Entradas

portada

ASÍ TE CONTAMOS EL SONORAMA RIBERA 2016

JUEVES

Un festival que cumple diecinueve años y sigue creciendo poco a poco, se ríe en la cara de la tan cacareada “burbuja festivalera”, y es que el Sonorama Ribera tiene que denominarse clásico y no moda. Esta edición 2016 decidimos empezarla por la mañana, en la Plaza del Trigo, en el meollo, en lo que marca diferencias. Marca diferencias porque aunque el cartel del festival ofrece una abrumadora oferta de bandas, realmente a la mayoría de ellas puedes verlas en otros eventos, y es la oferta de actividades diurnas, el disfrute del pueblo, es lo que hace de este festival una experiencia incomparable.

El escenario en la Plaza del Trigo tuvo como primeros invitados a los valencianos Polock, algo realmente sorprendente porque la primera hora del primer día no debería ser el sitio natural para una banda de reconocida valía, con dos trabajos excelsos y de las pocas nacionales con proyección internacional. Pero lo bueno es que estos conciertos en el centro de Aranda se han puesto tan de moda que aquello estaba abarrotado nada más empezar. A pesar de que las virtudes que hemos expuesto de Polock las creemos a pies juntillas, sí que es cierto que es un grupo desaprovechado, que no ha acabado de explotar, que ha espaciado mucho sus trabajos y que no parece haberse vendido correctamente; esperamos que eso cambie, están a tiempo. Sin necesidad de trucos efectistas más allá de un popurrí de todas sus canciones editadas, resolvieron su concierto con una solvencia abrumadora; ya sabemos que pueden sonar frescos como Phoenix o que “Everlasting” podría ser incluso single para Julian Casablancas, referencias a agradecer en un indie invadido por la épica y la impostura.

Polocl / Foto: Kike Oquillas

Tras Polock, con la plaza a reventar y con Protección Civil refrescando al personal con una manguera, le tocó el turno a The Purple Elephants. Estos murcianos practican una suerte de blues rock con marcadas influencias de los años 70 – al menos son evidentes tanto The Doors, como Led Zeppelin-, algo curioso en el indie actual. Dedicaron su concierto a animar al público, tanto con las canciones de su debut “Danza Funeral”, una versión en la que se enfundaron en las mallas de Alaska, confetis y globos. Todo esto funcionó y fue lo apropiado para una actuación en este marco concreto, pero necesitan claramente encontrar una personalidad propia en sus canciones y no sonar tanto a sus referencias.

El cartel de la mañana lo cerraban Siloé, otra de las bandas aspirantes al trono del indie. Un trono que, al ritmo que impone a los que lo ocupan, necesita relevos cada tres o cuatro años. En este grupo que ha publicado su debut en Mushrrom Pillow encontramos un sonido muy Vetusta Morla y una lírica abrumadora con mucha, mucha vida interior, ¿demasiada? Puede ser. Tras los tres conciertos programados en el cartel ya nadie se marcha de la Plaza del Trigo, porque todo el mundo sabe que habrá una sorpresa – un poco sinsentido ¿no?-, y la sorpresa fue Miss Caffeina. Si estos tipos ya dominan los escenarios por las tardes-noches, imaginen al mediodía ante un público ávido, receptivo y extasiado. Con los jóvenes danzando con brío, dejamos el centro de Aranda en pos de una paletilla de cordero y unas copas de vino de la tierra.

Miss Caffeina / Foto Kike Oquillas

La jornada vespertina la empezamos con los últimos compases de La Frontera, que fueron los encargados de inaugurar el Escenario Castilla y León. Nos dio tiempo a hacer el karaoke de “Judas el Miserable” y de “El Límite” y de que tuviéramos la sensación de que si esta banda de tan largo recorrido ha quedado para abrir festivales indies, es mejor que Javier Andreu y los suyos recojan los bártulos y enfilen un digno retiro antes de convertirse en un inmerecido esperpento.

Que en una misma edición, incluso en una misma jornada, podamos ver en el Sonorama Ribera a algún clásico del rock nacional, bandas festivaleras de indie comercial y artistas tan reivindicativos, experimentales y arriesgados como Niño de Elche, habla muy bien de la falta de complejos del festival arandino. En versión corta de minutaje pudimos ver una vez más como “Voces del Extremo”, el disco que ha catapultado a boca de todos a Francisco Contreras “Niño de Elche” dejaba con la boca abierta a los que se acercaron con curiosidad y a los que no conocían en absoluto de que se trataba lo que allí se les ofrecía. La irreverencia reivindicativa, la clase de control vocal, la excéntrica pero calculada forma de interpretar del joven maestro y la envoltura sonora de sus Pony Bravo acompañantes, tienen un poder de enganche tremendo.

Niño de Elche / Foto Rodrigo Mena Ruiz

Manel ya les hemos visto en muchos festivales este año, puede que su año, y ya a nadie le extraña que paseen sus canciones en catalán en el corazón de Castilla –joder, no debería ser tan raro, pero hubo un tiempo en que lo era-. Ese sonido sintético y fresco del nuevo disco es lo que ha posibilitado esa apertura a nuevos públicos y nuevas plazas, algo que agradecemos y alabamos, porque de no haberlo hecho estaban abocados a ser alimento de un nicho demasiado marcado y pequeño. A mí, me pareció fabuloso y muy curioso ver cantar y bailar “Jo competeixo” y “Sabotatge” en Aranda de Duero.

En el siguiente turno empezamos por ver el rock&roll de ascendencia alt country de Quique González & Los Detectives - nuestra versión patria de Ryan Adams – y acabamos por escuchar el pop genuinamente personal del zaragozano Ricardo Vicente. El primero derrochaba banda e instrumentación, vistiendo las canciones de un sabor añejo a bourbon tomado con paciencia, mientras que el segundo te susurraba con delicadeza unas canciones que fluyen musicalmente y te fascinan con una lírica exquisita; pop señores, se llama pop. En la entrevista que le hice a Ricardo Vicente cuando nos presentó “Hotel Florida”, quedó claro que este nuevo trabajo había dado en nuestra diana emocional, ayer su recital mereció una medalla de oro en tiro con arco.

Ángel Stanich ya le vimos junto a su banda en el pasado Festival de les Arts, nos gustó bastante y ayer repitió fórmula, quizá esa fue la pega, lleva exprimiendo las mismas canciones mucho tiempo y el juego del Dylan eléctrico y del Neil Young rocoso tienen un límite, que quizá deba ponerle ya.

Tras el melenudo cántabro, tocó el turno de quitarle la naftalina al Dúo Dinámico. Las voces que han criticado la inclusión en el cartel de Manolo y Ramón han sido todavía más furibundas que las de 2014 con Raphael. Personalmente, creo que la programación de una banda en concreto en un cartel con docenas y docenas, no debería marcar la crítica a un festival y que los complejos los tienen realmente los que alzan la voz. Seguramente, esta política de sacar momias del sarcófago sea una estrategia de marketing – magnífica-, o quizá sea puramente un ejercicio de revisión nostálgica de todo corazón de los organizadores del festival, vayan ustedes a saber, pero en todo caso yo me quedo con lo contentas que estaban unas abuelitas que venían de Valencia para ver a su dúo preferido –ya estaban en la valla con Niño de Elche-. El concierto: un grupo de músicos de postín – como Raphael hace un par de años-, clásicos en metralleta –hasta yo moví las caderas con “Lolita”, mi preferida- y sorpresa final con la aparición en el escenario de Eva Amaral y Alberto Miss Caffeina– ojalá nunca hubiera oído los gallos de los dinámicos cantando a capela “Días de Verano” para presentar a Eva-. A los que les parecía una aberración este concierto, no tenían más que ir al otro escenario a ver a Igloo o estar hora y cuarto haciendo cola para recargar la pulsera cashless, ¡Dios mío, qué colas!, y Santas Pascuas. Los que estuvieron en el concierto acabaron saltando y bailando con “Quisiera ser”, “Oh Carol”, “Somos Jóvenes” y “Resistiré”, pero de eso a lo de titulares como “Dúo Dinámico, los primeros indies españoles”…. ¡Anda, no me toquen los huevos!

El Dúo Dinámico / Foto: Diego Santamaría

Sacrificamos a L.A., una banda que ya hemos visto y reseñado en numerosas ocasiones, por volver al Escenario Burgos Origen y Destino – lo que era la antigua Carpa Future Stars-  a ver un poco del concierto de Tigres Leones. Los madrileños siguen puliendo un proyecto para nada grandilocuente y totalmente desacomplejado, en el que se pueden encontrar estructuras cercanas al indie nacional de los 90, gotas de garage fresco, guitarras limpias para melodías sucias y letras de una enjundia que merecen el rebobinar para disfrutar.

Posiblemente estén un poco hartos de que todos los colaboradores de la revista alabemos a 091 en los bastantes conciertos que ya les hemos pillado en su retorno (Azkena RockMundaka Festival o Low Festival), pero es que el cancionero de la banda sigue siendo un seguro y la solvencia y contundencia de estos tipos está fuera de toda duda. Esto de los retornos tiene cierta polémica, el tema de no pillar a las bandas en el momento en que sus canciones tenían su verdadero contexto temporal, el tema de las vueltas para hacer caja, etc. etc. Pero al menos nos queda que algunas de estas bandas dan verdaderos buenos conciertos, algo que a las actuales se les presupone pero que no siempre cumplen.

El nuevo trabajo de Triángulo de Amor Bizarro, ha supuesto un giro espectacular al sonido de un grupo que sin estar agotado sí que podía correr el peligro de caer en el estancamiento ruidista. Estas nuevas canciones son un complemento –realmente ahora centro-  de un repertorio avasallador, dotándole todavía de mayor atractivo y de herramientas para un juego al que siempre ganan. En el Sonorama Ribera llegaron, tocaron y vencieron; tienen sin lugar a dudas uno de los mejores directos nacionales, aunque sigue sorprendiendo que quienes ayer cantaban los himnos hipnóticos y nihilistas de los gallegos y movían la cabeza con sus guitarrazos hirientes, hoy lo vayan a gozar con Love of Lesbian; buscarle explicación daría para un ensayo titulado “misterios del indie español”.

