??????????????????????

ROTOTOM SUNSPLASH 2015: CRÓNICA LUNES 17 Y MARTES 18

DÍA 3 – LUNES 17

El cansancio aún no merma nuestra salud, pero sí el estrés de querer asistir a demasiadas cosas para después contároslo.

Hoy se presenta como una de las noches clave en el festival. Pues tenemos las actuaciones de los dos cabezas de cartel, que se han decidido programar para el mismo día. Hablamos de Bunny Wailer y de Major Lazer. Albergábamos la esperanza de poder entrevistar a Bunny tras el concierto, pero dio algunas muestras de cansancio y terminó por no concederla. La vida sigue y Rototom no para un segundo.

Se nota que hoy es el día grande de Rototom y el recinto está lleno de gente. Buena noticia para los comerciantes y restauradores que lo tendrán más fácil para hacer caja. Veremos si en lo musical acompaña.

Queremos recordar que el día 17 fue el aniversario del nacimiento de Marcus Garvey. Figura capital del movimiento Rastafari y personaje que tiene mucha presencia en la iconografía del reggae roots. Aún con un día de retraso tenemos nuestra ración de roots clásico con Bunny Wailer en una actuación MONUMENTAL. Me permiten que me salte la cronología y hablemos del concierto del Wailer.

De entrada, es todo un privilegio poder contar con la presencia de Bunny Wailer y poder tener acceso cercano a él, por la mañana en el Reggae University y más tarde en el concierto. El Wailer vino aquí a reivindicar su papel como parte imprescindible de la historia viva de la música jamaicana y las expectativas estaban muy muy arriba. En el Main Stage no cabía un alfiler y todos esperaban la entrada del elder. Abre con el clásico “Rastaman Chan”t. La banda suena tremenda y Bunny tiene voz para regalar. El rasta se siente comodísimo en el escenario y a modo de showcase va lanzando algunos de los temas más icónicos de su carrera “Blackheart Man” “Armagidion”, “Rastaman”, deleitando a un público que conoce bien los temas y que le dan un feedback tremendo. Continúa con el set de Bob Marley & The Wailers dejando caer “Simmer Down” o “Trench Town Rock”. Sublime de voz y de energía, bailando e interactuando con el público en todo momento. Uno de los momentos más especiales de la noche fue cuando rememoró a la figura de Petah Tosh con un descomunal “Legalize It”. Emocionante.

Bunny Wailer

Tras algunos temas, Bunny comenzó a sentirse mal y durante el tema de “All Rudies in Jail” se indispuso y devolvió en la parte de atrás del escenario. Volviendo como si nada y pletórico de voz a los pocos segundos. Siendo tan mayor esperábamos un resultado mucho más discreto a nivel vocal y nada que ver. Se podrían contar con los dedos de una mano actuaciones tan satisfactorias como está en los 6 años de Rototom español. Gracias Rototom. Cuenta saldada.

Volvemos a la cronología habitual del Main. Es una pena que a un dueto tan espectacular como The Pioneers, leyendas vivas, se les encomiende la ingrata tarea de abrir la noche, más bien la tarde, del Main Stage. La gente aún está descansando y el escenario estaba prácticamente vacío a la hora de comenzar el show.

Todo un lujo poder escuchar clásicos como “Papa Was a Rolling Stone” de la mano de Lloyd Parks & We The People, formación que acompañó a Brigadier Jerry y Josey Wales. Una de las mejores bandas de la historia y los Pioneers. Poco más hay que decir. Lúcidos y espectaculares.

Para quien no conozca a Katchafire, la banda que relevó a The Pioneers en el Main, decir que es una banda neozelandesa con bastante pegada. Su estilo es más americano, mezcla de pop y guitarreos rockeros, mucho feeling y conexión con la massive. No paran de arengar al público con riffs de guitarra y arreglos más propios del rock o del grunge. Un reggae con intenciones “comerciales” si me permiten la expresión en un sentido no peyorativo. La fórmula quiere parecerse a UB40 a SOJA y la verdad es que funcionó a las mil maravillas. Los tipos suenan intenso y potente, de nuevo la calidad de la sonorización sube muchos puntos a la actuación. Quedamos muy contentos de ver a Katchafire por primera vez e intentaremos seguirles la pista a pesar de la distancia. Solo apuntar que este SÍ habría sido un buen grupo para abrir el Main, más que nada porque la propuesta es más ligerita y con menos entidad que los Pioneers. Pero esto de programar debe ser cosa difícil cuando tienes más de 200 actuaciones en un festival de 8 días. Esta se la pasamos.

