. El Festival, que tendrá lugar, los días 5 y 6 de septiembre de 2015 ya había anunciado a Kings Of Leon, Duran Duran, Estopa o Tom Odell entre otros.

Epílogo de la temporada de festivales estivales en la península, GMF se ha convertido en la forma perfecta de dar por finalizado el verano en la pintoresca y soleada localidad de Gibraltar.

Con los primeros nombres ya anunciados, donde destacan por méritos propios los americanos Kings of Leon, los iconos del pop Duran Duran y Estopa, presentando su nuevo trabajo y en su único concierto durante el verano, llega el turno de añadir nuevos nombres que desfilarán por el escenario del Victoria Stadium este septiembre.

Las auténticas leyendas, y campeones invictos del ska, Madness volverán en el que será su único concierto estival en la península, para poner a bailar al personal gracias a himnos como ” Baggy Trousers’ o  ‘House Of Fun’.

Junto a Madness actuarán también Kaiser Chiefs, una de las bandas más importantes surgidas en Inglaterra en los últimos años, gracias a un frontman, Ricky Wikson, en permanente estado de gracia y una colección de hits inacabable.

Y si tanto Madness como Kaiser Chiefs llevan tiempo asentados en el Olimpo de la música, Paloma Faith, acaba de entrar en este más que privilegiado club gracias a un estilo único y personal, a medio camino entre el retro soul, el jazz y el pop, que la ha hecho merecedora de multitud de premios (entre ellos premios y nominaciones en los Brit Awards) varios números unos en ventas en Reino Unido tanto en la lista de singles como de álbumes y ser comparada con Adele y Amy Winehouse.

Junto a Madness, Kaiser Chiefs y Paloma Faith Gibraltar Music Festival también incorpora a su cartel a el duo irlandés de folk Hudson Taylor, la banda de dub funk Dub ColossusKristian Vinales (DJ Set), Jeremy Perez con Tom Stott,Headwires  y Guy Valarino.

Gibraltar Music Festival es un festival “family-friendly”, y con una situación y clima privilegiado lo que lo ha convertido en el el fin de semana de vacaciones perfecto.

Cartel anunciado hasta la fecha

Kings Of Leon

Duran Duran

Paloma Faith

Madness

Kaiser Chiefs

Estopa

Tom Odell

The Feeling

Lawson

Rae Morris

Third World

Dub Colossus

Kristian Vinales (DJ Set)

Reach

Headwires

Paddy Taylor

Strange Brew

Tim Garcia ft Afterhours

Jeremy Perez con Tom Stott

Guy Valarino

blur fib 3

FIB 2015: MANUAL DE USO (Parte 2 de 2)

En esta segunda parte del Manual de Uso del FIB 2015 vamos a repasar los artistas del cartel de los dos últimos días del festival, sábado y domingo.

SÁBADO

Sin lugar a dudas el sábado cuenta con la mayor figura de esta edición, Blur, que en un auténtico ejercicio de futurología predijimos su participación antes de que fueran anunciados. La banda de Damon Albarn y Graham Coxon ya lleva un par de años de vuelta y ya actuaron en el Primavera Sound 2013, donde ofrecieron un gran espectáculo, si bien en esta ocasión vienen a Benicàssim con un nuevo álbum que certifica esta vuelta. “Magic Whip” no será recordado como uno de los mejores discos de la banda, lo que no implica que no sea un buen disco, más bien es un retorno discográfico digno y una buena noticia.

El siguiente protagonista en importancia en el escenario principal son Los Planetas, los artistas nacionales de mayor protagonismo en la historia del festival. Ocho veces han participado, la primera cuando nació el festival en 1995 y la última hace seis años, ofreciendo un muy buen concierto la jornada de domingo, coincidiendo con el concierto de The Killers – una razón muy digna para perderse a la banda de Las Vegas, aunque realmente no fueran necesarias muchas excusas -. Los Planetas vienen a Benicàssim en un momento de su carrera donde no ofrecen demasiados conciertos – se rumorea que es debido al poco interés de J –  y con un nuevo EP – “Dobles Fatigas”- como única novedad en cinco años.

También estarán presentes unos Kaiser Chiefs, que ya actuaron el año pasado y que es un recurso meramente festivalero que previsiblemente repetirán todos sus tics clásicos; las carreras y piruetas de su adelgazado cantante Ricky Wilson, el cual presumiblemente se subirá al lateral del escenario en “I predict a riot”, los coreadísimos singles de su primer disco y el desinterés total por sus últimas canciones. Si el cartel fuera un sorteo de Champions League, Reverend and The Makers tendrían la bola con su nombre en la misma copa que Kaiser Chiefs, la de grupos festivos y festivaleros pero como segundos de grupo de la liguilla; los de Sheffield –Reverend- con un toque más electrónico y menos hooligan que los de Leeds –Kaiser-. El popular DJ alemán Timo Maas, completará la lista de actuaciones de “Las Palmas ” junto a los mallorquines Beach Beach, que con su segundo disco han corroborado el buen sabor de boca de su debut a base de refrescantes canciones pop desenfadas, más efectivas que efectistas.