Molotov / Foto: Rodrigo Mena Ruiz

Este año, los mexicanos Molotov han decidido darse un atracón de festivales españoles. Aquí se les tenía perdida la pista desde su debut “¿Dónde jugarán las niñas?” aunque en Latinoamérica siguen dando giras eternas y llenando estadios, aunque no han logrado repetir el pepinazo de aquel primer trabajo. También en Aranda, esos cuatro singles de los 90 y su versión de “Bohemian Rhapsody” fue lo que se coreó y el resto fue un asistir ojipláticos a los devenires de esta banda de fusión funky, metalera y hiphopera, como si fueran los hijos chicanos de un cruce de Red Hot Chili Peppers, Beastie Boys y Rage Against de Machine, pero de segunda, claro.

Fuel Fandango / Foto: Diego Santamaría

Fue una pena que Fuel Fandango tuvieran que suspender parte de su gira por culpa por enfermedad y perderse algunos festivales, porque son una banda ideal para este tipo de eventos. Una banda adulta, con sentido del espectáculo, con una particular mezcolanza arrebatadora y personal. Tocaron tarde, muy tarde, la gente aguantaba con una energía inusitada. Nosotros queríamos mover los pies pero solo los arrastrábamos y así llegamos a casa, arrastrándonos. Las jornadas del Sonorama son interminables, algo maravilloso pero que está lejos de ser saludable.

VIERNES

El Sonorama es mucho más duro que un ironman, porque mientras esos cuarentones en busca de la juventud perdida se hidratan con bebidas energéticas, aquí regamos el gaznate con cerveza o vino. Por esa razón, o por cualquier otra que les parezca bien, ayer llegamos al último concierto programado en la Plaza del Trigo y no antes. Kitai sí que son una banda para poner del revés esta plaza; las calles aledañas todavía retumban con su percusión y sus bajos. Emparentados a aquella fusión tan noventera del funk metal, pero bastante más dulcificados que aquellos referentes americanos, pusieron patas arriba un espacio que últimamente parecía destinado a épicas melancólicas. Tras la banda madrileña, esperábamos la “sorpresa” del día que no eran otros que Love of Lesbian. En principio parecía que iba a ser un concierto de versiones como los que ya habían protagonizado otros años Sidonie o La Habitación Roja, pero no, tras algunas “reinterpretaciones” como “Boys don’t cry” de The Cure –empezaron disfrazados con pelucones- o “Psycho Killer· de Talking Heads, los catalanes enfilaron sus propios temas, algo que nos pareció de un burdo efectismo de manual. Eso sí, la gente lo gozó como un Mundial y una Eurocopa juntos. Tras escapar del centro de Aranda sorteando plazas y callejuelas llenas de jóvenes danzando y Djs pinchando, pudimos llegar a nuestra zona personal de descanso para tomar fuerzas para la tarde-noche que se nos venía encima.

Love of Lesbian / Foto: Arcalle

A las siete de la tarde les tocó empezar a Nudozurdo, extraños convidados de piedra para primeras horas de estos eventos. Extraños, porque ni por la calidad –excelsa-, ni por el horario –a estos tipos les sienta genial la oscuridad-, parece que estén correctamente programados. Tensión, melancolía, ritmos absorbentes, letras decadentes… magníficos, pero no al sol. También al sol tuvimos que disfrutar de Disciplina Atlántico en el tercer escenario – fue una verdadera pena sacrificar a Carlos Sadness-, pero al menos los vallisoletanos tienen que pagar el precio de ser un grupo emergente. Estos tipos nos devuelven a la senda de los indies hijos de Sonic Youth –ya está bien de los imitadores de Radiohead- y a ritmo de tremebundos artefactos sónicos nos presentaron un puñado de temas con unas afiladísimas y apabullantes letras en castellano – “Parquesol” es un puto hit-.

Pronto llegó uno de los reclamos internacionales de esta edición del Sonorama, y es que Crispian Mills y sus Kula Shaker empezaron extrañamente a tocar de día. Muchos pueden pensar que esta banda está de reunión, pero no, tienen nuevo disco y se llama “K2.0” aunque realmente nos dé bastante igual. Para nosotros sigue siendo aquella banda que estrujaba la psicodelia amable en los 90 mientras otros tramaban como hacer del britpop una marca imperecedera. La verdad es que mantuvieron el nivel alto durante su actuación de manera eficiente, aunque solamente hicieron despertar a la gente con su famosísima versión del “Hush” de Deep Purple.

Kula Shaker: Foto: Diego Santamaría

Si podemos permitirnos el lujo de definir a Kula Shaker como intrascendentes, lo de los insulsos Delorentos es de echarse las manos a la cabeza. Los irlandeses vinieron hace unos años al FIB para sumarse al cupo de bandas de la Isla Esmeralda que cada año tiene que aparecer en el festival de Benicàssim, pero no nos esperábamos que desde aquella anecdótica ocasión tuviéramos que volver a verles tantas veces. Indie pop de intención luminosa, con increscendos de manual y melodías del mismo libro; me he estrujado los sesos, pero no me sale otra forma de definirlos.

Si Delorentos hicieron que el agua adormeciera en calma, The Hives le pegaron una patada al cubo que la transportada. La verdad es que estos suecos hacen garage de manual; una revisión de un género exprimido por diferentes generaciones del underground y del que poco jugo se puede sacar ya, pero en directo no tienen rival. La suerte de saltos y poses de Pelle Almqvist no tiene parangón y le convierten sin lugar a dudas en el frontman perfecto para dejar en evidencia a todos los compañeros de la noche. Hit, guitarrazo, hit, arenga en castellano, salto acrobático, hit, guitarrazo…

The Hives / Foto: Rodrigo Mena Ruiz

A cola de los suecos empezaron León Benavente. Su segundo disco parece la excusa perfecta para doblar la apuesta de un directo aplastante. Ritmos frenéticos, un Boba central todavía más protagonista y un arsenal de canciones que funcionan bien por separado pero que te avasallan puestas en fila, son las herramientas que usan para unos shows impactantes pero de una precisión quizá demasiado quirúrgica.

Con The Hives y León Benavente se nos habían puesto las pulsaciones al borde del colapso, pero para eso llegaron Love of Lesbian como terapia de choque. Si los catalanes ya rezumaban de amable melancolía con sus anteriores y exitosos discos en castellano, con “El Poeta Halley” no han dotado de más brío al proyecto. Puede que este último trabajo sea el mejor y más adulto disco de su nueva etapa, pero no suma nada positivo a un directo reclamado casi semanalmente en festivales de toda España y que ya es demasiado recurrente – otra de estas y hasta Rubens Barrichello en un kart les pasa por la derecha-.

El dilema siguiente fue si ver a Trajano! o a Belako, porque realmente son dos bandas que comparten muchas influencias y por lo tanto mucho público. Empezamos con la banda afincada en Madrid en el escenario pequeño y pudimos comprobar como intentan escapar de la etiqueta post punk y que su nuevo EP “Rubí” es una perfecta antesala para lo que debería ser un nuevo larga duración. Han tomado más riesgos, buscan personalidad propia e intentan ocupar un espacio sonoro que pocos habitan en nuestro país. Belako son quizá más obvios, su post punk con sintes es mucho más previsible, pero tienen un directo incontestable. Además, su nuevo álbum “Hamen” no es un disco de singles, pero es un trabajo que percute y engancha.

Elyella Djs / Foto: Diego Santamaría

Ya solamente nos quedaba pasar por el pop bailable de los ubicuos Miss Caffeina y la fusión inclasificable de los divertidísimos Perlita para terminar una noche que todo el mundo coincidía que había ido de más a menos – “De mucho más a mucho menos”-. Para mitigar esa extraña desazón, nos quedaba la multitudinaria sesión de Elyella Djs y la espectacular y ecléctica pinchada de Estereobrothers, con los que nos costó salir del recinto tanto como una mancha de vino de un polo piqué blanco.

SÁBADO

Cuando uno se plantea utilizar la última crónica de un festival para hacer una especie de valoración general, lo más fácil es caer en la tentación del buenrollismo generalizado o en el ombliguismo del arte y ensayo; yo intentaré ser escueto, o al menos ser comedido y explícito, aunque ahora que lo pienso, esto es como pedirle peras al olmo o eficacia y austeridad a un edificio de Calatrava.

Podríamos decir que la jornada del sábado la volvimos a comenzar en la Plaza del Trigo, pero sería totalmente falso; realmente fue en una calle aledaña, muy muy lejana, porque acercarse más nos resultó imposible y además lo consideramos poco saludable. Que el Sonorama haya convertido los mediodías en un clásico y que el disfrute diurno de este festival sea algo tan atractivo, es de agradecer, pero cuidado, ya saben ustedes que también se puede morir de éxito o incluso de previsibilidad. Bueno, los conciertos: que Amatria a primera hora, Modelo de Respuesta Polar en el entremés, y Shinova como extraña propuesta de plato principal, se encontraran en un enclave abarrotado y ávido de disfrute solo puede servir para sacar lo mejor de cada uno, y así parece ser que fue. Es difícil encontrar a un artista que haya tocado en estos conciertos que no te diga que esta no haya sido la experiencia más increíble de su vida. Pero como no solamente de Plaza del Trigo viven las mañanas del Sonorama, antes de sumergirnos en la marabunta que se forma en las horas centrales del día en la ya famosa Plaza, fuimos a disfrutar del pop naif y desinhibido de los murcianos Vacaciones delante de la preciosa iglesia de Santa María; no todo tiene que ser empujones, chorros de agua y camisetas manchadas de vino. Tras Rafa Skam y cía, volvimos al meollo para comprobar si la sorpresa de esta mañana era Ivan Ferreiro, como se rumoreaba, pero finalmente fueron Grises, algo que bendecimos y agradecimos bailando, que es lo estos jóvenes vascos nos propusieron y de buena gana aceptamos.

