Entradas

Vina Rock Nerea Coll Photography PORTADA

CRÓNICA DEL VIÑA ROCK 2017

Texto: Francisco M Peco

Foto portada: Nerea Coll Photography

Jueves 27 de abril

Llegó el final del mes de abril y con esto llegaba una vez más el esperado Viña Rock, festival que celebraba su XXII Edición en su habitual recinto de Villarrobledo, un espacio que ha ido creciendo y transformándose para adquirir las necesidades que ha generado un cartel con hasta siete escenarios que albergaban 130 artistas en los días de festival.

Tras el habitual ritual de viajar hasta el Viña Rock y pasando los numerosos controles que generaron diferentes quejas entre gran parte de los seguidores del evento – así como desde la organización, quienes aprovecharían la rueda de prensa para pedir entendimiento –, entrábamos en el recinto en la tarde del jueves 27 de abril para disfrutar de la ya habitual y casi exigida Fiesta de Bienvenida, que este año dominaba Riot Propaganda, una banda que era uno de los cabezas de cartel de este 2017 y a los que acompañaban Los News, Capitán Cobarde, Sonido Vegetal o The Locos.

La música en directo comenzó a sonar de la mano de los sevillanos Los News, quienes dieron todo un show de puro rock’n’roll que encantó a más de uno de los que por allí estábamos. El público no paraba de crecer y tras moverse al ritmo de este cuarteto llegó el turno de disfrutar de Sonido Vegetal. Estos tienen una fiesta que es obligatoria en cada cartel en los que te los cruces. “No estoy enamorado hoy”, “Carromato punk”, “Estudia Mucho” o “Tiempos de Volar” fueron algunos de los cortes de ese gypsy rock, que nos invadía con esta orquesta punk.

Los News / Foto: Jota Martínez Fotografía

La noche iba de artistas andaluces, y ahora era el turno del sevillano Alberto Romero, quien volvía a este cartel como Capitán Cobarde para presentarnos su nuevo “Carretera Vieja” (Maldito Records, 2017), del que sonaron temas como “El buen villano” y “Aire”, a los que se sumaron clásicos de su época bajo el seudónimo Albertucho como “El pisito”, el esperado “Mi estrella” o ese “Capitán Cobarde” que sirvió para poner el broche a un show donde el público ya abarrotaba este Escenario Viña Grow.

Capitán Cobarde / FOto: NEREA COLL photography

Y es que los más esperados eran esos Riot Propaganda que forma el proyecto conjunto entre Los Chikos del Maíz y Habeas Corpus. Eran las 00:00 horas y todo el mundo comenzaba a saltar con su nuevo “Plata o Plomo”, seguido de “Riot Propaganda” y “Agenda Oculta”. Esta solo fue una muestra inicial de su repertorio en el que no faltaron “Guerras púnicas”, “Cambiarlo todo” y el ya clásico “El miedo va a cambiar de bando”. Un concierto por todo lo alto que se convertía en el primero de los muchos festivales que pisarán en este 2017.

Riot Propaganda / Foto: NEREA COLL photography

Tras estos llegó Pipi y sus The Locos. Con su habitual puesta en escena, nos hizo bailar con una dosis de ska punk que a más de uno le recuerda de cerca a los Ska-P que este mismo artista lideraba junto a Pulpul. Con este proyecto lleva ya cerca de una década girando y ahora ha conseguido un setlist que se convierte en todo un baile. No sonó sólo el nuevo “La Realidad”, que se coló en el centro de su paso por el festival, sino que este se juntó con “Prepotencia mundial”, “Vendedor de gloria”, “Espacio exterior” o “Resistiré”, dando un concierto de diez. Para la despedida quedaba Serial Killerz, quienes continuaron poniendo ritmo a una noche en la que el frío nos dio el primer aviso de lo que venía a dominar esta edición del Viña Rock.

Serial Killerz / Foto: NEREA COLL photography

Viernes 28 de abril

Descansando lo necesario para aguantar los tres días que quedaban por delante, aprovechamos la mañana del viernes para pasar por la Casa de Cultura de Villarrobledo, donde Boikot presentaba el nuevo cortometraje “Jarama”, dirigido por Alberto Pla. Esta es toda una recomendación para aquellos que sean aficionados al cine y una obligación para cada uno de nosotros, para que no olvidemos nuestra historia.

Pasando así la mañana, había tiempo para llegar al recinto cuando este abría sus puertas y dirigirnos directamente hasta el Escenario Cabo de Plata, donde Mediterranean Roots eran los encargados de dar el pistoletazo de salida a un espacio donde actuaban grandes nombres del rap como Kase.O, Mala Rodríguez, 7 Notas 7 Colores, Rapsusklei y Duo Kie. Estos se mueven en la escena reggae y era su tercer año consecutivo en este evento, siendo ya un concierto casi obligatorio. Con frío y agua, fueron capaces de llegar hasta los más valientes que ya esperaban ahí antes de comenzar a sonar así como a aquellos que no paraban de sumarse en la escasa media hora de directo que tuvieron.

Con toda la maquinaria del Viña Rock funcionando, corríamos hasta el Escenario Poliakov para ver a un trío que tiene un público muy fiel: Mama Ladilla. Estos salían a escena sin complejidades para arrancar al ritmo de “Letras Guarras” y “Obcequeitor”. Nos sacaban más de una sonrisa con sus conocidos “La polla de mi jefe”, “Janfri Güein” o “Mi Nave Mix”, con los que congregaron un buen puñado de viñarockeros pese a la hora tan temprana que era.

Poco después pasó Iratxo por el Escenario Negrita, quien vuelve a contar con la banda para celebrar su X Aniversario en los escenarios y que dio un buen repaso a su discografía, mientras que Vita Imana arrasó el Escenario Villarrobledo para presentar su nuevo “El M4l”, un disco que acaba de salir al mercado. Con estos dos directos ya funcionaba “la hoya” del Viña Rock, el espacio más clásico de todo este evento y donde más tiempo pasaríamos a lo largo del fin de semana.

