Entradas

sos

SOS 4.8 FESTIVAL: INFOGRAFÍA

Pocos son los días que nos separan de lo que será la octava edición de uno de los festivales más importantes del panorama español. Llega la octava edición del SOS 4.8 al Recinto Ferial La Fica (Murcia). El festival, además de un imponente cartel musical (que repasamos en nuestro manual de uso), cuenta con otras disciplinas artísticas con ARTE y diversas charlas con VOCES.

En Bythefest y, como viene siendo habitual en las grandes citas, hemos preparado una completa infografía para que veas con mayor facilidad lo que ofrece el festival.

No olvides que Bythefest estará el viernes y sábado ofreciéndote en directo toda la información a píe de pista de lo que vaya pasando en el recinto. Puedes seguirnos en Twitter e Instagram con el Hashtag #VíveloconBTF. Además, tanto el sábado como el domingo, podrás leer la más completa crónica de lo acontecido en las dos jornadas del festival!!

Compra tus entradas al mejor precio en Bythefest: http://bythefest.com/venta-de-entradas/

Toda la información del SOS 4.8 en: http://bythefest.com/festivales/sos-4-8/

 

The-National  sos 4.8

SOS 4.8: MANUAL DE USO

El SOS 4.8 es ya una apuesta festivalera afianzada para el puente del Día del Trabajo. El próximo 1 y 2 de mayo, se celebrará, en el Recinto Ferial La Fica de Murcia, la octava edición de un festival que, además de un importante cartel musical, intentan aunar otras disciplinas artísticas en ARTE y ofrecer una extensa serie de conferencias en VOCES.

Analizando los artistas confirmados que formarán parte de esta edición 2015, no hay ninguna duda de que, en cuanto a importancia y reclamo, hay un importante espacio entre los dos principales cabezas (Morrissey y The National) y el resto de cartel. El excéntrico y escurridizo artista mancuniano ha sido una de las confirmaciones más relevantes de entre todos los festivales de tamaño medio del ámbito nacional y desde byTHEFEST fuimos los primeros apuntar esa posibilidad nada más se anunció que ofrecería dos actuaciones en mayo de este año en nuestro país. Es obvio que Morrissey no se encuentra en el mejor momento de su carrera; su disco “World Peace Is None Of Your Business” no está entre sus mejores trabajos, además de que sus recientes problemas de salud y la polémica con su discográfica también parecen haber producido una importante merma en el artista. Aun así, Mozer sigue siendo uno de los artistas más importantes de las últimas décadas, con un repertorio y una personalidad tan apabullantes que es un lujo que su nombre aparezca en el line up de cualquier festival (aunque en nuestra sección a favor/en contra haya generado opiniones encontradas).

The National liderados por Matt Berninger, los hermanos Davendorf y los gemelos Dessner nos mostraban hace unos días “Sunshine On My Back”, su primer single desde la publicación de “Trouble Will Find Me” en 2013 –aunque la canción pertenece a las grabaciones de este último álbum-. Parece mentira que cualquier pequeña noticia sobre la banda de Ohio se convierta en algo extremadamente relevante, sobre todo después de una larga y difícil carrera de fondo para llegar a la cima pero de la que, de momento, no parecen dispuestos a bajarse. Sus trabajos son densos y emocionales, al igual que sus celebrados directos, algo que poco a poco ha ido calando en una legión de fieles seguidores que seguro esperan con ansia su aparición por los escenarios del SOS 4.8.

En el siguiente peldaño nos encontramos a The Vaccines, que con un directo fresco y energético se han convertido en asiduos a nuestro país, y que adelantarán parte de lo que será su tercer álbum, “Dream Lover”, que saldrá a finales de mayo y del que ya conocemos un par de temas. Un poco más abajo aparecen Palma Violets, que ofrecieron muy buenos conciertos el año pasado en el Low Festival y BBK Live, al igual que en el FIB 2013, y que con su segundo trabajo, ”Danger in the Club”, que publicarán días después de su actuación en Murcia, tendrán que demostrar que no son el enésimo hype venido de Gran Bretaña. Lo mismo ocurre con Temples, que pasaron el año pasado por la jornada inaugural de Primavera Sound y el año anterior por el FIB, y que son la contestación amable desde el Reino Unido al boom neopsicodélico de las antípodas. Su debut “Sun Structures”, con singles tan pegadizos como “Shelter Song” o “Mesmerise”, fue gran un éxito en su país, a pesar de que la crítica de Pitchfork no los dejara en muy buen lugar.

