Entradas

insitu festival portada

NUEVAS CONFIRMACIONES DEL INSITU FESTIVAL 2017

Continuamos con confirmaciones para esta cuarta edición de InSitu Festival que se celebrará el 23 y 24 de junio en Ambrona. Hoy se suman al cartel de InSitu Festival 2017 McEnroe, Willy Naves, Regomello y Strange Kids Djs.
Podéis encontrar información de los grupos y del festival en la web www.insitufestival.com que este año ha sido totalmente renovada.

También os recordamos que el festival es gratuito y está abierto a público de todas las edades tal y como hicimos en las tres ediciones anteriores. Ese es le motivo por el que incluimos desde ya música para toda la familia durante el festival y los encargados de abrir el cartel familiar son Regomello.  La zona de acampada también sigue siendo gratuita y las comidas y bebidas seguirán manteniendo precios populares.

sansan festival portada

LOS IMPERDIBLES DEL SANSAN FESTIVAL 2017

Texto: David Blutaski

Ya sabéis que a menudo solemos hacer manuales de uso o artículos con recomendaciones de artistas – a los cuales llamamos “Imperdibles”-, antes de los festivales que consideramos más significativos. Este es el caso del SanSan Festival, un festival que abre la veda de los festivales indies, que cumple su cuarta edición y que por primera vez se celebrará en el Recinto de Festivales de Benicàssim tras los muchos problemas que tuvo las ediciones pasadas con el ayuntamiento de Gandía.

El festival continúa con su filosofía acumulativa de nombres indies nacionales, aunque este año el mayor reclamo es el de los británicos Kaiser Chiefs, ejemplo de banda festivalera por antonomasia – se subieron a ese carro con los singles de sus dos primeros discos “Emplyment” (2005) y “Yours Truly, Angry Mob” (2007), y de ellos siguen viviendo -. Leiva, Miss Caffeina, La Raiz, Niños Mutantes o Coque Malla actúan como figuras en un cartel que no destaca por ello y que fluctúa entre una colección o un desfile de series medias. La inclusión de Los Del Río en el cartel se debate entre una simple boutade y una campaña de marketing fallida; porque sí, se ha nombrado en todos los medios, pero pocos lo han hecho de forma positiva. Bueno, nuestra misión con este artículo es intentar señalar los artistas que, por una razón u otra – en la mayoría de casos porque presentan nuevos trabajos -, creemos que son los más interesantes y se debe prestar atención a sus actuaciones.

Maga

Los sevillanos Maga se tomaron a finales de 2015 un descanso indefinido que ha resultado ser bastante corto – más corto que el de algunas bandas que siguen en activo y no hacen ningún anuncio -, pero el año pasado volvieron con una triunfal gira de aniversario y ahora tienen nuevo disco, “Salto Horizontal”. Este trabajo es una enciclopedia del auténtico sonido de la banda actualizado para deleite de fans y nuevos seguidores.

Niños Mutantes

De entre los que, en el cartel, figuran como teóricos cabezas de cartel – algo en ocasiones no tan evidente y supeditado a un dudoso criterio por parte del programador -, destacamos a los granadinos Niños Mutantes, una banda curtida durante dos décadas militando en la escena indie – el año pasado realizaron una exitosa gira de 20º aniversario-  y que tras un recopilatorio acuden a Benicàssim con nuevo material.

Varry Brava

Los murcianos Varry Brava son de esas bandas que en un festival no puedes dejar de bailar. Todos sus trabajos son excelentes y aunque en este estupendo nuevo disco, “Safari Emocional”, han bajado un poco las revoluciones, sus directos siguen siendo una fiesta sin escape.

ENTREVISTA A VARRY BRAVA

Luis Brea y el Miedo

Luis Brea y el Miedo también tienen nuevo disco (como podréis ver, la mayoría de las justificaciones para incluir bandas en esta lista suelen venir por la publicación de nuevo material, realmente el reclamo más interesante para ver a una banda), “Usted se encuentra aquí”. Sin hacer demasiado ruido, pero captando adeptos a cada paso de su carrera, sus canciones han crecido tanto en contenido lírico como en sonido, llevándoles a ser una de las bandas indies más a tener en cuenta en su liga.

Neuman

Tres años después de “If”, Neuman publicarán nuevo disco en mayo. Estos murcianos, han ganado su fama a través de conciertos potentes y emocionantes, de guitarras avasalladoras de tintes melancólicos con vocación de himno. Esperamos que en esta edición del SanSan Festival nos adelanten alguna de las canciones de su inminente nuevo álbum

Polock

Polock son un sinónimo de pop moderno y elegante. Eternamente comparados a Phoenix, Con este disco avanzan en un camino propio y posiblemente en el que acabe de subirles al peldaño más alto. No en vano son nuestra banda más valorada a nivel internacional, donde son capaces de batirse el cobre con todo tipo de nuevos artistas.

The New Raemon & McEnroe

Posiblemente sean el rara avis de esta edición. Ambos proyectos por separado, y ahora juntos a través del estupendo “Lluvia y truenos”, tienen la magia de unas letras de belleza abrumadora, de una melancolía hiriente y de un palpitante y sosegado sonido que consigue totalmente lo opuesto a lo que exhibe, inquietud y adicción. Entre tanta banda hueca en la que el hedonismo es la marca, de tanto baile y de sonidos tan miméticos, este concierto puede ser un bálsamo… para el que lo quiera entender como tal.

Manel

La segunda rara avis (no debería de serlo, pero lo es), son Manel. Un grupo que practicando un folk pop – cada vez menos folk- en catalán, han roto barreras de prejuicio idiomático para conquistar festivales y salas de toda España. Su propuesta tiene calidad bastante por encima de la media, por lo que vale la pena no perderse su concierto.

Viva Suecia

Dentro del nuevo indie, la aparición de Viva Suecia es buena noticia. No tienen nada de rompedores; tienen destellos de Los Planetas, de Neuman, algo de ruido épico… pero lo hacen todo con tino y estilo. Su nuevo disco, “Otros principios fundamentales” supone un nuevo avance y poco a poco van ganando las ligas de todas las divisiones y podría decirse que acaban de subir a la de honor.

Rufus T Firefly

Esta grupo, agazapad y sin hacer demasiado ruido, continúa sacando material interesante aunque no llegue a la repercusión que quizá merezca; “Magnolia” vuelve a ser muestra de ello. Este nuevo disco, les vuelve situar entre lo orgánico y lo sintético, en el pop brumoso y las progresiones envolventes. Una banda con estilo, que no vive del marketing –ni tan siquiera del de guerrilla- y que merece más intención dentro del indie nacional.

bilbao bbk bereziak 2016

BILBAO BBK LIVE BEREZIAK COMPLETA SU PROGRAMACIÓN

Bilbao BBK Live completa la programación de Bereziak, ciclo con el que el festival se acerca cada año al centro de la ciudad y extiende el ambiente festivalero más allá de Kobetamendi. A las actuaciones ya anunciadas para fechas previas del festival y, una vez más se suman ahora nuevos conciertos y actividades para todos que tendrán lugar los propios días del festival: 7, 8 y 9 de julio.

Conciertos gratuitos

Para comenzar y como inauguración del festival, el 7 de julio, tal y como se ha hecho en los últimos años, tendrá lugar un concierto sorpresa a las 13.30h en el exterior de la Sala BBK.  El viernes 8 y el sábado 9, serán cuatro bandas cada día, todas ellas representantes de lo más granado del indie actual, las que llenarán Bilbao de música. De estas ocho bandas, seis forman parte del cartel del festival y las otras ofrecerán sendos conciertos en formato acústico.

Así, el 8 de julio, la ciudad podrá disfrutar de las actuaciones de Nudozurdo (La Ribera), a los que no se les resiste un festival este verano; John Berkhout (El Arenal), guipuzcoanos que presentarán su nuevo disco ‘Bloo Away’ y Soleá Morente (Jardines de Albia) que traerá la mejor fusión de tradición flamenca y el pop-rock. El acústico de este día correrá a cargo de Havoc y tendrá lugar en la sala Residence, donde brillará su indie con reminiscencias de Morrissey y New Order.

El sábado 9 será el turno de McEnroe (La Ribera), banda natural de Getxo que llega con ‘Rugen las flores’, su último LP; León Benavente (El Arenal), el gran supergrupo del indie actual y el punk de Juventud Juché (Jardines de Albia). Santi Campos, ex miembro de Amigos Imaginarios, será el encargado del acústico y éste tendrá en el Bar Singular.

Djs en la Terraza Marzana

Bilbao BBK Live Bereziak también estará presente en una de las terrazas más agradables de Bilbao, la del Bar Marzana.  Aquí, Djs míticos de la ciudad ofrecerán pinchadas para animar las tardes de los días 7, 8 y 9 desde las 16.00h hasta las 21.00h. Deu, vocalista de WAS y Zarata Dj estarán en Marzana el jueves 7 de julio; los emblemáticos djs de Fever, Mimoloco y Las Tea Party, el viernes 8 de julio; y Optigan Dj y Mamba Beat Dj Set, el sábado 9.

Play ‘n’ Kids

Los más pequeños también tendrán su espacio dentro del ciclo Bilbao BBK Live Bereziak y su colaboración con Play ‘n’ Kids el sábado 9 de julio. Gymkanas, premios, talleres, un espacio para picnic y un escenario en El Arenal por el que pasarán por los rockeros Billy Boom Band, el Dj Futuramix y el swing familiar de Lindy Hop para que el sábado 9 de julio la familia al completo disfrute del mejor ambiente festivalero.