Sinkope / Foto: Abel Gimeno Fotografía

Sinkope pondría el toque de rock clásico mientras esperábamos a Che Sudaka, quienes nos contaban que venían a este Viña Rock por sexta vez en 15 años de vida de su proyecto para disfrutar y conectar con el público. Lucharon contra la lluvia y esto se notó con claridad, ya que el Escenario Negrita lució un lleno considerable teniendo en cuenta las adversidades del tiempo. El directo arrancaba con “Viendo tu vida al pasar”, continuando “Bam Bam” o “Serás Feliz”. La maquinaria de este cuarteto afincado en Barcelona está engrasada al 100% y eso lo vimos mientras saltamos al ritmo de “Yo quiero más”, “La ley del miedo” o “El trenecito”. Un grupo cercano, humilde y de los buenos; sobre y bajo los escenarios, algo que debemos valorar y aplaudir cada vez que podamos. Bravo por estos Che Sudaka que pusieron la banda sonora al atardecer del viernes en Villarrobledo.

Che Sudaka / Foto: JMartinez Fotografía

Sin pausa nos teníamos que mover sólo unos metros para disfrutar de Lendakaris Muertos, quienes volvían un año más al Escenario Poliakov para arrasarlo, literalmente. La valla de seguridad del público cedía a temas como “Drogopropulsado”, “Cerveza sin alcohol”, “El último txacurra” o “Cómeme la franja de Gaza”. Aitor Ibarretxe lidera este cuarteto con una energía al alcance de muy pocos, siendo perseguido hasta por aquellos fotógrafos que intentábamos “dispararle”, y junto al resto dieron un espectáculo del que destacaron “Detector de Gilipolleces”, “Héroes de la clase obrera” o “Hungara Chúngara”. Una buena dosis de punk desenfrenado y lleno de mensajes directos al pecho que incendiaron la noche del Viña Rock.

Tras estos nos decantamos por Itaca Band, quienes abarrotaron el Escenario Smoking para presentar su “Explosiva”(2017) en un directo que fue toda una explosión y esperamos que en el próximo 2018 vuelva a este festival, abriéndose hueco en un espacio más grande. “La vida Explosiva” y “Ahora y aquí” fueron los encargados de abrir y cerrar un set entre los que también escuchamos “Ojo por ojo”, “Torna’m”, “Rema”, “Camaleón” y “La locura”, porque su directo fue toda una locura que si alguien se perdió todavía se estará arrepintiendo.

Con la media noche llegaba el turno de esos Boikot con los que ya coincidimos al inicio del día, quienes saltaban a escena al ritmo del nuevo “Jarama” para presentar un nuevo espectáculo visual que seguía con clásicos como “Inés”, “Naita na” y “De espaldas al mundo”. El público mezcla seguidores más nóveles con otros que los conocemos de toda la vida y todos coincidíamos en corear “Nos quieren detener”, “Amaneció” o el “Grito en alto” con el que despidieron de Villarrobledo. Un concierto que ya es banda sonora de la historia de este festival y que una vez más, convenció a todos los que allí estuvimos.

Boikot / Foto Jota Martínez Fotografía

Había varias giras que pasaban por última vez por este Escenario Negrita y uno de estos eran Canteca de Macao, quienes han estado en las últimas ocho ediciones del festival y nos brindaron este último trago con el que dirán adiós a este proyecto. “No llores” y “Así es la vida” junto a otras como “P’al sur” y “Desfase” nos llevaron hasta el final que siempre ocupa “Alternativa libertaria”, saciándonos con lo mejor de su discografía.

Mago de Oz

Mientras estos sonaban aquí, los Mago de Oz volvieron a Villarrobledo para hacer del escenario que toma el nombre de esta ciudad manchega un espacio que reclamaba más metros para disfrutar de su directo. Cortes clásicos y otros más recientes hicieron las delicias de unos seguidores de la banda que, habiendo cambiado gran parte de su plantilla por todos conocida, sigue arrastrando a miles de aficionados a ese estilo que los años han hecho que sea el suyo.

Para despedir la noche nos quedamos con Banda Bassotti, quienes se aproximan poco a poco al 40 aniversario de su surgimiento en Italia y tienen un aire clásico que, junto al cierre de The Rea McKenzies pusieron la nota internacional a la jornada del viernes.

The Real McKenzies / Foto: Jota Martínez Fotografía

Sábado 29 de abril

El agua ya dominaba Villarrobledo y las previsiones para esta jornada anunciaban mucha más lluvia, algo que se notó desde las primeras horas del día en el camping de este festival, donde no se perdieron las ganas de pasarlo bien, llueva, nieve o salga el Sol. Afrontando de nuevo la tarde del festival al ritmo de bandas como Gatibu o Antílopez, nos centramos frente al Escenario Poliakov para disfrutar de la apisonadora de Kaos Urbano, quienes llegaron con el sol para arrasar con “Nacidos del Odio”, “Entregados”, “Divide y Vencerás” o “Con cojones”, pura esencia de una música que va más allá y se convierte en una forma de pensar que reflejan sobre y bajo las tablas.

También sonaron “Años Salvajes” o ese “Ángel caído” de su más reciente “La hora del baile”(Rock Estatal Records, 2016) que allí nos mostraron. Dividiendo el tiempo poco después entre esos Bocanada que también presentaban LP: “Libres” y El Kanka, que volvía un año después al mismo espacio, hubo tiempo de disfrutar de ambos, quedándonos con temas del último como “Llámame fino”, “Pudo pasar” y “Que bello es vivir”, con los que puso su agradable música a esta tarde de sábado que poco a poco avanzaba.

Otro de esos grupos que no fallan en Viña Rock es Los de Marras, quienes volvían a tomar este escenario mientras que una vez más les acompañaba un público de los más fieles que hay en toda la geografía estatal. La banda liderada por Agustín (voz) ha conseguido ganarse un hueco en el corazón de gran parte de los rockeros de este país, quienes siempre les acompañan y corean sus letras puño en alto, como bien pide un festival como este.

