Entradas

MONKEY WEEK 2017 JUNIO

NACE MONKEY WEEKEND, LA VERSIÓN DEL MONKEY WEEK QUE SE CELEBRARÁ EN PUERTO DE SANTAMARÍA EN JUNIO

Desde el primer momento en que Monkey Week anunció su traslado en 2016 de El Puerto de Santa María a Sevilla por imperativos de crecimiento y necesidades logísticas, su Organización también anunció la idea de crear un evento bajo la misma cabecera del festival en la localidad gaditana. Tras la presentación oficial celebrada el pasado viernes en la sede de la Diputación de Cádiz junto a autoridades e instituciones colaboradoras, Monkey Weekend -como se ha bautizado el evento- es toda una realidad.

Así se anunció el pasado viernes 17 de marzo en un acto en el que se contó con la presencia de David de la Encina, Alcalde del Excmo. Ayto. de El Puerto de Santa María, la Delegada de Gobierno y Organización, Cultura y Patrimonio Histórico de la ciudad Eugenia Lara, y el Diputado Provincial responsable del Área de Desarrollo Económico y Servicios a la Ciudadanía, Jaime Armario. Los asistentes al acto disfrutaron también de la breve pero intensa actuación de Bronquio, proyecto musical del jovencísimo productor gaditano Santiago Gonzalo y que también participará en esta primera edición de Monkey Weekend.

Sin su carácter de feria profesional –pues sin duda era ésa su parte más limitada en El Puerto de Santa María- y en fechas diferentes –los días 16 y 17 de junio- este nuevo Monkey Weekend mantiene aun así varias de las señas de identidad que han hecho de su hermano mayor, Monkey Week, todo un referente a nivel nacional e internacional.

Por un lado, su sana intención por erigirse como festival urbano, en pleno centro de la ciudad que lo acoge, y convirtiendo en espacios escénicos no solo salas de conciertos y bares de la misma, sino también recintos menos habituales. En esta primera edición de Monkey Weekend contará con programación en salas y bares ya conocidos por los habituales a las siete ediciones de Monkey Week que tuvieron lugar en El Puerto de Santa María: repiten pues como anfitriones Martina, El Cielo de la Cayetana, La Cristalera, Sala Milwaukee, Guateque (antes conocido como El Niño Perdío) y Discoteca La Niña (anteriormente Sala Súper 8) . También vuelve uno de los rincones con más encanto, la terraza del Bar Santa María. Y cómo no: la Plaza Alfonso X El Sabio, ubicación una vez más del Escenario Principal, gratuito y de mayor aforo.

Pero también hay nuevas sorpresas: la primera de las noches de Monkey Weekend comenzará en el interior del Castillo de San Marcos, esa iglesia fortaleza edificada sobre los cimientos de una mezquita del siglo X y que, hasta ahora, era testigo mudo de los conciertos en la Plaza.

A esta localización sorprendente se unen otras dos. Primero, el Hospital de la Divina Providencia, más conocido por los locales como el Hospitalito, un edificio del siglo XVIII que hoy acoge el Museo Arqueológico Municipal y cuyo atractivo patio abrirá sus puertas a dos conciertos el sábado 17 de junio a mediodía. Segundo, un garage en plena calle peatonal, en una de las vías más concurridas del centro de la ciudad, la calle Jesús de los Milagros, rodeado de bares de moda como Bugalú.

A estos espacios con programación del festival conviene sumar, por supuestísimo, todos aquellos otros que, durante siete ediciones de Monkey Week, conquistaron a tantos y tantos visitantes. El Puerto de Santa María cuenta con reclamos y atractivos suficientes a nivel turístico, hostelero y gastronómico para hacer de este nuevo Monkey Weekend otra gratísima experiencia.

El otro aspecto que conecta a este Monkey Weekend con su hermano mayor no es otro que su apuesta decisiva por el talento emergente de la escena musical. Como ya se compromete cada octubre Monkey Week desde 2009, Monkey Weekend promete desde su primera edición ofrecer siempre en junio una instantánea quizás más fugaz pero no por ello menos necesaria de los nuevos valores de la música independiente. Con especial hincapié, cómo no, en los jóvenes artistas nacionales. Nuestro aquí, nuestro ahora. Así, en esta primera edición 39 nombres se suman a su programación, en una muestra tan ecléctica como desprejuiciada de lo que se cuece, se devora y se saborea en la música independiente de nuestro país.

A continuación, el cartel completo de Monkey Weekend:

All La Glory, Aullido Atómico, Bejo, Betunizer, Branquias Johnson, Bronquio, Caballito, Cabezafuego, Cuello, Early Beers, Faux, Fiera, Galleta Piluda, Industrias 94, Kaixo, King Cayman, La Big Rabia, Las Odio, Leicomers, Little Cobras, Lois, Lorena Álvarez, Los Jaguares de la Bahía, Núria Graham, Ohmycat, One Path, Pedro Ladroga, Perla DJ, Perlita, Quentin Gas & Los Zíngaros, Ramona, Ramos Dual, Rosalía & Refree, Segunda Persona, Smokers Die Young, Space Surimi, The Milkyway Express, The Weekend Turtles y Za!

Un cartel distinto para un festival diferente, Monkey Weekend, en pleno corazón de El Puerto de Santa María y en unas fechas de lo más estival, viernes 16 y sábado 17 de junio.

La Organización quiere agradecer profundamente la colaboración del Excmo. Ayuntamiento de El Puerto de Santa María, Diputación de Cádiz, Instituto Andaluz de la Juventud y AIE – Sociedad de Artistas Intérpretes o Ejecutantes de España, así como de Grupo Caballero, Contrabando, Jägermeister y su división musical Jägermusic, y Estrella Galicia.

Las entradas de Monkey Weekend se encuentran disponibles a partir de 18 euros (+ gastos de gestión)

 

LOIS POR MIQUI BRIGHTSIDE 699

LOIS PUBLICA “ALEX”, SU NUEVO SINGLE

Lois es uno de los jóvenes artistas que más nos han gustado en los últimos tiempos. Le dedicamos una pequeña entrevista cuando anunció su presencia en el Monkey Week de 2015 y luego le vimos tanto allí como en la pasada edición del FIB. Ahora, Lois vuelve con la publicación de “Alex”, un trabajo al que ha llamado “single conceptual”.  Dos canciones dedicadas a dos personas diferentes, ambas llamadas Alex: una ex novia y un nuevo amigo.

El talento de Lois no solamente se circunscribe a sus composiciones, también al formato DIY con el que conduce su carrera en solitario y que caracteriza cada vez más a su generación. En estos dos temas ha sumado a su característica y personal voz profunda, el hecho de grabar con sumo gusto todos los instrumentos, diseñar sus propias portadas, y además también dibujar los carteles de sus conciertos.

El estilo en el que transitan las canciones es de difícil catalogación, puesto que las influencias y corrientes que se entremezclan son variadas, aunque la etiqueta indie-pop elegante puede englobarle perfectamente (slacker jazz, lo llama él); las melodías de guitarras son pegadizas y cambian de ritmo de manera sorprendente dentro de una canción, la voz es profunda y atrayente, e incluso suma un sinuoso saxo en uno de estos dos temas.


Este  single ha sido grabado en Gamma Studios, cuya propiedad comparte con Diego de The Parrots y Fran de Los Nastys en Madrid.

Según nos cuentan, el single está también disponible en formato físico (a la venta en los conciertos y en el Bandcamp de Lois), pero en esta época de streaming y escucha online ha querido hacer una declaración de intenciones: el formato físico del disco es un fanzine de papel con las partituras de las dos canciones. Transcritas y maquetadas por Lois, claro.

Lois volverá a viajar este año a Estados Unidos para participar en el SXSW de Austin.

https://soundcloud.com/loisband

https://www.facebook.com/loisband

 

Foto portada: Miqui Brightside

DOMINGO PORTADA FIB

ASÍ TE CONTAMOS EL FIB 2016

JUEVES

Por una serie de vicisitudes que no vienen al caso, cuando entré en el recinto festivalero John Grvy ya estaba a punto de terminar su corto set – media hora – en el Escenario Las Palmas, aun así nos dio tiempo para constatar que este chico parece haber embrutecido y personalizado el neosoul y r&b que le trajo a Benicàssim hace un par de ediciones. Bien por John Grvy.

Miramos el horario y los siguientes en tocar eran Perlita en el Escenario J&B South Beach. ¡Hostia! ¡Vaya cambio de nombres más radical tienen los escenarios de este año! Tras un par de minutos de desconcierto –soy un tipo al que le gustan menos los cambios que a Rain Man – me di cuenta de que ese escenario con nombre de carpa era el segundo escenario de siempre y que el FIB Club era ahora una carpa comisionada por Radio 3 en la zona de césped detrás de los puestos de comida. También fue un poco desconcertante que el escenario que suele estar cerrado los jueves –los jueves hay un poco menos de FIB- suele ser este al que me dirigía, el más alejado, y el de la entrada – el odioso bus de bebida energizante, pero que este año parece ser un escenario hecho y derecho- es el que estaba apagado. ¿Lo tienen claro? ¿No? Pues vuelvan a leerlo y dibújenlo en un papel.

Bueno, volvamos a la música: a Perlita les descubrimos en el anterior Monkey Week y desde entonces han pasado de ser unos auténticos desconocidos a colarse en un puñado de carteles importantes, y es que dan bastante juego. Diversión funk, sintetizadores 80’s de un kitsch totalmente provocado, psicodelia sintética y galáctica, un Pedro Perles eufórico en plan showman y vocoder, mucho vocoder. Perfectísimos para el cumpleaños de uno de los productores ejecutivos de Corrupción en Miami (no para un episodio, que ahí se ponían de lo más melancólico y coñazo).

El Guincho / Foto: Pau Bellido

Tras Perlita, en el escenario principal le tocaba el turno a El Guincho. Tenía ganas de ver en directo al canario con su tercer disco –“HiperAsia”-, un disco que me parece el más arriesgado de su carrera y en el que conjuga tantos elementos que es difícil de definir; por un lado está esa personal forma de entender y avanzar el pop que le caracteriza sumando todos los elementos multiculturales posibles –todo lo que está en la calle-, pero por otro también lo deconstruye y te lo lanza entrecortado de una forma que a veces te desorienta. El sonido ahora es igual de adictivo, pero menos vitalista y mucho más introspectivo, quizá más adecuado para otro lugar y a otra hora. A pesar de la trabajada –y en ocasiones racargada- producción, la puesta en escena fue austera, demasiado austera, lo que le restó poder empático y diluyó totalmente el atractivo. Actuó con banda – miembros de Extraperlo – pero a mí me dejó muy frío, y eso que iba con ganas.