Bilbao BBK Live Bereziak

Martes, 5 de julio

La Coral de Bilbao meets Bilbao BBK Live A2 2016

Teatro Campos

Hora: 20.30h,

Precio: de 10€ a 15€

Venta: Red Kutxabank y sus cajeros multiservicio, las taquillas del teatro, www.kutxabank.es y www.teatrocampos.com

Jueves, 7 de julio

Concierto sorpresa : 13.30h Exterior de la Sala BBK

Bar Marzana, 16.00h a 21.00h – Deu (WAS) y Zarata Dj

Viernes, 8 de julio

Nudozurdo 12.00h/La Ribera

John Berkhout, 13.00h/El Arenal – Soleá Morente, 14.00h/Jardines de Albia

Bar Marzana, 16.00h a 21.00h Mimoloco y Las Tea Party

Havoc (formato acústico), 13.00h/ Residence

Sábado, 9 de julio

McEnroe 12.00h/La Ribera

León Benavente, 13.00h/ El Arenal -Juventud Juché, 14.00h/Jardines de Albia  – Bar Marzana, 16.00h a 21.00h: Optigan Dj y Mamba Beat Dj Set

Santi Campos (formato acústico), 13.00h/ Bar Singular

Play ‘n’ Kids

Sábado 9 de julio, El Arenal

10:00 a 20:00 initerrumpidamente: Gran Gymkana de Doraemon

11:00 Taller de desayuno/ 12:00 concierto Billy Boom Band/ 14:00 Dj session Futuramix/ 16:00 Taller de merienda/ 17:30 Baila LindyHop/ 18:30 DJ sesion Futuramix

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2015

 

soledad velez 1

ENTREVISTA A SOLEDAD VÉLEZ

La chilena afincada en Valencia Soledad Vélez está en plena transformación, ha cambiado de discográfica y de estilo en su tercer disco “Dance and Hunt” y parece que esta renovación puede suponer un importante impulso a su carrera. Este nuevo trabajo supone un arriesgado nuevo camino en la trayectoria de una mujer que nos había atrapado con su poderosa voz y la potente personalidad con la que impregna sus canciones, pero que abre de manera sumamente acertada nuevos territorios que explorar. Sobre este giro sintético y muchos otros temas interesantes hablamos con ella antes de la presentación de su disco en Madrid. Soledad Vélez actuará este verano en el FIB 2016.

Este sábado presentas un disco que es un giro importante en tu carrera. ¿Qué te mueve a abandonar el folk acústico con el que parecía que te sentías muy cómoda?

Realmente no me ha movida nada en especial, porque en estos dos años que he estado girando ya estaba trabajando en las nuevas canciones y se dio de forma tan natural que no percibí un cambio tan bestia. Yo entiendo que desde que se publicó el disco la gente sí que lo percibe como un cambio radical, pero yo escucho un montón de música también y lo que estoy haciendo ahora es algo que también quizá hacía antes aunque me sentía más identificada con el folk.

En cuanto a esa música que escuchas, ¿qué referencias te han servido para acercarte a este sonido nuevo?

Es complicado, porque las referencias realmente han sido segundos de canciones de mil bandas. No me he quedado con que estaba escuchando esto o aquelloen concreto. Cuando concebí el concepto de este disco necesitaba que hubiera ritmos, eso era básico. Por ejemplo era muy importante que la batería electrónica tuviese otro protagonismo, pero realmente ha salido de una forma muy casual.

Además de tener tú estos conceptos claros, está tu banda, que supongo que también ha tenido que asimilar este cambio. ¿Ha sido demasiado traumático? ¿Cómo ha ido la negociación?

Al principio del todo, a uno más que otro, igual costó un poco entenderlo o asimilarlo. Cuando les presento las canciones también les presento el concepto, el tipo de arreglos que estoy pensando para el nuevo disco y eso al principio igual les chocó, pero al cabo de los meses, poniéndonos a trabajar, yo también poniéndoles muchos ejemplos, algunos arreglos que hice en casa… la cosa funcionó. La verdad es que fue una evolución muy bonita, a mí me pareció un proceso de descubrimiento contigo misma y con mis músicos.

Aunque has utilizado sonidos y ritmos electrónicos en el disco, no se puede decir que sea un disco de música electrónica, ni que el sonido de todo el disco sea lineal. Se intuyen varios tipos de canciones. Por ejemplo las canciones del comienzo del disco coinciden con las que tu voz flota sobre atmósferas densas y son más sintéticas, pero para cerrarlo utilizas otras canciones que se asemejan más a una melodía y un sonido más convencional, similares a los trabajos anteriores. ¿A qué responde esta división en diferentes partes?

Sí, eso lo suelo hacer siempre. Todas las canciones completan un concepto, pero cuando hago el track list del disco mi intención es que las primeras reflejen mucho más mi actualidad y las últimas canciones enlacen un poco con lo anterior, por coherencia en mi trabajo.

También da la impresión de que utilizas el instrumento que es más característico en tu música, que es tu voz, de una manera diferente, más controlada, pero quizá con más matices.

Sí, es verdad, me encanta que te hayas dado cuenta. En esta ocasión he intentado controlarla de verdad, porque no quería que sonara protagonista, Me parecía que la música que estaba componiendo tenía que estar a la par. La voz la intenté controlar un montón para que realmente fuese como un elemento más,

Las letras continúan el camino de lo conceptual, de ideas abstractas, y continúan repletas de referencias al mundo salvaje, a la oscuridad. ¿Es una traslación de algo personal? ¿O es solamente un recurso que te inspira?

Bueno, es complemente intencionado escribir siempre de forma abstracta. Nunca he pretendido contar ninguna historia, hay músicos a los que se les da superbién, pero en mi caso prefiero no tomar ese sendero. Es muy curioso, porque utilizo mucho la metáfora, hablo de muchos lugares pero no me refiero a un lugar en concreto. Me refiero a que cuando hablo de un desierto, un bosque o una montaña, no estoy hablando de una montaña, estoy hablando de lo que para mí es una montaña como una emoción, un momento o una persona, y es muy curioso porque da a un montón de interpretaciones y me encanta. Una vez que sacas un trabajo nuevo, al trabajar de esta manera, mucha gente me escribe diciéndome lo que cada canción significa para ellos, que muchas veces no tiene nada que ver con lo que era mi intención. De eso se trata, de que cada uno interprete las canciones a su vida.

Se supone que la nueva música trasladada al directo tendrá un formato diferente ¿Cómo serán los nuevos conciertos de presentación de este disco?

Pues habrá dos directos, uno donde estoy yo con la guitarra eléctrica y uso bases y luego está el directo que hago con banda, que estoy yo con la guitarra y el sinte, Jesús de Santos también con guitarra y sinte, y Luis Torregrosa que toca la batería, la batería electrónica y los bajos.

¿Cómo piensas juntar los dos repertorios?

Bueno, esa es la tarea más difícil de cualquier músico, o de cualquier artista en general. El momento en el que tienes que presentar un nuevo trabajo muchas cosas se tienen que quedar fuera. Presento este disco y hay como una canción de cada uno de los trabajos anteriores, pero siguiendo cierta coherencia, ya no estoy tocando folk puro y duro.

Hoy participadas en el concierto que McEnroe ofrece en Madrid (cuando se publique esta entrevista ese concierto ya se habrá realizado). ¿Cómo ha ido la experiencia y de dónde surge esa colaboración?

A McEnroe les conozco casi desde que llegue a España, porque coincidimos en una gira por Andalucía y desde entonces tengo una relación con Ricardo súper buena, con sus músicos también. Es una conexión especial. Hemos mantenido la relación como buenos amigos y un día me llamó y me contó que iban a hacer un concierto especial en Madrid en el Teatro Nuevo Apolo, repasando su discografía, y que le gustaría que yo cantara con él unas canciones. Yo siempre he sido muy fan de McEnroe, tienen ese tipo de melancolía que atrapa, yo ya de por si soy melancólica. Acabo de hacer la prueba de sonido con Ricardo y con Gonzalo y me he emocionado, nos hemos dado un abrazo al final, me ha llegado al corazón. Es muy especial hacer este tipo de cosas con los amigos, además estará Ramón de The New Raemon y Abel de El Hijo.

Has participado en la Banda Sonora de “La novia” de Paula Ortiz, cantando “Pequeño vals vienés”, una versión en castellano de Leonard Cohen. ¿Cómo surge la oportunidad de participar en este proyecto?

También fue muy especial. En Zaragoza tengo un par de contactos, que son amigos también, metidos en el cine. Un día me llegó un whatsapp a las 2 de la mañana de un colega que trabajó en la película y me dijo que estaban buscando a alguien para que versionara la canción y no daban con la persona correcta, y claro, salió mi nombre. Justo esa semana me iba de gira por Galicia y me metí a tope en el ordenador a hacer las maquetas, mandarlas a la productora, que la productora lo apruebe. Un proceso un poco largo pero se quedaron encantados y dijeron que era perfecto. Yo interpreté vocalmente la canción, me mandaron las imágenes donde tenía que cantar y vino Paula Ortiz a Valencia. Flipé con su dirección artística, yo no tengo ni idea de cine y fue brutal la experiencia.

Tanto en esta canción como en la colaboración con McEnroe cantas en castellano. Hasta ahora solo tenía constancia de alguna versión que has hecho en directo como “Arauco tiene una pena“ de Violeta Parra. ¿Cómo te has sentido con el castellano? ¿Crees que es un camino que puedes tomar en un futuro?

Me siento súper cagada, me entra mucha timidez y vergüenza. No vergüenza al idioma, me siento más desnuda. No estoy acostumbrada en absoluto, siempre he asociado la forma fonética de la música con el inglés y hacerlo en castellano me pone especialmente nerviosa. No me cierro ninguna puerta a nivel de mi proyecto personal, voy haciendo música acorde como lo voy sintiendo y sí que estoy intentando trabajar con el castellano un poco en casa, así que igual sorprendo un poco en el próximo disco. No lo sé, pero es muy probable.

Tanto el rumbo de tu carrera, con los acontecimientos de cambio de discográfica o el cambio de registro, como el sentimiento que transmite “Dance and Hunt” parecen que coinciden en un tono general de apertura. También colaboras con otros artistas y compartes tu música con ellos, cosa que no habías hecho. ¿Se está abriendo el caparazón de Soledad Vélez?

Lo de colaborar con otros músicos es una experiencia que nunca había vivido, ya ves que tontería, y todo fue una bonita coincidencia. Cambié de sello, es otro sonido, han sido como muchas cosas nuevas en poco tiempo. Además contar con Joe Crepúsculo es un lujo, Joël es muy buen amigo. Cada vez que tengo un bajón o no sé qué hacer siempre está ahí para mí, es magia pura. Cuando estaba terminando de grabar el disco en el estudio, a la canción “Knife” le faltaba algo, había algo que no funcionaba, y pensé que esa canción necesitaba los sintes y los bajos de Joël. Fue muy especial, creo que cuando se lo mandé estaba en las montañas con su familia, lo hizo y dejó su marca, es muy él, de hecho disparamos sus sintes en directos.

Desde incluso antes de publicar el disco al completo se ha notado un crecimiento en cuanto a repercusión y la sensación es que este cambio te está sentando bien y que se está hablando mucho sobre él. ¿Cómo ves el futuro cercano del proyecto Soledad Vélez? ¿En qué punto lo ves?