“Ruido”, “Escapaté” y “Medolías” es lo que necesitaron para engancharnos, logrando que saliera el sol con la misma fuerza que lo hiciese en su directo del pasado 2016. Esto sólo acababa de empezar, pues poco después iban “Hierbagüena”, “A tu vera” o “Hoy”, convenciéndonos una vez más con su particular guarrocanroll.

Pasó la tarde con el rock urbano de Poncho K antes de volver a cruzarme con los clásicos El Último Ke Zierre. Tras más de cuarenta conciertos frente a ellos, sabemos que no se la jugaron demasiado con su setlist. Ya será porque están festejando sus 30 años y quieren que suene lo mejor de su discografía, o porque el público de Viña Rock es demasiado exigente con los temas que allí suenan, en vez de arrancarse con el nuevo “Cuchillas” lo hicieron al ritmo de “Pa que quiero más calor”. Hay que decir que si sonó su nuevo disco, ya que continuó un “Fiesta o duelo” para pasar después por “Yo también puedo ser malo”, “Dime” y “Vuelta al infierno”.

Poncho K / Foto: NEREA COLL photography

Los de Burriana han mejorado en los últimos años y son todo un clásico que, como en la noche anterior hiciera Boikot, congregaron a los más veteranos de este festival frente a un Escenario Poliakov en el que también estaban aquellos que llegaban a disfrutar del Viña por primera vez.

“A dónde vas?”, “Tú me vicias” y “Soldadito español” ocuparon el centro de su show, dejando para el final “Escupiré jodidos”, “Tus bragas” y “A cara de perro”, subiendo la temperatura antes de decir adiós en esta noche lluviosa.

Si este año muchos seguidores echaban de menos a La Raíz en este cartel, lo de Txarango fue un sustitutivo que no tiene nada que envidiar a los de Gandía. Nos hicieron bailar, gozar y reír mientras escuchamos su nuevo “El Cor de la Terra”. Un directo obligatorio y una banda a la que ahora le seguiremos la pista muy de cerca. Mientras estos sonaron aquí hubo otros dos escenarios que tenían unos clásicos sobre sus tablas: Obús en el Escenario Negrita y Mala Rodríguez como toda una institución de la escena rapera en el Escenario Cabo de Plata.

La Mala Rodríguez / Foto: Jota Martínez Fotografía

Sobrepasamos la media noche con la incendiaria mezcla de ska punk de Talco, siendo estos una explosión sonora que con “Silent Town”, “L’odore Della Morte” o el clásico y esperado cierre de “La Torre”. La banda nota el cariño de los seguidores españoles, algo que en más de una ocasión han valorado en los micrófonos y que echan de menos en su país. Una pena que Italia deje pasar a estos Talco que siempre es un placer disfrutar.

Y cuando la noche seguía nos asaltaba una difícil decisión, apostar una vez más por el escenario que da apoyo a la escena emergente con La Sra. Tomasa o el ska punk de Russkaja. Dividimos el tiempo y creo que no fallamos, pues mientras que hubo tiempo escuchar  cortes como “Tu señora” de los primeros, también lo hubo para darse un buen baile al ritmo de “Energía”, “”Wake me up” o “Psycho Traktor” de Russkaja, otros de esos que no dejaremos pasar en cualquier festival o sala que podamos cruzarnos.

Desde Sevilla llegaban ahora los Narco, liderados por Vikingo MD y S Curro para hacer una vez más del Viña Rock su casa. Se entregan al máximo sobre las tablas y consiguen esto mismo con su público, quienes se movían y creaban grandes pogos desde la obertura de “A tomar por culo el mundo” o esos “Ahí fuera (Viva Satanás)” y “Siempre enmarronao”. Contagiados de ese estilo tan personal que los ha convertido en uno de esos nombres que cada año domina la madrugada del Viña Rock, siguieron sin tregua con “Son ellos”, “Vizco” o “Demoler”, disfrutando cada segundo antes de que llegaran “Por el estrecho”, “Tu dios de madera”, “Chispazo” o el “Puta Policía” que volvieron a dedicar a las fuerzas del estado que no pararon de merodear en este festival. Como en años anteriores, disfrutamos viendo como Vikingo MD era llevado en volandas por las primeras filas antes de su “¡Hasta siempre cabrones, estáis todos y todas invitados a la próxima fiesta de Los Narco!”

La noche no había acabado, pues quedaba el directo de los gallegos Dakidarria, quienes en la pasada edición tuvieron demasiados problemas en un escenario que parecía no dejarles sonar y ahora tenían una nueva cuenta pendiente con el público manchego. Llegaron para hacer sonar el nuevo “Lume”, con fuego sobre el escenario como ya vimos en otros directos como los de Boikot y Mago de Oz, pero a estos sumaron sus conocidos “A memoria”, “A mocidade activa”, “Revindicar” y otros como “El futuro nunca existió”, el popurrí de “Zambra” y “Mil berros”, con los que lo dimos todo hasta el último segundo.

Domingo 30 de abril

Llegaba la jornada de cierre y, como todos los años, cuestionábamos si habíamos administrado las fuerzas de la mejor forma posible, ya que el domingo también venía bien cargado. Que el festival cerrase en domingo nos recordaba a hace un puñado de años, cuando el Viña Rock no paraba de crecer y ya íbamos por allí a disfrutar de un cartel que, pese a que más de uno lo critique, sí que ha ido cambiando y transformándose con los años. Esto se puede comprobar con un simple vistazo a la lista de estos, ya que aunque si es cierto que siempre hay algunos que repiten, la escena se renueva y dejan hueco a nuevas bandas que vienen pisando fuerte.

Entrando en la música, que es lo que aquí nos ocupaba, no podíamos dejar sin ver a los valencianos Mafalda, que están encaminándose a la primera línea de este país y lo demostraron dando un golpe sobre la mesa en el Escenario Villarrobledo, que fueron capaces de dejar pequeño siendo sólo las 16:30 horas. Marcos, Vera, Bárbara y toda la banda salían con la ilusión y ganas necesarias para dar un concierto de diez.

