Entradas

PORTADA the weeknd Jota Martínez Fotografía

FIB 2017: CRÓNICA JUEVES

Texto: David Blutaski

Foto portada: The Weeknd / Jota Martínez Fotografía

Hacía mucho tiempo que una jornada de jueves del FIB no tenía un atractivo como la de este año; un cabeza de cartel de actualidad, un par de viejas glorias de retorno y con nuevos trabajos, electrónica de calidad, pinceladas de clase media de nivel y un buen puñado de bandas nacionales.

No vamos a mentir, o al menos lo intentaremos hacer sin que se note demasiado, por lo que lo primero es confesar que nuestra intención era estrenar nuestro recorrido viendo a Sunflower Bean y a Gener, pero no llegamos a tiempo. La razón de nuestro retraso en llegar al recinto, recoge un dato importante para esta crónica: nos sorprendió la gran cantidad de público para ser jueves y tardamos una eternidad en encontrar un taxi y otra en que nos llevara al festival en un pueblo de Benicàssim totalmente colapsado ya a primera hora de la tarde. Seguramente, con el transcurso de los días, certificaremos una edición con cifras de record, pero lo dejamos para el balance final.

Bueno, al lío, llegamos al Escenario Las Palmas sudorosos, pero cerveza en mano, sobre las primeras notas de Belako. Las siete y pico de la tarde es una hora temprana para este nuevo modelo de FIB y el escenario grande suele parecer desangelado a estas horas y más si es una banda nacional, pero no fue este el caso. Estos chavales vascos cogen músculo a cada año y sus seguidores se multiplican y fidelizan al mismo ritmo. Lo más destacable de lo que vimos de su concierto –aproximadamente medio set, puesto que también teníamos intereses en otro escenario-, es que su seguridad en directo ha ganado mucha fuerza, y la garra con las que interpretan viejos y nuevos temas, impacta y convence. Nuevos temas porque otro de los aspectos más destacados fue la presentación de los adelantos de “Render Me Numb, Trivial Violence”, lo que será el nuevo disco de la banda de Mungia, que verá la luz en septiembre. Por lo escuchado, este trabajo parece que será más orgánico y menos sintético, con un post punk afilado de colmillo y garra.

Belako

Nuestra deserción de Belako fue motivada por el deseo de ver al menos el final del set de Twin Peaks. La banda de Chicago está enmarcada en la nueva hornada de grupos de garage indie rock, y además de parecernos atractivos por tener una actitud en el escenario bastante divertida, nos gustó comprobar que sus pegadizas canciones también beben de una buena dosis de power pop y que le confieren a algunas canciones un regusto a rock clásico americano de los 70, ofreciéndonos puntualmente el espejismo de tener ante nosotros a unos The Band destartalados, pero simpáticos. Si no les conocen, escuchen su último álbum, “Down In Heaven”, una de las joyitas del año pasado, que puede hacerles distendida una tarde de verano cerveza en mano.

En un público dividido entre la juventud ávida por los éxitos del momento y los veteranos del lugar a la espera de una vuelta de tuerca más de sus viejas y añoradas glorias, para estos últimos, había preparado un menú de dos platos en el que el primero era Ride. Si bien al que escribe, su concierto del Primavera Sound de 2015, primera visita a España desde su reunión el año anterior, le dejó frío a pesar de ser muy fan, la actuación de este FIB la ha parecido de lo mejor de la primera jornada. El espectacular sonido del escenario principal fue el aliado perfecto para las capas de guitarras, los poderosos ritmos y las perfectamente empastadas melodías vocales de Andy Bell y Mark Gardener. Tienen nuevo trabajo de este año, un “Weather Diaries” más que aceptable, pero aunque su single “Charm Assault” podría encajar perfectamente entre lo mejor de su repertorio, cuando nos dejaron con la boca abierta fue cuando interpretaron los éxitos de sus dos primeros álbumes, intercalados con temas de algunos de los EPs de la época. Los que les conocimos en los primeros 90, nos transportamos allí de inmediato y nos dejamos llevar por la grandeza de “Vapour Trail” o “Leave Them All Behind”, y solamente echamos realmente en falta “Twisterella”.

Ride

La sorpresa de la jornada nos la llevamos con Kaleo. El blues rock, o más bien indie rock blueserizado, de esta banda es pegadizo a más no poder, y la poderosísima voz rasgada de su cantante – ¡Virgen Santa qué garganta tiene este islandés! – nos dejó pasmados. Tienen un potencial comercial indudable, ya han puesto su música en series de éxito y anuncios, y su instalación en Texas seguro que les acaba de dar el empaque para ser TOP en charts de radios de todo el mundo. No han inventado la rueda, ni siquiera la han perfeccionado, pero sus llantas son bonitas, del tipo de bonito que gusta transversalmente a la gente.