Grises / Foto: Diego Santamaría

Nuestra jornada vespertina comenzó con los últimos compases de unos Mucho cósmicos y juguetones como siempre –hoy prometo no extenderme en obviedades- y unos Maga en strikes back más que comes back. La banda de Martí Perarnau IV siempre da la sensación de querer hacernos el amor despacito a base de psicodelia –la del siglo XXI- y los sevillanos están de vuelta – su fuga ha sido corta- con las canciones de siempre; ya pueden hacer mil discos que no superarán jamás ese recurrente momento de “Agosto Esquimal”  + Diecinueve”. Tras Maga pasamos al escenario de enfrente para que Second descargaran más himnos que toda la fase previa de la Eurocopa. El devenir del resto de la noche podría haber sido un compendio de momentos reurrentes de no ser porque a Luis Brea y el Miedo se les ocurrió mostrarse mucho más contundentes que de costumbre, vistiendo un traje nuevo que parece sentarles muy bien; que Perro tuvieron más problemas técnicos/eléctricos que la silla de Stephen Hawkins si la tiras al Duero –aunque los solventaron con humor y ritmazo- y que es alucinante ver en lo que se han convertido unos desvestidos Mando Diao que un día fueron atractivos rockeros – musicalmente- y que ahora parecen acólitos de la Orden del Templo Solar –musicalmente-.

Mucho / Foto: Rodrigo Mena Ruiz

Podría darle toda la cera que quisiera a Izal que nada de lo que dijera serviría para que la bola dejara de girar a toda velocidad y haciendo strikes a cada tirada. Cuentan los festivales por baños de masas, la fórmula es de similar éxito al de la coca-cola, y aunque sean tan previsibles como el refresco de Atlanta, redundantes y grandilocuentes, el calor del público entregado desmonta cualquier disertación negativa posible. No soy sospechoso de rendirme a su épica melancólica y efectista, pero negar que su espectáculo es redondo y que dentro de su juego son maestros sería imperdonable hasta para mí.

Izal / Rodrigo Mena Ruiz

Lo siguiente que recuerdo es ver como la exquisita electrónica de Delorean la dejaba botando en el área pequeña y como David Kano y sus Cycle remataban a bocajarro con mucha menos sutileza. El guion fue mucho mejor que el del día anterior que fue de más a menos, esta vez fue de más a más (aunque en cuanto a cartel nos pareció la más floja de las jornadas).

Mientras les cuento esto me recuerdan que hoy sigue habiendo música en Aranda, que las plazas de la ciudad castellana van a acoger todavía a más bandas y Djs, que el vino puede resucitarme, que un cordero muerto da menos pena si te lo presentan en una cazuela, que agosto no es esquimal si no estival, que aunque la música ya no marque diferencias – en todos sitios parece que tocan los mismos- las formas y el cariño con las que se montan los festivales sí que lo hacen.

 

portada

SONORAMA RIBERA 2016: CRÓNICA JUEVES

Un festival que cumple diecinueve años y sigue creciendo poco a poco, se ríe en la cara de la tan cacareada “burbuja festivalera”, y es que el Sonorama Ribera tiene que denominarse clásico y no moda. Esta edición 2016 decidimos empezarla por la mañana, en la Plaza del Trigo, en el meollo, en lo que marca diferencias. Marca diferencias porque aunque el cartel del festival ofrece una abrumadora oferta de bandas, realmente a la mayoría de ellas puedes verlas en otros eventos, y es la oferta de actividades diurnas, el disfrute del pueblo, es lo que hace de este festival una experiencia incomparable.

El escenario en la Plaza del Trigo tuvo como primeros invitados a los valencianos Polock, algo realmente sorprendente porque la primera hora del primer día no debería ser el sitio natural para una banda de reconocida valía, con dos trabajos excelsos y de las pocas nacionales con proyección internacional. Pero lo bueno es que estos conciertos en el centro de Aranda se han puesto tan de moda que aquello estaba abarrotado nada más empezar. A pesar de que las virtudes que hemos expuesto de Polock las creemos a pies juntillas, sí que es cierto que es un grupo desaprovechado, que no ha acabado de explotar, que ha espaciado mucho sus trabajos y que no parece haberse vendido correctamente; esperamos que eso cambie, están a tiempo. Sin necesidad de trucos efectistas más allá de un popurrí de todas sus canciones editadas, resolvieron su concierto con una solvencia abrumadora; ya sabemos que pueden sonar frescos como Phoenix o que “Everlasting” podría ser incluso single para Julian Casablancas, referencias a agradecer en un indie invadido por la épica y la impostura.

Polocl / Foto: Kike Oquillas

Tras Polock, con la plaza a reventar y con Protección Civil refrescando al personal con una manguera, le tocó el turno a The Purple Elephants. Estos murcianos practican una suerte de blues rock con marcadas influencias de los años 70 – al menos son evidentes tanto The Doors, como Led Zeppelin-, algo curioso en el indie actual. Dedicaron su concierto a animar al público, tanto con las canciones de su debut “Danza Funeral”, una versión en la que se enfundaron en las mallas de Alaska, confetis y globos. Todo esto funcionó y fue lo apropiado para una actuación en este marco concreto, pero necesitan claramente encontrar una personalidad propia en sus canciones y no sonar tanto a sus referencias.

El cartel de la mañana lo cerraban Siloé, otra de las bandas aspirantes al trono del indie. Un trono que, al ritmo que impone a los que lo ocupan, necesita relevos cada tres o cuatro años. En este grupo que ha publicado su debut en Mushrrom Pillow encontramos un sonido muy Vetusta Morla y una lírica abrumadora con mucha, mucha vida interior, ¿demasiada? Puede ser. Tras los tres conciertos programados en el cartel ya nadie se marcha de la Plaza del Trigo, porque todo el mundo sabe que habrá una sorpresa – un poco sinsentido ¿no?-, y la sorpresa fue Miss Caffeina. Si estos tipos ya dominan los escenarios por las tardes-noches, imaginen al mediodía ante un público ávido, receptivo y extasiado. Con los jóvenes danzando con brío, dejamos el centro de Aranda en pos de una paletilla de cordero y unas copas de vino de la tierra.

Miss Caffeina / Foto Kike Oquillas

La jornada vespertina la empezamos con los últimos compases de La Frontera, que fueron los encargados de inaugurar el Escenario Castilla y León. Nos dio tiempo a hacer el karaoke de “Judas el Miserable” y de “El Límite” y de que tuviéramos la sensación de que si esta banda de tan largo recorrido ha quedado para abrir festivales indies, es mejor que Javier Andreu y los suyos recojan los bártulos y enfilen un digno retiro antes de convertirse en un inmerecido esperpento.

Que en una misma edición, incluso en una misma jornada, podamos ver en el Sonorama Ribera a algún clásico del rock nacional, bandas festivaleras de indie comercial y artistas tan reivindicativos, experimentales y arriesgados como Niño de Elche, habla muy bien de la falta de complejos del festival arandino. En versión corta de minutaje pudimos ver una vez más como “Voces del Extremo”, el disco que ha catapultado a boca de todos a Francisco Contreras “Niño de Elche” dejaba con la boca abierta a los que se acercaron con curiosidad y a los que no conocían en absoluto de que se trataba lo que allí se les ofrecía. La irreverencia reivindicativa, la clase de control vocal, la excéntrica pero calculada forma de interpretar del joven maestro y la envoltura sonora de sus Pony Bravo acompañantes, tienen un poder de enganche tremendo.

Niño de Elche / Foto Rodrigo Mena Ruiz

A Manel ya les hemos visto en muchos festivales este año, puede que su año, y ya a nadie le extraña que paseen sus canciones en catalán en el corazón de Castilla –joder, no debería ser tan raro, pero hubo un tiempo en que lo era-. Ese sonido sintético y fresco del nuevo disco es lo que ha posibilitado esa apertura a nuevos públicos y nuevas plazas, algo que agradecemos y alabamos, porque de no haberlo hecho estaban abocados a ser alimento de un nicho demasiado marcado y pequeño. A mí, me pareció fabuloso y muy curioso ver cantar y bailar “Jo competeixo” y “Sabotatge” en Aranda de Duero.

En el siguiente turno empezamos por ver el rock&roll de ascendencia alt country de Quique González & Los Detectives – nuestra versión patria de Ryan Adams – y acabamos por escuchar el pop genuinamente personal del zaragozano Ricardo Vicente. El primero derrochaba banda e instrumentación, vistiendo las canciones de un sabor añejo a bourbon tomado con paciencia, mientras que el segundo te susurraba con delicadeza unas canciones que fluyen musicalmente y te fascinan con una lírica exquisita; pop señores, se llama pop. En la entrevista que le hice a Ricardo Vicente cuando nos presentó “Hotel Florida”, quedó claro que este nuevo trabajo había dado en nuestra diana emocional, ayer su recital mereció una medalla de oro en tiro con arco.

A Ángel Stanich ya le vimos junto a su banda en el pasado Festival de les Arts, nos gustó bastante y ayer repitió fórmula, quizá esa fue la pega, lleva exprimiendo las mismas canciones mucho tiempo y el juego del Dylan eléctrico y del Neil Young rocoso tienen un límite, que quizá deba ponerle ya.

Tras el melenudo cántabro, tocó el turno de quitarle la naftalina al Dúo Dinámico. Las voces que han criticado la inclusión en el cartel de Manolo y Ramón han sido todavía más furibundas que las de 2014 con Raphael. Personalmente, creo que la programación de una banda en concreto en un cartel con docenas y docenas, no debería marcar la crítica a un festival y que los complejos los tienen realmente los que alzan la voz. Seguramente, esta política de sacar momias del sarcófago sea una estrategia de marketing – magnífica-, o quizá sea puramente un ejercicio de revisión nostálgica de todo corazón de los organizadores del festival, vayan ustedes a saber, pero en todo caso yo me quedo con lo contentas que estaban unas abuelitas que venían de Valencia para ver a su dúo preferido –ya estaban en la valla con Niño de Elche-. El concierto: un grupo de músicos de postín – como Raphael hace un par de años-, clásicos en metralleta –hasta yo moví las caderas con “Lolita”, mi preferida- y sorpresa final con la aparición en el escenario de Eva Amaral y Alberto Miss Caffeina– ojalá nunca hubiera oído los gallos de los dinámicos cantando a capela “Días de Verano” para presentar a Eva-. A los que les parecía una aberración este concierto, no tenían más que ir al otro escenario a ver a Igloo o estar hora y cuarto haciendo cola para recargar la pulsera cashless, ¡Dios mío, qué colas!, y Santas Pascuas. Los que estuvieron en el concierto acabaron saltando y bailando con “Quisiera ser”, “Oh Carol”, “Somos Jóvenes” y “Resistiré”, pero de eso a lo de titulares como “Dúo Dinámico, los primeros indies españoles”…. ¡Anda, no me toquen los huevos!