“Asumiendo todo el Miedo” fue el primer balazo y “Agua negra” el siguiente, incendiando así a todos los seguidores que se ganan por méritos propios. No faltaron “La llorona” o “En guerra”, pero tampoco la denuncia social que llevan por bandera y que aprovecharon para hacer llegar a los oídos de todos desde las tablas de este festival. Les esperamos el año que viene en este cartel, porque se lo merecen.

Volvía la lluvia al Viña Rock con Mala Reputación, pero los asturianos saltaban a escena para presentar su nuevo “El Arte de la Guerra”(Rock Estatal Records, 2017) junto a lo mejor de su trayectoria, y fue un buen momento para disfrutar en la carpa del Escenario Poliakov de su punk rock que ya conoce todo aficionado a esta música en nuestro país. Tras ellos volvían Los Aslandticos con su nueva versión “Mi primer día” y también lo hacía Cero a La Izquierda quienes cerraban su show con “Mis lamparones” y un fragmento de “Back in Black” de AC/DC que sorprendió a más de uno.

Desakato / Foto: Abel Gimeno Fotografía

Volvíamos al Escenario Poliakov para disfrutar de Desakato, quienes tras varios años en un horario y escenario más desfavorable en los que demostraron su proyección, tenían ahora el hueco que se merecían. Pepo salió directo al público para cantar sobre estos “Animales hambrientos”, a los que siguieron “La ira de los hambrientos”, “Columnas de humo” o el más clásico “Octubres rotos”. Eran todo un tornado mientras pasaban “Heridas abiertas” y “La tormenta”, aunque siempre son los más esperados su “Cada vez” y Cuando salga el Sol”, que no se hicieron esperar mucho más, guardando en el cargador el potente “Pánico en Frankfurt” para despedirse de este festival al que volvieron a convencer.

Tras estos nos movíamos sólo unos metros para disfrutar la vuelta de Amparanoia, quien vuelve tras su periodo como Amparo Sánchez para festejar el 20 aniversario de “El poder de Machín” (1997). Volvían a sonar “La Semana”, “Welcome to Tijuana” y “Hacer dinero” y notábamos cómo perdíamos años. ¡Que gusto volver a disfrutar de Amparanoia!

Con una banda que estaba totalmente engrasada para darlo todo siguieron otros como “El coro de mi gente”, “La fiesta” o “Ella baila bembe”, siendo todo un espectáculo que disfrutamos de lo lindo.

The Toy Dolls eran una de las bandas internacionales que había para esta jornada de clausura y dieron buena muestra de por qué son toda una institución en el punk internacional antes de que llegara La Pegatina con un Word Tour que de las pocas paradas que hará en nuestro país, una de ellas sería este Viña Rock.

Son una fiesta, lo dijeron y lo cumplieron, y lo bailamos con “El Curandero”, “Non e Facile”, “Lloverá y yo veré” o su “Olivia”, con los que congregaron a la mayor masa de público de toda la semana en este festival, y eso que combatían contra el directazo que se marcó Kase.O. Siguieron con otras como “Y se fue”, “A los que” o “Heridas de guerra”, haciendo de este domingo una fiesta llena de color y sonrisas que cerraron con su conocido “Mari Carmen”.

Kase.O / Foto: Jota Martínez Fotograíia

Una de las últimas grandes bandas que volvía a este festival era Soziedad Alkohólika, con los que nos adentramos en la madrugada mientras presentaban su nuevo “SistemaAntisocial” (Maldito Records, 2017). Los disfrutamos por enésima vez antes de despedirnos de Aspencat, quienes están en medio de una gira que significará su adiós y el público lo sabía. “Música naix de la rabia” y “Antimateria”, así como “Queden Matinades” fueron algunos de ellos, despidiéndose con otros como “Naixen Primaveres” y el más conocido “Quan Caminàvem”, que sonó a despedida de este Viña Rock cuyos asistentes les dieron todo su cariño.

Soziedad Alkoholica / Foto: Bikus

Entre las últimas bandas que había en este cartel estaban Def Con Dos, quienes entraron para sustituir a esos La Pulquería que dejaron su hueco semanas atrás. Y como cierre estaban Los Manolos, aunque esta vez no nos quedamos a escucharlos ya que, aunque el G5 y Peret fueron buena elección, otros como Los Chichos o estos no llegaron a convencernos.

Salíamos un año más de este recinto con ganas de volver, de que llegue esa recta final de abril y que volvamos a mirar a Villarrobledo, donde unas 200.000 personas cruzaron la puerta de este festival en cuatro días llenos de buen ambiente y mucha música.

Texto: Francisco M Peco

https://twitter.com/FranciscoMPeco

kiko-veneno viña rock

KIKO VENENO, RIOT PROPAGANDA, 7 NOTAS 7 COLORES O RAYDEN, SON ALGUNAS DE LAS NUEVAS CONFIRMACIONES DEL CABO DE PLATA 2017

El festival Cabo de Plata ha confirmado a los artistas que se unen al cartel de su segunda edición. El festival tendrá lugar del 6 al 8 de julio junto a la Playa de la Hierbabuena de Barbate en Cádiz.

Entre las nuevas confirmaciones encontramos a Kiko Veneno y los Expatriados (Diego “El Ratón” y Tomasito), Marina-Ojos de Brujo, Canteca de Macao en su Gira Despedida, Riot Propaganda, los italianos Talco, The Locos, 7 Notas 7 Colores (XX Aniversario “Hecho, es Simple”), Rayden, ZPU, Gordo Master, Haze, Irie Souljah, Lágrimas de Sangre, Mediterranean Roots, Terrakota, Poncho K, El Vega Life, Inconscientes, G.A.S. Drummers, Funkiwi’s, Malamanera, Peranoia y Recycled J. Space Elephants, The Zombie Kids y Gomad! & Monster pondrán el cierre a las intensas jornadas de música frente a las playas barbateñas.

