ROTOTOM SUNSPLASH

ROTOTOM SUNSPLASH: MANUAL DE USO

Acercarse al Rototom Sunsplash es hacerlo a una cultura compleja y aparentemente impenetrable, con códigos indescifrables, que tiene su reflejo en el propio festival. Vamos a intentar poner algo de orden en esta nube de nombres y estilos. Para empezar, abran la mente a nuevos conceptos como la efervescente y joven escena del Reggae Revival que está tomando Jamaica en los últimos años; enfrente se sitúa el dancehall (estilo que ha ido variando a lo largo de los años, en el que prima la fiesta, la pose y los ritmos digitales) y, por último, los sound systems (epicentro de todo lo que ocurre en referencia a la música en la isla).

 

Imagen del Main Stage (Foto: Luca D’Agostino)

 

Arrancamos. Reggae es cultura. Obviamente, pero no sólo por tratarse de cultura musical, sino por las muchas expresiones colaterales y movimientos distintos que genera y que vienen a trascender el mero hecho musical. Es más, a diferencia de otras formas de música popular, el reggae y su gente no olvidan sus raíces, al contrario, se enorgullecen de ellas y muestran un respeto absoluto hacia los protagonistas de su historia (la llamada foundation). Esto hace del reggae en una escena irrepetible, con sus peculiaridades, subgéneros, ramificaciones y millones de anécdotas y matices que la convierten en una masa informe e impenetrable para el neófito.

 

No hay escenario sin público (Foto: Ominonero)

 

Así se explica que el Rototom haya ido creciendo en todas direcciones, en un intento por dar cabida a las diferentes expresiones que bajo el paraguas del reggae tienen lugar. De ahí que su cartel sea atractivo más allá de la novedad del momento. Se trata de música de raíces y para el aficionado tiene tanto interés ver en directo a los Skatalites (banda clave en el desarrollo del reggae en los años sesenta) como al último hype salido de la frenética escena dancehall jamaicana. Sólo con esta visión se puede comprender gran parte de lo que ocurre en esta edición del festival, en el que vamos a ver a viejas glorias como Jimmy Cliff compartiendo el escenario principal con luminarias como el contemporáneo Sean Paul, mientras en una zona llamada Reggae University se debate sobre la importancia del mensaje rasta en el reggae, por poner sólo un ejemplo.

 

El Foro Social y la Reggae University, a tope (Foto: Luca Valenta)

 

En este sentido, el cartel del festival bascula entre las fuerzas del pasado más remoto (años sesenta y setenta), el ayer más reciente (años noventa) y el presente inmediato. Todo es reggae, pero en realidad, cada época tiene sus señas de identidad propias y sus marcadas diferencias estilísticas y de actitud, todo un mundo por descubrir. También es importante comprender que la música jamaicana no está concebida para su disfrute en forma de directos, sino, básicamente, en sesiones de sound systems donde, con equipos autoconstruidos, los pinchadiscos (selectores en la jerga) sirven bases que enloquecen a las masas mientras el llamado DJ canta y rapea en directo. Esta variedad se refleja en la misma estructura del festival, que dedica su propio espacio a cada una de las distintas disciplinas estilísticas.

 

Primera parada: Dub Academy

Empecemos la ruta. Para muchos, lo más importante ocurrirá en la zona más oscura y densa, la denominada Dub Academy; un área acotada físicamente por los 24 scoops autoconstruidos (cajas de madera con altavoces de graves de miles de vatios cada uno) del sound system francés Blackboard Jungle. No es casualidad que los sounds que podremos disfrutar allí sean, en su mayoría, británicos y franceses. La tradición en Gran Bretaña se remonta a finales de los años cincuenta, con la llegada de los primeros inmigrantes jamaicanos, y desde entonces la actividad no ha cesado, dando lugar, en sitios como Brixton y Bristol, a mezclas con la cultura de club británica como el trip hop, el dubstep o el grime. Los sounds británicos han creado su propia industria y tienen su propia voz en cuanto a producciones. Por su parte, la francesa es la escena continental actual más activa, marcada por un corte trascendental y profundo que se nutre tanto del dub clásico como del digital actual.