El FIBERFIB del sábado lo encabeza Mark Ronson, aunque en su faceta DJ. Que no sea en formato Live, como se había anunciado en un principio, en uno de sus únicos tres shows de este año a nivel mundial, es una decepción se vea por donde se vea, por mucho que el espectáculo se complemente con toda suerte de colaboraciones o parafernalia. Otro artista que actuará en formato DJ será el canadiense Tiga, el cual también añadiría valor a su actuación su fuera en formato live. La oferta de DJs la complementan dos figuras nacionales, los eclécticos y festivos The Zombie Kids y el joven Dj nacional de moda Edu Imbernon que está siendo programado en los mejores eventos a nivel nacional e internacional –pinchó en el pasado Coachella-. El buen indie rock folk con oficio y actitud llegará de la mano de Frank Turner and The Sleeping Souls.

El FIB no podía ser ajeno al movimiento Hinds, puesto que es sin lugar a dudas es la banda nacional que más repercusión está teniendo fuera de nuestras fronteras. Reseñadas en las principales revistas, teloneando en las principales capitales europeas a las figuras más importantes, participando en festivales a los que ninguna otra banda nacional había sido invitado antes… Luego está el debate musical, del hype y todo eso, pero también es importante ver las cosas con perspectivas. Que suenan muy amateurs, vale, que con el garage folk destartalado tan de moda que tocan no inventan nada, también, que son unas chicas jóvenes guapas con ganas de pasarlo bien, sí, pero ¿y qué? Con tenerlo claro y no darle demasiado dramatismo a la opinión no pasa nada. Yo creo que The Killers contaminan más acústicamente el medio ambiente y miradlos dónde están. Otra banda que aparece en todos los carteles, aunque solo a nivel nacional, son los burgaleses La Maravillosa Orquesta del Alcohol (La M.O.D.A.), una banda numerosa con aires a The Pogues y un omnipresente banjo que recuerda a Mumford & Sons. Y Papaya, el proyecto de la chilena Violeta Gil (no confundir con el desaparecido grupo pop femenino coreano), que mezclará desde la new wave hasta el bolero en un ecléctica combinación ochentera.

Sobre el bus de Red Bull destaca (aunque apena) la elegante presencia de Curtis Harding, figura destacada del neo soul, pero que en su debut “Soul Power” también tiene pinceladas del blues más rockero, como Benjamin Booker, pero mejor. Pertenece al sello independiente de moda (Burger Records) y es, sin duda, una de las pequeñas joyas del cartel de este año. También nos encontraremos el espectáculo energético y extravagante de indie rock del norteamericano Darwin Deez, al joven rapero del sur de Londres Loyle Carner y a otros chavales que vienen del mismo lugar y se llaman The Death of Pop, pero que realmente se empeñan en seguir al pie de la letra su manual (el del pop). En cuanto a nacionales, tendremos al nuevo garage, desde la vertiente psicodélica, de la mano de los catalanes Opatov y a los inclasificables pero contundentes y adictivos valencianos Siesta!. Como es habitual también habrá DJs; por una parte la radiofórmula de Sunta Templeton de XFM y Orlando, el dúo formado por Alvaro Cobarro y Ade Martín, el primero DJ residente de La Vía Láctea y la segunda componente de Hinds.

DOMINGO

A mi entender es de una obviedad aplastante que el domingo es la jornada con mejor cartel del FIB 2015, casi parece una jornada de las de hace unos años, además lo más interesante no se desarrolla en el escenario principal, aunque empezaremos hablando de él.

El papel de cabeza de cartel de la jornada ha recaído en Portishead, aunque perfectamente podían haber sido Franz Ferdinand & Sparks (FFS) que actuarán en el escenario secundario. La banda de Bristol, abanderados del trip hop más sugerente, creadores de atmósferas inigualables y que cuentan sus recitales por experiencias imborrables están en el borde de la fina raya donde está colocado el cartel de “a partir de aquí somos pesaditos”. Desde la publicación de “Third” (2008) no han sacado nuevo material, por lo que sus conciertos suelen ser prácticamente calcados desde entonces (nadie espera que varíe un ápice del que ofrecieron en el mismo escenario en 2011), además últimamente nos están visitando a menudo, algo que sería genial si propusieran un repertorio renovado. Tras ellos la tipografía del cartel nos indica que Bastille es el siguiente núcleo de atención, aunque personalmente me parece una locura, pero claro, en Reino Unido lo petan. Pop sintético, resultón, con un poco de épica a lo Arcade Fire, aunque muy descafeinada, un algo de Twoo Door Cinema Club y todo ello removido, no agitado. Son difíciles de odiar, porque son expertos en hacer música que no molesta, eso es lo mejor que puedo decir.

