The Strypes territorios sevilla

TERRITORIOS SEVILLA 2015: CRÓNICA VIERNES

El Festival Territorios Sevilla, uno de los veteranos del estado, cumple la friolera de dieciocho ediciones consecutivas. En este largo periplo no ha tenido más remedio que reinventarse en varias ocasiones, y en los últimos años, navegar con imaginación y valor en el maremoto de la crisis. Este año, para atraer a todo tipo de públicos, hubo una apuesta clara por el eclecticismo, aun corriendo el riesgo de que tanta dispersión de estilos diluyese su personalidad. Y lo que es peor, que no se acabase por contentar a ningún público: hip-hop (Rayden, SFDK), ritmos tropicales (Calle 13, Bomba Estéreo, Cocoa Tea & Irie Souljah), derivados del flamenco (Mártires del Compás, Juanito Makandé), bandas indies de moda (Supersubmarina, Dorian), rock  más o menos clásico y guitarrero (Ilegales, The Strypes) y los consabidos dj’s para coronar la farra (The Zombie Kids, Afrojack). Todos ellos (y algunos más) provocaban incertidumbre en la parrilla de salida. Pero a juzgar por las miles de personas que, entusiastas, han abarrotado los jardines del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo en la primera jornada, creemos que la organización puede felicitarse: la jugada salió maestra.

Que las pulseras de prensa fuesen rosas era un buen augurio. También el acceso al recinto, limpio,  apenas colas, dos grandes escenarios cercanos el uno del otro en una amplísima parcela de mullido césped con posibilidad de sentarte y tumbarte (o dormirte), buenos precios y desahogadas zonas de restauración. Impecable sonido (excepto por un incidente, creemos que con alguna columna de sonido, en el concierto de Dorian). Las monedas del festival tienen el color de la viagra.

El hip-hop siempre ha sido una baza importante para este festival, y este año fueron legión los jovencitos rayando la mayoría de edad que se agolparon para ver cómo Rayden, acompañado de un guitarrista, Mc Mediyama y DJ Mesh, defendía su nuevo y exitoso trabajo, “En alma y hueso”. Y nadie salió descontento con las hechuras frescas y directas de este rimador que daba caña a los políticos. Arrancó palmas por Sevilla.

Irie Souljah es Josep Jordi Grau Saula, un joven barcelonés que está de gira europea con la mítica estrella jamaicana Cocoa Tea, con la que comparte banda. Fiel heredero de Bob Marley, ofreció una enérgica y honesta misa reggae con temas como “Learn and Grow”, de su inminente primer álbum.

Cocoa Tea conserva intacto su flow. Ofreció un concierto impecable, ortodoxo, con una solvente banda en la que destacan el bajo y las dos coristas que se contoneaban bajo la Torre Pelli. “Rastamán” o “She loves me now” son canciones que huelen a amor y a grifa. El bis lo interpretó junto a Irie Souljah.

La banda irlandesa The Strypes, con la intro “Dirty old town”, de The Pogues, nos cautivó desde el primer instante. Luego vino una puesta en escena impecable: casacas, panderetas, zapatos de gamuza roja, corbatas, armónica, gafas negras: apisonadora. Encaramándose a los monitores para cantar o guitarrear, sacando unas castañuelas españolas. Pura chulería irlandesa mezclada con acné. Estos teloneros de Artic Monkeys nos deleitaron con un trepidante show de blues, garaje y pub rock donde brillaron con luz propia pildorazos como “Scumbag City Blues”, “Mistery Man”, “I Need To Be Your Only”, “What The People Don’t See” o “Blue collar Jane “.

SFDK (Siempre Fuertes de Konciencia) volvieron a ser profetas en su tierra, a tenor del lleno que provocaron y de la entrega con la que el público recibió temazos con guiños latinos como “Ellos van a ver” o himnos del desencanto como “Sin miedo a vivir”. Zatu (Mc) y Acción Sánchez (Dj) nos golpearon con graves potentes y un sonido profundo. Y al fin, “Yo contra todos”. Calidad como cualidad.

No dudamos de las buenas intenciones de Macaco cuando cita a Mario Benedetti, a las prospecciones en Baleares o a la lucha por la sanidad pública, pero sus soflamas panfletarias y sus escarceos mainstreams latinos son difíciles de digerir, incluso cuando “Hijo de un mismo Dios” pretende ser su “Walk on the  wild side” particular. Otras perlas que desgranó para el motivado público sevillano fueron “Seguiremos”, “Ratapampan” o la inevitable “Moving”.

Tampoco Dorian fue nunca plato de nuestra devoción, y verlos en un formato acústico (pero no) tampoco varió un ápice nuestra impresión. Presentaban “Diez años y un día”, su disco conmemorativo con instrumentos de cuerdas. Y si previamente pensábamos que estas nuevas hechuras no mejoraban el traje original, para colmo de males sufrieron problemas de sonido que les hicieron sonar a medio gas, especialmente en la canción “El temblor”. Acabaron con “Todo lo que siento por ti” en versión eléctrica. Su público lo agradeció.

Antes de abandonar el recinto nos detuvimos en el multitudinario set de The Zombie Kids, el  grupo formado por Edgar Candel Kerri y Cumhur Jay. La gente tenía ganas de bailar con estos tipos.

Hora de marcharse a escribir.

Texto: Marcos Gualda

Fotos: Territorios Sevilla

valora la calidad de este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

diecisiete + tres =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>