Nuestra primera incursión en la Carpa FIBCLUB Radio 3 fue para ver a Teleman, uno de nuestros conciertos recomendados de esta edición del FIB. Los londinenses tienen un estilazo brutal, dominan el pop como solo en las islas pueden hacerlo y son capaces de rugir, de virar al kraut o de crear una melodía brillante como si fueran los mismos Belle & Sebastian. El concierto fue la típica sucesión de buenas canciones que te van acorralando hasta rematarte con temas destinados a ser himnos como “Düsseldorf” o “Glory Hallelujah”. Fue una lástima que no terminaran con alguna de ellas, porque la celebrada y bailada “Not in control” me parece de largo peor canción y por lo tanto peor broche.

Después de la delicadeza de estos jovenzuelos llegaron Soulwax en plan apisonadora. Algunos amigos me comentaron que lo ideal hubiera sido que hubieran programado a los hermanos Dawaele en su faceta de Djs, pero yo pensaba: “¿¿¿otra vez???”. Quizá el rock electrónico, el big beat y el house de trazo grueso de los belgas es demasiado monótono y pesado, pero nos hicieron los 90 muy agradables y solamente por eso hay que respetarles.

Skepta / Foto: Pau Bellido

Mucho más pesado me pareció el grime de Skepta, pero al menos su actuación fue breve. Este rapero inglés apareció enfadado con el mundo y seguramente se fue a su casa más enfadado todavía. Se quejó de los móviles, de la sociedad y del universo, pero no resolvió nada de ello, ni su concierto. Como terapia, bien, vale, acepto.

No me parecía que hubiera demasiada gente, pero luego caí en la cuenta de que era jueves, por lo tanto “estaba petado”. Hacía años que no se veía tanto color un jueves y parecía que el esfuerzo de programar a un cabeza de cartel de tirón como Major Lazer había dado sus frutos. Vamos a ver, no me entiendan mal, para mi Major Lazer es un bluf del tamaño del ego de Vladimir Putin, pero la gente lo goza. No tuvieron más que ponerse a vender motos que parecía que todo el mundo estaba con la billetera en la mano para comprar una. Diplo descargando sus hits enlatados, sus chicos en formato MC dándole cuerpo –una pena que faltaran sobre el escenario muchas de las grandes colaboraciones a la voz-, confetis, arengas y todo sin parar en modo ráfaga. Algo extenuante que solo se sustenta de esta forma, no le busquen más que no lo tiene. Hemos venido a bailar y lo hemos hecho ¿no?

Major Lazer / Foto: Pau Bellido

Todavía nos dio tiempo a llegar al final del concierto de Anni B Sweet y su suavidad y languidez casi nos mata. Propondría que alguien pusiera una cámara hiperbárica entre un concierto como el de Major Lazer y otro como el de Anni B Sweet, no puede ser saludable un salto tan radical. Tras la aclimatación todo bien, pero la impresión fue muy grande y eso que Anni ha virado hacia campos mucho más abiertos que el folk de sus comienzos y que ha enriquecido sus temas hasta llegar a un pop mucho más accesible.

Tras atemperar nuestros ánimos se nos hizo cuesta arriba volver a la algarabía que se preparaba; por un lado el maestro DJ Amable recetando pildorazos de indie mezclado con todo lo imaginable; por otro Marc Piñol, posiblemente el rey de la electrónica culta nacional; y por último el polifacético francés Mr Oizo, que no se ha bajado del caballo ganador desde “flat beat” y que es reclamado tanto por su música en festivales como este, como por bandas como Metronomy para poner imágenes a sus últimos singles. Lo testeamos todo, vimos que el guion seguía su curso de manera perfecta y nos fuimos al hotel ¡Todavía es jueves!

VIERNES

Hoy tendré que adelantar mi reloj de bolsillo, porque quería llegar pronto para ver a The Zephyr Bones – banda que me gusta mucho – y por poco me pierdo a Cosmen Adelaida – banda que me encanta -. Menos mal que llegué justo para ver cómo estos madrileños – con el aderezo del catalán Alex Marull –  domaban el ruido y me lo tiraban a los pies totalmente domesticado como unos auténticos maestros. Tienen grandes canciones, pero terminar los conciertos con el bombazo de “Becerro de oro”  debería estar prohibido, es como retar a Usain Bolt a una carrera y darle diez metros de ventaja.

Después de ver a esta buena banda en familia me fui al Escenario Las Palmas para ver un baño de masas, y es que no solo el fenómeno Hinds continúa creciendo, sino que todavía no sabemos dónde llegará. A estas chicas madrileñas ya las hemos visto tres o cuatro veces en esta revista y por tanto la excusa de “la frescura suple a la destreza” ya no nos sirve. Alguien decía a mi lado: “ya saben tocar bien, pero lo que tocan me sigue sin gustar”, bueno, tampoco es exactamente mi caso, su garage pop es entretenido, es muy casual y esas cosas, pero también es cierto de que su vacuidad es absoluta.

Hinds / Foto: Pau Bellido

Antes de que Hinds terminaran su set, nosotros ya estábamos apostados ante el Escenario Usura… perdón, Escenario Visa, para ver a The Soft Moon, una de las joyas ocultas del cartel de este año. Digo oculta porque en su momento álgido podías llegar a primera fila y volver a la barra sin tocar a nadie, algo inaudito ante la brutalidad que estábamos viendo. El espectáculo de estos californianos fue abrumador, post punk a millones de decibelios, darkwave desgarradora y un sonido totalmente apabullante que solamente quedó deslucido por la obsesión de Luis Vasquez de tocar un cubo de basura metálico a modo de timbal -¿WTF?-.

Tenía muchas ganas de ver a Aries, este proyecto unipersonal de Isabel Fernández me parece reconfortante y atractivo, pero su sonido en el Escenario FIBCLUB fue terrible y después de un par de canciones decidí marcharme, no quería que un problema técnico empañara la imagen que tengo de estas canciones y a bien seguro que habrá oportunidades mejores de disfrutar de ellas.

La siguiente parada en el tren del rock&roll era en el Southampton de Band of Skulls. Vamos a ver, estos chiscos me gustan, tienen singles de una efectividad indudable como “Himalayan” o “I know what I am”, pero hacen un stoner, blues rock, etc. etc. con demasiadas pocas aristas; de manual, de las primeras páginas del manual, de las de resumen. Su concierto fue mucho mejor que el que vi en el DCode de hace un par de temporadas, o en Les Arts de la anterior, pero solamente porque en aquellos había muy poco ambiente y en este el público inglés le dio bastante color.

Cuando salía del “Escenario te dejo dinero si me devuelves un poco más” una horda de ingleses casi me atropella y es que The Vaccines estaban a punto de empezar en el escenario principal. El FIB es un festival eminentemente británico y los movimientos migratorios hacia bandas de las islas son fácilmente predecibles –corriente camping/escenario principal sería como lo llamaría un oceanógrafo-. Desde que The Vaccines tocaran en la primera edición del DCode con un disco de inmediatez absoluta y dejes a unos Beach Boys pasados de speed ha pasado mucho y sobre todo muchas visitas a nuestros festivales. La verdad es que son carne de FIB -¿Cuántas veces han venido?- porque son capaces de empalmar singles durante una hora incluso dejando fuera buenas canciones. La efectividad del espectáculo solo depende de cómo encaren el repertorio, y esta vez tiraron por la calle de en medio, la de la contundencia, la de la fiesta asegurada.

The Vaccines / Foto: Pau Bellido

Otros que chutaron por en medio con potencia fueron Juventud Juché. Adolecieron del mismo sonido engolado de Aries, pero estos chicos pueden prescindir de sutilezas porque son más de derribar puertas a patadas que de tener la paciencia de encajar la llave. “Movimientos” debería ser la consagración de esta banda, están maduros y sobrepasan de largo a esas bandas de “nuevo garage” entre las que los ubican y con las que no tienen nada que ver.

En esta segunda noche del FIB 2016 las guitarras estaban a punto de abandonarnos para dejarnos en manos de un Jamie XX imperial; desde la sutileza del house aderezado de r&b hasta la contundencia drum&bass o el dubstep Jamie parecía que tenía las mangas llenas de ases. Bailar, bailar y bailar, el mundo se podía acabar que nos iba a pillar bailando. Echamos de menos a The XX, pero tampoco queremos perdernos esto. Calientes, calentísimos, nos pasamos por la carpa comisionada por Radio 3 para ver a Hidrogenesse, porque la banda más irreverente y original de nuestro país en muchos años merecía robarle algo de tiempo al británico. No vimos nada que no supiéramos, un espectáculo maravillosamente personal, de letras excéntricamente acertadas, y una carpa llena de gente coreando canciones mucho menos kitsch de lo que parecen.

Jamie XX / Foto: Adrian Morote

La jornada ya había sido realmente satisfactoria, pero nos quedaba un gran postre, nos quedaban The Chemical Brothers. Si hay alguien que enlace entre lo que han significado las más de dos décadas de FIB y lo que nos queda por delante son Rowlands y Simons. Nos han hecho bailar con hits tremendos – cayeron todos- pero siguen sacando discos donde suman perlas a un set list de escándalo. Si has conseguido que sus ritmos nada sutiles y sus melodías incandescentes no te atrapen, no mires las proyecciones de humanoides bailando tras ellos, porque entonces estás perdido.

Ni taxi ni hostias, media hora caminando hasta el hotel, había que transformar en energía cinética el espectáculo que nos acabábamos de zampar.

SÁBADO

Un “este muerto está muy vivo” o un mucho más español “no estaba muerto, estaba de parranda”, servirían perfectamente para ilustrar el FIB de este año, puede que el año del renacimiento. Precisamente ayer sábado se produjo una circunstancia que hacía mucho que no se veía en Benicássim y que en otra época era algo clásico: un lleno hasta la bandera. Nos comentaron que mucho antes de la hora de apertura había chavales con camisetas de Muse en las puertas del recinto haciendo cola para correr a conquistar las primeras filas del Escenario Las Palmas, nosotros les vimos nada más llegar para ver a Cápsula. Nuestra jornada musical comenzó en el escenario principal con los argentinos – pero vascos de adopción –  readaptando el “Ziggy Stardust” de Bowie. Readaptando que no imitando, porque si hay algo importante e imprescindible en este tipo de cosas, es que el músico se lleve el clásico a su terreno, porque no hay nada menos atractivo que una banda tributo y nada más excitante que las versiones con personalidad. Cápsula se llevaron a su rocoso terreno algunas de las mejores canciones que se han escrito nunca, e hicieron que el recuerdo del mito desaparecido fuera un cúmulo de sensaciones encontradas: lloramos con “Five Years” o “Starman”, y no pudimos dejar de bailar con “Sufragette City” o  “Rebel Rebel” en el extra bonus. Solamente por darle una lección de rock&roll a los chavales que esperaban a otra cosa y conseguir levantarles con esa tremenda garra, habría que darles un premio a un desatado y maravilloso Martín y por extensión a Cápsula. Hicieron bailar y corear a varios miles de personas que circunstancialmente ya estaban allí y no era para verles a ellos. ¡Bravo!