El Dúo Dinámico / Foto: Diego Santamaría

Sacrificamos a L.A., una banda que ya hemos visto y reseñado en numerosas ocasiones, por volver al Escenario Burgos Origen y Destino – lo que era la antigua Carpa Future Stars-  a ver un poco del concierto de Tigres Leones. Los madrileños siguen puliendo un proyecto para nada grandilocuente y totalmente desacomplejado, en el que se pueden encontrar estructuras cercanas al indie nacional de los 90, gotas de garage fresco, guitarras limpias para melodías sucias y letras de una enjundia que merecen el rebobinar para disfrutar.

Posiblemente estén un poco hartos de que todos los colaboradores de la revista alabemos a 091 en los bastantes conciertos que ya les hemos pillado en su retorno (Azkena Rock, Mundaka Festival o Low Festival), pero es que el cancionero de la banda sigue siendo un seguro y la solvencia y contundencia de estos tipos está fuera de toda duda. Esto de los retornos tiene cierta polémica, el tema de no pillar a las bandas en el momento en que sus canciones tenían su verdadero contexto temporal, el tema de las vueltas para hacer caja, etc. etc. Pero al menos nos queda que algunas de estas bandas dan verdaderos buenos conciertos, algo que a las actuales se les presupone pero que no siempre cumplen.

El nuevo trabajo de Triángulo de Amor Bizarro, ha supuesto un giro espectacular al sonido de un grupo que sin estar agotado sí que podía correr el peligro de caer en el estancamiento ruidista. Estas nuevas canciones son un complemento –realmente ahora centro-  de un repertorio avasallador, dotándole todavía de mayor atractivo y de herramientas para un juego al que siempre ganan. En el Sonorama Ribera llegaron, tocaron y vencieron; tienen sin lugar a dudas uno de los mejores directos nacionales, aunque sigue sorprendiendo que quienes ayer cantaban los himnos hipnóticos y nihilistas de los gallegos y movían la cabeza con sus guitarrazos hirientes, hoy lo vayan a gozar con Love of Lesbian; buscarle explicación daría para un ensayo titulado “misterios del indie español”.

Molotov / Foto: Rodrigo Mena Ruiz

Este año, los mexicanos Molotov han decidido darse un atracón de festivales españoles. Aquí se les tenía perdida la pista desde su debut “¿Dónde jugarán las niñas?” aunque en Latinoamérica siguen dando giras eternas y llenando estadios, aunque no han logrado repetir el pepinazo de aquel primer trabajo. También en Aranda, esos cuatro singles de los 90 y su versión de “Bohemian Rhapsody” fue lo que se coreó y el resto fue un asistir ojipláticos a los devenires de esta banda de fusión funky, metalera y hiphopera, como si fueran los hijos chicanos de un cruce de Red Hot Chili Peppers, Beastie Boys y Rage Against de Machine, pero de segunda, claro.

Fuel Fandango / Foto: Diego Santamaría

Fue una pena que Fuel Fandango tuvieran que suspender parte de su gira por culpa por enfermedad y perderse algunos festivales, porque son una banda ideal para este tipo de eventos. Una banda adulta, con sentido del espectáculo, con una particular mezcolanza arrebatadora y personal. Tocaron tarde, muy tarde, la gente aguantaba con una energía inusitada. Nosotros queríamos mover los pies pero solo los arrastrábamos y así llegamos a casa, arrastrándonos. Las jornadas del Sonorama son interminables, algo maravilloso pero que está lejos de ser saludable.

sonorama manual portada

SONORAMA RIBERA 2016: MANUAL DE USO Y RECOMENDACIONES

Desde que tuviera lugar su primera edición en la Plaza de Toros de Aranda de Duero, el Sonorama no ha hecho más que crecer y desde ya hace bastantes años se ha consolidado como el festival de mayor importancia en cuanto a indie nacional se refiere. Todos esos cabezas de cartel patrios que copan la mayoría de festivales, y nos sabemos de carrerilla, pasaron por el festival arandino cuando no eran tan relevantes, y no han dejado de hacerlo desde entonces puesto que aquella confianza se está devolviendo por las bandas con verdadero cariño. Pero no de nombres “comerciales” vive el Sonorama, la presencia cuantitativa de artistas de diferentes estilos es inabarcable (con lo que cada cual puede componer fácilmente cuál cree que es “su” oferta cualitativa) y la apuesta por los artistas emergentes no solamente sigue intacta si no que se ha multiplicado, ya que a la transformación de la carpa “Future Stars” en un tercer escenario al aire libre, se le siguen sumando puntos en los que se pueden ver conciertos, ya sea en plazas, camping, etc. Esta es una de las importantes diferencias en cuanto a otros festivales de un mismo perfil de público; es cierto que están todos aquellos cabezas de cartel que se repiten por toda la geografía festivalera, pero el número de alternativas es muy importante y a tener muy en cuenta.

Sonorama Ribera también se ha caracterizado por incluir un pequeño número de artistas internacionales para sazonar el cartel, y si bien está claro que el poder económico del festival permite lo que permite, este año se ha recuperado un nivel importante reuniendo a algunos de los artistas foráneos de directo más efectivo de los que están de gira esta temporada por nuestro país, como son The Hives, Kula Shaker o Molotov.

Antes de hablar de más artistas, poco se puede decir de los méritos conocidos de este festival que ya no se haya dicho, como es toda la actividad diurna que se ofrece de forma gratuita en diferentes puntos de Aranda, salvo que aumenta y aumenta sin cesar y transforma el centro de la ciudad en un hervidero de aspecto magnífico. A los indispensables conciertos de la Plaza del Trigo, se le han sumado actuaciones en otros puntos como la Plaza de la Sal o el Camping, los Djs de la Plaza del Rollo y la Plaza del Arco Pajarito, e incluso un Escenario Charco en La Plaza de la Isla, dónde habrá una importante muestra de lo más importante del indie emergente latinoamericano. ¿Qué me dicen?

Algo significativo de lo que se ha hablado mucho estas dos últimas ediciones (creemos que esa era la verdadera intención de la organización) es la inclusión de viejas glorias un tanto naifs y alejadas del habitual espectro de este tipos festivales, como fue Raphael el año pasado y el Dúo Dinámico en este. Es un debate abierto, del que daremos nuestra opinión en las crónicas del festival, pero que tiene una fácil solución y más siendo un único nombre entre docenas y docenas: si no apetece, no verlos.

Como es costumbre, nosotros solemos hacer nuestra humilde tanda de recomendaciones que suelen ir enfocadas a artistas fuera de los cabezas de cartel o que se repiten menos en los festivales; puntos de interés que quizá puedan pasar desapercibidos y que creemos que merecen atención. El resto de artistas son fáciles de ubicar mentalmente con dar un solo vistazo al cartel y por supuesto hay de todo; cosas que nos gustan más y cosas que nos gustan menos, lo importante es que hay muchas cosas. Estás son nuestras diez recomendaciones:

Niño de Elche

Aunque no es en absoluto un artista novel, con su último disco “Voces del Extremo” ha sido cuando Niño de Elche ha llegado al gran público con su particular forma de interpretar el flamenco, tan experimental como reivindicativo. La fusión de diferentes influencias alejadas del clasicismo flamenco, la importancia de la poesía y la performance, son elementos de suficiente interés como para no perderse una de las posiblemente últimas interpretaciones del espectáculo “Voces del Extremo”, en la que Francisco Contreras se acompañará de la banda formada por Darío del Moral y Daniel Alonso de Pony Bravo, Raúl Pérez y Raúl Cantizano.

Ricardo Vicente

El aragonés Ricardo Vicente lleva una larga trayectoria siendo escudero de lujo de Tachenko, La Costa Brava o compartiendo trabajos con The New Raemon y Richi Vicente, pero desde que decidió lanzarse a construir una carrera en solitario ha demostrado su facilidad para crear composiciones pop de gran riqueza y personalidad repletas de relatos costumbristas, paisajes sonoros y una particular visión sobre los sentimientos humanos. Su último trabajo “Hotel Florida” nos pareció magnífico y por ello fue un placer entrevistarle al poco de su lanzamiento.

Papaya

Hemos elegido este proyecto de la canaria de ascendencia chilena Yanara Espinoza como representante de los artistas que actuarán en el Escenario Charco –novedad de este año-  que dotará de color con lo mejor del indie emergente latino la Plaza de la Isla de Aranda durante las jornadas diurnas del festival. En Papaya se mezclan desde la new wave hasta el bolero en una ecléctica, elegante y acertadísima combinación ochentera.

Maga

Desde que se confirmó la vuelta a la actividad de los sevillanos Maga, era más que probable su inclusión de su nombre en el cartel del Sonorama este año, puesto que Maga siempre ha sido un grupo fetiche para el festival. Su debut, el disco blanco, supuso uno de los mejores trabajos del indie de principio de siglo y contiene canciones tan significativas como “Diecinueve” o “Agosto Esquimal”. Será un placer volver a verles sobre el escenario.

Trajano!

Bastante hemos hablado en las páginas de byTHEFEST de Trajano!, pero es que es una banda que nos parece muy interesante. Acaban de sacar un EP “Rubí” en el que despegan un poco estilísticamente de su debut en largo “Antropología”, sumando a un post punk elegante e inquietante, ritmos más frescos y un eclecticismo que les hace abrirse a nuevos caminos. Aunque no son una banda de giras intensas e interminables, ya han tocado en casi todos los grandes festivales, por algo será.

