cabecera james

JAMES, DEL AMOR Y DE LA MUERTE

James surgieron en Manchester a mediados de los ochenta. Fueron brevemente un grupo de Factory, y también tuvieron su etapa Madchester, que coincidió con su tercer álbum, “Gold Mother” (1990). Lejos de encasillarse, en 1994 trabajaron con Brian Eno en “Wah Wah” y siguieron cambiando sin adherirse a ninguna de las modas que marcaron el resto de la década. Tras un periodo de descanso, en el que el cantante Tim Booth probó suerte en solitario, James se reunieron en 2001. “La petite mort” es el álbum que estarán presentando en su próximo concierto en el FIB y sobre el cual hablamos con Tim Booth.

 

¿Es “La petite mort” un álbum sobre la muerte?

Es más bien sobre la vida y la muerte. Es cierto que la muerte tiene una presencia especial en estas canciones. La muerte de mi madre está presente, tuvo un final hermoso y apacible. Y también lo está la muerte de una amiga cercana de la que no pude despedirme y con la que no pude aclarar ciertas diferencias que se interpusieron en nuestra relación. Pero, en general, este disco es una celebración de la muerte, o del nacimiento, no estoy muy seguro de qué exactamente, porque la muerte de mi madre fue como un nacimiento. ¿Has visto el vídeo de “Moving On”? Pues eso fue exactamente lo que ocurrió, la animación del vídeo lo representa muy bien. Sí se puede decir que este disco es sobre la vida y la muerte. Y el sexo.

 

 

De hecho, el término de “le petite mort” se usa en Francia para definir el estado posorgásmico.

Así es, así es. Es una expresión que muchos atribuyen erróneamente al orgasmo en sí mismo, pero sirve para definir esos instantes de paz e inmovilidad que tenemos tras él, que te hacen sentir como si el ego estuviera relajado, como tomándose un baño. Por eso elegimos este título. Porque si haces un disco que habla sobre la muerte, pero en realidad es muy animado, sabes que lo más sensato no es ponerle el título de “Death”, la gente no lo va a aceptar. Había que buscar un título que diera más juego. Y también buscamos esa imagen para la portada, esa calavera sudamericana que es más festiva que fúnebre.

 

¿Es la muerte un tabú sobre el que cuesta mucho hablar?

En la mayoría de las culturas occidentales, lo es. Se trata de un tema del que se intenta no hablar, como si fuese algo que no va a ocurrir. Los jóvenes no piensan en la muerte, salvo que vean a gente morir a su alrededor. Vivimos negándola. No sé decirte si a la gente le choca que este disco hable sobre la muerte. Creo que no, pero luego piensas en un programa de radio, en el locutor preguntándote de qué va este single y tú contestas: “Mi madre ha muerto, de eso se trata”. Pero en el fondo no hay mayor problema con esto, la gente quiere comprender la muerte. Los niños están fascinados con ella y preguntan. Pero no tenemos respuestas y al final decidimos que lo mejor es desistir y dejar de buscarlas.

 

¿Por qué plantear este tema de una manera alegre?

Me gusta ese contraste. James es siempre un grupo de contrastes. Mis letras son en muchas ocasiones el contrapunto a la música, pueden ser muy introspectivas, y aunque a veces exprese algunas imágenes fuertes, hay canciones que siguen siendo una canción pop. Es una paradoja. Es una manera interesante de expresar la verdad, planteando esa división. En nuestro disco “Gold Mother” te encontrabas con “Sit Down”, que tiene una letra muy triste, y después tienes “Come Home”. Es casi una contradicción que ambas estén en el mismo álbum.

 

¿De qué hablas en “Curse Curse”?

Es sobre un joven que está en una habitación de hotel y se encuentra en un estado de excitación sexual y a la vez está intentando ser creativo. Además, escucha cómo la gente de la habitación de al lado está practicando sexo. Quiere concentrarse en lo que está haciendo, pero no hay manera. Es una canción sobre la frustración sexual, y cómo plasmar esa sensación a través de la escritura.

 

En “All I’m Saying” da la sensación de que te estás despidiendo de alguien.

Como te decía antes, perdí a una de mis mejores amigas y no tuve la oportunidad de despedirme. La letra está planteada como un sueño en el que ambos nos comunicamos al fin. Porque ella nunca me dijo que estaba enferma, ni a mí ni a nadie. Y yo tuve un sueño en el que la veía y la notaba enferma. Decidí ir a verla a Nueva York, pero ya era demasiado tarde. Fue muy triste. Se me hace muy duro cantar esa canción. A veces no puedo interpretarla. De todos modos, pensamos que colocarla al final era una hermosa manera de cerrar el álbum.

 

 

Doris Lessing es una de las personas a las que dedicas este disco. ¿Te inspiró para ser músico?

Creo que sí. Cuando en “Sit Down” escribí: “Now I’m relieved to hear / that you’ve been to some far out places / it’s hard to carry on / when you feel all alone”, estaba hablando sobre ella y sobre Patti Smith. He debido de leerme unos dieciocho libros de Doris Lessing, porque leyéndola sentía que estaba mucho menos solo en este planeta. Lo mismo me ocurrió con Patti Smith, al escucharla di gracias a Dios de que hubiera alguien así.

 

Tu admiración por Patti Smith, ¿tuvo que ver cuando elegiste a Lenny Kaye para producir el primer álbum de James?

Tuvo que ver, sí. Pero ya habíamos tenido la oportunidad de escuchar su trabajo como productor con Suzanne Vega. Además de su halo legendario por haber formado parte del grupo de Patti Smith, ya habíamos comprobado que podía ser un excelente productor, cosa que volvió a demostrar con el primer álbum en solitario de Kristin Hersh.

 

¿Hay artistas actuales que te inspiren?

Regina Spektor, el escritor David Mitchell, autor de “El atlas de las nubes”, que me parece uno de los mejores libros que he leído nunca, Cormac McCarthy, Alt-J, Leonard Cohen, el último disco de Bruce Springsteen, Alabama Shakes, Underworld, Edward Sharpe & the Magnetic Zeros. Y la música cubana.

 

Chris Martin es un gran fan de James.

Dice que quiso ser cantante por nosotros. Y parece que trabajó con Brian Eno porque nosotros lo hicimos también. Y Arcade Fire eligieron a Markus Dravs para coproducir “Reflektor” porque también estaba en “Wah Wah”, dicen que les encanta ese disco.

 

Lo cual demuestra que la teoría de que no mola que te guste James no es del todo cierta.

Eso es cosa, sobre todo, de los críticos ingleses. Para los críticos más sarcásticos de Londres, que te guste James nos es algo cool. La primera vez que estuve con Joe Strummer me cantó una de nuestras canciones. Los músicos nos respetan, pero las revistas como el NME tienen un problema con nosotros. Somos un grupo muy emotivo y eso es algo que siempre les molesta. Somos apasionados, en ese aspecto somos más mediterráneos o latinoamericanos que británicos.

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

siete + seis =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>