Cápsula / Foto: Pau Bellido

Tras recordar a “Ziggy” decidimos sacrificar a La Femme –aunque nos dijeron que fue un concierto tremendo- para ver la segunda parte del concierto de Ramírez Exposure en la carpa de Radio 3. El crecimiento de Víctor Ramírez y su banda es evidente y ya esperamos con curiosidad la continuidad del magnífico artefacto que es “Book of Youth”, un compendio de pop personal, delicado y algo naif, con grandes melodías que te atrapan con una facilidad pasmosa. Con una versión de Marc Johnson se despidió deseándonos un buen FIB, una buena tarde y una buena vida.

Tras comprobar que el melodramatismo pop de Walking Cars era totalmente insoportable, decidimos volver a la carpa para ver a Baywaves, y es que el producto nacional abunda en el cartel de esta edición del FIB. Su lisergia pop te traslada a los dos primeros discos de Tame Impala, aunque quizá con algo más de suavidad y ternura. Estos jóvenes tienen buen gusto para la psicodelia ligera y dulcificada y por lo tanto su escucha es agradable y reconfortante.

De camino a The Coral escuchamos que Zahara estaba haciendo una versión de “Te debo un baile” de Nueva Vulcano, pero las prisas por ir a ver uno de los conciertos importantes de la jornada nos hicieron obviar a la joven de Úbeda. Nada más empezar The Coral vimos que la cosa iba en serio, ya era hora de que alguien rodara el botón del volumen al 11 porque a muchos conciertos parecía que les faltaba ese punch necesario. Estos tipos suenan a clásicos, tienen tantos ingredientes que apabullan; tan pronto te pueden trasladar a los sonidos que dieron nacimiento al brit pop, como al rock más ácido de los 70. Los desarrollos instrumentales resultaban abrumadores y las canciones de su reciente “Distance In Between” se sumaron a la perfección a un repertorio lleno de temas imperecederos. Dieron un señor concierto.

The Coral / Foto: Pau Bellido

Aunque el concierto de The Coral nos pareció magnífico, hicimos una escapada para ver a Lois –las distancias en el FIB no lo son tanto-, porque teníamos muchas ganas de ver la evolución del proyecto de Lois Brea. La verdad es que la palabra perfecta es esa: evolución, porque ya se puede observar cómo van cuajando unas canciones valientes que, llámenme loco, me hacen pensar en David Byrne. New wave y “post muchas cosas recicladas” le sirven a Lois para dar rienda suelta a su creatividad y experimentación, solo por ello merece todo lo bueno que le venga.

El siguiente alto en el recorrido fue para ver a Echo & The Bunnymen, auténticos magos y referentes de los 80. Lejos de sonar puramente nostálgicos, tiraron de una contundencia digna de agradecer. Aunque tienen clásicos para dar tres conciertos, su reciente “Meteorites” (2014) – incluso “Fountain” (2009) – no desmerecen ese legado y por tanto sus conciertos no resultan en absoluto anacrónicos. Con un sonido potentísimo y con un Ian McCulloch con la voz íntegra – algo admirable tras comprobar que continua con la costumbre de trago y calada – , nos llevaron por un viaje oscuro pero evocador hasta estremecernos con “Killing Moon” y mandarnos a otra parte con “Lips like sugar”. A otra parte fue el final del concierto de The Shivas, y es que estos chicos de Portland tienen un enorme encanto. Enmarcados en ese garage pop sixtie tan de moda en la actualidad, con reminiscencias surferas y oceánicas –aunque Portland es más de secano que Toledo-, aciertan en las melodías y suenan menos lo fi que muchos compañeros de generación – el lo fi está bien, pero a veces se agradece alguna melodía cristalina – y se ganaron constar dentro del saco de los descubrimientos de esta edición.

Antes de acabar The Shivas ya parecía que el mundo se fuera a acabar, que las rebajar fueran a comenzar, que regalaran Iphones 6, o que Jesucristo estuviera transformando el agua en cerveza, y es que estaba a punto de comenzar Muse y la gente corría a ver el que para muchos era el único concierto del día. Perdonen el inciso, ¿saben ustedes que odio a Muse?. Bueno, la verdad es que ayer me mediqué bastante ante un posible fallo multiórganico producido por mi alergia al rock grandilocuente y ególatra, pero ese antídoto autorecetado dejó de hacer efecto a las pocas canciones y por mi salud tuve que marcharme. ¿Qué vi? Pues un señor que quiere ser al mismo tiempo Fredy Mercury y Monserrat Caballé, eso sin olvidar que quiere que su guitarra suene más alta que ninguna en el mundo, que seguramente después de fregar estruja los estropajos mientras hace una pose rockera y que si pudiera haría esculpir su rostro en el Monte Rushmore: señores, este es Matt Bellamy y el tipo gordo que le acompaña es su ego.

Muse / Foto: Pau Bellido

Me sentía sucio y la mejor manera de devolverme al camino del estilo y el buen gusto fue con The Kills. Les vi hace unas semanas en el Mad Cool y me encantaron, pero en este FIB me acabaron de enamorar. Mosshart y Hince, Hince y Mosshart, cada uno en su papel son arrebatadoramente sexys, y si a eso unimos la cadencia de unas canciones oscurecidas pero no ennegrecidas, tenemos ante nosotros un espectáculo cojonudo. No acabamos su set porque repitieron casi al dedillo su concierto de Madrid y porque Soledad Vélez y sus nuevas canciones merecían la escapada. La chilena no dejó que el sonido infernal de Muse se colara en su carpa y nos hizo volar con sus nuevas y sintéticas canciones. Es increíble como una trasformación tan profunda pueda mantener intacta la personalidad del artista, se le ve suelta y cómoda y eso se trasmite.

Antes de acabar la noche bailando el house de Disclusure como si el mundo fuera a acabarse, pasamos a ver a Bloc Party y comprobar que la banda de Kele Okereke se está diluyendo como lágrimas en la lluvia. Su punch lleva tiempo perdido, y aunque “Hymns” es menos sonrojante que los anteriores trabajos no queda nada de aquel vigoroso grupo de sus dos primeros trabajos.

DOMINGO

Tras tres jornadas extenuantes no había más remedio que recoger nuestra dignidad maltrecha y encarar la última del domingo con estoicismo, porque el FIB 2016 nos tenía preparado como fin de fiesta un menú variado y suculento.

Si el sábado el recinto del festival había estado a reventar, ayer se preveía un bajón de público monumental, como finalmente corroboramos. Jóvenes ingleses arrastrando el petate con la cara desencajada y quemada por el sol era el estereotipo de humano que nos encontrábamos en sentido contrario cuando nos acercábamos a la entrada desde el parking. Pero nosotros, con más corazón que cerebro, conseguimos llegar pronto para ver a Tijuana Panthers poner en marcha el Escenario VISA. A pesar de que la climatología moderada y suave del fin de semana había decidido abandonarnos por un sol justiciero, los pocos cientos que nos presentamos ante la banda de Long Beach disfrutamos al borde de la lipotimia de una lección de garage sixties y de surf pop de factura impecable y gusto exquisito. En una época en la que el desparpajo y el lo fi enmascaran muchas carencias, da gusto como otras bandas son efectivas sin efectos, solamente con una buena melodía bien llevada; “Redheaded Girl” o “Creature” no necesitan nada más.

Tijuana Panthers / Foto: Adrian Morote

Desde otra parte mucho más sucia del condado de Los Ángeles llegaron Fidlar. Se palpaban muchas ganas por ver a estos tipos que últimamente han despachado algunos de los más refrescantes artefactos de la escena punk californiana; si para Tijuana Panthers éramos unos pocos cientos, para Fidlar ya éramos unos pocos miles. Empezar con una versión íntegra y de factura perfecta del “Sabotage” de los Beastie Boys marcó las intenciones de una banda divertida, adrenalínica y guerrillera. Se encuentran cómodos tanto en el punk pop vitamínico como en el harcore melódico, pueden virar hacia el garage lo fi – “Max Can’t Surf” podría ser perfectamente de los Black Lips”-, o si quieren pueden parecerse a Rage Against the Machine – escuchen “Punks”-, tienen himnos para parar un carro y toda la chavalada allí presente se los sabía de cabo a rabo. Tras una espectacular sesión de mosh pit, en la que varios cientos se pusieron a correr en círculos antes de atacar un divertidísimo pogo, y después de que HELP STAFF 207 sacara de muy malas maneras a dos inofensivos chavales por el foso en uno de los actos más despreciables que he visto en mucho tiempo, Fidlar terminaron uno de los mejores conciertos de este FIB con la mayúscula “Cocaine”.

Fidlar / Foto: Pau Bellido

Tras Fidlar decidimos bajar pulsaciones con Jess Glynne, una artista que arrasa en UK y que tiene un hit como “Rather Me” que se saben todos los británicos presentes en Benicássim. Del rythm&blues al disco más ochentero pudimos reconocer en ella desde a Adele o Beyoncé hasta Whitney Houston. No creemos que pase a la posteridad, pero tampoco tiene la necesidad de crear una corriente filosófica, es pop.

Antes de ver a Mac DeMarco nos acercamos a ver un poco de Catfish & The Bottlemen, el enésimo hype del indie mainstream del Reino Unido. Triunfarán, lo aseguramos, pero su indie pop épico es del montón y no precisamente del montón bueno –además de que la voz de su cantante es irritante-. Recogen todos los ingredientes que funcionaron en bandas anteriores como The Kooks, Two Door Cinema Club, The Vaccines, Palma Violets o Circa Waves, los agitan y te los lanzan a la cara. Si esto es “the next big thing” que paren el coche o me bajo en marcha.

Mac DeMarco y su panda de freaks salieron al escenario muy relajados interpretando los temas más evocadores y tranquilos de su discografía, como “The Way You’d Love Her” o la maravillosa “Salad Days”, temas que el público se sabía al dedillo y que eran solo el preludio de la colección de divertidas excentricidades de Mac y sus amigos. Mientras caían temas ya clásicos de su repertorio como “Cooking Up Something Good”, “Ode to Vicery” o “Let Her Go”, empezó el show de bailes, bromas y de desvestirse –porque lo que llevaba el bajista era un vestido de señora-. También de saltar al público; ese mismo bajista celebró su último día en la banda con un stage diving, lo mismo que hizo DeMarco antes de cerrar el concierto con ”Still Togheter”. El canadiense tiene un carisma fuera de toda duda y dos puñados grandes de buenas canciones, pero aunque el concierto fue de menos a más nos dejó un poco fríos, fue mucho más soso que su último concierto en el Primavera Sound.

