Entradas

FFS FIB 2015 Pau Bellido portada

FIB 2015: CRÓNICA DOMINGO

La jornada se preveía larga, la concatenación de conciertos interesantes nada tenía que ver con los días anteriores, por lo que la labor de los castellonenses deBigote, los vascos Belako y los mexicanos Little Jesus, abriendo los tres los diferentes escenarios era todavía más meritoria. Las dos primeras bandas, las españolas, se tomaron con filosofía su porción del pastel, que, aunque pequeña, resulta un premio para estas interesantes bandas. Aunque no tuvieran la recompensa de público –muy escaso a la hora de sus actuaciones- esperamos que sirva de empujón para sus carreras.

deBigote: Foto: Pau Bellido

Muy pronto llegaba uno de los momentos más especiales del FIB 2015, la actuación de los míticos Public Enemy, la banda de rap más legendaria, que si bien a lo largo de su carrera han pasado por nuestro país en bastantes ocasiones, era su primera vez en Benicàssim.

Solamente ver la extensa crew de la banda haciendo los preparativos previos fue un todo espectáculo, son como una familia y cuando llegan a un sitio hacen posesión de él. Con una banda formada por guitarra, bajo y batería, DJ Lord, los clásicos dos bailarines vestidos de militares y hasta cuatro ayudantes de escenario, que hicieron desde animar al público hasta secar el sudor a los raperos, salió al escenario un Chuck D muy energético sobre el sonido de  “Miuzi Weighs a Ton”, que abre su primer disco “Yo! Bum Rush the Show” de 1987. No fue hasta la tercer tema, su clásico “Rebel Without a Pause”, que el torbellino Flavor Flav salió a escena montado en un artilugio a motor de esos que te trasladan sobre sus ruedas con solo variar tu equilibrio, la equipación blanca de Anderson de los Brooklyn Nets y su clásico reloj colgando del pecho.

Public Enemy. Foto: Pau Bellido

Las arengas y la incitación a los saltos fueron la tónica que condujo un concierto plagado de hits como “911 is a joke”, “Wellcome to the Terrodome”, y por supuesto “Bring the Noise”, “Don´t believe the hype” y “Fight the Power”, además de algún tema reciente como “31 Flavors” o una versión del “Rapper’s Delight” de The Sugarhill Gang. El ritmo fue frenético y ni Chuck D, ni un Flavor Flav, que incluso tocó el bajo y la batería, nos dejaron respirar. Dieron un conciertazo. Es un auténtico lujo que estos veteranos raperos sigan en activo y con tanta energía.

El siguiente concierto en el mismo escenario, el FIBERFIB, era el de FFS, el proyecto que ha surgido de la unión de los escoceses Franz Ferdinand y los americanos Sparks. Han publicado un disco estupendo pero además, según nos contaban en la crónica de su paso por el Cruïlla, su directo era todavía mejor. Empezaron con los dos principales bombazos del disco: “Johnny Delusional” y “The Man Without A Tan”, con lo quedó clara la elegancia y la armonía del combo. En perfecta sincronización, dándose el paso y el protagonismo con respeto y elegancia,  y con un carisma fuera de toda duda dieron “el concierto del festival”. Porque si hay otros que han estado al mismo nivel, la novedad de este formato les confiere el plus necesario para esta afirmación. Continuaron presentando disco y entre medio colocando éxitos de ambas bandas por separado y que fue curioso ver tocar a todos juntos, como “Achoo” o “The Number one song in heaven” de Sparks y “Do you want to”, “Michael” o “Take me out” de Franz Ferdinand. El público joven inglés espero a las versiones de los escoceses para volverse loco, pero la totalidad del conjunto fue magnífica. Terminaron igual que empezaron, con una gran canción de FFS, “Piss off”

FFS. Foto: Pau Bellido

La voz hiriente de Beth Gibbons sobre las cadencias poderosas del trip hop lanzadas por Geoff Barrow, no parecía ser el concierto que esperaba el mayoritario público joven en el último día de festival, ellos querían el baile que vendría después, igualmente, hubo numerosos fueles disfrutando de Portishead. Desde hace tiempo que no ofrecen nada nuevo, y el set list fue prácticamente igual al de sus cuatro últimas visitas a nuestro país desde su paso por el FIB 2011, y solo han añadido “Chase the Tears” –canción benéfica que publicaron en 2009- a aquella actuación. No obstante, eso no quita que cada uno de sus conciertos se convierta en una experiencia personal profunda e introspectiva. Un verdadero placer para los sentidos. ¿No es “Glory Box” la canción más sensual de la historia?