Los abonos pueden adquirirse desde 23€ en www.cabodeplata.com/entradas hasta el próximo domingo 19 de febrero o fin de existencias.

cabo de plata portada confirmaciones miguel campello

CABO DE PLATA: DOCE NUEVOS ARTISTAS PARA SU PRIMERA EDICIÓN

El Cabo de Plata, que celebrará su primera edición en  la playa de Zahara de los Atunes en Tarifa, Cádiz, del 1 al 3 de julio de 2016, está formando un cartel abrumador a base de nutridas tandas de confirmaciones de artistas.

En esta ocasión el festival de rock, mestizaje, reggae, hip hop y flamenco fusión suma a su edición 2016 a Miguel Campello, Nach, Triana, Sínkope, The Locos, Mediterranean Roots, Putolargo & Legendario, Aka Soen & Fransinaka + Dj Blacksheep, Capitán Cobarde, El Vega Life, Dactah Chando y Emeterians & Ever Forward Band.

Todos estos nombres se unirán a los anteriormente anunciados: Fuel FandangoBoikotLa PulqueríaMario DíazLa Puta OpepéGordo MasterRozalenNarcoMalaka YouthFoyoneSondenadie, Hora Zulú, Fyahbwoy & Forward Ever BandDuo KieJahsta Reggae Band, Sho Hai & Xhelazz + RdeRumba, Chambao, El Canijo de Jerez, Marina – Ojos de Brujo, Canteca de Macao, Tomasito, El Kanka, Eskorzo, Berri Txarrak, Reincidentes, O’Funk’illo Gritando en Silencio. La esencia reggae y hip hop la ponen Morodo & Okoumé Lions, Green Valley, Little Pepe, Sr. Wilson, Tote King + Shotta & DJ Nexxa, SFDK, Natos & Waor y Suite Soprano.

Cabo de Plata tendrá un cartel con más de 60 artistas situándose entre los festivales de rock, mestizaje, reggae, hip hop y flamenco fusión más importantes del país.  Además contará con dos zonas de acampada, Atlas que estará provista de sombras y donde se podrá adquirir también el servicio de Glamping de alquiler de tiendas de campaña ya montadas, y la zona de descanso Terra, que no dispone de sombras y en la que se habilitará un espacio para caravanas, roulottes y furgonetas. También está disponible el servicio de buses oficiales desde las principales ciudades nacionales para llegar directamente al festival.

ENTREVISTA A BERRI TXARRAK

Cabecera-Pegatina

ASÍ TE CONTAMOS EL VIÑA ROCK 2014

JUEVES

Tras una buena jornada de miércoles con la Fiesta de Bienvenida del Red Bull Tour Bus, llegó el turno del primer día del XIX Festival Viña Rock 2014, que vuelve a convertir un año más la ciudad manchega de Villarrobledo en el centro estatal del rock, abriendo sus puertas con un ya anunciado “sold out” y con novedades con respecto a anteriores ediciones, como su I Feria del Grow: Viña Grow 2014, por donde pasamos y disfrutamos de un buen ambiente, y en la que no faltaron curiosos a lo largo de toda la tarde.

Del miércoles cabe destacar los directos de Envidia Kotxina o Betagarri. Los primeros presentaban su último disco, “Kontratiempos”, publicado en el mes de abril. Por su parte, Betagarri fueron el plato fuerte de la noche del miércoles, y el próximo 6 de mayo sacarán a la venta su “20 Urte”. El único inconveniente: Godmad! & Monster no pudieron llevar a cabo su actuación debido a problemas técnicos, lo cual causó diferentes reacciones entre el público del festival. Tras una hora de espera, se anunció la imposibilidad de ofrecer su directo. Esperamos que el hecho quede como algo puntual en esta edición del festival.

Sínkope

La tarde del jueves la abrieron algunas de las bandas ganadoras de la última edición del concurso del festival, como Mass Death Machine, en el Escenario Doogee, o Los Chicos de la Lluvia, en el Escenario Canna, cuando el público no era todavía tan numeroso como acostumbra, pero ya se podían sentir las primeras vibraciones del potente montaje que presenta Viña Rock.

La imagen cambiaría rápidamente, ya que subirían por el Escenario Poliakov formaciones como Sínkope, quienes abrieron la tarde con una buena afluencia de público, que aguantaba un sol de justicia a la vez que coreaba sus temas. En este espacio continuaría la tarde Kaótiko, uno de los conciertos más potentes en el inicio del festival, que salvando algún leve desajuste se ganaron al público con temas como “Paranoia”, “Rico Deprimido”, “No Somos Nada” – versión de La Polla Records- o “Preso 2023″. Para cerrar el escenario quedaría el ska de Banda Bassotti y la gira 30 Aniversario de Reincidentes, donde los sevillanos presentan una acertada combinación de temas de su nuevo disco y clásicos como “Vicio”, “Un Pueblo” o “Ay! Dolores”, que hicieron de este el primer concierto multitudinario en la noche del jueves.

Junto a este escenario están situados el Negrita y el Doogee, donde disfrutamos de otros importantes conciertos, como el de los nuevos Ciclonautas, la banda de Alén Ayerdi (Marea), La Gossa Sorda o unos destacables Fanfare Ciocarlia, quienes han aportado una destacable novedad con la llegada de aires de ska balkániko a Villarrobledo. No se puede dejar de lado el directo de La Pegatina (en la foto superior): una auténtica fiesta que también se ha situado entre los conciertos más vistos de una primera jornada que cerraba estos escenarios con  El Último ke Zierre, típica banda sonora de cualquier evento rock en este país, y Eskorzo.

Lleno total

Otros de los potentes directos de la tarde en el escenario Doogee fue el de Habeas Corpus, que arrasaron con su nuevo “A Este Lado de la Crisis”, mientras veíamos caer la tarde.

