Entradas

pitchfork portada

PITCHFORK, LA VOZ MÁS INFLUYENTE DEL PERIODISMO MUSICAL, GALARDONADO CON EL PRIMAVERA AWARD 2017

Pitchfork, el medio de comunicación musical más influyente del mundo, recibirá el Primavera Award 2017, reconocimiento otorgado por Primavera Sound desde hace cuatro años con la voluntad de premiar la trayectoria profesional de personas, entidades o empresas que han dejado su huella en el ámbito de la música. En ediciones anteriores se ha galardonado a Christof Ellinghaus (del sello City Slang), Barry Dickins (de la agencia International Talent Booking) y al festival danés sin ánimo de lucro Roskilde.

Con los fanzines do it yourself como referencia, Ryan Schreiber creó Pitchfork como un medio puramente digital en 1996, cuando la world wide web era poco más que una intrigante disrupción. Afincado en Chicago y compaginando su flamante aventura con un trabajo de 9 a 5 en una tienda de discos, Schreiber empezó el periplo para dar a conocer su revista a sellos y artistas independientes con el objetivo de conseguir entrevistas y discos para reseñar. Más de 20 años después, Pitchfork no es solo la publicación musical de referencia en el mundo digital con oficinas en Nueva York y Chicago, sino que ha pasado por el formato papel con la publicación trimestral The Pitchfork Review (que publicó 11 números entre 2013 y 2016), y tiene su propio festival, el Pitchfork Music Festival, con ediciones en Chicago y París.

Nacido para generar un espacio mediático dedicado a la escena musical independiente de los 90, Pitchfork ha evolucionado como lo ha hecho la industria musical hasta la actualidad, abriéndose progresivamente a géneros como el hip hop y el pop masivo sin abandonar por ello las raíces que le han convertido en el oráculo de la escena independiente. Del medio comandado por Schreiber y Chris Kaskie se elogian sus críticas concienzudas –siempre rigurosas y con voz propia– y el contenido en profundidad, de la mano de un diseño innovador y de una firme apuesta por el contenido audiovisual. Y, claro está, se destaca siempre su influencia: todavía hoy en día la publicación es capaz de agilizar el camino hacia el éxito de un artista o de condenarlo al ostracismo. Las carreras de bandas como Arcade Fire o Bon Iver seguramente no hubieran sido las mismas sin Pitchfork. No es en vano que se la considera la voz editorial más respetada en el mundo musical, hecho todavía más significativo si tenemos en cuenta el contexto actual de crisis absoluta de modelo y valores del periodismo.

El 13 de octubre de 2015, Pitchfork anunció que había sido adquirido por Condé Nast, el gigante editorial propietario de cabeceras históricas como Vanity Fair, Vogue y The New Yorker. La operación fue liderada por Chris Kaskie, presidente de Pitchfork. Kaskie fue el primer empleado de la publicación en 2004, y también fue su propietario junto al fundador Ryan Schreiber hasta la venta. También contribuyó a crear el Pitchfork Music Festival en Chicago y París y ha desarrollado la colaboración con Primavera Sound a lo largo de los años.

La relación entre Pitchfork y Primavera Sound, de hecho, se remonta a 2009. Desde ese año el medio da nombre a un escenario en el Parc del Fòrum de Barcelona, por el cual desfilan edición tras edición los artistas en eclosión de la temporada, tanto internacionales como nacionales, que contribuyen a enfatizar el carácter prescriptor del festival. Pitchfork también cuenta con su propio escenario en NOS Primavera Sound Porto.

El Primavera Award 2017 será recogido por Chris Kaskie el próximo 31 de mayo durante el transcurso de la cena inaugural de Primavera Pro 2017, en el Pati de les Dones del Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB). Al día siguiente, Kaskie será entrevistado por el veterano periodista Mark Richardson, editor ejecutivo de Pitchfork, en una conversación sobre pasado, presente y futuro del medio dentro de las actividades de Primavera Pro 2017.

cabecera jabberwocky

POSIBLE DEMANDA AL JABBERWOCKY

El pasado martes, 12 de agosto, Barry Hogan, máximo responsable del prestigioso All Tomorrow’s Parties, anunciaba la cancelación del Jabberwocky, un festival que debía tener lugar en Londres los días 15 y 16 de agosto, presentado conjuntamente con Pitchfork y Primavera Sound. Tres pesos pesados. El cartel incluía a Neutral Milk Hotel, Liars, Panda Bear, Cloud Nothings, Kurt Vile and the Violators, Caribou, James Blake, Sun Kil Moon, Pissed Jeans, The Ex, Vatican Shadow, Joanna Gruesome, Amen Dunes, Josef Van Wissem, Oso Leone, Joana Serrat y Paus, entre muchos otros. En el comunicado oficial, Hogan comentaba: “Hemos puesto todo de nuestra parte en promocionar Jabberwocky, y la venta de tickets iba bien, pero nuestros esfuerzos no han conseguido que esas ventas alcanzaran el punto que necesitamos para poder llevar a cabo el evento. Durante el último mes, y hasta este mismo momento, hemos intentado todo lo posible para que el festival se celebrara, pero por desgracia nos encontramos en una posición en la que, como resultado de una serie de hechos que nos han hecho perder dinero en un mercado de festivales cada vez más agresivo, no podemos llevarlo adelante. En el pasado, All Tomorrow’s Parties ha tenido pérdidas y ha seguido adelante, pero esta vez los costos son demasiado elevados. Seguir significaría al cien por cien el fin de All Tomorrow’s Parties. No hemos tomado esta decisión a la ligera y es la más dura que hemos tenido que tomar nunca”.

Más allá del toque de atención que puede suponer para el panorama internacional de festivales que una empresa de las dimensiones de ATP cancele una iniciativa como Jabberwocky por no vender suficientes entradas (en España hace tiempo que se habla de burbuja festivalera), los problemas para Barry Hogan se han agravado hoy, cuando las empresas Zeitgeist (promoción) y Dash Tickets UK (venta de entradas) han emitido sendos comunicados anunciando que piensan emprender acciones legales contra ATP. Ambas se desvinculan de la cancelación, e incluso Dash Tickets se plantea públicamente dónde ha ido a parar el dinero de las entradas anticipadas vendidas.

Por su parte, Pitchfork explicó ayer que su única participación en el festival era la de comisariar parte del contenido del cartel, sin ningún tipo de relación financiera con la organización. Un papel similar al desempeñado por el festival Primavera Sound, que no se ha manifestado públicamente tras la cancelación del evento.