Vetusta Morla tiene tantos fans como detractores, son la frontera que separa el mundo indie en este país; los seguidores del indie comercial con tendencia al fenómeno fan sin indagar mucho en asignaturas como “Teoría de la música alternativa de las últimas décadas” y los que se han doctorado en ella, recelan con amargura y pueden llegar a ser un poco cargantes. Dos estereotipos extremos pero que sirven como imagen de conjunto. Lo que está más que claro es que la presencia de esta banda en este festival está más que justificada; se los rifan en todos los festivales, tienen una legión de seguidores y ya hay un par de generaciones de bandas que se inspiran en ellos (increíble, pero cierto).

Algo similar a Bastille ocurre con el joven DJ francés Madeon, que también pasó por el festival hace un par de años. ¿A la moda? Sí, pero a la que no tiene pinta de perdurar. En el principal también estará Augustines, banda de Brooklyn con dos discos, que hacen indie rock de regusto a estadio, ya saben, épica y coros. La música de aquí estará representada por Debigote, banda castellonense de pop estiloso y sin prejuicios, con letras inteligentes y referencias de alto nivel, lo que debería de ser común pero no lo es tanto.

En el escenario FIBERFIB es donde han caído las mejores piezas de marisco de la paella de este domingo. Unos Franz Ferdinand que habían perdido chispa y unos Sparks con necesidad de una justa reivindicación, han juntado sus fuerzas de forma esplendorosa en un proyecto, FFS, que viene acompañado de un magnífico disco de nombre homónimo. A tenor de lo que ya han vivido en el Cruïlla, este puede ser uno de los conciertos del festival. Las siguientes estrellas en aparecer son la banda más importante de la historia del rap, unos Public Enemy que aunque sus visitas a nuestro país han sido habituales – a pesar de ello este es su primer FIB - siempre es una gozada ver su particular parafernalia sobre el escenario y disfrutar viendo rapear a Chuck D y Flavor Flav, acompañados de su Ministro de Información, el orgulloso musulmán negro Professor Griff (lástima que haga ya dos décadas no está con ellos Terminator X a los platos). Aunque publicaron disco en 2012, “Man plans God laughs”, siempre se les recordará por su obra maestra, un “It takes a nation of millions to hold us back” que todavía sigue en cabeza de numerosas listas de los discos más influyentes de la historia –nº1 en el especial 30 aniversario de la revista Rockdelux-.

Cuando en 2010 The Cribs pasaron por Benicàssim, Johnny Marr formaba parte de la banda, poco después terminó su colaboración fugaz, lo que no resta interés por ver a una de las bandas británicas que más dignamente practican el post punk en la actualidad, además con nuevo disco, “For All My Sisters”.

El resto de los programados en el escenario FIBERFIB son los irlandeses con nombre de misionero famoso que hacen folk pop, Hudson Taylor; Alain Macklovitch, famoso DJ y productor canadiense que actúa con el nombre de A-Trak; la danesa que se ha convertido en una de las figuras del pop electrónico elegante y Celica XX, interesante banda emergente nacional que dedica sus esfuerzos a encontrar la combinación perfecta entre el ruido y la melodía.

En el Red Bull Bus Tour Fibclub (si lo dices rápido tres veces seguidas se te aparece Ricciardo haciendo un trompo) también hay cosas interesantes. No sé qué pensarán Crocodiles con nuevo disco al verse tocando arriba del bus, pero los californianos que domestican el ruido de The Jesus & Mary Chain hacía su vertiente más pop, son suficiente banda para estar bien arriba en el escenario intermedio. Otras bandas interesantes son Novedades Carminha y Belako; los gallegos con su desenfadado y descarado garage pop y los vascos con una revisión del post punk que les ha llevado a ser considerados una de las mejores bandas jóvenes –Premio UFI 2014 al Mejor Artista Emergente-. Completan el cartel Joe Crepúsculo, que presentará su último disco “Nuevos Ministerios”; The Riptide Movement, irlandeses que hacen indie rock tendiente a la épica (como muchos de sus compatriotas); el afamado Dj de New York Jonathan Toubin, de gusto exquisito y querencia hacia el soul, el rythm & blues y los sonidos vintage; los eclécticos mexicanos Little Jesus, que con su mezcolanza de estilos crean un pop bailable sumamente fresco; y si de eclecticismo y mezcla tenemos que hablar es del DJ que cerrará el festival, una auténtica institución en el FIB, Aldo Linares.