 

Brother Culture

 

Los sounds Jah Youth y Jah Revelation Muzik son ejemplos del estilo británico clásico. También representando a las islas británicas estarán los habituales del festival, Iration Steppas, con los cantantes Kenny Knots y Mikey General. Una crew implacable con dos voces jamaicanas de prestigio y largo recorrido. Entre los franceses destaca la presencia de OBF, quienes contarán con el jamaicano-inglés Brother Culture y sus líricas conscientes. La Dub Academy representa la parte más auténtica del reggae, en la que podemos disfrutar de sesiones de sound systems consolidados, sus selecciones y sus dubplates atronando en un sistema cuyos bajos llegan a cotas irrepetibles en otros equipos.

 

Dancehall Stage

En la otra punta del recinto y del espectro musical, nos encontramos con el saltarín y musculoso escenario del dancehall, que nos ofrece la experiencia más cercana a acudir a día de hoy a una fiesta actual jamaicana. Allí veremos a Bass Odyssey, una máquina apisonadora con una trayectoria más que solvente, con varios triunfos en míticos sound clashes internacionales (competiciones entre sounds que marcan la vida de esta escena). También podremos alucinar con el show de otro superviviente jamaicano, el DJ Freddie Krugger, un explosivo talento cuyo rapeo ha sonado durante años con el mítico sound Killamanjaro. Con todo, también hay cabida para la historia, con genios como Rodigan (el británico loco que desde principios de los setenta ha luchado con los sounds más consolidados del planeta y cuya maleta y su show hacen botar a los públicos más duros) o el clásico Downbeat The Ruler, un ejemplo de la vieja escuela rub-a-dub neoyorquina (equilibrio entre buen rollo bailable y cultura). Ante estos pesos pesados, unos chicos pálidos reinventaron las remezclas de estilo jamaicano desde su Polonia natal, los geniales Dreadsquare, quienes desde la libertad creativa se adentraron en varios géneros con un resultado arrasador. Han grabado como productores a una gran selección de artistas de primera fila del dancehall.

 

Rodigan

 

Escenario Principal

Pero no nos engañemos, todos los focos apuntarán al escenario principal (Main Stage), cuya selección de artistas es una combinación de clásicos y artistas actuales, salpicada de propuestas tangenciales al género, como la superestrella del rap y nu-soul Lauryn Hill o el hijo del mítico Fela Kuti y seguidor de su estela afrobeat, Femi Kuti. Sobre este escenario veremos a megaestrellas como Sean Paul, con su dancehall hiphopero plagado de guiños a la cultura de la MTV, temas enfocados a las pistas de baile mundiales y un Grammy bajo el brazo (el obtenido en 2002 por “Dutty Rock”). No será el único artista con Grammy que veremos. Beenie Man, otro peso pesado de alto octanaje, estará desplegando su energía “dancehallera”. Palabras mayores. Si queremos saber lo que es el dancehall más duro no podemos perdérnoslo. Dentro de este estilo bailable, pero anterior y con un carácter más menos combativo, se encuentra otra estrella que brillo en los años ochenta con luz propia, un producto exportable con sus ritmos dancehall inofensivos, el simpático Shaggy. La cara más festiva del baile jamaicano. Por último, no podemos perdernos a otra generación del dancehall, la encarnada por la estrella actual Bussy Signal. Precisamente, este artista es un ejemplo de la creciente importancia que está teniendo el Reggae Revival en la isla, ya que en su último disco, abraza la causa de este movimiento, incluyendo entre sus invitados a Chronixx.