Antes de prepararnos para los grandes conciertos del Escenario Las Palmas, pasamos a rendir pleitesía a Chucho en la carpa de Radio 3. Como viene siendo habitual en este nuevo retorno, encara sus sets con la presentación de su nuevo disco y una vez avanzados en materia van soltando píldoras como “Perruzo” o “El Detonador EMX3”. Pero no importa, estas nuevas canciones también serán clásicos algún día. A la media hora exacta de Chucho salimos disparados para ver a Kendrick Lamar y solamente el retraso de casi diez minutos nos permitió llegar para verle salir al escenario. “HOW MUCH A DOLLAR COST?” en una enorme pantalla fija al fondo del escenario fue el único recurso que necesitó el rapero de Compton para vestir su set. Cuando tienes el don de este tío la crudeza de sus letras impacta más si va acompañada con la austeridad sobre el escenario. La banda que le acompañaba al final de las tablas fue dejando fluir sonidos jazzy, funky o góspel para que Lamar relatara con firmeza las vivencias y pensamientos que han hecho de “To Pimp A Butterfly” uno de los mejores discos de hip hop en muchísimos años. Dónde unos necesitan cien productores y mil samplers, Lamar solamente un sinte, una guitarra, un bajo y una batería; dónde otros necesitan diseñar su flow, el solo necesita no dejar de enlazar palabras. Aunque no soltó ninguna arenga social –la verdad es que sus letras ya tienen bastantes- era curioso ver como una audiencia compuesta mayoritariamente por jóvenes blancos ingleses se sabía todas las letras como si fueran auténticos Boyz N The Hood  –con “King Kunta” el karaoke fue impresionante-. En resumen: Kendrick Lamar “King of FIB 2016”.

Kendrick Lamar / Foto: Adrian Morote

Antes de prepararnos para ver a Massive Attack pasamos por el set de Dj Shadow como simple ejercicio de nostalgia, pero después del emocionante espectáculo de Lamar nos pareció que el repertorio de Shadow estaba siendo demasiado lúgubre y denso.

Lo más importante del concierto de Massive Attack era comprobar si su directo no había caído en la autoindulgencia de tanto single reciclado en reclamos publicitario y ni mucho menos fue así. Apoyados en lo que parecía una inmensa sala de máquinas –aunque hubiera una batería y un set clásico, entre las sombras parecía emerger la sala de máquinas de un barco-, fueron densos, contundentes y oscuros. Las cadencias de estos padres del trip hop hacían sudar nitroglicerina y la tensión musical era palpable y apabullante, tan apabullante y efectiva como su clásica sucesión de mensajes intercalados entre noticias locales; pudimos ver desde la de la presencia de Pedro Sánchez y Andrea Levy en el FIB, la mayoría de edad de Froilan, hasta recoger ideas impactantes sobre Turquía, el terrorismo o el Brexit, del que son firmes opositores. Cerraron con “Unfinished Sympathy” con la colaboración de Deborah Miller y a los pocos que habíamos aguantado nos mandaron a casa con las pulsaciones al ritmo de sus suaves sucesiones de bpms.

Massive Attack / Foto: Pau Bellido

La reconciliación del FIB con su público está casi certificada. Esta ha sido sin duda la edición más exitosa en muchos años y parece que han encontrado la clave para que el futuro del festival sea sostenible: cabezas de cartel de mucho tirón como Muse, Kendrik Lamar, Major Lazer o The Chemical Brothers, mucha electrónica, un puñado importante de artistas nacionales para reconciliarse con el público español y algunas píldoras fuera de todas esas líneas para darle consistencia al cartel. El año que viene más.

 

muse portada

FIB 2016: CRÓNICA SÁBADO

Un “este muerto está muy vivo” o un mucho más español “no estaba muerto, estaba de parranda”, servirían perfectamente para ilustrar el FIB de este año, puede que el año del renacimiento. Precisamente ayer sábado se produjo una circunstancia que hacía mucho que no se veía en Benicássim y que en otra época era algo clásico: un lleno hasta la bandera. Nos comentaron que mucho antes de la hora de apertura había chavales con camisetas de Muse en las puertas del recinto haciendo cola para correr a conquistar las primeras filas del Escenario Las Palmas, nosotros les vimos nada más llegar para ver a Cápsula. Nuestra jornada musical comenzó en el escenario principal con los argentinos – pero vascos de adopción –  readaptando el “Ziggy Stardust” de Bowie. Readaptando que no imitando, porque si hay algo importante e imprescindible en este tipo de cosas, es que el músico se lleve el clásico a su terreno, porque no hay nada menos atractivo que una banda tributo y nada más excitante que las versiones con personalidad. Cápsula se llevaron a su rocoso terreno algunas de las mejores canciones que se han escrito nunca, e hicieron que el recuerdo del mito desaparecido fuera un cúmulo de sensaciones encontradas: lloramos con “Five Years” o “Starman”, y no pudimos dejar de bailar con “Sufragette City” o  “Rebel Rebel” en el extra bonus. Solamente por darle una lección de rock&roll a los chavales que esperaban a otra cosa y conseguir levantarles con esa tremenda garra, habría que darles un premio a un desatado y maravilloso Martín y por extensión a Cápsula. Hicieron bailar y corear a varios miles de personas que circunstancialmente ya estaban allí y no era para verles a ellos. ¡Bravo!

Cápsula / Foto: Pau Bellido

Tras recordar a “Ziggy” decidimos sacrificar a La Femme –aunque nos dijeron que fue un concierto tremendo- para ver la segunda parte del concierto de Ramírez Exposure en la carpa de Radio 3. El crecimiento de Víctor Ramírez y su banda es evidente y ya esperamos con curiosidad la continuidad del magnífico artefacto que es “Book of Youth”, un compendio de pop personal, delicado y algo naif, con grandes melodías que te atrapan con una facilidad pasmosa. Con una versión de Marc Johnson se despidió deseándonos un buen FIB, una buena tarde y una buena vida.

Tras comprobar que el melodramatismo pop de Walking Cars era totalmente insoportable, decidimos volver a la carpa para ver a Baywaves, y es que el producto nacional abunda en el cartel de esta edición del FIB. Su lisergia pop te traslada a los dos primeros discos de Tame Impala, aunque quizá con algo más de suavidad y ternura. Estos jóvenes tienen buen gusto para la psicodelia ligera y dulcificada y por lo tanto su escucha es agradable y reconfortante.

De camino a The Coral escuchamos que Zahara estaba haciendo una versión de “Te debo un baile” de Nueva Vulcano, pero las prisas por ir a ver uno de los conciertos importantes de la jornada nos hicieron obviar a la joven de Úbeda. Nada más empezar The Coral vimos que la cosa iba en serio, ya era hora de que alguien rodara el botón del volumen al 11 porque a muchos conciertos parecía que les faltaba ese punch necesario. Estos tipos suenan a clásicos, tienen tantos ingredientes que apabullan; tan pronto te pueden trasladar a los sonidos que dieron nacimiento al brit pop, como al rock más ácido de los 70. Los desarrollos instrumentales resultaban abrumadores y las canciones de su reciente “Distance In Between” se sumaron a la perfección a un repertorio lleno de temas imperecederos. Dieron un señor concierto.

The Coral / Foto: Pau Bellido

Aunque el concierto de The Coral nos pareció magnífico, hicimos una escapada para ver a Lois –las distancias en el FIB no lo son tanto-, porque teníamos muchas ganas de ver la evolución del proyecto de Lois Brea. La verdad es que la palabra perfecta es esa: evolución, porque ya se puede observar cómo van cuajando unas canciones valientes que, llámenme loco, me hacen pensar en David Byrne. New wave y “post muchas cosas recicladas” le sirven a Lois para dar rienda suelta a su creatividad y experimentación, solo por ello merece todo lo bueno que le venga.

El siguiente alto en el recorrido fue para ver a Echo & The Bunnymen, auténticos magos y referentes de los 80. Lejos de sonar puramente nostálgicos, tiraron de una contundencia digna de agradecer. Aunque tienen clásicos para dar tres conciertos, su reciente “Meteorites” (2014) – incluso “Fountain” (2009) – no desmerecen ese legado y por tanto sus conciertos no resultan en absoluto anacrónicos. Con un sonido potentísimo y con un Ian McCulloch con la voz íntegra – algo admirable tras comprobar que continua con la costumbre de trago y calada – , nos llevaron por un viaje oscuro pero evocador hasta estremecernos con “Killing Moon” y mandarnos a otra parte con “Lips like sugar”. A otra parte fue el final del concierto de The Shivas, y es que estos chicos de Portland tienen un enorme encanto. Enmarcados en ese garage pop sixtie tan de moda en la actualidad, con reminiscencias surferas y oceánicas –aunque Portland es más de secano que Toledo-, aciertan en las melodías y suenan menos lo fi que muchos compañeros de generación – el lo fi está bien, pero a veces se agradece alguna melodía cristalina – y se ganaron constar dentro del saco de los descubrimientos de esta edición.

Antes de acabar The Shivas ya parecía que el mundo se fuera a acabar, que las rebajar fueran a comenzar, que regalaran Iphones 6, o que Jesucristo estuviera transformando el agua en cerveza, y es que estaba a punto de comenzar Muse y la gente corría a ver el que para muchos era el único concierto del día. Perdonen el inciso, ¿saben ustedes que odio a Muse?. Bueno, la verdad es que ayer me mediqué bastante ante un posible fallo multiórganico producido por mi alergia al rock grandilocuente y ególatra, pero ese antídoto autorecetado dejó de hacer efecto a las pocas canciones y por mi salud tuve que marcharme. ¿Qué vi? Pues un señor que quiere ser al mismo tiempo Freddie Mercury y Monserrat Caballé, eso sin olvidar que quiere que su guitarra suene más alta que ninguna en el mundo, que seguramente después de fregar estruja los estropajos mientras hace una pose rockera y que si pudiera haría esculpir su rostro en el Monte Rushmore: señores, este es Matt Bellamy y el tipo gordo que le acompaña es su ego.

Muse / Foto: Pau Bellido

Me sentía sucio y la mejor manera de devolverme al camino del estilo y el buen gusto fue con The Kills. Les vi hace unas semanas en el Mad Cool y me encantaron, pero en este FIB me acabaron de enamorar. Mosshart y Hince, Hince y Mosshart, cada uno en su papel son arrebatadoramente sexys, y si a eso unimos la cadencia de unas canciones oscurecidas pero no ennegrecidas, tenemos ante nosotros un espectáculo cojonudo. No acabamos su set porque repitieron casi al dedillo su concierto de Madrid y porque Soledad Vélez y sus nuevas canciones merecían la escapada. La chilena no dejó que el sonido infernal de Muse se colara en su carpa y nos hizo volar con sus nuevas y sintéticas canciones. Es increíble como una trasformación tan profunda pueda mantener intacta la personalidad del artista, se le ve suelta y cómoda y eso se trasmite.