La verdad es que a mí me hace mucha gracia cuando me anuncian como “la nueva Soledad” y esas cosas. Me lo tomo bien, siento que muchas cosas han cambiado desde hace casi tres años que saqué mi anterior trabajo. La verdad es que se está haciendo mucho trabajo, aunque queda mucho trabajo por hacer, con una gira intensa después de verano, etc. Parece que hay mucho movimiento en prensa y es genial, pero como autora y compositora no puedo evitar seguir trabajando en lo que vendrá, tampoco soy demasiado consciente de todo lo que sucede.

Presentación de “Dance and Hunt”

Sábado 8 de Mayo – Sala Siroco (Madrid)

Viernes 27 de Mayo – Sala 16 toneladas (Valencia)

 

ocean colour scene azkena rock

OCEAN COLOUR SCENE, EN FECHA EXCLUSIVA, LIDERA LAS NUEVAS INCORPORACIONES A BILBAO BBK LIVE

Una de las bandas con más solera del britpop, Ocean Colour Scene, llega a Kobetamendi con un show exclusivo en festivales de verano en el Estado. Los británicos interpretarán ‘Moseley Shoals’ (1996), su segundo disco y el que les dio la fama internacional con la que cuentan ahora. Con este LP, que tocarán de principio a fin en el festival, vendieron más de un millón de copias y alcanzaron el número 2 de la lista de los discos más vendidos en Reino Unido. Además, DMA’s, Hinds, Bad Breeding, Hana y McEnroe se suman al cartel del Bilbao BBK Live, que se celebrará los días 7, 8 y 9 de julio.

Los australianos DMA’S acaban de publicar `Hills End’, su primer LP y uno de los trabajos más esperados en Australia, después de la expectación que provocó su primer EP, homónimo. Comparados con Oasis y teniendo como principal referencial el Brit-Pop de los 90, el trío de Sidney ha pasado de componer y tocar en su casa a hacer ‘sold-out` en su país y girar por todo el mundo. Desde su aparición en la escena DIY Madrileña, Hinds han pulido un sonido crudo y gamberro que lleva su marca única y personal. Con sólo un par de singles se ganaron el apoyo de medios internacionales como NME, Guardian, Rolling Stone y muchos más. Tras la reciente publicación de su esperado álbum de debut, ‘Leave me alone’, se establecen como una de las bandas emergentes más prometedoras.

Naturales de Getxo y considerados una de las bandas indies referencia del panorama nacional, McEnroe vuelven a Kobetamendi con ‘Rugen las flores’ (2015), su último disco. Provenientes de Stevenage, con una de las mayores tasas de desempleo juvenil de Reino Unido, Bad Breeding, son conocidos por su rock ruidoso y furioso. Como otras bandas hicieron a lo largo de la historia, este cuarteto británico de punk ha sabido plasmar en su música lo que supone vivir en una ciudad en la que no pasa nada. Hana es la obsesión musical de Lorde, Lana del Rey y Grimes. Tanto es así, que ha compartido tour y escenario con las dos últimas. Melancólica y delicada, llega a Bilbao BBK Live a presentar su EP homónimo, lanzado el pasado mes de marzo.

Un año más, Heineken® colabora con el Bilbao BBK Live, reafirmando así su compromiso con la música en directo.

ASÍ TE CONTAMOS EL BILBAO BBK LIVE 2015

la habitacion roja

ASÍ TE CONTAMOS EL DELESTE FESTIVAL 2015

VIERNES

El principal secreto del buen sabor de boca de esta primera jornada del Deleste 2015 ha sido la heterogeneidad del menú que se nos ha servido; diferentes generaciones y estilos de artistas que han cumplido la misión de contentar a un público igualmente heterogéneo. Los entrantes -We Used to Pray y Tulsa- han cumplido con la labor de despertar el paladar de manera agradable; los platos principales – La Habitación Roja y Pep Gimeno “El Botifarra”- han estado a la altura de expectativa que su relevancia preveía; y en la calidad de los postres y licores -MournMike KrolEl Último Vecino y Perro- se ha marcado realmente la diferencia.

We Used to Pray

La ingrata labor de poner en marcha la jornada musical, recayó en unos We Used to Pray que supieron aprovechar las ventajas de tocar en el Auditorio para  poner en juego toda la épica atmosférica de sus canciones, acompañándolas de unas trabajadas y coordinadas proyecciones que demuestran la ambición de una banda que apunta y dispara hacia el gran formato. Tras ellos, en el escenario de abajo, Tulsa actuaba en una hechura más próxima –física y musicalmente- ante un público que empezaba a darle color a la sala a una hora en teoría temprana. En la reconstrucción de Tulsa como banda, quizá aprovechando el nuevo sonido trazado con “La Calma Chicha” -mucho más sintético-, Miren Iza ha renovado su nómina de acompañantes, ahora formada por Javi CarrascoMartí Perarnau IV y Ramiro Nieto, terna de músicos de pasmosa ubicuidad. Este giro, que separa a las canciones del folk americano, aligera el envoltorio sin hacerlas perder la esencia de la ternura melancólica de base del repertorio de la cantante guipuzcoana, punto que se agradece y se certifica con acierto.

Tulsa

Tras la banda con nombre de ciudad lejana, volvimos al Auditorio para ver a un maestro de la música cercana, Pep Gimeno “Botifarra”. Sin lugar a dudas, la inclusión de este artista en el cartel es uno de los hechos más significativos del Deleste de este año, abriendo las ventanas del festival a sonidos que refrescan el fácil estancamiento en propuestas de raíz anglosajona. La arrolladora personalidad de Pep Gimeno “Botifarra”, ha permitido acercar el folklore tradicional valenciano a un público más amplio. La labor titánica de recolección del cancionero popular, pueblo por pueblo, familia por familia, es encomiable, pero encontrar el formato para lograr transmitirlo es puro talento. Un espectáculo cercano que entre “acudits” y juegos de palabras en el que Pep desgrana la esencia del cant d’estil, repasando y barajando palos -desde la malaguenya, la seguidilla, el cant de batre o la jota-. Con estos cambios, el Botifarra pasa de una comarca a otra con las historias de las tías y abuelas que le cantaron las canciones de la tierra y a las que él rinde homenaje, pues gracias a estas personas se conserva nuestra cultura y nuestra lengua. En este repaso toponímico de la voz del pueblo, al cantaor se amolda al lenguaje de cada zona, desde el valenciano más dulce al apitxat, sin hacer de menos la forma de hablar castellanizada de las comarcas de interior, un auténtico ejercicio de coherencia y de apertura de mente. Flanqueado por Paco Lucas y Pedro Ródenas y Ramón MartíPep Gimeno se marcho del escenario con el público ganado para retornar al momento para “un regalet”, la interpretación de la canción que más fama le ha dado, la “Malagueya de Barxeta”. A aquel que por prejuicios ayer no disfrutara de este espectáculo solo puede aplicársele uno de los muchos dichos que el artista cuenta en sus actuaciones: “La naranja nace verde y la madura el calor, pero el que nace gilipollas no lo madura ni Dios”.

 

Pep Gimeno “Botifarra”

Con la sonrisa en la cara salimos de entre las butacas para ver a Mourn, la banda juvenil de indie rock noventero que está en boca de todos, pero que todavía no había disfrutado la mayoría del público de la ciudad –actuaron en mayo en el Festival de les Arts, pero el target de este festival y aquel es en esencia diferente-. Nosotros ya conocemos bien lo que hacen, pero para mucha gente fue el descubrimiento de la jornada, atónitos al desparpajo, destreza y contundencia de unas adolescentes con cara de no haber roto un plato. La fórmula no tiene nada de novedoso, pero esa forma visceral y fresca de revisitarla le da el atractivo necesario para obviar este hecho.

Mourn

El último concierto en el Auditorio correspondía a los cabeza de cartel del día, La Habitación Roja. Un merecido homenaje a la banda indie valenciana más importante de las últimas dos décadas –este concierto está enmarcado en su gira vigésimo aniversario -. Con un set list idéntico al que han llevado a docenas de ciudades y festivales en el último año, repasaron desde “Mi Habitación” hasta “Ayer” su carrera en orden cronológico, con la fiabilidad y la contundencia que les caracteriza. Personalmente, les he visto en varios de estos conciertos, y aunque la actuación transcurrió sin mácula, el comienzo de la actuación pareció distante y es que en la mayor parte del concierto el recinto se transformó en hándicap más que en ventaja. Por muy bien que suene y muy espectaculares que se vean las proyecciones, un auditorio con butacas no es lugar para el pop y el rock de intensidad y bailable. El público solamente se encuentra barreras y el grupo no siente la cercanía y el calor, lo cual sin duda se refleja de manera incuestionable. No fue hasta a falta de tres canciones cuando Jorge Martí, antes de cantar “La Moneda al Aire”, y gracias a un trabajado concierto, logró romper las barreras y hacer que todo el mundo se levantara y bailara –algo que hasta el momento solamente se había producido en los laterales y los palcos-; el abrelatas fue un sencillo: “Si vais a darlo todo tiene que ser ahora, que esto se acaba”. Desde ahí hasta el final, pura celebración; desde confeti hasta el vocalista cantando brazos en alto en medio del patio de butacas. Como un gol en Mestalla, ché.

La Habitación Roja

Los tres conciertos que quedaban corrieron de seguido en el escenario de abajo, comenzando por un Mike Krol que, camino del Primavera Club, nos dejó para el recuerdo a cinco divertidos gamberros vestidos de policías pegando brincos y cantando a toda velocidad. Garaje pop muy a la moda; Thee Oh SeesFidlarWavves e incluso The Black Lips llegan rápido a la mente. Media docena de carreras entre el público y los pedales distorsionando los gritos de Mike hicieron sostenerse la divertida broma poco más de veinte minutos; una mentira repetida mil veces no siempre se convierte en una verdad. Eso sí, tanto ellos como nosotros pasamos un buen rato.

Mike Krol

Si en vez de 23 de noviembre de 2015, hubiera dado la coincidencia de que el concierto de El Último Vecino se hubiera producido el día 21 me hubiera venido de perlas soltar la coña de que acababan de llegar con Marty McFly de 1985, pero no pasa nada, no ha coincidido pero yo lo he calzado igual. Anyway, el pop sintético del proyecto de Gerard Alegre, a pesar ser claramente un vintage ejercicio de estilo, tiene una innegable elegancia retro apoyada en una estudiada impostación y los espasmódicos bailes de su cantante. Recuerdan lo del eclecticismo del cartel del principio de la crónica, lo dicho, un acierto.