Mayor Tom

Mayor Tom se podría englobar dentro del pop español más clásico, ese que llaman comercial, pero ninguna de esas etiquetas sirven para valorar el gran trabajo y la honestidad de un artista que se ha pateado todas las radios, platós de televisión, pequeñas salas, atiende con una sonrisa a todo aquel que se interese por su música y se nota que vive por ella. Su disco “Unfollow” quedará para el recuerdo por la canción “Tu barrera del sonido”, en la que se relata la historia de la hija del artista que nació con hipoacusia – somos felices de saber que ya puede escucharle gracias a un implante coclear- , pero el disco tiene más cosas, sobre todo corazón.

Kitai

Nosotros – a estas alturas la mayoría de los asistentes al Sonorama- somos muy fans de los conciertos de la Plaza del Trigo, de verla abarrotada y de saltar y bailar como energúmenos. De entre los conciertos que tendrán lugar en tan reclamada plaza (somos sabedores de que son multitud las bandas que prefieren tocar aquí a medio día que a primera hora en el recinto del festival) hemos elegido a esta madrileña porque creemos que encaja perfectamente con lo que se reclama en estos conciertos: adrenalina y movimiento (este año creemos que a priori no todos los de la programación de la plaza encajan igual de bien). Kitai realizan una suerte de fusión de indie rock, metal y funk con toques electrónicos, poco más que decir.

Disciplina Atlántico

Disciplina Atlántico es una banda que te sumerge en el underground sónico con una firmeza envidiable. Con sus textos hipnóticos y a veces inquietantes y las reminiscencias a Sonic Youth, Paralisis Permanente o Yo la Tengo, te trasladan a una época hace dos décadas en la que no se presagiaba el vacío dominante de mucha de la música que se factura en la actualidad.

The Levitants

Es inevitable no llegar a Interpol al escuchar a The Levitants, puesto que el post punk que practican está muy cercano al que regenera la banda de Paul Banks – escuchen “Coimbra”, el tema que da título a su último EP -. Pero no solamente esta referencia está presente en esta canción más enérgica, también en las más reposadas esas cascadas emocionales son evidentes. En absoluto queremos decir que sea un subproducto, empezar teniendo referencias claras no es nada malo si se llevan adelante con contundencia y eficacia, además siempre están a tiempo de pulir y encontrar su propio y único camino.

Melange

Melange además del nombre de la “especia” de Dune – la saga de novelas de ciencia ficción de Frank Herbert -, es el nombre de la banda formada por Daniel Fernández (Lüger, Magic Bus, Los Imposibles), Miguel Rosón (Bucles, Novak), Adrián Ceballos (RIP KC, Los Cuantos, Mohama Saz) y Mario Zamora (Lüger, Reserva Espiritual de Occidente, Cachalote, Tus Hijas), con la que transitan desde lo rock progresivo hasta el folk rock lisérgico, sin olvidar el kraut. ¿No son suficientes motivos para verles?


Cabe decir que en el resto del cartel hay otras bandas que nos encantan colocadas en la parte importante del cartel como Triángulo de Amor Bizarro, León Benavente, así como Perlita, Manel o Perro, que ya hemos recomendado en otros manuales, pero siempre intentamos, dentro de lo posible, dar a conocer nuevas propuestas.

LOS HORARIOS DEL SONORAMA RIBERA 2016

ASÍ TE CONTAMOS EL SONORAMA RIBERA 2015 

 

zahara entrevista portada

ENTREVISTA A ZAHARA


Últimamente Zahara está de moda. Así, sin circunloquios. Todo aquel músico que tenga a bien considerarse indie ha de enfrentarse a dos retos ineludibles: que no le dejen señal los pitillos, y cantar con Zahara. Lo han hecho ya los muchachos de Mucho, los cantautores Ricardo Vicente o Luis Brea (Y el Miedo), las bandas Miss Caffeína, Sidonie… ¡Bueno! ¿acaso falta alguien por pedirle un baile a esta chica? María Zahara Gordillo Campos (nombre completo de esta genialidad de Úbeda) ha sabido mezclar en su carrera no solo una estupenda marca personal, un estilo musical intransferible  y unas estupendas referencias, sino todo lo demás. Arte, moda, cocina. Todo lo que pueda maridarse con música, es susceptible de ser tocado por Zahara. Con la música de “Santa” (G.O.Z.Z. Records, 2015) como fondo, nos disponemos a interrogarla sobre música y, por supuesto, festivales.

Últimamente ha destacado dentro de tu carrera las colaboraciones con otros músicos de tu mismo ámbito: Ricardo Vicente en su disco, en el Festival de les Arts actuaste con Miss Caffeina, en el pasado festival Arenal Sound con Carlos Sadness… parece que ahora a un disco sin una colaboración de Zahara le falta algo. ¿Cómo surgen todas estas colaboraciones?

Jajaja, muchas gracias. Sinceramente, me encantan este tipo de colaboraciones. Dedicarme a la música me ha dado la oportunidad de, como dices, compartir escenario o estudio con amigos, personas a las que admiro y compañeros de profesión con los que tenía ganas de probar a hacer algo juntos. Es, sin duda, una de las mejores cosas que me ha dado la música.

Como vemos, tienes el don para atraer a gente talentosa a tu lado. En la composición de tu banda también encontramos a Ramiro Nieto, Manuel Cabezalí, antes de eso, Marti Perarnau… de nuevo, ¿cómo llegas a contactar con todos estos artistas?, ¿eliges tú misma a los integrantes de la banda o te “vienen sugeridos”?

No te negaré que es una de mis cualidades. No sé cómo lo hago pero es cierto que acabo rodeándome de gente maravillosa con la que acabo compartiendo canciones. Cuando me vine a Madrid (después de cuatro años viviendo en Barcelona) tuve que cambiar de formación, ya que mantener la que tenía allí era inviable. Estuve pensando con Sergio Sastre en quiénes podrían tocar conmigo y decidí que elegir una banda que ya funcionara como tal facilitaría las cosas. Pensamos en Mucho a los que llamé y dijeron que sí. Ha sido un lujazo haber tocado con ellos, haberlos conocido y habernos hecho amigos. Son unos músicos excepcionales y unas personas mágicas. Ahora están de gira con su flamante nuevo disco y por eso no han podido seguir conmigo en esta segunda parte de la gira, pero espero que la suerte nos vuelva a reunir pronto.

A priori, podemos imaginar que debe ser complicado desarrollar un trabajo conjunto, basado en tu personalidad, con personajes de tanta relevancia en tu mismo campo (el indie-pop). ¿Existe realmente el llamado ego del músico a la hora de trabajar en equipo?, ¿hasta qué punto dejas entrar sugerencias en cuanto al funcionamiento de la banda?

Cuando elijo a unos músicos para que toquen conmigo lo hago para que aporten su manera de tocar y de entender la música a mis canciones. Si no, no tendría sentido que llamara a Martí Perarnau para que hiciera su magia en mis canciones. Doy pocas directrices porque lo que quiero es que se lo pasen bien, que hagan suyas las canciones y que se las lleven a donde están cómodos y felices y creo que esa es la clave para que esto funcione. Mi ego ya lo tengo cubierto en los acústicos, donde estoy sola y hago lo que quiero con las canciones. Cuando estoy con la banda sobre el escenario lo que quiero es disfrutar del talento de los demás.

Hemos hablado de un campo, el indie-rock, como lugar en el que podemos encuadrarte. Sin embargo, tu último trabajo destaca por el eclecticismo: podemos encontrar referencias desde Clash hasta Queens of the Stone Age. ¿Fue algo pensado o fue surgiendo esta mezcla durante el tiempo dedicado a la composición?

Este disco empezó a gestarse un año y medio antes de grabarlo. En ese proceso Sergio Sastre (coproductor del disco) y yo fuimos trabajando a distancia y sin ninguna pretensión pensando que tal vez cuando el trabajo previo estuviese hecho llegaría un productor externo a darle unidad a todo. Así cada canción tuvo el sonido que creíamos necesario sin pensar en estilos, sin ninguna pretensión, solo la de darle a cada canción lo que necesitaba. El resultado, honesto y directo, nos gustó tanto que decidimos ser nosotros mismos los productores del disco.

Desde este mismo mes de junio hasta septiembre tienes una larga lista de festivales esperándote. ¿Cómo preparas esta temporada?, ¿temes el riesgo de repetirte de un festival a otro – sobre todo, en aquellos con un target similar?

Hemos cambiado el repertorio respecto a lo que hicimos en festivales el año pasado. En cada festival tocamos un tiempo distinto por lo que podemos adaptar canciones y quitar algunas. Obviamente los conciertos son parecidos entre sí, pero al menos diferentes con respecto a lo que hicimos el año pasado y este año en la gira de invierno-primavera.

¿Tienes sorpresas con alguno de los artistas con los que colaboras preparadas para esta temporada de festivales?

En el último en el que estuve (EMDIV) subió al escenario con nosotros Marc Ross de Sidonie a cantar “Funeral” y después salí con ellos a cantar “Los olvidados”.  También aproveché que coincidía con Miss Caffeína en Les Arts para cantar juntos “Mira como vuelo”. Siempre que se pueda se hará.

¿Qué distingue, para ti, la experiencia de tocar en un festival, frente a un concierto único?

En un festival tienes mucho menos tiempo que en un concierto de sala por lo que se trata de concentrar el repertorio en el tiempo dado. Así los conciertos suelen ser más enérgicos, yo apenas hablo, ya que lo que quiero es que haya música el mayor tiempo posible.

¿Cuál ha sido el festival que mejor recuerdas?

Tengo muy buenos recuerdos de varios, pero por ejemplo, el año pasado el Granada Sound y el Sonorama me dejaron muy feliz. Había mucha gente, muy atenta, con muchas ganas de conciertos y eso hace que nos lo pasemos aún mejor en el escenario.