Antes de acabar la noche bailando el house de Disclusure como si el mundo fuera a acabarse, pasamos a ver a Bloc Party y comprobar que la banda de Kele Okereke se está diluyendo como lágrimas en la lluvia. Su punch lleva tiempo perdido, y aunque “Hymns” es menos sonrojante que los anteriores trabajos no queda nada de aquel vigoroso grupo de sus dos primeros trabajos.

Portada: Muse / Foto: Jota Martínez Photo

FIB 2016: CRÓNICA JUEVES

FIB 2016: CRÓNICA VIERNES 

the kills fib

NUEVA TANDA DE CONFIRMACIONES PARA EL FIB 2016

El FIB 2016, que se celebrará del 14 al 17 de julio y que hace unos días dividió a los artistas confirmados por días, acaba de anunciar una nueva tanda de artistas: The KillsThe Coral, Dan Deacon, Soulwax, Jess Glynne, Little Simz, Rat Boy, The Magician, Mr. Oizo, John Talabot, Ryan Hermsworth, Walking On Cars , Zahara, Baywaves, Lois y Aries se unen a una larga lista de artistas que siguen dando forma a un cartel variado y preparado para volver a disfrutar del FIB Benicàssim 2016.

En menos de quince semanas estos artistas se sumarán a un FIB en el que se podrá ver a Muse, Kendrick Lamar, The Chemical Brothers, Disclosure, Major Lazer y Massive Attack brillando en el escenario, del mismo modo que lo harán The Maccabees, The 1975, Biffy Clyro, Jamie xx, The Vaccines, Bloc Party, Skepta, Dj Shadow, Catfish And The Bottlemen, Mac DeMarco, Hinds, La Habitación Roja, Young Fathers y muchos más, que vana hacer que los días 14, 15, 16 y 17 de julio otra cita inolvidable.

Nuevos nombres para el cartel del festival.

Empezamos esta nueva tanda con Jess Glynne quien viene a la costa valenciana cargada de hits tras un fenomenal 2015 en el que alcanzó un éxito notable con su inconfundible mezcla de hip-hop y pop que se muestran de maravilla en una voz plena de rasgos soul.

The Kills, por su parte,estarán presentando su tremendo nuevo disco “Ash & Ice”, un trabajo de pura electricidad.  En esas coordenadas eléctricas anunciamos que Soulwax, la banda de los hermanos Dewaele, los famosos 2 Many DJ’s, también mostrará su rock bailable en este FIB.

Pero seguimos, The Coral vienen completamente revitalizados y con energía de sobra para presentar su fantástico nuevo album, “Distance Inside”. Y con Rat Boy daremos un paso adelante hacia el pogo del futuro con su descarada mezcla en la que cabe la chulería de Beastie Boys y The Libertines, y nos prepararemos para la electrizante eufória electronica de Dan Deacon, los himnos indie pop de los irlandeses Walking On Cars y el candente flow de la rapera Little Simz, la misma que ha llamado la atención de Kendrick Lamar o Jay Z. Ahí es nada.

Las confirmaciones nacionales.

Un año más queremos ofrecer lo mejor y lo más interesante de nuestra escena nacional a la que no dejamos de prestar atención pues no deja de dar grandes sorpresas.

Por eso presentamos a Zahara, una de las artistas más carismáticas que sabe firmar irresistibles canciones de pop envolvente y atrayente. Mientras tanto, Baywaves desplegarán sus reverberaciones llenas de color e imaginación, que seguramente gustarán a los fans de Tame Impala mientras que Lois, también conocido por ser el cantante de Trajano!, estará presentando su elegante proyecto en solitario.

Para completar esta tanda podremos disfrutar del sugerente dream pop electrónico de Aries.

Nos vemos en la pista de baile!

Tras los conciertos la música seguirá sonando toda la noche en el Festival con una gran selección de dj’s… Desde Francia traemos a Quentin Dupieux, el extravagante Mr. Oizo que estará el jueves ofreciendo un set de contundentes ritmos, electro y house experimental destinados a la fiesta. El belga The Magician va a hacer que caigamos bajo su hechizo antes de que puedas decir abracadabra.

En esa misma magia se mueve uno de los dj’s nacionales con mayor proyección internacional, el alquimista John Talabot. Además Ryan Hemsworth promete volvernos locos con su set de electronica, RnB con ecos de los noventa y ampuloso dancehall.

Proyecto Demo 2016 sigue adelante.

Proyecto Demo, nuestro concurso para grupos noveles y nuevos talentos organizado junto a Radio 3 sigue su rumbo. Tras haber recibido casi 600 maquetas entramos en la siguiente fase del concurso. El 11 de abril daremos los nombres de los treinta semifinalistas en el programa “Capitán Demoy el facebook oficial del concurso.

Más información aquí.

Todos los abonos y entradas en fiberfib.com.

Continúa la venta de Abonos de 4 días (147, 50€) y 3 días (130€), ambos con 8 días de zona de acampada gratuita (Campfest). También están disponibles las Entradas de Día: Jueves (35€), Viernes (50€), Sábado (60€) y Domingo (50€), en Ticketmaster y sus canales habituales de venta.

Asimismo, todavía se pueden adquirir abonos en dos cómodas cuotas gracias a nuestro plan de pago. Aún queda una cantidad bastante limitada de Pases VIP y entradas para Villacamp, nuestra exclusiva zona de acampada.

Toda la información se encuentra en fiberfib.com y Ticketmaster.

ASÍ TE CONTAMOS EL FIB 2015

ENTREVISTA A RAMÍREZ

kula shaker sonorama ribera 940

EL VIDA FESTIVAL 2016 COMPLETA SU CARTEL

El Vida Festival, que celebrará su tercera edición del 30 de junio al 3 de julio, ha presentado su cartel en una rueda de prensa en l’Antiga Fàbrica d’Estrella Damm de Barcelona. Como era de esperar, la nómina de artistas añadidos al cartel es más que interesante: !!! (chk chk chk), 2 Manydjs, Kula Shaker (en portada), Lindstrøm, Kiko Veneno, Triángulo de Amor Bizarro, Delorean, Niño de Elche, The New Raemon, Joe Crepúsculo, James Supercave, Belako, Za!, Perro, Extraperlo, Eotr djs, Inspira, Emilio José, Maria Arnal i Marcel Bagés, Biscuit, Papa Topo, Odio París, Hazte Lapón, Est Oest, Doble Pletina, Trepàt, Terrier, Baywaves, Sen Senra, Los Bengala, Le Parody, Trau, Germà Aire, Bearoid, Lois, Zulu Zulu; Betty Belle, Mareta Bufona

El Vida Festival 2016 ya contaba en su cartel con artistas tan interesantes como WilcoUnknown Mortal Orchestra, The Divine Comedy, Villagers, Perro Balthazar, Manel Nacho Umbert.

MEJORAS Y NOVEDADES

A nivel de recintos, cabe destacar que aumenta la relevancia del Molí de Mar —histórico emplazamiento del mítico Faraday Festival— que contará con dos escenarios, y pasará a albergar las sesiones diurnas del sábado y el domingo, además de la tradicional fiesta de bienvenida del jueves.

En lo que respecta al recinto principal, La Masia d’en Cabanyes, se incrementará el número de escenarios, pasando a albergar un total de cinco.

En lo que respecta al alojamiento, las mejoras incluyen nuestra propia zona de acampada, el VIDA CAMP, con mejoras como más zonas sombreadas, más opciones de restauración, e incluso una piscina. Además, hemos doblado la oferta de Bungalows, situados en diversos càmpings de la zona pero con la facilidad de gestionarlo todo desde nuestra web.

Finalmente, las nuevas conexiones con Sitges —que cuenta con decenas de miles de plazas hoteleras— paliarán la falta de plazas en Vilanova i la Geltrú.

La gran novedad en lo que a movilidad y transporte respecta es la conexión con Sitges —vía buses lanzadera— , que se une a los trenes nocturnos especiales, dando múltiples opciones y horarios a los asistentes que se hospeden allí.

Asimismo, la frecuencia de los buses que conectan el festival con diferentes puntos de Vilanova se aumentará considerablemente, a fin de absorber el incremento de público y minimizar las esperas.

PATROCINIOS

En esta edición 2016, el festival seguirá contando con el apoyo de Estrella Damm como patrocinador principal así como también de otras marcas como Beefeater, Torres o Red Bull que dan incluso un paso más con respecto a la pasada edición.
Jägermeister seguirá patrocinando el escenario de La Cabana que incluirá entre su programación diferentes bandas de su programa musical Jägermusic y, en esta misma línea, destacará también el nuevo escenario Menu Stereo de Movistar+ especialmente centrado en bandas nacionales.

Y en cuanto a movilidad se refiere, Rodalies Renfe seguirá colaborando con el festival para ofrecer un servicio extraordinario de trenes de vuelta a Barcelona las madrugadas del festival, con parada en Sitges y Barcelona.

ASÍ TE CONTAMOS EL VIDA FESTIVAL 2015

Toda la información del Vida Festivalhttp://bythefest.com/festivales/vida-festival/

Lois II (by Larry Balboa)

EXTRAMUSICAL CON LOIS

Referirse a Lois como “el cantante de Trajano!” ya es solamente una referencia para ubicarle, puesto que la carrera en solitario de Lois Brea parece cobrar fuerza y equipararse en importancia a la de su también joven grupo. Lois se encuentra entre los nuevos artistas que están acaparando el interés de los medios especializados anglosajones. Sus canciones, compuestas, interpretadas y grabadas por él mismo en la habitación de su casa son esperadas con interés y revelan una nueva forma de trabajar y de consumir música que no se conocía por estos lares, pero que el signo de los tiempos hará que tengamos que adaptarnos. Le vimos interpretar sus primeros temas, repletos de interesantes referencias, en el pasado Monkey Week, es uno de los artistas españoles que viajará a Austin para la próxima edición del SXSW, estos días está de mini gira por el Reino Unido y va a publicar un 7″ con Acuarela. Le entrevistamos hace muy poco, pero aquí puedes conocer mejor a Lois como persona.

ROMPIENDO EL FUEGO

¿Quién te corta el pelo? ¿Peluquera? ¿Barbero? ¿Amigo/a? ¿Tu madre?

Bea de Beata Sunset, colega desde que llegué a vivir a Madrid.

¿Eres de letras o de ciencias?

Ciencias puras.

¿Eres vegetariano/vegano o cuando tienes hambre le hincas el diente a una buena hamburguesa sin ningún rubor?

Como de todo. Tengo a mi madre encantada. Últimamente intento comer un poco menos de carne y no hincharme a hamburguesas y pizza todo el día.