Portishead. Foto: Pau Bellido

La última banda de rock para los anglosajones, era The Cribs, a partir de entonces solo quedaban un par de bandas nacionales o música de baile. No podemos decir que el concierto de The Cribs no fuera entretenido, pero que todas las canciones suenen o a Ash o a Weezer y no tener los hits de estos es poco curriculum, por mucho que en tu banda haya tocado Johnny Marr o que Lee Ranaldo cante una canción contigo a través de las pantallas, además si el sonido de tu escenario parece que salga del radiocassette de un coche dentro de un túnel de lavado, tienes poca oportunidad de empatizar por mucho que te esfuerces.

La bendita suerte de la noche fue pasar a ver lo que hacía Joe Crepúsculo sobre el bus azul de Red Bull al ver de lejos que contaba con mucho público, porque posiblemente fue uno de los momentos más memorables de todo el festival. La juerga con amigos que montó Crepúsculo sobre el escenario será recordada durante tiempo. Ver como encaraba la recta final de su show con canciones como “Maricas”, “La verdad” y “Máquina de baile”, mientras en un lado del escenario Nacho Vigalondo “El Alacrán” lo daba todo con unos bailes divértidísimos y en el otro estaba Tomasito, que acabó zapateando y dando palmas en calzoncillos y botas, fue toda una experiencia.

Joe Crepúsculo. Foto: Pau Bellido

Después de los grandes shows que llevábamos a las espaldas, y del divertidísimo espectáculo de Crepúsculo, pasar por el final de Bastille fue como escuchar un chiste empezado y no pillarle la gracia. Acabaron con una versión desprovista de salero (épica al estilo Bastille) de “Rhythm of teh Night” de Corona y su éxito “Pompeii”. Eso sí, fue uno de los conciertos más multitudinarios de la noche y seguro que hizo las delicias de algunos miles de chavales que se habían “aburrido como una ostra aburrida” en los conciertos de Portishead y FFS (salvo en las de Franz Ferdinand, claro).

Bastille. Foto: Pau Bellido

La jornada había resultado un éxito y con esa placentera sensación nos podíamos haber ido a casa, pero decidimos finiquitar nuestras fuerzas con el ultravitaminado concierto de Novedades Carminha. Tocaron sus irreverentes y divertidas melodías de garage pop casi del tirón, nos hicieron bailar sin cesar, y su versión de “Demolición” de Los Saicos nos sirvió para sacar fuera todas las toxinas de un intenso fin de semana. Mejor colofón imposible.

Tras los gallegos y mientras sonaba Madeon, joven prodigio francés de la electrónica, en el Escenario Las Palmas, nos marchamos para no empañar el exquisito sabor que nos había dejado el recorrido por los conciertos de hoy.

El FIB 2015 remontó el sábado y ganó el partido en domingo, pero una jornada tan completa como la última no debe nublar nuestra visión de conjunto. El festival tiene que tender a que todos los días tengan carteles como el de esta última jornada, y recuperar un poco el crédito perdido durante estos últimos años.

Para configurar un buen cartel los próximos años es imprescindible recuperar una buena serie media, y para superar el hándicap del target de “jóvenes ingleses de vacaciones”, debería hacerse con grupos de cierta enjundia y no solamente con grupos de modas pasajeras o música de baile. En cuanto a la participación española creo que este año ha mejorado notablemente y el festival poco puede hacer más; dos cabezas de cartel, grupos emergentes a primera hora y otros de efectividad contrastada repartidos en diferentes momentos. Que haya público para todos es otra historia. Nosotros seguiremos con atención todas las noticias que aparezcan de la edición 2016 y luego vendremos para contárosla. No esperamos que sea como en sus años dorados, pero esperamos que cuanto menos mejore esta edición.