Continuando con el repaso a los distintos escenarios de Viña Rock, llegamos a otra de las novedades que trae esta edición del festival: el nuevo Negrita Reggae/Viña Clon, donde se han vivido importantes momentos, sobre todo con un Alberto Gambino que obligó a los asistentes a subirse a cualquier lugar cercano que les permitiese ver su directo. Otro de esos que no fallan en Viña Rock es Morodo & Okoumé Lions, cuyos temas se escuchaban corear desde más allá de las carpas cercanas. Además, este es el escenario que pone fin a cada noche del festival con las ya cada vez más habituales bandas tributo, en este caso Fitipaldis Band, quienes han hecho sonar en el festival manchego los mejores temas de la discografía de Fito & Fitipaldis.

 

VIERNES

Con el buen sabor de boca que nos dejó la pasada jornada del jueves en la décimo novena edición del Viña Rock, afrontamos la tarde del viernes, cuya primera cita era, mientras aún se sentía el sofocante calor manchego, a las 16 horas en la zona de merchandising, con Segismundo Toxicómano, que regalaban y firmaban mil copias de su nuevo disco a todos los que acudieron, una gran antesala de lo que luego nos mostrarían en su concierto. Pasando a la música en directo, decidimos empezar la tarde en escenario Doogee, donde unos potentísimos Rat-Zinger, a los que ya hemos visto en otros eventos, como la Fiesta Aúpa Lumbreiras!! Se desvirgaban en este festival, como ellos mismos dijeron, y lo hacían a lo grande, con temas como “Rock’n’ Roll para hijos de Perra” o “L.E.Y.”, que hicieron temblar las tablas, o un “9mm” con el que cerraban media hora del más potente punk rock que sonó en este viernes. Mientras tanto, el público escaseaba con Aphelium o Forraje, debido en gran parte al intenso calor que nos recibía en el recinto de Viña Rock.

Trashtucada

Otra de las novedades que nos guardaba esta edición del festival era el directo de Bohemian Betyars, una banda balcánica que sorprendió a los que pasaban por su escenario, siendo su público más numeroso mientras avanzaba un concierto en el que notamos la potencia del equipo de sonido y los problemas que puede generar cuando el público no llena la popular explanada de Viña Rock. Después destacó el concierto de Segismundo Toxicómano en el escenario Poliakov, quienes presentaban el nuevo disco que habían repartido en su puesto de merchandising, destacado gesto que han tenido con su público tras grabar sus últimos trabajos, y que tanto está gustando a sus seguidores. Este hecho se ha traducido en que el suyo fiuera el primer concierto con gran asistencia de público en la tarde del viernes. Tocaron temas como “En este infierno”, “Hoy como ayer”, “Apunta”, “Odio”, “Gaupasa”, “Nos joden”, “Perros”, “Por ti” o “Las Drogas”, con los que consiguieron aumentar la temperatura en esta segunda tarde del mes de mayo, gracias a un gran directo cuyo único inconveniente (si así puede llamarse) fue su coincidencia en tiempo con la actuación de Aspencat en el escenario Negrita Reggae Viña Clon.

Volvió el “De festi? Vale” con los chiclaneros Trashtucada, que han logrado convertir el tema en un nuevo himno del ambiente festivalero, con el que todos nos sentimos identificados. Sonó junto a otras canciones como “Nada nos puede parar”, “Penélope”, “Mi destino”, “Niñato” o “Demogracia”. Un gran grupo, que sigue siendo tan humilde como al inicio y que levantó los ánimos del público mientras iba cayendo la tarde. Un concierto que es el resultado del gran trabajo de la banda en el local de ensayo. Otro de los clásicos que dominan siempre el festival es Rosendo Mercado, cita ineludible que une a los más veteranos del Viña con los más jóvenes, que disfrutan con gran ilusión de su primera edición del festival. Unos y otros, unidos, corearon cada uno de sus himnos rock, que tuvieron el pistoletazo de salida con “A donde va el finado”, y entre los que no faltaron temas como “Agradecido”. Mantuvieron el ambiente Bongo Botrako, quienes han registrado su directo en un DVD que pronto verá la luz y que mostrará la energía que traían acumulada a la cita del Viña Rock, donde pudimos ver justo antes de su directo ríos de gente que bajaba hacia el escenario Negrita para hacer de este concierto uno de los más multitudinarios de la noche.

Evaristo (Gatillazo)

Acto seguido salió a escena Evaristo Paramos, único en su modo de manejar los tiempos sobre las tablas. Al frente de Gatillazo, nos hizo cantar puño en alto desde el inicio de su show, con “Sr. Juez”, hasta el final, con “Odio a los partidos”, de La Polla Records. También sonó una destacable “Txus”, que se fundió con “Allá en el Rancho Grande” y “Lucky Man for You”. La primera parte de su directo lo completaron otros temas infalibles como “Gora Mari”, “Mucha muerte”, “La última patada”, “Hoy palmamos” o “Guerra social”, que provocaron un auténtico maremoto entre un público en constante movimiento y entre el que se pudo ver más de una bengala. Encadenando los temas uno tras otro, excepto por un par de pausas breves, fueron llegando hasta el final de su actuación con “Nº1 en USA”, “Tortura”, “No Love”, “Es el odio (Ignorancia)”, “Un poco de respeto”, “Vendido”, “Ultras”, “Fascículo” o “Pánfilo Panfleto ataca de nuevo”.