La verdad es que si le echar un vistazo rápido a la fotografía del cartel, este no te genera una ilusión especial, pero indagando y escarbando en los nombres de cada uno de los escenarios es posible conformar un recorrido agradable para pasar cada una de las jornadas. Además, ahora este tipo de festivales son como parques de atracciones, este año se suman actividades, zonas recreativas, etc. por lo que la experiencia es más vacacional que musical. Ya tenemos los elementos suficientes para hacernos una visión de conjunto, ahora esperaremos a contaros en que se convierten este montón de especulaciones. ¡Por Dios! ¡Qué alguien nos sorprenda!

Completa tu información leyendo FIB 2015: MANUAL DE USO (Parte 1 de 2)

Stromae FIB 940x352

STROMAE AL FIB

El FIB acaba de anunciar la segunda tanda de nombres de su vigésimo primera edición. Entre ellos destaca la presencia del belga Stromae, una de las sorpresas de 2014 y que ofreció un espectacular concierto en la jornada inaugural del pasado Primavera Sound. El FIB también ha anunciado la incorporación de Kaiser Chiefs, Mark Ronson (DJ)Jamie T, Hudson Taylor, además de los nacionales como Beach Beach, Hinds y Nunatak.

Estos artistas se unen a los ya anunciados The Prodigy, Florence & The Machine, Portishead, Los Planetas, Noel Gallagher´s High Flying Birds, Bastille, Crystal Fighters, Public Enemy, Clean Bandits y .

El FIB se celebrará del 16 al 19 de Julio, toda la información en: http://bythefest.com/festivales/fib/

Love Of Lesbian

CRÓNICA LOW FESTIVAL 2014: DOMINGO

Tras el sold out registrado el sábado, el Low Festival afrontó una última jornada en la que el reclamo internacional de peso se reducía casi exclusivamente a la presencia de Kaiser Chiefs. Expertos en la materia, los británicos asumieron galones como cabezas de cartel y salieron al escenario a darlo todo, aunque el sonido no les acompañó hasta pasada media hora de concierto. No importó demasiado. La banda de Leeds se lleva el britpop de borrachera y después lo mete en un estadio de fútbol en pleno derby, o lo que es lo mismo: Funciona a base de canciones con aroma hooliganesco, fáciles de corear y repletas de “na-na-na-nas” y “ooooo-u-oooos”. Un repertorio, huelga decirlo, ideal en el contexto de un festival. De hecho, después de salir al escenario al son de “War”, la canción de Edwin Starr (apropiado guiño al título de su nuevo álbum), no tardaron nada en tocar “Na Na Na Na Naa”, un hit de 2005, para levantar al personal.

 

Kaiser Chiefs

 

El vocalista Ricky Wilson se echó a la espalda al grupo en temas como “Ruffians on Parade” o “Coming Home” (que presentó recordando una visita a Benidorm cuando era un crío), y en su afán por empatizar con el público llegó incluso a escenificar una celebrada aunque innecesaria broma taurina. No obstante, más allá de sus proclamas y sus carreras por el escenario, el combustible que sirvió a la banda para completar un show notable fueron canciones infalibles como “Ruby” y “I predict a Riot”, tocadas una detrás de otra en un tramo final que desató la locura. El cierre, con “The Angry Mob”, demostró que también tienen cierta conciencia social, aunque es bastante posible que la intención crítica de la letra quede diluida por el festivo tono general de una actuación que se completaría, ya en el bis, con “Oh My God”.

 

Ricky Wilson (Kaiser Chiefs), en pleno vuelo

 

Kaiser Chiefs actuaron en el escenario principal embutidos entre dos bandas españolas que gozan de un éxito tan rotundo como inexplicable. Por un lado, Izal. Parece un misterio digno de Iker Jiménez comprender cómo es posible que un grupo tan simple haya obtenido una repercusión masiva de gran calibre. No es que el timbre de voz de Mikel Izal (¿o era Pau Donés?) recuerde al de Pucho, sino que incluso utiliza el mismo tipo de inflexiones a la hora de cantar. La banda no le va a la zaga, conformando una especie de versión “Tú si que vales” de Vetusta Morla que hay que ver para creer. Una propuesta caduca, basada en fórmulas gastadas (esa insistencia en los ritmos sincopados), pródiga en poses manidas y socorridos solos de guitarra, y coronada con unas letras que se dirían llegadas de una realidad paralela. Canciones como “Palos de ciego” (un medio tiempo que va creciendo hasta convertirse en un vulgar rock de manual) ejemplifican los escasos recursos de una formación que de algún modo representa el cambio de parámetros que se ha operado en la radio española (responsable de su éxito) en los últimos tiempos.