Portada – FFS. Foto: Pau Bellido

jamie-cullum cruïlla

JAMIE CULLUM Y FFS ENTRE LAS NUEVAS CONFIRMACIONES DEL CRUÏLLA

El festival Cruïllla acaba de anunciar la incorporación de nueve nuevos artistas a su cartel 2015, entre los que destaca la presencia de FFS, grupo surgido de la unión de Franz Ferdinand y Sparks (que también actuarán en el FIB 2015) y el cantante y pianista Jamie Cullum (en la foto). Además de los mencionados, también actuarán en el festival Xavier Rudd & The United Nations, Vintage Trouble, Le Peuple de l’Herbe, Toundra, Mi Capitán, Seward y Carlos Sadness.

Esta es la configuración del cartel del Cruïlla con los artistas confirmados hasta el momento:

El Cruïlla Barcelona Summer Festival se celebrará en el Parc del Fòrum de Barcelona el 10,11 y 12 de julio, toda la información en: http://bythefest.com/festivales/cruilla/

FFS FIB

FFS (FRANZ FERDINAND & SPARKS) ESTARÁN EN EL FIB

El FIB acaba de confirmar que Franz Ferdinand y Sparks estarán en su edición 2015, en formato conjunto -FFS-. Tiempo atrás, ambas bandas anunciaron que pretendían grabar un álbum juntos y salir a presentarlo, así que tendremos la ocasión de presenciar este curioso combo muy pronto.

Esta confirmación se une a los ya anunciados The ProdigyFlorence & The MachinePortisheadStromae, Kaiser ChiefsMark Ronson (DJ)Jamie THudson Taylor, Los PlanetasNoel Gallagher´s High Flying BirdsBastilleCrystal FightersPublic EnemyClean BanditsBeach Beach, Hinds y Nunatak.

El FIB se celebrará del 16 al 19 de Julio, toda la información en: http://bythefest.com/festivales

cabecera-hidrogenesse

ENTREVISTA: HIDROGENESSE

Hidrogenesse es el dúo barcelonés compuesto por Genís Segarra –también en Astrud– y el artista plástico Carlos Ballesteros. Su estilo forma parte de esa visión alternativa y también rara del pop en castellano hecho en España, con influencias diversas que van más allá de lo musical. Su último álbum, “Un dígito binario dudoso” (2012), está inspirado en el matemático inglés Alan Turing, que tras ayudar a descodificar códigos en clave del ejército nazi, fue condenado por su homosexualidad. Hidrogenesse, que acaban de producir el nuevo álbum de Single, “Rea”, y son los responsable del sello Austrohúngaro, estarán en unos días en el Vida Festival y en septiembre en el South Pop Festival.

 

Estáis trabajando en un nuevo disco que se llama “Roma”. ¿Qué podéis adelantar sobre él?

Es un disco antiguo, con canciones antiguas que tratan temas antiguos. Lo empezamos hace años, y este verano hemos ido a Roma para terminar de componer las canciones y presentarlas en la Academia de España en Roma.

 

Vais a participar en el nuevo proyecto audiovisual de Aníbal Santaella. Tocasteis en Roma la noche del solsticio poniendo banda sonora a un vídeo suyo. ¿Quedará registrado de alguna manera?

No quedó registrado lo que hicimos esa noche, pero ahora que hemos regresado el vídeo va a terminarse con su banda sonora para presentarse el año que viene en la Academia de San Fernando en Madrid.

 

Ya colaborasteis con Santaella en el pasado, cuando hizo dos esculturas vuestras en 3D. ¿En qué consistió aquella colaboración? 

Le pedimos que nos diseñara en 3D para fabricar unas pequeñas esculturas que debían ser una versión idealizada y egipcia de nosotros mismos.

 

La canción “Moix”, en la que estaba basada aquella colaboración va a estar en el nuevo álbum. ¿Por qué una canción sobre Terenci Moix?

Por nuestra fascinación por el Antiguo Egipto y por el Hollywood dorado. Moix siempre fue un divulgador de estos dos temas. Además, era un personaje muy divertido. Sus apariciones en televisión, sus entrevistas…

 

A raíz de componer la canción pudisteis visitar su biblioteca de la mano de su hermana.