¿Cuándo fue la última fiesta de disfraces a la que fuiste? ¿De qué te disfrazaste?

Pues hace un año. No sé como describir el disfraz… Abrigo de pelo y medias de rejilla…

¿Qué te regalaron en los pasados Reyes? ¿Qué regalaste tú?

Pues como tengo la peor memoria del mundo no lo recuerdo. Lo que sí recuerdo es regalarle un elefante de juguete a mi sobrina que estrenaba navidades.

¿Tu pandilla se ha convertido en una reunión de músicos o gente relacionada con la música o sigues con los amigos de toda la vida?

Tengo la suerte de tener amigos de todo tipo. Aunque mi circulo más cercano está formado por gente de bandas de Madrid, artistas y demás. Hemos creado un núcleo muy interesante que nos ayuda mucho los unos a los otros.

¿Te gusta más ir de cañas/vermut o te cierran los garitos nocturnos? (sinceridad please jejeje)

Ambas, para que te voy a mentir

CULTURA

¿Cuál es el último libro que has leido? ¿De entre los últimos cual recomendarías?

“Cuspiréi sobre as vosas tumbas”, traducción al gallego del libro de Boris Vian.  Si no lo habéis leído aún, “El Lobo Estepario” de Hermann Hesse, lo releí hace un par de meses.

¿Sueles ir al cine o eres de descargar?

Intento ir al cine cuando hay cosas que de verdad me interesan. Pero veo muchas pelis antiguas, por lo tanto tengo que tirar mucho de online.

¿Qué tipo de cine te gusta?

Me encanta la ciencia ficción. Pero no la de naves explotando y mierdas. Cosas como Moon o The Man from Earth

¿Ves habitualmente cine iraní? ¿Dogma? ¿Coreano?

Nope. No soy mucho de esos lindes, aunque sí me gusta Park Can-Wook

¿Has ido últimamente a alguna exposición? ¿Teatro?

Exposiciones las tengo un poco abandonadas últimamente, pero teatro he ido hace poco a ver una obra dirigida por una amiga, Lucia Díaz Tejeiro, una readaptación de Medea. Muy muy bonita, todavía está en cartel por si queréis verla.

¿Te van más las series “cultas” de moda tipo The Wire, Mad Men, Boardward Empire, Black Mirror etc. o eres más de Cómo conocí a vuestra madre, Aquí no hay quien viva o Futurama?

Me encantan las series de animación alternativa tipo Rick y Morty, Bojack Horseman o Bob’s Burguer. Ahora tengo que ponerme al día con Vikings.

¿Tienes inquietudes en otra disciplina que no sea la música? (te gustaría escribir un libro, dibujar un comic, actuar…)

Además de músico soy diseñador/ilustrador. He hecho bastante cartelería. Y me encanta dibujar.

DEPORTE

¿Practicas algún deporte? ¿Cuál?

De niño hice muchísimo deporte. Llevo viviendo de rentas unos años. Siempre me ha gustado mucho el rugby.

En el colegio, ¿formabas parte de algún equipo?

Jugaba en el equipo de baloncesto.

¿Vas en bicicleta por la ciudad?

No habitualmente. Además he dejado de coger la bici cuando salgo de los afters que es peligroso.

¿Te gusta el futbol? ¿De qué equipo eres?

Me gusta ver algún partido de vez en cuando con los amigos pero no soy nada futbolero. Si me pones en posición de escoger te diría el Celta.

¿Lorenzo, Márquez, Pedrosa o Rossi?

Me da bastante igual la verdad. Quizás Márquez.

ACABEMOS CON ALGO SERIO

¿Has ido a un colegio público o privado? Si pudieras retroceder y cambiarlo ¿lo harías?

He ido toda la vida a colegios y universidades públicas. Algo de lo que estoy muy orgulloso. Diseño si lo estudié en una universidad privada pero porque entonces las públicas no ofrecían esos estudios.

¿Sueles ir a manifestaciones o actos reivindicativos? ¿A cuales has ido últimamente?

Pues la verdad es que hace años iba a muchas manifestaciones hoy en día rara vez.

Sin traspasar la privacidad del color del voto ¿Vas a votar el 20D?

Sií, votaré. Como he hecho siempre. Me parece una responsabilidad que hay que cumplir, sí o sí.

ENTREVISTA A LOIS

Fotos: Larry Balboa

LOIS ESTRENA SU NUEVO SINGLE DISPONIBLE EL 7 DE DICIEMBRE

Lois, uno de los artistas más activos en el pasado Monkey Week y que estará tocando en la próxima edición del SXSW, es un artista versátil y de talento poliédrico, músico y vocalista aventajado que se encarga de dibujar todas sus portadas, un ilustrador que tiene un don para escribir oscuras y evocadoras piezas de indie-pop en su estudio casero en Madrid.

Puedes hacer tu pre-pedido AQUÍ.

Su primer lanzamiento fue en formato casete -acertadamente titulado “Bedroom Recordings”, que incluía dos canciones y que publicó el sello de DIY norteamericano Citrus City Recor. Lois graba todo él mismo en su habitación con una vieja caja de ritmos, una Jaguar Fender y una grabadora de cinta de cuatro pistas. Esas dos canciones captaron la atención de un puñado de blogs de renombre que le dieron la exposición requerida para sorprender a todo el mundo con su sugerente voz y sus pegadizas líneas de guitarra.

Pero en lugar de dormirse en los laureles y disfrutar de la atención de los medios, se encerró en su madriguera para componer los dos nuevos temas que aparecen en su 7″ de debut, a la vez que comenzó a buscar músicos para formar parte de su grupo de directo.

Ahora, ya con “Dank Jazz” y sus dos vibrantes joyas de dark-surf en flamante vinilo bajo el brazo, Lois está listo para dar el siguiente paso y aventurarse fuera de su hábitat con su excelente banda, canturreando mientras cruza el océano para convertirse por derecho en la más reciente sensación indie-pop en salir de ese hervidero de talento musical que es actualmente Madrid.

ENTREVISTA A LOIS

LOIS ESTARÁ EN EL PRÓXIMO SXSW

LA NUEVA ESCENA MADRILEÑA DESEMBARCARÁ EN EL SXSW 2016

Lois, Hinds, The Parrots y John Grvy estarán en el South by Southwest 2016 el próximo mes de marzo en Austin. Cuatro de los artistas más destacados de la nueva escena madrileña, todos embarcados en la escudería Ground Control, desembarcarán en el SXSW .

Hace muy poco que vimos a Lois en el Monkey Week y charlamos con él al considerarlo uno de los protagonistas de esta edición. Continúa esta acelerada progresión de este joven artista gallego afincado en Madrid. Su primer 7″ será publicado en breve por Acuarela y editado en cassette por Citrus City Records

ENTREVISTA A LOIS

ASÍ TE CONTAMOS EL MONKEY WEEK

Biznaga © Foto Liberto Peiró

CRÓNICA MONKEY WEEK 2015: VIERNES

Dice el reclamo promocional que el Monkey Week es el festival ideal para descubrir hoy las bandas del mañana. No miente. El cartel está lleno de grupos emergentes que, quizá, puedan dar que hablar en un futuro no muy lejano. Otra cosa es que el sonido que despliega la mayoría de ellos mire de manera indisimulada hacia el pasado. Un hecho que vuelve a poner sobre la mesa el debate sobre la muerte del rock como lenguaje expresivo original y creativo, en permanente bucle revisionista. Es lo que hay, amigos. Pero tampoco se trata de lamentarse, sino de constatarlo a medida que los conciertos se van sucediendo en la primera y muy andaluza jornada de un festival que crece a ojos vista en cada nueva edición. Este año ha aumentado el número de bandas, el de salas y, dato especialmente positivo, el de público. La propuesta de anegar de actuaciones cada club, discoteca o garito del Puerto de Santa María (Cádiz), inicialmente suicida, ha demostrado con creces su viabilidad, y hoy es un hecho que el Monkey Week es una iniciativa consolidada.

Pero a lo que vamos: La mirada retrospectiva es la que predomina en muchas de las bandas que ya se han subido a alguno de los escenarios del festival. Es el caso, por ejemplo, de los sevillanos Dienteslargos, practicantes de un rock enraizado en los años setenta, con ocasionales guiños boogie, que reproduce eficazmente no pocos lugares comunes del género. En el caso de los jerezanos El Tubo Elástico, la década de destino histórico es la misma, pero cambia el género. Lo suyo es el prog rock instrumental, también según los cánones, sin que falte siquiera el guitarrista con tendencia al efectismo. Ni unos ni otros son censurables, pero tampoco exhiben particularidades que puedan dotar de personalidad propia a su repertorio. Completando la terna en las primeras horas de la tarde se podría incluir a El Imperio del Perro, también hispalenses. Se miran en un espejo menos añejo, pero bastante más manoseado en los últimos tiempos: El del dance rock indie en la estela de los grupos aupados por la emisora de radio pública de referencia moderna. Ustedes ya nos entienden.

Dienteslargos / Foto: Liberto Peiró

Un par de showcases, fuera del programa oficial, habían dado antes el pistoletazo de salida al festival. Por un lado, el de Lois Brea, a quien Trajano! parecen habérsele quedado pequeños tras un único álbum. Su nuevo proyecto en solitario, todavía en proceso de construcción, se quedó a medias en un directo a base de caja de ritmos, bajo, guitarra, voz (impostada) y letras en inglés. En ocasiones, parecía decantarse hacia la sinuosidad pop de The Monochrome Set; en otras, la guitarra evocaba a The Cure; al final, la sensación de que el proyecto está todavía poco maduro. Su set, en todo caso, tuvo la virtud de la brevedad, como la mayoría de los que se van sucediendo en el Monkey Week. Cuando se trata de bandas emergentes, lo bueno, si breve, mejor. Y lo menos bueno, también.

Lois / Foto: Liberto Peiró

En ese mismo formato escueto pudimos ver a Perlita, una parodia del sonido disco (si no lo es, lo parece, y no sabríamos concluir si eso es bueno o malo) que combinó alguna base funk y cacharrería electrónica (batería incluida) para despachar unas canciones que se sitúan en el punto medio entre Klaus Nomi y Pedro Marín, si es que tal cosa es posible. El desopilante vocalista Pedro Perlés se postuló como showman desatado con resultados desiguales: Le pone ganas (y vocoder), pero las circunstancias no siempre acompañan. Y no hablamos del entorno.