El toque de punk rock ska lo pusieron los Boikot, quienes una vez más estuvieron acompañados por la trompeta de Txiquitín (Ska-P) y, en esta noche especial, también por el acordeón de Xavier Arakama, de Xaiko, con lo que consiguen darle un nuevo aire a la banda. Además, también pudimos disfrutar de la presencia de Raquel, de Yo No Las Conozco, a la guitarra, quien se defendió a la perfección mientras hacían sonar “Bajo el suelo”, en representación de todas las mujeres que había en el recinto. También interpretaron otros grandes temas, como “Naita Na”, “Skalavnikov”, “Bubamara”, “Lágrimas de rabia”, “De espaldas al mundo” o “Sin tiempo para respirar”, además de una destacable versión de “Kualkier día” (Piperrak), en la que regresaron al escenario Bongo Botrako para ofrecer un gran popurrí en el que sonaron “Vicio” (Reincidentes), “Marihuana” (Porretas) o “Todos los días sale el sol” (Bongo Botrako). Todos estos cortes sonarían en un setlist que pareció pasar volando y que, sin apenas darnos cuenta, nos situaba frente al siguiente concierto. Y si el jueves disfrutamos del directo de Banda Bassotti, ayer el toque de ska italiano lo ponía Talco, quienes cada vez son más habituales en los grandes eventos es España, aunque al contrario de los primeros, ellos aportan tintes de folclore y también algunos toques cercanos al mundo circense, con los que concluía una intensa jornada de música.

 

SÁBADO

Llegamos a la tercera jornada del Festival Viña Rock con el buen ambiente y la intensidad que nos dejaba la noche del viernes. Pasamos la mañana en la zona de camping, comentando las diferentes actuaciones de la anterior jornada y destacando algunos de los mejores conciertos: Rosendo, Gatillazo, Bongo Botrako o Trashtucada. Y comenzamos la tarde en el escenario Poliakov con Los de Marras, quienes animaban y se entregaban al público allí presente iniciando su directo con temas como “Un poquito de follón” o “Hierbabuena”, en el que nos decían que hay muchas formas de vivir y la suya es el rock’n’roll. Continuaron la tarde con “Diosa de la noche” y un tema que estará en su próximo disco: “Ruido”, y para cerrar guardaban “A tu vera”, “Delito”, “Dicen”, “Sexo en la calle” y, por último, el genial “Malabares”, con el que cerraban su paso por el festival. Se produjo una nueva coincidencia en los horarios durante su directo, ya que a esa misma hora descargaban Emeterians en el escenario Negrita Reggae Viña Clon.

La Raíz

Continuamos la tarde con El Reno Renardo, que aportaron un toque de humor a la calurosa jornada con su particular heavy metal, plasmado en temas como “Cipote ancho”, “El Reno Renardo y orcos de Mordor”, “El Bogavante” y “Fiesta palangana”. Muy buen aspecto el que presentaba el Escenario Doogee, para un grupo que quizás en horario más avanzado lo habría desbordado.

Volvíamos al Negrita para ver a La Raíz, otro gran concierto al caer la tarde. Según nos informó la propia banda justo antes de salir al escenario, llegaba con ganas de ofrecer una actuación de altura, y lo cierto es que no defraudaron. El público, muy animado, coreó temas como “La voz”, “Zarzuela y castañuela”, “Donde duerme el chamán” (en el que contaron con Toni Mejías, de Los Chikos del Maíz), “A la sombra de la Sierra”, “Elegiré” y otro puñado de canciones que consiguieron poner a bailar a todo Villarrobledo. Su directo desembocó, sin un segundo de descanso, en el de La Fuga (foto superior), quienes volvieron a un festival donde siempre obtienen una masiva respuesta por parte de un público que, no obstante, suele mostrar su añoranza por la ausencia de Rulo.

Hacia las 22:45 se presentaba el inconveniente que suponía la coincidencia de Narco (en el escenario Doogee) y Juantxo Skalari & La Rude Band (en el Negrita), ya que al segundo lo habíamos marcado como cita ineludible en el programa, con objeto de poder escuchar y cantar los mejores temas de Skalariak o The Kluba, como “Puto alcohol”, “A buen ritmo”, “Oligarquía”, “Rude Control”, “Ruido” y “La mákina ska”, todo un repertorio de clásicos que tuvo el resultado esperado, ya que dividió al público entre ambos conciertos. Y en la recta final todavía nos quedaba escuchar “Todos los hinchas”, “Global Music, Global Revolution”, “SRK” o “Jaia”, hasta cerrar gritando: “¡A vivir que son dos días!”

Siempre suenan a Viña Rock los Soziedad Alkohólika, música de fondo en el camping del festival y pura energía que pudimos escuchar cuando se acercaba la medianoche. Poco después salía a escena Jairo Perera, más conocido como Muchachito, que llegaba a esta cita con Santos de Veracruz y El Ratón, bajo el nombre de Muchachito y Sus Compadres. Temas como “Luna”, “Será mejor”, “Si tu si yo”, “Azul”, “Aire”, “Caraguapa”, “Sin vigilancia” o una canción en solitario “La Viajera”, en la que se añadió en el tramo final la voz de Santos de Veracruz. Un repertorio que aportó nuevos aires y la frescura ya conocida por pasadas ediciones del festival.

La Fuga

Aunque el concierto de Muchachito se prolongó hasta las tres de la madrugada, la noche no acababa aquí, ya que antes de traspasar por última vez la puerta de salida del recinto escuchamos los clásicos Porretas, que hacen de cada directo un homenaje al Rober, Y, para cerrar, The Locos, banda liderada por el carismático Pipi, que soltó la última descarga de ska punk de esta edición del festival.

Además, en la tarde del sábado tuvo lugar la esperada rueda de prensa oficial por parte de la organización y las diferentes autoridades locales, quienes declararon estar enormemente agradecidos con el ejemplo de civismo, solidaridad, convivencia y tolerancia que estaban mostrando todos los viñarockeros, que en esta décimo novena edición habían sido cerca de ochenta mil personas, que han llenado un recinto que crece año tras año y que este año ha presentado novedades como la primera edición de la Feria Viña Grow y los escenarios Canna y Negrita Reggae Viña Clon, que separan el reggae y el hip-hop en dos espacios diferenciados.

Desde la organización se hacía hincapie en el compromiso con un Viña Rock que se sitúa a la cabeza festivalera nacional y afrontará en el próximo 2015 su vigésima edición con la misma ilusión que en sus inicios, allá por 1996. Por otro lado, el impacto económico que representa el festival supera ya los quince millones de euros, siendo el referente anual de la actividad económica de Villarrobledo gracias a las cerca de doscientas mil personas que han pasado por la ciudad y a las que ya se espera para la XX de Festival Viña Rock 2015.