Nos encantó conocer a Ana María, escuchar sus historias mientras liaba cigarros. Vimos los libros de cine, todas las novelas de Agatha Christie que coleccionaba, muñecos, posters, muebles…

 

 

En “Roma” también estará “El artista”, que apareció hace tiempo como single…
Sí, en el disco habrá canciones que la gente ya conoce, porque las hemos tocado en directo o incluso las hemos publicado. Ya hemos dicho que todas son antiguas. No queremos que queden huérfanas, ni queremos hijos únicos.

 

¿Y cómo ha sido tocar “Roma” en Roma?

La semana que hemos pasado en Roma ha sido estupenda. Nos propusimos terminar las canciones, que algunas estaban sin pulir, y presentarlas al público en un formato mínimo, solamente piano y voz. Esto nos ha servido para asegurarnos de que nos gustan, de que las piezas encajan, de que no sobra ni falta nada.

 

Hace unos meses estuvisteis en México, ¿cómo fue la experiencia?

México nos encanta. Fuimos por primera vez en 2009 y desde entonces deseábamos volver. Volver a los sitios es mucho mejor que ir por primera vez, así que volver a México ha estado muy bien. Hemos hecho tres conciertos, en un festival grande y también en una sala pequeña. También hemos pinchado, hemos vendido discos, y hemos paseado por toda la ciudad de México, que nos encanta.

 

¿En qué ciudad os encantaría actuar en directo?

Nos gustaría actuar en Santiago de Chile, en Buenos Aires, en cualquier ciudad latinoamericana donde tengamos público…

 

El dúo es vuestro formato favorito para tener un grupo. Decidme algunos de vuestros dúos favoritos.

Los más favoritos son Chico y Chica y los Sparks, pero desde Royal Trux a Single, pasando por Yello, Espanto, Soft Cell, Pet Shop Boys, La Düsseldorf, D.A.F.… Son tantos… La verdad es que casi todos nuestros grupos favoritos son dúos.

 

¿Y alguna banda que os guste a rabiar y no sea un dúo?

Kraftwerk, The Magnetic Fields (aunque casi son un dúo), The Smiths, St. Etienne…


Hablando de dúos, habéis producido el nuevo álbum de Single. ¿A quién le apetecía más trabajar con el otro, a Single o a Hidrogenesse?

Pues no sabemos. Nos pidieron ayuda con unas canciones que tenían medio hechas y un disco que querían hacer en plan reggae… Les propusimos hacernos cargo de todo, y aceptaron. La experiencia ha sido muy grata, divertida, fácil… Larga, eso sí, porque al no tener un límite de horas en un estudio, y al vivir en diferentes ciudades, el proceso duró medio año.

 

Habéis declarado que vuestro rollo es el anti-autor. ¿Cómo lo definiríais exactamente?

Nos encantan los autores excéntricos de toda la vida, pero se necesita hacer mucha autocrítica para no caer en aburrimientos, bobadas o petulancias. No todo el mundo tiene criterio o sentido crítico cuando se trata de uno mismo. Por eso es mejor tener alguien al lado que te dé un toque cuando te pones pesado.

 

Además del nuevo disco de Hidrogenesse, ¿qué otras novedades prepara Austrohúngaro? ¿Habrá pronto otro disco de Chico y Chica?

Chico y Chica están haciendo ahora un show nuevo muy original que combina canciones y la lectura de un relato de ciencia ficción. No sabemos si están pensando en grabar nuevas canciones o qué. Espanto sí que tienen ya una maqueta con varias canciones y ganas de grabarlas.

 

¿Os da rabia que vuestras canciones no sean más conocidas en España o ya os habéis hecho a la idea?

Nos da rabia que se juzgue la música por lo conocida que es. Teniendo en cuenta la forma en la que trabajamos, totalmente independientes, algunas de nuestras canciones son bastante conocidas.

 

¿Qué os ha parecido el indulto a título póstumo que el gobierno británico le concedió a Alan Turing?

Pues que llega tarde y mal. Ese perdón es un absurdo. Tanto para él como para el resto de personas que sufrieron leyes tan injustas.

 

En unos días actuais en el Vida Festival. ¿Qué es lo que más os gusta de tocar en festivales? ¿Y lo que menos?

Lo que más es que de repente tienes un público que no te imaginas y que normalmente te pagan el caché que les pides. Lo que menos, todo el estrés que comporta a nivel logístico y técnico.

Rafa Cervera