Si al principio de la conversación hablábamos de buenos acompañantes, lo cierto es que también has sabido madurar tu música con otros campos muy diversos, como la cocina (este jueves 24 participas en un show gastronómico) o la pintura (todo tu trabajo estilístico tiene una clara línea pictórica). De nuevo, ¿cómo surgen estas mezclas?, ¿hasta dónde podríamos llevar tu música, si quisiéramos – o quisieras-?, ¿hay alguna línea roja a la hora de experimentar con estas sinergias?

No la tengo. Me gusta jugar con todo lo que tenga que ver con la creación y el arte. No creo que haya límites en ese sentido. Siempre se aprende algo y se aporta a lo que se hace cuando te metes en un terreno que no es estrictamente el tuyo.Siempre quiero ser la mejor versión de mi misma y si no consigo eso, al menos la más completa.

Dentro de la personalidad de la marca Zahara, más que de música, parece que lo que más llama la atención es todo lo que te rodea: la moda, la estética, el ambiente. ¿Cómo se gestionan todos estos complementos para que no lleguen a eclipsar lo principal (la música)?

Por mucho que haga otras cosas que no tienen que ver creo que todo cobra sentido cuando me ves sobre un escenario. Lo que sucede ahí no se puede comparar a nada. Para mí ahí es donde está lo especial. Lo otro son retos, para sentirme mejor, para aprender, para tratar de mejorar, pero donde soy completamente feliz, donde de verdad se ve quién soy, es cuando canto o interpreto alguna canción.

Texto: Elena Rosillo

ASÍ TE CONTAMOS EL FESTIVAL DE LES ARTS 2015

ENTREVISTA A RICARDO VICENTE

nocturama portada

NOCTURAMA 2016 ANUNCIA SU PROGRAMACIÓN

El ciclo musical Nocturama, organizado por LaSUITE, celebra su duodécima edición este 2016 ampliando su programación a nuevos espacios de la ciudad de Sevilla y más allá de su verano habitual.

Nacho Camino y el General de Invierno, Remate, Quentin Vargas & Los Zíngaros, Ainara LeGardon, Alondra Bentley y Ricardo Vicente integran la programación de primavera, mientras que Carla Morrison y The Divine Comedy son los primeros artistas confirmados en los conciertos previstos en otoño e invierno.

ENTREVISTA A RICARDO VICENTE

Que Nocturama no es un ciclo cualquiera ya lo sabíamos, apostando siempre por una oferta musical tan cuidada como atractiva. Y que jamás ha parado de crecer, año tras año, también. Tras llenar durante once años los veranos de Sevilla con los mejores conciertos posibles, Nocturama emprende ahora una nueva aventura, contando con la colaboración del ICAS – Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla. Más ambiciosa y con mayor ilusión que nunca.

La Organización de Nocturama ha dado a conocer hoy lunes 23 de mayo a las 12.30 horas en los Jardines del Casino de la Exposición del 29 de Sevilla las nuevas noticias referentes al ciclo. David Linde, de LaSUITE, empresa responsable de Nocturama, ha agradecido la colaboración del ICAS y Fundación SGAE, así como de BudweiserJägermeister y Ticketea, patrocinadores del ciclo, y la presencia de Radio 3 como medio oficial del mismo. Acompañado para la ocasión por Antonio Muñoz, Delegado del Área de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayto. de Sevilla, y Pedro Perles, músico, diseñador gráfico e ilustrador, autor de la imagen de Nocturama 2016, con un peculiar homenaje a dos estrellas musicales de indiscutible carisma:Antonio Machín y David Bowie. En su intervención, Linde ha destacado sobre todo la grata noticia de la ampliación de Nocturama en fechas y espacios.

Así, a las habituales fechas de verano -aun con programación y espacios por confirmar, noticias que serán desveladas en breve- se suman los conciertos previstos en primavera en los Jardines del Casino de la Exposición, y los conciertos que tendrán lugar en otoño e invierno en el Teatro Alameda.

La temporada primavera de Nocturama 2016 comprende los siguientes conciertos, todos a las 21.30 horas, al aire libre y con entrada gratis, en el marco incomparable de los Jardines del Casino de la Exposición:

Miércoles 25 de Mayo – Nacho Camino y El General Invierno
Miércoles 1 de Junio – Remate
Miércoles 8 de Junio – Quentin Vargas & Los Zíngaros
Miércoles 15 de Junio – Ainara LeGardon
Miércoles 22 de Junio – Alondra Bentley
Miércoles 29 de Junio – Ricardo Vicente

Respecto a los conciertos previstos durante otoño e invierno, que se celebrarán en el Teatro AlamedaDavid Linde ha avanzado dos nombres ya confirmados: Carla Morrison y The Divine Comedy.

En breve la Organización de Nocturama dará a conocer más detalles sobre esta nueva programación, así como la información referente a sus habituales fechas veraniegas.

Nocturama 2016 cuenta con la colaboración de ICAS – Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla y Fundación SGAE y el patrocinio de Budweiser,Jägermeister y Ticketea.

Medio oficial: Radio 3

nocturama 2016 portada

NOCTURAMA CRECE: NUEVAS FECHAS, NUEVOS ESPACIOS

El ciclo musical Nocturama, organizado por La Suite, celebra su duodécima edición este 2016 ampliando su programación a nuevos espacios en la ciudad de Sevilla y más allá de su verano habitual.

El nuevo Nocturama arrancará este mayo con los conciertos programados en los jardines del Casino de la Exposición y entre los que podremos disfrutar de las actuaciones de Remate, Ainara LeGardon y Ricardo Vicente, entre otros.

ENTREVISTA A RICARDO VICENTE

Que Nocturama no es un ciclo cualquiera ya lo sabíamos, apostando siempre por una oferta musical tan cuidada como atractiva. Y que jamás ha parado de crecer, año tras año, también. Tras llenar durante once años los veranos de Sevilla con los mejores conciertos posibles en el entorno del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, Nocturama emprende ahora una nueva aventura. Más ambiciosa y con mayor ilusión que nunca.

Nocturama tiene el placer de comunicar a su querido público que este 2016 aumentará su programación en fechas y espacios. Y lo hará considerablemente, contando para ello con la colaboración del ICAS – Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla. A partir de este próximo mayo, el ciclo ampliará sus horizontes: los jardines del Casino de la Exposición, durante la primavera, y el Teatro Alameda, durante el otoño e invierno, acogerán también sendas programaciones de conciertos bajo la cabecera de Nocturama. En el CAAC y en la ya habitual fecha estival, por su parte, Nocturama continuará realizando parte de su ciclo, concretamente durante la primera quincena de agosto.

Con esta nueva andadura La Suite, organizadores del ciclo, rubrican su compromiso con un público tan numeroso como fiel y consolidan el interés de su propuesta dentro del calendario anual de la cultura en Sevilla. Todo, una vez más, con el sello de calidad indiscutible y garantizado de Nocturama.

Aunque próximamente La Suite realizará una presentación a medios de este nuevo Nocturama, ya se han desvelado algunos artistas confirmados en las primeras fechas primaverales del ciclo, que arrancará el miércoles 25 de mayo con Nacho Camino y El General Invierno. Otros nombres ya confirmados por Nocturama para esta primera entrega primaveral en los jardines del Casino de la Exposición son Remate, Quentin Gas & Los Zíngaros, Ainara LeGardon, Alondra Bentley y Ricardo Vicente.

RICARDO VICENTE PORTADA 2

RICARDO VICENTE LLEVARÁ SU “HOTEL FLORIDA” ESTE VIERNES EN BARCELONA

La gira de presentación de “Hotel Florida” (Cydonia/Bcore), el nuevo disco de Ricardo Vicente, llega esta semana a Barcelona, donde actuará el viernes, en la sala Sidecar. En este concierto, en el que estará acompañado por Nahúm García (guitarra eléctrica), Enrique Moreno (batería) y Guillermo García (bajo), sonarán las canciones de su álbum más reciente, pero también algunas de las que conformaron su debut en solitario, “¿Qué haces tan lejos de casa?” (2013), así como las composiciones que aportó a “El problema de los tres cuerpos” (2011), grabado a seis manos junto a Francisco Nixon y The New Raemon.

ENTREVISTA A RICARDO VICENTE

Abrirá el concierto Xavier Calvet, líder de la banda barcelonesa Bullit, que adelantará varias canciones del que será su primer trabajo en solitario, que actualmente se encuentra grabando a las órdenes de Santi García en Ultramarinos Costa Brava.

Ricardo Vicente, este viernes en Barcelona.

Presentación de su último disco “Hotel Florida” (Cydonia/Bcore).

Sala Sidecar (Plaça Reial, 7), 22:00h.

Tras este concierto, la gira de presentación de “Hotel Florida” continuará en Oviedo, Donosti, Bilbao y Sevilla. Ya en agosto, se le podrá ver en el festival Sonorama Rivera. Toma nota de las fechas:

Viernes 6 de mayo -OVIEDO- La Salvaje (con banda)

Sábado 7 de mayo -DONOSTI- Dabadaba (con banda)

Domingo 8 de mayo -BILBAO- La Ribera (dúo acústico) Entrada gratuita

Miércoles 29 de junio -SEVILLA- Jardines del Casino de la Exposición (con banda) Entrada gratuita

Más fechas próximamente.

ASÍ TE CONTAMOS EL SONORAMA RIBERA 2015

RICARDO VICENTE PORTADA 2

RICARDO VICENTE CONTINÚA LA GIRA DE “HOTEL FLORIDA”

Ricardo Vicente, que participó hace poco en el Microsonidos de Murcia al que realizamos una interesante entrevista, estará el próximo día 19 estará en la sala El Sol de Madrid y continuará en Ourense, Vigo, Barcelona y Oviedo presentando su último trabajo “Hotel Florida”.

La Sala El Sol de Madrid será el próximo escenario en recibir a Ricardo Vicente en la gira con la que está presentando su último trabajo, “Hotel Florida” (Cydonia / Bcore). Como viene siendo habitual en esta gira, RicardoVicente actuará en formato eléctrico y acompañado por una banda que componen Enrique Moreno (batería), Nahúm García (guitarra eléctrica) y Guillermo García (bajo). Este concierto se enmarca dentro del ciclo SON Estrella Galicia.

