PORTADA Sabado _09_Suede  Javier Rosa

LOW FESTIVAL 2016: CRÓNICA SÁBADO

Texto: Víctor Villaplana Hurtado

La jornada del sábado la afrontamos con verdaderos dilemas. El día de hoy esta mayoritariamente marcado por el producto nacional, con cantidad de bandas pequeñas y medianas de lo más interesantes. Desgraciadamente mis experimentos con la omnipresencia no estas dando sus frutos, así que muy a mi pesar me perderé más de uno. Pido disculpas por adelantado.

El sol vuelve a ser el protagonista de las primeras horas, esta vez, el encargado de hacernos llevar mejor las temperaturas es el gran Antonio Luque, alias Sr. Chinarro y sus bermudas. Ya he perdido la cuenta de la cantidad de discos que tiene en su haber, el último, “El progreso”, lo publicaba en abril. Aún así, su canción más coreada volvió a ser “Una llamada a la acción”.

Al ser murcianos, imagino que estar acostumbrados al calor lo hace mucho más soportable para Second y parece que también para sus seguidores, que demostraron que no importaba mucho la temperatura y saltaban con todos sus singles, entre los que sonaron “2502” o “Muerdeme”, con esos coros rompe estadios. También me demuestran siempre que tienen más seguidores de los creo, lo que habla muy bien de su labor y carrera.

Second / Foto: Javier Rosa

Carrera que no dimos para ver a Novedades Carminha, mejor desplazarnos hasta el escenario Ron Matusalem a paso lento, que sabemos de sobra que con la banda gallega vamos a sudar. Se están metiendo en el bolsillo a todo aquel que los escucha o les ve en directo. Con cada álbum que publican dan un paso al frente, su madurez como banda se palpa en sus composiciones, “Campeones del mundo” es el cuarto de su carrera y de nuevo esta plagado de temas que podrían ser singles como “Que Dios reparta fuerte” o “Dame veneno”. Y de estos ya tienen unos cuantos. “Fiesta tropical”, “Antigua pero moderna”, “Juventud infinita”, y un tramo final con “Jódete y baila”, “Te vas con cualquiera” y “Pesetas”, acompañado siempre de su pogo, hacen de cada concierto el momento más divertido de la jornada.

Parecía que a estas horas querían hacernos sudar en los escenarios pequeños con bandas como Terrier o Los Bengala, con Black Lips en el escenario Budweiser. La única propuesta más calmada eran Niños Mutantes, antes de llegar a los granadinos más conocidos.

¿Cómo escribir sobre Los Planetas y no sonar muy “putifan”? Ya sabemos que los conciertos de Los Planetas no son algo que se dé muy a menudo en la vida, también es una lotería dar con un buen día para que realicen una actuación decente, todo depende de los estados de ánimo de Jota, Florent, Banin y compañía. Vamos, que hay que rezar para que se alineen “los planetas“ y nunca mejor dicho (seguro que soy el primero en usar este juego de palabras, merezco vuestros aplausos). Tampoco es frecuente que publiquen muchos discos. Sin contar el EP del año pasado, “Dobles fatigas”, de su último disco de estudio ya hacen seis años. Yo también quiero que publiquen un nuevo puto disco YA, pero la parte positiva de esto es que, gracias a ello, sus setlist recopilan una gran cantidad de himnos de los que han marcado ya a varias generaciones.Sr Chin

Se podría decir que el arranque no fue lo más acertado, empezar con “Los poetas”, una “opera egipcia” de 9 minutos es un tanto arriesgado, continuaron con “Señora de las alturas” y “Ya no me asomo a la reja”. La cosa andaba lenta, pero la carga emocional empezaba a palparse en el ambiente. Una vez se empezaron a suceder los himnos ya era irreversible. Por allí pasaron “Corrientes circulares”, “Santos que yo te pinte”, “Segundo premio”, “Rey sombra”, “Un buen día”, “Pesadilla en el parque de atracciones”, hasta cerrar con “La caja del diablo”. Podría haber sido mejor, pero este grupo tiene esa habilidad para conseguir mucho con poco. Lo de anoche les sirvió para ser trending topic en toda España durante unas horas. Y hasta consiguieron que perdonáramos que la organización del Low Festival nos hubiera vendido durante los últimos meses el concierto como uno de “larga duración”, cuando tan solo tocaban 10 minutos más que el resto de cabezas de cartel.

Como anécdota, decir que ocurrió un hecho sorprendente: puedo decir que he estado en un festival donde actuaban Los Planetas y Love of Lesbian y he contabilizado más camisetas planetarias que de los lesbianos. IMPRESIONANTE. Muchas de ellas parece que nuevas, en la tiendas de merchandising oficial no habíamos pasado ni el ecuador de la segunda jornada y ya se habían agotado todas las camisetas de los granadinos, todos los modelos, en todos los colores y todas las tallas, por lo que me quede sin poder comprar y sustituir mi vieja, roñosa y desgastada camiseta de “Una semana”.

