Neil_Young_-_Per_Ole_Hagen

¿QUÉ NEIL YOUNG VEREMOS EN ESPAÑA?

Desde que a mediados de diciembre se anunciara que Neil Young iba a hacer gira europea, se abrió la veda a las especulaciones de si pasaría por España, y si lo hacía, si esa actuación, o actuaciones, tendría lugar dentro o fuera de la programación de un festival. Bien, esas dudas hace unas semanas que se despejaron y sabemos que tendremos la oportunidad de verle en las dos modalidades; en Madrid como cabeza de cartel del recién nacido Mad Cool Festival y en Barcelona con el Poble Español como entorno. Una vez aclaradas estas incógnitas, solo queda esperar a mediados de junio para disfrutar al huraño genio canadiense en una de sus giras más estimulantes de los últimos años.

Young publicó su trigésimo séptimo disco, “The Monsanto Years”, en julio de 2015, un más que aceptable álbum que constata que no tiene intención de aflojar el pistón. El discurso de este trabajo está centrado en su cruzada personal contra la multinacional alimentaria Monsanto, monstruo empresarial adalid y dueño de la mayoría de las semillas transgénicas que se utilizan en todo planeta. El viejo Neil siempre ha sido un ferviente defensor de la naturaleza y un aliado fiel de los granjeros norteamericanos – es uno de los fundadores del Farm Aid junto a Willie Nelson y John Mellencamp – y nunca se ha caracterizado por callarse o por evitar el enfrentamiento, por lo que a nadie pueden sorprenderle este tipo guerras.

Para la grabación de este último proyecto no utilizó como acompañantes a sus Crazy Horse, si no que contó con Promise of the Real, banda formada por Lukas y Michah Nelson – hijos de su amigo Willie Nelson – además de Anthony Logerfo, Tato Melgar y Corey McCormick; una suerte de transfusión de sangre joven que da relevo a la mítica banda con la que grabó sus mejores discos, pero que últimamente ha sido azotada por la muerte o la enfermedad. Para salir a la carretera y presentar este disco junto a sus nuevos acompañantes, Neil Young ideó la gira llamada “Rebel Content Tour”, con la que ha recorrido Estados Unidos de forma exhaustiva y de la que ha recogido algunas críticas que la sitúan como “la mejor gira del canadiense en mucho tiempo”.

Estos habitualmente agotadores shows se han caracterizado por el ir de lo crudo a lo recargado, de lo acústico a lo eléctrico, como si el viejo cascarrabias apretara el acelerador de alguna de las joyas de su colección de coches clásicos. No sabemos si respetará las mismas premisas que en las dos partes de su gira norteamericana, pero las actuaciones de este tour han comenzado habitualmente con Neil solo al piano interpretando “After the Gold Rush”, seguido de tres o cuatro de sus composiciones más áridas a la guitarra acústica, entre las que se suelen encontrar “Heart of Gold”, “Old Man”, “Long May You Run” o “Mother Earth (Natural Anthem)”.

Tras este solitario comienzo, los miembros de la banda se incorporan – todavía de forma semiacústica – con material habitualmente incluido en “Harvest” y “Harvest Moon”, para pasar al show eléctrico propiamente dicho, en el que por fin aparecen las canciones de “The Monsanto Years”. Las nuevas canciones suelen estar intercaladas entre temas de todas las épocas, como “Words”, “Walk On”, “Down by the River” o “Cowgirl in the Sand”; para terminar en un éxtasis eléctrico con algunos de los temas más intensos y conocidos de su repertorio clásico; como “Everybody Knows This Is Nowhere”, “Cinnamon Girl”, “Fuckin’ Up” o “Rockin’ in the Free World”.

Parece un guion demasiado estricto, pero ni mucho menos, con Neil Young nunca hay que dar nada por sentado y la incorporación de variaciones en el set, canciones que no suele interpretar en directo e incluso versiones ha sido algo habitual durante toda la gira; si le apetece, puede hacer interpretaciones de “Cortez the Killer” o “Down by the River” de 20 minutos de duración; usar canciones que solo ha tocado en directo dos o tres veces y hace décadas, como “Alabama”, “Western Hero”, “I Won’t Quit”, “Till the Morning Comes”, “Cripple Creek Ferry”, “Vampire Blues” o “L.A.”; o puede decantarse por alguna versión como “September Song” de Kurt Weill (cantada por Lukas Nelson), “Precious Memories” del propio Willie Nelson o viajar hacia sus Buffalo Springfield con “Flying on the Ground Is Wrong”.

Más allá de gustos personales, es incontestable que Neil Young ha demostrado que es el artista más inquieto de su generación –acaba de cumplir 70 años-, y que tanto en cantidad, como calidad de trabajo, el que mejor está aguantando la edad. Es casi insultante para artistas mucho más jóvenes ver como sigue sacando buenos discos -con sus respectivas giras mundiales- al mismo tiempo que continúa con sus innumerables proyectos – como la creación del reproductor musical Pono o del coche híbrido de lujo Lincvolt -, además de escribir libros, aumentar su filmografía, etc.

Foto de portada: Ole Hagen

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 3,50 de 5)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diez + uno =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>