Kaleo

Tórtel se presentaban en la carpa Radio 3 de este FIB 2017 en una formación de seis, para presentar las canciones de “Transparente”, trabajo publicado el año pasado que da una vuelta de tuerca más a una racha excelente de buenos discos. El horrendo sonido de esta carpa –algo que ya padecimos el año pasado- fue lo único que nos privó de disfrutar en toda su extensiçon de la brillantez y frescura de las composiciones de Jorge Pérez, unos temas de agradable singularidad, característica muy destacable en el gris marengo que reina en el indie nacional. Quizá es que conocemos de primera mano lo bien que pueden sonar en otras condiciones, quizá los que ayer les vieron les disfrutaron sin percatarse de ello, pero a nosotros nos pareció una lástima.

Tórtel

Indiscutiblemente, el reclamo de The Weeknd como cabeza de cartel funcionó a las mil maravillas, solamente había que ver como en la explanada del Escenario las Palmas parecía no caber ni un alfiler. Perdónenme pero no soy un habitual consumidor del nuevo R’N’B comercial, por lo que, aunque inevitablemente conocía los hits de este artista canadiense, me sentía virgen a la hora de disfrutar de su concierto. Para mi regocijo, enfrentarme sin prejuicios al show me hizo disfrutar de un espectáculo de pop de raíz negra de gran magnitud. La impecable voz del joven novio de Selena Gómez, además de la avidez con la que incorpora detalles de diferentes sonidos de moda en cada uno de sus temas, me hizo pensar en Michael Jackson. Palabras mayores.

The Weeknd / Foto: Jota Martínez Fotografía

Al igual que con RIDE, nuestra última experiencia con Jesus and Mary Chain, – también en un Primavera Sound – tampoco fue para echar cohetes. Como la banda de Oxford, los hermanos Reid también tienen nuevo disco, también aceptable y académico, pero no destacable dentro de la discografía de una banda mítica que fue pionera exprimiendo el post punk en la búsqueda de nuevas y oscuras autopistas sónicas. La desgana con la encararon aquel Primavera estos supervivientes e historia viva de los primeros FIB, parece haberse transformado en actitud y garra, y pudimos ver cómo un Reid agarrado al micro y otro acuchillando la guitarra siempre escondido entre las brumas, nos ofrecieron un set list impecable. Como RIDE, cumplieron el expediente de presentar un puñado de nuevas canciones, pero después descargaron un variado muestrario de casi toda su carrera con temas míticos como “April Skies”, “Head On”, “Far Gone and Out”, “Just Like Honey” o una abrasiva “I Hate Rock ‘n’ Roll” de “Munki”, el último álbum que editaron antes de su parón en 1998.

The Jesus and Mary Chain / Adrian Morote Photography

Con este buen sabor de boca y mientras los exquisitos ritmos del británico Bobobo hacían bailar en el escenario principal, enfilamos la puerta de salida en busca de un merecido descanso.

 

The Jesus and Mary Chain FIB

¿OS ACORDÁIS DE LA PRIMERA EDICIÓN DEL FIB?

En nuestra labor arqueológica de recordar los primeros carteles de los festivales más representativos de nuestro país, hoy hemos decido ponernos manos a la obra con el del FIB. El Festival Internacional de Benicàssim celebró su primera edición el año 1995 en el Velódromo de Benicassim que contaba con un aforo aproximado de 8.000 personas, puesto que no fue hasta 1998 cuando el festival se trasladó a su espléndida actual ubicación. Aquel nuevo festival, ideado por los hermanos Morán, Luis Calvo y Joako Ezpeleta (estos dos últimos, creadores del sello Elephant y la revista Spiral respectivamente, abandonarían el proyecto un par de años después), tuvo tres jornadas, con un cartel centrado en la primera hornada del indie patrio y los grupos anglosajones más representativos de los gustos de aquel momento.

Lo primero que sorprende en este repaso nostálgico al cartel de esta primera edición, es la cantidad de protagonistas que repiten en los festivales actuales, algo que cuanto menos debería inducir a la reflexión. Si hablamos de cabezas de cartel, es indicativo que Ride, que participaron en aquella edición poquísimo tiempo antes de separarse, son, en su reciente vuelta a la actividad, cabezas de cartel del Primavera Sound 2015 o que The Jesus & Mary Chain, que iban a actuar en 1995 con “Stoned and Dethroned” –un disco muy alejado de sus maravilloso dos primeros discos o de “Automatic” , su artefacto más pop- lo son del BBK Live (aunque finalmente se cayeron de aquel primer cartel y fueron sustituidos por Mega City Four).