El pop electrónico anglosajón tiene una amplia representación encabezada por la banda de Joseph Mount, Metronomy, que con cuatro discos, varios EPs y multitud de remixes pueden considerarse veteranos comparados con la banda de Oxford Glass Animals, o Years & Years, cuyo cantante Olly Alexander es conocido por ser uno de los protagonistas de la película “God Save de Girl”. Aunque no son ingleses, también pertenecen a similares etiquetas estilísticas los islandeses FM Belfast, y también nórdicos, pero con un estilo totalmente diferente -son practicantes del folk buenrollista-, aparece la numerosa banda de los suecos I’m from Barcelona.

En cuanto a la música de baile, el SOS 4.8 está bien cubierto por los Dj sets de los alemanes Digitalism o los italianos DJs from Mars, el joven talento catalán Sau Poler, los irreverentes y divertidos Les Castizos o los siempre espectaculares y eclécticos 2 Many Djs.

Entre los artistas nacionales más importantes del cartel tenemos a Lori Meyers, de los que conocemos nueva canción homenaje a los 25 años del telescopio Hublle, su faceta de DJs y sus colaboraciones con otros artistas, pero poco sabemos de la continuación de “Impronta”, y unos Supersubmarina que raro es el festival en el que no participan este año, lo mismo que Dorian con su gira y disco conmemorando su 10 aniversario.

También los hay que traen nuevas canciones, como es el caso de Anni B Sweet y su reciente y energético “Chasing Illusions”; Xoél López, que presumiblemente interprete muchas de las canciones de “Paramales”, inminente segundo disco con su nombre tras su etapa como Deluxe, o Mi Capitán, la banda que reúne miembros de Standstill, Love of Lesbian y Egon Soda, con su primer trabajo “Drenad el Sena”.

Otros artistas nacionales presentes en el festival son los inclasificables y kitsch Bigott y Los Punsetes, el primero dentro del indie folk o los segundos dentro del indie pop, o El Último Vecino que se han convertido en una de las bandas emergentes más interesantes practicando una especie de indie pop ochentero con aires melancólicos y vocación lo-fi.

La escena local también tiene una importante representación con Neuman, una de las bandas indies nacionales más de moda, que con la gira de presentación de “If” han hecho más de cien conciertos y han participado en multitud de festivales, el folk épico y naturalista de Nunatak y dos bandas de claro valor en alza, como son Murciano Total, que acaban de publicar su debut “Quereres y dejenes” con el sello El Genio Equivocado, y unos Perro que exprimen los últimos coletazos de “Tiene bacalao, tiene melodía”, y que hace unos días ofrecieron uno de los conciertos más vibrantes del MBC Fest.

Toda la información del SOS 4.8 en: http://bythefest.com/festivales/sos-4-8/

Morrissey SOS 4.8

NUEVO VÍDEO DE MORRISSEY

Morrissey, flamante cabeza de cartel de la próxima edición del SOS 4.8, ha estrenado el clip de “Kiss Me a Lot”, canción de su último disco “World Peace Is None Of Your Business”. Este vídeo, en el que se pueden ver imágenes de chicas ligeras de ropa, es la culminación de la polémica que se produjo cuando Morrissey abandonó (el insiste en que fue despedido) Harvest Records y sus declaraciones en las que aseguraba que no estaba siendo bien promocionado con los vídeos de “sponken words”.

Toda la información sobre el SOS 4.8http://bythefest.com/festivales/sos-4-8/

 

??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

OS LO DIJIMOS: MORRISSEY AL SOS 4.8!

Os lo dijimos hace unos días, nada más que True-to-You (medio  oficial enmascarado del divo de Manchester) dio la noticia de que Morrissey ofrecería dos conciertos en nuestro país durante el mes de mayo, con ¿Morrissey al SOS? no levantabamos un rumor, anunciabamos una clara posibilidad. Bueno, hoy True-to You anuncia que ya es realidad, y para nosotros tiene prácticamente la misma validez que un anuncio del SOS 4.8. En mayo, Mozzer estará en Murcia.