Perlita / Foto Liberto Peiró

El cartel del día incluía 35 conciertos, muchos de ellos en horarios solapados, así que la mejor opción era recorrer los diferentes enclaves de la ciudad y dejar que fueran las bandas las que captaran nuestra atención con sus propuestas. No lo consiguió la Maravilla Gypsy Band, y no porque su fanfarria balcánica no resultara convincente, sino porque, una vez más, se trataba de un ejercicio de estilo. Y otro tanto se puede decir de los gaditanos Detergente Líquido, practicantes de un pop indie de manual con reiterativos ritmos sincopados y vocación bailable que, al menos, presenta melodías trabajadas, según la escuela de Carlos Berlanga. El problema, en este caso, es la escasez de carisma (un hándicap cuando se trata de destacar entre más de una treintena de propuestas) y de actitud, quizá una de las carencias más llamativas en muchos grupos que parecían subir al escenario para cubrir el expediente, y no con la intención de aprovechar la oportunidad de destacar antes decenas de profesionales (que integran un porcentaje muy importante de los asistentes al Monkey Week).

Detergente Líquido / Foto Liberto Peiró

Las cosas empezaron a cambiar (para mejor) con una banda más rodada. El dúo I Am Dive, también procedente de Sevilla, sabe cómo transformar la frialdad sintética en calor emocional, y si bien se trata de otro caso en el que los referentes se detectan con claridad (de los Radiohead que pusieron el ojo en Warp a Beach House o Red House Painters), su música logra calar hondo porque no suena a reproducción caligráfica, sino  a reinterpretación sincera. Aunque si se trata de trabajar con materiales del pasado para regurgitarlos desde una perspectiva contemporánea, nadie como El Lobo en tu Puerta. Como ya hiciera en la edición del año pasado, el trío de Chiclana demostró que es posible hacer colisionar a Blind Willie McTell, Beastie Boys y AC/DC para obtener un sonido que solo se puede calificar de bluescore, ya que agarra el blues no para ponerlo en un altar y reverenciarlo, sino para arrancarle la ropa a mordiscos y violentarlo sin piedad, incluso si para ello hace falta echar mano de una armónica filtrada por pedales o un theremin desenfrenado. Dos bandas que, cada una en su estilo (y no pueden estar más alejados el uno del otro), demostraron que la actitud es un ingrediente fundamental a la hora de presentar un repertorio al público desde un escenario.

El Lobo en tu Puerta / Foto: Liberto Peiró

De eso también saben bastante los sevillanos Miraflores, otro grupo que repetía presencia en el Monkey Week tras pasar por el festival en 2014. Sus conciertos son aquelarres sónicos en los que su vocalista ejerce de paroxístico exorcista. De nuevo los referentes son claros (aunque muy amplios, y eso juega a su favor), pero la puesta en escena y la visceralidad de sus planteamientos convierten cada uno de sus shows en un triunfo, aunque a buen seguro debe llevar consigo un desgaste emocional que les convierte en un grupo de intensidad no apta para todos los públicos. En su libro de estilo no hay espacio para el simulacro.

Miraflores / Foto Liberto Peiró

Los mexicanos Carmen Costa no podrán decir que han inventado la rueda, pero un par de elementos juegan a su favor. Por un lado, el uso del castellano. Resulta paradójico (y tremendamente significativo) que la mayoría de grupos españoles se decanten por el inglés, mientras que los pocos representantes de las diversas escenas latinoamericanas que forman parte del cartel lo hacen en su lengua madre. Es, asimismo, el caso del puertorriqueño AJ Dávila, que actuó unas horas más tarde acompañado, precisamente, por los mismos Carmen Costa, que en ambos casos pusieron de manifiesto la otra virtud de que hacen gala: Puede que lo suyo no sea más que rock, pero nunca olvidan el roll, y eso es algo que muchas otras bandas no pueden decir. La electricidad siempre funciona bien con algo de groove, y ellos lo tienen.

Carmen Costa / Foto: Liberto Peiró

En el lado opuesto de la balanza, The Tractor, otra banda sevillana. Trío de negro riguroso y sonido cuidado que, ay, no parece querer otra cosa que imitar a Placebo (especialmente su cantante, de tesituras similares a las de Brian Molko). Los jerezanos Flecha Valona ponen algo más de carne en el asador en su asalto a un pop enérgico que igual bebe de Weezer que de Cheap Trick, y que se afana en conjugar riff y melodía, pero que adolece de una falta de carisma alarmante. El que le sobra al dúo Crudo Pimento, que no pudo desplegar su peculiar sonido en las mejores condiciones (los conciertos de la sala Mucho Teatro sufrieron una hora de retraso por un problema en el fluido eléctrico), pero ofreció una suculenta inmersión en sonidos primitivos con andamiaje blues, derivas tribales, imaginativa instrumentación artesanal, sentido del ritmo y un enfoque que hubiera hecho las delicias de Tom Waits.

Crudo Pimento / Foto: Liberto Peiró

Biznaga podrían liderar, si existiera, el rock radical madrileño. Tienen un frontman con indudable gancho, un Joe Strummer en potencia que si bien no cuenta con su correspondiente Mick Jones, sí que tiene respaldándole una banda que se podría mirar en el debut de los Clash. Sí, hablamos de punk, ese género musical que ya ha cumplido cuarenta años. La sombra del pasado, feroz e implacable, adquiere nuevamente dimensiones que obligan a recordar que, más allá de sus (pírricas) conquistas puntuales, el rock español actual (pues la mayoría de bandas del cartel son de nuestro país) presenta el mismo pronóstico reservado que el anglosajón: Un virus retro que tampoco procede de ninguna cepa nueva (la cosa viene de lejos), pero que hace cada vez más difícil encontrar chispas no ya de originalidad (tampoco exijamos lo imposible), sino de auténtica singularidad.

Biznaga / Foto: Liberto Peiró

En la recta final de la jornada aún tuvimos tiempo de degustar el adictivo free rock del trío madrileño Rosvita, a quienes no sería descabellado erigir como padrinos de la apasionante hornada de bandas underground que han surgido para animar la escena musical española de la última década. Su debut se remonta a 2003, y desde entonces no han cesado de retorcer los códigos del rock a su antojo y con un envidiable sentido del humor, quitando hierro a una actividad tan divertida y desintoxicante como es subirse a un escenario para disfrutar tocando. Y eso, disfrutar tocando, lo hacen también Toundra, y se les nota. Pero se les nota demasiado. Hasta el punto de bordear la impostura. Se han ganado a pulso y a base de trabajo su posición actual, pero son tan conscientes de ello que sus conciertos destilan una innecesaria cualidad masturbatoria. Su impecable instro rock, de raíz post pero con esquirlas doom, ha alcanzado tales cotas de fastuosidad y artificio que podría acabar devorándose a sí mismo.

Toundra / Foto: Liberto Peiró

Tras doce horas ininterrumpidas de conciertos, y a sabiendas de que muchos de los grupos que integran el cartel ofrecerán más de una actuación a lo largo de los tres días que dura el festival, encaminamos nuestros doloridos pies hacia un merecido descanso. El Monkey Week es exigente con el visitante curioso. Y quedan por delante dos jornadas en las que horarios y participantes se multiplican por dos. Permanezcan en sintonía.

lois portada

PROTAGONISTAS MONKEY WEEK 2015: LOIS

Lois es el nuevo proyecto de Lois Brea, cantante y guitarrista de Trajano!. Para encarar estas nuevas canciones en solitario ha elegido apartarse del sonido y el camino emprendido por su banda y enfrentarse al reto de experimentar con variadas influencias, que van desde los nuevos cantautores tipo Mac DeMarco, pasando por el garage ligero y playero hasta la new wave, buscando siempre aristas a las que no podría llegar de otra manera. Con tan solo dos singles, grabados en su casa, ha llamado la atención de los medios británicos y ha sido recomendado por músicos de prestigiosas bandas internacionales. Ha tenido un nacimiento esperanzador que esperamos se refrende en nuevas canciones –ha anunciado que en breve publicará un 7” con Acuarela-. Lois será uno de los participantes en el Circuito de Showcases que tendrá lugar en el Monkey Week 2015 y por eso es hoy nuestro protagonista.

¿Qué necesitas expresar con Lois que no cabe en Trajano!?

Son muchas, pero sobre todo el hecho de hacer canciones para mí y para mis amigos, como enfoque compositivo, claro.

Apenas un par de canciones y publicaciones como NME te nombran como la nueva esperanza blanca. Seguro que es un empujón brutal, pero ¿eso no crea demasiada expectación o impone demasiada presión sobre lo próximo que vayas sacando?

Siempre he tenido un sentido de la responsabilidad muy alto con las canciones que hago y eso genera una presión constante. Por eso, Lois nació como un proyecto que me permitiese divertirme y liberarme de esa presión. Y creo que eso se nota cuando uno escucha “Bedroom Recordings”, por ejemplo. Así que, aunque es cierto que aunque NME hable de ti y todo este impacto genere presión, intento olvidarme de ella todo lo posible y seguir divirtiéndome.

¿Por qué crees que algunas bandas como Hinds, Mourn o tú mismo empezáis teniendo más repercusión fuera que aquí?

Creo que aquí, de manera general, no hay mucha repercusión de nada que no lleve ocho años en la carretera y tenga dos discos largos y tres EPS. Creo que lo que está pasando es que por distintas razones los medios extranjeros están llegando antes y mostrando muchísimo más interés por proyectos que aquí se ignoran porque solo tienen dos canciones y ya veremos….

¿Es importante que algunas bandas se quiten el prejuicio del idioma y se lancen a cantar “bien” en inglés?

Me parece importante que los grupos hagan lo que les dé la gana. Y si te apetece cantar en inglés, ¿por qué no lo vas a hacer? Hay que superar un poco esta presión tonta de la mercadotecnia de “venderías más si cantases en castellano” o “la gente no entiende tus letras”.

Por otro lado, lo de cantar bien en inglés me parece un complejo español. Hay cientos de grupos, grandes y pequeños, que cantan en inglés con acentos atroces y han triunfado entre en países de habla inglesa.

Las tres canciones que conocemos a través de tu bandcamp, a pesar de ser fácilmente reconocibles como tuyas, debido a tu personal voz y a la melancolía que las conducen, parecen adentrarse en sonidos o estilos diferentes; “Bedroom Recordings” tiene un sonido bastante playero 50’s, “Behold (our grandeur)” se inclina hacia la balada post punk, algo que continúa en la más reciente “I’m not going down”, donde el punteo de guitarra recuerda a The Cure y tu voz es donde acerca más a Nick Cave (aunque ambas referencias en sus partes menos oscuras). Aunque sea un poco reduccionista, ¿hacia qué sonido se dirige Lois? ¿o que referencias se pueden utilizar para definirlo?

Es curioso porque yo no me veo tan oscuro, empiezo a creer que es algo de lo que no me libraré nunca. Jaja. Este proyecto tiene mucho de jugar y experimentar con los géneros e influencias que he ido escuchando a lo largo de toda mi vida. Así que no tengo un horizonte fijo. En algunas canciones he empezado a acercarme al jazz en otras al reggae, al slacker rock, jungle pop, etc. Se trata de divertirme y de ponerme un poco a prueba.