Perro

El concierto fin de fiesta estaba en manos de Perro, divertidos terroristas sónicos, que se han ganado con sencillez, desparpajo y ritmo el estar en la mayoría de festivales del último año y medio. Lo mismo valen para abrir la tarde y calentar el ambiente, como para cerrar la noche en un colofón adrenalínico sin par. Letras divertidas, ritmos altos y sincopados hicieron de “Tiene bakalao, tiene melodía” uno de los discos más refrescante de los últimos años, pero el que viene en semanas, “Estudias, trabajas”, es todavía más potente. Mucho más kraut, más sucio, más abrasivo, pero con canciones igual de contagiosas; solo hay que ver como su adelanto “OLRAIT” arrastró al pogo más grande de las cuatro ediciones del Deleste, solamente comparable al reservado para la traca final con “Marlotina”. Tras los murcianos, Ley DJ fue la encargada de aprovechar la efervescencia adquirida para demostrar porque es la Dj valenciana que más festivales reclaman.

SÁBADO

Si la primera jornada destacó por lo bien compensado de un menú variado y heterogéneo, esta segunda se fundamentaba en un plato principal con guarnición; Low y el resto.

Este segundo día de festival se celebró la matinal popular en forma de Deleste Kids, con las actuaciones de Ramírez, que demostró que es una de las perlas pop de la temporada y que actuó por primera vez con batería –Alfonso Luna de Tachenko y Maronda-, y La Habitación Roja haciendo el repertorio de versiones que ofreció en el Sonorama en la Plaza del Trigo. Uno de los aspectos reseñables del Deleste 2015 es el éxito de esta jornada matutina, donde docenas de niños, en una Rambleta con el aforo completo –una larga cola esperaba en la puerta para que les dejaran entrar al ritmo que marcaba, con cuenta gotas, la gente salía del recinto-  disfrutaron de versiones desde Joy Division hasta Radio Futura, pasando por Stone RosesThe Cure o The Smiths. Es prioritario crear cantera y, mientras la legislación sigue vetando el acceso a los conciertos de los menores, es necesario que se haga el esfuerzo de proponer actividades musicales que puedan disfrutar los niños.

La Habitación Roja en el Deleste Kids

El saque de honor de la jornada vespertina fue responsabilidad de Mist presentando “The Loop of Love”, su regreso al mundo discográfico después de siete años. El holandés Rick Treffers, flanqueado por Gilberto AubanRemi CarreresSergio Devece y Javi Galope, magníficos músicos valencianos que lo mismo valen para un roto que para un descosido, repasó sus nuevas canciones demostrando que su centro de gravedad permanente son el romanticismo melódico y la elegancia pop. Es una suerte que músicos foráneos como Treffers, al igual que Josh Rouse o Soledad Vélez, elijan Valencia como centro de operaciones.

Mist

El Auditorio cobró vida con la actuación de La Familia del Árbol, que también presentaban disco. “Odisea” es un segundo trabajo que continúa el naturalista camino de folk y pop psicodélico que trazaron con su debut, “La montaña y el río”. El preciosista sonido de la banda de Elche, sobre todo la voz de Nacho Casado, relucía exquisito en la sala idónea y necesaria para ello. Viajes oníricos con feliz vuelta a casa, melancolía positiva y una riqueza armónica que si vinieran firmada por Midlake sería tomada como referencia del buen gusto.

La Familia del Árbol

Ocellot ya les habíamos visto en el Vida Festival y el FIB de este año, donde nos sorprendieron por su lisergia pop y una suerte de psicodelia magnética con juguetonas texturas sintéticas; experiencias psicotrópicas naturales con solo la cara de la moneda, la que sonríe. Ya se llevaban tres bandas en el día y a pesar de un buen hacer innegable, el río simplemente fluía; McEnroe tampoco iba a cambiar la dinámica.

Ocellot

Si El Último Vecino llegaron la jornada anterior montados en un Delorean desde 1985, McEnroe lo hizo desde 2013 y prácticamente en la misma posición que entonces. Este fue un concierto que encandiló a los fans ya adquiridos pero que no sumó en adeptos a la banda; hace dos años ya se gastó la bala del factor sorpresa. Poco o nada ha cambiado desde entonces, solamente dos años y un disco, algo que debería ser significativo pero que no se apreció sobre el escenario. “Rugen las Flores” ahonda en el camino lírico de  “La Deriva”, poniendo en común y sobre la mesa un universo introspectivo y melancólico que para algunos tan fácilmente atrapa como para otros repele.

Ocellot

La misión de El Páramo era la de repetir la arrolladora conmoción de Toundra dos años atrás. Pero eso es lo mismo que decirle a alguien que el sábado no quede a cenar porque le vas a dar una fiesta sorpresa. La magnífica efectividad y el consabido efectismo de Toundra estuvo en boca de todos al finalizar la edición de 2013, pero realmente no caló tan hondo como para sumar adeptos al post rock metálico, teorema demostrado al ver que El Páramo no congregó ni a la mitad del aforo del Auditorio. Algo similar desgraciadamente pasará con Pep Gimeno “Botifarra”; “¿Te acuerdas de como moló el Botifarra en el Deleste?, le dirá un indie a otro dentro de unos meses mientras comen un niguiri de pez mantequilla y se descargan el nuevo remix de El Columpio Asesino de Elyella Djs. A todo esto, también hay que decir que El Páramo carece de la sutileza sónica de Toundra y que puede que no hubieran salido del recuerdo para grabar un segundo disco sin el triunfo y repercusión de los primeros.

El Páramo

Y si la tarde fluía con una sensación de imperturbable calma, Exsonvaldes no habían venido para hacer que eso cambiara. Los franceses son placebo, pero no la banda, el término farmacéutico. Pop tan ligero y elegante como inocuo y dócil. Si tuvieran que romper una frágil copa de fino cristal tirándola contra el suelo, sin lugar a dudas rebotaría sin un rasguño. Es lo que pasa cuando le quitas el fuego a Phoenix, te quedas con el pájaro y te das cuenta de que tras las llamas no hay un águila.

Exsonvaldes

Todo lo anteriormente acontecido perdía valor ante la expectación del concierto de Low, banda de referencia del slowcore de los 90 pero que continúa su efectivo e imperturbable discurso con magníficos artefactos como “Ones and Sixes”, publicado este mismo año. En un auditorio en el que no cabía ni un alfiler, disfrutamos del mejor concierto del festival y de los cuatro años de Deleste. A maza y escobilla y con los dedos desnudos, como su música, Low demostraron que la actitud y la tensión no es solamente patrimonio del sudor y la velocidad, y que el susurro y la mesura pueden decir tanto o más que el grito y el desatino. Juegos de voces cristalinos, cadencias áridas e hipnóticas, dinámicas arrolladoras que los convierten en sirenas y a los espectadores en marineros indefensos. Imperturbables sobre el escenario cual filósofos patafísicos, formularon la excepción, la que nadie se creía hasta que bandas como la suya aparecieron, que la calma es trasgresora.

Low

Con todo respeto, tras lo visto con Low, lo que vino después carecía de importancia; Los Tiki Phantoms pusieron a la gente a bailar a base de surf rock juerguista, con la misma sensación de que llegan los deportes en el telediario tras un sobrecogedor reportaje sobre un terremoto en Argelia.

Los Tiki Phantoms

Tras los terroríficamente enmascarados, llegó el turno de El Chico Biónico Dj aka Gerardo Cartón y los Atomos Djs para poner punto y final con un ecléctico y descacharrado popurrí sonoro a una cuarta edición del Deleste Festival que nos deja para el recuerdo dos actuaciones memorable – Low y Pep Gimeno “Botifarra”- un puñado de estupendos conciertos – La Habitación RojaPerro o Mourn- y la sensación de un resultado favorable pero pactado. Todo trascurrió como estaba previsto, los nombres avalaban las propias actuaciones y nadie se salió del guion, ni por arriba, ni por abajo.

low portada deleste

DELESTE FESTIVAL 2O15: CRÓNICA SÁBADO

Si la primera jornada destacó por lo bien compensado de un menú variado y heterogéneo, esta segunda se fundamentaba en un plato principal con guarnición; Low y el resto.

Este segundo día de festival se celebró la matinal popular en forma de Deleste Kids, con las actuaciones de Ramírez, que demostró que es una de las perlas pop de la temporada y que actuó por primera vez con batería –Alfonso Luna de Tachenko y Maronda-, y La Habitación Roja haciendo el repertorio de versiones que ofreció en el Sonorama en la Plaza del Trigo. Uno de los aspectos reseñables del Deleste 2015 es el éxito de esta jornada matutina, donde docenas de niños, en una Rambleta con el aforo completo –una larga cola esperaba en la puerta para que les dejaran entrar al ritmo que marcaba, con cuenta gotas, la gente salía del recinto-  disfrutaron de versiones desde Joy Division hasta Radio Futura, pasando por Stone Roses, The Cure o The Smiths. Es prioritario crear cantera y, mientras la legislación sigue vetando el acceso a los conciertos de los menores, es necesario que se haga el esfuerzo de proponer actividades musicales que puedan disfrutar los niños.

La Habitación Roja en el Deleste Kids

El saque de honor de la jornada vespertina fue responsabilidad de Mist presentando “The Loop of Love”, su regreso al mundo discográfico después de siete años. El holandés Rick Treffers, flanqueado por Gilberto Auban, Remi Carreres, Sergio Devece y Javi Galope, magníficos músicos valencianos que lo mismo valen para un roto que para un descosido, repasó sus nuevas canciones demostrando que su centro de gravedad permanente son el romanticismo melódico y la elegancia pop. Es una suerte que músicos foráneos como Treffers, al igual que Josh Rouse o Soledad Vélez, elijan Valencia como centro de operaciones.

Mist

El Auditorio cobró vida con la actuación de La Familia del Árbol, que también presentaban disco. “Odisea” es un segundo trabajo que continúa el naturalista camino de folk y pop psicodélico que trazaron con su debut, “La montaña y el río”. El preciosista sonido de la banda de Elche, sobre todo la voz de Nacho Casado, relucía exquisito en la sala idónea y necesaria para ello. Viajes oníricos con feliz vuelta a casa, melancolía positiva y una riqueza armónica que si vinieran firmada por Midlake sería tomada como referencia del buen gusto.