Toda la información del SOS 4.8 http://bythefest.com/festivales/sos-4-8/

Aquí os dejamos con nuestro TOP 15:

Mossissey SOS 940X352

¿MORRISSEY EN EL SOS 4.8?

Ayer día 26 de febrero, los portales Morrissey-Solo y True-To-You (dos de las páginas no-oficiales más importantes sobre Morrissey) dieron la noticia de que el excéntrico, pero genial, divo de Manchester dará dos shows en directo en España el próximo mayo. Después de su actuación en Madrid el pasado 9 de octubre, las opciones lógicas se limitan a que haga un Madrid-Barcelona o que al menos una de las fechas sea un festival.

En en mes de mayo los dos festivales que podrían albergar a Mozzer son el Primavera Sound y el SOS 4.8 de Murcia. El primero lo descartamos porque, en principio tiene completo el cartel y porque en esas fechas Morrissey estará actuando en Australia, así que…

¿Actuará Morrissey en el SOS 4.8?

Toda la información del SOS 4.8 http://bythefest.com/festivales/sos-4-8/

jack white 940x352

FESTIVALES 2015: LAS PIEZAS QUE NOS QUEDA POR COLOCAR

Con la incontrolada proliferación de festivales y la concatenación de temporadas (casi es imposible discernir cuando empieza una y cuando acaba otra), es bastante difícil que nos sorprendan los carteles de cada año. Los aficionados a los macro eventos  musicales conocen muy bien quienes han sido los mejores artistas del año anterior (al menos los más valorados), los que presentan disco, o las bandas que no suelen faltar por estas latitudes año tras año, pase lo que pase. Al final, y siendo reduccionista, prácticamente solo nos queda colocar las piezas del puzzle en su distribución adecuada y tendremos una visión de conjunto bastante aproximada.

Tras el verano, este juego tiene tantas variables que hacer cábalas de donde actuarán los cabezas de cartel soñados puede ser muy divertido, pero realmente poco efectivo (aunque todos sabemos que Shellac y DJ Coco estarán en el Primavera Sound, y que uno de los Gallagher y Aldo Linares estarán en el FIB), pero en febrero, cuando solo faltan algunas piezas importantes, el juego se pone mucho más interesante. El Primavera Sound ya ha mostrado su cartel por completo, y el resto de festivales tienen el cartel medio perfilado, solamente queda colocar la guinda.

Para esa privilegiada posición, el mercado ofrece ya pocas opciones, y no es necesario hacer un gran esfuerzo para enumerarlas. La cuestión se centra en desvelar si algún festival logrará traer a Jack White o Kanye West; si uno de los grupos de moda, como Royal Blood, vuelve a un festival, tras su presencia en el DCode, donde pasaron algo desapercibidos; si después de su buen concierto del FIB del año pasado, alguien aprovechará que The Libertines continúan en activo; si Pearl Jam volverán a un festival importante, aprovechando la cuota rockera que parece imponerse en una de las jornadas de los grandes eventos; o si Weezer, que sonaban para el Primavera Sound, vienen a nuestro país saliendo de su zona de confort americana, para presentar su único disco decente desde el “Green Album” de 2001.

Tras todo esto enunciado, si nos apetece, todavía podemos hacer muchas más cábalas, pero quizá menos factibles, como: la aparición de The Sonics, que han anunciado nuevo disco; o de Gorillaz, que parece que se reúnen de nuevo y fueron los protagonistas de uno de los conciertos más espectaculares de toda la historia del FIB; o tirando de viejas glorias, los siempre agradecidos Neil Young, Beach Boys o The Kinks, porque del sueño de ver a David Bowie es mejor que vayamos despertando, muchísimo más sencillo sería que el esquivo Morrissey retornara a la península.

Entre el resto de nombres barajables en cualquier quiniela, pocos artistas más serían reseñables a la altura de los anteriores o de los ya confirmados, lo que nos queda son grupos jóvenes de moda, viejas glorias que han dejado atrás sus mejores momento o apuestas de futuro que completarán las confirmaciones internacionales.