Estás sacando canciones sueltas en diferentes formatos, a modo de pequeñas píldoras, muy al estilo de como empiezan los grupos en Gran Bretaña. ¿Qué planes tienes a nivel discográfico?

Bueno, de momento estamos a punto de publicar un vinilo de 7” con Acuarela. Y en breve me encerraré en el estudio (mi habitación) para grabar temas nuevos. Los cuales todavía no sé si se agruparán en un EP u otro single. Lo decidiré en función de cómo vayan avanzando las cosas.

¿Cómo piensas sacar partido profesional a vuestra visita al Monkey Week?

Sobre todo tocando mucho delante de los medios, promotores y festivales extranjeros, por supuesto sin olvidarme de los patrios. Además hay un montón de concierto que quiero ver y que seguro que me darán ideas frescas para nuevos temas.

¿Qué grupos te interesan o piensas ver de los que hay en el cartel?

Fumaça Preta, Belako, Siberian Wolves, Músculo, Ocellot, Sen Senra, Baywaves, The Zephir Bones y Ramírez. Y además, todos los grupos que me encuentre paseando por El Puerto.

LOIS

Procedencia: Galicia/Madrid

Miembros: Lois Brea

Discografía:

Bedroom Recordings (single,2015)

I’m not going down (single, 2015)

Influencias reconocidas: Homeshake, Sean Nicholas Savage, Dumbo Gets Mad, The Police

Próximos conciertos: 9/11 octubre Monkey Week (Puerto de Santamaría), 17 de octubre Sala Sotano (Madrid)

 

Monkey Week 2015 se celebrará los próximos días 9, 10 y 11 de octubre en El Puerto de Santa María (Cádiz).Conoce la Ciudad de la Música. Descubre hoy las bandas del mañana.

Toda la información del Monkey Week en: http://bythefest.com/festivales/monkey-week/

monkey week 3

MONKEY WEEK 2015: NUEVOS ARTISTAS CONFIRMADOS TRAS SU PRESENTACIÓN EN MADRID

Ayer tarde jueves 10 de septiembre se presentó en el Palacio de Longoria, sede de SGAE Madrid, la séptima edición de Monkey Week, la Muestra Internacional de Música Independiente que tendrá lugar un año más en El Puerto de Santa María (Cádiz), los próximos 9, 10 y 11 de octubre.

En el acto, donde se ha desvelado gran parte de la programación de esta nueva edición de la cita indiscutible para la industria musical de nuestro país, se ha contado con la presencia de Manuel Marvizón, presidente del Consejo Territorial Andaluz de la SGAE; Luis Mendo, vicepresidente de AIE; Víctor Martiñán, product manager de Son Estrella Galicia; y Cesár Guisado, co-director de Monkey Week.

Ha sido éste último quien, tras destacar la importancia de un evento como Monkey Week, una auténtica Ciudad de la Música donde descubrir hoy las bandas del mañana, ha glosado las nuevas noticias alrededor de esta séptima edición.

Así, en el apartado artístico, se incorporan más de 70 nuevos artistas a la programación del festival, una nutrida representación que contará en los conciertos de noche con dos ilustres veteranos: Steve Wynn, que abandonará por un momento su “Electric Solo Tour” para ofrecer en compañía de algunos colegas las canciones de su recordado disco “The Days of Wine and Roses”; y Pájaro, que antes del lanzamiento el próximo diciembre de su esperadísimo segundo disco tras el alabado “Santa Leone”, regalará al público un breve adelanto a la vez que repasará los temas de un primer álbum ya clásico.

Pero la mayor avalancha de nombres llega en el Circuito de Showcases Fundación SGAE, donde por el apartado nacional se suman Kitai, 51 Grados, The Garage Players, Milk It, The Bloop, Los Peces Barba, Santacruz, Surfin’ Beards, The Loud Residents, The Purple Elephants, Zea Mays, Anari, Revolta, Ramírez, Los Vinagres, Cheetah Brava, Astrolabio, Los Bélmez, Octubre, Betamotion, Victoria Ford, Toulouse, John Gray, Lois, Bye Bye Lullaby, Los Marañones, Lebowsky, Flecha Valona, Club Del Río, Tu Otra Bonita, The Tractor, (sic), San Remo, Daniel Van Lion, Alfred Larios y Oh, Trikelians!.

A estos nombres nacionales hay que añadir los seis finalistas del Circuito Joven Pop Rock de Andalucía, el certamen convocado por el Instituto Andaluz de la Juventud: Tremolina, El Imperio del Perro, Dolorosa, Young Forest, Unsuspected y Holögrama, éstos últimos confirmados con anterioridad en otros espacios de la programación. Y habría que sumar asimismo los ocho seleccionados en el concurso “Capitán Demo”, realizado en colaboración con el programa de Radio 3, medio oficial de Monkey Week: Baywaves, Pane, Hungry Butterfly, Sorry Kate, Cala Vento, Matatigre, Captains y Opatov.

Las últimas incorporaciones en el ámbito nacional corresponden por un lado a la programación enfocada en jóvenes valores del flamenco actual inaugurada el año pasado, FlaMonkey, en colaboración con el Instituto Andaluz del Flamenco, y que incluirá las actuaciones de José Torres Trío, Proscritos DF, Gero Domínguez, Quentin Gas y Los Zíngaros, Inside (Nino de los Reyes, Paquete, Yelsi Heredia y Sorderita) y Proyecto Sinergia (Ana Arenas). Y por otro lado, los participantes en la misión inversa realizada en colaboración con Extenda, Agencia Andaluza de Comercio Exterior, y que contará con las actuaciones de Albania, La Maravilla Gipsy Band, Mojama Fusion, Mike Vernon & Los García, Mixtolobo, El Lobo En Tu Puerta, El Tubo Elástico, Perlita, Detergente Líquido, Juanito Makandé, Miraflores, y los ya confirmados anteriormente I Am Dive y El Imperio del Perro.

Además, el apartado nacional cuenta esta edición con algunos showcases especiales, como el que protagonizará Mikel Erentxun junto a Joaquín Pascual y Paco Loco, en el que repasará un repertorio clásico de una manera más que peculiar, y algunos otros que se desvelarán en las próximas semanas.

A tal avalancha de nombres nacionales se suman también una serie de showcases internacionales procendentes de México (Carmen Costa, y AJ Dávila & Terror Amor), Chile (Jayu, presentados gracias a la colaboración de AIEnRUTa, y se añaden a los chilenos ya confirmados, Vuélveteloca y Fuma&Baila), Colombia (Okraa), Luxemburgo (Napoleon Gold), Suecia (Sudakistán, Lucern Raze, The Bongo Club), Inglaterra (Groves) y Portugal (Equations). Es sin duda la edición hasta el momento con mayor representación internacional hasta el momento, pues a los citados habría que añadir los ya anunciados anteriormente Riske Zéro (Islas Reunión) y Robbie & Seth Beg Forgiveness (EE. UU.).

César Guisado, co-director de Monkey Week, ha destacado también la relevancia del Mercado Profesional Monkey Market y las Jornadas Profesionales Monkey Brain, que tendrán lugar un año más en el marco incomparable de las Bodegas de Osborne y que este año apostarán por fomentar aún más las sesiones de networking entre profesionales nacionales e internacionales, aunque contarán una edición más con las ya habituales mesas redondas, con participación de destacadísimos invitados. Ya está confirmada la presencia en dichas jornadas de representantes de nombres fundamentales en la escena musical internacional como SXSW (EE. UU.), Pitchfork Music Festival Paris (Francia), The Great Escape (Inglaterra), Vive Latino (México), Rollo Grady (EE. UU.), Sounds From The Xity (China), Rollo Grady (EE. UU.), SESAC (EE. UU.), The Line of the Best Fit (Inglaterra) y muchos otros.

Una de las novedades más destacadas este 2015 es la realización de un Congreso de Audio que contará con diferentes talleres, destinados a profesionales relacionados con estudios de grabación y procesos como la producción y la masterización, y donde podremos asistir a clases magistrales impartidas por Paco Loco, Ricky Falkner, Sergio Castro y Mario G. Alberni.

El co-director de Monkey Week anunció que la próxima semana se dará a conocer la programación completa de dichas Jornadas Profesionales y finalizó su intervención agradeciendo la colaboración de todos los implicados en el festival, tanto a nivel institucional como a nivel privado, y con cuyo esfuerzo y apoyo común resulta posible la viabilidad de un proyecto de esta envergadura.

Por su parte, Manuel Marvizón, en representación de la Fundación SGAE, destacaron la presencia de la entidad en este mercado profesional de Monkey Week a través del denominado Circuito de Showcases Fundación SGAE. Más de 700 artistas han pasado ya por este circuito desde la primera edición, y nombres consagrados de la escena actual como The New Raemon, Manos de Topo, Guadalupe Plata, Hola A Todo El Mundo, Mujeres, Fuel Fandango, Mucho, Pájaro, Lorena Álvarez y Su Banda Municipal y un largo etcétera han desfilado por su programación.

Luis Mendo, vicepresidente de AIE, destacó asimismo la ya habitual colaboración de la entidad en Monkey Week, una ayuda que se ha prestado desde los inicios del festival y que se ha traducido en la presencia de numerosos artistas, y que este año contará con la presencia de Belako, Cabezafuego, Miquel Serra y Señores. AIE también estará presente esta edición en las Jornadas Profesionales Monkey Brain, donde varios de sus representantes ofrecerán una mesa / taller de vital importancia para todos aquellos músicos interesados en sus derechos como tal.

Victor Martiñán, por último, y como representante de Estrella Galicia, ligada activamente a Monkey Week, corroboró el compromiso de su empresa con un festival de estas características, fundamental en la industria musical, y desgranó algunas de las claves de su próxima presencia en el evento. En dicha presencia destaca sobre todo la Fiesta Son Estrella Galicia que pondrá broche final al festival el domingo 11 de octubre, con las actuaciones de Grupo de Expertos Solynieve, Julio de la Rosa y Chencho Fernández. Pero además su participación incluye la programación de diversos showcases en el Mercado Profesional Monkey Market en el Stand SEG y otros espacios escénicos del festival como la casa palacio The Happy Place.

Definitivamente, todos los implicados coincidieron en que Monkey Week es el punto de encuentro indispensable durante el año para artistas, público y profesionales de la escena musical independiente: un completo escaparate donde descubrir hoy las bandas de mañana, leit motiv del festival.

Monkey Week 2015 se celebrará los próximos días 9, 10 y 11 de octubre en El Puerto de Santa María (Cádiz).Conoce la Ciudad de la Música. Descubre hoy las bandas del mañana.

Toda la información del Monkey Week en: http://bythefest.com/festivales/monkey-week/