La Familia del Árbol

A Ocellot ya les habíamos visto en el Vida Festival y el FIB de este año, donde nos sorprendieron por su lisergia pop y una suerte de psicodelia magnética con juguetonas texturas sintéticas; experiencias psicotrópicas naturales con solo la cara de la moneda, la que sonríe. Ya se llevaban tres bandas en el día y a pesar de un buen hacer innegable, el río simplemente fluía; McEnroe tampoco iba a cambiar la dinámica.

Ocellot

Si El Último Vecino llegaron la jornada anterior montados en un Delorean desde 1985, McEnroe lo hizo desde 2013 y prácticamente en la misma posición que entonces. Este fue un concierto que encandiló a los fans ya adquiridos pero que no sumó en adeptos a la banda; hace dos años ya se gastó la bala del factor sorpresa. Poco o nada ha cambiado desde entonces, solamente dos años y un disco, algo que debería ser significativo pero que no se apreció sobre el escenario. “Rugen las Flores” ahonda en el camino lírico de  “La Deriva”, poniendo en común y sobre la mesa un universo introspectivo y melancólico que para algunos tan fácilmente atrapa como para otros repele.

Ocellot

La misión de El Páramo era la de repetir la arrolladora conmoción de Toundra dos años atrás. Pero eso es lo mismo que decirle a alguien que el sábado no quede a cenar porque le vas a dar una fiesta sorpresa. La magnífica efectividad y el consabido efectismo de Toundra estuvo en boca de todos al finalizar la edición de 2013, pero realmente no caló tan hondo como para sumar adeptos al post rock metálico, teorema demostrado al ver que El Páramo no congregó ni a la mitad del aforo del Auditorio. Algo similar desgraciadamente pasará con Pep Gimeno “Botifarra”; “¿Te acuerdas de como moló el Botifarra en el Deleste?, le dirá un indie a otro dentro de unos meses mientras comen un niguiri de pez mantequilla y se descargan el nuevo remix de El Columpio Asesino de Elyella Djs. A todo esto, también hay que decir que El Páramo carece de la sutileza sónica de Toundra y que puede que no hubieran salido del recuerdo para grabar un segundo disco sin el triunfo y repercusión de los primeros.

El Páramo

Y si la tarde fluía con una sensación de imperturbable calma, Exsonvaldes no habían venido para hacer que eso cambiara. Los franceses son placebo, pero no la banda, el término farmacéutico. Pop tan ligero y elegante como inocuo y dócil. Si tuvieran que romper una frágil copa de fino cristal tirándola contra el suelo, sin lugar a dudas rebotaría sin un rasguño. Es lo que pasa cuando le quitas el fuego a Phoenix, te quedas con el pájaro y te das cuenta de que tras las llamas no hay un águila.

Exsonvaldes

Todo lo anteriormente acontecido perdía valor ante la expectación del concierto de Low, banda de referencia del slowcore de los 90 pero que continúa su efectivo e imperturbable discurso con magníficos artefactos como “Ones and Sixes”, publicado este mismo año. En un auditorio en el que no cabía ni un alfiler, disfrutamos del mejor concierto del festival y de los cuatro años de Deleste. A maza y escobilla y con los dedos desnudos, como su música, Low demostraron que la actitud y la tensión no es solamente patrimonio del sudor y la velocidad, y que el susurro y la mesura pueden decir tanto o más que el grito y el desatino. Juegos de voces cristalinos, cadencias áridas e hipnóticas, dinámicas arrolladoras que los convierten en sirenas y a los espectadores en marineros indefensos. Imperturbables sobre el escenario cual filósofos patafísicos, formularon la excepción, la que nadie se creía hasta que bandas como la suya aparecieron, que la calma es trasgresora.

Low

Con todo respeto, tras lo visto con Low, lo que vino después carecía de importancia; Los Tiki Phantoms pusieron a la gente a bailar a base de surf rock juerguista, con la misma sensación de que llegan los deportes en el telediario tras un sobrecogedor reportaje sobre un terremoto en Argelia.

Los Tiki Phantoms

Tras los terroríficamente enmascarados, llegó el turno de El Chico Biónico Dj aka Gerardo Cartón y los Atomos Djs para poner punto y final con un ecléctico y descacharrado popurrí sonoro a una cuarta edición del Deleste Festival que nos deja para el recuerdo dos actuaciones memorable – Low y Pep Gimeno “Botifarra”- un puñado de estupendos conciertos – La Habitación Roja, Perro o Mourn- y la sensación de un resultado favorable pero pactado. Todo trascurrió como estaba previsto, los nombres avalaban las propias actuaciones y nadie se salió del guion, ni por arriba, ni por abajo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

???????????????????

DELESTE FESTIVAL 2015: MANUAL DE USO

El próximo fin de semana tendrá lugar la cuarta edición del Deleste Festival en L’Espai Cultural Rambleta, su ubicación habitual. La principal singularidad de este festival urbano, que parece haberse consolidado en la ciudad de Valencia, se fundamenta en que algunos de los conciertos que programa tienen lugar en el Auditorio de La Rambleta. Los reclamos a nivel artístico de esta edición se centran claramente en dos nombres propios; por un lado los norteamericanos Low, abanderados del slowcore desde mediados de los 90, y por otro el cantautor tradicional valenciano Pep Gimeno “Botifarra”. Estos son, posiblemente, los dos nombres más significativos de las cuatro ediciones de vida del Deleste. También es especialmente destacable la presencia de La Habitación Roja en la gira en la que conmemora su 20º aniversario de carrera y con la que la banda indie más importante salida de Valencia está recibiendo un merecido homenaje. Aunque las oportunidades de ver a LHR son múltiples, hace tiempo que no pasan por la ciudad para tocar en una sala –el influjo de los festivales al aire libre es alargado-.

Con la banda de Minnesota Low, que acaba de publicar su decimoprimer álbum, “Ones and Sixes”, dando otra magnífica muestra de tensión dramática, se confirma la vuelta a la programación de artistas internacionales –ausentes en la tercera edición-, algo que se antoja indispensable, dota de singularidad y confiere la pizca de interés necesaria a unos nombres nacionales que, aunque estimulantes, con un mínimo esfuerzo podemos ver varias veces el resto del año. Dentro de este cupo de internacionalidad, pero muy alejados de la importancia de la banda que encabeza el cartel, se encuentran Mike Krol y los franceses Exsonvaldes. Mike Krol es la banda del joven músico angelino del mismo nombre, que acaba de grabar con Merge su tercer álbum “Turkey” y que se encuentra englobado en la descacharrante nueva moda de practicar el rock&roll con aire desenfadado, destartalado y un tanto anárquico. Mezcla power pop, punk pop y nuevo garage más al estilo de King Tuff, Wavves, Fidlar o Jay Reatard que de Ty Segal, el genio de su generación, o Mikal Cronin, con el que comparte sello.

Los franceses Exsonvaldes se han convertido en los últimos años en unos habituales en nuestro país, tanto en festivales como en salas. La efectividad con la que practican indie pop es exquisita y, aunque no abandonan un perfil medio tirando a bajo, sus directos suelen ser brillantes y fiables. Aunque este pasado verano han publicado un EP en colaboración con Helena Miquel de Delafé y Las Flores Azules, ya han anunciado que el próximo marzo tendrán un nuevo trabajo con el nombre de “Aranda” (no sabemos en referencia a su paso por el Sonorama Ribera en 2014).

Pep Gimeno “El Botifarra” es una figura fundamental en la recopilación y la transmisión del floklore tradicional valenciano, desde que en los años setenta y en plena adolescencia, se dedicó con el Grup Sarau a recorrer los pueblos y recoger y salvar del anonimato una parte valiosísima de la herencia cultural de las comarcas valencianas. Pep Gimeno no es solamente un maestro en la interpretación de esas canciones, si no también en contar las historias y anécdotas que las acompañan; un trobador risueño con una personalidad arrolladora y unas dotes de comunicación innatas y sorprendentes.

Ya hemos presenciado este año a La Habitación Roja de gira – Contempopránea, Arenal Sound y Sonorama Ribera – pero verles darse un homenaje en casa seguro que será muy emotivo. Con un set list repleto de hits, que suelen interpretar en orden cronológico inverso, el triunfo está asegurado. Otra banda que será interesante ver en Valencia en una sala es Mourn –su única presencia en la ciudad fue en el pasado Festival de les Arts-. Ya hemos hablado de su receta tanto en el Primavera Sound, el Vida Festival o el mencionado Festival de les Arts -indie rock de los 90 interpretado con garra y desparpajo juvenil-, y aunque la fórmula sea limitada, continúa siendo estimulante volver a ver a esta jovencísima banda que tanta repercusión y tan buena prensa está teniendo tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

McEnroe fueron parte del cartel del primer Deleste Festival en 2013, y la melancolía hiriente de la banda de Getxo conquistó a muchos corazones en Valencia. Ahora vuelven con su nuevo disco “Rugen las Flores”, en el que ahondan en la misma fórmula emocional. En las antípodas estilísticas de McEnroe tenemos a unos divertidos Los Tiki Phantoms que, gracias a sus disfraces, piruetas y descaro, han conseguido romper las limitaciones del surf rock para llevarlo a un público más amplio.

No cabe la menor duda de que Perro son una de las bandas que más han explotado su directo en los últimos años, con “Tiene bakalao, tiene melodía” se han colado en la mayoría de grandes festivales y han hecho que la muchos de los que les han visto, casi por casualidad, se conviertan en fans. Una mezcla de despreocupación y caradura, ritmos frenéticos o sincopados y frescura a raudales son sus herramientas. En breve publican el segundo disco y tras verlo en directo en exclusiva en el Transtropicalia, podemos decir que no han tirado por lo fácil, por domesticarse o suavizar su sonido, si no que han seguido haciendo lo que les gusta y se les da bien, el frenesí rítmico atronador.

Los catalanes Ocellot nos sorprendieron muy agradablemente en el Vida Festival con su pop psicodélico espacial, buena impresión que confirmamos en el pasado FIB. También desde Barcelona llegan El Último Vecino, el interesantísimo proyecto de Gerard Alegre, que recupera el mejor pop sintético de los 80, con aire retro perfectamente remozado y unas melodías melancólicas rebosantes de estilo.