Menos suerte, o repercusión,  tuvieron los taciturnos Cranes, que entonces se encontraban en su momento de mayor popularidad apadrinados por The Cure, y que luego se han mantenido en un segundo plano con continuas idas y venidas.

Pero estos no son los únicos artistas que siguen siendo protagonistas de nuestros macroeventos 20 años después, si solo fueran ellos quizá sería en un dato anecdótico, pero no es así. Aquel año ya aparecían en un lugar destacado Los Planetas, que representaban el aire fresco de una generación que necesitaba nuevos ídolos. Muy pronto los granadinos, con su debut en largo “Super 8”, se convirtieron en punta de lanza de un recién nacido movimiento, y prácticamente no han dejado de serlo hasta ahora. Precisamente este año, después de muchas participaciones, vuelven al FIB como cabezas de cartel y principal reclamo para el público español, completando un ciclo de más de dos décadas –este año se celebra la 21ª edición-.

Si otro artista nacional se ha mantenido en el candelero desde 1995 hasta nuestros días, ese es Sr. Chinarro; banda primeriza en aquella ocasión, pero habitual desde entonces tanto en el FIB como en el resto de festivales. Otra banda patria de aquel line-up que también podremos ver esta temporada es Australian Blonde, que tienen confirmada su presencia en el Sonorama y que desde su vuelta a los escenarios, tras diez años de inactividad, para participar en 2014 en el Día de la Música, en el que se conmemoraban los 25 años del sello Subterfuge, han decidido publicar un single y ofrecer algunos conciertos puntuales.

Dos bandas que el año pasado cerraron un círculo en el 20º aniversario del festival, fueron Automatics, que volvieron en 2014 para hacer una fugaz gira –su cantante José Lozano tiene un nuevo proyecto, Murciano Total, que protagonizó hace unas semanas nuestra sección Emergencia en byTHEFEST – y The Charlatans de Tim Burgess, que nunca han dejado la actividad, y que con cuatro discos publicados y convertidos en uno de los máximos exponentes del sonido madchester fueron cabezas de aquel primer cartel.

Otras bandas que se fueron, acaban de volver – en este caso internacionales- y están en festivales españoles son The Pastels, que el año pasado pudimos ver en el Deleste y este año están programados en el Primavera Sound, y unos Echobelly, que en 1995 habían publicado sus dos primeros y mejores discos – “Everyone’s Got One” y “On”, que van a resucitar para el QFestival que se celebrará en Alzira en septiembre.

Otra banda, al igual que The Charlatans, que siempre se ha mantenido en activo, aunque con diferentes renovaciones, son The Wedding Present que han actuado en las últimas ediciones del Primavera Sound y que aunque este año no estarán en Barcelona como tales, aunque sí lo hará David Gedge con Cinerama y su nuevo trabajo, en el que da otra visión del último disco de su otra banda.

De entre los internacionales desaparecidos están Salad, en los que cantaba la presentadora holandesa de MTV Europa Marijne van der Vlugt, y de los que  Paco Pérez-Bryan no paraba de radiar el single “Man in a Box”, de su recién editado disco de debut “Drink Me” –auténtico hype made in UK-, en su programa “De 4 a 3” en Radio 3.

También los inclasificables Carter USM (The Unstopable Sex Machine) que vivieron una época de gran éxito en Reino Unido mezclando su estrambótico rock con sampleados y ritmos pregrabados, y que acudían a Benicassim con “Worry Bomb” el cuarto disco consecutivo que colaban entre los diez primeros puestos de las listas de Reino Unido.

Pero sobre todo los añorados Supergrass en su mejor momento; con un disco debut -“I Shoud Coco”- publicado un año antes, que había sido número 1 en UK y un segundo -“In it for the Money”-, que sería número 2 el año siguiente. Se separaron de repente en 2010 mientras grababan un nuevo álbum, pero su cantante Gaz Coombes ha continuado carrera en solitario y este año ha publicado “Matador”, un excelente segundo disco.

Otros que estuvieron en esta primera edición, pero que no tuvieron una larga carrera, fueron los pioneros del twee pop, surgidos del C86 y pertenecientes a la escudería Sarah Records, Heavenly.