 

Izal

 

El grupo que ocupó el escenario principal tras Kaiser Chiefs fue Love of Lesbian. Y se repitió el fenómeno paranormal: Decenas de miles de jóvenes parecían hechizados por un espectáculo que, desde su inicio, resultó más digno de un circo que de un concierto pop. Santi Balmes ejerce de jefe de pista y se regodea en los sonrojantes juegos de palabras (supuestamente ingeniosos) de unas letras que en ocasiones roban el protagonismo a la música, mucho más tosca y rudimentaria en directo de lo que sugieren sus discos. Además de interpretar sus hits de costumbre, aprovecharon para tocar “Mal español”, uno de los temas nuevos aparecidos en el reciente “Nouvelle cuisine caníbal”, con el que se apuntan a la ola de canciones críticas recientes de la escena musical mainstream estatal. No aporta grandes novedades (el habitual “todos los políticos son iguales”), pero fue curioso que Balmes lo presentara dedicándoselo a la gente que está harta del establishment político, sobre todo teniendo en cuenta que Love of Lesbian son parte del establishment cultural del país. Digresiones aparte, la cosa se saldó con la fanfarria de rigor, el esperado karaoke masivo y la sensación permanente de que nos estábamos perdiendo algo (aunque no sabemos qué) al mantenernos ajenos a la euforia colectiva que se desató en el campo de fútbol.

 

Santi Balmes (Love of Lesbian)

 

Hay, por supuesto, otra España musical. Y se le pudo echar un ojo a otras horas y en otros escenarios. Abriendo la jornada, por ejemplo, estuvieron Pony Bravo, que pusieron rápidamente las cartas sobre la mesa: “Noche de setas” y “El político neoliberal” (una manera de hacer comentario político diferente a la de Love of Lesbian) fueron suficientes para darse cuenta de que los sevillanos son otra cosa. Solo a una banda con la idiosincrasia típica del sur se le ocurriría batir en el mismo recipiente funk, jazz, kraut, salsa y post-punk y salir victoriosa del envite. Iconoclastas, divertidos, irónicos e irreverentes, demostraron una personalidad arrolladora (aunque no den demasiado juego en escena, pese a los cambios de instrumentos).

 

Pony Bravo

 

Poco después, Pablo Maronda destiló canciones pop de muchos quilates, también a pleno sol. Lo suyo comienza a ser un secreto a voces, gracias, entre otras cosas, a que su guitarrista es Marc Greenwood, que también ejerce de bajista en La Habitación Roja, una banda a punto de cumplir veinte años que ha sabido mantener su personalidad pese a los vaivenes de las modas y que se puede permitir ofrecer un concierto de alto nivel en el que la mitad del repertorio pertenece a su último disco. El excelente sonido y un brillante trabajo en las voces marcaron la actuación de los valencianos, que pertenecen a una clase media capaz de mantener la posición en la escena sin hacer concesiones. Una pelea nada fácil, en la que llevan también unos cuantos años los granadinos Niños Mutantes. Menos certeros en su pertrecho de canciones, pero igual de perseverantes, se marcaron una actuación bastante digna, en la que no faltó alguna frivolidad (esa cita al “Neverending story” de Limahl).

 

La Habitación Roja

 

En el apartado internacional, el Low Festival ofrecía el domingo opciones de perfil medio y bajo entre las que había de todo. Resultó curioso, por ejemplo, reencontrarse con Los Campesinos! ¿Alguien recuerda cuándo parecía que su indie-pop ingenuo y efervescente podía hacer de ellos algo grande? Nosotros tampoco. Ha llovido bastante desde entonces, y también se han sucedido cambios en la banda galesa, que no obstante no han afectado a su sonido. Actualmente son un grupo corriente, del montón, que defiende con ganas un repertorio que tiene más conexiones con el pasado que con el futuro.

 

Los Campesinos!

 

En la misma línea, aunque de formación más reciente, pudimos echar un vistazo a los londinenses Cheatahs. Más sonido de los noventa (recordemos que Yuck también estaban en el cartel) con alguna conexión shoegazing, ramalazos de Seattle y vocación dream-rock. No despertaron el interés de mucha gente, y obligan a replantearse si aquel “Gimme Indie Rock” que gritó Sebadoh en 1991 no habrá hecho más daño de lo previsto. Sin embargo, no todo está perdido. Un paseo por el pequeño escenario Wiko sirvió para descubrir uno de esos pequeños tesoros que a veces esconden los festivales: El australiano Steve Smyth, que ya ha girado por salas españolas en años anteriores, se marcó un magnífico concierto en el que demostró que por sus venas corre la sangre de Tom Waits y la de Jeff Buckley. Un songwriter de casta que más de uno descubrió gracias a su presencia en Benidorm.