The Pioneers

Todo esto solo era el aperitivo a la FASTUOSA fiesta que se estaba gestando con la intención de cerrar el Main por todo lo alto, con la actuación más loca y apoteósica de los años que Rototom ha visto pasar. Rototom es un macrofestival, pero el reggae y la música jamaicana se caracterizan precisamente por desnudar de fastos y pompa las presentaciones. Por lo tanto, la locura que se montó en el Main Stage está fuera de lugar, pero es digna de alabar.

Hubo un retraso de 20 minutos en la actuación, pero la gente, que desbordaba claramente cualquier límite (imaginario o no) de la explanada de conciertos, esperaba paciente la aparición de Diplo y compañía. Yo reconozco que no sigo mucho a Major Lazer. Son grandes productores a los que les achaco la intención, sana o no, de intentar apropiarse la escena jamaicana y aprovecharse de ella para ganar pasta.

Major Lazer

La música jamaicana, nació en el guetto y se desarrolla dentro de la comunidad, con sus reglas, virtudes y defectos; y con sus medios. Un claro ejemplo de ello es la labor de Sugar Minott & The Youth Pomotion, un proyecto que ayudó a la comunidad donde vivía Minott y que generó una cantera de artistas muy interesante. No necesitamos que ningún niño rico, al que en JA sólo le siguen las gentes con dinero del up town de Kingston, prostituya la cultura jamaicana de esa manera.

Obviando esta aclaración, el concierto de Major Lazer fue la fiesta más grande que un servidor haya visto, puede o no gustarte lo que se está haciendo pero el despliegue de medios es ALUCINANTE y ABRUMADOR. Los que más trabajaron, y sospecho, sufrieron debieron ser los técnicos que tuvieran que gestionar que las diferentes ocurrencias del duo Diplo Walshi y compañía salieran perfectas. Para el público general que lo que quiere es pegarse una fiesta esto es superatractivo, no voy a entrar a juzgar a los artistas, creo que son buenos productores al fin y al cabo y utilizan fórmulas de marketing extremamente agresivas y eficaces. Sólo terminar diciendo que, si necesitas de toda esa parafernalia para mantener atento a tu público es que tu música no es suficientemente buena por sí sola. Cada cual saque sus propias conclusiones.

Algunos preferimos pasarnos por la sesión que el legendario productor Bunny “Striker” Lee estaba ofreciendo en el Ska Club. Una maravilla. El legendario productor no necesitó aspavientos ni luces, ni nada de eso. The Gorgon soltaba temazo tras temazo desde la comodidad de una silla y dejaba al público asombrado con una de las mejores selecciones de ska, rocksteady que hemos vivido hasta el momento.

En la carpa de Showcase  dos propuestas muy interesantes, Gramophone All Stars presentando su segundo trabajo, Jazzamaica. Una big band de Ska/rocksteady catalán que suena bestial y seguido Flavia Coelho, una artista de origen Franco/brasileño con un nervio y una energía lejos de lo común. Con todo sólo pudimos recoger unas pinceladas de ambos shows. Suficientes para refrendar una de las pautas que se cumplen en el festival. El showcase está cumpliendo con creces.

Terminaríamos las noche de aquí para allá y sin saber muy bien como acabamos la fiesta en la Dub Academy con las sesiones en clave digital de los correctos Mungos Hi Fi con Charlie P y la excepcional selección de Classic Wonders Veterans con Solo Banton al mic. Killah Tunes toda la noche. Música rebelde para terminar otra noche hinchados de energía y encarar con estoicismo el ecuador del festival.

DÍA 4 – MARTES 18

Cuarto día del festival y ya tenemos la mitad de la faena hecha, Barrington Levy y Morodo son las actuaciones más esperadas de la noche, a pesar de que abriendo el espacio principal del festival tenemos a la leyenda de los Gladiators, Clinton Fearon. Un tipo amable, discreto y sencillo.

A Clinton le pasó un poco como a Jah Cure, cimentó su actuación con solidez sobre temas tan enormes como “Chatty Chatty Mouth” o “Marvel Not” pero le tocó abrir el show con poca gente y la  falta de feeling con el público, no arruinó una actuación excelente, aunque si la desmereció. La massive andaba soporizada y sonámbula. Quizá es que Clinton escogió un repertorio demasiado tranquilo, parecido al habitual set que ofrece en sus actuaciones acústicas. Simplemente no conectó con el público, que este Rototom es un poco tónica general. El respetable anda medio parado en algunas actuaciones. Sobre todo en las de roots más clásico.