La marcha de Miren Iza a Estados Unidos en 2008 supuso un extraño final para Tulsa, una banda que sin hacer demasiado ruido se había ganado muy buenas críticas y un buen puñado de fans. La vuelta de Miren y el retorno de la banda ha supuesto también una reforma profunda del sonido de Tulsa, abandonando un tanto la raíz norteamericana, abrazándose mínimamente a las melodías electrónicas y buscando un camino personal menos atado a rigideces estilísticas.

Con la programación de El Páramo, claramente se busca el golpe de efecto que supuso la actuación de Toundra en el Auditorio de La Rambleta hace un par de años. Aunque vayan a actuar ante un público poco conocedor del rock instrumental, la intensidad de este género está calando hondo en eventos en principio alejados del estilo, pero que afortunadamente están abriendo sus miras a otros sonidos. El concierto de esta veterana banda madrileña, precursora de Adrif o Toundra -con los que comparte miembros-, promete otro momento de intensidad máxima.

El Deleste Festival también se caracteriza por echar mano de lo interesante que la escena valenciana ofrece en temporada, como es el caso de Ramírez que acaba de debutar con “Book of Youth”. Este joven talento, tras ser integrante de bandas como Oh! Libia, Tórtel o Coleccionistas ha arrancado su proyecto en solitario con un disco en el que abundan exquisitas melodías de pop naif, como pudimos ver hace un par de semanas en el Monkey Week. Aunque Mist sea un grupo holandés, la residencia de Rick Treffers en Valencia y la elección de varios conocidos músicos locales para acompañarle, le hace jugar en casa. Siete años de descanso discográfico se ha tomado Mist hasta el reciente “The loop of Love”, álbum donde se ofrece otro puñado de canciones de pura elegancia melódica y una extensa riqueza de referencias pop. El cartel lo completan We Used to Pray, una de las bandas emergentes valencianas más inquietas. Pop rock de gran espectro y envoltorio épico, que les ha llevado a ganar varios concursos y participar en festivales como el Arenal Sound o el Low Festival.

Como ya es costumbre en el Deleste Festival, se celebrará un matinal el sábado con actividades para los más pequeños –Deleste Kids-, en el que se ha anunciado que junto a Ramírez actuará un grupo sorpresa. Cada una de las jornadas se cerrarán con la actuación de DJs, como la cada vez más reconocida Ley DJ o Wear DJs, Indipop DJs, Los Atomos Djs y Guateques que yo te pinché DJs.

Toda la información del Deleste en: http://bythefest.com/festivales/festival-deleste/

MOURN 940X352

PRIMERAS CONFIRMACIONES DEL DELESTE 2015

El Deleste 2015, que se celebrará los días 23 y 24 de octubre en Espai Rambleta, acaba de anunciar a La Habitación Roja, McEnroe, Tulsa, Mourn (en la imagen de portada), Perro, El Páramo y We Used to Pray primeros nombres del cartel

El festival valenciano, que el pasado año vendió todos sus abonos consiguiendo de esta manera su primer sold out en su tercera edición, ha confirmado que los primeros artistas que formarán parte del cartel de su cuarta edición serán La Habitación Roja, realizando un concierto especial, dentro del Teatro de La Rambleta, en el que celebrará  y repasará sus 20 años de trayectoria; McEnroe, que acaban de publicar su quinto álbum “Rugen las Flores”; Tulsa que también tienen nuevo trabajo este año, “La calma chicha”; Mourn sin duda el grupo revelación del año en España y una de nuestras bandas de mayor proyección internacional; los madrileños El Páramo, que tratarán de emular la espectacular impresión que otro grupo de potente rock instrumental como Toundra ofrecieron hace un par de años; los murcianos Perro, que acudirán con disco recién estrenado; y We Used to Pray, ganadores del último concurso Vinilo Valencia.

El precio del abono del festival, aunque subirá en pocos días, es de 35 euros. La organización del Deleste anuncia que todavía quedan más de la mitad de nombres por confirmar en una edición que contará con la presencia de bandas internacionales.

Toda la información del Deleste en: http://bythefest.com/festivales/festival-deleste/

Second

CRÓNICA SANSAN FESTIVAL: SÁBADO

Tercer día de SanSan Festival. La lluvia amenazaba, pero al final el tiempo se portó y, aunque con más frío que los días anteriores, nos dejaban disfrutar de un día más de conciertos.

Ayer hablábamos con varios grupos sobre sus impresiones del SanSan hasta ahora y todos repetían lo mismo: “¿Cómo pueden solaparse los conciertos, siendo solo dos escenarios?”. El año pasado, los conciertos estaban organizados prácticamente igual, pero no había apenas quejas sobre ello. La razón era que el equipo de sonido del escenario principal tenía tan poca potencia, que no llegaba a afectar al escenario pequeño, pero se trataba de un equipo ridículo para un escenario tan grande. El SanSan Festival aprendió de su error y se preocupó de poner un equipo en condiciones para este año. La solución dio a luz a un nuevo problema: este año, el escenario Master’s (el de la piscina y donde hoy por ejemplo actuaban artistas como: Anni B Sweet, Jero Romero, Arizona Baby o The Noises), es ahora un pequeño infierno de sonido para los músicos.

Flaco Favor abrían la jornada. Jugaban en casa y, aunque era muy pronto para el gran público, los pocos que habían llegado al recinto se hicieron notar en el concierto de los valencianos, que precedían a Lucía Scansetti. Recién conseguido su crowdfunding para editar su primer trabajo, sigue llevando su música por toda la geografía y dejando huella con su profesionalidad, su talento y su saber estar en el escenario a pesar de su juventud (no tiene más de 21 o 22 años).

Carlos Sadness empezaba en el escenario principal mientras Lucía seguía con su concierto. Curioso que fuera su tercera vez en SanSan Festival a pesar de llevar solo dos ediciones de festival, pero es que el caos organizativo del año pasado hizo que finalmente tocara dos veces. Estoy muy emocionado porque es la primera vez que suena “Qué electricidad” en un festival, comentaba desde el escenario, donde entre sus músicos podíamos ver a Sergio Sastre de Miss Caffeina, acompañándole a la guitarra. Sonaron canciones de su nuevo álbum como “Bikini” o “No vuelvas a Japón” (en la cual por un momento pensamos que aparecería Santi Balmes) y también hubo espacio para otras como “Celeste” y “Hoy es el día”. Tenía al público en su bolsillo, pero el sonido era bastante mejorable, hay conciertos que suenan mejor en escenarios más pequeños.

Jero Romero volvió a dar una lección de calidad y elegancia en el escenario, y también del más puro concepto de banda. Charlie Bautista, Nacho García (quien lucía parche en la batería ilustrado por Paula Bonet), Alfonso Ferrer y Amable Rodríguez acompañaban al ex Sunday Drivers haciéndole crecer en el escenario con un contundente sonido. Lo curioso de ellos es cómo se juntan en el escenario, sea grande o pequeño este, ellos hacen una piña en el centro que da una sensación de unión inalterable. Hasta Miguel Corral (su manager) estaba en un lateral del escenario cantando cada canción y disfrutando de “sus chicos” y de uno de los mejores conciertos del festival sin duda.

Mientras tanto Elefantes empezaban en el escenario principal. Ni nos planteábamos ver su nombre en festivales hace dos años, pero en poco tiempo se ha convertido en algo habitual. Gran banda ofreciendo un más que correcto show. Lo que no tenemos claro es si contaban con generar más ruido del que realmente hay alrededor de sus conciertos y su regreso a los escenarios.

Ángel Stanich y su inconfundible sonido empezaban en el escenario Master’s presentando su último trabajo: “Camino ácido”. El que algunos llaman “el ermitaño del pop” y del que no hemos leído nunca una entrevista (no las concede), ofreció un gran concierto con una considerable afluencia de público. Nos parecen curiosas las elecciones de las canciones por parte de las bandas para despedirse en el escenario una vez terminado el concierto. En el caso de Ángel, la elección era “Sunny Afternoon” de The Kinks.

Ángel Stanich

Turno para La Habitación Roja que sin duda, ha ido a más en cuanto a respeto de crítica y público en estos 20 años de carrera que llevan y que ahora están celebrando, tocando sus temas desde 1995 hasta ahora. Lo hacen así, en orden cronológico, cosa que muy pocas bandas podrían permitirse sin bajar el listón en algún punto del concierto. Eso dice mucho de su trabajo. Ayer no decepcionaron y volvieron a dar lo mejor de ellos con un público agradecido de escuchar tanto los temas del principio como los más nuevos. “Indestructibles” o “Taxi a Venus” fueron algunas de las canciones que más destacaron.

Anni B Sweet era de una de las artistas que más había sufrido las pruebas de sonido, pero salvaba las adversidades (incluido el frío) con su característica elegancia y naturalidad. Su nuevo álbum “Chasing Illusions” suena tan bien en directo como en el disco y ella sigue enamorando con su dulce voz. La sorpresa que nos guardaba, no era tan sorpresa, sino todo lo contrario ¿Había alguien en el público que no imaginara que Noni Meyers saldría a interpretar a la guitarra un tema junto a ella? El elegido era “Everyone talks” de este último álbum, en el que Noni colaboraba como productor.

Anni B Sweet

A mitad del concierto de la malagueña, el contundente directo de Second (en la foto de portada) se escuchaba desde todas partes. No eran nuevos en “esta plaza”, también estuvieron en la edición pasada haciendo vibrar a un público que se hace notar allá por donde va. Incluso se hacen notar (y mucho) cuando los de Murcia empiezan un proyecto de crowdfunding que completan en apenas unas horas. Los años en la carretera y las experiencias con sellos y oficinas de management “han hecho callo” en Second, que siguen reclutando adeptos en cada concierto. Anoche Varry Brava se sumaba a ellos para interpretar juntos “Rodamos”, que terminaba fusionándose con “No gires”, dejando constancia de la envidiable escena musical murciana.

Lori Meyers DJ set

Después de Second, había un pequeño misterio: ¿cómo sería el especial dj show de Lori Meyers? Ellos sentados poniendo canciones con sus ordenadores delante. Misterio resuelto. Interacción con el público, cero. Incomprensible llenar esa hora tan buena para un grupo en el escenario principal con un “espectáculo” así.

Second

Mientras tanto Arizona Baby sí que estaban ofreciendo un concierto de los de verdad y a la parte del público que ya tenía claro que iba a verles, se les sumó quienes se sintieron decepcionados en el otro escenario, convirtiéndose quizá en el más multitudinario concierto del escenario Master’s en esta edición de SanSan Festival.