Texto: Francisco M. Peco

Fotos: Diana Ortega Jiménez

La-Fuga

CRÓNICA VIÑA ROCK: SÁBADO

Llegamos a la tercera jornada del Festival Viña Rock con el buen ambiente y la intensidad que nos dejaba la noche del viernes. Pasamos la mañana en la zona de camping, comentando las diferentes actuaciones de la anterior jornada y destacando algunos de los mejores conciertos: Rosendo, Gatillazo, Bongo Botrako o Trashtucada. Y comenzamos la tarde en el escenario Poliakov con Los de Marras, quienes animaban y se entregaban al público allí presente iniciando su directo con temas como “Un poquito de follón” o “Hierbabuena”, en el que nos decían que hay muchas formas de vivir y la suya es el rock’n’roll. Continuaron la tarde con “Diosa de la noche” y un tema que estará en su próximo disco: “Ruido”, y para cerrar guardaban “A tu vera”, “Delito”, “Dicen”, “Sexo en la calle” y, por último, el genial “Malabares”, con el que cerraban su paso por el festival. Se produjo una nueva coincidencia en los horarios durante su directo, ya que a esa misma hora descargaban Emeterians en el escenario Negrita Reggae Viña Clon.

El Reno Renardo

Continuamos la tarde con El Reno Renardo, que aportaron un toque de humor a la calurosa jornada con su particular heavy metal, plasmado en temas como “Cipote ancho”, “El Reno Renardo y orcos de Mordor”, “El Bogavante” y “Fiesta palangana”. Muy buen aspecto el que presentaba el Escenario Doogee, para un grupo que quizás en horario más avanzado lo habría desbordado.

Volvíamos al Negrita para ver a La Raíz, otro gran concierto al caer la tarde. Según nos informó la propia banda justo antes de salir al escenario, llegaba con ganas de ofrecer una actuación de altura, y lo cierto es que no defraudaron. El público, muy animado, coreó temas como “La voz”, “Zarzuela y castañuela”, “Donde duerme el chamán” (en el que contaron con Toni Mejías, de Los Chikos del Maíz), “A la sombra de la Sierra”, “Elegiré” y otro puñado de canciones que consiguieron poner a bailar a todo Villarrobledo. Su directo desembocó, sin un segundo de descanso, en el de La Fuga (foto superior), quienes volvieron a un festival donde siempre obtienen una masiva respuesta por parte de un público que, no obstante, suele mostrar su añoranza por la ausencia de Rulo.

Hacia las 22:45 se presentaba el inconveniente que suponía la coincidencia de Narco (en el escenario Doogee) y Juantxo Skalari & La Rude Band (en el Negrita), ya que al segundo lo habíamos marcado como cita ineludible en el programa, con objeto de poder escuchar y cantar los mejores temas de Skalariak o The Kluba, como “Puto alcohol”, “A buen ritmo”, “Oligarquía”, “Rude Control”, “Ruido” y “La mákina ska”, todo un repertorio de clásicos que tuvo el resultado esperado, ya que dividió al público entre ambos conciertos. Y en la recta final todavía nos quedaba escuchar “Todos los hinchas”, “Global Music, Global Revolution”, “SRK” o “Jaia”, hasta cerrar gritando: “¡A vivir que son dos días!”

Siempre suenan a Viña Rock los Soziedad Alkohólika, música de fondo en el camping del festival y pura energía que pudimos escuchar cuando se acercaba la medianoche. Poco después salía a escena Jairo Perera, más conocido como Muchachito, que llegaba a esta cita con Santos de Veracruz y El Ratón, bajo el nombre de Muchachito y Sus Compadres. Temas como “Luna”, “Será mejor”, “Si tu si yo”, “Azul”, “Aire”, “Caraguapa”, “Sin vigilancia” o una canción en solitario “La Viajera”, en la que se añadió en el tramo final la voz de Santos de Veracruz. Un repertorio que aportó nuevos aires y la frescura ya conocida por pasadas ediciones del festival.

La Raíz

Aunque el concierto de Muchachito se prolongó hasta las tres de la madrugada, la noche no acababa aquí, ya que antes de traspasar por última vez la puerta de salida del recinto escuchamos los clásicos Porretas, que hacen de cada directo un homenaje al Rober, Y, para cerrar, The Locos, banda liderada por el carismático Pipi, que soltó la última descarga de ska punk de esta edición del festival.

Además, en la tarde del sábado tuvo lugar la esperada rueda de prensa oficial por parte de la organización y las diferentes autoridades locales, quienes declararon estar enormemente agradecidos con el ejemplo de civismo, solidaridad, convivencia y tolerancia que estaban mostrando todos los viñarockeros, que en esta décimo novena edición habían sido cerca de ochenta mil personas, que han llenado un recinto que crece año tras año y que este año ha presentado novedades como la primera edición de la Feria Viña Grow y los escenarios Canna y Negrita Reggae Viña Clon, que separan el reggae y el hip-hop en dos espacios diferenciados.

Desde la organización se hacía hincapie en el compromiso con un Viña Rock que se sitúa a la cabeza festivalera nacional y afrontará en el próximo 2015 su vigésima edición con la misma ilusión que en sus inicios, allá por 1996. Por otro lado, el impacto económico que representa el festival supera ya los quince millones de euros, siendo el referente anual de la actividad económica de Villarrobledo gracias a las cerca de doscientas mil personas que han pasado por la ciudad y a las que ya se espera para la XX de Festival Viña Rock 2015.

El año que viene, byTHEFEST volverá a contarte todo lo que ocurra en este referente del rock estatal. Y no olvides que puedes revivir cada uno de los momentos del festival en cada una de nuestras crónicas y a través de nuestras cuentas en Twitter e Instagram: @ByTheFest.

Texto: Francisco M. Peco

Fotografía: Diana Ortega Jiménez