 

Steve Smyth

 

Tras el golpe de timón del año pasado, el Low se ha consolidado definitivamente entre los grandes festivales de verano en España. La combinación de grandes cabezas de cartel internacionales y reclamos masivos nacionales ha demostrado ser una fórmula rentable, más allá del balance artístico que se pueda hacer de unos y otros. El reto ahora es equilibrar la programación y mantener los mismos objetivos de cara a un 2015 en el que, después de Portishead y Massive Attack, el festival bien se podría plantear completar el triunvirato clásico del trip-hop con la presencia de Tricky. Sería una buena excusa para volver a la costa alicantina.

Fotos: Liberto Peiró

cabecera-The-Hives

LOW FESTIVAL 2014: MANUAL DE USO

El de 2013 fue un paso decisivo, sin posible vuelta atrás. La presencia en el cartel de Portishead y el acuerdo con el Primavera Sound para la contratación de artistas internacionales permitía al festival Low Cost de Benidorm plantearse ambiciosos objetivos de futuro. Su apuesta fue acertada, hasta el punto de que los lectores de la revista Rockdelux elevaron la cita de Benidorm al segundo lugar en sus votaciones a la hora de elegir el mejor festival del año, poniéndolo por delante de otros mucho más veteranos.

Así que en 2014 tocaba ratificar la decisión tomada y mantenerse en la misma senda. De ahí que haya acortado su nombre, dejándolo solo en Low, para evitar comparaciones con los numerosos festivales de bajo perfil (y coste) que pueblan el denso mapa de eventos veraniegos en España desde hace algunos años.

 

 

No obstante, el cambio de denominación no sería mas que un brindis al sol si no fuera acompañado de un cartel que lo refrendara. Y en ese sentido puede decirse que el Low ha optado por fidelizar a su nuevo público sin perder al antiguo. Es decir, que aquellos que en 2013 acudieron atendiendo a la llamada de Beth Gibbons (y, no hay que olvidarlo, Belle & Sebastian), este año tienen un grupo en su misma órbita, Massive Attack. Mientras que la tropa más joven, que entiende la asistencia al festival como parte de una experiencia lúdica con banda sonora en directo, tiene a Vetusta Morla, Love of Lesbian, Sidone o Izal para divertirse a sus anchas. Una buena organización de horarios permite a unos y a otros disfrutar de la programación sin sobresaltos, y con las consabidas paradas técnicas para avituallarse, descansar o darse un paseo por el amplio recinto de la Ciudad Deportiva Guillermo Amor, ubicación cómoda y amplia que, pese a la exageradísima presencia de reclamos comerciales (lo cierto es que hoy en día no hay festival sin patrocinadores), permite al espectador tomarse un respiro en sus zonas verdes.

Sin lugar a dudas, Massive Attack son el principal reclamo del cartel. Pero, ha diferencia de Portishead el año pasado, su concierto no será exclusivo en España, ya que en junio pasaron por el Sónar, donde el dúo formado por Robert del Naja y Grantley Marshall presentó un espectáculo diseñado junto al documentalista Adam Curtis. Ofrecieron dos pases, y si en el primero decepcionaron, el segundo les sirvió para congraciarse con su público. A Benidorm llegarán más rodados, y será difícil que defrauden.

 

 

Otra de las bazas del pelotón internacional es la presencia de los festivaleros Kaiser Chiefs, aunque resulte menos estimulante que la de The Horrors, que presentan “Luminous”, su hipnótico cuarto disco, donde consolidan su apuesta por un sonido que combina space-rock, psicodelia y aires de de los ochenta en canciones extensas y envolventes, plagadas de densos delays. A tenor de su concierto en Contempopránea, será uno de los platos fuertes del festival.

Otros nombres a tener en cuenta son los de los suecos The Hives, infalibles con su rock garagero pasado por el salón de belleza, y unos Editors que han ido a menos desde que su debut les permitiera colarse por la puerta de atrás en la ola de revivalismo post-punk de principios de siglo.

 

 

Más interés tienen a priori las comparecencias del dúo synth-pop neoyorquino Holy Ghost! o los Blood Red Shoes. El año en que cumple una década, la pareja ha publicado un cuarto disco de título homónimo que reafirma su identidad y destierra las comparaciones que les persiguieron en los inicios de su carrera.