 

 

En paralelo a algunos de estos artistas del dancehall (y como reacción a su cultura superficial y violenta, en mucho casos) surgió una generación que también estará presente en este Main Stage, son los artistas del Nu Roots de los años noventa. Un género que dejó buenos recuerdos y mantuvo vivas las letras conscientes de denuncia mezcladas con salmos religiosos, pero cuya influencia parece desvanecerse. Hablamos del fiero Anthony B, quien desplegará de nuevo en España su personal estilo salvaje de singjay (mitad rapeado, mitad cantado). Asimismo, veremos a otro de los reyes del estilo, aquel que con su voz dulce y enérgica preconizaba el fin de Babilonia y hacía proselitismo de su fe rastafari, Luciano. Con su estética militante, mensaje profético y voz educada en el soul, se espera que deje huella en Benicàssim. Al igual que Junior Kelly, otra de las cabezas visibles de aquel movimiento, muchas de cuyas posiciones son compartidas por el Reggae Revival.

 

 

Los históricos

Por su parte, este escenario también dará espacio al legado histórico, que estará representado por clásicos como Twinkle Brothers (presentes también en la Reggae University, dando testimonio como uno de los grupos activos más longevos de Jamaica), Wailing Souls, Gladiators (con enérgico cantante nuevo, Cornell Campbell) y el gran Jimmy Cliff. Todos ellos comenzaron sus andanzas en los años sesenta, aunque lograron la inmortalidad en los setenta gracias al roots. Jimmy Cliff, el protagonista de la película “The harder they come” (encarnando a un rude boy inspirado en el gangster real Ryghin), estaba destinado a ser el repuesto de Bob Marley, el nuevo producto exportable de la isla, pero la mala suerte hizo que el sueño no acabara de cuajar. Eso no impidió que Cliff hiciera carrera como estrella menor del reggae y que nos haya dejado numerosos clásicos, como el tema que da título a la película mencionada, por ejemplo. Afincado en Inglaterra desde hace años, recientemente publicó un disco con el sello Trojan Records en el estilo que mejor domina, el reggae de principios de los setenta. Por su parte, Gladiators se presentan remozados con nuevo cantante al frente, aportando una gran fuerza y mística a sus directos. Un grupo que ha dejado ritmos inmortales.

 

 

Ska Club

Si queremos reducir intensidad, lo mejor es dirigirse al escenario más tradicional del recinto, el dedicado al ska. Aquí no hay urgencia, ni últimas tendencias, ni frecuencias espaciales de graves. Al contrario, se trata de mirar a los inicios, de rendir tributo a los sonidos primitivos que dieron origen a la industria musical del gueto jamaicano. Así, el asistente no debe esperar retos, ni sorpresas. Tampoco sonidos densos o trascendentales: Es ni más ni menos que ska. Este año, por allí pasarán tres selectores de enjundia y larga trayectoria. En primer lugar, el DJ de la BBC, jamaicano de nacimiento e inglés de adopción, Gladdy Wax. Compartirá cabina con otra de las almas activas que mantienen viva la leyenda, el británico Earl Gateshead, miembro del Trojan Sound System, ligado al sello discográfico Trojan Records, asociado al ska, rocksteady y early reggae publicado en las islas británicas. Otra colección de discos impresionantes que sonará por allí, es la de Natty Bo, cantante de Ska Cubano y selector residente en el club londinense de Gaz Mayall, hijo del famoso bluesman británico, el Gaz’s Rockin’ Club.

 

Gladdy Wax

 