A partir de aquí, los conciertos ya no es que se solaparan en parte, es que empezaban y terminaban a la vez. Eso ocurría con los divertidos Kakkmaddafakka, que hacían al público bailar en el escenario principal, con versión de “Bailando” de Paradiso  incluida y The Noises presentando su último álbum “Pacífico”. En este caso, lo nacional pesaba más y se comieron el escenario con temas de este último álbum, pero también de “Bellavista”.

Kakkmaddafakka

A Varry Brava le pasaban lo mismo con McEnroe. Daba gusto ver ambos conciertos y a un público tan entregado en los dos a pesar de ser la tercera jornada de festival y las 4 de la mañana. Ambos grupos lo merecían y terminaron dejando el listón de la escena nacional bien alto.

Vinila Bon Bismark DJ por un lado y Zombie Kids en el gran escenario eran los que cerraban la noche (cosa que ocurría cerca de las 7 de la mañana).

Hoy podremos ver a artistas como Kiko Veneno, La M.O.D.A, Mi Capitán o We Are Standard.

Texto: Ana Medina

Fotos: Liberto Peiró

Manual de uso del SanSan Festival  en: http://bythefest.com/sansan-festival-manual-de-uso/

Las entrevistas del SanSan Festival en: http://bythefest.com/las-entrevistas-del-sansan-festival/

Toda la información del SanSan Festival en: http://bythefest.com/festivales/sansan-festival/

supersubmarina sasan festival

SANSAN FESTIVAL: MANUAL DE USO

La segunda edición del SanSan Festival, que se celebrará en Gandía entre el 2 y el 5 de abril, está marcada por el incremento de un día más de festival – pasará de tres a cuatro jornadas-, el sustancioso aumento de artistas en nómina y por contar por primera vez con un grupo internacional, los noruegos Kakkmaddafakka. Según las cifras, solamente el Sonorama Ribera, que ya lleva diecisiete ediciones, consigue reunir un grupo más numeroso de bandas indie patrias.

Ante el reto de, dentro de los mismos parámetros del indie comercial nacional, afrontar una segunda edición aumentando la oferta, lo normal era que algunos de los grupos repitieran por segundo año consecutivo, como ocurre con La Habitación Roja, Izal, Second, Dinero, Maika Makovski, Smile, Varry Brava, Mendetz, Jack Knife, Amable DJ, Eme DJ, Elyella DJs, Face Radio DJ o Lori Meyers (en esta ocasión en formato DJ).

La Habitación Roja y Dorian vienen con disco y gira de aniversario – los primeros el vigésimo y los segundos el décimo- por lo que es de esperar que sus conciertos sean un repaso de los grandes éxitos de su carrera, algo que seguramente será celebrado por los asistentes al festival. Por estas circunstancias, el terreno está abonado para las sorpresas y para los momentos emotivos.

Dos de los triunfadores de la temporada pasada y ejemplo de fiabilidad son León Benavente, que han llevado su disco de debut y su poderoso directo a prácticamente todos los festivales nacionales, y los murcianos Neuman, que, tras su fichaje por Subterfuge y su sólido último trabajo “If”, han ofrecido más de un centenar de conciertos cosechando elogios por donde han pasado. Los primeros, como es habitual,  también acompañarán sobre el escenario a Nacho Vegas, un artista que últimamente se prodiga poco en eventos multitudinarios y que posiblemente, y pese a la calidad de su extenso repertorio, sea el que más desentone en un cartel prioritariamente enfocado a un público menos serio y sosegado que la música del asturiano.

De entre las bandas nacionales de peso, nos encontramos con tres que están exprimiendo el recorrido de sus últimos trabajos; El Columpio Asesino con su magnético y decadente “Ballenas Muertas en San Sebastián”, Sidonie y el giro electrónico vintage de “Sierra y Canadá”, y Supersubmarina que como bien indica el nombre de su último disco, “Viento de Cara”, están aprovechando el importante tirón, al igual que Izal, de las bandas que han seguido la estela de Vetusta Morla. En el SanSan Festival también actuará Annie B Sweet, ella sí con disco nuevo, titulado “Chasing Illusions”, en el cual realiza un empuje energético a su sonido folk y delicado.

La M.O.D.A. que presentan “Primavera del Invierno”, Angel Stanich, Arizona Baby y Corizonas, e incluso L.A. que posiblemente interpretarán algún adelanto del nuevo disco pendiente de publicar, representan, con sus matices, el rock de raíces claramente americanas que ha fructificado en nuestro país en los últimos años, y que raro es el festival, o la mañana de Radio 3, en el que no suene por medio de alguno de los mencionados.

En esta edición también hay lugar para la música con raíces, la rumba y el mestizaje. Si hace unos años alguno clamo al cielo porque Kiko Veneno apareció en el cartel del FIB y el Sonorama, ahora ese tipo de cosas se ha normalizado y, más allá de prejuicios, es siempre un placer escuchar sus canciones. En la parcela del mestizaje más festivo nos encontramos con el El Puchero del Hortelano y La Pegatina, dos grupos denostados por los puristas, pero que al fin y al cabo congregan a mucho público que acaba bailando y disfrutando.

Los Enemigos y Elefantes, son dos bandas recién revividas que, aunque sus mejores tiempos han pasado, con sus nuevos trabajos tienen resultados dispares; si bien los madrileños defienden con dignidad su continuidad con “Vida Inteligente”, los catalanes con “Rinoceronte” muestran que era menos necesario su regreso.

Otros viejos conocidos son los de las dos formaciones herederas de Sunday Drivers; la que forma su cantante Jero Romero y el rock cósmico de Mucho. Ricardo Vicente pondrá el punto delicado de su pop naif y los vascos McEnroe, que estarán estrenando las canciones de lo que será su nuevo disco “Rugen las Flores”, la progresión emocional.

Continuando con nuevas bandas de viejos conocidos nos encontramos con Mi Capitán, con componentes de Love of Lesbian, Standstill y Egon Soda, que vienen con su primer disco “Drenad el Sena”, y Delacruz, el nuevo grupo de los exintegrantes de Maga Miguel Rivera y Cesar Díaz, que además de tocar sus nuevos temas interpretarán parte del repertorio de su anterior formación.

La parcela de las bandas con ritmos bailables también estará bien cubierta. Actuarán en el SanSan Festival los guipuzcoanos Delorean, que están trabajando para darle continuación a “Apart”, también Mendez y Varry Brava,que repiten participación, y el vallisoletano Bravo Fisher que aportará su pop dance dulce y melódico.

Como hemos comentado en la introducción, la primera banda internacional que visita el festival es la de los noruegos Kakkmaddafakka, a los que, a pesar de tener un espectáculo muy divertido y canciones pegadizas, se les podría aplicar el refrán de “lo poco gusta y lo mucho cansa”; y es que estos chavales han venido numerosas veces a nuestro país en muy poco tiempo, especialmente a la zona de levante.

Los grupos jóvenes y potentes tienen su representación en Sexy Zebras, que presentarán su descarado y recientemente estrenado “Somos los putos Sexy Zebras”, y Belako, que el año pasado se mostraron como un tremendo grupo en directo, encendiendo con solvencia y sobrada personalidad las primeras horas de un buen número de festivales grandes.

Con un buen puñado de DJs y algunas bandas emergentes, o ya emergidas, se completa el cartel de esta segunda edición de un festival que reconoce los errores de sonido y producción del año pasado, algo poco común y digno de alabar, y que promete tenerlos resueltos sobradamente en esta edición 2015.

Toda la información del SanSan Festival en: http://bythefest.com/festivales/sansan-festival/

cabecera DDM2014_anni_b_sweet_01_óscar_l_tejeda

ASÍ TE CONTAMOS EL DÍA DE LA MÚSICA 2014

Este año el único protagonista del ya tradicional Día de la Música que se celebra en el Matadero de Madrid fue el sello Subterfuge, que para celebrar su 25 aniversario preparó, a modo de colosal fiesta de cumpleaños, The Big Stereoparty.

En las dos jornadas que conformaron este festival/homenaje pasaron tanto grupos que formaron parte del pasado del mítico sello madrileño como bandas que ocupan el presente de Subterfuge. Pues si bien la casa comandada por Carlos Galán y Gema del Valle es una de las pioneras del indie nacional –de cuando esta etiqueta era símbolo de orgullo y autenticidad- en la actualidad también cuentan con un buen número de buenos grupos.

 

VIERNES

La configuración del evento es en esta edición diferente a la de años anteriores: Los conciertos son en un único escenario ubicado en el centro de la Plaza de Matadero y, por este motivo y dada la abundancia de participantes, las actuaciones tienen una duración máxima de media hora.

Los primeros invitados en llegar al cumpleaños fueron los castellonenses Los Reactivos, con la misión de recuperar para la ocasión el repertorio de Los Vegetales, aquel grupo punk rock de los hermanos Canut que dejó su huella en Subterfuge en 1993. Interpretaron de forma energética temas como “Estela plateada”, “Zona negativa” o “Mi novia es una zombie”, que Alaska y Dinarama trasformarían en su día en un hit propio.

La historia del indie nacional dice que Cola Jet Set nacieron en el Festival Contempopranea la misma noche que decidían poner fin a su carrera Los Fresones Rebeldes, y como ellos, continuaron formando parte de la historia del sello. Los catalanes, que en 2009 cambiaron Subterfuge por Elefant, salieron al escenario uniformados como marineritos, para tocar algunas de las canciones de pop naif que les caracterizan, como “Cosas que nunca se olvidan”, “Hay Amor” o”Quiéreme”. Tras ellos tomaron el escenario los donostiarras Purr, que no conocieron el éxito en su momento a pesar de que sus guitarras hirientes eran muy acordes a su época. Después de quince años inactivos, volvieron a dejarlo patente con algunos de sus temas propios y versiones como “Jesus etc.” (Wilco) o “Perfect Day” (Lou Reed), con la comenzaron su concierto.

La primera banda en activo en tocar en The Big Stereoparty fueron McEnroe, que con “Mundaka”, “Tormentas”, “La cara Noroeste”, “Mi Vietnam” y “Los Valientes” desplegaron toda su carga emocional. Continuaron Neuman, otros que forman parte del presente y el futuro de Subterfuge, y que a pesar de haber publicado recientemente su nuevo álbum “If”, decidieron comenzar con dos de las canciones que formaron parte del brillante EP que compartieron con Ken Stringfellow, “By Fear/Hi Love” y “Hell”, antes de atacar sus nuevos temas.