El grueso de las bandas nacionales que militaban en aquel recién nacido movimiento, tuvieron su periodo de efervescencia, pero acabaron sucumbiendo a la imposibilidad de llegar al gran público. Así ocurrió con mejor o peor suerte, con mayor o menor repercusión, con Iluminados, El Regalo de Silvia, Honey Langstrumpf, La Especie Sub, Silvania, Yougur, Spring, Revolution, Guedeon Della, Le MansPenelope Trip o Pribata Idaho – cuyo cantante Ernesto González poco después pasó a ser el director de comunicación del festival-, formalizando con su desaparición la primera gran extinción del indie español.

De entre los que tuvieron una carrera más próspera, pero también con fecha de caducidad, nos encontramos el revival mod de Los Flechazos o a los donostiarras La Buena Vida, formación añorada y convertida en auténtica banda de culto.

Bastantes de los artistas aquí mencionados forman parte de la historia del festival, no solamente por participar en esta icónica primera edición, sino porque han repetido su participación en multitud de ocasiones, como muestra decir que Jesus & Mary Chain, Los Planetas, Automatics, Australian Blonde y Silvania repitieron en la segunda edición.

No cabe la menor duda de que 1995 nos queda muy lejos, no solo en el tiempo, si no en su filosofía y formato, pero no cabe duda de que fue el germen de uno de los festivales que han marcado la historia de este tipo de eventos en nuestro país.

Toda la información del FIB en: http://bythefest.com/festivales/fib/

Future Islands

NUEVAS CONFIRMACIONES EN EL BILBAO BBK LIVE

Después de la confirmación de que Muse sería uno de los cabezas de cartel de su edición décimo aniversario, el Bilbao BBK Live suma catorce nuevas incorporaciones a su programación. Entre ellas, la de otro cabeza de cartel: The Jesus and Mary Chain, que visitarán Bilbao dentro de una gira muy especial, la del treinta aniversario de su álbum debut, “Psychocandy” (1985), que interpretarán en su totalidad en Kobetamendi en la que será su única actuación en 2015 en un festival del Estado (al igual que en el caso de Muse).

 

Formados por los hermanos William y Jim Reid a las afueras de Glasgow, The Jesus and Mary Chain se coronaron como los reyes del post-punk a mediados de los ochenta. La marcada influencia de The Velvet Underground, un sonido formalmente pop con una fuerte distorsión en las guitarras y una actitud provocadora ante el público son algunas de las señas de identidad de esta banda que ha dejado su impronta en muchos de los grandes grupos que llegaron después, como My Bloody Valentine. “Psychocandy”, un álbum de sonido pop y a la vez antipop como ya anticipa el propio título, “significó una patada en la boca para todos aquellos que se interpusieron en nuestro camino entonces; que eran prácticamente toda la industria musical”, afirma Jim Reid recordando el significado de este trabajo en su carrera

 

Ben Harper regresa a Bilbao al frente de sus Innocent Criminals, con los que no compartía escenario desde 2008. En este tiempo el guitarrista y compositor californiano ha grabado un par de discos con una banda de apoyo distinta, Relentless7, ha colaborado con otros músicos como Ringo Starr, ha formado el supergrupo Fistful of Mercy y ha editado un disco con su madre, Ellen Harper, entre otros proyectos. Por su parte, Counting Crows alcanzaron la fama con su tema “Mr. Jones”, disfrutando de una considerable popularidad durante los noventa. Desde entonces, continúan defendiendo su posición dentro del rock alternativo con magníficos trabajos. Durante este año aún en curso han publicado “Somewhere Under Wonderland”, su octavo disco de estudio, con el que ya han alcanzado el Top Ten de las listas de éxitos de Estados Unidos.

La banda de synthpop Future Islands (en la foto), originaria de Baltimore, también será parte del cartel del décimo aniversario del festival. Esta misma semana han sido noticia, ya que su tema “Seasons (Waiting On You)” ha sido elegido como ‘Mejor Canción de 2014’ por la influyente revista Pitchfork.

 

A estas ilustres confirmaciones se suman también la banda australiana de ska y jazz The Cat Empire, el dúo californiano de indie pop Capital Cities, los irlandeses Kodaline (anteriormente conocidos como 21 Demands) o The Ting Tings, que vuelven con disco nuevo y con la intención de poner a bailar Kobetamendi. También Delorean, una de las formaciones vascas más internacionales del momento, regresará a Bilbao el próximo verano para actuar en el festival. Esta décima edición contará además con los directos de la banda francesa de rock experimental Shaka Ponk, tras su cancelación del año pasado, y los británicos Zoot Woman, formación de pop electrónico. También se incorporan al cartel los rockeros de Arizona Baby, que llegan con su recién editado tercer disco, “Secret Fires”; los bilbaínos -y profetas en su tierra- Zea Mays y los gallegos Novedades Carminha, trío gamberro de garaje-punk.