LOW2015_KASABIAN072_JAVIERROSA  portada

LOW FESTIVAL 2015: CRÓNICA VIERNES

Empieza la edición 2015 de Low Festival. Este es uno de esos festivales a los que llegas y ya te sientes en casa. Se ha convertido en uno de los imprescindibles de cada verano, pero nunca con tanto calor y tanta humedad en el ambiente como este año. Eso era precisamente lo más comentado ayer entre todos los que se cruzaban de escenario en escenario.

Qué difícil es abrir un escenario mientras el sol sigue pegando con toda su fuerza, pero qué fácil lo hicieron Full, que enseguida congregaron a unas 600 personas en las primeras filas, que iban aumentando a medida que el sol iba cayendo y los minutos pasando.

A pesar de ciertos problemas que había tenido Bubby (guitarrista de la banda) con el pedal de su guitarra, salían airosos de la situación y se metían en el bolsillo a todos esos valientes al sol, con temas como “Atraco” o un “Quienes somos realmente”, especialmente coreado. También dieron algo de protagonismo a lo que vendrá, interpretando dos temas que se incluirán en su nuevo álbum: “Jaula de atracciones” y “Aullando”, dejando muy buen sabor de boca a sus seguidores y con ganas de saber más detalles de ese nuevo trabajo, ya que han pasado dos años del lanzamiento de “Mi primer atraco”, su único álbum.

El Escenario Ron Matusalem a primera hora / Foto: Liberto Peiró

Mientras tanto en el escenario Budweiser, Blue Joy asumían el papel de inaugurar el que es el escenario principal del festival, como ganadores del concierto de artistas emergentes para tocar en el Low Festival. Nosotros nos decantamos por ir al escenario Wiko y disfrutar con la formación poco común (batería, guitarra y voz) de Siberian Wolves. No les costó en absoluto captar la atención de quienes se asomaban por curiosidad o quienes pasaban de camino a la Vip Pool. A pesar del peligro que presenta un batería-cantante (por el micro de la voz, se puede colar todo lo que no es voz), hicieron un concierto muy correcto que dejó encantados a los presentes.

Puntual a su cita, Zahara salía al escenario inaugurado por Full y comenzaba con “La Gracia”. Canciones de sus tres álbumes la siguieron, incluso una versión de “You’re The One” (Grease) que incluye en “Bestiario” el disco de rarezas de su álbum “Santa”(G.O.Z.Z, 2015).

No todos tienen aún en la cabeza a una Zahara guitarrera, pero ella y su banda de lujo (Rams de The Right Ons, Martí Perarnau y Miguel de Lucas de Mucho y Víctor Cabezuelo de Mucho y Rufus T. Firefly), ofrecieron un concierto perfecto para saltar, bailar y en el que el público terminó de entregarse a ella cuando bajó del escenario en medio de “Tú me llevas” y bailó entre ellos generando un notable revuelo allá por donde iba pasando.

Zahara / Foto: Javier Rosa

A Los Enemigos se les veía felices en su concierto, con 30 años de carrera a sus espaldas, les sigue haciendo ilusión hacer una foto al público desde el escenario al terminar el concierto…

Josele Santiago y el resto de la banda saben perfectamente lo que quiere su público y se lo dan sin pestañear, consiguiendo además ganar algunos adeptos más en cada festival que pisan (este año aún les queda por delante el Festival Gigante de Guadalajara).

Los Enemigos / Foto: Liberto Peiró

Era el momento más punk de la primera jornada de Low Festival: Biznaga en el escenario Wiko. Eran uno de los grupos recomendados en este escenario y no dieron tregua a un público ansioso de un poco de caña. Cumplieron con las expectativas sin lugar a dudas.

Biznaga / Foto: Javier Rosa

The Growlers, quizá una de las bandas a descubrir en este Low Festival para muchos, demostró ser una de las sorpresas de la jornada con su mezcla de garage, música surf, psicodelia y reggae. Quizá demasiados estilos musicales, que no todos podrían llevar a escena a la vez, tan bien como hicieron ellos ayer en el Escenario Ron Matusalem.

The Growlers / Foto: Liberto Peiró

El lugar que el año pasado ocupaba un pequeño escenario de Gibson en plena zona vip, esta vez contaba con uno que llevaba el nombre de Ruta 66 y ayer lo estrenaban Perro en un pequeño formato, antes de actuar en el escenario Wiko, donde conseguían que muchos de los asistentes calificaran su concierto como el mejor de la velada. Lo que está claro que es los de Murcia saben cómo ganarse al público con su naturalidad, buen humor y además, ofreciéndoles un concierto de esos que no apetece que termine.