Meet the now generation. Reggae Revival

Por último, hay que reseñar que el Rototom es una magnífica oportunidad de tomarle el pulso a una nueva escena que se abre camino desde hace unos años en Jamaica, el Reggae Revival. Varios de las personas involucradas en este movimiento acuden este año a Benicàssim para dejar su música y su testimonio, ya sea sobre el Main Stage, el escenario Showcase para nuevos talentos o en charlas y coloquios en la Reggae University. Esta nueva etiqueta aglutina a una pléyade de nuevos artistas, que en vez de dejarse llevar por los cantos de sirena que hablan de una vida de lujo, música facilona y frivolidad gangsteril han optado por la rigurosidad del mensaje que movía a los sound systems en los años setenta, cuando, bajo el ritmo marcial del one-drop, atronaban apocalípticos mensajes tomados de la doctrina rasta, rebeldes en esencia, radicales e inflexiblemente críticos con una sociedad capitalista salvaje que pisaba al hombre corriente. Estilísticamente, también mira hacia los clásicos del roots de los setenta y el one-drop, reivindicando forma y ética. Desde hace años existe un debate sobre el papel del mensaje en la música, la necesidad de dar letras positivas a la juventud del gueto y desde el Reggae Revival se identifica la música digital con la parte más negativa y nociva de la música jamaicana (como todo en Jamaica, es un debate mucho más complejo y con demasiadas aristas como para abordarlo aquí, pero en Benicàssim se hablará sobre todo esto con sus protagonistas). Agrupados bajo el nombre de Reggae Revival, estos nuevos artistas están mostrando talento y conciencia. Están rompiendo las reglas del juego, tanto en la forma como en el fondo, y están demostrando que los mensajes positivos también pueden llegar al gueto y competir en ventas con canciones sobre zapatos caros, pistolas o culos de chicas bailarinas. Su presencia se dejará ver en forma de conciertos y charlas en la programación de la Reggae University, la carpa donde sucede todo lo relacionado con la formación, la cultura rasta y el reggae. Por allí pasarán artistas de la nueva hornada como su abanderado, Chronixx. También podremos ver y escuchar al hijo del mítico Augustus Pablo (una leyenda del reggae consciente y serio de los años setenta), Addis Pablo, a la cantante y poetisa Jah9, al grupo Dubtonic Kru o a Infinite, presentes en imprescindibles actuaciones en distintos días y escenarios.

 

 

Hasta un festival de cine

Ya que estamos en ese punto caliente de la zona del festival que es la Reggae University, vale la pena aprovechar y asistir a los pases de películas que se van a realizar, bajo el nombre de Rototom Film Festival, que contará con algunos estrenos. Sin duda, una de las cintas más esperadas este año es el documental inédito en España “I am the Gorgon”, sobre la vida del productor Bunny Lee, una de las figuras clave en el desarrollo del reggae. Bunny Lee ha definido parte del sonido del reggae a través de sus producciones desde el año 1967, en la época del rocksteady. Ha trabajado con todos los grandes de la isla, tal como refleja el documental, que recoge el testimonio de decenas de artistas y productores de casi todas las épocas. Una cinta que documenta la historia del reggae a través de uno de sus protagonistas principales.

 

 

También habrá que acercarse a ver “Living in Waterhouse”, una mirada al gueto de Kingston, lugar crucial en la historia de la música jamaicana que albergó los cuarteles generales de King Jammy y King Tubby, entre otros. Se trata de un documental producido y dirigido por dos españoles, Fernando García-Guereta y Rafael Marín, respectivamente, que indaga en la difícil situación del barrio. Una labor parecida a la llevada a cabo por el director Greg Pond en su documental “Born in Trenchtown”, otro de los barrios cruciales en la historia del reggae, cuna de Bob Marley y los Wailers, en los años sesenta, cuando era un hervidero de creatividad a pesar de las condiciones de miseria.

 

Una imagen que se repetirá este año (Foto: Luca Valenta)

 

Por su parte, y siguiendo con la programación cultural paralela a la musical, el Foro Social volverá a dar cabida a charlas de temática social que irán desde un análisis de la situación de la inmigración que trata de penetrar en Europa a un homenaje a la memoria de Nelson Mandela, pasando por un repaso de las fórmulas de producción que actualmente están tomando forma en distintos puntos del planeta como alternativas al sistema capitalista. Un porgrama extenso y lleno de atractivos, tanto en lo escenarios como en las sedes paralelas, que convertirá el recinto de conciertos de Benicàssim en el epicentro de la cultura jamaicana durante ocho días, del 16 al 23 de agosto.

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...
1 comentario

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

5 × uno =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>