Respecto a los grupos nacionales, esta emoción comentada no existe, puesto que el triste declive del circuito por salas (la crisis, el IVA…) ha obligado a los artistas a aprovechar de forma algo excesiva (aunque lógica) cualquier evento, por pequeño que sea, para rentabilizar su trabajo. No es descabellado que aquel que se mueva un poco por la geografía española se encuentre a alguna de las bandas de más tirón comercial hasta en una docena de festivales. Incluso hay artistas que, tirando de hemeroteca, observamos que repiten en los festivales al menos cada dos años, y en ocasiones no dejan ni ese tiempo al barbecho. Esto no es algo opinable, es totalmente cierto y contrastable. El resto de bandas nacionales por debajo de ese primer escalafón mediático, luchan por repartirse un pastel que tiene el sabor de la mitad de cartel de los festivales de tamaño medio o de la cabeza de la ingente cantidad de festivales pequeños. El resto, ni que decirlo, hace lo que puede. Ya sea en luchando por el acceso a un evento importante en concursos de bandas o aprovechando la cuota, siempre existente, de la proximidad geográfica (el llamado apoyo a las bandas locales). Otro capítulo aparte merecerían los grupos que hacen gira de aniversario o la reunión de turno.

Confeccionen ustedes sus hipotéticos carteles, ya queda poco y parece sencillo, quizá el año que viene puedan ganar dinero si los empresarios de las máquinas de apuesta deportiva ven mercado en el colectivo de los festivaleros compulsivos.

Tienes toda la información de todos los festivales en: www.bythefest.com 

cabecera-rufus

RUFUS WAINWRIGHT, SIMPATÍA POR EL EXCESO

Un disco llamado “Want One” le convirtió en personaje de culto en 2004. Hoy es un divo que escribe óperas y celebra sin descanso el talento de su fallecida madre, Kate McGarrigle, en compañía de una extensa familia de artistas que incluye a su hermana Martha. Incluso ha de hacer un pequeño esfuerzo para desembarazarse del barroquismo que impregna su música y su personaje, en un disco pop como “Out Of The Game”, editado en 2012 y su última obra de estudio hasta la fecha. Rufus Wainwright es el músico que en los noughties reivindicó una forma de hacer y vivir la música que parecía finiquitada. Un talento musical sobresaliente envuelto en un ego con hambre de estrellato. Más de diez años después de su consagración y de que Morrissey, Neil Tennant, Marianne Faithfull y Elton John se rindieran públicamente ante su talento, Rufus es ya uno de los nombres indiscutibles de la música pop actual, alguien a quien el éxito comercial sigue eludiendo, pero capaz de firmar no solo complejas y apasionadas canciones, sino también de hacer singles –tal y como se desprende de “Vibrate: the Best of Rufus Wainwright” – que en un mundo con menos apetito por lo vulgar, tendrían mucho más eco popular.

 

 

Cuando el ejecutivo Lenny Waronker –a la sazón, padre de Anna y Joey, la primera exlíder de That Dog, el segundo reputado músico de sesión de Air y Beck­–, uno de los supervivientes de una era en la que Warner, Reprise o Elektra eran también laboratorios que buscaban lanzar a artistas nuevos y con alma, escuchó en 1996 las primeras maquetas de Rufus, no pudo evitar pensar que había heredado el talento de sus progenitores. Su padre, Loudon Wainwright III, es una de las voces más importantes del folk norteamericano de los setenta; su madre, fallecida en 2010, formó con su hermana el dúo Kate & Anne McGarrigle, otra presencia importante en el folclore canadiense de esa época. Tanto las McGarrigle como Loudon contaron con el beneplácito de las discográficas californianas de la época, lo cual les relacionó con ejecutivos como Waronker y músicos como Van Dyke Parks, que fue quien le pasó a éste las maquetas de Rufus. Lo contrató en 1996 y dos años más tarde aparecía en Dreamworks su primer y homónimo álbum, donde ya brillaban sus dotes musicales, a pesar de ser la obra de un autor que andaba en busca de su propia voz.