Reciente aún su gira por salas, Yuck tratarán de seguir convenciendo al público de que su revisión del indie rock estadounidense de los noventa puede tener sentido tras la fuga de Daniel Blumberg, vocalista (y coautor de la mayoría del repertorio) de su debut. Complicado lo tienen.

 

 

Además, la joven cantante danesa Mø, que ha debutado este año con “No mythologies to follow”, deberá ratificar la validez de su propuesta electrónica, mientras que entre el resto de bandas internacionales abunda el patrón indie global que pueden representar tanto los Palma Violets, que repiten tras su solvente pase de 2013, como Los Campesinos! Sin olvidar la mezcla de shoegaze y rock de Cheatahs o la bacanal percusiva de los portugueses Paus, ubicuos en los festivales españoles gracias al padrinazgo del Primavera Sound.

Aunque cada vez va adquiriendo más peso la presencia de artistas foráneos, el Low no reniega de sus inicios, basados en el producto nacional. Su tirón entre el público más joven es obvio y no parece que la reiteración de artistas en diferentes convocatorias estivales les reste público. Así que en Benidorm estarán este año casi todos los que lideran la escena mainstream, empezando por unos Vetusta Morla que siguen presentando “La deriva”, su esperado tercer disco, más urgente en el sonido y comprometido en los textos que sus predecesores, pero fiel a su sonido épico e intenso.

 

 

La lista se completa con Love of Lesbian, ineludibles en cualquier jolgorio estatal que se precie; un Iván Ferreiro que, por lo visto en el San San Festival, cada vez está más cerca de los cantantes melódicos de los setenta; los murcianos Second, que han logrado el premio a su perseverancia aguantando en tierra de nadie hasta que los vientos han sido propicios… Una lista interminable que incluye a los anodinos Izal, los desorientados Sidonie, el reciclado Xoel López o el sainete vaquero de Corizonas.

A punto de alcanzar su estatus, los excesivos León Benavente, We Are Standard o Niños Mutantes, y con un discurso de mayor envergadura, Triángulo de Amor Bizarro, El Columpio Asesino, La Habitación Roja, Oso Leone y Pony Bravo. De todo, como en botica.

 

 

Además, el Low se expande en diversas direcciones con toda una serie de escenarios menores en los que la música no deja de sonar a lo largo de todo el día. Desde una amplia nómina de disc jockeys hasta los grupos valencianos que llegan patrocinados por el concurso Sona la Dipu, el recinto es un hervidero de propuestas que denota la voluntad del festival por mantener la posición que alcanzó el año pasado. Y no solo en lo que respecta al cartel, sino también a los servicios que ofrece al visitante (pulseras inteligentes, etc). 2014 es el año en que Benidorm consolida su posición en la cartografía festivalera estatal, y byTHEFEST estará allí para contarlo.

cabecera Kaiser Chiefs

ENTREVISTA: KAISER CHIEFS

Kaiser Chiefs es una de esas bandas que parecen nacidas para tocar en festivales. Representantes de la penúltima generación de formaciones británicas que utiliza melodías pop y descaro punk para componer festivos himnos de estadio, estarán en el Low Festival de Benidorm para presentar “Education, Education, Education & War”, su quinto disco. Hablamos con Simon Rix, bajista del grupo.

 

“Education, Education, Education & War” es ya vuestro quinto álbum. ¿Qué objetivos os marcasteis al entrar en el estudio?

Por un montón de razones, estábamos muy emocionados con este disco. Nos sentimos como ante una pizarra limpia, en la misma situación que cuando grabamos el primer álbum, como si tuviéramos muchas cosas que demostrar a la gente sobre la banda y lo que nos gusta de ella. También queríamos que las letras tuvieran un significado para nosotros mismos que además fuera extrapolable al resto del mundo. No que solo fueran palabras que sonaran bien. Y buscábamos un sonido individualizado, que hiciera del disco algo único. Dar un paso adelante y probar cosas que no habíamos hecho hasta ahora. Componer canciones que pudieran quedarse en nuestro repertorio durante muchos años en la línea de “I Predict a Riot” o “Ruby”. La idea era ir a por ello y no contenernos.

 

El productor es Ben H. Allen (Gnarls Barkley, Animal Collective, Deerhunter). ¿Qué buscabais al trabajar con él?

Ben ha hecho un montón de cosas. La verdad es que no consultamos los datos biográficos cuando escogemos a un productor, porque en realidad nunca sabes con seguridad quién hizo qué. Pero, en su caso, ha hecho algo de hip hop, algunas bandas de guitarras, algo de pop, y parecía alguien que podía encajar con facilidad en ese terreno a mitad de camino entre muchas cosas en que creemos que estamos nosotros. Nos reunimos con él en Londres durante los ensayos y nos impresionó de inmediato. Tenía tanta hambre como nosotros por hacer un gran álbum. El nuestro es el primer disco que ha producido que ha ido directo al número 1 de las listas. Y su visión del sonido era muy similar a la nuestra. Fue como arriesgarse con una apuesta, pero bueno, en eso consiste la vida.