Tomaba el relevo la agrupación musical Sierra Leone Refugees All Stars y se nota el cambio de ritmo, mucho más animado que el anterior. Quizá Fearon hubiese cuadrado mejor a otra hora. Los Refugees tienen una historia compleja detrás. La banda está formada por una serie de músicos refugiados de Sierra Leona, que tocaban como podían y con lo que podían mientras convivían en diferentes campos de refugiados. Un documental francés les dio la oportunidad de presentarse al mundo y a partir de ahí todo fue rodado. Surgieron presentaciones por distintos países europeos hasta que han terminado en Rototom. Nos encanta que la música africana esté presente en el Main de Rototom. African Village es una de las secciones menos promocionadas por el festival (en publicidad y folletos), cuando suceden cosas bien interesantes. En un festival que se supone, apoya la cultura y la conciencia afro, debería contar con más oferta puramente afroconsciente.

Sierra Leone Refugees All Stars

El grupo es una mezcla muy potable de reggae y músicas tradicionales africanas. En poco tiempo estábamos transportados en África. Viajando con unos músicos muy buenos que supieron transmitir al respetable las esencias de la motherland. El momento más especial de la actuación fue cuando interpretaron “Living Like a Refugee” que cuenta precisamente su historia y la de miles de olvidados por la sociedad. Víctimas de catástrofes, víctimas de guerra y víctimas de la sociedad y el sistema que además de sufrir su azar tienen que soportar el ser indeseados en sus países de acogida, indignante ver a los diferentes países tratando de escurrir el bulto en este inmoral “reparto” de seres humanos. Emocionante. Damos las gracias sinceras al festival por mostrar realidades que mucho no saben percibir y dar voz a los que nunca se quiere escuchar. Sentimiento y pasión son ingredientes indispensables de la buena música.

Con el turno de Morodo la plaza comenzó a abarrotarse, lo que demuestra que el público español es cada vez más mayoritario en el festival. Los Okoume Lions salen al escenario con los primero acordes de “Rap´an Party”, Mas Yama, Tu eres como el fuego, “Osama/Obama” y así un sinfín de temas clásicos del artista que su público se sabe de memoria y que corea con ferviente entusiasmo. Morodo es un artista que por su estilo ha castigado mucho su voz y eso se pudo notar en los primeros temas que interpretó pero, una vez calentada la voz la cosa solo fue en ascenso y entregó un show pletórico de voz. Quizá la única pega que le podemos encontrar sea que su repertorio y su estilo muy sobado, superado. Y esto, a pesar de haber sacado disco hace menos de un año. Necesita reinventarse. A pesar de todo obtuvo un gran forward de la massive. La banda muy correcta, en su sitio interpretando con precisión los riddims del artista.

Detectamos que hubo algún que otro problema con el sonido en todo momento, algo que deslució mucho una actuación más que digna.

Morodo

Ya solo quedaba Barrington Levy, una de las más poderosas voces que podemos encontrar en el cartel.

El jamaicano viene de presentar un disco de versiones acústicas. Nada más salir al escenario ya notamos porque es uno de los mejores vocalistas de la música jamaicana. Un chorro de voz brutal y una modulación impecable. Ahí va dejando caer sus temas más clásicos de su repertorio como el “Collie Weed”, “Black Roses”, “Praise his name” y muchos otros. La banda suena brutal, con mucho ímpetu, energía y precisión, tocando y animando a la massive, un bajo con mucho groove y fuerza que junto a la batería dan el punch necesario para que la banda suene potente. Banda que Barrington paraba continuamente para “jugar” con el público. Destrozar un temazo como “Poorman Style” a base de cortar una y otra vez. Eso hizo del concierto un show poco fluido y algo tedioso. Pero el espectáculo manda.

Tras cerrar el Main Stage nos dirigimos a la Dub Station a disfrutar de una suculenta sesión de OBF a la que se unieron al mic Sr Wilson y Charlie P. Calidad por los 4 costados. El sound francés hizo presente a Mr. Wiliamz (brutal MC de UK) con el hit “Mandela”. Aún quedaba la sesión de Iration Steppas, un terremoto que quebró los twitters del Sound de Blackboard Jungle.

En el showcase estaban presentando su show The Banyans, una banda francesa con mucho talento y energía. Tuvieron la oportunidad de presentarse al público español y la verdad es que, a pesar de que Mark Iration estaba haciendo temblar los cimientos del festival, la aglomeración en la carpa del Showcase era importante. Los franceses no defraudaron. Les seguiremos la pista.

Con las piernas doloridas volvemos a casa, cenar de madrugada y pensar ya en el quinto día de festival.

Texto: Alberto “Lupo” Guzmán

ROTOTOM SUNSPLASH 2015: CRÓNICAS SÁBADO 15 Y DOMINGO 16

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

8 − seis =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>