En los próximos meses la gira continuará en Ourense y Vigo (11 y 12 de marzo), Barcelona (1 de abril) y Oviedo (6 de mayo). Todas las entradas están a la venta en Ticketea.

Esta semana, además, se ha dado a conocer la versión con la que Richi participará en “Mutanciones”, el disco homenaje a Niños Mutantes que se publicará próximamente. Su colaboración en este proyecto es una reinterpretación de “Mejor morir de sed que ir a lo fácil”, una auténtica rareza dentro del repertorio de los granadinos que se incluyó en el EP “Animales” (Ernie, 2011).

 

ENTREVISTA A RICARDO VICENTE

RICARDO VICENTE PORTADA 1

ENTREVISTA A RICARDO VICENTE

El plan de Ricardo Vicente no es hacer ruido, más bien es sacar al mundo, en forma de pop, las personales historias que se forman en su cabeza. Este singular zaragozano se enfrenta a un segundo disco, en el que avanza en su particular visión de los sentimientos humanos, con la experiencia de haber sido parte de de Tachenko o La Costa Brava, de haber acompañado a Francisco Nixon o de haber creado junto a este último y The New Raemon un precioso artefacto -“El problema de los tres cuerpos-. Su primer álbum fue un peculiar proyecto presentado en forma de cd/libro y aunque en este nuevo disco cambia de fórmula, también lo impregna de personalidad hilvanando las historias a través de un relato completo. Hemos hablado con Ricardo Vicente de “Hotel Florida”, de su forma de contar historias, del avance de su sonido, de filosofía y de muchas otras cosas. Ya ha empezado la gira de presentación y de momento está programado para festivales como el Microsonidos de Murcia o el Sonorama Ribera de Aranda de Duero.

Llevas mucho tiempo participando en proyectos colectivos o ajenos, aunque ello no te ha impedido crearte un nombre en la escena, incluso antes de lanzarte en solitario. ¿Por qué tardaste tanto cuando ya era clara tu virtud para las composiciones pop? ¿Miedo o comodidad?

Cuando di el paso pensaba que tenía un horizonte largo, que tenía una puerta que abrir pero con eso no es suficiente. En mi vida las decisiones van unidas a eventos externos y como de costumbre, así fue. La necesidad de escribir y tener una trayectoria en solitario estuvo siempre. Nunca me he movido por comodidad, ahora lo pienso y veo que no era un horizonte largo, es que simplemente el camino está lleno de miedo. Y por suerte, el camino del arte es de los pocos escenarios donde el miedo es una virtud y no un motivo para pisarte la cabeza.

Tu debut fue a través de un proyecto atípico, un disco acompañado de un libro que hilvanaba las historias. En este segundo trabajo has cambiado de método, pero sigue habiendo un nexo de unión entre las canciones a través del concepto que desprende el título del disco, el “Hotel Florida”, desde el que parece que observas el desarrollo de las historias de las canciones. ¿Qué importancia tiene para ti que el disco mantenga el hilo narrativo?

Toda la importancia de este trabajo es conseguir que esa parte narrativa salga  del “Hotel Florida”, lo que ocurre es que espero hacerlo en dosis. Espero trabajar este proyecto y que no termine solo con el disco. Voy a dedicar el tiempo que necesite cada apartado. He aprendido algunas cosas de mi anterior trabajo, así que voy con mucha ilusión.

Tanto el Hotel Florida como el Hotel Rwanda parecen usados como una atalaya desde donde observar y relatar la historia. ¿Es ese el tipo de corresponsal que tomas prestado para las historias de este disco? Esta forma de contarlo en primera persona pero aparentemente a través de los ojos de otro, ¿es miedo, inseguridad o simplemente un recurso?

Bueno, tomo prestado el siguiente paso de mi horizonte. Yo siempre me adelanto con canciones a lo que pretendo que me ocurra. No conozco otro tipo de religión o fe que creer que los textos tienen algo de teleología, algo que modifique mi futuro, algo que constate que manejo a duras penas mi vida pero la manejo. Así que las dos personas a las que haces referencia deben su sentido a que yo quiero ser un corresponsal.

El disco parece desgranar una historia de amor disfuncional, donde el cariño está claramente presente, pero la felicidad no tanto; desprende bastante soledad, melancolía, frustración y dependencia ¿Es esa historia de amor el gran conflicto, la cruenta guerra que observa el corresponsal?

Lo es en gran parte de la trama. En lo que al amor se refiere, diría que  totalmente. Lo disfuncional del amor es atractivo del mismo modo que lo son las guerras. Ahora bien, arrasan con uno y lo peor de todo, moldean tu zona de seguridad, moldean tu “Hotel Florida”. Yo creo que tus cuatro conceptos caben en ambas experiencias de la vida. Lo que ocurre es que por separado y sin un contexto, la soledad, la melancolía, la frustración y la dependencia se convierten en armas, son letales, te matan por dentro. Pero dentro de una historia de amor o una aventura bélica son esenciales.

Empiezas con “Belleza y miedo” la canción que cantas a dúo con Zahara, donde a pesar de la pieza se atisba el problema sentimental, la crudeza de las historias van subiendo de intensidad hasta unas totalmente descarnadas “Trampa 22” y “Roméo Dellaire”, para luego terminar cerrando el círculo cantando en solitario “Belleza y tiempo”. ¿Es un fin? ¿Un final de soledad?

El ritmo de la trama es tal cual lo describes, y respecto al final, más que un final de soledad es una aceptación de que ella es la única que va a dormir con él, pero él irá a hacerse daño mientras. El hombre que le hace signos es la imagen pura de la dependencia. Se trata de un final en el que ella debe aceptar la soledad de él.

¿Es el miedo en la pareja o el fracaso en las metas personales (el corresponsal que no llega a ser tan bueno) el desencadenante de los problemas de la historia?

Es el miedo entre los humanos y el fracaso entre los humanos lo que desencadena toda la historia. Aunque sea un desastre de pareja, la trama que se cuenta es de amor total. Aunque sea una idea estúpida, hacerse corresponsal de guerra es la única salida honesta que tiene, los resultados generalmente son juzgados por el resto de la humanidad que no te quiere como te quiere la gente que te quiere. Por eso digo que genera el miedo, pero yo siempre quise sacar la belleza de las cosas y hacerlas durar el tiempo que pueda.

En verano, relataste el viaje en el que te desplazabas a grabar el disco a El Puerto de Santamaría en varias intervenciones en “Hoy Empieza Todo” de Radio 3. Un viaje solitario y podría decirse que reflexivo. ¿Hay cierto paralelismo en ese viaje en moto y las canciones de este disco?

Hay mucho. A mí me importa mucho la verdad de los textos, más allá  del realismo, más allá de la realidad. El viaje es verdad, los sentimientos son verdad, las conexiones en radio fueron verdad, la reflexión sale de mí viajando solo y quise vivir el final de la trama en primera persona. Este proceso, me ha dado mucha seguridad, y reconozco que me hacía falta.

A lo largo de tu trayectoria has interactuado con un montón de músicos y eres amigo reconocido de bastantes artistas afines que podían haber participado en este trabajo, sin embargo la colaboración principal (en cuanto a voz) del disco corre a cargo de Zahara. ¿Cómo surgió esta colaboración? ¿Cómo llegaste a ella?

Sí, yo he tenido mucha suerte. He trabajado con gente y me han entendido casi siempre. Pero el caso de Zahara ha sido especial. Por mi forma reservada no se hubiera dado jamás. Creo que las personas que trabajan conmigo y las que trabajan con ella vieron la idea y crearon la situación y esto hizo que cuando fuimos a grabar yo estuviera nervioso, expectante y emocionado. Más allá de las canciones hay poco, pero cosas así rompen la tendencia a encerrarme que tengo y de verdad, más allá de lo contento que estoy con el resultado de la canción, creo que ha sido algo vital.

Seguramente te encontrarás con ella en el mismo cartel de algún festival, o incluso cuando visites Madrid, ciudad en la que ella vive. ¿Has pensado en que interprete “Belleza y miedo” contigo en directo?

He tenido la suerte de hacerlo hace poco en un concierto suyo en Huesca, en la sala 21. Sería genial repetirlo pero primero está la agenda de cada uno. Ahora bien, yo sé que nos vamos a cruzar más veces, así que la vida puede hacer cosas vitales como esa.

Sin olvidar puntualmente el pop clásico y preciosista, que no solamente caracteriza tu primer disco si no la mayoría de los proyectos en los que te has involucrado, en este segundo trabajo se ve un mayor protagonismo de otro tipo de arreglos, una mayor variedad de sonidos; en algunos momentos sintentizadores, en otros guitarras, muchos más coros, incluso la forma de cantar de “Muriendo de frío”. ¿Es posible que te sientas más seguro con tus canciones y eso te lleve a experimentar?

Me siento más seguro con el proyecto y uno de los objetivos de este disco era la interpretación. Así que si eso es algo que se percibe es que algo está cumplido.

Te rodeas de músicos y colaboradores habituales, y el disco lo produce Nahum García, ¿es más fácil ser uno mismo cuando está rodeado de la gente de casa?

Yo soy alguien extremadamente esquivo pero que se preocupa mucho de la gente que es buena conmigo. Soy así y no lo voy a cambiar. Ser uno mismo nunca es fácil porque el mundo no está hecho para que a uno le escuchen pero crecer como artista es tener más recepción.  Respecto a los que me rodean, creo que siempre voy a estar igual, entre la preocupación y mi habitación del “Hotel Florida”.

En la gira de “¿Qué haces tan lejos de casa?” de 2013 presentaste el trabajo mayoritariamente en formato reducido, pero quizá estas composiciones den más juego para una banda completa. ¿En qué formato vamos a verte en esta gira?

El disco y el trabajo de estos años merecen ser presentados con banda y eso es un objetivo necesario que se ha planteado para esta gira.