La Habitación Roka / Foto. JAvier Rosa

Para continuar, nada mejor que otro de los clásicos nacionales. La Habitación Roja, después de “Universal”, el que para mi es personalmente su mejor disco, lanzaron “Fue eléctrico”, el que significó un punto de inflexión. “Ayer”, seguramente haya sido el single más exitoso de su carrera, por lo menos a nivel de público. Esa canción, ese disco, fue el que les hizo dar el paso a la primera línea del panorama nacional, no la del reconocimiento (eso ya lo tenían ganado en su larga trayectoria), sino la del éxito. Se podría decir que han encontrado su zona de confort, canciones que claramente están compuestas pensando en exprimir la simbiosis que se produce con el público en los festivales. Canciones directas, “buenrollistas”, bailables, de estribillo fácil. En mi humilde opinión,  todo esto en detrimento de la calidad. Pero bueno, toda banda tiene derecho a su periodo de éxito, y visto que es fácil encontrarlos encabezando los carteles de los festivales nacionales más importantes y los buenos resultados que en ellos consiguen, no hay más que alegrarse por ellos. Sonaron “La moneda en el aire”, “Indestructibles” y “Nuestro momento”, una de las únicas canciones que me ha gustado de su último disco, “Sagrado corazón”, el décimo de su carrera de 20 años, como se encargaba de recordar Jorge Martí.

Sorprendentemente tuve tiempo de escuchar unos cortos minutos a The Suicide of Western Culture, me alegre de que se les escuchara, en mi ultima vez con ellos en el Tomavistas Festival en Madrid, sufrieron algunos problemas técnicos y sonaron con bastante decibelios menos de los que requieren su arrolladora propuesta.

Era la hora de que Suede tuvieran el papel de banda internacional longeva con alta carga melancólica de la noche. Que yo recuerde es la edición del Low Festival con más cabezas de cartel de los 90. Vistas las reacciones del público con estas bandas, se notaba que echaban de menos algún cabeza del nivel de ediciones anteriores, Foals, Kasabian o Two Door Cinema Club. Por suerte, el punto fuerte de Suede es el directo, Brett Anderson es un culo inquieto y son constantes las idas, venidas y acercamientos a la línea de batalla, donde se comparte el sudor artista-público. Un público que parecía reaccionar sólo con el tema que cerraban, obviamente su canción bandera, “Beautiful ones”.

Suede / Foto: Javier Rosa Chicle

En un descanso pudimos ver a Juventud Juché poner con contundencia sus cartas sobre la mesa, un repertorio extraído de sus dos decentísimos discos, “Movimientos” y “Quemadero”. En mi opinión, la crema de esta jornada la pusieron todas estas pequeñas bandas.

Mientras Yall daban baile en el escenario Ron Matusalem, los franceses Exsonvaldes repartían su pop efectivo en el Wiko. Todo antes de encaminarnos a ver al último cabeza de la noche.

Ya es bien conocida la excentricidad de Peaches y en el Low Festival no iba a ser menos. Muchas luces, mucho subirse, literalmente, encima del público como quien anda sobre las aguas, teatrales cunnilingus fingidos, coreografía delirantes como esas de los dos bailarines disfrazados de vaginas gigantes en lo que parecía ser una danza clitoriana o un cursillo acelerado del uso del mismo (que seguramente a más de uno le haga falta). Pese al cansancio acumulado de última hora, todo este show políticamente incorrecto y sus trallazos electrónicos como “Talk to me”, “Mommy complex” y “Fuck the pain away”, consiguieron hacer las veces de bebida energética.

Tanto que hasta nos quedamos un rato bailando con otra magistral sesión de Buffetlibre. Pero sólo un poco, que aún nos queda una jornada más.

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 3,50 de 5)
Loading...Loading...
2 comentarios
  1. dani says:

    Una lástima que no se hable del que fue, sin duda alguna el mejor directo del Low, y por goleada : LES GRYS-GRYS. Soberbios, con un sonido inigualable y una presencia escénica que ya quisieran los atrás nombrados. Es cierto que no se puede estar en todos sitios, lo interesante es estar en los que toca….

    Responder
  2. Andrés says:

    Hola, muy buenas crónicas, felicidades por el trabajo.

    Simplemente añadir con respecto a las camisetas que sin duda la más vista ha sido en mi opinión, concretamente, la de John Boy de Love of Lesbian, había incluso grupos enteros de diez personas luciéndola. Parecía la camiseta oficial jajajaja.

    Saludos y a seguir!

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nueve − Ocho =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>