 

¿Fue decisión suya grabar en Atlanta?

Él está allí, y era más cómodo. Pero también nos seducía la idea, porque nunca habíamos grabado un disco fuera de Gran Bretaña y pensamos que podía ser beneficioso. No estábamos seguros por anticipado de qué efecto podía tener, pero sabíamos que alguno tendría. Y creo que en vez de hacer nuestro sonido más americano, lo que ha hecho ha sido consolidar lo que tiene de específicamente británico.

 

 

El título del disco es una cita de Tony Blair. ¿Puedes explicar qué significa?

Es una cita de Blair, pero solo en parte. Durante algún tiempo, pensamos titular el disco “Education & War”, porque pensamos que son los temas que aborda. Nuestra educación y nuestra guerra para hacer el álbum. En la canción “Cannons” se dice “Education, Education & War”, pero el actor Bill Nighy, que colabora en ese tema, siempre lo llamaba “Education, Education, Education & War”, que se corresponde con la cita de Blair. Nos gustó el ribete político, era un pequeño comentario que encajaba.

 

Como en discos anteriores (“Start the revolution without me”, “The future is medieval”), parece que la ironía juega un papel importante a la hora de escoger el título. ¿O es cinismo?

Quizá un poco de ambos. Procedemos del norte de Inglaterra, así que el escepticismo forma parte de nuestra naturaleza. Somos un poco desgraciados, pero nos lo tomamos con humor. Hay mucha autoconsciencia. Así que el título es en parte un chiste, en parte serio y en parte una buena frase muy adecuada para Kaiser Chiefs.

 

Canciones como “Ruffians on parade” demuestran que sigue siendo sencillo para vosotros componer himnos. ¿Tan fácil resulta?

No estoy seguro de que sea posible sentarse y decir: “Vamos a hacer un hit” o plantearse escribir un himno. Pero lo cierto es que en este disco nuestro objetivo era componer canciones grandes. Material que sonara potente al aire libre, en festivales y en la radio. Así que sí, era nuestro propósito.

 

¿Crees que el éxito ha cambiado a la banda?

No demasiado. Seguimos siendo prácticamente la misma gente. Hemos cambiado, obviamente, pero tiene más que ver con el hecho de habernos pasado diez años de gira. Todo el mundo cambia en un periodo de una década.

 

 

 

Hace ya dos años que se marchó el batería Nick Hodgson. ¿Lo echais de menos?

Mantenemos el contacto con él. Fue una pena que optara por no salir más de gira, pero fue su decisión y ahora tenemos en su lugar a Vijay Mistry (procedente de la banda Club Smith), que es fantástico.

 

Participasteis en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Londres tocando “Pinball Wizard” (The Who). ¿Fue elección vuestra? ¿Qué otras bandas de los sesenta admirais?

Nos asignaron la canción. La ceremonia celebraba los grandes movimientos musicales británicos y a nosotros nos tocaron los mods. Fue una gran honor que nos llamaran para formar parte de aquella historia. ¿Bandas de los sesenta que nos gusten? The Kinks, The Beatles, The Hollies, Rolling Stones, The Velvet Underground, Byrds, Small Faces, The Left Banke, Fleetwood Mac, The Doors, The Supremes, Spencer Davis Groups, Bob Dylan, Donovan, Booker T, Edwin Starr, Frank Wilson, los Jackson 5, Martha Reeves, Love, Brian Auger, Georgie Fame, Jimi Hendriz, The Stooges…

 

Creo que son suficientes. Volveis a España para tocar en el Low Festival, pero no es vuestra primera visita. ¿Es vuestro formato de concierto más cómodo?

Nos encanta tocar en festivales, y siempre lo hemos pasado en grande en España, así que diría que los presagios son muy buenos.

 

¿Teneis algún recuerdo especial de vuestros conciertos en festivales españoles?

¡Y tanto! La primera vez que fuimos a un festival en España fue a Benicàssim, como espectadores, y durmiendo en el camping. Una locura. Años después tocamos en el Summercase y Ricky Wilson, nuestro cantante, tuvo que intervenir en una pelea que se organizó entre John Lydon (Sex Pistols) y Kele Okereke (Bloc Party), antes de regresar al hotel de Mogwai para pillar bebida. Ya te digo que siempre lo hemos pasado bien en España.