new order club_sonar2016_arielmartini 940 portada

SÓNAR 2016: CRÓNICA SÁBADO

Acabo de llegar a casa después de aprovechar hasta el último instante del Sónar. Menuda locura esto de recuperar fuerzas durmiendo lo mismito o menos que Edward Norton en El Club de la Lucha. Aquí la regla de no hablar del club nos la saltamos. Grande, completa y frenética esta última jordana de Sónar Festival.

Si los más agoreros hablaban de nubes, fuera como fuere, el sol llegó  después de lo que podemos considerar un pequeño diluvio. A pesar de ello, la programación del mejor festival de electrónica de nuestro país lo hace todo más llevadero.

SÁBADO DAY /

Era imprescindible ir al SonarHall, allí nos esperaban bRUNA & Wooky + Alba G. Corral. Sus visitas al festival ya son habituales, pero repetir de lo bueno siempre está bien. Que Wooky y bRUNA se unieran era algo justo y necesario. Gastando una electrónica experimental y un show que estrenaron precisamente en Sónar, tomando las redes del aspecto visual Alba G. Corral, a la cual no conocía, pero he decir que ha sido un auténtico placer.

bRUNA & Wooky + Alba G. Corral / Foto: Ariel Martini

Badbadnotgood estaban en mi cuaderno de bitácora y no quería dejar pasar la oportunidad de disfrutarlos en el SonarVillage, el espacio “apadrinado” por Estrella Damm. Nos los venden ni más ni menos como “músicos superdotados y extremadamente versátiles”. Bendita razón tiene la anterior descripción. Desde principios de este 2016, pasaron de ser trío para convertirse en un cuarteto. Antes de esta semana he fundido en mis listas de reproducción sus versiones de “CMYK” y “Limit To Your Love” y James Blake (a este ya lo gozamos ayer).

Hacen todo lo que necesitan hacer con teclados, bajo, batería y saxo. Como si los trotamúsicos hubieran cogido una máquina del tiempo y llegasen en su mejor versión para nosotros. “¿Esto es Jazz mamá? Pues mola”; eso es lo que debía decirle ese chaval que estaba con su madre tumbado en la selecta sombra del césped. Toques hip hop, líneas clásicas y un estilo bastante definido, touché.

Uno, dos, tres, Ivy Lab. Si llego a perderme a estos tres más de un colega, conocidos o incluso desconocidos, me hubieran dejado sin vida con un golpe seco.  El drum’n’bass es para ellos una filosofía, si sois más de santos, incluso una religión. Jungle y bailes llevados al extremo más positivo.

Ambiente Sónar Village / Foto: Ariel Martini

Club Cheval han sido uno de mis descubrimientos en esta última jornada de día. Si en este Sónar no me he dejado ver demasiado por el SonarDôme, en esta ocasión, los franceses han conseguido mantenerme en un perímetro de dos metros durante toda su actuación.

Sam Tiba, Myd, Canblaster y Panteros666 forman un cuarteto fresco y muy festero. Estamos acostumbrados que Red Bull Music Academy nos muestre sus joyas en bruto antes de sacarle su máximo brillo. Toques electro congeniando perfectamente con su vertiente más techno. Si tenemos que poner alguna pega, quizás la linealidad de la actuación, que a pesar de ello, me gustaría volver a repetir dentro de todo.

A veces no me queda más remedio que apostar al caballo ganador. Creo que lo mío con Ed Banger debería estar en algún libro. Mi primera vez fue también en un Sónar, cuando muchas de las cosas que ahora se, ni me imaginaba.  Que Ed Banger es uno de los sellos más importantes de house ya lo sabemos.

Sus tres participantes cerraron una tarde llena de contratiempos de manera magistral. Cambios previsibles pero a la vez alabados. Ellos ya tienen la fórmula, solo tienen que decidir si usarla siempre. La puntualidad para terminar apretaba y el público pedía más, alguna más. Mientras tanto, Busy P que se echó al suelo y se puso de rodillas, repartía abrazos y vasos con Möet entre las primeras filas.

SÁBADO NIGHT /

New Order me acompañan desde bien pequeña. Creo que muchas conexiones musicales a lo largo de mi vida se incubaron en aquellas tarde que me ponía sus cassettes.

Un SonarClub que se antojaba un poco desangelado, los solapes son una realidad, y personalmente, programar en paralelo el cierre del Sónar de día y el inicio de la jornada de noche

Después de casi diez años sin disco de estudio, la banda retoma la esencia que tanto les sirvió: melodías perfectas que se miran y también se quieren tocar. Entre el público, gente que no dejaba de hablar, y fanáticos con su show nuevo: catártico, estiloso y contundente, evocando en algunos momentos a su banda de origen. Llamadme predecible, pero escuchar Blue Monday en directo ha sido lo más.

New Order / Foto: Ariel Martini

Kaytranada se hizo con el dominio del SonarPub. Ya sabemos que Kaytranada es uno de los mejores productores de un amplio espectro sonoro que reúne a house, hip hop, r&b y funk.

Louis Kevin Celestin lleva desde los 14 años jugando con las tablas. Una de las promesas de la electrónica que suena y retumba en nuestros oídos. Ha trabajado remixes de Beyonce, Chet Faker, Disclosure, Flume o Pharell Williams. Y ha producido a artistas como Katy B y Azealia Banks. “99,9%”es sin duda uno de esos trabajos que suena terriblemente más adictivo en directo. Un debut que nos ha dejado un sabor de boca muy bueno. Sin duda, volverá a pasearse más tarde o más temprano por Sónar. Ritmos bailables y reclamos atemporales que convirtieron su actuación en una de las más aplaudidas del SonarPub.

Respeto y entiendo las distintas opiniones, pero sin duda, el broche de hoy se lo lleva Boys Noize. Alex Ridha está invitado a todas las fiestas que hagamos mis amigos y yo desde ahora en adelante, incluso en nuestras bodas. Un show nuevo cargado de elementos visuales y colores potentes. Show a cargo de Sus Boy y Lil Internet, preparado exclusivamente para dar paso a su último trabajo, “Mayday”. Después de una década, es normal que Ridha tenga a sus seguidores bien cogidos. Se percibió en cuanto a público, que Fat Boy Slim y Boys Noize coincidían en horario.

Entre Paco Osuna y Jackmaster, la balanza finalmente se decantó por el segundo. Básicamente, porque a Osuna lo hemos visto unos cuantos pares de veces, y alguna de ellas en alguna otra edición del Sónar. Con Jackmaster nos sucede que a veces no sabemos por dónde van a ir los tiros. Anoche escuchamos mucho de los 80 y bailamos más de los 70 si cabe. Una habilidad brutal para meterse al público en el bolsillo y dar en el clavo una y otra vez sin descansar. Especial revuelo entre el público cuando sonaba “Physo Killer” de Talking Heads. Un set que para nuestra alegría se ha alargado más de veinte minutos.

Ahora sí, ya se ha terminado lo bueno. Las hordas de zombies abandonando La Fira, las desayuno-merienda-cena, las ganas de desdoblarnos y dormir poco pero descansar mucho. Fins l´any que ve Sónar!

Texto: Carla Sifer

Portada: New Order / Foto: Ariel Martini

SÓNAR 2016: CRÓNICA JUEVES + VIERNES

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veinte − seis =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>