Naciste como “Ricardo Vicente en solitario” al mismo tiempo como músico que como escritor. Ahora una de esas facetas se ha quedado atrás, ¿Tienes pensado compensar esa pata de la mesa?

En realidad, no suelo separarlas pero el hecho de haber juntado el formato disco-libro en mi primer trabajo en solitario puede dar la sensación de que la otra pata está en el aire. Por supuesto que mi intención es compensarla. Yo siento ahora que tengo la obligación de hacer las cosas con más rigor y respeto. La seguridad que me ha dado este año de trabajo hace que los pasos tengan que ser mesurados pero atrevidos, así que sí, definitivamente voy a escribir en cuanto los plazos me lo permitan.

Es recurrente al charlar contigo hablar de la filosofía. ¿Qué influencia ha tenido el desarrollo de la reflexión metódica a la hora de definirte como artista? Tanto de compositor de canciones, como de escritor.

Para mí la filosofía ha sido como una elección vital temprana y, más allá de la importancia de la reflexión metódica y la disciplina, lo que supone es la constatación de que uno tiene que hacer en la vida aquello que se le dé bien y lo otro dejarlo de lado. Eso ha hecho que yo sea un artista que se ocupa de lo que hace bien y no pretende cosas que no están hechas para él cada mañana. Digamos que la filosofía es el primer riesgo existencial que acepté, pero no lo tomo como una disciplina. Yo soy más de rutinas que de una vida metódica, la verdad.

Fotos: Nahúm García

 

MICROSONIDOS PORTADA

YA TENEMOS CARTEL DEL MICROSONIDOS 2016

La próxima edición del Festival Microsonidos, que tendrá lugar del 15 de enero al 16 de abril en Murcia, ya tiene cartel. Sesenta artistas nacionales e internacionales pasarán por la Sala 12&Medio, donde se realizarán los conciertos en formato eléctrico y la Yesería, que programará algunos acústicos, además del Centro Párraga, en el que se celebrará el concierto de clausura, son los recintos que recogen este festival.

En Microsonidos 2016 estarán Fernando Alfaro, The Rubinoos, Perro, Joaquín Pascual, Airbag, Guadalupe Plata, Havalina, Crudo Pimento, The Purple Elephants, Mucho, Betunizer, Jacobo Serra, Tachenko, Octubre, The School, Los Últimos Bañistas, La Familia del Árbol, Ricardo Vicente, Salto, Amatria, Trepat, Virginia Maestro, Alberto Belando, Biscuit, Cuello, Los Bengala, Clara Plath, The Runarounds, Perlita, Lofelive, Monteterror, Papaya, El Octavo Pasajero, Stay, Gentemayor, Galleta Piluda, La Maniobra de Q, Vacaciones, Remo Persutti, Loudly, Los Pepsicolos, Mad Mad & Tse Tse Tungs, The White Heat, Aliment, The Meatpies, Karenn, Inkeys, New Jungle, Alex Juarez, Proyecto Solaz, Fernandead, Los Alambres, Derrick, Bien Por Will, Drive, Alv McMartin y Lucky Dückes.

 

ENTREVISTA A PERRO

ENTREVISTA A CRUDO PIMENTO

ENTREVISTA A GENTEMAYOR

ENTREVISTA A VIRGINA MAESTRO

LAS CONFESIONES DE RICARDO VICENTE

RICARDO VICENTE NAHUM GARCIA 699

LAS CONFESIONES DE RICARDO VICENTE

Ricardo Vicente es un auténtico domador de la palabra, ya sea por medio de exquisitas melodías pop o de la escritura. Aunque acabe de publicar su segundo trabajo en solitario – “Hotel Florida” (Cydonia/BCore) – el zaragozano ha participado en infinidad de proyectos, siendo Tachenko, La Costa Brava y Francisco Nixon los nombres que más fácilmente nos vienen a la cabeza. Todavía tenemos muchas cosas que conocer de este profesor de filosofía metido a artista (lo de músico se le está quedando corto), por lo que hemos querido que sea el primer invitado a participar en “Las confesiones de”. En esta nueva sección, el protagonista nos cuenta desde sus “guilty pleasures” hasta aquellas cosas cotidianas que muchas veces se nos escapan, pero que nos pueden ayudar a conocerle más íntimamente. Ricardo Vicente está confirmado para el Festival Microsonidos y el Sonorama Aranda, pero seguro que le podremos disfrutar en muchas otras importantes plazas.

¿Con que canción inconfesable no puedes evitar ponerte a bailar?

Con Eddy Grant y su “ Gimme Hope Jo’Anna”.

¿Qué música alejada de tu estilo y que no nos imaginaríamos te encanta?

No sé si es alejada de mi estilo, pero puedo estar horas escuchando a Paolo Conte.

¿Has aprovechado que alguien pesado te ha reconocido para que al menos se pague una copa?

Una copa no creo, pero sí reconozco que en algún festival en que mi hotel estaba lejos y mi conductor dormía me han llevado en coche unos bolingas.

¿Sigues la prensa del corazón? ¿Sabes quién es Olvido Hormigos?

No la sigo pero puedo engancharme a ciertos temas durante una temporada. Y sí, por supuesto, sé quién es Olvido Hormigos, aunque yo imaginaba una continuación distinta a su carrera.

¿Ves Sálvame? ¿Y Gran Hermano?

Como digo, sí que puedo seguir culebrones mediáticos, pero los de Sálvame me parecen ya de la Casta. Me gusta más seguir cosas un poco más rebuscadas, por eso de la conciencia de intelectual. Gran Hermano creo que está agotado, yo soy fan de shows como “Here comes Honey Boo Boo”.

¿Cómo va tu inglés?

Muy bien, gracias. Lo hablo desde pequeño.

¿Te has leído 50 sombreas de Grey? ¿El Código Da Vinci? ¿Coelho? ¿Murakami?

No suelo leer nada publicado después de 1969.

Si te lo propusieran y la cantidad fuera interesante , ¿saldrías en el Interviu?

Sí, pero si Torito me hiciera una entrevista de nivel. Lo haría por necesidad, eso sí.

¿Has mangado algún CD/Cassette/vinilo en una tienda?

No he robado nada en la vida, pero de pequeño un amigo robó en el Corte Inglés unas cintas y nos llevaron al cuartito, debo tener ficha seguro.

Cuando quieres ir a un concierto, ¿buscas la manera de que te apunten en la puerta?

A veces sí, pero ¿sabes lo que pasa? que cuando vas gratis a un concierto generalmente no lo puedes ver ni escuchar en condiciones porque tienes que atender muchos compromisos.

¿Has pedido alguna cosa extraña para el camerino? (seguro que para ti no lo es, pero que los demás te digan que sí).

No, pero  aprovecho para decir lo que me encantaría tener: Jelly Beans, Cherry Coke americana, Twizlers y una chica linda con buen corazón a quien contarle mis problemas.

¿Pones ojitos y sonrisita cuando una chica/o guapa/o te pide un autógrafo?

Uso una mirada standard; si cuela, cuela. A veces se me queda demasiado tiempo (la mirada).

Si te dan el ticket, ¿sueles devolver regalos?

Jamás, me parece un esfuerzo sobrehumano. Que me regalen dinero.

¿Tienes amigos músicos que no te gusta nada lo que hacen pero que no se lo dices por no quedar mal?

No entre mis amigos. Ahora bien, definamos amistad.

¿Los músicos os ponéis verdes en privado?

Sí, somos como taxistas en una parada.

¿Qué artista te da más rabia que utilicen como influencia para tu música?

Casi todos, por envidia o por pudor, casi todos.

¿Te has puesto de mala hostia ante alguna crítica?

No me siento nada maltratado, esa es la verdad. Por suerte, me han hecho pocas malas crítica y más que mala hostia me han provocado tristeza.

¿Has bajado alguna vez de un escenario pensado “que mierda de concierto acabo de dar”?

Llevo veinte años tocando, claro que me ha pasado. Pero siempre me digo que remonté al final del show.

 

PRÓXIMAS FECHAS DE LA PRESENTACIÓN DE “HOTEL FLORIDA”

23 de Enero. Huesca (El Veintiuno).

28 de Enero. Murcia (Festival Microsonidos. La Yesería).

29 de Enero. Valencia (dELUXE Pop Club).

19 de Febrero. Madrid (El Sol).

11 de Marzo. Ourense (Café & Pop Torgal).

12 de Marzo. Vigo (El Ensanche).

11-14 Agosto. Aranda de Duero (Sonorama Ribera)

ASÍ TE CONTAMOS EL SONORAMA RIBERA 2015

Foto de portada: Nahum García

The Hives BBK Live 2013

THE HIVES ESTARÁN EN EL SONORAMA RIBERA 2016

El Sonorama Ribera realizó una fiesta de presentación el pasado sábado en el Teatro Barceló de Madrid, y claro, nos esperábamos algunas confirmaciones, pero nada tan potente en magnitud ni cantidad. El próximo agosto estarán en Aranda de Duero los suecos The Hives, que tienen uno de los directos más salvajes y divertidos de garage rock de los últimos tiempos, además de otra banda internacional del calibre de The Bohicas, que también estarán en el Low Festival y que nos gustaron bastante en el pasado Primavera Sound. Entre los nombres nacionales destacan la presencia del Niño de Elche, que se ha convertido en adalid de la del flamenco trasgresor como pudimos ver en el pasado Monkey Week, además de Izal que vuelven al festival que les vio crecer hasta el fenómeno de masas que es hoy en día y Love of Lesbian que posiblemente se conviertan en la gran banda de indie nacional que en más festivales nos encontremos en 2016.

También fueron confirmados el sábado Barbott, Belize, Carlos Sadness, Clara Plath, Delorentos, Ellos, Igloo, Kitai, La Frontera, Luis Brea y el Miedo, Miss Caffeina, Mucho, Ricardo Vicente, Second, Señores, Shinova, The Great Barrier, The Purple Elephant y Tigres Leones, que se unen a 091 que fue el primer adelanto del cartel.

Toda la información del Sonorama Ribera en: http://bythefest.com/festivales/sonorama/

ASÍ TE CONTAMOS EL SONORAMA RIBERA 2015