Perro / Foto: Javier Rosa

Turno para el plato fuerte del primer día de festival en Benidorm: Kasabian se comían el escenario Budweiser. La actitud ya destacable de Tom Meighan (cantante) se sumaba a la de Sergio Pizzorno (guitarrista y compositor de la banda) que por momentos asumía todo el protagonismo como líder de la banda con sus extravagantes bailes e interpretando también alguno de los temas.

Uno de los momentos en los que casi se cae el recinto fue con “Eez-Eh”, incluido en su último álbum “48:13”, publicado en junio de 2014 y que supone el quinto de su carrera. Con un sonido difícilmente mejorable, que en ocasiones podía recordar a grupos como Rage Against the Machine, y un público más que satisfecho, Kasabian despedían su concierto con “L.S.F (Lost Souls Forever)”, de su primer y homónimo álbum.

Kasabian / Foto: Javier Rosa

Corizonas tenía algo pendiente con Low Festival. El año pasado les cortaron el sonido por orden de Massive Attack y esta vez nada ni nadie les impidió quitarse esa espinita que tenían clavada. Los componentes de Arizona Baby y Los Coronas, dejaban el listón muy alto. Cuando cerraban con “I’m alive” parecía que nadie quería que se bajaran del escenario. El público quería más de ese buen rollo del que Corizonas impregna todo allá por donde van.

Otros que repetían en el cartel eran Izal, que además, también repetían escenario: el principal. Teníamos dudas de si sonaría “Copacabana”, tema que estrenaron hace escasos días como adelanto de su nuevo álbum que se editará en septiembre bajo el mismo nombre. La duda se solventó pronto: fue el tema que abrió el concierto, para sorpresa de todos los presentes, que ya eran capaces de corear la canción casi al dedillo. Como ya están acostumbrados tras sus últimos conciertos, los chicos de Izal se dieron un buen baño de masas, la gente se rindió a sus pies con temas como “Asuntos delicados” o “La mujer de verde”, a pesar de que el de 2015 pretendía ser su verano de descanso.

Izal / Foto: Javier Rosa

El que siempre suele ser uno de los grupos más jóvenes del festival al que vaya, The Strypes, aparecían en el escenario Ron Matusalem  casi a las 2:30 para ofrecer una hora de Rhythm and Blues británico de los 60. Eso es básicamente lo que hacen, así de claro y así de simple. O al menos sería así de simple si obviamos que los componentes de esta banda no llegan a los 20 años y tocan como les gustaría a algunos músicos que ya no cumplen los 40. The Strypes no inventan mucho, pero lo que hacen, lo hacen tan bien y muestran un talento tan grande, que no hay absolutamente nada que decir. Están donde tienen que estar y, si todo sigue así, no parecen tener límite con su carrera. De momento ya cuentan con un paso más en ella: nuevo disco que se publicará en unos días bajo el nombre de “Little Victories” y del que ayer nos dejaban un tema en directo “Scumbag City”.

Para The Go! Team ya no quedaba mucha gente en el escenario Budweiser, donde Izal había hecho gala de su conexión con el público hacía apenas unos minutos. Los de Brighton contaban también con una formación poco usual (como ocurría con Siberian Wolves). Estos contaban con dos baterías, aparte de la guitarra, el bajo y teclado. Se trataba de una mezcla un poco heterogénea en el escenario: funk, rock, unos atisbos de hip hop y por momentos parecía que estábamos en el descanso de un partido de basket mientras nos entretenían con coreografías y cantos que propios de animadoras. Un concierto diferente, que no todos llegamos a entender.

Delorean mientras tanto deleitaban a sus fieles con un potente directo, como ya nos tienen acostumbrados, aunque nos resulte difícil entender que no hagan nada para acompañar una música que pide a gritos efectos visuales, pantallas, un diseño de luces diferente. En definitiva, algo que termine de sumergir en un mundo paralelo al público y que los enganche del todo.

La primera jornada de Low Festival se cerraba con el buen gusto de Ley DJ en el escenario Ron Matusalem. Hoy seguiremos en Benidorm y podremos ver a The Libertines, L.A., The Drums o Grupo de Expertos Solynieve, entre muchos otros.

Portada – Kasabian / Foto: Javier Rosa

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diez − dos =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>