Anni B Sweet ofreció el concierto más amable de la jornada. La dulzura de su voz y su patente timidez desprenden muy buenas vibraciones, lo que hace disfrutar relajadamente y con una sonrisa de canciones como “Motorway” o “The Closer”. Anni también participó el año pasado en el Día de la Música, y al igual que entonces, también invitó a Noni Meyers a subir al escenario. En esta ocasión, Noni se hizo cargo del bajo para acompañar a la malagueña en el estreno de un nuevo tema y para interpretar junto a ella “At Home”. El concierto terminó con “Take On Me” (A-Ha) que fue la canción con que se dio a conocer. Otra mujer tomó el relevo sobre el escenario, puesto que la sensual voz y la potente personalidad de Leonor Watling son una de las señas de identidad de Marlango. Con sólo media docena de bandas ya se había hecho patente el eclecticismo del catálogo.

Después de quizá una excesiva relajación, aparecieron sobre el escenario Ellos, vestidos de blanco inmaculado. Después de un tiempo manejándose como dúo, Guille Mostaza y Santi Capote trajeron una banda completa para arroparles. Este hecho y un set list con sus mejores y más bailables hits permitieron que fueran unos de los triunfadores de la jornada. El público tenía ganas de divertirse y bailar, y vaya si lo hicieron con “En tu Lista”, “Zona VIP”, “Diferentes” o “Lo dejas o lo tomas”.

Aunque Jaime García Soriano continúa muy activo, tanto como parte de la banda de Amaral como con su proyecto Señor Nadie, Sexy Sadie ya son un pedazo de historia del indie nacional. Se reinventaron en varias ocasiones durante su dilatada carrera, y aunque nunca llegaron al éxito masivo sí que dejaron una gran legión de fans, como pudimos ver en su gira de reunión de 2011 o esta misma noche, con un público entregado a grandes canciones como “Nonsense”, “Always drunk”, “A scratch in my skin”, “Mr. Nobody” o “In the Water”.

La programación de un DJ set a las once de la noche y de solamente media hora quizá no fuera la idea más brillante, porque aunque Alaska y Nacho Canut DJs pincharan grandes canciones –la mayoría remixes de temas propios como “Electricistas” o “No sé qué me das”, aderezados con pinceladas de su entono, como el “Boogie Movie” de McNamara– resultó un experimento extraño y frío, tanto como el semblante de los dos protagonistas tras la mesa de mezclas.

Sin lugar a dudas, Dover eran los protagonistas de la noche. No solo hicieron historia en Subterfuge con el éxito masivo de “Devil came to me”, sino que a nivel nacional supusieron toda una revolución, haciendo que en emisoras comerciales sonara sin parar un estilo musical que anteriormente estaba destinado a minorías, algo como lo que pasó, salvando las distancias, con Nirvana y su “Nevermind”. Dejando de lado los experimentos y modernidades que han sido su seña de identidad en disco durante los últimos años, retomaron la fiereza de las guitarras para interpretar las canciones que les catapultaron al estrellato. El público lo agradeció, puesto que “Serenade”, “Devil came to me” y “Loli Jackson” fueron el punto álgido de toda la jornada.

Tras la apoteosis de Dover, Corizonas reconocían que se sentían honrados de compartir escenario con bandas veteranas que admiraban desde muy jóvenes y se unieron, como todos los grupos anteriormente, a la felicitación a Subterfuge por el festival y por el 25 aniversario. La banda formada por integrantes de Arizona Baby y Los Coronas lleva un par de años separada, que no disuelta, pero al juntarse de nuevo sobre el escenario demuestran que les es fácil encontrar ese feeling que nos transporta tan fácilmente al oeste americano con canciones como “Hey hey hey (the news today)”, “The falcon sleeps tonight”, “Run to the River”, “I wanna believe” y “Piangi con me” (versión en italiano de The Rokes, que más tarde popularizarían tanto The Grass Roots como Lords of the New Church) con la que finalizaron.

La noche acabó bailando, primero con la reunión de Cycle y su potente pop electrónico, y después con el músico, Dj y productor Carlos Jean –que volveremos a ver el sábado junto a Najwa Nimri en Najwajean– revisitando “Planet Jean”, el disco de dance que editó en su etapa con Subterfuge.

 

SÁBADO

La segunda jornada del Día de la Música en forma de The Big Stereoparty partía con las mismas premisas que la anterior: muchos conciertos cortos, destacables reencuentros con los escenarios y espíritu eminentemente festivo.

Las dos primeras bandas en pasar por Matadero fueron dos formaciones muy jóvenes: La La Love You y Pantones, que son la cantera de Subterfuge y que en un cuarto de hora cada uno dejaron muestra del punk pop que practican. Melodías aceleradas y letras juveniles con pocas pretensiones, sin más. The Bright tomaron un relevo mucho más serio, interpretando, sobre todo, canciones de su reciente disco “Estados”, en el que han abandonado el inglés. La voz de Myriam y el folk rock de la banda demostraron ser algo más profundos que la mayoría de artistas femeninas apuntadas a la moda del folk ligero de bonito timbre y bella presencia que lleva un tiempo en auge.

En otro salto imperceptible estaba Bravo Fisher! sobre las tablas, y es que si algo hay que destacar durante todo el fin de semana es que, a pesar de la multitud de relevos de bandas sobre el escenario, el equipo de producción ha funcionado a la perfección, los intervalos entre grupos han sido sumamente cortos y los horarios se han respetado escrupulosamente, lo que es muy de agradecer. El joven vallisoletano es una de las más firmes promesas del dance pop y su música es muy melodiosa y agradable. Desde “Miradas” hasta “39″, sus canciones son emotivas, pero dulces y positivas, un concepto totalmente opuesto al trip hop de Najwajean, muchísimo más denso y oscuro. A pesar de que como dijo Najwa Nimri en uno de sus primeras canciones, su primer disco “No Blood” nunca había sido llevado al directo, el resultado obtenido fue más que satisfactorio: quizá esperábamos que temas “Dead For You”, “Take a Break” o “Mind Your Head” estuvieran fuera de lugar, pero sonaron contundentes y actuales. Eso sí, no ocurrió lo mismo con la balada “Crime”, auténticamente soporífera.

En plena vorágine de eclecticismo musical llegaba el turno de Dr. Explosión, incansables abanderados del garage rock nacional más descarado e irreverente. “Yo no soy un anormal”, “Not so cool”, “Out of fun”, “Hoy una vez más”, “Rompí la televisión” y las versiones de “Drácula Ye-Yé” y “Blue Monday” fue el arsenal desplegado por los asturianos para hacer saltar y bailar al público. Jorge no paró de brincar como de costumbre, e incluso llego a bajar con su guitarra entre el público. Como esperábamos, este fue el concierto más animado y divertido del día, una diversión “seria” totalmente opuesta al esperpento de L-KAN. Lo suyo es un espectáculo circense para adultos sobre bases y ritmos pregrabados aderezados con letras infantiles, porque se puede tener vocación naíf como Los Fresones Rebeldes, siguiente grupo en subir al escenario, pero L-KAN cruzan esa línea hasta llegar a un punto sin posibilidad de retorno. La música de los Fresones tampoco tiene demasiadas pretensiones, pero el aire retro de sus melodías y la frescura de algunas de sus letras los hacen apetecibles. Su concierto fue el que recogió mayor número de fans exclusivos de la banda, los cuales no pararon de bailar desde que comenzaron con “Medio Drogados” hasta que acabaron con su super hit “Al Amanecer” y una versión de “Teenage Kicks” que podían haberse ahorrado.

Se rumoreaba que el concierto de Pauline en la Playa se iba a convertir en una especie de recuperación delas canciones de Undershakers, pero nada más lejos de la realidad, una descafeinada “Sola”–a juego con el resto de temas que interpretaron– fue el único rastro de su anterior grupo.

Arizona Baby volvieron al escenario un día después –el día anterior subieron formando parte de Corizonas junto a Los Coronas– y aunque el tenerlos tan a mano –en contraposición a las reuniones de grupos para esta ocasión– deslució su actuación, es reseñable el alma que le ponen a su música y el carisma de su líder Javier Vielba, El Meister, que acabó su monólogo final de agradecimiento con un: “Exigid que la gente se enrolle y no sea gilipollas”.

Una de las reuniones más esperadas de todo el día de la música era la de Australian Blonde –aunque de los miembros originales solo queda Fran Fernández– y no defraudaron en absoluto. Hicieron todo un despliegue de melodías noventeras que fueron aderezadas por un pletórico Paco Loco, que inmerso en un interminable frenesí llego a chocar contra el telón de fondo y caer al suelo. “Cool Dive”, “Carnaval” o “Sebastopol” fueron canciones muy coreadas, pero con “Chup Chup” se vino todo abajo.

Después llegaron dos bandas con protagonista femenina: Vinila Von Bismark y Silvia Superstar de Killer Barbies. La primera exprimió al máximo la sensualidad del burlesque y la segunda aprovecho la oportunidad de descargar su arsenal de punk de serie B, quizá pensado que quién le iba a decir que después de tanto tiempo iba a tener la oportunidad de volver a interpretarlo ante tanta gente.

Si el plato fuerte de la jornada anterior fue Dover, en esta ocasión lo era la reunión de Mercromina, posiblemente la joya más valiosa del catálogo de Subterfuge y uno de los nombres más importantes de la historia del indie nacional. Comenzaron con “Lo que dicta el corazón” y nada más unirse las guitarras a la voz de Joaquín Pascual demostraron que están un escalón por encima del resto de bandas del festival. Compactos, brillantes y engrasados como si estuvieran en activo, repartieron una elevada dosis de electricidad en una cadena de canciones míticas hasta enfilar la recta final con “Evolution”, “Cacharros de Cocina” y “En un Mundo tan Pequeño”, para la cual se hicieron acompañar por Irantzu Valencia de La Buena Vida. Solamente por este concierto ya valía la pena haber pagado la entrada delos dos días. Después de esto, la relevancia del concierto de Najwa –encargada de clausurar el festival a base de electrónica e histrionismo– quedó totalmente en entredicho.

Una vez terminado este peculiar Día de la Música solamente queda felicitar a Subterfuge por celebrar el 25 aniversario al pie del cañón.

Textos: David Blutaski

Fotos: Óscar L. Tejeda