 

 

Esa voz empieza a hacerse oír en “Poses” (2001), compuesto durante su estancia en el Hotel Chelsea de Nueva York. En él aparece una de sus primeras canciones representativas, “Cigarrettes and Chocolate Milk”, además de una versión de su padre, “One Man Guy”, con el cual tanto él como su hermana mantuvieron una relación difícil a raíz del divorcio de sus padres cuando ambos eran pequeños. Wainwright, que descubrió su homosexualidad a los trece años y que fue violado en Londres siendo aún adolescente, mantuvo una lucha con sus demonios que le llevó a engancharse a la metanfetamina. Es también en esa época cuando graba una versión de “Hallelujah”, de Leonard Cohen, siguiendo el patrón de su amigo Jeff Buckley, que a su vez siguió el de una versión de John Cale. La de Wainwright se usó en la banda sonora de “Shrek”, comenzando a la vez el asentamiento de su reputación, así como una etapa en la que toca fondo (un momento de ceguera momentáneo a causa de un colocón le llevó a pedir ayuda; Elton John le asesoró para desintoxicarse). Empieza a canalizar sus vivencias y su talento para plasmar los discos que le convierten en referencia imprescindible del pop de la pasada década.

 

 

Tras conocer a Antony & the Johnsons –en cuyo celebrado “I Am A Bird Now” (2004) colabora–, Wainwright graba el material que dará forma a “Want One” (2003) y “Want Two” (2004), dos álbumes que proceden de unas mismas sesiones, y que, tal como su autor declaró, reflejan dos conceptos opuestos, la luz y la oscuridad, lo masculino y lo femenino. El primero, construido alrededor de sus batallas personales, es curiosamente el más luminoso y comercial, sin duda el título de referencia para llegar a Wainwright, al ser la síntesis perfecta de todos sus mundos musicales. El artista enamorado de la música clásica capaz de combinarla con pop grandioso, el baladista y el cantautor que no teme abrir su alma cuando se trata de explicar sus crisis o los conflictos con su padre, como ocurre en “Dinner at Eight”. Y si “Want One” giraba alrededor de aceptarse a sí mismo, “Want Two”, mucho más claustrofóbico, tenía que ver con asumir la idea de que este es un mundo muy extraño.

 

 

Con “Release The Stars” (2007), Rufus consiguió amortizar su estatus como artista de culto. Su disco más vendido hasta la fecha, logró la proeza de contentar al gran público sin tener que renunciar a sus principales señas de identidad, gracias a canciones como “Tiergarten” y “Going To A Town”. Asumida su condición estelar y consciente de que el mundo adora sus dotes musicales, se embarca en proyectos ajenos al camino del estrellato. En 2007 publica “Rufus Does Judy At Carnegie Hall”, con el que revive los históricos conciertos que la actríz y cantante ofreció en 1961 a través de un directo de 2006 en la misma sala. Poco después comienza a escribir una ópera, “Prima Donna”, que terminará teniendo una notable influencia en su siguiente álbum de estudio. Por su naturaleza, “All Days Are Nights: Songs For Lulu” (2010) casaba bien con el concepto de ópera, ya que es un disco surgido de la tristeza por la enfermedad y muerte de su madre, víctima de un cáncer. Es un álbum oscuro, grabado solo con piano y voz, alejado del pop, en el que también se vale de sonetos de Shakespeare musicados para expresar su dolor.

 

 

Wainwright tardó dos años en grabar nuevo disco de estudio. “Out Of The Game” (2012) era un afortunado regreso a lo básico. De la mano del productor Mark Ronson, se ve despojado de su barroquismo y sus excesos musicales, para centrarse en canciones que, quizá desde su primer álbum, recurren a unos arreglos y una producción que se nutren estrictamente de lo fundamental. Inmerso de nuevo en la composición de una ópera, Wainwright ha demostrado estar capacitado para adentrarse en el campo musical que se le antoje. Su inevitable tendencia a lo grandioso –extensible también a gestos como el de publicar toda su obra en un monumental box set llamado “House Of Rufus” (2011) – podría suponer un preocupante peligro si no fuera porque, más allá del personaje y su ocasional rimbombancia, hay uno de los mejores compositores que ha tenido el pop en los últimos años.

Rafa Cervera